Está en la página 1de 27

INTERDICTOS 1

INTERDICTOS

El concepto de posesión como hecho, con prescindencia del derecho y su protección


mediante los interdictos y las acciones posesorias es el resultado de una larga evolución del
Derecho, especialmente del procesal, desde Roma hasta la actualidad.

1. EN LA HISTORIA

A. En el derecho romano

Los interdictos fueron medidas administrativas o de policía dictadas por un magistrado con
el fin de mantener el orden jurídico administrativo y de policía que debe reinar en la
comunidad. Consisten en un mandato emanado del magistrado, posteriormente de los
magistrados cum imperio, o sea el praetor, el proconsul y el praeses provinciae, con el fin
de dirimir determinados intereses privados.

El magistrado con su mandato, a instancia de una de las partes, ordena a la otra a


observar un determinado comportamiento, que puede consistir en un facere (hacer) o en
un no facere (no hacer). Si el demandado no se allanaba a acatar la orden del pretor, entonces
se sometía el asunto a la decisión del juez.

El pretor romano tenía, además de su prerrogativa jurisdiccional (jurisdictio), el


ejercicio del imperio (imperium) por el que daba órdenes mediante los siguientes medios
compulsivos: las stipulationes praetoriae; la integrum restitutio (acordada a favor de quien
ha perdido la posesión por dolo, cautividad o fraude); la missio in possesionem y
los interdictos.

En Roma la posesión (poder de hecho) y la propiedad (poder de derecho) eran el


anverso y reverso de una misma realidad. Con el interdictum, el pretor daba órdenes o
prohibiciones para poner fin a una controversia, cuya solución no admitía dilaciones.
Además, el pretor también daba órdenes o prohibiciones generales, para todos, mediante
el edictum.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 2

Los interdictos son remedios creados por el magistrado o por el pretor para resolver
relaciones que, por su naturaleza no se pueden hacer valer por vía de acción.

Por la naturaleza del comportamiento impuesto al destinatario y el contenido del


precepto prohibitivo o imperativo, los interdictos se clasifican en prohibitorios, restitutorios
y exhibitorios (Gayo " Principalis igitur divisio in eo est, quod aut prohibitoria sunt
interdicta aut restitutoria aut exhibitoria ").

1) Los interdictos prohibitorios de hacer alguna cosa. Por ejemplo, la prohibición de


ejercer violencia contra el poseedor no vicioso, la prohibición de construir sobre terreno sacro
o en ríos o riveras impidiendo la navegación. Su fórmula fue: vim fieri veto o ne facias o ne
inmittas.

2) Los interdictos restitutorios de una cosa o la reconstitución del estado de hecho


relativo a las condiciones de una persona o también a la reposición de la situación
preexistente a los actos de disturbio. Por ejemplo, disponer la restitución de un fundo a quien
ha sido despojado de él por la violencia.

3) Los interdictos exhibitorios que imponen la prestación de presentar personas o de


cosas. Por ejemplo, exhibir la persona que se desea declarar libre, que el padre exhiba a los
hijos sometidos a su potestad.

Otra clasificación es la que distingue en los interdictos simplicia y los


interdictos duplicia (duplex ): simple es el interdicto en cual un contendiente tiene la calidad
de actor y el adversario la calidad de demandado (alter actor, alter reus est), como los
interdictos restitutorios y exhibitorios; dobles ( duplex ), por el contrario, son los interdictos
en los cuales las partes se colocan en un mismo plano, porque cada una de las partes es a la
vez demandante y demandado.

Los interdictos posesorios tienen por objeto proteger o defender la posesión actual o
recuperar la posesión perdida. Se desconoce los orígenes de la posesión y las defensas de las
mismas por medio de los interdictos. Es función del pretor asegurar la paz pública, con cuyo
fin acuerda a los ciudadanos los interdictos posesorios, es decir, los interdictos son medidas

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 3

policiales tendientes a asegurar el orden en la ciudad. El procedimiento interdictal estaba


destinado a mantener el statu quo, en tanto que su alteración pudiera perturbar el orden
público; su objeto era decidir sobre la posesión que se disputaban dos partes contendientes
que pretendían ser poseedoras (carácter de judicia duplicia del interdicto) y también para
defender la posesión contra vías de hecho de terceros que no podían alegar posesión.

Se distinguió el interdicto destinado a conservar la


posesión (denominado interdicta retinendae possessionis) del tendiente a recobrar la
posesión pérdida por violencia (llamado interdicta recuperandae possessionis).

1) Los interdicta retinendae possessionis o acciones para conservar la posesión, son


dos: el uti possidetis y el utrubi.

a) El interdicto uti possidetis protege la posesión de casas y fundos a condición de


que no sea viciosa respecto del adversario, es decir, cuando el poseedor no haya conseguido
la cosa del contrario, nec vi nec clam nec precario. El que despojaba a un anterior
poseedor nec vi nec clam nec precario, tenía a su favor la excepción de posesión viciosa. No
se exige que sea justo o injusto respecto a cualquier tercero. El vencedor consigue la cesación
de las perturbaciones y la reparación de daños. Era anual, prescribía al año contado a partir
de la violencia.

El poseedor actual no podía reclamar la tutela posesoria cuando había tomado la cosa
por violencia, en forma clandestina o cuando era un precario, por lo que podía ser despojado
por obra de quien, a su vez, había sufrido un despojo anterior.

b) El interdicto utrubi, originariamente protegió a los esclavos, pero luego se extendió


a todos los muebles. Como las cosas muebles pasan fácilmente de una mano a otra, debido a
eventualidades naturales o por huída de los esclavos o de los animales, la victoria era
atribuida no al poseedor actual, sino al que había poseído (nec vi, nec clam, nec precario)
por más tiempo en el año anterior al interdicto. También era anual (maiore parte anni).

El uti possidetis y el utrubi eran dobles (duplex), es decir, que se dirigían a las dos
partes, cada una de ellas tenía una pretensión a la posesión; cada parte era a la vez demandante

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 4

y demandado. Por efecto de la prohibición del pretor, se fijaba la posesión en la persona de


uno de los contendores. Respecto del uti possidetis, Ulpiano (L. 1, D. 4317) y Gayon (148 a
150, 156 a 160) dicen: Uti nunc possidetis eun fundum, quo de agitur, quod nec vi, nec clam,
nec precario alter ab altero possidetis, ita possideatis, adversus ea vim fieri veto.

Las Institutas y el Digesto asimilan el utrubi al uti posssidetis. Se dispuso que


solamente tutelan a quien tiene efectivamente la posesión en el momento de promover el
interdicto.

2) Los interdictos recuperandae possessionis también son dos: de vi (o unde vi) y


de vi armata, que tienen por función hacer recuperar la posesión a quien ha sido despojado
por la violencia.

El interdictum de vi se concede cuando media expulsión de un inmueble por la


violencia cuando la posesión no fuese viciosa (nec vi nec clam nex precario).

El interdictum de vi armata se concede cuando la expulsión se produce por un grupo


de sujetos o por una persona armada, con independencia de toda invocación de vicio en la
posesión del peticionante.

En época de Justiniano los interdictos de vi armata se asimiló al interdicto de vi.

El interdicto de vi se concede no sólo cuando el poseedor ha sido expulsado de la casa


o del fundo, sino también cuando se le impida, por cualquier manera, continuar en la
posesión, por ejemplo, cerrándole el acceso a su fundo. El poseedor obtiene dentro del año
la restitución de la posesión y resarcimiento de daños. Después del año el invasor responde
sólo de lo que ha obtenido con la expoliación. Se ventila en proceso simple. Transcurrido un
año desde el despojo violento (vi deiectus) se podía interponer la exceptio temporis.

La doctrina también refiere como interdictos recuperandae possessionis al interdicto de


precario y al de clandestina possessione.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 5

 El interdicto de precario cuando el precarista no restituía la cosa que le fuera


confiada. Por precario se entendía una posesión obtenida con ruegos, cuya
duración dependía de la voluntad de quien la daba. Si el precarista rehusa la
restitución del bien solicitada por el propietario concedente de la posesión
natural o servidumbre, su posesión se convierte en viciosa y procede el
interdicto.
 El interdictum de clandestina possessione para los casos en que alguien tome
la posesión de un inmueble clandestinamente.

Para la recuperación de los muebles en el Derecho anterior a Justiniano está


el interdictum utrubi. En el Derecho justinianeo el poseedor expoliado puede utilizar las
acciones de robo y de rapiña, así como la actio ad exhibendum y las conditiones possessionis,
las cuales no son remedios posesorios.

El proceso interdictal se inicia con la postulatio de la parte que solicita la tutela y


llama in ius al adversario; el magistrado, mediante causae cognitio (previa indagación del
caso concreto), valora la existencia de los presupuestos necesarios para la concesión del
interdicto, para luego concederlo o denagarlo (interdictum reddere). Si el destinatario no
obedece el mandato interdictal, la parte que ha solicitado la tutela puede recurrir al
procedimiento per sponsionem; proceso que Gayo define cum poena y cum periculo, por
cuanto comporta para la parte perdedora el pago de una suma a título de pena. La parte que
ha solicitado y obtenido el interdicto vuelve a llamar al adversario para que comparezca ante
el magistrado y lo desafía a prometer mediante sponsio una suma de dinero fijada
discrecionalmente por el pretor. El demandado, a su vez, puede contestar e interdicto e invitar
al actor a una stipulatio, para la hipótesis que no resulte alguna violación de la orden
impartida por el pretor. Las partes se comunican las fórmulas y si se avienen a una doble litis
contestatio, se difiere al iudex la tarea de cerciorarse cuál de las dos sumas es la que se debe,
si aquel objeto de la sponsio o aquella prometida con la stipulatio y, por tanto, verificar
indirectamente si se ha violado o no el precepto interdictal.

Al lado del procedimiento antes descrito se afirma con el transcurso del tiempo, para los
interdictos restitutorios y exhibitorios, el procedimiento per formulam arbitrariam, llamado

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 6

sin periculo en cuanto no subsiste para el perdedor el riesgo de pagar una suma de dinero. El
destinatario del interdicto antequam ex iure exeat, o sea antes que se concluya la fase in
iure puede solicitar la designación de un árbitro que proceda directamente a la verificación
de la situación de hecho. En el periodo post clásico romano los interdictos son asimilados a
las actiones.

2) La restitutio in integrum

Por la restitutio in integrum "causa cognita", o sea previa indagación del caso
concreto, el pretor concedía al interesado una actio o una exceptio rescisoria, en virtud de la
cual el acto impugnado se considera como inexistente. Procedía en los casos previstos en el
Edicto, por ejemplo, minoría de edad, capitis diminutio, metus.

3) Las stipulationes praetoriae

Por las stipulationes praetoriae , el pretor induce a las partes a asumir determinadas
tareas mediante una stipulatio . La finalidad de la stipulatio praetoria era establecer una
caución o garantía para tutelar una relación no reconocida por el ius civile o no
suficientemente protegida.

B. La Antigua Legislaciòn Española

La antigua legislación española reconoció los interdictos de adquirir, conservar y recuperar.


La Ley de Enjuiciamiento Civil española incorporó los interdictos de obra nueva y de obra
vieja.

C. En la legislaciòn peruana

El Código de Procedimientos Civiles peruano de 1912 reguló los interdictos: de adquirir (arts.
994-1001); retener (arts. 1002-1009); recobrar (arts. 1010-1017); de obra nueva (arts. 1018-
1026); y de obra ruinosa (arts. 1027-1029).

El denominado interdicto de adquirir no era de protección de la posesión como hecho, pues


se concedía al titular del derecho de posesión. Procedía respecto de cosas que no posee otro

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 7

por más de un año (art. 994). Con la demanda se debía presentar el título que acredite el
derecho con que se solicita la posesión e indicar quien es el poseedor o tenedor actual o la
persona a cuyo cargo se hallan los bienes (art. 995). Si el título no era suficiente el juez
denegaba la posesión (art. 996) y si es suficiente mandaba citar al demandado y que se
publiquen avisos para que se presenten los que tengan derecho a la misma posesión (art. 997).
Sólo se admitía la oposición basada en la posesión actual, pública y por más de un año, en la
insuficiencia del título presentado por el demandante o el mejor derecho a poseer (art. 999).

El Código civil de 1852, establecía en su art. 1137, que el propietario de un edificio que
amenazare ruina, podía ser obligado a demolerlo o apuntalarlo o que los propios vecinos
podían solicitar autorización para realizar obras de inmediato, quedando obligado el
propietario a reembolsarle el valor de las mismas.

El vigente Código Procesal Civil de 1993, sólo reconoce los interdictos de recobrar (arts. 603
a 605) y de retener (arts. 606 y 607). Los interdictos de obra nueva y de obra ruinosa son
manifestaciones del interdicto de retener.

El Código civil derogado de 1936 restringió la tutela posesoria a los bienes inmuebles. En el
art. 831 prescribía: " Todo poseedor de inmuebles puede utilizar las acciones posesorias y
los interdictos, conforme al Código de Procedimientos Civiles. Si su posesión es de más de
un año puede rechazar los interdictos que se promuevan contra él ". El vigente Código de
1984, lo amplió a los bienes muebles registrables.

En la actualidad, el Código Civil Peruano organiza la defensa posesoria en un sistema doble:


la defensa privada o extrajudicial, por la que el poseedor está facultado para repeler la fuerza
que se emplee contra él y recobrar directamente el bien si fuese desposeído (artículo 920); y
la defensa judicial, a través de las acciones posesorias y los interdictos (artículo 921).

2. CONCEPTO

El art. 921 del Código Civil vigente se complementa con los arts. 598 y 599 del Código
Procesal Civil. El art. 598 prescribe: Todo aquel que se considere perturbado o despojado
en su posesión puede utilizar los interdictos, incluso contra quienes ostenten otros derechos

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 8

reales de distinta naturaleza sobre el bien objeto de la perturbación. El art. 599 establece: El
interdicto procede respecto de inmuebles, así como de bien mueble inscrito, siempre que no
sea de uso público. También procede el interdicto para proteger la posesión de servidumbre,
cuando ésta es aparente.

No están protegidos por los interdictos los bienes muebles no inscritos y todos los derechos
extrapatrimoniales, tampoco lo están los bienes del Estado de uso público (art. 599 del
CPC).

No está demás hacer presente que la posesión, especialmente la del propietario, desde el
Derecho romano hasta la actualidad, además de las acciones posesorias y de los interdictos,
está protegida también por acciones contractuales (en los contratos) y por las acciones
penales (en los delitos).

El art. 921 confiere las acciones posesorias y los interdictos a los poseedores de muebles
inscritos y de inmuebles. Las acciones posesorias corresponden a quienes tienen derecho a la
posesión y los interdictos a los poseedores sin entrar a considerar si tienen derecho o no a la
posesión. En otros términos, el hecho posesorio actual (el ius possessionis) se defiende con
el interdicto y el derecho a la posesión (el ius possidendi) se protege con la acción posesoria.

En los interdictos, en cambio, se tutela la posesión en si misma (derecho de posesión). Los


trámites judiciales de ambos procesos son distintos; la acción posesoria se tramita en el
proceso de conocimiento, los interdictos en el proceso sumarísimo.

Todo aquel que es perturbado o despojado en su posesión puede utilizar los interdictos con
el objeto de que cese la perturbación o de recobrar la posesión. En los interdictos no se discute
la legitimidad de la posesión. Es suficiente que el poseedor, legítimo o ilegítimo, de buena o
mala fe, sea perturbado o despojado para que proceda el interdicto.

El fundamento de la tutela judicial interina o provisional de la posesión mediante los


interdictos es prevenir la violencia y evitar que el que tiene derecho a la posesión se haga
justicia por sí mismo, así como preservar y restablecer la paz social, mantener el statu

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 9

quo asegurando la posesión actual del que la está ejerciendo, sin perjuicio de que se ventile
ante los tribunales sobre quién tiene el derecho o mejor derecho a la posesión.

3. CARATERÌSTICAS:

A. Por ser procesos sumarísimos


B. En el proceso se debate solamente sobre el hecho de la posesión
C. No se discuten cuestiones relativas al título de propiedad o posesión
D. Tiene por fin evitar que las personas se hagan justicia por su propia mano; asegurar
la posesión actual a favor del que está poseyendo, sin perjuicio de que después se
ventile el mejor derecho a la posesión; y restablecer la tranquilidad social alterada por
el conflicto posesorio.
E. La sentencia tiene carácter interino. Es cosa juzgada solamente son relación al hecho
de la posesión y a los actos perturbatorios o de despojo, más no con relación al
derecho de propiedad o de posesión que las partes podrán reclamar en un proceso de
conocimiento.

4. PROCEDENCIA

Los interdictos pueden ser utilizados por los poseedores de muebles inscritos o de inmuebles
que son perturbados o despojados de su posesión. Deben ejercitarse dentro del año de
producido el despojo o la perturbación.

A. Bienes respecto de los que procede

Art. 599 del CPC: E l interdicto procede respecto de inmuebles, así como de bien mueble
inscrito, siempre que no sea de uso público.

También procede el interdicto para proteger la posesión de servidumbre, cuando ésta es


aparente.

Procede la acción interdictal respecto de todo bien inmueble esté o no inscrito. Respecto de
los muebles solamente procede cuando el bien está inscrito. También procede para proteger
la posesión de servidumbres aparentes.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 10

Con el interdicto se protege el hecho de la posesión, acreditada por sus manifestaciones


objetivas, independientemente del título posesorio.

No procede la acción interdictal respecto de bienes muebles no inscritos, de bienes del Estado
de uso público y de servidumbres no aparentes.

No procede la acción interdictal respecto de los bienes que están sometidos a jurisdicción
administrativa. Entre estos bienes tenemos:

a) Los yacimientos minerales son bienes del Estado, el que los puede entregar en
concesión a particulares para su exploración y explotación. Cualquier acto de perturbación o
despojo es resuelto administrativamente por la autoridad minera, específicamente por el
Registro Público de Minería.

b) Las aguas. La Ley General de Aguas, Decreto Ley N° 17.752 del 24.7.1969, establece
que cualquier usurpación o turbación en el uso de las aguas será sancionada
administrativamente, sin perjuicio de las acciones penales. El que para beneficiarse así
mismo o a tercero desvía el curso de las aguas públicas o privadas, impidiendo que corran
por su cauce o las utiliza en una cantidad mayor a la debida, comete delito de usurpación (art.
203 del C.P.).

B. Defensa de la posesión de servidumbres por medio del interdicto

El segundo párrafo del art. 599 dispone que procede el interdicto para proteger la posesión
de servidumbre, cuando ésta es aparente.

Conforme al art. 1035 del C.C., la servidumbre es el gravamen, legal o convencional, que se
impone a un predio (llamado sirviente) en beneficio de otro (denominado predio dominante),
que da derecho al dueño de este último para practicar ciertos actos de uso del predio sirviente
o que impida al dueño de éste el ejercicio de alguno de sus derechos.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 11

Con la servidumbre se limita el derecho de propiedad de un predio (predio sirviente), en favor


de otro (predio dominante), por consiguiente, la posesión de servidumbre es posesión de bien
inmueble. La servidumbre aparente se manifiesta mediante signos exteriores.

Solamente las servidumbres aparentes pueden adquirirse por prescripción (art. 1040).

Como expresa Romero Romaña, las servidumbres "son aparentes cuando se manifiestan a
simple vista, por trabajos exteriores, tales como una ventana, una puerta, un canal. Por ello
se denominan también visibles. Ejemplo: la servidumbre de luz. En cambio, las no aparentes
son aquellas cuyo conocimiento no puede tenerse por ningún signo visible y sólo se obtiene
estudiando los títulos de propiedad. Por ejemplo, las servidumbres de no edificar a mayor
altura. Una persona visita a una finca y observa que sólo tiene un piso; pero no puede saber
si ello se debe a que existe una servidumbre que prohíbe edificar a mayor altura, lo que sólo
podría conocer estudiando los títulos de propiedad".

5. COMPETENCIA

El juez competente es el del lugar donde se encuentra el bien o bienes o el del domicilio del
demandado, a elección del demandante (art. 24 del CPC). Si la demanda versa sobre varios
inmuebles situados en distintos lugares, será competente el juez del lugar de cualquiera de
ellos. Los jueces civiles conocen de estos procesos cualquiera que sea la cuantía del bien (art.
597 del C.P.C.). Tratándose de desposesión por orden judicial expedida en un proceso en el
que el poseedor no ha sido emplazado o citado, es competente el juez que dio la orden de
desposesión (art. 605).

6. LEGITIMACION ACTIVA Y PASIVA

A. Activa:

En los procesos interdictales es legitimado activo todo el que se considere perturbado o


despojado en su posesión, según se trate de interdicto de retener o de recobrar.

Con los interdictos se protege a toda clase de poseedor, legítimo o ilegitimo, de buena o de
mala fe, al que adquirió la posesión porque lo transfirió el titular del derecho real como al

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 12

que lo adquirió de modo clandestino o violento, al poseedor con o sin animus domini ; al que
adquirió la posesión originariamente o en forma derivada como es la posesión adquirida
mediante un acto jurídico unilateral o bilateral, inter vivos (el uso derivado de un contrato de
arrendamiento, comodato, leasing, etc.) o mortis causa (el usufructo derivado de un
testamento), al poseedor de una cosa y al poseedor de un derecho (ejemplo, el del
copropietario), al poseedor exclusivo y a los coposeedores. Consiguientemente, todo
poseedor está legitimado activamente para ejercitar la acción interdictal. Lo está el poseedor
que sea propietario, comodatario, usufructuario, superficiario, depositario, acreedor
prendario, arrendatario; también el usurpador, el ladrón, el precario; el poseedor mediato y
el inmediato; el poseedor titular de un derecho real (usufructuario, etc.) o de un derecho
personal (arrendatario, etc.). En suma, con el interdicto se protege toda forma de posesión
sea de derecho real o de derecho personal.

El poseedor mediato, como todo poseedor, tiene el derecho de mantener la posesión o


recuperar la posesión perdida, especialmente para cumplir con su obligación de mantener en
el uso y goce pacífico del bien al poseedor inmediato.

El poseedor inmediato puede ejercitar la acción interdictal contra cualquier tercero o contra
el poseedor mediato cuando éste es el autor del despojo o de la perturbación.

Los coposeedores, mediatos o inmediatos, pueden ejercitar la acción conjuntamente cuando


la agresión es contra todos o también lo pueden hacer individualmente en beneficio de la
comunidad. Si el ataque es solamente contra uno de ellos, solamente él puede accionar. La
acción se puede ejercitar entre comuneros cuando uno o algunos despojen al otro o a los otros
con el fin de poseer el bien en exclusividad.

Es por ello, el art. 598 del CPC, en cuanto al legitimado activo, dispone: " Todo aquel que se
considere perturbado o despojado en su posesión puede utilizar los interdictos, incluso
contra quienes ostenten otros derechos reales de distinta naturaleza sobre el bien objeto de
la perturbación”.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 13

La Sala Civil de la Corte Suprema ha resuelto: " Los interdictos no sólo protegen los derechos
reales adquiridos originariamente, sino también aquellos adquiridos en forma derivada
como lo son aquellos derechos reales que se sustentan en la celebración de actos jurídicos
de distinta naturaleza, sean bilaterales o unilaterales, Inter. Vivos o mortis causa, como, la
propiedad derivada de la compraventa, el uso derivado del arrendamiento, el usufructo
derivado de un testamento o contrato, entre otras " (CAS. N° 166-94, Lima).

El presupuesto común es que tanto el poseedor legítimo como el ilegítimo hayan sido
despojados de la posesión (interdicto de recobrar) o perturbados en ella (interdicto de
retener). No pueden ejercitar la acción interdictal los simples tenedores del bien o servidores
de la posesión por no tener la calidad de poseedores.

Los interdictos pueden ejercitarse por el legitimado activo, en ejercicio de su derecho a la


tutela jurisdiccional efectiva, en forma directa o a través de su representante (art. 2 del CPC).

B. Pasiva:

El legitimado pasivo del interdicto (el demandado), es todo aquel que lleve a cabo actos de
privación de la posesión o de perturbación en ella, aun cuando tenga derecho a la posesión
por ser propietario, usufructuario, superficiario, etc. De modo que aquí no tiene vigencia el
principio que dice feci sed iure feci (lo hice, pero lo hice con derecho), puesto que con los
interdictos no se tutela el derecho a la posesión, sino el simple hecho de la posesión. También
lo es el tercero que tenga la posesión en virtud de la adquisición del bien, a título universal o
particular, conociendo que su causante es el despojador.

La tutela jurídica del poseedor no desaparece aun cundo el autor del despojo o perturbación
sea el titular de un derecho real superior sobre el bien objeto de la perturbación (propietario,
usufructuario, etc.).

El Código civil italiano en su art. 1169 establece: La reintegración se puede pedir también
contra quien está en la posesión en virtud de una adquisición a título particular, hecha con
el conocimiento del despojo ocurrido.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 14

En efecto, la acción interdictal se puede dirigir contra el heredero del autor del despojo y
también contra el que ha adquirido derechos del despojante con conocimiento del despojo,
puesto que no hay razón alguna, en este caso, para que el Derecho ampare la mala fe del
tercero adquirente o subadquirente.

7. REQUISITOS Y ANEXOS

La demanda debe contener los requisitos establecidos en el art. 424 del C.P.C. y debe estar
acompañada de los anexos que establece el art. 425 del mismo Código. Además, la demanda
debe expresar necesariamente:

 Los hechos perturbatorios o desposesorios en que consiste el agravio, según que el


interdicto sea de retener o de recobrar.
 La época en que se realizaron tales hechos, lo que es importante para determinar si la
demanda se ha interpuesto dentro del plazo prescriptorio que es de un año (art. 601
del CPC).
 Los medios probatorios que se ofrezcan deben estar referidos exclusivamente a
probar la posesión del demandante y el acto perturbatorio o desposesorio causado por
el demandado

El proceso interdictal debe mantenerse dentro de los límites de la restauración de las


situaciones de hecho comprometidas y que como tales deben ser tuteladas, no pudiendo
extenderse a la declaración de la titularidad de un derecho superior al de la simple posesión.
El art. 600 del CPC dispone que la demanda sobre interdicto "debe expresar necesariamente
los hechos en que consiste el agravio y la época en que se realizaron. Los medios probatorios
deben estar referidos, exclusivamente, a probar la posesión y el acto perturbatorio o
desposesorio o su ausencia».

Si la demanda no contiene los hechos en que consiste el agravio y la época en que se


realizaron será declarada inadmisible, en aplicación del art. 426.1 del CPC.

En la acción interdictal, no es objeto de prueba el título con el cual se posee, ya sea que se
trate de la adquisición de un derecho real de posesión en forma originaria o ya en forma

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 15

derivada, sea cual fuere la naturaleza de esta última: contractual, unilateral, intervivos o
mortis causa. Como expresa Messineo, "la exhibición del título de la posesión no es
necesaria; y si tiene lugar, la misma sirve solamente ad colorandam possessione, o sea para
dar la demostración de que la posesión tiene un fundamento y de que, por eso, merece tanto
más la protección; pero el título, en sede posesoria, no es materia de valoración por parte del
juez".

8. PRESCRIPCION EXTINTIVA

La acción interdictal debe ejercitarse antes de que transcurra un año de haberse iniciado los
hechos perturbatorios o de haberse efectuado el despojo de la posesión. Transcurrido el año
desde que se realizaron los hechos que fundamentan la demanda, prescribe la pretensión
interdictal.

El art. 601 del CPC establece: «La pretensión interdictal prescribe al año de iniciado el
hecho que fundamente la demanda. Sin embargo, vencido este plazo, el demandante puede
ejercer su derecho a la posesión en un proceso de conocimiento». El hecho de la posesión
del actor queda destruido por el otro hecho de la posesión del demandado por más de un año.
El poseedor cuya posesión es de más de un año puede rechazar los interdictos que se
promuevan contra él (art. 921 del C.C.).

Si el plazo de ejercicio de la acción interdictal es de prescripción, el juez no puede rechazar


la demanda aun cuando haya sido planteada después de un año de haberse realizado los actos
perturbatorios o de desposesión, debido a que " el juez no puede fundar sus fallos en la
prescripción si no ha sido invocada " (art. 1992). No es el demandante, sino el demandado
que ha deducido la excepción de prescripción el que tiene que probar que la demanda ha sido
interpuesta fuera del término de ley.

Establecer, como lo hace el art. 600 del CPC, que la demanda debe contener necesariamente
la indicación de la época en que se realizaron los hechos en que consiste el agravio,
significaría que el plazo de un año para interponer la acción interdictal no es de prescripción
sino de caducidad. El juez no puede amparar sus resoluciones en la prescripción si no ha sido
invocada, en cambio, si lo puede hacer cuando el plazo es de caducidad. Si se establece que

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 16

la demanda debe indicar necesariamente la época en que ocurrieron los hechos en que
consiste el agravio es para que el juez se pronuncie de oficio, sin invocación de parte, sobre
la extinción del plazo, por lo que se debe modificar el art. 601 del CPC estableciendo que el
plazo de un año es de caducidad y no de prescripción.

9. ACUMULACIÒN DE PRETENSIONES

Se puede acumular a la demanda interdictal, la pretensión de pago de frutos y la


indemnización de daños (art. 602 del C.P.C.). Es una acumulación objetiva originaria y
accesoria. Conforme al art. 559.4 del CPC no procede la acumulación sucesiva, por cuanto,
en los procesos sumarísimos no procede la modificación o ampliación de la demanda.

Los frutos, sean naturales, industriales o civiles, son los que ha dejado de percibir el
demandante a causa de la perturbación posesoria o del despojo.

Los daños son los causados con la perturbación posesoria o el despojo.

10. INTERDICTO DE RECOBRAR

CPC, Art. 603. Interdicto de recobrar. Procede cuando el poseedor es despojado de su


posesión, siempre que no haya mediado proceso previo.

Sin embargo, si se prueba que el despojo ocurrió en ejercicio del derecho contenido en el
artículo 920 del Código civil, la demanda será declarada improcedente.

A. Concepto

El interdicto de recobrar (llamado también acción de reintegración, acción de recuperación,


acción de despojo) procede contra los actos de privación, total o parcial, de la posesión, sin
que medie un proceso previo o cuando el desposeído no ha sido emplazado o citado en dicho
proceso, con el fin de obtener la restitución de la posesión perdida.

 Para que proceda el interdicto de recobrar se requiere:

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 17

1. Que el demandante, o su causante, haya estado en la posesión del inmueble o mueble


inscrito que es materia de la demanda; y
2. Que haya sido despojado total o parcialmente del bien.

 El interdicto de recobrar no procede:

3. Contra el poseedor despojado que por la fuerza recuperó la posesión del bien, sin
intervalo de tiempo, en ejercicio de la defensa posesoria extrajudicial que le confiere
el art. 920.
4. Cuando el despojo se ha realizado en ejecución de una sentencia judicial firme dictada
en un proceso previo en el que el despojado ha sido emplazado.

La acción de interdicto de recobrar es independiente de los derechos que el despojante o el


despojado puedan tener sobre el bien. Se tramita en la vía del proceso sumarísimo.

B. Requisitos de la demanda

Además de los requisitos señalados en los arts. 424 y 425 del CPC, en aplicación de los arts.
599 y 600 del mismo código adjetivo, la demanda debe contener:

1. La indicación del bien, mueble inscrito o inmueble, sobre el cual recae la posesión;
2. La indicación del hecho, violento o clandestino, en que consiste el agravio;
3. La fecha en que se realizó el hecho violento o, en el caso del despojo oculto o
clandestino, la fecha en que fue descubierto por el poseedor.

C. La prueba en el interdicto de recobrar

En conformidad con el art. 600 del C.C., los medios probatorios deben estar referidos,
exclusivamente, a probar la posesión y el acto desposesorio o su ausencia. Lo que significa,
que el demandante por interdicto de recobrar debe probar que ha estado en la posesión hasta
el momento del despojo y que éste es obra del demandado o de persona encargada por él. A
su vez, al demandado no se le admitirá otras pruebas que las tendientes a demostrar la
ausencia del hecho de la posesión por el demandante o la ausencia del despojo, sin admitirle

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 18

pruebas o alegaciones referidas a la calidad de la posesión del actor o a su mejor derecho a


la posesión.

La Corte Suprema ha resuelto que " tratándose de un proceso de interdicto de recobrar, cuya
finalidad es defender la posesión ... el demandante debe probar que tuvo la posesión y que
fue despojado de la misma para lo cual el juez valorando los medios probatorios y
apreciándose de manera conjunta, declarará fundada la demanda sólo fehacientemente
acreditados " (CAS. N° 1172-97. Apurímac).

Como el demandante debe expresar en su demanda la época en que se realizaron los hechos
en que consiste el agravio (art. 600 del CPC), le corresponde la carga de la prueba al respecto,
a fin de terminar si la pretensión interdictal ha prescrito o no.

Como con el interdicto de recobrar se persigue recobrar la posesión del bien, no corresponde
la producción de prueba alguna referida con el derecho a la posesión de ninguna de las partes
litigantes. Exceden de la finalidad del proceso los títulos presentados por las partes o las
razones alegadas por el demandado para retener la posesión.

D. Bienes objeto del interdicto de recobrar


a. El objeto de la acción de interdicto de recobrar es todo bien mueble inscrito o
inmuebles (estén o no inscritos) (art. 921), aunque pertenezcan al Estado,
siempre que no sean de uso público (art. 599 del CPC).
b. Si el bien se pierde o destruye estando en poder del despojante, se pierde la
posesión, por consiguiente, no hay interdicto de recobrar.
E. Si la demanda es fundada

El juez ordenará que se reponga al demandante en la posesión de la que fue privado y que se
le pague los frutos y se le indemnice los daños si dichas pretensiones han sido acumuladas
con la demanda (art. 604 del CPC).

11. DESPOJO JUDICIAL Y PROCEDIMIENTO ESPECIAL

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 19

Por despojo se entiende que una persona es privada, contra su voluntad expresa o presunta,
de la posesión total o parcial de un bien, inmueble o mueble inscrito, por medios violentos o
clandestinamente, sin que medie un proceso judicial regular previo.

En otros términos, el poseedor despojado es sustituido, sin o contra su voluntad, en la


posesión, total o parcial, del bien por el poseedor despojador (spoliator). Se priva al poseedor
del poder que tiene sobre el bien, usurpándolo o sustrayéndolo al poseedor, o arrojando a éste
del bien, o impidiéndole el ejercicio de su derecho.

Sin despojo real y efectivo, total o parcial, del bien no hay derecho a la reposición en la
posesión porque no hay nada que reponer. Como dice Borda, "si un tercero realiza actos
posesorios sin impedir que el poseedor también los realice simultáneamente, hay turbación y
no despojo".

A. El despojo puede ser obra:


2. De un particular; o
3. De los tribunales que privan de la posesión a una persona en ejecución de una orden
judicial expedida en un proceso en el que no ha sido emplazada o citada.

El acto del despojo puede ser realizado usando la fuerza física (vis atrox) o la violencia moral
( vis compulsiva ) o clandestinamente. El art. 603 del C.P.C. establece que el interdicto de
recobrar "procede cuando el poseedor es despojado de su posesión". La ley no dispone que
el despojo se realice por la fuerza física o moral o clandestinamente; como no se puede
distinguir donde la ley no lo hace, el interdicto de recobrar debe proceder en todo caso de
despojo violento o clandestino. El despojo clandestino es el realizado sin que el despojado se
dé cuenta, lo que ocurre cuando los actos de toma de posesión se producen cuando el
poseedor se encuentra ausente, o recurriendo a actitudes fraudulentas, dolosas, actos
simulados o, en fin, adaptando cualquier precaución destinada a evitar que el interesado tome
conocimiento del despojo.

12. INTERDICTO DE RETENER

CPC - Artículo 606:

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 20

“Procede cuando el poseedor es perturbado en su posesión.

La perturbación puede consistir en actos materiales o de otra naturaleza como la


ejecución de obras o la existencia de construcciones en estado ruinoso. Si así fuera,
la pretensión consistirá en la suspensión de la continuación de la obra o la
destrucción de lo edificado, aunque se pueden acumular ambas pretensiones. En
todos los casos, la pretensión consistirá en el cese de estos actos.

Admitida la demanda, el juez ordenará, en decisión inimpugnable, se practique una


inspección judicial, designando peritos o cualquier otro medio probatorio que
considere pertinente. La actuación se entenderá con quien se encuentre a cargo del
bien inspeccionado.”

A. Concepto:

Este interdicto es calificado de perturbación, de pretensión por inquietación o acción


conservativa. Evita que el poseedor sea perturbado en el ejercicio de su posesión o la
perturbación de orden material: hechos y no amenazas. Es la pretensión procesal mediante la
cual el poseedor o tenedor de un bien mueble o inmueble reclama el amparo judicial frente a
la existencia de actos materiales que importan una turbación potencial o efectiva al ejercicio
de la posesión o la tenencia. La redacción del artículo en comentario precisa que "la
perturbación puede consistir en actos materiales o de otra naturaleza como la ejecución de
obras o la existencia de construcciones en estado ruinoso".

Como se aprecia, este interdicto presupone no el despojo de la posesión, sino realización de


actos materiales o de otra naturaleza con los que perturba la como se aprecia, este interdicto
presupone no el despojo de la posesión, sino realización de actos materiales o de otra
naturaleza con los que perturba la posesión.

B. La procedencia del interdicto:

Solo está supeditada a la prueba que el actor se halla efectivamente en la posesión o tenencia,
y que el demandado lo ha turbado en ellas mediante la realización de actos materiales y contra

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 21

la voluntad del poseedor o tenedor, esto significa que el interdicto de retener no procede si el
actor entregó voluntariamente la posesión o tenencia del bien al demandado.

Además, la procedencia de este interdicto se halla supeditada a la circunstancia que los actos
perturbatorios no tengan por resultado la exclusión absoluta del poseedor o tenedor, porque
en tal hipótesis no corresponde aquel interdicto, sino el de recobrar. La prueba idónea en este
tipo de pretensiones es la pericia y el reconocimiento judicial, sin perjuicio que se pueda
recurrir a otros medios de prueba pertinentes que permitan demostrar el hecho perturbatorio.

C. Oportunidad de la actuación probatoria:

Señala el artículo en comentario que esta opera luego de admitida la demanda. La actuación
se entenderá con quien se encuentre a cargo del bien inspeccionado. La prueba solo podrá
versar sobre el hecho de la posesión o tenencia equivocada por el actor, la verdad o falsedad
de los actos de perturbación atribuidos al demandado, y la fecha en que estos se produjeron.

D. No son interdictos de retener:

Las turbaciones de derecho, sean judiciales o extrajudiciales, de manera que aquel no


procede, frente a la interposición de una demanda, si la pretensión se dirigió contra quien
ocupa el inmueble y el proceso se tramitó sin irregularidad procesal alguna. Según Palacio(s),
"el interdicto es inadmisible contra resoluciones judiciales, pues los vicios procesales que
eventualmente pueden afectar la posesión o la tenencia deben alegarse, mediante incidente
de nulidad, en el proceso en el que ocurrieron, aun cuando el afectado no haya sido parte en
aquel".

Con respecto a los actos emanados de autoridades administrativas, resulta procedente cuando
aquellas se cumplen en forma irregular o en materias extrañas a sus facultades regladas y se
lesionan de tal manera derechos de los particulares. Dice la casuística que "si aquella pretende
recuperar la posesión de un bien que sostiene pertenecer a ese tipo de dominio debe recurrir
a las vías legales para que sea reconocido su derecho y no proceder por sí y mediante el uso
de la fuerza”.

E. En el caso de las servidumbres

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 22

Como señala el-artículo 1035 del CC, "la ley o el propietario de un predio puede imponerle
gravámenes en beneficio de otro que den derecho a dueño del predio dominante para practicar
ciertos actos de uso del predio sirviente o para impedir al dueño de este el ejercicio de alguno
de sus derechos".

13. SENTENCIA FUNDADA E INTERDICTO DE RETENER

CPC - Artículo 607:

“Declarada fundada la demanda, el juez ordenará que cesen los actos perturbatorios
y lo que corresponda de acuerdo al segundo párrafo del artículo 606, además del
pago de los frutos y de la indemnización, de ser el caso.”

A. El interdicto de retener es la pretensión procesal mediante la cual el poseedor o tenedor


de un bien mueble o inmueble reclama el amparo judicial frente a la existencia de actos
materiales que importan una turbación potencial o efectiva al ejercicio de la posesión o la
tenencia.

Para amparar esta pretensión, los actos perturbatorios deben exteriorizarse en actos
materiales y ser realizados contra la voluntad del poseedor, con intención de poseer y sin que
tengan como consecuencia la exclusión absoluta del poseedor; sin embargo, en caso de
mediar dicha exclusión, y el actor haya calificado al interdicto como de retener, no
corresponde el rechazo de la demandada, sino la aplicación de las normas que se adecuen a
las circunstancias de hecho alegadas y probadas, en aplicación del principio iura novit curia
(ver et artículo Vll del TP del C.C).

La procedencia del interdicto solo está supeditada a la prueba que el actor se halla
efectivamente en la posesión o tenencia, y que el demandado lo ha turbado mediante la
realización de actos materiales.

B. Uno de los efectos positivos para el actor es lograr el cese de los actos perturbatorios. si
la perturbación consiste en actos materiales o de otra naturaleza como la ejecución de obras
o la existencia de construcciones en estado ruinoso, se dispondrá la suspensión de la

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 23

continuación de la obra o la destrucción de lo edificado, aunque se pueden acumular ambas


pretensiones.

Además, puede concurrir la posibilidad de que el juez, ordene el pago de los frutos y la
indemnización que corresponda, si hubieren sido demandados. Hay que recordar que el
artículo 602 del CPC. permite la acumulación de dichas pretensiones, tanto para los
interdictos de recobrar y de retener, generando una acumulación objetiva y originaria de
estas.

Ambas pretensiones son accesorias de la principal, sin embargo, el amparo de cada una de
ellas estará condicionado a la actividad probatoria que se desarrolle en ellas, de tal manera
que podría declararse fundada la demanda en cuanto al cese de los actos perturbatorios, e
infundada al pago de frutos e indemnización. Debe tenerse en cuenta que, para el cómputo
de los frutos, se rebajarán los gastos y desembolsos realizados para obtenerlos (mano de obra,
uso de maquinarias, transporte, etc.). A pesar de que la norma no hace referencia a los gastos
en la generación de frutos naturales, debe reducirse para determinar si existen excedentes
económicos, caso contrario, generaría un enriquecimiento sin causa. Quien hace suyos los
frutos, debe reembolsar los gastos ocasionados a otra persona por su producción, acopio y
conservación (artículo 893 del C.C).

14. DIFERENCIAS ENTRE ACCIÓN POSESORIA E INTERDICTO

A continuación, las diferencias entre la acción posesoria y el interdicto:

A. Por los titulares de la acción posesoria y de los interdictos

Sólo los poseedores legítimos son titulares de las acciones posesorias, mientras que de los
interdictos pueden valerse los poseedores legítimos como los ilegítimos. A estos últimos, el
ordenamiento jurídico les concede los interdictos, pero no las acciones posesorias.

En otros términos, las acciones posesorias corresponden a quienes tienen derecho a la


posesión (ius possidendi) y los interdictos, a quienes tienen la posesión de hecho (factum

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 24

possessionis), sin importar la calidad del poseedor (con título o sin título, de buena o de mala
fe).

Conforme al art. 598 del C.P.C., " todo aquel que se considere perturbado o despojado en su
posesión puede utilizar los interdictos, incluso contra quienes ostenten otros derechos reales
de distinta naturaleza sobre el bien objeto de la perturbación ".

Del interdicto puede valerse tanto el poseedor legítimo (propietario, usufructuario, etc.) como
el ilegítimo sea éste de buena o de mala fe (el ocupante precario, el usurpador), siempre que
el uno o el otro haya sido perturbado en su posesión o privado de ella. De la acción posesoria
solamente puede valerse el que legítimamente tiene derecho a la posesión.

El poseedor legítimo (con título) cuando es perturbado o despojado del ejercicio de su


derecho de posesión, tiene a su disposición no solamente las acciones posesorias con las
cuales hace valer la titularidad de su derecho, sino también los interdictos con los cuales no
tiene más que probar que el hecho de la posesión.

Acciona interdictalmente el que tiene la posesión fáctica actual o ha sido despojado de ella,
sin contar para nada el título posesorio. En cambio, para plantear una acción posesoria se
requiere contar con título posesorio, aunque no se tenga la posesión actual y material.

B. Por la cuestión debatida

En la acción posesoria el debate es entre titulares de la posesión. En el interdicto se debate


solamente sobre el hecho de la posesión, sin consideración alguna sobre el título posesorio.

En el interdicto, las partes están prohibidas de detenerse a comprobar la titularidad o la


efectiva pertinencia del derecho poseído y el juez está obligado a decidir la controversia
únicamente sobre la base de la posesión efectiva y de la ofensa que haya experimentado. Con
los interdictos no se defiende el derecho de propiedad ni el mejor derecho de poseer, por lo
que proceden aun contra el propietario o quienes ostenten otros derechos reales de distinta
naturaleza sobre el bien objeto de litis, de ahí que el debate se centra únicamente en el hecho
de la posesión, sin contar para nada el título de propiedad o el título posesorio. En cambio,

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 25

en la acción posesoria el debate se centra en establecer quién tiene el mejor derecho a la


posesión; el demandante y el demandado cuentan con título posesorio, ambos reclaman el
derecho a la posesión amparados en sus respectivos títulos; se enfrenta un título posesorio
con otro título posesorio. Por ejemplo, cuando se enfrentan dos o más con títulos de
usufructurarios o arrendatarios de un mismo bien, o un arrendatario con un anticresista. El
debate está orientado a determinar cuál es el título que prevalece sobre los demás, quién tiene
el mejor derecho a la posesión.

Si se enfrentan los títulos de dos o más propietarios, el debate no se puede llevar a cabo en
una acción posesoria sino en una acción sobre mejor derecho de propiedad.

En el interdicto se debate únicamente el derecho de poseer ( ius possessionis ), como


posesión considerada en sí misma, independientemente de que se posea con título o sin título,
mientras que en la acción posesoria se debate el derecho a la posesión ( ius possidendi ). El
que se vale de la acción posesoria tiene que exhibir como fundamento de su pretensión un
título consistente en un derecho de alcance más amplio al derecho de quien se opone.

C. Por la prueba

En los interdictos, los hechos a probar son solamente la posesión y


la perturbación o despojo de ella, sin consideración alguna de la existencia, en quien se
afirma poseedor, del derecho ejercitado. En la acción posesoria, en cambio, el actor debe
probar la titularidad de su derecho a la posesión por ser propietario, usufructuario,
arrendatario, etc.

Como dice Cuadros, "en el interdicto no tiene significación la prueba escrita sobre la
posesión, ni el título posesorio; se discute únicamente la posesión del actor y el hecho
perturbatorio o desposesorio. En cambio, en la acción posesoria tiene fuerza la prueba
instrumental en que conste el título posesorio estimado como la causa originaria del derecho
a la posesión".

D. Por el plazo para ejercitar la acción

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 26

El interdicto puede promoverse dentro del año a contar desde el inicio de la perturbación o
de haber sufrido el despojo de la posesión. En cambio, la acción posesoria puede promoverse
en cualquier momento, aun después de vencido el año de los actos perturbatorios o de
despojo. Así está dispuesto por el art. 601 del CPC: «La pretensión interdictal prescribe al
año de iniciado el hecho que fundamenta la demanda. Sin embargo, vencido este plazo, el
demandante puede ejercer su derecho a la posesión en un proceso de conocimiento».

E. Por la vía procedimental

El interdicto se tramita en la vía del proceso sumarísimo (art. 546.5 del CPC), dado a la
urgencia de proteger la posesión y a que no existen otros hechos que probar más que la
posesión y la ofensa a ella. En cambio, la acción posesoria, por no tener una vía
procedimental propia, y por ser de prueba lata mucho más difícil que la prueba de la simple
posesión, se tramita en la vía del proceso de conocimiento (arts. 475.1 y 601 del CPC).

F. Por la naturaleza de la sentencia

La sentencia dictada en el proceso de interdicto tiene el carácter de interina, provisional,


tutela la simple posesión, no produce los efectos de la cosa juzgada que sea oponible en una
acción petitoria como es la de mejor derecho a la posesión o la acción reivindicatoria o la de
mejor derecho a la propiedad. En cambio, la sentencia dictada en una acción posesoria
produce los efectos de la cosa juzgada, no pudiendo reabrirse el debate judicial sobre el mejor
derecho declarado judicialmente.

Debido a que en el interdicto se juzga solamente el hecho de la posesión y en la acción


posesoria el derecho a la posesión, el vencido en el interdicto puede recurrir a la acción
posesoria, o a la acción reivindicatoria si tiene la calidad de propietario no poseedor, o la
acción de mejor derecho de propiedad si es que el poseedor actual también alega ser
propietario.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C


INTERDICTOS 27

16. BIBLIOGRAFÌA:

1. VASQUEZ RIOS, ALBERTO. DERECHOS REALES LIMA ED. SAN MARCOS.

TOMO I.2005

2. TORRES VÁSQUEZ ANÍBAL. DERECHOS REALES. TOMO I.

3. LOS INTERDICTOS. FRANCISCO AVENDAÑO A. PUCP. LIMA. 2019.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO-DERECHO-DERECHO-PROCESAL CIVIL III-DR. LUJÀN TÙPEZ-IV-VIII-C

También podría gustarte