Está en la página 1de 2

Cayetano Herrera Caballero

El imaginero Cayetano Herrera Caballero nace en mayo de 1965 en el


antiguo hospital militar de San Carlos en la localidad de San Fernando -
Cádiz, en la cuna de una familia de clase media. Son sus padres Cayetano
Herrera Brea y Florencia Caballero Hernández.

En su juventud, aparte de gustarle los animales, el fútbol y el


balonmano, ya comienza a sentirse atraído por su Semana Santa isleña, tanto
es así que con tan solo 9 años ya es hermano del Santo Entierro, quizás
influenciado por los P. P. Carmelitas Descalzos, profesores del Colegio Liceo del
Sagrado Corazón de Jesús donde realiza sus primeros estudios y donde tiene su
sede esta Real, Muy Ilustre y Venerable Hermandad.

El mismo Cayetano recuerda que en estos primeros años de su niñez fue algo reservado y que ya
desde entonces cuando dibujaba o hacía manualidades, sus profesores se sentían sorprendidos a observar
sus trabajos, por la facilidad y habilidad con que los desarrollaba.

Con el tiempo entra a formar parte, apasionado por el entorno cofrade que vive su ciudad natal,
de diferentes hermandades y cofradías, la ya mencionada anteriormente del Santo Entierro, la de
Medinaceli, Vera Cruz y Gran Poder. Es en este periodo, con tan solo 15 años, cuando comienza a sentirse
atraído por la imagineria.

Su padre, un ejemplo, que aunque disponía de un pequeño taller donde se dedicaba principalmente
a la escultura y realizara algún trabajo de restauración para iglesias o particulares, entre estas la que
realizó con la Sagrada Familia de San Fernando – Cádiz, nunca llegó a destacar en este arte, pero sí
influirá en el joven Cayetano, que a sus 17 años, utilizando el taller de su padre, comienza a hacer pequeños
arreglos y aderezos para particulares en imágenes de reducido tamaño.

Por esta época, en el año 1982, cumpliendo con su deber de español se alista en el Real y Glorioso
Cuerpo de Infantería de Marina, permaneciendo en este hasta el año 2000. En este tiempo continuó
haciendo pequeños trabajos, siendo cada vez más conocida y requerida su destreza y habilidad,
convirtiéndose en un artesano autodidacta, esto quiere decir, que aprende por si solo, observando de aquí y
de allí, o como se diría en el argot imaginero “robando con la vista”.

Se casa a los 24 años de edad con María


Dolores Cantero Cansado, de su matrimonio
nacerá primeramente una niña, a la que ponen
por nombre María Nazaret y un niño al que
bautizan como Daniel.

Su vida artística da un giro muy


importante cuando conoce al maestro escultor y
dorador Fernando Baldoy Ortega natural de Jaén,
quien frecuenta a menudo San Fernando. Ocurre
que un amigo mutuo los presenta y el maestro
Baldoy Ortega observando su trabajo le pregunta
quien le había enseñado, siendo su sorpresa el saber que no había nadie. Por este motivo, queriendo pulir y
aumentar sus conocimientos, el maestro Baldoy Ortega le propone enseñarle en cualquiera de sus dos
talleres de Jaén.

Cayetano Herrera acepta gustoso y comienza a


compaginar su vida militar con todas aquellas idas y venidas a
Jaén, donde poco a poco se va forjando en el arte de la imagineria,
aprendiendo con cuidado los detalles de las diferentes
técnicas.(modelado, ensamblado, tallado, lijado, estucado, refinado,
policromado, patinado y por último la más deseada el dorado).
Durante este tiempo como alumno ayudo al maestro Fernando
Baldoy en muchas de sus obras, destacando como una de las
últimas el Retablo de San José para la iglesia parroquial de San
Ildefonso – Jaén.

Con el artista e imaginero de la historia que más se


identifica es con el insigne gaditano Luís Ortega Bru (1916 – 1982),
a quien le tiene una apasionada admiración, siendo un fiel seguidor
de su obra de la que él destaca la realidad y fuerza de su representación. De entre ellas la que más le
impresiona es “El Cristo de San Gonzalo” de Sevilla.

Sus obras se extienden por diferentes provincias españolas, de entre ellas nombraremos a las más
relevantes en sus últimas tallas.

ƒ Un Ecce – Homo, para colección particular en Granada.


ƒ Una María Auxiliadora, para la Hermandad del mismo nombre en San Fernando – Cádiz.
ƒ Un Nuestro Padre Jesús Caído, para colección particular en Archidona – Málaga.
ƒ Un sayón, para la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno en Zafra – Badajoz.
ƒ Una replica de Nuestra Señora del Rosario, “La Galeona”, para la Basílica de Torre Ciudad en
Huesca.
ƒ Un Arcángel San Gabriel, para la Cofradía del Santo Sepulcro en Santa Cruz de La Palma – S/C
de Tenerife.
ƒ Una Maria Auxiliadora, para la Hermandad del mismo nombre en Puerto Real – Cádiz.

Actualmente tiene su taller con vistas a ser ampliado, debido a una mayor demanda de trabajo. Ahora
se encuentra inmerso en los proyectos de un Ecce – Homo, para la Parroquia de María Auxiliadora de
Puerto Real – Cádiz, un Arcángel San Rafael, para la Cofradía del Santo Sepulcro en Santa Cruz de La
Palma y una Santa Rita de Casia, para el municipio de Arico en la misma provincia de Santa Cruz de
Tenerife. Su taller está ubicado en la ciudad de San Fernando – Cádiz, también conocida como la Real Isla
de León.