Está en la página 1de 14

JANUKÁ Y LAS PROFECÍAS APOCALÍPTICAS SOBRE EL FIN DE LOS TIEMPOS

INTRODUCCIÓN

JANUKÁ es una importante fiesta del pueblo de Yisra'el, porque conmemora la victoria del Judaísmo sobre
el paganismo helénico, tipificando proféticamente la lucha de la verdadera fe hebrea, contra todos los falsos
sistemas religiosos.

Hay muchas profecías bíblicas sobre el fin de los tiempos relacionadas con los hechos históricos de
JANUKÁ, por lo que la comprensión de esta fiesta es la clave maestra para abrir el entendimiento sobre
los últimos días.

En este estudio, inicialmente expondremos sobre la fiesta de JANUKÁ y luego se analizarán relevantes
profecías sobre el futuro de la humanidad, anhelándo responder a preguntas tales como: ¿Cuáles son las
características del Antimesias ("Anticristo")? ¿Cómo reconocer el Antimesias? ¿Qué sucederá con los
siervos de‫ יהוה‬YHWH? ¿Qué es la abominación desoladora mencionada por Yeshua? ¿Cómo será la Gran
Tribulación?

Es impresionante que el cristianismo tiene muchas especulaciones sobre estos asuntos, pero las Escrituras
son claras y, aunque no sepan exactamente cómo será el futuro, describen detalles que nos permiten
vislumbrar los días venideros.

SOBRE LA FIESTA DE JANUKÁ

En el canon de la Septuaginta, el libro de Dani'el se ubicaba entre los Profetas, siendo posteriormente
desplazado, topográficamente, a la sección de los Escritos. De todos modos, es indiscutible que Dani'el
contiene innumerables profecías sobre el final de los tiempos, una vez que ha recibido diversas
revelaciones celestiales y, por tal motivo, es reputado como un libro apocalíptico.

Esta es una importante visión de Dani'el:

Y vi en la visión; y sucedió que cuando vi, yo estaba en la ciudad de Shushan [Susa], en la provincia de
Eilam [Elam]; vi, pues, en la visión, que yo estaba junto al río Ulai.
Y levanté mis ojos, y vi, y he aquí que un carnero estaba delante del río, el cual tenía dos cuernos; y los
dos cuernos eran altos, pero uno era más alto que el otro; y el más alto subió por último.
Vi que el carnero daba marchas hacia el occidente, hacia el norte y hacia el sur; y ninguno de los animales
le podía resistir; ni había quien pudiera librarse de su mano; y él hacía conforme a su voluntad, y se
engrandecía.
Y, estando yo considerando, he aquí un chivo venía de occidente sobre toda la tierra, pero sin tocar el
suelo; y ese chivo tenía un cuerno insigne entre los ojos.
Y se dirigió al carnero que tenía los dos cuernos, al cual yo había visto de pie delante del río, y corrió contra
él en el ímpetu de su fuerza.
Y vi acercarse al cordero, enfurecido contra él, e hiriendole los dos cuernos, pues no había fuerza en el
carnero para resistirle, y el chivo lo echó por tierra, y lo pisó a los pies; no hubo quien pudiera librar al
carnero de su mano.
Y el chivo se engrandeció sobremanera; pero, estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue roto; y
en su lugar subieron otros cuatro también insignes, para los cuatro vientos del cielo.
Y de uno de ellos salió un cuerno muy pequeño, el cual creció mucho hacia el sur, hacia el oriente, y hacia
la tierra hermosa [Yisra'el].
Y se engrandeció hasta contra el ejército del cielo; y a algunos del ejército, y de las estrellas, echó por
tierra, y los pisó.
Y se engrandeció hasta contra el príncipe del ejército; y por él fue sacado el sacrificio continuo, y el lugar
de su santuario [Templo] fue lanzado por tierra.
Y un ejército fue dado contra el sacrificio continuo, a causa de la transgresión [pecado]; y echó la verdad
por tierra, y lo hizo, y prosperó "(Dani'el / Daniel 8: 2-12).

Entonces, apareció el ángel Gavri'el (Gabriel) a Dani'el y le explicó el significado de la visión:

"Aquel carnero que viste con dos cuernos son los reyes de la Media y de Persia,
Pero el chivo peludo es el rey de Grecia; y el gran cuerno que tenía entre los ojos es el primer rey;
El haber sido roto, levantándose cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos se levantarán de la misma
nación, pero no con su fuerza.
Pero al final de su reinado, cuando acaben los prevaricadores, se levantará un rey, feroz de semblante, y
será entendido en adivinaciones.
Y se fortalecerá su poder, pero no por su propia fuerza; y destruirá maravillosamente, y prosperará, y hará
lo que le parezca; y destruirá a los poderosos y al pueblo santo [pueblo de Yisra'el].
Y por su entendimiento también hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá,
y destruirá a muchos que viven en seguridad; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero sin
mano será quebrado "(Dani'el / Daniel 8: 20-25).

¿Cómo se cumplió la profecía citada?

El imperio miedo-persa ("el carnero") fue derrotado por los griegos ("el chivo"). Así, el Rey de Grecia ("chivo
peludo") fue Alejandro el Grande, que en pocos años expandió un poderoso imperio (336 a 323 A.C).
Después de su muerte, el imperio griego fue dividido en cuatro (cuatro cuernos). Uno de estos cuatro ("el
cuerno pequeño") quedó bajo el dominio de Antíoco Epifanes, que vino de Siria para perseguir al pueblo
de Yisra'el y profanar el Beit HaMikdash (Templo), entre 171 a 164 AC, Narra el libro de Macabín Álef (1º
Macabeos) que, tras la muerte de Alejandro el Grande, surgió un brote impío, Antíoco Epifanes. Es
importante aclarar que su nombre era Antíoco, pero éste adoptó el título de "Epifanes" (Epifanio), que
significa "aquel que se manifiesta con esplendor", ya que Antíoco se consideraba como una manifestación
terrenal de Zeus. En 167 AC, el idólatra rey de Siria Antíoco Epifanes conquistó Yerushalayim (Jerusalén)
y adoptó severas medidas para promover la helenización en Yisra'el, determinando la destrucción de las
Escrituras Sagradas y prohibiendo la observancia de la Torá, la custodia del shabat (sábado), el servicio
a‫ יהוה‬YHWH la circuncisión y el cumplimiento de las leyes alimentarias, o sea, impidió que los israelitas
observaran los mandamientos instituidos por Elohim. Para azotar la religión judía y promover la idolatría,
Antíoco robó los utensilios sagrados del Beit Hamikdash (Templo) en Yerushalayim (Jerusalén) y allí instaló
una estatua del dios griego Zeus.
En el caso de los judíos, los judíos renunciaron a la fe en‫ יהוה‬YHWH y pasaron a adorar ídolos. Ese relato
del historiador Flávio Josefo: "... él [Antíoco Epifánes] volvió a Jerusalén y no perdono ni siquiera a los que
le acogieron con la esperanza de que él no haría ningún acto de hostilidad. Su insaciable avaricia hizo que
él no temiera violarles también la fe, despojando el Templo de las muchas riquezas de las que, él sabía,
estaba lleno. Tomó los vasos consagrados a Elohim, los candelabros de oro, y la mesa sobre la cual se
ponían los panes de la proposición. Se llevó incluso las tapicerías de escarlata y de lino fino y saqueó
tesoros que estaban escondidos durante mucho tiempo. Después de todo, nada dejó allí. Y, para cúmulo
de la maldad, prohibió a los judíos ofrecer a Elohim los sacrificios ordinarios, como su ley [Torá] los
obligaba. Después de saquear toda la ciudad, mandó matar a una parte de los habitantes y llevó diez mil
esclavos con sus mujeres e hijos . En la ciudad de Babilonia, en la Ciudad Baja, mandó quemar los más
bellos edificios, destruyó las murallas y construyó en la Ciudad Baja una fortaleza con grandes torres, las
cuales dominaban el Templo, y allí colocó una guarnición de macedonios, entre los cuales estaban varios
judíos, tan malos e impíos que no había males que no infligieran a los habitantes. También mandó construir
un altar [idólatra] en el Templo y ordenó que allí se sacrificaran cerdos, lo que es una de las cosas más
contrarias a nuestra fe. Entonces obligó a los judíos a renunciar al culto al verdadero Elohim y a adorar a
sus ídolos, y ordenó que se construyeran templos para ellos en todas las ciudades, determinando que no
se pasara un día sin que allí se inmolaran cerdos. Prohibió también a los judíos, bajo graves penas,
circuncidar a sus hijos, y nombró fiscales para saber si ellos estaban observando sus determinaciones y
las leyes que él imponía y obligar a ellos, si rechazan obedecer. "(Historia de los Hebreos, CPAD. También
es narrada la impiedad de Antíoco Epifanes en el libro de Macabín (Macabeo): "Entonces el rey Antíoco
publicó para todo el reino un edicto, prescribiendo que todos los pueblos formaban un solo pueblo y que
abandonaran sus leyes particulares. Todos los gentiles se conformaron con esa orden del rey, y muchos
de Yisra'el adoptaron su religión, sacrificando a los ídolos y violando el shabat [sábado]. Por intermedio de
mensajeros, el rey envió a Yerushalayim [Jerusalén] y a las ciudades de Yahudá [Judá] cartas prescribiendo
que aceptaran las costumbres de los otros pueblos de la tierra, suspendio los holocaustos, los sacrificios y
las libaciones en el Beit Hamikdash [Templo], hizo violar los shabatot [los sábados] y las fiestas, profano el
santuario y todo lo que es santo, mando que erigiesen altares, templos e ídolos, hizo sacrificar cerdos y
animales inmundos, dejo a sus hijos incircuncidados y profano sus almas con toda clase de impurezas y
abominaciones, para obligarnos a olvidar la Torá y a transgredir sus mandamientos. Todo aquel que no
obedecía la orden del rey, sería muerto". (Macabín Álef / I Macabeos 1: 41-50). Dani'el había profetizado
acerca de la "abominación de la desolación" (Dn 9:27, 11:31 y 12:11), y el libro de Macabeos explica
claramente lo que esto significa, que se cumplió con Antíoco: "... el ... rey [Antíoco] hizo construir, sobre el
altar de los holocaustos, la abominación de la desolación. También en las otras ciudades de Yehudá [Judá]
se erigieron altares [idólatras]. Y a las puertas de las casas y en las plazas se quemaba incienso [a los
dioses]. En cuanto a los libros de la Torá, los que les caían en las manos eran rasgados y lanzados al fuego
"(Macabín Álef / 1º Macabeo 1:54 a 56). La abominación de la desolación fue un altar de Zeus que fue
colocado en el Templo en Yerushalayim (Jerusalén): "Después de no mucho tiempo, el rey envió a un
anciano, un ateniense, con la misión de forzar a los judíos a abandonar las leyes de sus padres para que
no gobiernen más las leyes de Elohim. Le mandó, además, profanar el Santuario de Yerushalayim
[Jerusalén], dedicándolo a Zeus Olímpico, y el del monte G'rizim, como lo pedían los habitantes del lugar,
a Zeus. La progresión de esta maldad se ha vuelto, incluso para el conjunto de la población, dura y difícil
de soportar. De hecho, el Templo quedó repleto de la disolución y de las orgías cometidas por los gentiles
que allí se divertían con las rameras y que en los atrios sagrados se acercaban a las mujeres, introduciendo
en su interior cosas que no eran lícitas. El propio altar estaba repleto de ofrendas prohibidas, reprobadas
por las leyes. Y no se podía celebrar el shabat [sábado], ni guardar las fiestas de los antepasados, ni
simplemente confesar que era judío "(Macabim Beit / 2º Macabeo 6: 1-6). Muchos judíos pasaron a seguir
la religión idólatra de Antíoco, y la apostasía se instaló en Yisra'el: "Por esos días apareció en Yisra'el una
generación de perversos, que sedujeron a muchos con estas palabras: 'Vamos, hagamos alianza con las
naciones circundantes, pues muchos males cayeron sobre nosotros desde que de ellos nos separáramos.
Y algunos de entre el pueblo se apresuraron a ir con el rey, el cual les dio permiso para observar los
preceptos paganos. Entonces construyeron en Yerushalayim, una plaza de deportes, según las costumbres
de las naciones, restablecieron sus prepucios y renegaron del pacto sagrado [La Torá]. Así se asociaron a
los paganos y se vendieron para hacer el mal. "(Macabín Álef / 1º Macabeos 1: 11-15).
En el caso de la mayoría de los judíos:
a) adoptaron otros dioses,
b) practicaban costumbres paganas,
c) celebraban las fiestas de los dioses extranjeros,
d) no guardaban los mandamientos de la Torá,
e) profanaban el shabat
f) no circuncidaban a sus hijos,
g) comían animales impuros,
h) practicaban inmoralidad sexual,
i) perpetraban diversas conductas contrarias a la Torá.
Pero muchos permanecieron firmes en la Torá de‫ יהוה‬YHWH, y fueron martirizados. Se citan, a título
ilustrativo, episodios dramáticos en que dos mujeres, por haber circuncidado a sus hijos, fueron arrojadas
con los recién nacidos del alto de las altas murallas de la ciudad; otros fueron lanzados a las llamas; el
anciano escriba El'azar, con novena años, fue ejecutado por negarse a comer carne de cerdo; también por
negarse a comer carne de cerdo, lo que sería transgresión a la Torá, siete hermanos fueron ejecutados,
uno a uno, en presencia de su madre, asados vivos en el horno, pero antes pasaron por terribles torturas:
lenguas cortadas, cuero cabelludo arrancado , extremidades rotas; después de que el martirio de los siete
hermanos, la madre de los mismos también fue asesinada (Macabin Bet / 2º Libro de Macabeos 6:10 y 7:
1-42). Pero soportando flagelos cruelísimos, el amor a‫ יהוה‬YHWH hablaba más alto en la vida de estos
hebreos, lo que se ilustra con el siguiente discurso de uno de los siete hermanos delante de sus verdugos:
"¡Yo no obedezco el mandamiento del rey! Al mandamiento de la Torá, sin embargo, que fue dada a
nuestros padres por medio de Moshé (Moisés), a ese yo obedezco "(Macabin Bet / 2º Libro de Macabeos
7:30). Todo este escenario de persecución a los israelitas terminó generando una guerra santa, conocida
como "la Revuelta de los Macabeos". La chispa fue lanzada en medio de la pólvora cuando el sacerdote
Matityahu [Matatias] rehusó a las embestidas idólatras: "Los emisarios del rey Antíoco, encargados de
forzar a la apostasía, vinieron a la ciudad de Moedin para proceder a los sacrificios y alterar la Torá de‫יהוה‬
YHWH. Muchos israelitas se adhirieron a ellos, pero Matityahu [Matatias] y sus hijos se mantuvieron
reunidos aparte. Tomando entonces la palabra, los emisarios del rey le dijeron a Matityahu: Tú eres un jefe
ilustre y de prestigio en esta ciudad, apoyado por hijos y parientes. Acércate, pues, por primera vez, para
cumplir la orden del rey, como lo hicieron todas las naciones así como los hombres de Yehudá [Judá] y los
que fueron dejados en Yerushalayim [Jerusalén]. Así, tú y tus hijos seréis contados entre los amigos del
rey y seréis honrados, tú y tus hijos, con plata y oro y copiosos regalos. A estas palabras contesto Matityahu
en alta voz: Aunque todas las naciones que se encuentren en la esfera del dominio del rey le obedezcan,
abandonando cada uno el culto de sus antepasados y conformándose a las órdenes reales, yo, hijos míos,
mis hermanos continuaremos siguiendo la Torá de nuestros padres, pues la expiación a‫ יהוה‬YHWH es
nuestra. No vamos a abandonar la Torá y los juicios de‫ יהוה‬YHWH. No daremos oído a las palabras del
rey y tampoco a su sacrificio, para transgredir a los mandamientos de nuestra Torá e ir a otro camino. Pero
terminó de pronunciar estas palabras, un judío se presentó, a la vista de todos, para sacrificar sobre el altar
de Moedin, según el decreto del rey. Al ver esto, Matityahu [Matatias] se encendió de celo y sus riñones se
estremecieron. Tomado de justa ira, él arrojó contra el apóstata y lo traspaso sobre el altar. En el mismo
instante mató al emisario del rey, que forzaba a sacrificar, y derribó el altar. Él actuaba por celo por la Torá,
del mismo modo que había procedido Pinjas [Fineias] hacia Zimri [Zambri], hijo de Salu.
A continuación clamó Matityahu en alta voz a través de la ciudad: Todo lel que tenga el celo de la Torá y
quiera mantener firme El pacto, salga después de mí. Entonces huyó, él y sus hijos, a las montañas,
dejando todo lo que poseían en la ciudad "(Macabín Álef / 1º Libro de Macabeos 2: 15-28). Ante este
episodio, muchos judíos celosos huyeron de la apostasía en Yerushalayim (Jerusalén) y se fueron al
desierto. En un día de shabat, los soldados del rey Antíoco rodearon a los hebreos, determinando que
salieran de sus escondites en las cuevas. Sin embargo, los celosos afirmaron que no iban a salir del lugar
y profanar el shabat. Los israelitas no respondieron al ataque y no esbozaron ninguna reacción al ataque
de los paganos, perdiendo en aquel día mil hebreos, entre hombres, mujeres niños (Macabín Álef / 1º Libro
de Macabeos 2: 29-38). Entonces, Matityahu (Matatias) y sus compañeros lloraron amargamente por el
exterminio de los citados inocentes, y pensaron que si no respondían a los ataques, aunque en día de
shabat, ocurría el exterminio total de los israelitas. De ahí, tomaron la decisión de formar un ejército, junto
con los jasidim (piadosos), que eran hombres dedicados a la Torá, e iniciaron la lucha contra los paganos,
valiéndose de la técnica de guerra, ya que estaban en menor número y no eran soldados profesionales.
Relata el 1º Libro de Macabeos: "Así organizaron un ejército y golpearon a los impíos en su ira y los
hombres inicuos en su ira. Los demás huyeron, buscando la salvación entre los gentiles. Matityahu
[Matatias] y sus compañeros hicieron incursiones por el país, a fin de destruir los altares. Y circuncidar a la
fuerza a todos los niños incircuncisos que encontraran por el territorio de Yisra'el. Dieron caza a los hijos
de la soberbia, y su empresa prosperó en sus manos. "Consiguieron recuperar la Torá de las manos de los
gentiles, y no permitieron que el pecador triunfase" (Macabín Álef / 1º Libro de Macabeos 2: 44-48). Cuando
estaba a punto de morir, Matityahu trasladó el liderazgo a su hijo Yehudá HaMacabi (Judas Macabeo).
Yehudá y sus compañeros continuaron la guerra contra los idólatras y tuvieron éxito en la obra. Le faltaba
reconquistar a Yerushalayim (Jerusalén), purificando el Beit Hamikdash (Templo) de‫ יהוה‬YHWH, que
estaba siendo utilizado para el ofrecimiento de sacrificios paganos, además de contar con la mencionada
abominación de la desolación - la gran estatua de Zeus.
Reconquista, purificación y consagración del Templo:
"Entonces Yehudá [Judas] y sus hermanos dijeron: Nuestros enemigos están destrozados. Ahora subamos
para purificar el lugar santo y para celebrar su dedicación. Todo el ejército se reunió y subió al monte Tsion
[Sión]. Contemplaron el Santuario desolado, el altar profanado, las puertas incendiadas, los arbustos
creciendo en los atrios como si en un bosque o sobre una de las montañas, y las habitaciones destruidas.
Y, rasgando las vestiduras, hicieron gran lamentación. Se cubrieron de ceniza, cayeron con la cara por
tierra y, tocando shofarot para dar las señales, elevaron clamores al Elohim de los cielos. Mientras tanto,
Yehudá [Judas] ordenó a algunos hombres que quedaran atacando a los que estaban en la Ciudad, hasta
que completase la purificación del Santuario. A continuación escogió sacerdotes sin mancha, observadores
de la Torá, los cuales purificaron el lugar santo y quitaron del lugar las piedras de la contaminación.
Deliberaron también sobre lo que debían hacer del altar de los holocaustos que había sido profanado, y se
les ocurrió la buena inspiración de demolerlo, a fin de que no se convirtiera para ellos motivo de deshonra
el hecho de que los gentiles lo hayan contaminado. Lo demuestran, pues, y pusieron las piedras en el
monte, en un lugar conveniente, a la espera de que viniera algún profeta y se pronuncia a ese respecto.
Tomaron entonces piedras intactas, según la prescripción de la Torá, y construyeron un nuevo altar sobre
el modelo del precedente. Rehicieron el lugar santo y el interior del Templo y santificaron los atrios.
Fabricaron nuevos utensilios sagrados y llevaron al interior del Templo la menorah, el altar del incienso y
la mesa. Quemaron incienso sobre el altar y encendieron la menoráh, llamándole la lámpara de JANUKÁ
[dedicación / consagración], pues era nuestra luz de‫ יהוה‬YHWH, para iluminar el Templo. Pusieron, los
panes sobre la mesa, suspendieron las cortinas y llegaron así al final de todos los trabajos emprendidos.
En el día veinticinco del noveno mes, llamado Kislev, del año ciento cuarenta y ocho, se levantaron de
mañana temprano y ofrecieron un sacrificio, según las prescripciones de la Torá, sobre el nuevo altar de
los holocaustos que habían construido, el día en que los gentiles lo habían profanado, fue el altar
nuevamente consagrado con cantos y al son de cítaras, arpas y címbalos. El pueblo entero se postró con
la cara por tierra para adorar, elevando alabanzas a‫ יהוה‬YHWH por los sucesos que los habian conducido
hasta allí.
"Por tanto, reinó una extraordinaria alegría entre el pueblo y así fue cancelado el oprobio infligido por los
gentiles. Y Yehudá [Judas], con sus hermanos y toda la asamblea de Yisra'el, estableció que los días de la
dedicación del altar serían celebrados a su tiempo, cada año, durante ocho días, a partir del día veinticinco
del mes de Kislev, con júbilo y alegría "(Macabín Álef / 1º Libro de Macabeos 4: 36-59, Hageo Cap 1 y 2).
En el texto arriba citado, se verifica el origen de la fiesta de JANUKÁ, conocida también como "Fiesta de
las Luces" o "Fiesta de la Dedicación", en la que hay la celebración de la reconstrucción del Templo, que
antiguamente estaba siendo usado por gentiles en cultos idólatras. Se conmemora la fiesta de JANUKÁ tal
como Sukot, es decir, durante ocho días (2º Macabeo 1:18 y 10: 6). "JANUKÁ" deriva de la raíz hebraica
‫חנך‬, que significa "dedicar". De allí, JANUKÁ festeja la reconquista de Yerushalayim (Jerusalén) y la
rededicación del Templo. Otra explicación para el nombre deriva de la división del vocablo "JANUKÁ" (‫)חנוכ‬
en ‫''כ חנו‬, que denota: "[ellos] descansaron [en] "veinticinco", refiriéndose al hecho de que la victoria de
Yisra'el ocurrió en el día veinticinco de Kislev, que es justamente el día en que se inicia la fiesta. De todos
modos, la fiesta rememora la victoria de Yisra'el sobre Antíoco, posibilitando que los judíos pudieran
nuevamente guardar los mandamientos de la Torah, celebrando los shabatot (sábados), circuncidando a
sus hijos, participando de los moedim (fiestas del Eterno), siguiendo la alimentación kosher y, cumpliendo
todos los demás preceptos, en fin, obedeciendo a la voluntad de‫ יהוה‬YHWH consignada en la Torá. Según
toda la exposición ya trazada, se concluye que JANUKÁ es de gran relevancia, por cuanto marca la victoria
de la verdad sobre la mentira, de la Torá sobre la la apostasía, de la fe del pueblo hebreo sobre el
paganismo, de Yisra'el sobre los idólatras. Vemos que JANUKÁ es conocida como "la fiesta de las luces",
y la luz es el símbolo de la Torá: "Y ellos encendieron a la menorah, llamándola la lámpara de JANUKÁ
[dedicación / consagración], pues era nuestra luz de‫ יהוה‬YHWH, para iluminar el Templo "(1º Libro de
Macabeos 4:50)." Porque la mitzvá [mandamiento] es lámpara, la Torá es luz " Mishlei / Proverbios "Tu
palabra [Torá] es lámpara a mis pies y una luz en mi camino" (Tehilim / Salmos 119: 105). "Responden: 'A
la Torá y al testimonio!' Si ellos no hablan de acuerdo a "esta palabra, jamás verán la luz" (Yeshayahu /
Isaías 8:20). "Pues la Torá procederá de mí, yo los calmaré con mi justificación una luz para los pueblos"
(Yeshayahu / Isaías 51: 4). Otro aspecto importante en JANUKÁ se refiere al hecho de que, durante la
purificación del Templo, la menorá fue llena con aceite de oliva puro, descubierto en el interior del Santuario.
Sin embargo, la cantidad de aceite de oliva era suficiente para apenas un día, pero de forma milagrosa, el
aceite fue suficiente para mantener encendida la menorá durante los ocho días de la fiesta, el tiempo
suficiente para que se produjera un nuevo aceite puro. Macabi (Macabeos) no narran sobre el milagro de
la multiplicación del aceite, este evento sobrenatural consta en el Talmud: "
¿Cuál es la razón de JANUKÁ? Nuestros rabinos enseñaron: El día 25 de Kislev comienzan los días de
JANUKÁ, que duran ocho días, durante los cuales la lamentación por los muertos y el ayuno están
prohibidos. Porque cuando los griegos entraron en el Templo, contaminaron todos los aceites, y cuando la
dinastía de los Jashmonayim (Jasmoneos) prevaleció contra ellos y los derrotó, ellos [los macabeos]
buscaron y encontraron sólo una botella de aceite que poseía el sello del Kohen HaGadol [Sumo
Sacerdote], pero que contenía suficiente aceite para la iluminación por apenas un día. También allí ocurrió
un milagro y la lámpara ilumino por ocho días. Al día siguiente estos días fueron señalados como una
fiesta para la recitación del Halel y acción de gracias "(Shabat 21b). También hay una narracion del evento
en un Manuscrito conocido como "Megilat Antiocus", datado de 200 D.C: "Los Jasmoneos entraron en el
Santuario, reconstruyeron sus puertas, cerraron sus brechas, y purificaron el Templo de los asesinatos e
impurezas. Ellos miraron al aceite puro para encender la menorá, y sólo encontraron una bombona con el
sello del Kohen HaGadol, que les indicó la certeza de la pureza. A pesar de que su cantidad parecía
suficiente para la iluminación durante sólo un día, duró ocho días, debido a la bendición del Elohim de los
cielos que había establecido su Nombre. Así, los Jasmoneos y todos los judíos instituyeron estos ocho días
como tiempo de fiesta y alegría, como cualquier fiesta prescrita en la Torá, y encendían luces para
conmemorar las victorias que Elohim les había dado. La más famosa tradición de JANUKÁ es el encendido
de las velas. Se utiliza una Menorá especial llamada de Janukiá, que tiene nueve puntas: existe una vela
central destacada, que se llama "shamash" (siervo), y al lado de ésta hay cuatro puntas en la derecha y
cuatro en la izquierda. En la primera noche, se enciende una vela en la punta de la derecha por medio del
shamash. En la segunda noche, dos velas del lado de la derecha son encendidas, empezando por la vela
más nueva, o sea, la que no había sido encendida. Cada noche hay el encendido de otra vela, siempre de
derecha a izquierda, iniciándose con la vela más joven. En la octava noche, la última vela de la fiesta será
encendida en primer lugar, de modo que la última será la primera y la primera será la última. Entonces,
quedan encendidas todas las velas. Cada encendido diario de las velas se destina al recuerdo de la
duración milagrosa del aceite. No hay duda de que Yeshua participaba de la fiesta de JANUKÁ, según la
narración de Yochanan (Juan): "Y en Yerushalayim [Jerusalén] en la fiesta de JANUKÁ, era el invierno, Y
Yeshua caminaba en el Beit Hamikdash, en el portico de Shlomó. Salieron de allí los judíos, y le dijeron:
¿Hasta cuándo nos mantendrás en suspenso? Si usted es el Mashiaj, háblenos abiertamente. Yeshua les
dijo: Ya les he dicho, y ustedes no creen. Las obras que yo hago, en nombre de mi Padre, estas testifican
de mí. Pero ustedes no creen porque no son de mis ovejas, como ya les he dicho. Mis ovejas oyen mi voz,
y yo las conozco, y les doy vida eterna, nunca pereceran, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que
las dio, es mayor que todos; y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno
"(Yochanan / Juan 10: 22-30).
Ya se expusieron los principales aspectos de la fiesta de JANUKÁ, así como su relevancia en la vida de
Yeshua, que le interesó participar. Ahora, se analizarán profecías del libro de Dani'el, así como las profecías
de Yeshua, que establecen un puente de contacto entre los acontecimientos históricos de JANUKÁ y el fin
de los tiempos.
LA LLAVE PARA LA DECODIFICACIÓN DEL LIBRO DE DANI'EL SOBRE EL FIN DE LOS TIEMPOS
Vimos que Dani'el escribió muchas profecías sobre Antíoco y su impiedad.
Aqui un breve compendio de las profecías y de su cumplimiento histórico:
1) La visión de Dani'el 8: 1-14 se explica en los versos 20-27. Estas profecías se cumplieron con la
ascensión y caída de Alejandro el Grande, y la división del imperio griego en cuatro partes. El "pequeño
cuerno", que propagó la iniquidad en Yisra'el y profanó el Santuario, es Antíoco, de acuerdo con todos los
hechos ya expuestos.
2) Las dos mil trescientas tardes y mañanas, en que el Templo en Yerushalayim (Dn 8: 13-14), se relacionan
con el tiempo en que Antíoco hizo cesar los sacrificios al ETERNO, determinando la realización de
sacrificios idólatras (I Macabeos 1: 41-64, 4: 36-61 y II Macabeos 10: 1-8). Como la Torá determina que las
ofrendas en el Santuario sean hechas al amanecer y al atardecer (Shemot / Éxodo 29: 38-43), 2.300 tardes
y mañanas (Dn 8:14) equivalen a 1.150 días, que es aproximadamente el período de tres años y medio.
Durante este período, los israelitas no pudieron ofrecer sacrificios, ya que el Templo estaba bajo el dominio
de Antíoco (I Macabeos 1: 41-64, 4: 36-61 y II Macabeos 10: 1-8).
3) Durante "un tiempo, tiempos y mitad de un tiempo" (tres años y medio), Dani'el escribió que alguien
(Antíoco) iba a proferir insultos contra el Altísimo, persiguiendo a los santos e intentando cambiar los
tiempos y la Torá (Dn 7:25), lo que de hecho ocurrió (I Macabeos 1: 10-64, 2: 29-37, II Macabeos 6 y 7).
4) La profecía sobre Antíoco en Dani'el 11: 21-27 fue cumplida en I Macabeos 1: 16-19.5) Danie'l profetizó
sobre la furia de Antíoco contra el pacto santo (La Torá) y sobre la colocación de la abominación de la
desolación en el Templo (Dn 11: 28-35), lo que se concretó históricamente en I Macabeos 1:20-64. Se
percibe claramente que Dani'el está profetizando sobre los hechos relativos a Antíoco, que culminaron con
la "Revuelta de los Macabeos" y la institución de la fiesta de JANUKÁ. Sin embargo, Dani'el recibió la
revelación de que tales hechos ocurrirán también al fin de los tiempos (Dn 8:17 y 19, 10:14,11:35 y 40,12:9).
¿Hay entonces una aparente contradicción?
Si los hechos profetizados por Dani'el ya ocurrieron en la época de Antíoco,
¿cómo se refieren al Tiempo del Fin?
Respuesta: las profecías de Dani'el tienen cumplimiento en dos momentos distintos, tanto en la época de
los Macabeos como en el Fin de los Tiempos. Son visiones proféticas sobre acontecimientos similares que
ocurren en dos períodos históricos. Es decir, muchos episodios que ocurrieron con los macabeos se
repetirán! Entonces, estudiar los libros de los Macabeos es de suma importancia, porque al final de los
tiempos todo sucedera de forma bastante similar. Esto fue comprobado por Yeshua HaMashiaj. Si no
veamos. En Matityahu (Mateo), capítulo 24, y Yojanan Marcus (Marcos), capítulo 13, Yeshua discurre sobre
el Tiempo del Fin y, en medio de su discurso, habla: "Cuando, pues, veais que la abominación de la
desolación de la que habló el profeta Dani'el, está en el lugar santo; quien lee, entienda "(Matityahu /
"Cuando vea la abominación de la desolación, que fue predicada por Dani'el el profeta, estar donde no
debe estar (quien lee, entienda), entonces los que estén en la región de Yehudá [Judea] huyan a los
montes. "(Yochanan Marcus / Marcos 13:14). Ahora bien, si Yeshua y sus discípulos sabían que hace casi
200 años la abominación de la desolación (estatua de Zeus) fue puesta en el Templo en Yerushalayim
(Jerusalén), cumpliendo la profecía de Dani'el, por qué Yeshua habla que tal profecía de Dani'el se refiere
al futuro, porque Yeshua quiso dar a entender el siguiente mensaje: así como la abominación de la
desolación fue instalada en el Templo en el pasado, de la misma manera esto sucederá en el futuro ("quien
lee, entienda"). En otras palabras, el Mashiaj enseñó que los escritos proféticos de Dani'el se repiten en el
Fin de los Tiempos: "Y vino cerca de donde yo estaba; y, viniendole, me amedrenté, y caí sobre mi rostro;
pero él me dijo: "entiende, hijo del hombre, porque esta visión sucederá al final del tiempo" (Dan'iel 8:17).
"Y dijo: He aquí, te haré saber lo que ha de suceder en el último tiempo de la ira; porque él pertenece al
tiempo determinado del fin "(Dani'el 8:19)." Ahora he venido, para hacerte entender lo que ha de suceder
a tu pueblo en los últimos días; porque la visión es todavía para muchos días "(Dani'el 10:14, véase también
Dn 11:35 y 40, 12: 9).
Insta repetir: los hechos vivenciados por los Macabeos en la época de Antíoco ocurriran de nuevo.
Se estudiará, en adelante, que Antíoco prefigura el Antimesias ("Anticristo").
ANTÍOCO: EL PROTÓTIPO DEL ANTIMESIAS ("ANTICRISTO") Y EL CUADRO APOCALÍPTICO
Antíoco fue un gran enemigo de la Torá: "Entonces el rey Antíoco publicó para todo el reino un edicto,
prescribiendo que todos los pueblos forman un solo pueblo y que abandonaran sus leyes particulares .
Todos los gentiles se conformaron con esa orden del rey, y muchos de Yisra'el adoptaron su religión,
sacrificando a los ídolos y violando el shabat [sábado]. Por intermedio de mensajeros, el rey envió a
Yerushalayim [Jerusalén] y a las ciudades de Yahudá [Judá] cartas prescribiendo que aceptaran las
costumbres de los otros pueblos de la tierra, suspendió los holocaustos, los sacrificios y las libaciones en
el Beit Hamikdash [Templo], violo los shabatot [los sábados] y las fiestas, profano el santuario y todo lo que
es santo, erigió altares, templos e ídolos, sacrifico cerdos y animales inmundos, dejo a sus hijos
incircuncidados y profano sus almas con toda clase de impurezas y abominaciones, para obligarnos a
olvidar la Torá y a transgredir sus mandamientos. Todo aquel que no obedecía al orden del rey, sería
muerto ". (Macabín Álef / I Macabeos 1: 41-50). "... el rey [Antíoco] hizo construir, sobre el altar de los
holocaustos, la abominación de la desolación. También en las otras ciudades de Yehudá [Judá] se erigieron
altares [idólatras]. Y a las puertas de las casas y en las plazas se quemo incienso [a los dioses]. En cuanto
a los libros de la Torá, los que les caían en las manos eran rasgados y lanzados al fuego "(Macabín Álef /
1º Macabeo 1:54 a 56). La hostilidad de Antíoco con respecto a la Torá fue tan feroz que los Libros de
Macabeos narran la apostasía que se instaló entre los judíos:
a) adoptaron otros dioses;
b) practicaban costumbres paganas;
c) celebraban las fiestas de los dioses extranjeros;
d) no guardaban los mandamientos de la Torá;
e) profanaban el shabat;
f) no circuncidaban a sus hijos;
g) comían animales impuros;
h) practicaban inmoralidad sexual;
i) realizaron varias conductas contrarias a Torá.
Teniendo en cuenta que Antíoco era contrario a la Torá y obligo a los Judios a no cumplir sus
mandamientos, Dani'el profetizó que él (Antíoco) "tiró a tierra la verdad" (Daniel 8:12). A la luz de las
Escrituras, la verdad es la Torá, inferiéndose de ahí que Antíoco arrojó la Torá al suelo, o sea, la despreció.
citaremos textos que comprueban que la Torá es la verdad: "Tu justicia es una justicia eterna, "Tú estas
cerca,‫ יהוה‬YHWH, y todos tus mitsvot [mandamientos] son verdad" (Tehilim / Salmos 119: 151). De ahí,
se concluye que Antíoco es el símbolo de la transgresión a la Torá. En los (Escritos Mesianicos/ "Nuevo
Testamento"), hay una contraposición entre la verdad (Torá) y la mentira (negación de la Torá), entre
Yeshua HaMashiaj y el Antimesias ("Anticristo").
Si no veamos. Yeshua vino para enseñar la verdad, es decir, la Torá (Mt 5: 17-19). Si la Torá es la verdad,
entonces la mentira significa la negación de la Torá. El que propaga la mentira, es decir, la invalidación de
la Torá, es HaSatan (Satanás): "Desde el principio, él [HaSatan] fue un asesino y nunca se aferro a la
verdad, porque no hay verdad en él. "Cuando habla, habla de su carácter, porque es mentiroso y, de hecho,
el padre de la mentira." (Yochanan / Juan 8:44). "HaSatan, el engañador de todo el mundo." (Guilyana /
Apocalipsis 12: 9). En los Manuscritos en griego del "Nuevo Testamento", aparece la palabra ανομος
(anomos), que, de acuerdo con el Diccionario Strong (ver párrafos 459 y 460), tiene el sentido de:
1) "destituido de la ley (mosaica)", es decir, sin la Torá,
2) "que se desvía de la ley [Torá], (...), en el sentido de que no se trata de un acto de fe, sino de un acto de
fe, ignorando la ley [Torá] y la disciplina. En suma, "anomos" es aquel que vive contrariamente a la Torá.
Vemos algunos textos bíblicos en que consta el término ANOMOS en los Manuscritos en griego: "Entonces
yo [Yeshua] les diré abiertamente en la cara: '¡Nunca os conocí! "Apartaos de mí, vosotros que practicáron
ANOMOS [obras contrarias a la Torá]." (Mt 7:23) "El Hijo del Hombre enviará sus ángeles, y ellos sacarán
de su Reino todo lo que hace pecar y aquellos que hacen ANOMOS [ obras contrarias a la Torá]. "(Mt
13:41)" aparecerán varios falsos profetas y engañarán a muchas personas. Y, por multiplicarse ANOMOS
[lo que es contrario a la Torá], el amor de muchos se enfriará. (Mt 24: 11-12). Es interesante observar que
el texto que habla sobre la venida del Antimashiaj ("el Anticristo") declara que él es el propio ANOMO
("contrario a la Torá", "enemigo de la Torá"): "Porque ya se opera el misterio del ANOMOS ... Y entonces,
será revelado el ANOMO ("el enemigo de la Torá"), a quien Adonai deshará por el soplo de su boca y
aniquilará por el esplendor de su venida.
A aquel cuya venida es según la eficacia de HASATAN, con todo el poder, y señales, y prodigios de
MENTIRA, y con todo el engaño de la injusticia para los que perecen, porque no recibieron el amor de la
VERDAD para salvarse. Y, por eso, Elohim les enviará la operación del error, para que crean en la mentira,
para que sean juzgados todos los que no creyeron en la VERDAD [la Torá]; antes, tuvieron placer en la
injusticia. "(Tessalonissayah Beit / 2ª Tesalonicenses 2: 7-12).
En el pasado, Antíoco hostilizó la Torá, el Antimesias hará lo mismo.
No obstante, ya en el primer siglo existían personas que eran antimesias (enemigas de la Torá): "Hijitos,
es ya la última hora; y, como oísteis que viene el Antimesias, también ahora muchos se han hecho
antimesias, por donde conocemos que es ya la última hora "(Yochanan Álef / 1ª Juan 2:18). En efecto,
desde el final del primer siglo, surgió la religión denominada "Cristianismo", que figura al lado de otras
falsas religiones, todas enemigas de la Torá. Es decir, los falsos maestros que enseñan la invalidación de
la Torá actúan como antimesias, sin perjuicio de que en el futuro se manifieste el Antimesias, que será
alguien con el mismo grado de impiedad de Antíoco.
Muchas de las prácticas helenistas de Antíoco fueron reproducidas por el "Cristianismo:
1) Antíoco promovió la adoración a varios dioses. Adopto el Cristianismo la maligna Doctrina de la Trinidad,
que enseña la existencia de tres personas divinas (Padre, Hijo y Espíritu), es decir, "tres dioses", cuando,
en verdad, la Torá enseña que‫ יהוה‬YHWH es uno - sólo una persona,
2) Antíoco diseminó prácticas paganas. El cristianismo adoptó innumerables elementos del paganismo:
nacimiento de Jesús el 25 de diciembre, que es la fecha del nacimiento de diversas divinidades paganas;
Pascua cristiana en sustitución de la fiesta bíblica de Pesaj; Santa Cena pagana en lugar del Seder de
Pesaj; la adopción del calendario católico, y no del bíblico; la conmemoración del Año Nuevo, que es una
fiesta consagrada al dios Janus, etc.)
Antíoco prohibió la custodia de los mandamientos de la Torá. "El Cristianismo dice que la Torá fue abolida,"
en la cruz por Jesús."
4) Antíoco ordenó la profanación del Shabat. El cristianismo sustituyó al shabat, previsto en las Escrituras,
por el domingo, día de adoración del dios sol,
5) Antíoco combatió a la circuncisión. La religión cristiana es enemiga de la circuncisión de los hijos de
Yisra'el;
6) Antíoco determinó la alimentación a base de animales impuros. En el caso de los cristianos, el cristiano
puede comer cerdo, camarón y todos los demás animales impuros, lo que representa una clara violación a
los mitsvot de Vayikrá / Levítico 11,
7) Antíoco diseminó diversas conductas contrarias a la Torá. El cristianismo es una religión divorciada de
las Raices Hebreas, de la fe Genuina, practicada por Yeshua y sus primeros talmidim (discípulos), terminó
abriendo una serie de enseñanzas sin base en las Escrituras (por ejemplo: cobro del diezmo, jerarquía
eclesiástica, teología de la prosperidad, etc.).
Los hebreos identifican a Antíoco como una figura de Nabucodonosor y de su imperio babilónico. Bavel
(Babilonia) es el símbolo de las falsas religiones que se oponen a la Torá de‫ יהוה‬YHWH.
"Es por este motivo que las Escrituras mandan" salir de Bavel (Babilonia)", es decir, abandonar las falsas
religiones, opositoras a la Torá:" que salen de Bavel [Babilonia] "(Yeshayahu / Isaías 48:20). [Babilonia]
"(Yirmeyahu / Jeremías 50: 8)." Huye de Bavel; que no se pierda la vida, no se pierda por la iniquidad de
ella. Pues llegó el tiempo de la venganza de‫ יהוה‬YHWH, él retribuirá lo que ella merece ... Tratábamos de
curar a Bavel, pero ella no puede ser sanada. cada uno de nosotros vuelva a su tierra. Pues el juicio contra
ella llegó "(Yirmeyahu / Jeremías 51: 6 y 9).
La falsa religión de Antíoco engañó a muchos judíos. De igual modo, explica Apocalipsis que las naciones
son engañadas por Bavel: "Bavel, la Grande, la Madre de las Prostitutas y de las obscenidades de la tierra"
(Ap. 17: 5). "¡Ella cayó! Y los reyes de la tierra se prostituyeron con ella, y, de su amor incontenido por el
lujo excesivo, los comerciantes de la tierra se enriquecieron "(Ap. 18: 2-3).
Antíoco fue responsable de propagar la apostasía (1º Macabeo 2:15). Igualmente, el Antimesias diseminará
la apostasía (II Ts 2: 3). En los Ketuvim / escritos / en arameo, la palabra ‫רּודּותא‬
ָ ָ traducida en II Ts 2: 3
‫מ‬,
como "apostasía", significa rebelión, es decir, rebelión promovida contra ‫ יהוה‬YHWH y su Torá. La
apostasía del fin de los tiempos quiere decir justamente que los hombres viviran en desobediencia a los
mitzvot (mandamientos) del ETERNO contenidos en su Torá. En el tiempo de los Macabeos, hubo un
sacerdote impío llamado ("Jasón"), que adoptó prácticas abominables (2º Macabeo 4: 7-20). Por su parte,
Sha'ul (Pablo) habla de "otro / Jesús" que sería diferente del verdadero Yeshua (II Co 11: 4). Ahora bien,
el legítimo Yeshua HaMashiaj guardaba la Torá, el shabat, las fiestas bíblicas, la alimentación kasher, etc.
Yeshua HaMashiaj
*Es el verdadero Salvador
*Maestro y practicante de la Fe de los Judios
*Nació en la fiesta de Sukot
*Predicaba en hebreo y arameo
*Moreno y de cabellos negros
*Se vestía con simá (manto judío) y usaba tsitsiot azules
*Enseñó la Torá
*Guardaba el Shabat
*Seguía la alimentación bíblica (Lv 11), es decir, kasher
*Celebra las fiestas bíblicas
*Vino para restaurar la kahal (asamblea / congregación) de los hijos de Yisra'el
*Fue circuncidado y nunca habló nada en sus discursos contra la circuncisión
*Enseñó la obediencia a la Torá
*Enfatizó la ayuda a los necesitados
*Combatía las tradiciones humanas contrarias a las Escrituras
*Sus enseñanzas se aproximan, en gran parte, a los esenios y a los fariseos, dos de las grandes ramas
de la fe practicada por Israel, además de contener algunos elementos peculiares
* Volvía a establecer su Reino desde Yerushalayim (Jerusalén)
*Llamó a las personas al amor, que implica la obediencia a la Torá en términos concretos
*El nombre de su novia es Yisra'el
La Iglesia Católica Apostólica Romana creó un "Salvador" que vino a abolir la Torá, sustituir el shabat por
el domingo, autorizar la ingesta de alimentos impuros y otras cosas más, es decir, se trata de otro
"Salvador", bien diferente (1 Co 11: 4).
Jesús
(II Co 11: 4)
*Es falso, creado por el paganismo grecoromano
*Fundador de una nueva religión llamada "Cristianismo"
*Nació el 25 de diciembre
*Predicaba en griego
*Rubio y ojos azules
*Se vestía con ropas romanas blancas y rojas
*Vino para anular la Torá
*Abolió el shabat, sustituyéndolo por el domingo
*Permitió la alimentación a base de animales impuros
*Abolió las fiestas bíblicas, sustituyéndolas por las fiestas paganas (Navidad, Año Nuevo, Pascua Cristiana,
etc.)
*Fundó la Iglesia
*Abolió la circuncisión
*Enseñó que quien guardara la Ley (Torá) sería maldito
*Enfatizó entregar el diezmo a los líderes religiosos
*Valoró las tradiciones humanas y sin respaldo bíblico, que las tradiciones fueron posteriormente
adoptadas por los Padres de la Iglesia
*Sus enseñanzas se basan en la filosofía grecoromana
*Se quedará reinando en el cielo
*Enseñó un amor meramente abstracto, subjetivo, y independiente del contenido de la Torá
*El nombre de su novia es Iglesia, etc.
Lo anterior demuestra que existe un falso salvador al cual millones siguen hoy.
Paralelamente, también se contraponen el Sumo Sacerdote Yeshua HaMashiaj (Hb 7 y 8) del impío
Sacerdote "Jasón", que ofició en la época de Antíoco (2º Macabeo 4: 7-20). Aconsejo y persiguió a aquellos
que cumplían la Torá (1º Macabeo 1:41 -64 y 2º Macabeos 6 y 7). Al mismo tiempo, el "dragón" de
Apocalipsis es identificado como HaSatan / Satanás (Ap. 12: 9), que promueve la guerra contra aquellos
que obedecen a la Torá: "El dragón [HaSatan / Satanás] se arrojó contra la mujer y salió a luchar contra el
resto de sus hijos, aquellos que obedecen los mandamientos de Elohim (es decir, la Torá) y dan testimonio
de Yeshua "(Apocalipsis 12:17, véase Ap 14:12). Al igual que Antíoco determinó la muerte de judíos celosos
de la Torá (2º Macabeo 6 y 7), Apocalipsis narra sobre la muerte de los siervos del ETERNO: "Cuando el
Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar el alma de los que habían sido muertos por anunciar la
Palabra de Elohim [Torá y Yeshua], es decir, por haber dado testimonio. Ellos gritaban en alta voz:
Soberano, Adonai HaKadosh, el Verdadero, cuánto tiempo más esperar para que juzgues a los pueblos
que viven en la tierra y vengues nuestra sangre? Entonces cada uno de ellos recibió una vestidura blanca,
y se les dijo que esperas un poco más, hasta que el número total de sus compañeros sea alcanzado, sus
hermanos que serán muertos como ellos lo fueron "(Ap 6: 9-11). En la época de Antíoco, la apostasía se
extendió por Yisra'el, pero hubo un remanente fiel (1 Macabeo 1:62 y 63; 2:42).
En Apocalipsis la bestia y la prostituta babilónica (Ap 13 y 17) promueven la guerra contra el remanente fiel
(Ap 12): aquellos que obedecen los mandamientos de la Torá de Elohim y dan testimonio de Yeshua (Ap.
12:17 y 14:12). Ante la persecución de Antíoco, los judíos celosos huyeron al desierto (1 Macabeo 2: 27-
29). Según el Apocalipsis, la "mujer" (Yisra'el) huirá al desierto para ser cuidada por Elohim (Ap. 12: 6).
Yeshua profetizó sobre el fin de los tiempos y mencionó la abominación de la desolación, también descrita
por Dani'el (" Mt 24: 15-21 y Dn 9:27, 11:31 y 12:11). Ya hemos visto que la abominación de la desolación
fue instalada por Antíoco en el Templo en Yerushalayim (1º Macabeo 1:54), y que tal evento se repetirá en
los últimos días. Los tres años y medio en que Antíoco se quedó profanando el Templo tipifica el período
de 3 años y medio de la Gran Tribulación, que terminará con la venida del Mesías para purificar el Templo:
"Él [el Antimesias] hará una alianza firme con los líderes por una semana [de años; = 7 años]. En la mitad
de la semana [= 3 años y medio], dará fin al sacrificio y a la oferta de granos. En el caso de las cosas
detestables, el desolador vendrá y continuará actuando hasta que la destrucción ya decretada sea vertida
sobre él "(Dn 9:27)." Excluye, sin embargo, el patio exterior del Templo; no lo midas, porque él fue dado a
los goyim [gentiles]. "Ellos pisaron la ciudad santa [Jerusalén] durante cuarenta y dos meses [3 años y
medio]" (Ap. 11: 2). "Y ella [la mujer = Yisra'el] huyó al desierto, hacia un lugar que le fue preparado por
Elohim, para que allí fuera cuidada durante 1.260 días [3 años y medio] "(Ap. 12: 6)." Pero la mujer [Yisra'el]
recibió el par de alas del gran águila, para que pudiese volar a su lugar en el desierto, donde será sostenida
durante una estación, dos estaciones y media estación [ 3 años y medio], fuera de la presencia de la
serpiente "(Ap. 12:14)." El dragón [HaSatan / Satanás] "se levantara contra la mujer [Yisra'el] y salió para
luchar contra el resto de sus hijos, aquellos que obedecen los mandamientos de Elohim (es decir, la Torá)
y dan testimonio de Yeshua" (Apocalipsis 12:17; "Desde el tiempo de la retirada de la ofrenda quemada
regular hasta la colocación de la abominación desoladora habrá 1290 días [aproximadamente 3 años y
medio]" (Dani'el 12:11). "La bestia, hablaba blasfemias y palabras arrogantes, y le fue dada autoridad para
actuar durante 42 meses [3 años y medio] "(Ap. 13: 5). Después de tres años y medio de profanación del
Templo en Yerushalayim (Jerusalén), Yehudá HaMacabi (Judas Macabeo) recapturó y promovió la
reconstrucción del Templo, que es justamente el clímax de la historia de JANUKÁ (1º Libro de Macabeos
4: 36-61 y 2º Macabeos 10: 1-8). De igual manera, el Mashiaj restablecera el Templo en la era milenaria, y
el remanente de los gentiles que atacaron Yerushalayim tendrán que subir para adorar al ETERNO en la
fiesta de Sukot (Yechezk'el / Ezequiel 40 a 48 y Zejarya / Zacarías 14: 9-21)
Por último, la muerte de Antíoco (2º Macabeo 9) tipifica el juicio del ETERNO sobre las dos bestias (Ap 13),
el Antimesias y el Falso Profeta, así como sobre Bavel / Babilonia (Ap 18 y 19). Todos estos personifican
la rebelión contra la voluntad de‫ יהוה‬YHWH establecida en su Torá y explicitada por Yeshua HaMashiaj.
Para aquellos que viven contra la Torá y contra Yeshua, engañados por Bavel (Babilonia), el falso sistema
religioso, sigue la advertencia apocalíptica: ¡Pueblo, sal de ella! [de BAVEL] Para que ustedes no participen
de sus pecados, para que no sean infectados por sus plagas, porque sus pecados forman una massa
pegajosa que alcanza el cielo, y Elohim se acordó de sus crímenes. (Guilyana / Apocalipsis 18: 4- 5, que
se trata de una paráfrasis de las profecías de Yeshayahu / Isaías 48:20 y Yirmeyahu / Jeremías 50: 8, 51:
6 y 9).
El rabino James Scott Trimm enseña que "la fiesta de JANUKÁ es un retrato de los últimos días", mediante
el siguiente cuadro comparativo
[4]: EVENTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS EVENTOS DE LOS MACABEUS Apostasia (2 Ts 2: 3)
Paganización (1 Mac. 1: 11-15) El otro "Jesús" (2 Co 11: 3-4, Mt 7: 20-23); el falso profeta que es la causa
del pueblo seguir a la bestia (Ap. 13: 11-18, 19:20). El sacerdocio fue comprado por un cierto "Jesus", que
prefería ser llamado por su nombre griego "Jasón", y lleva la bestia de Apocalipsis 13, que es un compuesto
de los cuatro animales de Daniel 7, comete la abominación de la desolación referida por Daniel (Mt 24:15;
: 1-4). La profanación del Templo por Antíoco (1 Mac. 1: 41-64 y 2 Mac. 6: 1-6) Tribulación (Mt 24: 9-13,
29) Mártires (2 Mac. 6: 7-31; 7; (4: 5-18) 3 años y medio en que Yehudá tendrá que quedar prófugo en el
desierto (Lc 21: 20-24, Ap 12) Judas (Yehudá), su familia y sus aliados huyeron al desierto de Judea por
tres años. El Mesías es el Kohen (Sacerdote) y el Rey que prevalece a Yehudá (Judas) fue Kohen
(Sacerdote) y Rey, que por fin prevalece.
El nuevo Templo es dedicado (Ez 40-48). La fiesta de Sukot [Cabañas / "Tabernáculos"] es celebrada por
el mundo en el Reino (Zc 14: 16-19) El Templo es rededicado a‫ יהוה‬YHWH (1 Mac. 4: 36-61, 2 Mac. 10:
1-9) Sólo un pequeño remanente sellado será encontrado cuando regresa el Mesías (Ap. 12:17; Ap 7) El
Arca revela su posición (1 Mac. 2 Mac.2: 4-8) Sólo un vaso sellado por el Sumo Sacerdote se encuentra
en el Templo (Shabat 21b)
PALABRAS FINALES
Una era de apostasía, que proclama las advertencias apocalípticas a los que viven contra la Torá y contra
Yeshua, engañados por Bavel (Babilonia), el falso sistema religioso: "¡Pueblo Mio, sal de ella! [de BAVEL]
Para que ustedes no participen de sus pecados, para que no sean infectados por sus plagas, porque sus
pecados forman una massa pegajosa que alcanza el cielo, y Elohim se acordó de sus crímenes. (Guilyana
/ Apocalipsis 18: 4- 5, se trata de una paráfrasis de las profecías de Yeshayahu / Isaías 48:20 y Yirmeyahu
/ Jeremías 50: 8, 51: 6 y 9).
Que la celebración de la fiesta de JANUKÁ no sea el mero recuerdo de acontecimientos del pasado, sino
que traiga nuevo entendimiento sobre lo que nos aguarda en el porvenir. Como "nuevos macabeos" del
siglo XXI, preparémonos para el fin de los tiempos. "El dragón se enojó contra la mujer y salió para luchar
contra el resto de sus hijos, los que obedecen los mandamientos de Elohim y dan testimonio de Yeshua"
(Apocalipsis 12:17).
[1] Es importante registrar que el Judaísmo actual está bastante distante de las Escrituras, no
representando la fe bíblica vivida por Yeshua HaMashiaj y sus primeros talmidim (discípulos).
[2] La cláusula "y cambiar la Torá de‫ יהוה‬YHWH" consta en un antiguo texto hebreo, que se puede leer en
el libro "First Maccabees from an Old Hebrew Text", de James Scott Trimm.
[3] Esta equiparación se dio por el hecho de que los celosos no pudieron celebrar la fiesta de Sukot cuando
el Templo estaba bajo dominio pagano. Así, cuando lo retomaron, optaron por igualar algunos de sus
elementos como, por ejemplo, los ocho días festivos y las luces.

También podría gustarte