Está en la página 1de 2

EL HADA DE LA NAVIDAD

Descripción: En la víspera de Navidad, Lily recibe la visita de un hada que le demuestra lo valioso
que es estar con sus seres queridos.

Personajes: Lily, Altea, Papá, Mamá, Hermano

PRIMER ACTO

El telón se abre y observamos a la familia de Lily, una niña muy explosiva, reunida en torno a un
árbol debajo del cual únicamente hay dos regalos pequeños, para ella y su hermano.

Ella abre el suyo y se molesta al ver que recibió una muñeca de trapo.

Lily: ¿Una tonta muñeca? ¡Mamá, yo quería un scooter!

Hermano: Y yo quería una consola de videojuegos, ¡esta pelota barata no me gusta!

Mamá (malhumorada): Pues fue para lo único que nos alcanzó este año, ¡agradecidos deberían
estar de que les dimos regalos!

Papá: Desde que nos quedamos sin empleo, las cosas han estado muy difíciles y lo saben. ¡Son un
par de malcriados!

Hermano: ¡Pues yo quiero mi consola!

Lily arroja la muñeca al piso.

Lily: ¡Esta es la peor Navidad de todas!

Enfurruñada, sale del escenario mientras su familia discute.

SEGUNDO ACTO

En su habitación, Lily refunfuña y se queja de su familia.

Lily: Vaya Navidad más fea estamos pasando. Los odio a todos.

De pronto, un resplandor se hace presente en un extremo del escenario y la niña se sorprende.


Entra en escena una muchacha muy hermosa, ataviada con un largo vestido blanco, alas doradas y
una varita mágica.

Lily: ¿Quién eres tú?

Altea: Soy Altea, el Hada de la Navidad. Y estoy aquí porque en esta casa hace falta bastante
espíritu navideño.

Lily: Pues sí, ¡mis papás me dieron el peor regalo de todos! ¿Así cómo voy a poder disfrutar de la
Navidad?
Altea: Lily, te estás equivocando, Navidad no se trata de los regalos que recibimos, sino de
agradecer lo que tenemos y compartir el amor que sentimos por nuestros seres queridos. ¿Tienes
idea de lo mucho que tus padres se esforzaron para comprar esas cosas?

Lily: Pues… creo que no.

Altea: Tus padres te aman, Lily, a ti y a tu hermano pero ahora están pasando por un mal
momento, y necesitan todo su apoyo. Qué pena que pasen una Navidad tan triste, teniendo que
discutir con sus hijos a causa de los obsequios.

Lily: Tienes razón, Altea. He sido muy egoísta.

Altea: ¿Prometes ahora que disfrutarás la Navidad, pase lo que pase?

Lily: Sí, lo prometo.

Altea la toca con su varita.

Altea: Ahora la ilusión navideña permanecerá viva en ti, para compartir con la gente que amas.

TERCER ACTO

Lily entra en escena, donde sus padres y su hermana se encuentran sentados cerca del árbol de
Navidad, apáticos y decepcionados. La pequeña abraza a su mamá y besa su mejilla.

Mamá: Lily, ¿qué pasó?

Lily: Pasa que es Navidad, mamá y todos deberíamos estar felices por estar juntos.

Su familia se mira con sorpresa.

Lily: Perdón por haberme portado tan mal como ustedes. No me importan los regalos, solo me
importa pasar esta Navidad con las personas que quiero.

Papá: Perdónanos a nosotros, por no entenderlo también, hijita.

Hermano: Sí, hermanita. Tienes razón, lo único que importa es que estamos juntos.

La familia se abraza con cariño, deseándose los unos a los otros una feliz Navidad.

FIN

También podría gustarte