Está en la página 1de 17

Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs.

163 - 179 | 163

¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercul-


tural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.
An exercise in the application of intercultural justice? The Waorani case in the
Ecuadorian Amazon
Roberto Narváez*
Fecha de recepción: 10 de junio de 2016 - Fecha de aprobación: 29 de noviembre de 2016

Resumen

El contexto constitucional en el Ecuador establece los principios de plurinacionalidad e interculturalidad, y tiene un gran vacío en
su implementación, impidiendo una relación igualitaria entre ciudadanos, derechos y responsabilidades en un contexto de diversidad
cultural. La dicotomía legal del Estado entre una justicia ordinaria positivista y la ausencia de una legislación que reconozca un
derecho basado en las costumbres de los pueblos y nacionalidades indígenas. Así, es pertinente abrir la discusión en torno a la
justicia ordinaria y la justicia indígena, colaborando con la construcción de mecanismos de diálogo intercultural y estructurando los
alcances y limitaciones de las mismas y que puedan ser útiles al establecimiento de un Estado intercultural. El presente artículo
realiza un análisis antropológico comparativo del contexto multicultural e intercultural alrededor del caso de diecisiete waorani
procesados por el presunto delito de homicidio de un grupo familiar en aislamiento (Tagaeri – Taromenane); hecho acaecido
en la selva amazónica ecuatoriana. Se analizan las bases jurídicas del Estado en cuanto a sus principios constitucionales de
multiculturalidad e interculturalidad, y la aplicación de los mismos. En este espacio se discuten las limitaciones para el ejercicio de
la plurinacionalidad e interculturalidad en la justicia ordinaria ecuatoriana, y los retos para su ejercicio. Así, se aportará a un debate
sobre las categorías de multiculturalismo e interculturalidad en el marco del pluralismo jurídico alrededor del estudio de caso.

Palabras clave: pluralismo jurídico, interculturalidad, peritaje antropológico, pueblos indígenas

Abstract

The constitutional context in Ecuador establishes the principles of plurinational and intercultural, and has problems in
this implementation, which has prevented an equal relationship between citizens, rights and responsibilities, in a context of
cultural diversity. The legal dichotomy is between a state with positivist ordinary justice against the absence of legislation that
recognized a right based on the customs of the indigenous peoples and nationalities. It is pertinent to open the discussion
about the ordinary justice and indigenous justice, contributing to the construction of mechanisms of intercultural dialogue and
structuring the scope and limitations of them and that may be useful to establish an intercultural state, with regard to justice.
This paper makes an anthropological comparative analysis of the multicultural and intercultural context around the case of
seventeen Waorani prosecuted for the alleged crime of homicide of a family group in isolation (Tagaeri - Taromenane); in the
Ecuadorian Amazon rainforest. It analyzes the legal bases of the state in terms of its constitutional principles of multiculturalism
and interculturality, and the application of them. This space discusses the limitations for the exercise of plurinationality and
interculturality in the ordinary Ecuadorian justice, and the challenges for its exercise. Thus, it will contribute to a debate on
the categories of multiculturalism and interculturality within the framework of legal pluralism around the case study.

Keywords: legal pluralism, intercultural, anthropological expertise, indigenous peoples

* Licenciado en Antropología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Investigador independiente. Quito - Ecuador.
Correo-e: robertonarvaezc@gmail.com
164 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

1. Introducción la información y los hechos desde el ámbito


cultural recae sobre la ciencia antropológica
La realidad histórica de Latinoamérica se ha profesional. Este espacio para la participa-
caracterizado por la coexistencia de pueblos y ción de la antropología en el sistema judicial
nacionalidades indígenas y sociedades blan- de un país debe ser diseñado y construido en
co-mestizas, en un espacio donde confluyen las instituciones judiciales del Estado, con el
las estructuras del Estado (Gazohui, 2008), las fin de que se convierta en un “elemento de
formas de gobierno y el territorio. En el Ecuador, comunicabilidad entre la justicia indígena y
desde 1998 la Constitución incluyó los princi- la justicia estatal, entre el derecho propio de
pios de multietnicidad y pluriculturalidad, como los pueblos y nacionalidades indígenas, y el
un reconocimiento de la diversidad cultural del derecho blanco - mestizo” (Ávila, 2011: 16).
país. La Constitución desarrollada y aprobada
en 2008 integró los principios de plurinaciona- En el Ecuador y en relación a la aplicación
lidad e interculturalidad. Pese a lo anterior, la de la justicia, la dicotomía legal no se da entre
institucionalidad del Estado ecuatoriano eviden- un país con tradición en el derecho positivo
cia limitaciones en la incorporación de estos occidental frente a un derecho consuetudina-
principios, que se refleja en el poco desarrollo rio perteneciente a los pueblos y nacionalida-
de políticas públicas plurinacionales e inter- des indígenas, sino entre el Estado con justicia
culturales efectivas al no existir instrumentos ordinaria positivista frente a la ausencia de una
procesales que viabilicen la ejecución y práctica legislación que reconozca un derecho basado
real de estos derechos. en los usos y costumbres de los pueblos y
nacionalidades indígenas; tal es el caso del
El reconocimiento a la diversidad étnica y Código Orgánico de la Función Judicial (Asam-
cultural también encuentra sus límites en el blea Nacional del Ecuador, 2009) que se limita
ámbito jurídico, con un conflicto entre la preva- a establecer procedimientos interculturales bajo
lencia de la justicia ordinaria que propugna la los principios de diversidad, igualdad, Non bis in
consideración de igualdad de los miembros ídem, pro jurisdicción indígena e interpretación
del Estado frente a la existencia de sistemas intercultural, y la declinación de la competen-
de justicia consuetudinarios. Lo anterior, limita cia de la justicia indígena. Así, nuevamente se
el acceso y la aplicación real de la justicia en evidencia la condición de subordinación de estos
un escenario multicultural y demuestra cómo últimos en los Estados de las Américas, donde
los principios constitucionales de plurinacio- han sido invisibilizados y han ocupado un lugar
nalidad e interculturalidad tienen un vacío en secundario y al margen de los Estados1 (Díaz
su aplicación, al reafirmar las relaciones de Polanco, 1981; Stavenhagen, 2000b; Clavero,
poder que subordinan a los pueblos indíge- 2008). De la misma manera, la Ley Orgánica de
nas (Stavenhagen, 2000a) a un Estado hege- Garantías Jurisdiccionales y Control Constitu-
mónico blanco-mestizo. Además del vacío cional (Asamblea Nacional del Ecuador, 2009)
procedimental, el desenvolvimiento entre la establece una serie de garantías frente a deci-
justicia ordinaria y la justicia indígena requiere siones de la justicia indígena. Es justamente en
de la interpretación de los casos, y es allí en este ámbito, en donde la práctica antropológica
donde la capacidad para el entendimiento de profesional requiere hacer su mayor aporte ya
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 165

sea alimentando los espacios de discusión en cia tradicional en el Ecuador identificando los
torno a la justicia ordinaria y la justicia indígena, paradigmas que construyeron este marco legal.
colaborando a la construcción de mecanismos A continuación, se analizarán los límites de la
de diálogo intercultural, desarrollando propues- justicia consuetudinaria desde la visión de la
tas más allá de un discurso sobre el tema, y antropología jurídica para plantear los retos que
además, estructurando los alcances y limitacio- existen en el ejercicio de una justicia plural en
nes de las mismas y que puedan ser útiles al el Ecuador. En el último capítulo, se estudiará
establecimiento de un Estado intercultural, en lo el caso judicial seleccionado enfocándose en el
que se refiere a la justicia. proceso legal que se llevó a cabo, los hechos
culturales implicados en el mismo, los límites de
El presente texto expone un análisis antro- la justicia ordinaria y los desafíos para el esta-
pológico de orden comparativo, del contexto
blecimiento y construcción de una justicia inter-
multicultural e intercultural con el cual se abordó
cultural en el Ecuador.
judicialmente el caso de diecisiete waorani2
procesados por el presunto delito de homicidio
de un grupo familiar Tagaeri – Taromenane3 de
pueblos en aislamiento en el Yasuní, amazo- 2. Antecedentes
nía ecuatoriana quienes provienen del mismo
En mayo de 2003, la noticia de una masacre
tronco cultural y lingüístico. Partimos de cues-
múltiple ocurrida en un lugar recóndito y poco
tionar si las bases jurídicas del Estado ejercen
conocido de la Amazonía ecuatoriana estre-
los principios constitucionales de multiculturali-
meció al país. El hecho suscitado en contra de
dad e interculturalidad, y si es así, cuál es el
algunos miembros pertenecientes a Pueblos
grado de aplicación de dichos principios. Adicio-
Indígenas en Aislamiento (PIA)4 localizados en
nalmente, nos interrogamos si desde la práctica
el sector del Yasuní, encendió las alertas sobre
antropológica se aporta o no a la implementa-
las actividades extractivas que suceden en esta
ción de la justicia en el marco de la interculturali-
zona y que amenazan a pueblos vulnerables.
dad. Para contestar las interrogantes expuestas
El lugar, Tihuino, un poblado waorani, es cono-
anteriormente, nos planteamos discutir concep-
cido por tener una larga historia de conflictos
tualmente, desde el enfoque de la antropología
entre pueblos indígenas y grupos mestizos rela-
con énfasis en lo jurídico, las limitaciones para el
cionados principalmente con la extracción de
ejercicio de la plurinacionalidad e interculturali-
recursos naturales, también es notable por una
dad en la justicia ordinaria ecuatoriana, además
ausencia del Estado, y donde priman las rela-
de determinar los retos para su ejercicio. Así,
ciones con actores externos como las empresas
buscamos aportar a un debate sobre las cate-
petroleras y otros relacionados con el turismo.
gorías de multiculturalismo e interculturalidad
en el marco del pluralismo jurídico alrededor del Desde hace más de treinta años, en este sector
estudio de caso. amazónico se explota petróleo, sin embargo,
a partir de 1999, el líder del poblado waorani
Iniciaremos con una exposición breve del permitió a través de acuerdos con actores exter-
estudio de caso, para continuar con la discu- nos que la actividad de extracción maderera se
sión sobre el contexto constitucional de la justi- realice desde el interior de un territorio virgen,
166 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

la Zona Intangible Tagaeri Taromenane5. Este derados en el análisis, limitándose a una posi-
espacio delimitado por las autoridades ecua- ción esencialista que consolidó el pedido de
torianas para el tránsito y la protección de los impunidad de los atacantes. Si bien se realizó
pueblos en aislamiento Tagaeri y Taromenane, la diligencia fiscal de reconocimiento del lugar
ha sido violentado en varias ocasiones y por de los hechos y se encontraron los cuerpos de
distintos grupos interesados (Aguirre, 2007). al menos veinticinco personas asesinadas con
Se presume que una de las principales causas armas de fuego y lanzas (Vargas & Gálvez,
para el ataque contra los Tagaeri fue de índole 2007), el Fiscal a cargo se abstuvo de iniciar
cultural, para vengar la muerte de un poblador la Instrucción Fiscal y recurrió a formalismos
waorani de Tihuino quien murió en manos de como la ausencia de documentos de identidad
Tagaeri en 1996. Si bien los grupos familia- de las víctimas. De esta manera, la masacre no
res en aislamiento en el Yasuní tienen filiación llegó ni siquiera a constituirse en un proceso de
cultural y lingüística waorani, por el orden social instrucción fiscal ni de formulación de cargos, y
existente en los waorani se mantienen conflic- así el caso fue cerrado dejando el hecho en la
tos que permanecen latentes aún después de impunidad.
varios años. También se presume existía el inte-
rés del líder waorani por asegurar los ingresos Para el Ecuador, este hecho refleja no solo
económicos que percibían por la explotación el desconocimiento de otras formas de vida y
maderera en el territorio de uso y movilidad de otras realidades que conviven y se albergan
tradicional de los PIA. en el país, sino que, además, devela la incom-
prensión que existe a la otredad y a la diversi-
En base a las circunstancias relatadas y en el dad cultural por parte de una de las instancias
contexto legal antes expuesto, es evidente que principales en lo que se refiere la estructura del
no existió una verdadera investigación judicial Estado, el poder judicial. Como se mencionó,
que pudiera determinar todos los componentes la ONHAE a través de sus dirigentes8 exigió
culturales que intervinieron en este hecho y a que no se desarrolle ningún proceso judicial en
la vez, pudiese establecer las responsabilida- relación a este caso en el ámbito ordinario, y
des que cada uno de los grupos involucrados solicitó la competencia de la justicia indígena9.
generó frente a un delito repudiable por la socie- Esta acción supuso el ocultamiento de los
dad en general regida por el derecho ordinario. involucrados y su defensa velada en contra de
cualquier tipo de acción legal en su contra. La
Por el contrario, lo único que se puede encon- organización waorani argumentó “motivos triba-
trar al respecto es una investigación inconclusa les” (Rivas, 2003) como justificación al ataque,
a cargo de la Fiscalía de Pastaza, que tuvo remitiéndolo a un hecho cultural de venganza
una fuerte presión de parte de la organización y limitando el tema a un discurso esencialista y
waorani (ONHAE6) y otras organizaciones indí- culturalista que buscaba justificar la acción, en
genas del país7, a fin de que se considere al el hecho de la pertenencia étnica de los autores
ataque, y masacre, como una acción enmar- y su condición de pueblo indígena.
cada en la cultura y por tanto sujeta al ámbito
consuetudinario, a pesar de que los hechos Así, las consecuencias que se identificaron
implicaron otros factores que no fueron consi- desde el dato etnográfico fueron dos: la primera,
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 167

no existió el análisis judicial respectivo, lo que zado por un grupo de pobladores waorani de
significa que no se desarrolló jurisprudencia; la varios poblados (Yarentaro, Dicaro, Guiyero
segunda, se motivó un sistema de impunidad y Tihueno), quienes ingresaron al territorio y
que incidió en hechos posteriores. La conmoción generaron un ataque contra los pueblos Tagaeri
social que despertó esta masacre en la opinión – Taromenane. El hecho fue una venganza por
pública ecuatoriana no tardó en desvanecerse, la muerte de dos ancianos waorani, Ompore
sin permitir que el Estado y la sociedad nacio- Omehuai y su esposa Buganei Caiga, sucedida
nal en su conjunto pudieran discutir y cuestionar un mes atrás. Los dos ancianos en mención
sobre la necesidad de contar con procesos judi- fueron lanceados por un grupo familiar de PIA;
ciales diversos que impidan la impunidad, sobre por estas muertes, los familiares de las víctimas
todo en casos en los que factores culturales se organizaron el ingreso al territorio, buscando
encontraran involucrados. ejecutar la venganza por las mencionadas
pérdidas. Se estima que al grupo de atacantes
A pesar de que la Constitución de 1998, vigente waorani le tomó varios días de caminata por la
hasta la fecha de ocurrido el suceso, ya definía zona hasta llegar a una casa de una familia en
al Estado como pluricultural y multiétnico en una aislamiento, misma que fue atacada.
versión culturalista que dio respuesta a la lucha
y a varias de las reivindicaciones planteadas por En este nuevo caso, en la etapa de indaga-
las organizaciones indígenas, en el ámbito de la ción previa e instrucción fiscal se realizaron
justicia no se establecía ningún procedimiento estudios e investigaciones antropológicas para
para la coordinación entre la justicia ordinaria y conocer detalles sobre el hecho, los mismos
la indígena, por lo que la justicia ordinaria debía que fueron alimentados por las entrevistas a los
hacerse cargo del proceso judicial. Por ello, no atacantes, a su entorno familiar, social y cultu-
se consideraron las características culturales ral; además, existen versiones de los atacan-
de las víctimas ni de los atacantes, quedando tes, quienes inicialmente señalaban la muerte
el hecho en la impunidad. De esta manera, el de más de veinte individuos, entre adultos y
sistema judicial ecuatoriano perdió la oportuni- niños. Entre los estudios, se realizaron pericias
dad de resolver el caso, en la medida en que antropológicas y la recolección de información
no tenía la estructura para hacerlo, y perdió la de elementos culturales en la diligencia fiscal de
posibilidad de crear jurisprudencia al respecto. reconocimiento del lugar donde se suscitaron
Frente a esto, un análisis constitucional reali- los hechos. De esta manera, y a diferencia de
zado por Grijalva (2008) menciona que los lo que sucedió en el 2003, la Fiscalía General
alcances de la Constitución de 1998 en materia del Estado avanzó con el proceso encaminán-
de justicia indígena se limitaron a “lo nominal, a dose en los lineamientos establecidos por la
una suerte de retórica constitucional inoperante Constitución en lo que se refiere a la intercul-
o meramente legitimadora frente a las institucio- turalidad, respetando la normativa establecida
nes y la sociedad” (50). en el Código Orgánico de la Función Judicial,
el Código Penal (vigente para el presente caso)
El 30 de marzo de 2013, se dio un nuevo hecho y posteriormente, la aplicación del Código Inte-
que afectó a pueblos en aislamiento y ocasionó gral Penal específicamente a lo que se refiere el
la muerte de varios de sus miembros: fue reali- respeto a la diversidad cultural del país.
168 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

A pesar de las diferencias con los hechos de identificar la contradicción jurídica que existe
2003 y el proceso que siguió la Fiscalía en este en la normativa ecuatoriana, cuando desde un
caso, la complejidad del proceso judicial radicó contexto constitucional, la diversidad étnica ha
en varias circunstancias relacionadas con vacíos sido reconocida mientras, por otro lado, el tema
procedimentales y de jurisprudencia. Una vez de la justicia indígena no ha sido considerado en
concluida la fase de indagación previa, se dio otros cuerpos legales secundarios ni procedi-
inicio a la etapa de instrucción fiscal y dentro de mentales, limitando así el análisis cultural reque-
esta, el juez a cargo del caso y a pedido de la rido para la solución de estos casos en el marco
Fiscalía, realizó una Consulta a la Corte Constitu- de un Estado pluriétnico y multicultural.
cional con la finalidad de que “se resuelva sobre
la constitucionalidad de la norma contenida en En el ejemplo jurídico citado, la Constitución
el artículo 1 de la Ley s/n Registro Oficial 578-S ecuatoriana se redujo a reconocer las distintas
del 27 de abril de 2009, inserto antes del artículo prácticas de justicia vigentes en los pueblos indí-
441 del Código Penal, en el que se encuentra genas” (Cervone, 2009), sin que sus elementos
prevista la sanción por la comisión del delito culturales constitutivos y de saber consuetudi-
de genocidio”10, denotando, nuevamente, una nario, lleguen a alimentar al sistema nacional de
ausencia de elementos culturales y de cosmo- justicia. Por esto, en el Ecuador varios procesos
visión para una interpretación de la Constitución legales han requerido una amplitud en su trata-
y las leyes desde una perspectiva intercultural. miento, sin embargo, no han logrado ser abor-
dados desde su particularidad a fin de generar
sentencias que se encuentren apegadas a los
lineamientos constitucionales, es decir, al ejerci-
3. Multiculturalismo e interculturalidad
cio pleno de los derechos de las nacionalidades
en la justicia ordinaria en Ecuador
y pueblos originarios.
El estudio de caso presentado en este trabajo
Adicionalmente, es posible evidenciar cómo
investigativo permite analizar las restricciones
esta práctica homogénea de lo legal entra en
existentes en la implementación de los concep-
contradicción con otras normativas internacio-
tos y prácticas del multiculturalismo y la intercul-
nales suscritas por el país en mención, al no
turalidad en el sistema de justicia ecuatoriano.
garantizar el respeto a los derechos colectivos
A continuación, plantearemos algunas de las
de los pueblos indígenas establecidos en el
limitaciones y retos que se han identificado en
Convenio 169 de la OIT, que establece consi-
esta problemática.
deraciones en relación a las costumbres o
derecho consuetudinario, reconocimiento a sus
autoridades, a sus características económicas,
3.1. Limitaciones: el paradigma del multicul- sociales, culturales, y sanciones diferenciadas a
turalismo en la justicia del Ecuador la prisión, entre otras.

Tras los hechos sucedidos en 2003 en torno En el caso del 2003, lo que menos se consi-
a la masacre ocurrida entre miembros de clanes deró en este ámbito fueron las características
indígenas distintos, el caso en mención permite culturales de las víctimas, al punto de no proce-
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 169

der la instrucción fiscal por no existir documentos cados en sus “tradiciones” (Rivas, 2003), sin
de identidad de las mismas, pese a contar como considerar los derechos de las víctimas.
evidencia los cuerpos de los fallecidos. Estas
circunstancias fueron algunas de las razones Frente a esta situación, es importante señalar
por las que la masacre quedó en la impunidad. que cuando existen diferentes actores involu-
En el entorno institucional y judicial, el Defensor crados, como en este caso fueron las organi-
del Pueblo de Pastaza de ese entonces, solicitó zaciones indígenas, las discusiones y las reso-
a los operadores de justicia a cargo del caso luciones pueden tornarse bastante complejas y
que consideren los derechos colectivos de los poco objetivas. De esta manera, fue como estos
atacantes enfatizando la importancia de dos colectivos no plantearon una justicia indígena
normas constitucionales específicas: el artículo sino un relativismo cultural bajo el precepto de
84 que hacía referencia a: “conservar y desa- que no existían criterios universales para juzgar
rrollar las formas tradicionales de convivencia las acciones particulares de un pueblo, y así
social y ejercicio de la autoridad”, y el artículo recogieron y de manera intencionada, ciertos
191 que consagraba el derecho consuetudina- preceptos del multiculturalismo que tal como
rio “en la solución de sus conflictos”. La solicitud expone Velasco Gómez (2004), representan
realizada por dicha autoridad, ni siquiera llegó a un riesgo porque nos ubican en un relativismo
discutirse en este caso, simplemente, porque el extremo cercano a un paternalismo e incluso a
proceso se suspendió y con él, cualquier posibi- un etnocentrismo.
lidad de justicia.
Cervone (2009) manifiesta que, en Ecuador,
Por su parte, desde los dirigentes de la nacio- a partir de la Constitución de 1998, la justicia
nalidad waorani, se tomó una “decisión judicial” indígena o los sistemas de derecho consue-
respecto al caso. En esta, los expresidentes de tudinario no han sido reconocidos a plenitud y
la organización junto a algunos ancianos y los solo se ha permitido su ejercicio en los casos
mismos atacantes, decidieron el indulto hacia en los cuales no se oponen a los principios
los agresores, ejerciendo así una actuación del sistema nacional de justicia. Es decir, se
de “justicia indígena” que no se amparaba en ha mantenido una jerarquía en relación a la
ningún sistema de justicia indígena waorani prevalencia del derecho positivista del sistema
y no se enmarcaba en sus formas culturales judicial ordinario, por sobre los sistemas de
tradicionales de resolución de conflictos, ni en justicia indígena, por esto, el pluralismo ha sido
el derecho consuetudinario. Los líderes waorani dependiente de que su desarrollo y resolucio-
de la ONHAE, la dirigencia de la Confedera- nes no sean contrarios a lo establecido en la
ción de Nacionalidades Indígenas del Ecuador justicia ordinaria. Otra especialista relacionada
(CONAIE), y la organización regional amazó- al tema de justicia e interculturalidad, Sánchez
nica a través del Consejo de Organizaciones Botero (2010), señala que las contradicciones
Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) o incompatibilidades, esto es, los aspectos que
(Chávez, 2003), hicieron un uso interesado del no pueden ser incorporados por los sistemas de
multiculturalismo, al plantear un escenario en el justicia positivista, “son resueltos por la vía de la
cual las autoridades y ancianos waorani debían imposición de la soberanía nacional del Estado
establecer la sanción correspondiente, enmar- y de su correspondiente derecho” (Op.cit.: 147).
170 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

Lo cual deja entrever cómo la aplicación de mayormente ha trascendido a la esfera pública


la justicia en el Ecuador no ha encontrado los y a la demanda de una decisión político-jurí-
caminos adecuados para hacer que sus leyes dica11 que permita identificar y analizar varios
tengan relación entre todos los cuerpos lega- aspectos que guíen los lineamientos a través
les existentes y garanticen los derechos de las de los cuales sea posible el ejercicio de la pluri-
minorías, en este caso, étnicas. nacionalidad e interculturalidad y los derechos
de los pueblos indígenas. En el desenvolvi-
Con lo anterior, se evidencia que el Estado
miento judicial de este caso, el procedimiento
ecuatoriano a pesar de los avances en el dere-
de índole intercultural fue asumido desde las
cho constitucional, sigue siendo predominante-
primeras acciones de la justicia ordinaria y en
mente unicultural, ya que no se ha traducido la
relación al desarrollo del proceso de indagación
norma y enunciados constitucionales en leyes
previa impulsado desde la Fiscalía. Por ejem-
ni en reglamentos que permitan el ejercicio real
plo, se realizaron diversas diligencias como la
de la plurinacionalidad y de la interculturalidad,
toma de versiones a los presuntos atacantes,
lo cual se ahonda si se considera que tampoco
a testigos, y a personas de la comunidad de
existe jurisprudencia que se exprese en una
donde proceden los presuntos implicados. Los
sentencia intercultural, y por eso no hay un
waorani involucrados contaron con defensores
avance efectivo en la protección de estos dere-
públicos y particulares, y se empleó su lengua
chos, principalmente de las víctimas.
nativa, wao tededo para la toma de declaracio-
Es evidente que estos vacíos legales no nes. Adicionalmente, se contó con traductores
permiten la práctica de una legislación oportuna de la lengua wao al castellano, por lo que, las
en estos temas jurídicos-culturales, ya que no versiones fueron recogidas desde la particulari-
se abre ni se agiliza la posibilidad de sancionar dad lingüística de los presuntos atacantes y el
un hecho cometido por miembros de un pueblo idioma oficial que rige al sistema ordinario de
o nacionalidad indígena bajo su cosmovisión, justicia; así mismo, se procedió a una interpre-
debido a que el operador de justicia no tiene la tación intercultural del caso, a través de perita-
capacidad de emitir una sentencia y crear juris- jes culturales y sociales para la reconstrucción
prudencia, exhibiendo así la ausencia de una de los hechos.
política pública que permita la actuación real del
pluralismo jurídico. En el proceso de indagación previa hasta la
etapa de instrucción fiscal las consideracio-
De la misma manera y a la vez, desde otra nes de interculturalidad fueron pieza clave; sin
perspectiva, el campo de acción y de jurisdic- embargo, en relación a la plurinacionalidad, es
ción de la justicia indígena en el Ecuador se ha decir, al reconocimiento y ejercicio de la justicia
limitado a espacios comunitarios de las nacio- indígena, no existieron espacios donde se plan-
nalidades y pueblos originarios, aislándolos de teara la incorporación del derecho consuetudi-
otros escenarios más amplios dentro de la polí- nario en este caso. De igual manera, tampoco
tica nacional y del sistema ordinario de justicia, existió solicitud alguna de declinación de
tal como se ha demostrado en la sentencia de competencia de la justicia ordinaria en favor de
la Corte Constitucional. Precisamente, el caso la indígena, y esto tuvo relación con la senten-
que presentamos en este trabajo ha sido el que cia que emitió la Corte Constitucional en el caso
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 171

denominado “La Cocha” (Sentencia Nº 113-14- En este aspecto, la experiencia colombiana


SEP-CC, 2014), en el cual, se limitó el ejercicio con características históricas y sociales simila-
de la justicia indígena cuando el derecho vulne- res al Ecuador, tiene avances significativos en
rado fuera “el derecho a la vida”. En conse- la interpretación de los derechos denominados
cuencia, la única jurisdicción aplicable en casos “propios” de los pueblos indígenas (Sánchez
relacionados con el mencionado derecho, es la Botero, 2010), que se caracterizan por su juris-
justicia ordinaria. dicción local, por “tener reconocimiento social
y ordenar pautas de comportamiento, restric-
Si bien el artículo 171 de la Constitución ecua- ciones y prohibiciones”, entre otros aspectos,
toriana del año 2008, restringe la jurisdicción indí- “representan la existencia de otros horizontes
gena a la resolución de conflictos internos que que no se fundamentan y estructuran en los
no impliquen violación a derechos consagrados principios occidentales” (Op.cit.: 150), esto es
en la Constitución y tratados internacionales de en el derecho positivo, o, como lo menciona
derechos humanos, tampoco abrió la discusión Hoekema (2002), el derecho oficial reconoce
a la pertinencia o no de los sistemas de justicia la validez de diversos sistemas de derecho. Es
indígena, o a la construcción de un espacio en el así que la práctica antropológica profesional ha
que se construya una justicia intercultural. aportado al conocimiento especializado a través
de los peritajes antropológicos, gracias a la
capacidad de plantear argumentaciones y razo-
3.2. Retos: la interculturalidad nes de convencimiento sobre conocimientos,
en la justicia ecuatoriana hechos o prácticas culturales involucradas en
casos judicializados (Matos, 2010; Valladares,
Las normas y tratados internacionales de dere- 2011; Masapanta, 2009; García, 2007). Esto ha
chos humanos vigentes abren la posibilidad de proporcionado al juez los elementos necesa-
reconocimiento a los derechos de los pueblos rios para el entendimiento de un objeto o causa
y nacionalidades indígenas, e impulsan a los específica, aportando pruebas (Valladares,
países firmantes a la necesidad de construir 2012) para demostrar hipótesis, que tienen toda
formas de resolución de conflictos intercultura- la posibilidad de convertirse en pruebas plenas,
les, por ello, el reconocimiento de la diversidad cuando son consideradas en las sentencias
entendido como “la coexistencia de sistemas emitidas por los jueces.
culturales distintos (Díaz Polanco, 2006), y “la
necesaria convivencia de varios enfoques doctri- Esta argumentación cultural es un elemento
nales de carácter comprensivo que permite a los claro y preciso que aporta al proceso de inte-
individuos construir distintas visiones del mundo, rrelación entre dos actores principales, por una
de los fines de la existencia y concepciones de lo parte, un Estado con un conjunto de leyes y
que para cada uno de ellos constituye una vida normativas que han sido desarrolladas desde
buena” (Op.cit.: 17), es posible, limitando la impo- una visión meramente occidental, y los pueblos
sición del concepto de “pluralismo jurídico formal y nacionalidades indígenas que reproducen
unitario” (Hoekema, 2002) en el cual el derecho una serie de parámetros culturales propios. Los
consuetudinario mantiene un papel complemen- conflictos culturales y normativos legales que se
tario al derecho ordinario. desenvuelven en una nación multicultural, no
172 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

pueden entenderse solo desde la lógica de la La diversidad cultural existente en el Ecuador


normatividad hegemónica, por lo cual, se hace expone una serie de problemáticas en el relacio-
imprescindible fomentar espacios de discu- namiento intercultural, principalmente, desde la
sión para que las relaciones interculturales se institucionalidad del Estado hacia las nacionali-
reconozcan en la diversidad cultural y puedan dades y pueblos indígenas; esto debido a que
concebirse, así como las dinámicas culturales aún existen limitaciones en las distintas leyes
particulares que intervengan en conflictos judi- que permitan un ejercicio pluricultural de la justi-
ciales. Es muy necesario que ciertas prácticas, cia. En la realidad, la incorporación de elemen-
creencias, cosmovisiones, y particularidades tos de la justicia indígena al sistema ordinario no
culturales, sean explicadas e interpretadas responde a una imposición cultural, ya que esos
bajo esquemas y referentes cognitivos de las elementos incorporados serían solamente aque-
propias culturas desde donde emergen y donde llos que no afecten al esquema constituido desde
se manifiestan, con el objeto de significar lo que el derecho positivo. Es por esta situación, que los
ellas mismas expresan, creando así un espa- sistemas de justicia consuetudinarios deben ser
cio de relacionamiento intercultural en el que se ejercidos desde el territorio, dentro de una lógica
llegue a entender la diversidad que cohabita en particular de este espacio territorial.
un país y su gente.

El camino que plantea la interculturalidad es el


de confrontar para transformar las relaciones y 4. La construcción de una justicia
estructuras de poder, extendiendo estos deba- intercultural
tes a la estructura del sistema jurídico (Walsh,
El contexto conceptual y teórico desarrollado
2012), resultado de la colonialidad de poder y la
en los apartados precedentes, en referencia al
racionalidad occidental de un estado unicultural;
proceso legal por presunto delito de homicidio
es decir, se requieren cambios profundos en las
seguido en contra de diecisiete miembros de la
estructuras, caso contrario el reconocimiento
etnia Waorani por afectar a un grupo familiar de
a la diversidad de sistemas jurídicos consue-
los pueblos en aislamiento, ha permitido conside-
tudinarios incorporará solamente elementos
rar diferentes elementos desde diversos ámbitos.
que no cuestionen ni amenacen las dinámicas
Por ejemplo, los principios de plurinacionalidad e
del Estado unicultural. Por ello, Walsh (2012)
interculturalidad establecidos en la Constitución
plantea que la sentencia del Caso Nº 0072-
de 2008, no han sido suficientes para garantizar
14-CN (Sentencia Nº 004-14-SNC-CC, 2014),
el ejercicio mismo de dichos derechos. No solo
que corresponde a la consulta de norma impul-
es preciso el reconocimiento de la diversidad
sada por el Dr. Álvaro Guerrero, juez segundo
cultural en el Ecuador, sino que este logro debe
de garantías penales de Orellana, sobre el tipo
ir de la mano del desarrollo de políticas públicas
penal de genocidio para el caso de los waorani
que efectivicen estos derechos.
acusados de asesinato, debe apoyar a la cons-
trucción de un modelo intercultural en la justicia, En el ámbito judicial, puntualmente, en el
rompiendo con cualquier jerarquía de un sistema de la justicia indígena, el reconocimiento del
de justicia sobre otro, evitando así que la intercul- Estado a la existencia de otros sistemas legales
turalidad se remita a un ámbito funcional. debiese implicar el reconocimiento a un poder
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 173

otorgado por un grupo social, con sus propias masacre no existió un juicio. Por ello, es nece-
normas, autoridades, procedimientos, sancio- sario la construcción de un espacio de diálogo
nes y garantías de un orden social. Este ejer- activo entre la justicia ordinaria y la indígena,
cicio dinamizará un pluralismo jurídico. En el no sólo de la etnia Waorani sino de los demás
Ecuador, los sistemas de justicia indígena han pueblos indígenas, para analizar este tipo de
funcionado al margen del orden estatal, y su casos y así se impulse una discusión abierta a
reconocimiento ha estado limitado a situaciones fin de desarrollar los argumentos con los que se
del ámbito interno de las comunidades, pueblos logre construir sentencias, que respondan tanto
y nacionalidades indígenas. Es por ello que, en a la gravedad de los hechos como al contexto
casos particulares relacionados con delitos de social y cultural que motivó su cometimiento.
carácter penal, la opinión pública ha destapado Por lo anterior, es importante que se conside-
el conflicto que tiene el Estado y su sistema de ren las particularidades culturales de los actores
justicia ordinario para administrar una justicia involucrados y se establezcan sanciones que
que integre a esos otros sistemas de justicia consideren ese contexto.
presentes en el país.
En relación al caso que presenta este trabajo,
La matanza de 2013 y el proceso judicial que también es oportuno dejar abiertas algunas
se desarrolla en dicho caso, nos permite identifi- interrogantes para un trabajo de profundiza-
car que el sistema de justicia ordinario tuvo una ción posterior. Una de ellas es, cuestionar si
serie de limitaciones para abordar los principios el abordaje que hizo la justicia ordinaria sobre
de plurinacionalidad e interculturalidad esta- el caso en mención, es el inicio de un proceso
blecidos en la Constitución. Una de las posi- para interculturalizar el derecho y su ejercicio, o
bles limitaciones es el conocimiento y recono- si más bien, es un retorno al multiculturalismo,
cimiento de la diversidad cultural del Ecuador, en donde el reconocimiento es simplemente
y la comprensión de las formas organizativas, funcional o aditivo en función de mantener el
de ordenamiento social interno, y otras formas sistema nacional establecido. Limitarse a cier-
tradicionales de convivencia de los waorani. tos elementos de la cultura Waorani, resultará
Por otra parte, el sistema ordinario pudo haber siendo conveniente para la justicia positivista
generado un espacio de diálogo con el sistema imperante, ya que ello no afectará el statu quo
tradicional waorani y discutir su pertinencia de del funcionamiento del sistema de justicia ordi-
una manera más amplia. nario. Por ello, la noción de integrar la justicia
indígena a la ordinaria tiene el riesgo de que
Al analizar el procedimiento que siguió el no se repiense el sistema de justicia vigente13,
operador de justicia tradicional en el caso en y solamente se adicionen elementos del dere-
mención, se evidencia la prevalencia de un cho indígena, que corresponden a soluciones
orden jurídico positivista que no articula a las jurídicas de orden temporal que no cambian el
formas de organización social de los waorani12, sistema de derecho positivo.
que aporte al desarrollo de una resolución del
caso pertinente, buscando que los hechos no A pesar de lo anterior, la consideración de
queden en la impunidad, tal como sucedió en esos sistemas judiciales no debe hacerse inte-
el 2003, cuando a pesar de la evidencia de una grando algunos de sus elementos, porque ello
174 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

trae como riesgo que se mantenga el patrón que a través de él, se mantiene una subordinación
estaba presente también en la Constitución de de los pueblos y nacionalidades indígenas.
1998, es decir, un patrón neoliberal que subor- Además, se conservan las estructuras hegemó-
dinaba las culturas originarias a los sistemas nicas que reproducen acciones, no de invisibi-
establecidos en el Estado, entre ellos, el de la lización sino de marginalización de los temas
justicia. Es muy clara la necesidad de repensar indígenas. Para puntualizar, el reconocimiento
la “estructura y sistema monocultural y unina- a realizarse debe ser basado en usos y costum-
cional” (Walsh, 2012), a partir de la construcción bres de los pueblos indígenas, pues el derecho
de la interculturalidad. Es justamente en este consuetudinario de estos colectivos gira alrede-
aspecto, en el cual es preciso puntualizar que dor de estas prácticas, mientras que el derecho
la coexistencia de sistemas jurídicos diversos, positivo se basa en jurisprudencia y legislación.
en un Estado plurinacional e intercultural, no se Al respecto, Bartolomé (1997) manifiesta que
da en un marco de igualdad y equidad, porque las costumbres son la expresión de “sistemas
como indicamos anteriormente, los espacios en políticos propios, históricamente constituidos
los que han interactuado el sistema de justicia y tan legítimos como los estatales”. Así, esos
ordinario con los indígenas ha sido en un espa- sistemas políticos tienen sus instituciones y
cio de subordinación donde ha prevalecido el formas de funcionamiento propios, que implican
sistema ordinario positivista. reconocimiento, orden social interno, simbo-
lismo y códigos internos que lo sustentan.
Esta expresión de conflicto de poder, donde el
Estado busca mantener su hegemonía, evidencia Por lo anterior, se hace necesario que el plura-
las estructuras del Estado y las actuaciones por lismo jurídico se ejerza no solo reconociéndolo,
mantener el orden imperante más allá de postu- sino repensando las estructuras del sistema de
lados constitucionales, dejando en una condición justicia ordinario para construirlo con bases que
de sometimiento a las instituciones de los pueblos permitan el ejercicio de la plurinacionalidad e
y nacionalidades indígenas. Díaz Polanco (1981), interculturalidad. Se hace inevitable alimentarse
hace un análisis certero acerca de la hegemonía, de experiencias de otros países, en donde se
subordinación y pueblos indígenas en los Estados ha efectivizado un espacio de diálogo intercul-
latinoamericanos, donde su funcionamiento ha tural que permite el tratamiento de casos rela-
sido dirigido por élites que han invisibilizado a los cionados con pueblos indígenas, impidiendo
pueblos y nacionalidades indígenas hasta que, que diferentes hechos queden en la impunidad.
en un determinado momento, a partir de luchas Boaventura de Sousa Santos (2009), señala
sociales y políticas, estos logran ser reconocidos, que las diferencias entre culturas que compar-
pero no de manera plena. ten un mismo espacio territorial, requieren de
“instituciones apropiadas”, mientras que las
Es en los últimos quince años que los gobier- semejanzas que existan en las culturas exigen
nos de la región han legislado respecto a ese “instituciones compartidas”. De esta manera,
reconocimiento a la diversidad, pero no se han una nueva perspectiva en la que se establezca
desarrollado reales políticas públicas que lleven el derecho de dialogar en formas iguales entre
a un ejercicio efectivo del mismo. Con lo ante- los sistemas de justicia indígena y el sistema
rior, los Estados siguen ejerciendo el poder, y positivista, es ineludible.
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 175

4.1. Límites de la justicia ordinaria ciencias sociales, principalmente de la antro-


pología, que tiene la capacidad de ilustrar a los
Como se señaló, la justicia ordinaria en su operadores de justicia sobre las particularida-
concepción positivista, impide el ejercicio de des culturales de las nacionalidades y pueblos
dos principios constitucionales, la plurinaciona- originarios, respecto a los temas que son
lidad y la interculturalidad. Por una parte, el de considerados en procesos judiciales, a través
plurinacionalidad, es decir, el ejercicio del reco- de los peritajes antropológicos.
nocimiento a la diversidad cultural y el derecho
a la consideración de dicha diversidad en las Así, se abre la siguiente inquietud, ¿son los
estructuras del Estado, y, por otro, la intercul- peritajes antropológicos la respuesta para la
turalidad como un ejercicio de relacionamiento implementación de una justicia intercultural?
entre la diversidad cultural, basado en el respeto Y en este sentido, es preciso señalar que los
e igualdad ante el Estado. peritajes, son medios probatorios que emplea
el sistema judicial con la finalidad aportar a la
Uno de los limitantes de la justicia es el redu- convicción judicial sobre las responsabilidades
cido espacio para incorporar la interculturalidad; en torno al caso para el cual son solicitados. En
por lo que se hace necesario hacer un ejercicio el caso de los peritajes antropológicos, estos se
de justicia “inclusiva, respetuosa y transparente” convierten en una prueba que brinda informa-
(Matos, 2010), donde se reconozcan las normas ción al juzgador sobre la importancia de la dife-
y sistemas de justicia, es decir, se reconozca rencia cultural en el entendimiento de un caso.
el pluralismo jurídico existente. Como lo señala
García (2010), en los casos que han sido cono- El fin de los peritajes antropológicos es iden-
cidos por la Corte Constitucional, sobre dere- tificar el contexto cultural de la persona proce-
chos de los pueblos y nacionalidades indígenas, sada, enmarcándola dentro de las tradiciones y
“los magistrados prefirieron hacer un análisis de prácticas como pueblo o nacionalidad indígena;
legalidad antes que un análisis de interpretación así, se identifica el universo simbólico y social
constitucional” (Ídem: 12), lo que ha limitado la que intervino en la actuación del individuo.
interpretación intercultural del derecho, impi- Matos (2010) señala que el peritaje antropo-
diendo un avance en el pluralismo jurídico. lógico expone si hay un error de comprensión
culturalmente condicionado sobre la normativa
Es en este ámbito donde se presentan las nacional vigente, y ella da lugar a la actuación
tensiones, fundamentalmente por el conflicto ilícita del inculpado. El peritaje antropológico es
que se genera al cuestionar las estructuras del una herramienta para que los operadores de
Estado, y al plantear la necesidad de estructu- justicia lleguen a tener un enfoque intercultural,
rarlas con una visión que ejerza los principios por la heterogeneidad cultural existente, donde
constitucionales. De esta manera, para abrir se da una convivencia entre distintas culturas, a
las puertas a un entendimiento intercultural pesar de que esta sea inequitativa, excluyente y
se requiere de elementos que permitan a esa demás características expuestas en los prime-
justicia positivista comprender esas pluralida- ros capítulos de este trabajo. De esta manera
des culturales existentes en un territorio. Uno se abre espacio para un diálogo respetuoso
de esos elementos viene de la mano de las entre sistemas jurídicos distintos.
176 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

Los peritajes antropológicos apoyan en la que solo podrán ser resueltas con una ruptura
construcción de un escenario para la rela- en el ordenamiento jurídico positivista: ¿los
ción entre el Estado y los pueblos indígenas waorani acusados del delito de homicidio contra
(Sánchez Botero, 1992); desarrollan las condi- pueblos en aislamiento deben o no ser deteni-
ciones de equidad para los pueblos y naciona- dos? ¿Ser waorani significa estar por fuera del
lidades indígenas, pues, a través de ellos, se sistema de justicia?, si es así, ¿dónde queda
reconocen las prácticas culturales, las cuales el pluralismo jurídico?, o es que este ¿va a ser
se desarrollan en un contexto social, histórico, entendido como un sistema de beneficios? Lo
económico y político interno, y que pudieran anterior se configura en una discusión necesa-
ser consideradas como actos delictivos por el ria que deberá ampliarse, previo a la resolución
derecho positivo. La información que desarro- del caso, con la finalidad de que la decisión
lla un peritaje antropológico abre la posibilidad tomada por los operadores de justicia responda
de entendimiento a los operadores de justicia, al contexto de principios constitucionales, pero
como un espacio de diálogo (Valladares, 2011; sobre todo a las garantías de derechos de
Matos, 2010). todos los habitantes del país que involucra a los
pueblos en aislamiento.
La importancia radica en que la interpretación
de la Corte Constitucional a través de la Senten-
cia Nº 004-14-SCN-CC. Caso Nº 0072-14-CN
establece la aplicación del Código Penal, consi- 5. Conclusiones
derando el contexto del principio de diversidad
De acuerdo al análisis realizado, podemos
étnica y cultural, que no aborda el aspecto de
establecer que, en el ámbito de la justicia inter-
la interculturalidad, sino solamente se limita a
cultural en Ecuador, no se identifican avances,
aspectos de forma, como son las consideracio-
más bien a través de Sentencias de la Corte
nes en torno a la lengua, a los aspectos cultu-
Constitucional se ha limitado la competencia
rales, el entorno social, y otros detallados en el
para sancionar casos relacionados con aten-
Convenio 169 de la OIT. Además, establece la
tados a la vida de las personas al Sistema
competencia en los operadores de justicia del
de Derecho Penal Ordinario, excluyendo de
análisis de las “circunstancias sociológicas de
su tratamiento a las autoridades indígenas, y
los pueblos que se encuentran en el conflicto
subordinando a los sistemas de justicia indí-
penal y las circunstancias del hecho que se
gena al sistema de justicia ordinario. De esta
investiga”, con las consideraciones necesarias
manera, el espacio de diálogo intercultural que
del principio de diversidad cultural garantizado
aportaría a la resolución de casos complejos
en la Constitución. Sin embargo, de lo anterior,
que tengan relación con pueblos y nacionali-
la interpretación intercultural del derecho aún no
dades indígenas se ve limitado y requiere de
está resuelta.
procesos de capacitación en temas de justicia
Es importante plantear que el principio de intercultural a los operadores de justicia.
interculturalidad debe debatirse no solamente
Se ha visto a la coordinación de la justicia ordi-
en el ámbito de la justicia, sino de manera
naria y de la justicia indígena como un espacio
integral. Aquí cabe dejar varias interrogantes
de diálogo intercultural, pero este se ha limitado
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 177

a incorporar ciertos elementos de las culturas cicio de la interculturalidad abre la posibilidad


indígenas en el tratamiento judicial, sin recons- para que la justicia ordinaria sea confrontada
truir el sistema de justicia a través de espacios con otros saberes, en el marco de unos princi-
que permitan un verdadero diálogo entre las pios constitucionales claramente establecidos.
culturas y la toma de decisiones de carácter La interculturalidad rompe con la relación de
judicial. Es necesario que ese diálogo inter- fuerzas y subordinación de los sistemas judicia-
cultural se realice de forma igualitaria entre el les al derecho positivista, al permitir las relacio-
derecho ordinario y los sistemas indígenas, sin nes entre sistemas de derecho ordinario y siste-
una prevalencia del uno sobre el otro. Es impor- mas jurídicos indígenas.
tante no solo reconocer la diversidad cultural
existente en el país, sino construir espacios de La interculturalidad es un proceso en cons-
diálogo y relacionamiento activo, tendientes al trucción, que va más allá de principios estable-
ejercicio de los derechos de los pueblos indíge- cidos en la Constitución y que es preciso apor-
nas y de la sociedad en su conjunto. El recono- tar a su establecimiento, principalmente con el
cimiento constitucional a la diversidad requiere desarrollo de políticas públicas.
desarrollar derechos para dar contenido al
El Estado ecuatoriano no ha tenido la capa-
enunciado constitucional.
cidad de garantizar la vida de un grupo en
Desde la práctica profesional de la antropo- extremo vulnerable. Más allá del proceso judi-
logía se puede aportar al ejercicio de la inter- cial, existen víctimas, y en función de ello es
culturalidad en el ámbito de la justicia, brin- que debe garantizar, a través de un proceso
dando elementos al derecho positivo, a través judicial efectivo, que un hecho similar no vuelva
de peritajes, estudios especializados y análisis a ocurrir. Un estado de impunidad puede desa-
sociales y culturales, que abran la puerta a la tar otras acciones, tal como ha venido suce-
comprensión de las particularidades culturales diendo. La impunidad de los hechos del 2003
involucradas en un proceso judicial determi- dejó la puerta abierta para una nueva masacre,
nado. La práctica profesional de la antropología como la ocurrida en el 2013. Si nuevamente
no tiene como función realizar una traducción el sistema de justicia no resuelve de manera
cultural, sino interpretar las prácticas culturales adecuada, se corre el riesgo de que se produzca
cuestionadas en un determinado caso, para una nueva matanza, en una zona caracteri-
conocer los esquemas y referentes cognitivos zada por una diversidad de actores presentes,
que estuvieron involucrados en el cometimiento intereses económicos, pueblos indígenas de
de un acto, el cual fue judicializado por la justicia reciente contacto y sin contacto, que configuran
ordinaria por ser contrario a las leyes vigentes. una conflictividad sobre la cual el Estado debe
actuar para garantizar la vida de los pueblos
La plurinacionalidad requiere de regímenes más vulnerables.-
integrales de vida social, desarrollados y el ejer-
178 | Roberto Narváez — ¿Un ejercicio de aplicación de la justicia intercultural? El caso Waorani en la amazonía ecuatoriana.

Notas
1
Es a partir de la década de los noventa con la lucha del movimiento inició la indagación fiscal Nº 347-2003. De acuerdo al fiscal “dirigentes
indígena en varios países andinos, y la guerra en Chiapas para el caso de la ONHAE, han presionado para que la justicia común no continúe
mexicano, que se visibilizan los pueblos y nacionalidades. A pesar investigando, por lo que, debido a esto y la dificultad de por lo menos
de ello, esa visibilización no significó que se desarrolle una política conocer los nombres de los fallecidos y los posibles participantes en
pública que atienda las demandas planteadas desde estos sectores. el delito por falta de colaboración, se ha estancado la indagación.”
2
Los waorani son un pueblo amazónico de reciente contacto que Oficio Nº 257MFD-PZ de diciembre 12 de 2006 dirigido a la Secretaria
habitan en el Ecuador. general del Ministerio Público” (INREDH, 2009).
3
Se enunciará como Tagaeri – Taromenane a uno de los varios 8
Algunos de los atacantes que participaron en la masacre tenían
grupos familiares de pueblo en aislamiento que habita en la región lazos familiares directos con los dirigentes waorani de la época.
del Yasuní. 9
La Constitución de 1998 no preveía procesos de declinación de
4
Pueblos indígenas aislados (PIA) o en situación de aislamiento es competencia de la justicia ordinaria en favor de la indígena.
la denominación que se da a aquellos grupos familiares que guardan 10
Corte Constitucional del Ecuador. Sentencia Nº SCC 004-14-SNC-
sus formas de vida tradicionales y que han optado por mantenerse CC, Caso Nº 0072-14-CN de 6 de agosto 2014.
al margen de las sociedades nacionales (Rivas, 2003). Naciones 11
García (2010), expone la existencia de al menos siete casos
Unidas define a los pueblos indígenas en aislamiento como “pueblos relacionados con derechos de pueblos indígenas, que han sido
o segmentos de pueblos indígenas que no mantienen contactos tratados por la Corte Constitucional, durante el periodo 1998-2008.
regulares con la población mayoritaria y que además suelen rehuir Dos de ellos tienen similar nivel de complejidad, que fueron los
todo tipo de contacto con personas ajenas a su grupo (Oficina del Alto denominados “La Cocha 1” y “La Cocha 2”, enmarcados dentro del
Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos, 2012: 8). ámbito penal, y relacionados con hechos de asesinato.
5
Establecida en el año 1999 a través de Decreto Ejecutivo, tiene 12
Como se señaló anteriormente, se requeriría identificar la
como finalidad excluir el territorio de cualquier actividad de índole existencia de un sistema de justicia waorani, o la forma social y
extractiva que pueda afectar las condiciones ambientales y culturales. cultural de ordenamiento interno de los waorani.
6
Organización de la Nacionalidad Huaorani del Ecuador. 13
Comentario personal de la Dra. Catherine Walsh, 2 de marzo
7
El Agente Fiscal de la Provincia de Pastaza, Dr. Marco Vargas de 2015.
Revista Antropologías del Sur Año 3 N°6 2016 Págs. 163 - 179 | 179

Referencias bibliográficas

Aguirre, M. (2007). ¡A quién le importan esas vidas!: un reportaje Superiores de Justicia de la Amazonía peruana?” Ponencia presentada
sobre la tala ilegal en el Parque Nacional Yasuní. Quito: CICAME. en el VII Congreso Internacional de la Red Latinoamericana de
Ávila, L. (2011). “Barreras ideológicas para la valoración judicial Antropología Jurídica, Lima, 2 al 6 de agosto.
de los peritajes antropológicos”. Revista Crítica Jurídica, Nº 31. Narváez, R. (2013). Informe Diligencia de reconocimiento del
Bartolomé, M. (1997). Gente de costumbres y gente de razón. lugar de los hechos, Indagación Fiscal Nº 22020181304001 por
Las identidades étnicas en México. México: Siglo XXI. Presunto Delito de Genocidio-Etnocidio. Fiscalía General del Estado,
Cervone, E. (2009). “Los desafíos del multiculturalismo”. Comisión de la Verdad y Derechos Humanos. Informe técnico sin
En Repensando los Movimientos Indígenas. Quito: Facultad publicar. Quito, Ecuador.
Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ministerio de Cultura. Rivas, A. (2003). “Sistema mundial y pueblos indígenas en
Chávez, G. (2003). “Muerte Tagaeri-Taromenane: justicia occidental la Amazonía: a propósito del ataque a los tagaeri (Coyuntura)”.
o tradicional”. Íconos. Revista de Ciencias Sociales, Nº 17, septiembre, Íconos. Revista de Ciencias Sociales, Nº 17, septiembre, “El ataque
“El ataque de los tagaeri”. de los tagaeri”.
Clavero, B. (2008). Geografía jurídica de América Latina. Pueblos Sánchez Botero, E. (1992). “Peritazgo antropológico. Una forma
indígenas entre constituciones mestizas. México: Siglo XXI. de conocimiento. El otro Derecho”. ILSA Sociología y Ciencias
Corte Constitucional del Ecuador. Sentencia a la Acción políticas, Nº 2.
Extraordinaria de Protección, Código 0731-10-EP de 30 de julio ______ (2010). Justicia y pueblos indígenas de Colombia. Bogotá:
de 2014. Universidad Nacional de Colombia.
Corte Constitucional del Ecuador. Sentencia Nº 004-14-SNC- De Sousa Santos, B. (2009). “Las paradojas de nuestro tiempo
CC, Caso Nº 0072-14-CN de 6 de agosto de 2014. y la plurinacionalidad” En Plurinacionalidad: Democracia en la
Díaz Polanco, H. (1981). “Etnia, clase y cuestión nacional”. diversidad. Quito: Editorial Abya Yala.
Cuadernos Políticos, Nº 30, octubre-diciembre. Stavenhagen, R. (2000a). Conflictos étnicos y Estado nacional.
______ (2006). Elogio de la diversidad. Globalización, México: Siglo XXI.
multiculturalismo y etnofagia. México: Siglo XXI. ______ (2000b). “Derechos humanos y ciudadanía multicultural:
García, D. (2007). “Pluralismo jurídico y peritaje antropológico: Los pueblos indígenas”. En Jean François Prud’homme (comp.).
su incidencia en la educación y legislación ecuatoriana”. En II Demócratas, liberales y republicanos. México: El Colegio de México.
Congreso Ecuatoriano de Antropología y Arqueología Balance de Valladares, L. (2011). “El peritaje antropológico. Los retos del
la última década: Aportes, retos y nuevos temas, Tomo II. Quito: entendimiento intercultural”. En Baeza Espejel, G., Gómez, G. &
Abya Yala, Banco Mundial. Ramón, N. E. Pueblos indígenas. Debates y perspectivas. México:
García, F. (2010). “Retos de la diversidad: el reconocimiento y Editorial Programa, Universidad Autónoma de México.
aplicación de los sistemas de derecho indígena ecuatoriano”. Íconos. ______ (2012). “La importancia del peritaje cultural: avances, retos
Revista de Ciencias Sociales, Nº 38, septiembre. y acciones del Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales, A.C.
Gazohui, R. (2008). “Derechos colectivos y multiculturalidad”. En (CEAS) para la certificación de peritos”. En Peritaje antropológico en
Alba, O. & Castro, S. R. (coords.). Pluralismo jurídico e interculturalidad. México: reflexiones teórico metodológicas y experiencias. México:
La Paz: Comisión de Justicia de la Asamblea Constituyente. Boletín Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales.
Grijalva, A. (2008). “El Estado plurinacional e intercultural en la Vargas, M. & Gálvez, M. (2007). Los últimos guerreros de la
Constitución Ecuatoriana del 2008”. Revista Ecuador Debate, Nº selva. Puyo: Casa de la Cultura de Pastaza.
75. Quito: Centro Andino de Acción Popular. Velasco Gómez, A. (2004). “Multiculturalismo, nación y
INREDH (2009). Derechos de los pueblos indígenas en Ecuador federalismo”. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Audiencia 137, Período ordinario de sesiones. Comunicación de 3 año/vol. XLVII, Nº 191, mayo-agosto.
de noviembre dirigida a Santiago Cantón, Secretario Ejecutivo de Walsh, C. (2012). “Interculturalidad crítica y pluralismo jurídico:
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Reflexiones en torno a Brasil y Ecuador”. En Interculturalidad y (de)
Juzgado de Garantías Penales de Orellana. Proceso Penal colonialidad. Ensayos desde el Abya Yala. Quito: Abya Yala, Instituto
Nº 223-2013. de Culturas Indígenas ARY.
Masapanta, C. (2009). “El derecho indígena en el contexto
constitucional ecuatoriano: entre la exigibilidad de derechos y el
reconocimiento”. En Derechos ancestrales: justicia en contextos
plurinacionales. Quito: Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.
Mato, J. (2010). “¿La interculturalidad se abre paso en las Cortes

También podría gustarte