Está en la página 1de 2

San Sebastián

Ya de por sí el distrito de San Sebastián pasa a ser un atractivo cultural muy importante, debido a sus
antecedentes históricos, que durante la colonia se convirtió en una villa por orden del Virrey Francisco
Toledo, por ser la morada de las diferentes panacas reales y de nobles españoles.
Iglesia de San Sebastian.
El actual distrito de San Sebastián es un verdadero repositorio del arte colonial de influencia hispánica;
lo más resaltante, es el Templo colonial, expresión de bellísima arquitectura. En la otrora Kachipampa,
hoy San Sebastián, primigeniamente se erigió la capilla de San Lázaro donde se encontraba la imagen
de San Sebastián. Con el terremoto de 1650 se cayó dicha capilla de San Lázaro, por lo que se hizo
necesaria la construcción de una iglesia· en el lugar; los vecinos, caciques e indios, se propusieron
construirla, pero sus recursos económicos eran un impedimento, por lo que dicha construcción duro
mucho tiempo.
El material empleado en su totalidad es andesita, extraída de muchas construcciones incaicas
existentes en los terrenos de la parroquia. El estilo considerado del Barroco Andino, tiene marcada
profusión ornamental.
A la fachada, flanquean dos torres de diferentes periodos. Se conoce que la torre más antigua es la que
corresponde a la zona de la Epístola, que fuera levantada en el siglo XVII, mientras que la otra, que
acompaña la zona del Evangelio, es una construcción del siglo XVIII.
La primera columna se puede ver unas inscripciones las cuales son los nombres de algunas personas
tales como del obispo, sacerdotes y el nombre del arquitecto Manuel de Sahuarahua.
El templo descansa sobre un atrio con barda, en el cual destacan grandes pináculos, flanqueando las
gradas de ingreso en las esquinas, cruces bases de forma cúbica, y esta característica tiene todo el
frontal del atrio, cuatro pináculos por lado; este detalle también fue común en la Basílica Catedral del
Cusco, iglesia de San Francisco y la de San Pedro.
Su planta es de tipo basilical, aunque primigeniamente fue de cruz latina; con nave, crucero y
presbiterio, dos naves laterales menores que son del evangelio y la epístola que forman el
deambulatorio, desde el presbiterio se comunica por una puerta lateral con la sacristía, en el muro de
pies se halla el sota coro y el coro, de este se accede a una caja de escaleras que conduce al
campanario.
En el crucero y sobre el arco triunfal existe un tragaluz grande.
El material de la torre e imafronte es de piedra cal y canto. En el remate del imafronte destaca la
presencia de puntas de diamantes sobre molduras de medio punto sobre las calles laterales y en la
central, presenta hornacinas de planta cuadrada, el encabezamiento de arco de medio punto que da la
impresión de un telón, sobre el cual aparece un escudete que representa a Jesús, en sus laterales
existen similares que representan a José y María, estos se encuentran con fondo a un arco ciego
carpanel con moldura y filete simple, sobre la que existe una cruz de carácter romboidal.
Las torres guardan proporciones agradables con el imafronte conformando una armonía especial y
clara. Sus cubos • campanarios, son de planta cuadrada y de piedra rústica canteada que descansa sobre
un basamento llano y moldura, aquí es donde más se notan piezas de origen inca apenas canteada, por
el primer tercio del cubo, existen unas ventanas cuadradas bajo las cuales hay inscripciones de
maestros, arquitectos y protectores que participaron en su construcción. Culmina este cubo de
campanario con una secuencia de moldura simple y una simple comisa que bordea toda la torre,
marcando fuertemente la base del campanario.
La fachada posterior tiene contráfuertes escalonadas de grandes dimensiones y no fenestraciones. La
cobertura de madera de pares y nudillos, siendo la nave central de mayor altura, sujeta en una
secuencia de arcos de piedra, va en un solo tramo desde el muro de pies hasta el arco de triunfo, aquí
se eleva y se prolonga hasta el muro testero.
Las naves laterales de evangelio y la epístola están adosadas a la nave central por gruesos pilares de
piedra desbastada y arcos transversales y las cubiertas, son a media agua y de menor altura y
proporción.
Esta iglesia guarda buena parte de la obrá de Quispe Tito, fuera de la Ascensión, son siete las series de
su mano que adornan el templo.