Está en la página 1de 4

Capítulo 1

Concepto trabajo en Marx

Para Marx el trabajo es exclusivo del hombre. El trabajo como un ejercicio


de la voluntad, con el fin de satisfacer necesidades no solo biológicas sino
también del alma. En esta dialéctica el hombre no solo se vale de la
naturaleza para su supervivencia, sino que la transforma. No busca solo un
albergue donde resguardarse, construye una ciudad. Modifica y adapta la
naturaleza para satisfacer sus necesidades no solo biológicas sino también
psicológicas.
Es por esto que el concepto de trabajo sea tan importante para la
comprensión del sujeto humano. Si miramos el trabajo como una actividad
libre, el hombre puede expresarse mediante este. El trabajo como
transformación que el hombre hace para llegar a su obra constituye una
actividad vital. Este trabajo libre permite la realización de las
potencialidades humanas.

Concepto trabajo enajenado

El trabajo en la modernidad esta permeado por dos conceptos, el primero


es el trabajo enajenado propuesto por Marx el cual define como un trabajo
orientado hacia el exterior del trabajador no le es natural, por tanto, el sujeto
no se realiza mediante este, sino que se niega a si mismo lo cual lo lleva a
experimentar inconformidad.
El trabajo enajenado es agotador y demandante; deja cansado
físicamente y mentalmente desanimado al trabajador, le produce
incomodidad. El sujeto siente que le ha sido impuesto y que debe realizarlo
para satisfacer sus necesidades vitales, no puede desarrollar libremente sus
energías creativas y físicas. El trabajador solo anhela las horas de descanso
que lo liberaran. Es un trabajo externo que conlleva sacrificio y esclaviza
porque las utilidades de su trabajo son para otro lo cual implica que su
tiempo y fuerzas durante la realización de la labor no le pertenecen. La
creación y la espontaneidad del sujeto desaparecen en la repetición de la
tarea.

Concepto de trabajo en Marcuse

Marcuse señala “liberadas de las limitaciones de una ciencia especializada,


las categorías económicas se manifiestan como factores determinantes de
la existencia humana(...) Lejos de ser una simple actividad económica, el
trabajo es la actividad "existencial" del hombre, su "actividad libre y
consciente". En esta dialéctica el trabajo va más allá de ser un medio para
sobrevivir, el trabajo le permite desarrollar su fin como ser humano.
En este discurso tanto el trabajo alienado como su liberación abarcan más
allá del marco de la economía política y afectan los fundamentos mismos
de la existencia humana. Para que el trabajo permita la autorrealización del
sujeto, sin embargo, es necesario que se den ciertas condiciones. Éstas se
alcanzan cuando a) el hombre produce su vida de acuerdo a su voluntad
y su conciencia, b) cuando puede expresar sus capacidades en forma
amplia, c) si con el trabajo despliega su naturaleza social y d) si el acto
productivo rebasa la necesidad de subsistencia.

A ver qué voy hacer yo Consultar la pregunta que plantea Marcos en el


página 52 cómo cambia la relación entre capitalismo y socialismo que hizo
aparece en el segundo como la negación histórica del primero.
Concepto trabajo alienado

“Las clases trabajadoras están pasando por una transformación primero la


mecanización que reduce cada vez más la necesidad de energía física
gastada en el trabajo Ese es el elemento material y tangible de la esclavitud
del celular y la alineación: la dimensión fisiológica y biológica del
capitalismo clásico” página 54 Una vez superada la tarea repetitiva gracias
a la industrialización que trae la modernidad y puntualmente la segunda
revolución industrial surge un nuevo fenómeno que es descrito por Marcuse.
En la sociedad moderna se está plantea que sujetos como objetos son
instrumentos de la totalidad enfocada en la productividad bajo la promesa
de una sociedad cada vez más confortable. Debemos trabajar más para
estar mejor. Surgen las elites de trabajadores y los marginados.

El trabajo sigue siendo como una ocupación de toda la vida, una esclavitud
agotadora, embrutecedora; más agotadora a un debido al mayor ritmo de
trabajo y control de los operadores de las máquinas y al aislamiento de los
trabajadores entre sí. “La tecnología ha sustituido la fatiga muscular por la
atención y el esfuerzo mental” página 55

Concepto Trabajo alienado.

¿Actividad en que se enajena? el trabajo, quien? El trabajador. ¿Carácter


de esa enajenación? Practica (en el acto de producción)
El esfuerzo ahora más mental que físico queda atrapado en el producto,
que se independiza del trabajador, se vuelve extraño, hostil a él, y lo somete
a su servidumbre. El trabajador pierde toda autonomía personal y toda
posibilidad de encontrar satisfacción en el trabajo. Para el trabajador, el
trabajo es un medio de subsistencia, en vez de ser una manifestación de su
personalidad. El trabajador solo puede conservarse como sujeto físico en su
condición de trabajador. Ya no en condición de hombre con acceso
directo a los medios de subsistencia directos que le ofrece la naturaleza.

Llega la alienación del hombre respecto de su propia actividad. El trabajo


se vuelve parte de su relación con el deseo, la satisfacción.

De este modo, el trabajador, se siente libremente activo sólo en sus


funciones animales, fuera del trabajo: procrear, comer y beber, de esta
manera se transforma en una bestia porque su actividad vital como ser
humano de trabajar le es arrebatada, le pertenece a otro.

Pero la alienación no sólo se da en el terreno de la actividad productiva, del


trabajo. Además de la alienación económica, estructural y radical en la
sociedad capitalista, derivan de ella otras formas de alienación, como la
social, (a través de la división de la sociedad en clases), la política (con la
división entre la "sociedad civil" y el "Estado") de las que, a su vez derivan
otras formas de alienación ideológica, (como la religiosa y la filosófica) que
buscan justificar la situación real de miseria para la mayoría y, al mismo
tiempo, confundir y mistificar la realidad, creando una falsa conciencia de
la misma.
La última fase de la alienación es, pues, la alienación ideológica. En ésta el
trabajador cree que es legítima la apropiación de la plusvalía por parte del
capitalista. El trabajador cree que, como el capitalista posee legítimamente
los medios de producción (talleres, maquinaria, fábricas...), tiene una
pretensión o un derecho fundado para apropiarse una parte de su trabajo,
de una parte, de su actividad, de una parte, de su vida.

A su vez, se considera legítima la posesión de los medios de producción


porque deriva de una apropiación legítima de plusvalías en etapas
anteriores, construyéndose un círculo vicioso en los procesos de legitimación
de la explotación. La eficacia de la explotación capitalista descansa sobre
la noción de legitimidad: presentarse ante las conciencias de los explotados
como moralmente justificables.
La ideología es una forma de ver el mundo que satisface los intereses de los
explotadores. La ideología es una falsa conciencia, una representación
inadecuada de la realidad a fin de que los explotados consideren naturales
y por tanto justificables e inevitables sus condiciones de vida: "siempre ha
habido ricos", "es natural que el amo se lleve una parte de la cosecha: es el
dueño de la tierra, al fin y al cabo", son expresiones que manifiestan la
aceptación de la ideología dominante por parte de los dominados. La
ideología se constituye en la culminación del proceso de alienación.

El sujeto y su reconstrucción

El sujeto de la modernidad está cargado de pulsión de muerte, ha perdido


su conexión vital, exceso de libertad, esa apariencia de libertad sin control
produce una falsa idea de que todo lo puede hacer, todo está permitido,
invierte la relación eros-Tanatos, ahora la vida está al servicio de la muerte,
la mono cultura camina hacia el abismo del consumo desmedido. Este
consumo no es solo de productos es también un consumo de vivencias
nocivas y medios de comunicación de masa.

La uniformidad se apodera de la cultura, se desplaza las actividades


artísticas por el espectáculo y la farándula, el sujeto ya no goza en la
creación artística se ha satisfecho con la reproducción propia del sistema
industrial avanzado.
Herbert Marcuse plantea que en la modernidad “se da el cierre del universo
político, hay una invasión de lugar privado”. Es una sociedad cargada de
información que ha llegado a la espera privada del sujeto por los medios de
comunicación de masas facilitando la manipulación.

La fuerza política del sindicato ahora se diluye en los intereses de la


empresa, ahora ambos ejercen presión para alcanzar los mismos fines.

¿¿¿¿Existe entonces la pregunta deberíamos frenar el crecimiento


tecnológico a fin de conservar los empleos actuales???? Que pasa con los
excedentes que produce la tecnología,