Está en la página 1de 30

UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS FILIAL CUSCO

ESCUELA DE PSICOLOGIA HUMANA

MONOGRAFIA

EL BULLYING

ASIGNATURA:

COMUNICACIÓN II

DOCENTE:

Mg. ALEX ARIAS MENDOZA

AUTOR:
LUIS ANTHONY GUZMAN CHAPARRO

CUSCO-PERU

2019
INDICE
PORTADA

INDICE

INTRODUCCION

CAPITULO I

1.1 CONCEPTO DE BULLYING

1.1.0 PORQUE EXISTE EL BULLYING (ACOSO ESCOLAR)

1.2 FACTORES QUE PROPICIAN EL BULLYING

1.3 TIPOS DE BULLYING

1.3.1 BULLYING FÍSICO

1.3.2 BULLYING PSICOLÓGICO

1.3.3 BULLYING VERBAL

1.3.4 BULLYING SEXUAL

1.3.5 BULLYING SOCIAL

1.3.6 BULLYING CIBERNÉTICO

1.4 CARACTERISTICAS DEL AGRESOR Y LA VICTIMA

1.4.1 EL AGRESOR O ACOSADOR

1.4.2 LA VICTIMA

CAPITULO II

2.1 LUGARES DONDE SE PRESENTAN EL BULLYING

2.2 TEORIAS DE LA AGRESIVIDAD

2.3 LEY DEL SILENCIO

CAPITULO III

3.1 CONSECUENCIAS DEL BULLYING PARA LA VICTIMA Y EL AGRESOR


3.1.1 CONSECUENCIAS PARA LA VICTIMA

3.1.2 CONSECUENCIAS PARA EL AGRESOR

3.2 COMO PREVENIR EL BULLYING

3.3 COMO INTERVENIR EN CASO DE BULLYING

CONCLUSIONES

REFERENCIAS

ANEXOS
INTRODUCCION

El bullying se refiere al acoso escolar y que es un problema muy común en las

instituciones públicas y privadas de nuestro país. El bullying es un tema muy delicado ya que

tenemos que entender todas sus complicaciones para prevenirlas y tratar de dar soluciones, en

la siguiente monografía trataremos el concepto de bullying, que es lo que provoca el bullying

tanto a la víctima como al acosador, los tipos de bullying y donde se presentan estos tipos de

bullying. También trataremos las características tanto del acosador como de la víctima y como

prevenir e intervenir en casos de bullying.

El objetivo de este trabajo es dar a conocer y concientizar sobre este mal que aquejan las

diferencias instituciones publicas y privadas de nuestro país y lograr dar con una solución que

disminuya el bullying escolar.


CAPITULO 1

1.1 CONCEPTO DE BULLYING:

El bullying es una expresión perteneciente al idioma inglés, se deriva de bull que significa

toro, proveniente del verbo ´´to bully´´ que quiere decir en nuestro idioma intimidar, tiranizar,

amedrentar y como sustantivo hace referencia a valentón, matón siendo el bully el agresor y el

buller el agredido o la víctima. Rosario Ortega (2011), una de las mayores investigadoras de

este fenómeno, tradujo la palabra bullying de lengua inglesa al español como: acoso,

intimidación, exclusión social y maltrato. Por lo tanto, el bullying abarca la misma

concepción que acoso escolar y se refiere al maltrato vivido dentro del ámbito educativo, al

tratarse de un comportamiento altamente agresivo donde el actor utiliza su propio cuerpo o un

objeto para infligir una lesión o un daño a otro individuo, por un tiempo prolongado abusando

de su poder. El bullying tiene como actores a sus propios alumnos, mediante acciones que son

reiteradas y que rompe la simetría que debe existir en la convivencia entre iguales, generando

un proceso de victimización en quien es sujeto de violencia interpersonal. Los autores Ortega

y Smith (ctd en Valdez, 2008), descubrieron que los estudiantes se ven envueltos en

problemas de maltrato, ya que asisten a las instituciones educativas cuantiosos estudiantes de

diversos contextos sociales, produciéndose un cruce de culturas y la exteriorización de hábitos

negativos. UNIVERSIDAD DE CUENCA Manifestaciones de la Agresión Verbal entre

Adolescentes 16 Andrea Cecibel Ortega Mora. Algunos países de Europa, Estados Unidos,

Canadá, Japón, Nueva Zelanda y otros más, han aceptado el bullying como la denominación

consensuada internacionalmente, mientras que en los países latinoamericanos no existe aún un

nombre consensuado, de tal manera que se ha utilizado términos diferentes en cada país: en

Chile se habla de ´´matonaje´´, en Argentina manejan el término ´´patoterismo´´, en Ecuador

se utiliza tanto la designación internacional ´´bullying´´ como también ´´acoso escolar´´ al


referirse al maltrato escolar. Sin embargo, la prevalencia del maltrato entre iguales es muy

similar en diferentes países, independientemente de su cultura y sistema educativo. La

agresión escolar es una conducta muy compleja y pluridimensional, formada por dimensiones

que va desde lo social a lo individual, de lo macro a lo micro social, se produce en todos los

sectores y clases sociales, está presente en ambos sexos, cuya génesis es múltiple y sus

secuelas diversas. La representación más sutil y real del acoso escolar se exterioriza a través

del acoso directo e indirecto. El acoso directo (hace referencia a los ataques relativamente

abiertos hacia la víctima) y el acoso indirecto (es un modo de aislamiento social, de exclusión

y de promulgación de rumores, con el objetivo de desprestigiar). Según Shephard, Ordóñez y

Rodríguez (2012), la violencia escolar es uno de los mayores exponentes de la violación de

los derechos humanos, por ser un obstáculo que paraliza el desarrollo intelectual.

1.1.0 PORQUE EXISTE EL BULLYING (ACOSO ESCOLAR):

El peso de los estereotipos que nos sugieren los medios:

Considero que, primero que nada, el aumento del acoso escolar puede deberse, en gran

medida, a los estereotipos de fealdad y belleza que muestran y reafirman los medios de

comunicación. Éstos han dado pie a que nos sintamos obligados a encajar en ellos y a

rechazar todo lo que no entra en ese molde. La falta de supervisión de nosotros, los adultos,

en el quehacer diario de nuestros niños y jóvenes, es clave en la proliferación de estas

actitudes, pues no las corregimos de manera oportuna.

El ejemplo de nosotros, los adultos:

Sumado a lo anterior, encontramos que comúnmente los adultos incurrimos también en

diversas formas de acoso a otras personas en los espacios por los que circulamos: la familia,
el trabajo, el barrio. La poca autoridad de los padres frente a sus hijos y el mal ejemplo que

ofrecen, es el caldo de cultivo perfecto para conductas de este tipo. Como dice el refrán: «La

palabra convence, pero el ejemplo arrastra».

Competitividad y agresividad, valores aceptados socialmente:

La violencia como una conducta aceptada y justificada por la sociedad debe ser, sin duda,

uno de los principales factores para el incremento del acoso escolar. Más aún si consideramos

que en muchos casos se presenta una nula comunicación entre padres e hijos, maestros y

alumnos, autoridades y sociedad. Debemos reconocer que socialmente nos vemos impulsados

a educar a los niños en la lógica de la competencia permanente frente a sus pares: los valores

que nuestra sociedad tomó a cambio de los principios morales como la solidaridad, la

empatía, la honestidad y el respeto.

Niños que crecen solos, frente a las pantallas:

En medio de ese clima de violencia, encontramos que muchos niños y jóvenes viven

además sentimientos de soledad, abandono, frustración, ira, que hacen que busquen someter a

sus iguales en un intento de tener un poco de control y poder en sus vidas. Es frecuente que,

además, estos niños que crecen solos, busquen compañía, pertenencia y formas de socializar a

través del acceso sin restricciones a internet y las redes sociales. Siguiendo el refranero

popular, «sin cuerpo no hay delito», y qué mejor lugar para desahogar todas esa agresividad y

emociones negativas que en el anonimato que ofrece el mundo cibernético.

Queda claro, entonces, que no importa cuántas campañas se pongan en marcha, pues

somos nosotros, en la vida real y no en la pantalla de un televisor, quienes debemos poner


atención a nuestros hijos, sus amistades, pasatiempos, comportamientos. Sin duda, la mejor

receta en contra del acoso escolar es educar a nuestros niños con valores, responsabilidades,

atentos a sus necesidades, así como enseñarles a respetar las diferencias y que las personas

valen por su calidad humana y no por ajustarse a ciertos estereotipos.

Nos quejamos mucho de lo que está mal en el mundo, pero pocos estamos comprometidos

con hacer las cosas bien y para bien. El bullying, a diferencia de tantísimas otras cosas, es una

realidad que podemos combatir desde la comodidad de nuestras casas. Como padres, tenemos

la responsabilidad no solo de cuidar que nuestros hijos no sean víctimas del bullying,sino que

ellos no se vuelvan victimarios: edúcalos con amor y responsabilidad a tus hijos, y regala al

mundo un futuro sin violencia.

1.2FACTORES QUE PROPICIAN EL BULLYING:

Los factores denominados mantenedores son elementos fundamentales que deben

ser identificados e intervenidos para alcanzar una evolución positiva de episodio de bullying.

Se pueden clasificar en función del área en el cual se originan.

Así, en el ámbito familiar los padres acostumbran a presentar una actitud de afecto

negativo e incluso rechazo hacia el hijo. Además, el grado de permisividad es elevado ante

las conductas agresivas del niño y se da una ausencia de límites en el establecimiento de

normas y de la aplicación de consecuencias tras estas. El estilo educativo suele ser autoritario

y se recurre muy frecuentemente al uso del castigo físico y emocional (lo cual retroalimenta el

funcionamiento violento del hijo). Finalmente, se ha hallado que este tipo de familias se

vincula con habituales acontecimientos vitales traumáticos o intensamente estresantes como

enfermedades, por ejemplo.


En el área personal los aspectos que hacen que se mantengan estas conductas de acoso

hacen referencia principalmente a consumo de tóxicos con asiduidad, impulsividad y escaso

autocontrol emocional, aprendizaje vicario de comportamientos violento como forma de

afrontar situaciones interpersonales o de cierta complejidad, etc.

En el ámbito escolar, los cambios de colegio repentinos y derivados de circunstancias

familiares cambiantes con relativa frecuencia, excesivos cambios en el equipo docente, un

cambio de ciclo, dinámicas demasiado estrictas o demasiado permisivas en el grupo clase,

etc., pueden ser factores importantes a tener en cuenta.

Finalmente, a nivel social, puede darse un fenómeno conocido como “contagio social” por

el cual el dominio o liderazgo de un individuo sumado a una personalidad débil y poco crítica

por parte del resto de miembros del grupo favorece estos tipos de prácticas de acoso hacia un

tercero. Usualmente, los sujetos que adoptan pasivamente este rol interiorizan a la

víctima dotándola de una caracterización estigmatizada. Ello, al ser una práctica

compartida por todo el grupo, hace que se diluya el sentimiento de culpabilidad por ejercer

este tipo de trato hacia la víctima.

Otra influencia considerable la ejercen los contenidos de los medios de comunicación a los

que se someten los jóvenes hoy en día, muy frecuentemente sin una supervisión del adulto

que les ofrezca una adecuada asunción de la información visionada. Relacionado con ello,

puede hablarse también sobre los valores de la sociedad que son transmitidos a través de estos

medios de comunicación, los cuales fomentan el éxito, la competitividad y el poder o la

violencia como métodos eficaces de afrontar cualquier tipo de situación cotidiana.

1.3 TIPOS DE BULLYING:

Los principales tipos de bullying son los siguientes:


Bullying físico, bullying psicológico, bullying verbal, bullying sexual, bullying social,

ciber-bullying o bullying cibernético.

1.3.1 BULLYING FISICO:

El bullying físico es un tipo de acoso en el que se produce contacto físico entre el agresor y

la víctima. La forma concreta en la que ocurre varía entre distintos casos; por ejemplo, puede

incluir situaciones como peleas, empujones, puñetazos, patadas o escupitajos, entre otras cosas.

El bullying físico es una de las formas más comunes de acoso, y también de las más

peligrosas. En los otros tipos de agresión, las consecuencias son sobre todo psicológicas. Sin

embargo, al existir violencia física, se puede poner en peligro la integridad de la víctima.

Por suerte, también se trata de uno de los tipos de bullying más sencillos de detectar. Esto

se debe a que, por lo general, deja marcas visibles que los docentes pueden encontrar a simple

vista. Entre ellas, pueden incluirse moratones, marcas de mordiscos, heridas, o cortes.

Comprender las causas del bullying físico es fundamental para poder luchar contra este

fenómeno. En este artículo descubrirás por qué se produce, además de sus características y las

consecuencias que produce en las víctimas.

1.3.2 BULLYING PSICOLOGICO:

Dentro de las diferentes formas de acoso escolar que existen el bullying psicológico es uno

de los más difíciles de detectar, ya que las formas de agresión usadas en este caso pueden

pasar desapercibidas para aquellas personas ajenas al problema.


En el bullying psicológico el agresor utiliza las amenazas para conseguir manipular a su

víctima, pero también se incluyen aquí otras acciones como la intimidación, la manipulación e

incluso el chantaje. Todas ellas tienen en común que afectan de forma directa a la autoestima

del niño que sufre este tipo de acoso.

Aunque puede darse solo, lo cierto es que en la práctica este tipo de acoso se da

conjuntamente con el bullying físico o con el ciberbullying, como una forma de conseguir que

la víctima no cuente lo que le está pasando.

1.3.2 BULLYING VERBAL:

De acuerdo con McGuiness (2007), distintas investigaciones han mostrado que el bullying

verbal es el método de acoso escolar más frecuente. Ocurre en ratios similares entre chicos y

chicas, y los insultos se caracterizan principalmente por componentes raciales y de género.

Así mismo, los métodos de bullying verbal más comunes son las calumnias, es decir, los

enunciados falsos y malintencionados, las burlas y el llamar a la persona con sobrenombres

despectivos o violentos.

Por su parte Serra-Negra, Martins, Baccin, et al (2015) nos dicen que el principal

detonante del bullying verbal es la dinámica de aceptación de unos miembros del grupo a

otros miembros, lo que está influenciado por factores como las características físicas y el

estatus socioeconómico de todos ellos.

Dicho de otra manera, además del canal por medio del cual se ejerce la violencia (verbal,

físico, etc.), los diversos tipos de intimidación pueden tomar múltiples focos. Por ejemplo, el

comportamiento ofensivo puede tener como objetivo el género, la raza, la discapacidad o la

clase social, entre otras categorías.


Cuando dichas características no se corresponden con las expectativas del grupo, el

individuo es rechazado y acosado. Así pues, los mismos autores nos dicen que el bullying

verbal están principalmente motivado por las siguientes cuestiones:

Características físicas, como obesidad o mucha delgadez, el color de la piel, el tipo de

cabello, el modo de vestido, la discapacidad, entre otras.

Prejuicios y estereotipos religiosos, raciales y de género, lo que incluye homofobia,

lesbofobia y transfobia.

Así pues, la detección del bullying verbal inicia con dar relevancia a cualquier enunciado

cuyo contenido esté centrado en las cuestiones anteriores. Esto puede detectarse tanto en la

escuela como en la casa. De hecho, a pesar de que el bullying ocurre por definición en la

escuela, es en los comentarios realizados dentro del seno familiar donde muchas veces se hace

más evidente. Una vez detectado esto, puede ponerse en relación con manifestaciones

individuales y emocionales como las que veremos más abajo.

1.3.3 BULLYING SEXUAL:

Bullying sexual es toda manifestación de agresividad, intimidación, abuso o presión en la

que la sexualidad de la víctima es el elemento central. Es más común verlo dirigido hacia

mujeres, pero no es raro que suceda con hombres, especialmente en la etapa escolar, sobre

todo a partir de la pubertad. La estructura clásica del bullying es la desigualdad de fuerzas; el

bully (el agresor) siempre aparecerá como más fuerte (o serán varios de ellos), amenazante y

dispuesto a actuar con violencia; el agredido siempre estará en inferioridad de condiciones

físicas, anímicas, mentales o emocionales.


Este abuso puede expresarse de varias formas. Puede ser, por ejemplo, que un chico quiera

acercarse de una manera física inapropiada a una compañera, y ella tajantemente lo rechace.

El, frustrado, comienza a esparcir rumores negativos sobre ella y, si logra encontrar eco en su

grupo de confianza, podrían llegar a ponerle apodos, burlarse de ella, intentar tocarla

inapropiadamente, escribir grafitis denigrantes. Así mismo, puede que empiecen a burlarse y

hostigar a un compañero por ser demasiado callado o amanerado o tener una orientación

sexual diferente.

Con frecuencia sucede que alguien que ha sido abusado de esta manera a su vez sea

abusivo con alguien más débil, para pensar que puede recuperar un poco de control en su

vida. También puede formarse un grupo de bullies que aterroricen a una niña con amenazas,

gestos obscenos, o intenten chantajearla con publicar en las redes sociales mensajes, fotos de

ella, etc., que en confianza le haya hecho llegar a otra persona. Por esto, nunca hay que

tomarse fotos inapropiadas, peor enviarlas, ni involucrarse en diálogos de naturaleza sexual

por celular (sexting) con nadie. En realidad, son muchas las formas en que eventos de esta

naturaleza pueden desmoralizar y afectar la imagen y autoestima de un adolescente, dejando

en su mente recuerdos tristes de una época que debería ser toda llena de felicidad.

1.3.4 BULLYING SOCIAL:

Pretende aislar al niño o joven del resto del grupo, ignorándolo, aislándolo y

excluyéndolo del resto. Puede ser directo: excluir, no dejar participar a la víctima en

actividades, sacarlos del grupo o indirecto: ignorar, tratar como un objeto, como si no

existiera o hacer ver que no está ahí.

1.3.5 BULLYING CIBERNETICO:


El acoso electrónico o cibernético o crueldad social en línea se define como el

acoso a través de la difusión maliciosa de información en la red, en mensajes de texto,

redes sociales, correos electrónicos, en páginas web, blogs, salas de chat, etc. Puede

ser información en texto, fotografías o imágenes modificadas o editadas. Todo a través

de una computadora o teléfono móvil.

1.4 CARACTERISTICAS DEL AGRESOR Y LA VICTIMA

La importancia de los perfiles:

La invisibilidad del bullying por parte de las personas adultas convierte en fundamental

el conocimiento de los distintos perfiles de alumnos involucrados en estos actos, ya que

pueden proporcionar pistas ante posibles casos de acoso y mantener los niveles de alerta y

vigilancia sobre los chicos y chicas con mayores factores de riesgo.

1.4.1 EL AGRESOR O ACOSADOR:

El perfil tipo del agresor o acosador responde a las siguientes características:

•Personalidad irritable y agresiva.

•Bajo autocontrol.

•Ausencia de empatía.

•Tendencia a las conductas violentas y amenazantes.

•Impulsivo.

•Su rendimiento académico suele ser bajo. En ocasiones es algo mayor que el resto de

la clase por haber repetido uno o varios cursos.


•Su comportamiento en el aula se caracteriza por las salidas de tono, las bromas fuera

de lugar e incluso actitudes desafiantes frente a profesores y compañeros.

•Es posible que pertenezca a una familia desestructurada, con antecedentes de

violencia doméstica.

•Físicamente fuerte.

•Asume el rol de líder ante un grupo de alumnos de características psicológicas

parecidas o que buscan reconocimiento e integración en el grupo.

1.4.2 LA VICTIMA:

Aunque algunos estudios identifican una serie de características psicológicas o de

actitud y comportamiento comunes en las víctimas de bullying, lo cierto es que

constituyen un grupo tan variado y heterogéneo que por desgracia cualquier alumno

puede convertirse en blanco de las burlas de un grupo de agresores, muchas veces sin

otro motivo que el puro azar. No obstante, existen algunos factores que multiplican las

posibilidades de sufrir acoso:

-Sufrir alguna discapacidad física o psíquica.

-Tener algún tipo de trastorno del aprendizaje, especialmente los problemas

relacionados con el lenguaje oral porque son muy evidentes y fácil objeto de burlas.

-Haber padecido acoso escolar con anterioridad.

-Pertenecer a un grupo étnico, religioso, cultural o de orientación sexual minoritario.

Una vez ha comenzado el acoso, tener una personalidad introvertida o reservada o

una mala comunicación con padres o profesores dificulta que los chicos denuncien las
situaciones a tiempo, con el consiguiente peligro de que el acoso vaya más,

agravándose sus consecuencias y complicando su resolución.


CAPITULO II

2.1 LUGARES DONDE SE PRESENTAN EL BULLYING:

El bullying suele originarse en diferentes entornos ya sea escuela, familia, sociedad,

estos a su vez pueden influir para que un niño sea víctima o agresor, así como también los

medios de comunicación tiene un papel importante como influencia en las personas.

La escuela afortunadamente representa un sistema social, que, debido a sus

características, permite identificar y modificar conductas violentas y de acoso. Debido a

que es el segundo ambiente de mayor convivencia para los niños debe incidir en la

adquisición de valores, conductas; si este ambiente es caracterizado por violencia

encamina a actitudes de alto riesgo de agresividad. Se ha identificado que las aulas con

niveles de conducta disruptiva, se caracterizan por tener un clima altamente competitivo,

donde el alumnado cree que debe mostrar que sabe hacer las cosas mejor que otros. En

ellas existen alumnos con dificultades académicas que aumentan la frecuencia de la

conducta disruptiva debido a que eligen llamar la atención por su mal comportamiento.

La familia es el núcleo social más importante en el que nace, crece y se desarrolla una

persona, donde cada uno de sus integrantes juega un papel individual y de grupo. El

resultado de su estructura y función incide directamente en el comportamiento del

individuo para sí misma y para otros. Los niños expuestos a un ambiente de agresión ven

el mundo como si solo existieran dos papeles (agresor y agredido) y pueden ver la

violencia como la única alternativa.

Los medios de masa representan los medios principales de comunicación, los cuales

están diseñados para llegar a una gran audiencia. Se refiere a internet, televisión, radio,

periódicos, revistas, libros, películas, CD`s y DVD`s. Denis McQuail, uno de los

investigadores y actores principales de la comunicación de masas, dice que existen varios


efectos de mensaje de los medios de comunicación, pueden ser a nivel institucional,

colectivo o individual. Los medios de comunicación son actualmente los principales

medios de expresión cultural y comunicativa, muchos estudios señalan que el Bullying y

la violencia expresada están conectadas de alguna manera con su exposición a un

contenido dañino en los medios de comunicación.

2.2 TEORIAS DE LA AGRESIVIDAD

La agresividad es un estado emocional que consiste en sentimientos de odio y deseos

de dañar a otra persona, animal u objeto. La agresión es cualquier forma de conducta que

pretende herir física y o psicológicamente a alguien, es un factor del comportamiento

normal puesto en acción ante determinados estados para responder a necesidades vitales,

que protegen la supervivencia de la persona y de la especie, sin que sea necesaria la

destrucción del adversario. Dentro de las teorías de la agresividad podemos encontrarnos

las siguientes:

a. Teorías activas: Teoría psicoanalítica, etológica (interna, motivacional e innata)

b. Teoría reactivas: reacción frente a un estímulo del medio ambiente

c. Teorías psicológicas: teoría clásica del dolor, hipótesis de frustración, agresión, la

agresión como catarsis, la etología de la agresión, la sociología de la agresión y la

bioquímica de la agresión. Las activas son aquellas que ponen el origen de la agresión en

los impulsos internos, lo cual vendría a significar que la agresividad es innata, que se nace

o no con ella. Las reactivas ponen el origen de la agresión en el medio ambiente que rodea

al individuo. Dentro de éstas podemos hablar de las teorías del impulso que dicen que la

frustración facilita la agresión, pero no es una condición necesaria para ella, y la teoría del
aprendizaje social que afirma que las conductas agresivas pueden aprenderse por

imitación u observación de la conducta de modelos agresivos.

2.3 LEY DEL SILENCIO:

El triángulo formado por agresor, víctima y espectador, con distinto grado de

responsabilidad en el fenómeno de la violencia, es un esquema que se repite en todo

fenómeno de prepotencia y abuso de poder. Fundamentalmente, son tres clases de público

que asumen esta ley del silencio:

• Los padres, a los que «la ley del silencio» por el miedo a las represalias que tienen sus

hijos, convierten en ausentes hasta que el problema estalla.

• Los profesores, a los que también les cuesta detectar este tipo de agresiones debido a que

no se producen en el aula, sino en los cambios, de clase, en el patio durante el recreo o en

las inmediaciones del centro.

• Y, finalmente, los compañeros, testigos directos que contemplan sin hacer nada para no

entrar a formar parte del «club de la víctima», cuya red social se debilita día a día. No

estamos afirmando que el espectador de la violencia entre compañeros/as sea en sí

culpable, estamos insistiendo en los efectos negativos para su desarrollo social en distintas

áreas, pero especialmente en el conjunto de creencias sobre sí mismo/a, del que se

alimentará su autoconcepto y su autoestima. Las secuelas del bullying, un fenómeno

estudiado sobre todo en el ámbito anglosajón y del que el noruego Dan Olweus es uno de

los mayores expertos, dejan huella también en los tres actores. «Las víctimas suelen tener

problemas de adaptación en la vida adulta por el trauma sufrido, pueden padecer

depresiones, baja autoestima...». En el caso de los agresores sistemáticos, al menos un

25% terminan teniendo problemas con la justicia. Para el espectador, acostumbrarse al


acoso y silenciarlo “normaliza” esta conducta, que atenta contra valores tan importantes

como el respeto a los demás y la solidaridad.


CAPITULO III

3.1 CONSECUENCIAS DEL BULLYING PARA LA VICTIMA Y EL

AGRESOR:

A pesar de la extendida creencia que el bullying se da con más frecuencia en centros

escolares situados en las zonas y barrios más desfavorecidas desde un punto de vista socio

económico, lo cierto es que el acoso escolar no hace distinciones sociales, ni de sexo.

Centrándonos en las consecuencias, la más evidente es la disminución del rendimiento

escolar, debido a un cambio en el comportamiento habitual de los chicos. Este efecto

negativo afecta tanto a la víctima como al acosador, y a veces también a los escolares que

favorecen estos actos jaleando y animando las acciones o con una actitud totalmente

pasiva.

3.1.1 CONSECUENCIAS PARA LA VICTIMA:

Por desgracia, quien se lleva la peor parte en las situaciones de acoso escolar son,

lógicamente, la persona más débil o en condición de inferioridad: nos referimos a las

víctimas.

Estas son los principales efectos negativos del bullying en los niños y niñas que lo

sufren:

-Baja autoestima.

-Actitudes pasivas.

-Trastornos emocionales.

-Problemas psicosomáticos.
-Depresión, ansiedad y pensamientos suicidas.

-Pérdida de interés por los estudios, lo que puede desencadenar en un menor rendimiento

y fracaso escolar.

-Aparición de trastornos fóbicos.

-Sentimientos de culpabilidad.

-Alteraciones de la conducta: intromisión, introversión, timidez. aislamiento social y

soledad.

-Problemas en las relaciones sociales y familiares.

-Baja satisfacción familiar.

-Baja responsabilidad, actividad y eficacia.

-Síndrome de estrés postraumático.

-Rechazo a la escuela.

-Manifestaciones neuróticas y de ira.

-Faltas de asistencia a la escuela e incluso abandono de los estudios.

En casos extremos, el acoso escolar ha conducido al suicido a algunas víctimas y sus

perniciosos efectos para la salud física, mental y emocional del individuo pueden llegar a

cronificarse, acompañando a la víctima durante toda su vida.

3.1.2 CONSECUENCIAS PARA EL AGRESOR:

Pese a que no les provoca un sufrimiento directo, como ocurre con las víctimas,

algunos estudios indican que los acosadores pueden encontrarse en la antesala de las

conductas delictivas. Aunque resulte paradójico, con su execrable actitud los acosadores

consigue frecuentemente la aprobación y hasta la admiración de algunos de sus


compañeros, lo cual les hacen reforzar sus actitudes intimidatorias al lograr, al menos

momentáneamente, el éxito con las mismas.

Este patrón de comportamiento tiene las siguientes consecuencias:

-Falta de control.

-Actitud violenta irritable, impulsiva e intolerante.

-Muestras de autoridad exagerada.

-Imposición de sus puntos de vista y consecución de sus objetivos mediante la fuerza y la

amenaza.

-Relaciones sociales y familiares problemáticas.

-Pérdida de interés por los estudios y fracaso escolar.

Las consecuencias para la masa silenciosa, los chicos y chicas que mantienen una

actitud condescendiente con el acoso y pasiva ante el sufrimiento ajeno, no son tan

evidentes. Sin embargo, pueden provocar en los sujetos pasivos la sensación o

convencimiento de que no se puede o que es mejor no hacer nada frente a la injusticia,

dando como resultado al afianzamiento de una personalidad temerosa, donde valores

como el esfuerzo, la tolerancia o el afán de superación brillen por su ausencia.

3.2 COMO PREVENIR EL BULLYING:

Es necesario de la cooperación de padres, profesores y alumnos para crear un ambiente

seguro y enriquecedor en el que todo el mundo se sienta bien mientras aprende. Por ello:

Si eres padre:

-Evita comportamientos agresivos y palabras malsonantes en presencia de tu hijo

foméntale valores como responsabilidad, cooperación, solidaridad, humildad…


-Enséñale a controlar sus emociones e impulsos ponle límites a su conducta siempre que

sea necesario

-Conoce a sus amigos y la relación que tiene con ellos enseña a tu hijo a pedir disculpas y

a reconocer sus errores.

Si eres profesor:

-Crea un ambiente sano donde los alumnos se sientan seguros de ser ellos mismos.

-Penaliza los malos comportamientos y refuerza los buenos.

-Da charlas sobre el bullying.

-Promueve que tus alumnos tengan más y mejor autoestima.

-Fomenta la cooperación y las actividades en grupo.

-Fíjate más en aquellos alumnos más indefensos y habla con ellos personalmente si has

visto cosas sospechosas.

-Si sospechas de algún caso de bullying contacta con el responsable inmediatamente.

Si eres alumno:

- No juzgues a tus compañeros por su apariencia.

-No emplees nunca la violencia como solución de los problemas.

-Comunica inmediatamente al profesor si has presenciado algún caso de bullying.

-No trates a tus compañeros como no te gustaría que te trataran a ti.

-Relacionate con los compañeros que veas que están más solos en clase.

-Rechaza la violencia y el maltrato como forma de relacionarse con los demás.

Prevenir el bullying está en manos de todos y cada uno de nosotros y si todos

aportamos nuestro grano de arena conseguiremos que este grave problema por fin

desaparezca.

IMPORTANTE: Si crees, que tienes un problema, que no puedes resolver por ti

mismo/a, no dudes en acudir a un Psicólogo. Puedes acceder a él a través del Médico de


Familia de la Seguridad Social, el cual te derivará al especialista y te atenderá de forma

gratuita.

3.3 COMO INTERVENIR EN CASO DE BULLYING:

En la convivencia, las situaciones reales de acoso son la parte visible del iceberg donde

queda oculto todo un proceso de mala convivencia, faltas de respeto, desequilibrios

emocionales, desconfianzas, competencias y un sinfín de situaciones desagradables y

violentas.

La intervención comienza por la alerta, una alerta compartida por toda la

comunidad educativa para comprender que la responsabilidad del bienestar es de

todos. Una alerta que sirve para detectar lo antes posible que hay personas que están

sufriendo y que no hay derecho a que se mantenga esa situación. Una alerta que sirve para

activar la "mirada que ve" y que no se dé nada por supuesto, pues en las situaciones de

acoso no se trata de valorar la objetividad de los hechos o la importancia de los mismos,

sino el sentir de la persona que está sufriendo. Si una persona manifiesta que sufre, ese

hecho sí es objetivo.

Nuestra sociedad necesita más empatía para ponerse en lugar de quien sufre, no

para valorar si es más o menos importante que a alguien se le llame "gordo" o "gafas",

sino para darle importancia si el hecho hace sufrir a alguien, por mucho que nos parezca

insignificante a los demás. Es muy educativo que el alumnado se sienta parte activa y

responsable de la comunidad a la que pertenecen, se trata de educar para convivir, para

vivir con, para estar juntos, crecer juntos y disfrutar juntos.


La formación que necesitamos en las comunidades educativas es la que se basa en la

concienciación de que no debemos consentir que nadie sufra y que debemos identificar las

señales de alerta y nunca bajar la guardia ante el acoso escolar.


CONCLUSIONES

Como conclusión podríamos decir q para disminuir los casos de bullying en las diferentes

instituciones educativas de nuestro país es:

Hablando y escuchando a nuestros hijos, hermanos, sobrinos que estén en la etapa escolar,

haciéndoles preguntas abiertas sobre con quienes pasan ellos su tiempo, enseñándoles a tratar

a todos con respeto y amabilidad.

También debemos aprender a reconocer los signos cuando nuestros hijos, sobrinos o

hermanos estén siendo acosados, con frecuencia esos signos son al no querer ir a la escuela.

Enseñarles a ser un buen testigo, cuando sean testigo de algún tipo de bullying estos

inmediatamente deben reportar el incidente a un adulto responsable como puede ser un

profesor de la escuela.
REFERENCIAS

Referencias
Ahmed, Y. M. (1 de 2011). El BULLYING EN LAS ESCUELAS . Obtenido de
https://www.feandalucia.ccoo.es/docu/p5sd7896.pdf

Camón, E. R. (s.f.). Bullying: factores precipitantes en el acoso escolar. Obtenido de


https://psicologiaymente.com/social/bullying-factores-acoso-escolar

Cedillo, A. C. (7 de 11 de 2018). Prevenir e intervenir en el acoso escolar. Obtenido de


https://www.educaweb.com/noticia/2018/11/07/prevenir-intervenir-acoso-escolar-18592/

Expertos, E. d. (2018). Las diversas formas de bullying: físico, psicológico, verbal, sexual, social y
ciberbullying. Obtenido de https://www.universidadviu.com/las-diversas-formas-de-bullying-
fisico-psicologico-verbal-sexual-social-y-ciberbullying/

familia, D. e. (2018). ¿En qué consiste el bullying psicológico y cómo actuar frente a él? Obtenido de
https://www.das.es/blog/bullying-psicologico-como-actuar-frente-a-el/

Giraldo, Y. P. (s.f.). ¿Por qué existe el bullying (acoso escolar)? Obtenido de


https://www.familias.com/por-que-existe-el-bullying-acoso-escolar/

López, E. M. (2012). Acoso cibernético o cyberbullying: Acoso con la. Obtenido de


https://www.medigraphic.com/pdfs/conapeme/pm-2012/pm123g.pdf

Martínez, G. G. (s.f.). Bullying verbal: señales de aparición, consecuencias, y qué hacer. Obtenido de
https://psicologiaymente.com/desarrollo/bullying-verbal

Méndez, A. (s.f.). Cómo prevenir el bullying. Obtenido de https://www.euroresidentes.com/estilo-de-


vida/sentir-bien/como-prevenir-el-bullying

Mora, A. C. (2013). ´´MANIFESTACIONES DE LA AGRESIÓN VERBAL ENTRE. Obtenido de


https://dspace.ucuenca.edu.ec/bitstream/123456789/4536/1/tesis.doc.pdf

Salmon, L. E. (4 de 11 de 2018). ¿Qué es el bullying sexual en la escuela? Obtenido de


https://www.eluniverso.com/larevista/2018/11/04/nota/7029431/bullyng-sexual-escuela

valencia, u. i. (21 de 3 de 2018). Bullying: consecuencias en la víctima y el agresor. Obtenido de


https://www.universidadviu.com/consecuencias-del-bullying-en-la-victima-y-el-agresor/

valencia, u. i. (21 de 03 de 2018). Los perfiles tipo en el bullying: víctima, agresor, instigadores y
espectadores pasivos. Obtenido de https://www.universidadviu.com/los-perfiles-tipo-en-el-
bullying-victima-agresor-instigadores-y-espectadores-pasivos/

Zaragoza, F. (21 de 11 de 2012). El Fenómeno del bullying. Obtenido de


http://fenomenodelbullyingacosoescolar.blogspot.com/2012/11/ambientes-donde-se-desarrolla-
el.html
ANEXOS:

Bullying en Latinoamérica:

Fuente: http://www.la-razon.com/sociedad/Colegios-zona-Sur-denunciados-
bullying_0_1894010698.html
Descripción: La imagen muestra los tipos de bullying que son mas frecuentes en los
centros educativos de Latinoamérica.
Efectos del Bullying:

Fuente: http://psicologiadeldesarrolloestudiodecaso.blogspot.com/2014_04_01_archive.html
Descripción: El siguiente grafico nos muestra los diferentes efectos que causa el bullying
hacia la víctima.