Está en la página 1de 106

Año de la Diversificación Productiva y del Fortalecimiento

de la Educación

Universidad Nacional de Cajamarca

Facultad de Ciencias Agrarias

“Agronomía”

Área : Defensa nacional y derechos humanos

Tema : Pacto de san José de costa rica

Docente : Rojas Torres Luis Ángel

Alumnos : Balbín Prado Bruce Devy

Carhuanambo Rodríguez R. Angélica

Huamán Vera Wilmer

Quiroz Urrunaga Marisabel

Rivera Aguilar Tatiana

Vásquez Chuquilin Persing Iván

Ciclo : III ciclo

Cajamarca, Julio del 2015

1
INDICE
INTRODUCCION ............................................................................................................................. 7
I. OBJETIVOS: ................................................................................................................................. 8
II. HISTORIA ................................................................................................................................... 9
III. CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS SUSCRITA EN LA CONFERENCIA
ESPECIALIZADA INTERAMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS ............................................ 10
III.1 PREAMBULO ..................................................................................................................... 10
PARTE I - DEBERES DE LOS ESTADOS Y DERECHOS PROTEGIDOS ............................................... 11
A.1.- Artículo 1. Obligación de Respetar los Derechos ........................................................... 11
A.2.- Artículo 2. Deber de Adoptar Disposiciones de Derecho Interno .................................. 12
CAPITULO II - DERECHOS CIVILES Y POLITICOS ........................................................................... 14
B.1.- Artículo 3. Derecho al Reconocimiento de la Personalidad Jurídica ............................. 14
B.2.- Artículo 4. Derecho a la Vida.......................................................................................... 15
B.3.- Artículo 5. Derecho a la Integridad Personal ................................................................. 16
B.4.- Artículo 6. Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre ................................................. 18
B.5.- Artículo 7. Derecho a la Libertad Personal ..................................................................... 19
B.6.- Artículo 8. Garantías Judiciales ...................................................................................... 20
B.7.- Artículo 9. Principio de Legalidad y de Retroactividad .................................................. 22
B.8.- Artículo 10. Derecho a Indemnización ........................................................................... 22
B.9.- Artículo 11. Protección de la Honra y de la Dignidad .................................................... 23
B.10.- Artículo 12. Libertad de Conciencia y de Religión........................................................ 25
B.11.- Artículo 13. Libertad de Pensamiento y de Expresión ................................................. 26
B.12.- Artículo 14. Derecho de Rectificación o Respuesta ..................................................... 28
B.13.- Artículo 15. Derecho de Reunión ................................................................................. 29
B.14.- Artículo 16. Libertad de Asociación .............................................................................. 29
B.15.- Artículo 17. Protección a la Familia ............................................................................. 30
B.16.- Artículo 18. Derecho al Nombre .................................................................................. 31
B.17.- Artículo 19. Derechos del Niño .................................................................................... 32
B.18.- Artículo 20. Derecho a la Nacionalidad........................................................................ 33
B.19.- Artículo 21. Derecho a la Propiedad Privada ............................................................... 34
B.20.- Artículo 22. Derecho de Circulación y de Residencia................................................... 35
B.21.- Artículo 23. Derechos Políticos .................................................................................... 37
B.22.- Artículo 24. Igualdad ante la Ley .................................................................................. 38
B.23.- Artículo 25. Protección Judicial .................................................................................... 39

2
C.- CAPITULO III: DERECHOS ECONOMICOS, SOCIALES Y CULTURALES ...................................... 40
C.1.- Artículo 26. Desarrollo Progresivo ................................................................................. 40
D.- CAPITULO IV: SUSPENSION DE GARANTIAS, INTERPRETACION Y APLICACION ..................... 41
D.1.- Artículo 27. Suspensión de Garantías ............................................................................ 41
D.2.- Artículo 28. Cláusula Federal ......................................................................................... 43
D.3.- Artículo 29. Normas de Interpretación .......................................................................... 44
D.4.- Artículo 30. Alcance de las Restricciones ...................................................................... 45
D.5.- Artículo 31. Reconocimiento de Otros Derechos .......................................................... 46
E.- CAPITULO V: DEBERES DE LAS PERSONAS ............................................................................. 46
E.1.- Artículo 32. Correlación entre Deberes y Derechos....................................................... 46
PARTE II - MEDIOS DE LA PROTECCION ....................................................................................... 47
F.- CAPITULO VI: DE LOS ORGANOS COMPETENTES ............................................................... 47
F.1.- Artículo 33. ...................................................................................................................... 47
G.- CAPITULO VII: LA COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS ........................ 48
Sección 1. Organización:......................................................................................................... 48
G.1.- Artículo 34 ...................................................................................................................... 48
G.2.- Artículo 35 ...................................................................................................................... 49
G.3.- Artículo 36 ...................................................................................................................... 49
G.4.- Artículo 37 ...................................................................................................................... 50
G.5.- Artículo 38 ...................................................................................................................... 50
G.6.- Artículo 39 ...................................................................................................................... 51
G.7.- Artículo 40 ...................................................................................................................... 51
Sección 2. Funciones .............................................................................................................. 52
G.8.- Artículo 41 ...................................................................................................................... 52
G.9.- Artículo 42 ...................................................................................................................... 53
G.10.- Artículo 43 .................................................................................................................... 55
Sección 3. Competencia ......................................................................................................... 55
G.11.- Artículo 44 .................................................................................................................... 55
G.12.- Artículo 45 .................................................................................................................... 56
G.13.- Artículo 46 .................................................................................................................... 58
G.14.- Artículo 47 .................................................................................................................... 59
Sección 4. Procedimiento ....................................................................................................... 60
G.15.- Artículo 48 .................................................................................................................... 60
G.16.- Artículo 49: ................................................................................................................... 61

3
G.17.- Artículo 50 .................................................................................................................... 62
G.18.- Artículo 51 .................................................................................................................... 63
H.- CAPITULO VIII: LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS .............................. 64
Sección 1. Organización:......................................................................................................... 64
H.1.- Artículo 52 ...................................................................................................................... 64
H.2.- Artículo 53 ...................................................................................................................... 65
H.3.- Artículo 54 ...................................................................................................................... 65
H.4.- Artículo 55 ...................................................................................................................... 66
H.5.- Artículo 56 ...................................................................................................................... 67
H.6.- Artículo 57 ...................................................................................................................... 67
H.7.- Artículo 58 ...................................................................................................................... 68
H.8.- Artículo 59 ...................................................................................................................... 69
H.9.- Artículo 60 ...................................................................................................................... 69
H.10.- Artículo 61 .................................................................................................................... 70
H.11.- Artículo 62 .................................................................................................................... 71
H.12.- Artículo 63 .................................................................................................................... 71
H.13.- Artículo 64 .................................................................................................................... 72
H.14.- Artículo 65 .................................................................................................................... 72
Sección 3. Procedimiento ....................................................................................................... 73
H.15.- Artículo 66 .................................................................................................................... 73
H.16.- Artículo 67 .................................................................................................................... 73
H.17.- Artículo 68 .................................................................................................................... 74
H.18.- Artículo 69 .................................................................................................................... 74
CAPITULO IX ................................................................................................................................ 75
DISPOSICIONES COMUNES ...................................................................................................... 75
I.1.- Artículo 70 ........................................................................................................................ 75
I.2.- Artículo 71 ........................................................................................................................ 75
I.3.- Artículo 72 ........................................................................................................................ 76
I.4.- Artículo 73 ........................................................................................................................ 76
PARTE III - DISPOSICIONES GENERALES Y TRANSITORIAS ........................................................... 77
CAPITULO X ............................................................................................................................. 77
J.1.- Artículo 74........................................................................................................................ 77
J.2.- Artículo 75........................................................................................................................ 77
J.3.- Artículo 76........................................................................................................................ 78

4
J.4.- Artículo 77........................................................................................................................ 78
J.5.- Artículo 78........................................................................................................................ 79
CAPITULO XI ............................................................................................................................ 79
Sección 1. Comisión Interamericana de Derechos Human .................................................... 79
K.1.- Artículo 79 ....................................................................................................................... 79
K.2.- Artículo 80 ....................................................................................................................... 80
Sección 2. Corte Interamericana de Derechos Humanos ....................................................... 80
K.3.- Artículo 81 ....................................................................................................................... 80
K.4.- Artículo 82 ....................................................................................................................... 80
A) Complementos del Pacto de San José de Costa rica .............................................................. 81
Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos humanos, en materia de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales o también conocido como el Protocolo de San
Salvador (1988). ...................................................................................................................... 81
Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la Abolición a la
Pena de Muerte (1990). .......................................................................................................... 81
Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura (1987).............................. 82
Convención Interamericana sobre la Desaparición Forzada de Personas (1994). .................. 82
La Corte Interamericana en el caso Radilla Pacheco Vs Estados Unidos ................................ 83
Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer
“Belém do Pará” ...................................................................................................................... 83
Convención Interamericana para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra
las Personas con Discapacidad (1999). ................................................................................... 84
IV. SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS ........................................................ 85
La Novena Conferencia Internacional Americana y los Derechos Humanos .......................... 86
La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre ....................................... 86
La Creación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Estatuto Original y La
Ampliación de las Facultades de la Comisión.......................................................................... 87
Los Protocolos a la Convención Americana ............................................................................ 89
V. EL NUEVO ESTATUTO Y EL NUEVO REGLAMENTO DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE
DERECHOS HUMANOS ................................................................................................................ 89
VI. LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS ....................................................... 90
Competencia ........................................................................................................................... 91
Competencia contenciosa ................................................................................................... 91
Competencia consultiva .......................................................................................................... 91
Composición ........................................................................................................................ 91

5
VII. INSTRUMENTOS INTERAMERICANOS SOBRE DERECHOS HUMANOS ADOPTADOS EN
FORMA RECIENTE ........................................................................................................................ 92
VIII. COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS ................................................... 93
Funciones ................................................................................................................................ 93
IX. RECONOCIMIENTO DE COMPETENCIA POR PARTE DEL PERÚ ............................................... 93
Retiro de la competencia contenciosa de la corte interamericana de derechos humanos ... 93
X. LOS DERECHOS HUMANOS Y LAS LIBERTADES EN EL PACTO DE SAN JOSE DE COSTA RICA... 94
Derechos relativos a la integridad de la persona .................................................................... 94
XI. OBLIGACIONES DE LOS ESTADOS .......................................................................................... 96
XII. CONCLUSIONES: .................................................................................................................... 96
XIII. VOCABULARIO ...................................................................................................................... 97
XIV. BIBLIOGRAFIA CONSULTADA ............................................................................................. 101

6
INTRODUCCION

En el año 1969 –reunidos en San José de Costa Rica– los Estados miembros
de la OEA aprobaron el texto de la «Convención Americana sobre Derechos
Humanos» (CAD), también denominada «Pacto de San José de Costa Rica»,
la cual entró en vigor el 18 de julio de 1978 al alcanzar el número de
ratificaciones previsto.

Los más de 30 años transcurridos desde su entrada en vigencia, reafirman sus


valores intrínsecos así como la importancia de contar con el sistema de órganos
y los procedimientos que establece –fundamentalmente lo relativo a la Corte
Interamericana de Justicia y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
(CIDH) – quienes han tenido oportunidad de intervenir ante denuncias de
graves violaciones a los derechos humanos de los habitantes de numerosos
países de la región.

Los fallos y opiniones consultivas emitidas por la Corte Interamericana de


Justicia y la CIDH, gozan de merecido prestigio, constituyendo precedentes
valiosos para la interpretación del sentido y alcance de los derechos humanos
reconocidos. Así, constituyen fuente principal a la hora de interpretar cualquier
disposición del Pacto sobre la cual surjan dudas respecto a su sentido y
alcance.

En el presente trabajo nos dedicaremos a estudiar la importancia y utilidad de


este Pacto y su trascendencia en la protección de los Derechos Humanos.

7
I. OBJETIVOS:

1. El objetivo del trabajo es conocer cada uno de los artículos de la Convención


Americana sobre los Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica)

2. Como favorecen a la formación y conocimiento de los derechos que tratan


estos artículos para el beneficio de personas y estados que conforman este
pacto.

3. Demostrar que la convención se ha convertido en el principal instrumento de


fomento del movimiento de los derechos humanos en el continente americano.

4. Reconocer que la convención se rige como metas u objetivos a alcanzar, sin


revestir un carácter de derechos propiamente dicho.

8
LA CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS (PACTO
DE SAN JOSE)

II. HISTORIA
La Convención Americana sobre Derechos Humanos (también llamada Pacto de
San José de Costa Rica o CADH) fue suscrita, tras la Conferencia Especializada
Interamericana de Derechos Humanos, el 22 de noviembre de 1969 en la ciudad
de San José de Costa Rica y entró en vigencia el 18 de julio de 1978. Es una de
las bases del Sistema interamericano de protección de derechos humanos.

Tiene su sede en San José de Costa Rica, cuyo propósito es aplicar e interpretar
la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros tratados de
derechos humanos a los cuales se somete el llamado sistema interamericano de
protección de derechos humanos.

Los Estados partes en esta Convención se "comprometen a respetar los


derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio
a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna".

Si el ejercicio de tales derechos y libertades no estuviere ya garantizado por


disposiciones legislativas o de otro carácter, los Estados partes están obligados
a adoptar medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para
hacerlos efectivos.

Además, establece la obligación, para los Estados partes, del desarrollo


progresivo de los derechos económicos, sociales y culturales contenidos en la
Carta de la Organización de los Estados Americanos, en la medida de los
recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados.

Como medios de protección de los derechos y libertades, establece dos órganos


para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento de la Convención:
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de
Derechos Humanos.

9
III. CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS SUSCRITA
EN LA CONFERENCIA ESPECIALIZADA INTERAMERICANA SOBRE
DERECHOS HUMANOS
San José, Costa Rica 7 al 22 de noviembre de 1969

CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS

(Pacto de San José)

III.1 PREAMBULO

Los Estados Americanos signatarios de la presente Convención, reafirmando su


propósito de consolidar en este Continente, dentro del cuadro de las
instituciones democráticas, un régimen de libertad personal y de justicia social,
fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre; Reconociendo
que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de
determinado Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la
persona humana, razón por la cual justifican una protección internacional, de
naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el
derecho interno de los Estados americanos; considerando que estos principios
han sido consagrados en la Carta de la Organización de los Estados
Americanos, en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del
Hombre y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos que han sido
reafirmados y desarrollados en otros instrumentos internacionales, tanto de
ámbito universal como regional; reiterando que, con arreglo a la Declaración
Universal de los Derechos Humanos, sólo puede realizarse el ideal del ser
humano libre, exento del temor y de la miseria, si se crean condiciones que
permitan a cada persona gozar de sus derechos económicos, sociales y
culturales, tanto como de sus derechos civiles y políticos, y considerando que la
Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria (Buenos Aires, 1967)
aprobó la incorporación a la propia Carta de la Organización de normas más
amplias sobre derechos económicos, sociales y educacionales y resolvió que
una convención interamericana sobre derechos humanos determinara la
estructura, competencia y procedimiento de los órganos encargados de esa
materia, han convenido en lo siguiente:

10
PARTE I - DEBERES DE LOS ESTADOS Y DERECHOS PROTEGIDOS
A.- CAPITULO I: ENUMERACION DE DEBERES

A.1.- Artículo 1. Obligación de Respetar los Derechos

Los Estados Partes en esta Convención se comprometen a respetar los


derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio
a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por
motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier
otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier
otra condición social.

Para los efectos de esta Convención, persona es todo ser humano.

•El “respeto” de los derechos

Por una parte, la obligación de respeto, consiste en cumplir directamente con la


norma establecida, ya sea absteniéndose de actuar o dando una prestación.6
Lo anterior debido a que el ejercicio de la función pública tiene límites que
derivan de que los derechos humanos son atributos inherentes a la dignidad
humana y, en consecuencia, superiores al poder del Estado.7 Gros Espiell
define el “respeto” como “la obligación del Estado y de todos sus agentes,
cualquiera que sea su carácter o condición, de no violar, directa ni
indirectamente, por acciones u omisiones, los derechos y libertades reconocidos
en la Convención”.( Corte IDH)

Entre los casos más significativos que ha conocido la Corte IDH sobre graves
violaciones a derechos humanos en donde los Estados demandados han
incumplido con la obligación general de respetarlos, destacan los relativos a
desapariciones forzadas masacres, ejecuciones extrajudiciales, y tortura.

•La obligación del Estado de asegurar el pleno goce y ejercicio de los


derechos

Las medidas para asegurar el goce y ejercicio de los derechos son medidas
positivas que pueden ser generales o especiales.

11
Las medidas generales están dirigidas a toda la población y se encuentran en
relación con la obligación de asegurar la vigencia de las normas internacionales
en el ámbito interno (Claudio, op.)

 La estrategia de prevención debe ser integral, es decir, debe prevenir


los factores de riesgo y a la vez fortalecer las instituciones para que puedan
proporcionar una respuesta efectiva a los casos de violen que determinadas
mujeres y niñas pueden ser víctimas de violencia. En este sentido, en casos
de violencia contra la mujer, los Estados tienen, además de las obligaciones
genéricas contenidas en la Convención Americana, una obligación reforzada
a partir de la Convención Belém do Pará, con el fin de asegurar el efectivo
ejercicio y goce de este tipo de derechos (Cfr. Corte IDH).
 Ejemplos: no discriminar a un homosexual o asesino
 Opinión: Como hemos tratado de evidenciar a lo largo del presente texto,
las obligaciones generales de “respeto” a que están sometidas todas las
autoridades de los Estado Partes de la Convención, han motivado una rica
jurisprudencia de la Corte IDH.

A.2.- Artículo 2. Deber de Adoptar Disposiciones de Derecho Interno

Si el ejercicio de los derechos y libertades mencionados en el artículo 1 no


estuviere ya garantizado por disposiciones legislativas o de otro carácter, los
Estados Partes se comprometen a adoptar, con arreglo a sus procedimientos
constitucionales y a las disposiciones de esta Convención, las medidas
legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos tales
derechos y libertades.

• La obligación de adoptar medidas legislativas o de otro carácter para la


efectividad de los derechos

Los Estados no sólo tienen la obligación positiva de adoptar las medidas


legislativas necesarias para garantizar el ejercicio de los derechos en ella
consagrados, sino que también deben evitar promulgar aquellas leyes que
impidan el libre ejercicio de estos derechos, y a la vez evitar que se supriman o
modifiquen las leyes que los protegen. (Corte IDH).

12
• Leyes de amnistía

Los casos sobre la compatibilidad de las leyes de amnistía conforme a los


estándares internacionales en materia de derechos humanos, constituyen los
asuntos más relevantes relativos a la obligación estatal de adecuar las
disposiciones de derecho interno a la normativa internacional. (Corte IDH.).

 Ejemplo: En el paradigmático Caso Barrios Altos vs. Perú de 2001,64 al


analizar las leyes de amnistía de ese país, la Corte IDH consideró que
resultaban:

Inadmisibles las disposiciones de amnistía, las disposiciones de prescripción y


el establecimiento de excluyentes de responsabilidad que pretendan impedir la
investigación y sanción de los responsables de las violaciones graves de los
derechos humanos tales como la tortura, las ejecuciones sumarias, extralegales
o arbitrarias y las desapariciones forzadas, todas ellas prohibidas por
contravenir derechos inderogables reconocidos por el Derecho Internacional de
los Derechos Humanos (Ibidem)

• Derecho del inculpado a recurrir el fallo ante juez o tribunal superior en


materia penal

La Convención Americana dispone que “[t]oda persona inculpada de delito tiene


derecho a que se presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente
su culpabilidad. Durante el proceso, toda persona tiene derecho, en plena
igualdad, a las siguientes garantías mínimas: […] h) Derecho de recurrir del fallo
ante juez o tribunal superior”.

 Ejemplo: caso Vladimiro montesinos y Alberto Fujimori.

• Pena de muerte

En los casos de pena de muerte que la Corte IDH ha conocido, en general, se


ha determinado la existencia de violaciones procesales y de legalidad
íntimamente relacionada con el incumplimiento de la obligación de adoptar
disposiciones de derecho interno. Así por ejemplo, en el primer caso de pena

13
de muerte conocido por el Tribunal Interamericano, se determinó que la
legislación de Trinidad y Tobago en materia penal incumplía lo dispuesto por el
Artículo 2º de la Convención Americana al prever la pena de muerte de forma
automática y genérica, sin determinar el grado de culpabilidad en un proceso en
el que no estaba previsto que fuera llevado en un plazo razonable (Corte IDH.
Caso Hilaire).

En los casos guatemaltecos de pena de muerte de 2005, Caso Fermín


Ramírez124 y Caso Raxcacó Reyes, en general, las controversias giraron en
torno a las falencias en la tipificación de los delitos por medio de los cuales los
condenados fueron sentenciados a muerte; la dificultad de interponer un recurso
para solicitar indulto o conmutación de la pena

CAPITULO II - DERECHOS CIVILES Y POLITICOS

B.1.- Artículo 3. Derecho al Reconocimiento de la Personalidad Jurídica

Toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica.

•El derecho al nombre

Aun cuando la CADH ampara como derecho autónomo el derecho al nombre,


este derecho está estrechamente relacionado con el derecho al reconocimiento
de la personalidad jurídica del ser humano.

No huelga recordar que el derecho de toda persona “a un nombre propio y a los


apellidos de sus padres o al de uno de ellos”, consagrado por la CADH, es
inderogable.

• El derecho a la identidad

El derecho a la identidad constituye un elemento inherente al ser humano tanto


en sus relaciones con el Estado como con la sociedad. La Corte Interamericana
ha concluido que “el derecho a la identidad puede ser conceptualizado, en
general, como el conjunto de atributos y características que permiten la
individualización de la persona en sociedad y, en tal sentido, comprende varios

14
otros derechos según el sujeto de derechos de que se trate y las circunstancias
del caso”.(Corte IDH)

•El derecho a la nacionalidad

La CADH ampara el derecho a la nacionalidad como un derecho autónomo89


y distinto del derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica del ser
humano, ambos derechos están estrechamente relacionados. No huelga
recordar que el derecho a la nacionalidad, como el derecho al reconocimiento
de la personalidad jurídica, es inderogable (Artículo 27).

B.2.- Artículo 4. Derecho a la Vida

1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará
protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie
puede ser privado de la vida arbitrariamente.

2. En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá
imponerse por los delitos más graves, en cumplimiento de sentencia
ejecutoriada de tribunal competente y de conformidad con una ley que
establezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito. Tampoco
se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente.

3. No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido.

4. En ningún caso se puede aplicar la pena de muerte por delitos políticos ni


comunes conexos con los políticos.

5. No se impondrá la pena de muerte a personas que, en el momento de la


comisión del delito, tuvieren menos de dieciocho años de edad o más de
setenta, ni se le aplicará a las mujeres en estado de gravidez.

6. Toda persona condenada a muerte tiene derecho a solicitar la amnistía, el


indulto o la conmutación de la pena, los cuales podrán ser concedidos en todos
los casos. No se puede aplicar la pena de muerte mientras la solicitud esté
pendiente de decisión ante autoridad competente.

15
•Consideraciones sobre la pena de muerte

El artículo 4 de la Convención regula las restricciones a la pena de muerte en 5


de sus 6 numerales, permitiendo excepcionalmente la aplicación de este tipo de
pena a los Estados que para ese momento no la habían abolido. En términos
generales, la propia Convención como veremos, contiene un propósito
abolicionista que se desarrolló en la jurisprudencia y se concretó en su Protocolo
posterior.40 Para la Corte Interamericana, “[e]l asunto está dominado por un
principio sustancial expresado por el primer párrafo, según el cual ‘toda persona
tiene derecho a que se respete su vida’ y por un principio procesal según el cual
‘nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente’. (Corte IDH).

 Ejemplo: en Cajamarca Edilberto Vásquez

Leyes contra el aborto

B.3.- Artículo 5. Derecho a la Integridad Personal

1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física,


psíquica y moral.

2. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles,


inhumanos o degradantes. Toda persona privada de libertad será tratada con
el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.

3. La pena no puede trascender de la persona del delincuente.

4. Los procesados deben estar separados de los condenados, salvo en


circunstancias excepcionales, y serán sometidos a un tratamiento adecuado a
su condición de personas no condenadas.

 La Corte ya ha establecido que “la infracción del derecho a la integridad física


y psíquica de las personas es una clase de violación que tiene diversas
connotaciones de grado y que abarca desde la tortura hasta otro tipo de
vejámenes o tratos crueles, inhumanos o degradantes, cuyas secuelas
físicas y psíquicas varían de intensidad según los factores endógenos y
exógenos que deberán ser demostrados en cada situación concreta”.

16
 Es decir, las características personales de una supuesta víctima de tortura o
tratos crueles, inhumanos o degradantes, deben ser tomadas en cuenta al
momento de determinar si la integridad personal fue vulnerada, y por ende,
incrementar el sufrimiento ya el sentido de humillación cuando son
sometidas a ciertos tratamientos. Asimismo, el Tribunal ha indicado que todo
uso de la fuerza que no sea estrictamente necesario por el propio
comportamiento de la persona detenida constituye un atentado a la dignidad
humana en violación del artículo 5 de la Convención Americana. (Corte IDH)
 Ejemplos: el bulling que se presenta en los colegios.

• La prohibición de tortura y otros tratos crueles inhumanos o degradantes

Este rol central de la prohibición de la tortura se manifiesta en que esta acción


es considerada un claro ejemplo de una norma absoluta en derecho
internacional de los derechos humanos. Este carácter absoluto implica que, a
diferencia de lo que ocurre con la gran mayoría de los derechos humanos
consagrados internacionalmente, no puede restringirse ni suspenderse bajo
ninguna circunstancia.23 (Art. 27 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos)

Ejemplo: el veterinario Celedonio Garay Llamoctanta, de 33 años, terminaría


siendo secuestrado y torturado presuntamente para robarle el dinero que había
conseguido producto de su trabajo y otros negocios. Nicolás Jambo Cueva,
hermano de la víctima, contó que su familiar reconoció a sus agresores (fuente
RPP).

 El derecho a la integridad personal es hoy un elemento central en el


sistema internacional de protección de los derechos humanos y esto se
refleja tanto en las normas que buscan su protección como en el acervo
jurisprudencial que se ha desarrollado por la Corte IDH.

 La Convención Americana consagra un principio general de protección de la


integridad personal en sus facetas física, psíquica y moral. Además,
establece ciertas prohibiciones específicas como la de tortura y otros tratos
y penas crueles inhumanas y degradantes.

17
B.4.- Artículo 6. Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre

1. Nadie puede ser sometido a esclavitud o servidumbre, y tanto éstas, como la


trata de esclavos y la trata de mujeres están prohibidas en todas sus formas.

2. Nadie debe ser constreñido a ejecutar un trabajo forzoso u obligatorio. En los


países donde ciertos delitos tengan señalada pena privativa de la libertad
acompañada de trabajos forzosos, esta disposición no podrá ser interpretada
en el sentido de que prohíbe el cumplimiento de dicha pena impuesta por juez
o tribunal competente. El trabajo forzoso no debe afectar a la dignidad ni a la
capacidad física e intelectual del recluido.

3. No constituyen trabajo forzoso u obligatorio, para los efectos de este artículo:

a. los trabajos o servicios que se exijan normalmente de una persona recluida


en cumplimiento de una sentencia o resolución formal dictada por la autoridad
judicial competente.

Tales trabajos o servicios deberán realizarse bajo la vigilancia y control de las


autoridades públicas, y los individuos que los efectúen no serán puestos a
disposición de particulares, compañías o personas jurídicas de carácter privado;

b. el servicio militar y, en los países donde se admite exención por razones de


conciencia, el servicio nacional que la ley establezca en lugar de aquél;

c. el servicio impuesto en casos de peligro o calamidad que amenace la


existencia o el bienestar de la comunidad, y si bien la CADH prohíbe la
esclavitud y la servidumbre, el Pacto de San José no proporciona una definición
de estas prácticas.

 Al definir la esclavitud, la trata de seres humanos y la servidumbre, la


Comisión Interamericana se ha basado esencialmente en las definiciones
provistas por la Convención sobre la Esclavitud de 1926 y la Convención
suplementaria sobre la abolición de la esclavitud, la trata de esclavos y las
instituciones y prácticas análogas a la esclavitud, de 1956, así como en
posteriores instrumentos internacionales. (Comisión Interamericana de
Derechos Humanos,)

18
 Ejemplo: "La señora Katerine le dijo a mi mamá que en la capital sólo iba a
cuidar a una bebé, pero acá encontré el verdadero infierno: trabajaba desde
las cinco de la mañana hasta las 11 de la noche y me obligaban hasta a
bañar las mascotas". Este es el crudo testimonio de una menor de 14 años,
traída con engaños de su natal Pucallpa, quien es una de las cientos de
víctimas del tercer delito más grave del mundo: la trata o esclavitud de
personas.

• Los trabajos forzosos

A la luz de las reglas generales de interpretación establecidas en el artículo 29


de la Convención, la significación de la prohibición del trabajo forzoso u
obligatorio. […] los tratados de derechos humanos son instrumentos vivos, cuya
interpretación tiene que acompañar la evolución de los tiempos y las
condiciones de vida actuales. Tal interpretación evolutiva es consecuente con
las reglas generales de interpretación consagradas en el artículo 29 de la
Convención Americana, así como las establecidas por la Convención de Viena
sobre el Derecho de los Tratados.( Corte IDH.)

B.5.- Artículo 7. Derecho a la Libertad Personal

1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal.

2. Nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en las
condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los Estados
Partes o por las leyes dictadas conforme a ellas.

3. Nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios.

4. Toda persona detenida o retenida debe ser informada de las razones de su


detención y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra ella.

5. Toda persona detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez
u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendrá
derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad,
sin perjuicio de que continúe el proceso. Su libertad podrá estar condicionada a
garantías que aseguren su comparecencia en el juicio.

19
6. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o
tribunal competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de
su arresto o detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran
ilegales. En los Estados Partes cuyas leyes prevén que toda persona que se
viera amenazada de ser privada de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez
o tribunal competente a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal amenaza,
dicho recurso no puede ser restringido ni abolido. Los recursos podrán
interponerse por sí o por otra persona.

Nadie será detenido por deudas. Este principio no limita los mandatos de
autoridad judicial competente dictados por incumplimientos de deberes
alimentarios.

• La prohibición de privaciones arbitrarias de la libertad

La prohibición de privaciones ilegales de la libertad atiende a un criterio formal


y procedimental, mientras que la prohibición de privaciones arbitrarias de la
libertad responde a un criterio fundamentalmente material o sustancial. No basta
que una detención sea conforme a la Constitución y las leyes de un país para
considerarla lícita o legítima, ya que es preciso adicionalmente que esta
normatividad se ajuste a principios materiales de razonabilidad o
proporcionalidad.

B.6.- Artículo 8. Garantías Judiciales

1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de
un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e
imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de
cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la determinación de sus
derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro
carácter.

2. Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su


inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad. Durante el
proceso, toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes
garantías mínimas:

20
a) derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor o
intérprete, si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal;

b) comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación formulada;

c) concesión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la


preparación de su defensa;

d) derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser asistido por un


defensor de su elección y de comunicarse libre y privadamente con su defensor;

e) derecho irrenunciable de ser asistido por un defensor proporcionado por el


Estado, remunerado o no según la legislación interna, si el inculpado no se
defendiere por sí mismo ni nombrare defensor dentro del plazo establecido por
la ley;

f) derecho de la defensa de interrogar a los testigos presentes en el tribunal y


de obtener la comparecencia, como testigos o peritos, de otras personas que
puedan arrojar luz sobre los hechos;

g) derecho a no ser obligado a declarar contra sí mismo ni a declararse culpable,


y

h) derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior.

3. La confesión del inculpado solamente es válida si es hecha sin coacción de


ninguna naturaleza.

4. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido a nuevo
juicio por los mismos hechos.

5. El proceso penal debe ser público, salvo en lo que sea necesario para
preservar los intereses de la justicia.

 En principio, las garantías judiciales “deben observarse en las instancias


procesales con el fin de proteger el derecho de los individuos a que se
resuelvan con la máxima justicia posible”, por un lado, la culpabilidad o

21
inocencia y, por el otro, “las controversias que se susciten entre dos partes
–sean ellas particulares u órganos del Estado y sea que se refieran a
materias que estén o no en el ámbito de los derechos humanos”.
 EJEMPLO: El futbolista chileno Arturo Vidal aceptó hoy la salida alternativa
que le propuso la Fiscalía y evitará ir a juicio por el accidente de tráfico que
protagonizó el mes pasado, en plena Copa América, cuando conducía en
estado de ebriedad, informaron fuentes judiciales.

B.7.- Artículo 9. Principio de Legalidad y de Retroactividad

Nadie puede ser condenado por acciones u omisiones que en el momento de


cometerse no fueran delictivos según el derecho aplicable. Tampoco se puede
imponer pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del
delito. Si con posterioridad a la comisión del delito la ley dispone la imposición
de una pena más leve, el delincuente se beneficiará de ello.

LEGALIDAD: no se puede condenar si la ley no establece q es un delito

RETOACTIVIDAD: es favorable para todos

 Ejemplo: una persona es declarada a 10 años por un delito, cuando lleva 3


años de condena sale una nueva ley, que dice que por el mismo delito ya
no son 10 sino 5 años le es favorable.

B.8.- Artículo 10. Derecho a Indemnización

Toda persona tiene derecho a ser indemnizada conforme a la ley en caso de


haber sido condenada en sentencia firme por error judicial.

• El significado de “indemnización”

Una obligación positiva del Estado: El derecho de indemnización que sigue a un


error judicial claramente establece una obligación positiva del Estado. Aunque
el Sistema Interamericano apenas empezó a evaluar la naturaleza de la
obligación proveniente del artículo 10, algunos aspectos han sido considerados
por otros mecanismos de derechos humanos. Un punto merece especial
atención; la indemnización “conforme a la ley” no significa que el Estado no tiene

22
la obligación de otorgar una indemnización cuando el derecho interno o la
práctica no establecen tales indemnizaciones. Más bien, como fue indicado por
el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, los Estados deben
promulgar disposiciones que garanticen que la indemnización pueda, en efecto,
ser pagada a la víctima del error judicial y dentro de un periodo de tiempo
razonable.(Comité de derechos humanos)

• El efecto del indulto o anulación de condena sobre el derecho a la


indemnización

Otro aspecto que todavía no se encuentra claramente desarrollado por los


órganos del sistema interamericano es el impacto que podrían tener los indultos
sobre el derecho a la indemnización.

El Comité de Derechos Humanos establece que no se debe indemnización “si


el fallo condenatorio se anula en virtud de un indulto de carácter humanitario o
discrecional, o motivado por consideraciones de equidad, que no implique que
haya habido un error judicial”.35 Una opinión similar es sostenida en el Consejo
de Europa (Ibidem, párr. 53.)

Un claro ejemplo de ello es lo sucedido con las medidas judiciales aplicadas en


el proceso de paz de 1990, que muestra hoy a exmilitares presos y exguerrilleros
libres.

B.9.- Artículo 11. Protección de la Honra y de la Dignidad

1. Toda persona tiene derecho al respeto de su honra y al reconocimiento de su


dignidad.

2. Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida


privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia, ni de
ataques ilegales a su honra o reputación.

3. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias


o esos ataques.

23
• Vida privada e inviolabilidad del domicilio

La Corte Interamericana ha examinado la relación entre la vida privada y la


violación del domicilio en tres sentencias: Masacres de Ituango, Escué Zapata
y Fernández Ortega y otros. En las tres decisiones el tribunal afirmó que el
derecho a la vida privada se encuentra “íntimamente ligado” al lugar donde se
asienta el domicilio familiar. De acuerdo con esta línea argumental, quienes
pierden sus hogares también pierden el ámbito personal y geográfico donde
desarrollan su vida privada.

 Ejemplo: Se conoce como Masacre de Santa Bárbara al asesinato de 15


personas, entre adultos y niños, en el pueblo de Santa Bárbara, el 4 de julio
de 1991 en la región de Huancavelica, Perú. La masacre fue perpetrada por
las Fuerzas Armadas del Perú

• Vida privada e inviolabilidad de las comunicaciones

al hablar de cómo el derecho a la vida privada cubre aspectos tales como la


convivencia familiar, el domicilio y la correspondencia, el tribunal afirmaría
además que, aunque “las conversaciones telefónicas no se encuentran
expresamente previstas en el artículo 11 de la Convención, se trata de una
forma de comunicación que, al igual que la correspondencia, se encuentra
incluida dentro del ámbito de protección del derecho a la vida privada”.29 Para
sustentar esta afirmación, la Corte Interamericana acudió nuevamente a la
jurisprudencia del TEDH.(Eur. Court H.R.)

 Ejemplos: los audios divulgados en los que se escucha hablar a Carmen


Rosa Núñez de Acuña, esas grabaciones no serían producto de una
interceptación telefónica, sino más bien habrían sido grabadas en secreto en
reuniones privadas de la integrante de la plancha de Luis Castañeda, lo cual
también constituye un delito.

24
• Vida privada y sexualidad

Quizás el aspecto más innovador de la jurisprudencia de la Corte Interamericana


sobre el artículo 11 se encuentra en la relación que se ha establecido entre la
vida privada y los casos de vulneración de la libertad sexual.

El tribunal tuvo la oportunidad de examinar esta visión en dos casos decididos


sucesivamente en agosto de 2010 contra México: Fernández Ortega y otros y
Rosendo Cantú y otra.

En cada uno de estos casos, relacionado con la violación de la integridad sexual


que padecieron dos mujeres indígenas por parte de agentes estatales que
realizaban operativos militares en el estado de Guerrero, la Corte
Interamericana tenía como principal reto el examinar la fiabilidad de las
narraciones de violencia sexual teniendo en cuenta la vaguedad de las
circunstancias específicas de los relatos de sus víctimas (Zelada, C)

 Ejemplos: La justicia mexicana cerró sus puertas para las mujeres violadas
por militares. Desde 1994 en Chiapas y hasta 2006 en Coahuila, los
elementos del Ejército Mexicano involucrados en delitos de violación sexual
contra mujeres no han sido castigados. En tanto sus víctimas, mujeres
indígenas o pobres, viven el calvario del miedo y la intimidación.

B.10.- Artículo 12. Libertad de Conciencia y de Religión

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión. Este


derecho implica la libertad de conservar su religión o sus creencias, o de
cambiar de religión o de creencias, así como la libertad de profesar y divulgar
su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como
en privado.

2. Nadie puede ser objeto de medidas restrictivas que puedan menoscabar la


libertad de conservar su religión o sus creencias o de cambiar de religión o de
creencias.

3. La libertad de manifestar la propia religión y las propias creencias está sujeta


únicamente a las limitaciones prescritas por la ley y que sean necesarias para

25
proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicos o los derechos o
libertades de los demás.

4. Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos
reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias
convicciones.

• El corpus iuris internacional de la libertad de religión

El corpus juris del Derecho Internacional de los Derechos Humanos está


formado por un conjunto de instrumentos internacionales de contenido y efectos
jurídicos variados (tratados, convenios, resoluciones y declaraciones). (Párr.
115.)

• Definición de libertad de conciencia y de religión

En nuestra opinión, la libertad de religión es la libertad de profesar o no profesar


una religión, entendida ésta como la relación del hombre con lo divino (no
necesariamente con un dios personal, sino con lo divino que es una relación con
la trascendencia) de la cual se desprenden determinadas convicciones éticas,
opiniones, creencias y observancias religiosas las cuales se exteriorizan
positivamente a través de la libre manifestación individual o colectiva, pública o
privada, a través de diversas concreciones particulares. El bien protegido de
dicha libertad no es precisamente la religión sino la libertad humana ejercida en
sentido religioso, la cual merece protección y promoción para su pleno goce y
ejercicio.

 Ejemplo: El Guía de la comunidad caldea, Mark Arabo describe el


‘Holocausto cristiano’ que presenció en Irak. ISIS decapitó niños cristianos,
violando a las mujeres cristianas y ahorcando a los hombres cristianos.

B.11.- Artículo 13. Libertad de Pensamiento y de Expresión

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión.


Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e
ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por

26
escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su
elección.

2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto


a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar
expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:

a) el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o

b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral


públicas.

3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos,


tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para
periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en
la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a
impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.

4. Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa
con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de
la infancia y la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.

5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda


apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la
violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo
de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u
origen nacional.

 Expresión “comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones


e ideas de toda índole [...]”. Esos términos establecen literalmente que
quienes están bajo la protección de la Convención Americana tienen no sólo
el derecho y la libertad de expresar su propio pensamiento, sino también el
derecho y la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de
toda índole. Por tanto, cuando se restringe ilegalmente la libertad de
expresión de un individuo, no sólo es el derecho de ese individuo el que está
siendo violado, sino también el derecho de todos a “recibir” informaciones e

27
ideas, de donde resulta que el derecho protegido por el artículo 13 tiene un
alcance y un carácter especiales. Tal como señaló la Corte Interamericana,
se ponen así de manifiesto las dos dimensiones de la libertad de expresión.
Por un lado, éste requiere que nadie sea arbitrariamente menoscabado o
impedido de manifestar su propio pensamiento y representa, por tanto, un
derecho de cada individuo; pero implica también, por otro lado, un derecho
colectivo a recibir cualquier información y a conocer la expresión del
pensamiento ajeno. (Ibidem)
 EJEMPLO: No podemos hablar de libros sin mencionar Los versos
satánicos. En 1989, la publicación de esta novela provocó su prohibición y
disturbios en países musulmanes, además de una fatwa proclamada por el
ayatolá Jomeini que obligó a Rushdie a llevar protección oficial del gobierno
británico y que aún sigue vigente. El libro apenas había vendido unos
centenares de copias en las primeras semanas, pero después de la polémica
y en unos cinco meses ya alcanzó la cifra de 750.000 ejemplares.

B.12.- Artículo 14. Derecho de Rectificación o Respuesta

1. Toda persona afectada por informaciones inexactas o agravantes emitidas en


su perjuicio a través de medios de difusión legalmente reglamentada y que se
dirijan al público en general, tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de
difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley.

2. En ningún caso la rectificación o la respuesta eximirán de las otras


responsabilidades legales en que se hubiese incurrido.

3. Para la efectiva protección de la honra y la reputación, toda publicación o


empresa periodística, cinematográfica, de radio o televisión tendrá una persona
responsable que no esté protegida por inmunidades ni disponga de fuero
especial.

• Las “informaciones” “inexactas o agraviantes”

El artículo 14-1 de la Convención habilita la rectificación o respuesta respecto


de “informaciones”. Esto ha llevado a suponer que las meras opiniones o críticas
no están incluidas en el ejercicio de tal derecho, aunque eventualmente podrían

28
(en principio) dar lugar a otro tipo de responsabilidades ejercitables por otras
vías procesales. Tampoco existe, por ende, la “réplica ideológica”.

El tema es que algunas veces, una información puede disfrazarse de opinión,


según el modo verbal que se emplee, el giro lingüístico usado, o la forma de
exteriorizar un hecho. Por ejemplo, si en vez de decir “Juan estafó a Pedro”,
digo “Yo opino que Juan estafó a Pedro”, esta última modalidad, excluiría el
planteo del derecho a respuesta. Y si se trata de tutelar el derecho al honor y a
la reputación, no se lo hiere tanto con la expresión de una información como,
por ejemplo, mediante una crítica u opinión profundamente agresiva.

B.13.- Artículo 15. Derecho de Reunión

Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de tal


derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley, que sean
necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional,
de la seguridad o del orden públicos, o para proteger la salud o la moral públicas
o los derechos o libertades de los demás.

B.14.- Artículo 16. Libertad de Asociación

1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente con fines


ideológicos, religiosos, políticos, económicos, laborales, sociales, culturales,
deportivos o de cualquier otra índole.

2. El ejercicio de tal derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas
por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la
seguridad o del orden públicos, o para proteger la salud o la moral públicas o
los derechos y libertades de los demás.

3. Lo dispuesto en este artículo, no impide la imposición de restricciones legales,


y aun la privación del ejercicio del derecho de asociación, a los miembros de las
fuerzas Armanda y de la policía.

29
B.15.- Artículo 17. Protección a la Familia

1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser


protegida por la sociedad y el Estado.

2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a


fundar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por
las leyes internas, en la medida en que éstas no afecten al principio de no
discriminación establecido en esta Convención.

3. El matrimonio no puede celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los


contrayentes.

4. Los Estados Partes deben tomar medidas apropiadas para asegurar la


igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de los
cónyuges en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de
disolución del mismo. En caso de disolución, se adoptarán disposiciones que
aseguren la protección necesaria de los hijos, sobre la base única del interés y
conveniencia de ellos.

5. La ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera de
matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.

• La protección de la familia es una regla de derecho internacional de los


derechos humanos presente tanto en el sistema regional como en el sistema
universal prácticamente desde la creación de ambos. Todos estos instrumentos
coinciden en que la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad.
La regla general basada en la concepción de que la familia es una estructura
fundamental de la sociedad es a su vez desarrollada y contenida en numerosos
derechos. De esta forma, el derecho a formar una familia, el derecho a que ella
esté protegida de injerencias arbitrarias del Estado y de particulares, el derecho
a contraer libremente matrimonio y a su disolución en caso de ser necesaria
sobre la base de reglas igualitarias, el derecho a la igualdad de los contrayentes,
el derecho a formas alternativas de cuidado familiar en el caso de los niños y a
que la familia como entidad colectiva sea destinataria de medidas especiales de
protección por parte del Estado, están ampliamente reconocidos por las normas

30
internacionales y regionales que fueron analizadas en el presente comentario.
No es posible obviar la evolución que ha sufrido el concepto de familia, concepto
que no se limita a la familia tradicional sino que incluye hoy a las familias
monoparentales, extendidas, ensambladas, etc. Acorde con esta evolución, el
concepto de matrimonio actualmente es entendido por algunas legislaciones no
sólo como la unión de un hombre y una mujer sino también como la unión de
personas del mismo sexo, normas que expresan la idea de fortalecer y proteger
las diversas estructuras familiares que las personas constituyen. La protección
de la familia se complementa con la garantía de toda persona a ser protegida
contra toda injerencia ilegal, arbitraria o abusiva en su vida familiar.

Los diversos instrumentos internacionales de protección de derechos humanos


previamente analizados reconocen no sólo el derecho de toda persona sino
también el derecho de su familia a no ser objeto de ningún tipo de injerencia. En
cuanto al Estado, le corresponde el deber de abstenerse de perpetrar actos de
esta naturaleza y, además, el deber de proteger al individuo y a la familia contra
eventuales injerencias así como la obligación de asistir a las familias a fin de
favorecer el desarrollo y el fortalecimiento del núcleo familiar. La protección
debida por parte del Estado a la familia y al niño está íntimamente relacionadas.

El derecho internacional de los derechos humanos evidencia un notable


avance en relación con la protección a la familia expresada en los amplios
deberes de prestación positiva del Estado hacia todas las estructuras
familiares así como en una amplia y plural concepción de la familia.

B.16.- Artículo 18. Derecho al Nombre

Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus padres
o al de uno de ellos. La ley reglamentará la forma de asegurar este derecho
para todos, mediante nombres supuestos, si fuere necesario.

•El derecho al nombre es un derecho fundamental de toda persona y constituye


la forma de identificación del individuo. Está compuesto por un nombre
patronímico, nombre de familia o apellido y por un nombre individual, prenombre
o nombre de pila.

31
 Es un derecho autónomo no obstante su vinculación con otros derechos,
sobre todo con el derecho a la identidad. El nombre se encuentra tutelado
expresamente por varios instrumentos internacionales y regionales de
protección de derechos humanos, así como por derivación de otros derechos
fundamentales, como el derecho al honor y a la dignidad, a la intimidad
personal y familiar y a la reputación. Al ser considerado un derecho
fundamental, no es posible de suspensión, aún en caso de guerra, peligro
público u otra emergencia que amenace la independencia o seguridad del
Estado.

B.17.- Artículo 19. Derechos del Niño

Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de


menor requieren por parte de su familia, de la sociedad y del Estado.

• Como intentó plantearse a lo largo del presente comentario, el artículo 19 de


la Convención Americana reconoce claramente a los niños una esfera de
protección especial que implica obligaciones de prestación adicionales a cargo
de los Estados, la familia y la sociedad toda respecto de la infancia. La razón de
tal protección especial o reforzada radica en que se considera que en esta etapa
de la vida las personas se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad
que requiere atención, cuidados y ayudas particulares por parte de los adultos.
De acuerdo con la Corte IDH, para dotar de contenido al artículo 19 de la CADH
debe recurrirse al “muy comprensivo corpus juris internacional de protección de
derechos humanos de los niños” aquí considerado, concepto abierto cuyo
alcance y contenidos específicos reclaman una hermenéutica integradora que
posibilite, en cada caso concreto, la efectiva vigencia de los derechos de los
niños del continente. La jurisprudencia de la Corte IDH, correctamente a mi
criterio, ha renunciado a la pretensión original reclamada por varios
peticionantes de otorgar un contenido teórico general a las “medidas de
protección” previstas en el artículo 19 así como al interés superior del niño.

El enfoque casuístico ha permitido conocer los alcances de estos deberes de


prestación pero no, ciertamente, fijar un estándar rígido y universal en el tema.

32
B.18.- Artículo 20. Derecho a la Nacionalidad

1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

2. Toda persona tiene derecho a la nacionalidad del Estado en cuyo territorio


nació si no tiene derecho a otra.

3. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a


cambiarla.

• El derecho a la nacionalidad integra el núcleo duro de derechos de la CADH


en tanto constituye un prerrequisito para el disfrute de muchos otros derechos.
Ha sido reconocido gradualmente y con diferentes matices y alcances por el
derecho internacional de derechos humanos tanto en normas del sistema
universal de protección cuanto en normas del sistema regional. Como es
frecuente en este ámbito, las reglas del sistema regional, en especial el artículo
20 de la Convención Americana, ofrecen una protección mayor de este derecho,
tal como se ha intentado demostrar en este comentario. La Corte IDH entendió
que la importancia de la nacionalidad reside en que ella permite que el individuo
adquiera y ejerza los derechos y responsabilidades que definen la pertenencia
a una comunidad estatal. En el emblemático Caso de las Niñas Yean y Bosico
vs. República Dominicana sostuvo que, como tal, la nacionalidad es la expresión
jurídica de un hecho social de conexión del individuo con el Estado. Si bien
usualmente suelen confundirse los términos, es preciso distinguir el concepto
de nacionalidad respecto del de ciudadanía. La nacionalidad se integra por tres
elementos: el derecho a adquirir una nacionalidad, el derecho a no ser privado
arbitrariamente de ella y el derecho a cambiarla.

 Si bien en principio son los propios Estados quienes definen la adquisición y


pérdida de la nacionalidad conforme a su derecho interno, el ejercicio y
respeto de la condición de nacional se da en el marco del reconocimiento de
los demás Estados y su consistencia con los tratados internacionales, la
costumbre internacional y los principios generalmente reconocidos con
relación a la nacionalidad. El derecho de la persona a no ser privada de su
nacionalidad no es absoluto sino que lo que se prohíbe expresamente es su
privación arbitraria. Por consiguiente, la nacionalidad puede perderse en

33
determinados casos estrictamente regulados. La misma forma, la Comisión
Interamericana señaló: su grave preocupación acerca de las expulsiones
masivas de los nacionales guyaneses de Surinam.

B.19.- Artículo 21. Derecho a la Propiedad Privada

1. Toda persona tiene derecho al uso y goce de sus bienes. La ley puede
subordinar tal uso y goce al interés social.

2. Ninguna persona puede ser privada de sus bienes, excepto mediante el pago
de indemnización justa, por razones de utilidad pública o de interés social y en
los casos y según las formas establecidas por la ley.

3. Tanto la usura como cualquier otra forma de explotación del hombre por el
hombre, deben ser prohibidas por la ley.

• La Corte Interamericana ha interpretado de forma amplia el concepto de uso y


goce de “bienes” establecido en el artículo 21 de la Convención Americana y ha
logrado una jurisprudencia única y pionera sobre derechos indígenas y tribales
sobre sus territorios ancestrales.

 Sin embargo, cuando se escapa del método trazado por su habitual test
sobre restricciones a los derechos (legalidad, legitimidad, proporcionalidad),
para adoptar conceptos europeos, amplía el poder de los Estados de
interferir con el uso y goce del derecho a la propiedad. Quizás en el único
tema analizado en la Corte en el que este poder del Estado se ve muy
limitado es en la reducción de beneficios de pensiones ya adquiridas que
cuentan con sentencias firmes en los tribunales internos, dejando sin
contestar interrogantes profundos en el marco del desarrollo de reformas en
los regímenes de jubilación. El derecho a la consulta previa, libre e informada
de los pueblos indígenas - La situación de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.
En el mismo sentido, tal como lo establece el Convenio y la Declaración de
Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas.

34
B.20.- Artículo 22. Derecho de Circulación y de Residencia

1. Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tiene


derecho a circular por el mismo y, a residir en él con sujeción a las disposiciones
legales.

2. Toda persona tiene derecho a salir libremente de cualquier país, inclusive del
propio.

3. El ejercicio de los derechos anteriores no puede ser restringido sino en virtud


de una ley, en la medida indispensable en una sociedad democrática, para
prevenir infracciones penales o para proteger la seguridad nacional, la
seguridad o el orden públicos, la moral o la salud públicas o los derechos y
libertades de los demás.

4. El ejercicio de los derechos reconocidos en el inciso 1 puede asimismo ser


restringido por la ley, en zonas determinadas, por razones de interés público.

5. Nadie puede ser expulsado del territorio del Estado del cual es nacional, ni
ser privado del derecho a ingresar en el mismo.

6. El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado parte en la


presente Convención, sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de una
decisión adoptada conforme a la ley.

7. Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio extranjero


en caso de persecución por delitos políticos o comunes conexos con los
políticos y de acuerdo con la Legislación de cada Estado y los convenios
internacionales.

8. En ningún caso el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país, sea
o no de origen, donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo
de violación a causa de raza, nacionalidad, religión, condición social o de sus
opiniones políticas.

9. Es prohibida la expulsión colectiva de extranjeros.

35
• El derecho de circulación y residencia establece aparentemente algo muy
simple: que toda persona puede circular libremente en el territorio del país en
donde vive y que puede establecer su residencia en el lugar que quiera. Pero
esa simplicidad es solo aparente, pues este derecho es más complejo de lo que
parece a primera vista, al menos por las siguientes dos razones: de un lado,
porque comprende múltiples aspectos, como la libertad de poder salir de
cualquier país o la garantía a los extranjeros de que no serán expulsados
arbitrariamente, por solo mencionar dos elementos de su contenido. De otro
lado, por cuanto su alcance depende, en parte, de la división del mundo en
distintos Estados nacionales, pues este derecho otorga protecciones diversas a
nacionales y extranjeros. Esto explica que el derecho de circulación y residencia
suscite discusiones jurídicas y políticas complejas en un mundo cada vez más
globalizado e interdependiente, en donde se eliminan las fronteras para la
circulación de los bienes y servicios, mientras que se intensifican los controles
a las migraciones de personas, en especial de los países pobres a las naciones
más desarrolladas El derecho de circulación y residencia tiene una importancia
obvia en una democracia, pues se encuentra asociado al ejercicio mismo de la
libertad y de la autonomía de las personas, ya que éstas deben poder definir en
dónde residir y deben poder desplazarse, sin restricciones, de un lugar a otro,
para poder desarrollar, en forma plena e igualitaria, el proyecto de vida que han
escogido. Por ello tiene razón el Comité de Derechos Humanos de Naciones
Unidas cuando señala que la garantía de este derecho es “una condición
indispensable para el libre desarrollo de toda persona” y que, además, su
protección se encuentra asociada a la efectividad de otros derechos humanos.
Por ejemplo, si una persona, por medio de amenazas, es forzada a abandonar
el lugar en donde vive y trabaja, de suerte que debe buscar un refugio precario
en otro país o en otro lugar del territorio, no sólo le han desconocido su derecho
de circulación y residencia, sino que además le han afectado otro conjunto de
derechos y libertades, como el derecho al trabajo y a la inviolabilidad de su
domicilio, por ejemplo. El derecho de circulación y residencia es entonces una
libertad trascendental; sin embargo, como ya lo señalamos, estamos frente a
uno de esos derechos humanos cuya universalidad se encuentra parcialmente
limitada por razones de soberanía nacional. Esto significa que no todos los
habitantes de un Estado específico gozan de ese derecho de la misma manera.

36
B.21.- Artículo 23. Derechos Políticos

1. Todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y


oportunidades:

a) De participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por


medio de representantes libremente elegidos;

b) De votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas, realizadas por


sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de
la voluntad de los electores, y

c) De tener acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones


públicas de su país.

2. La ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos y oportunidades a que


se refiere el inciso anterior, exclusivamente por razones de edad, nacionalidad,
residencia, idioma, instrucción, capacidad civil o mental, o condena, por juez
competente, en proceso penal.

• Ante los avances en la implantación de un modelo electoral liberal en América


Latina, la Corte IDH en los casos de derechos políticos esta llamada a jugar un
papel que trascienda un modelo estrictamente afincado en la participación
electoral, hacia uno más amplio y efectivo de participación política. Los Casos
Castañeda Gutman vs. México y Yatama vs. Nicaragua, ya nos hablan del
rumbo a tomar, en el que la Corte IDH estará llamada a abrir espacios a sectores
tradicionalmente excluidos tanto de la participación electoral como política en
general. El avance en la consolidación de los sistemas de participación indígena
en la toma de decisiones políticas, que comenzó en Nicaragua, pero que
muestra un mayor avance en Bolivia, Colombia, Ecuador y Guatemala, parece
ser un terreno en el que no todo está dicho. Los nuevos embates a la
participación electoral, como los procesos de inhabilitación descritos en el Caso
Lopéz Mendoza vs. Venezuela, también tienen resonancia en actos como el
intento de desafuero del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, México, en 2004.
Sin embargo, paradójicamente, también la lucha por fortalecer procesos de

37
rendición de cuentas en la Región, hace de la inhabilitación una herramienta
necesaria para el sistema democrático.

B.22.- Artículo 24. Igualdad ante la Ley

Todas las personas son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho,
sin discriminación, a igual protección de la ley.

• El principio de igualdad ante la ley y la no discriminación es quizás la


disposición formulada con mayor recurrencia en las normas internacionales de
derechos humanos. No solo está consagrado expresamente en una amplia
variedad de tratados, sino que además se encuentra implícito en las normas que
garantizan los derechos humanos a “toda persona”. No resulta por tanto
exagerado afirmar que este. Por mencionar sólo algunos ejemplos: Carta de la
OEA; Convención Americana sobre Derechos Humanos; Declaración
Americana de los Derechos y Deberes del Hombre ; Protocolo Adicional a la
Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”,etc. La Corte
Interamericana ha señalado que el principio de igualdad y no discriminación
“posee un carácter fundamental para la salvaguardia de los derechos humanos
tanto en el derecho internacional como en el interno”, y que “sobre él descansa
todo el andamiaje jurídico del orden público nacional e internacional”.

Por tal razón, ha reconocido que este principio hace parte del jus cogens, es
decir, que se trata de una norma imperativa de derecho internacional general
cuya aplicación no depende del acuerdo de los Estados y que no admite
disposición en contrario. Pero el principio de igualdad y no discriminación no
sólo tiene un carácter fundamental en el marco del derecho internacional de los
derechos humanos, sino que además tiene una enorme complejidad conceptual.
La formulación de este principio resulta sencilla y simple en apariencia, en la
medida en que recoge un mandato que algunos consideran muy claro, a saber,
que se debe tratar a los iguales de la misma manera, y a los distintos de manera
distinta. Sin embargo, cuando se profundiza en la comprensión de su sentido y
alcance, la simplicidad conceptual se desvanece y el tema se vuelve

38
particularmente resbaloso, lo cual explica la amplitud de las discusiones
filosóficas sobre este derecho.

B.23.- Artículo 25. Protección Judicial

1. Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro


recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la ampare contra
actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución,
la ley o la presente Convención, aun cuando tal violación sea cometida por
personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales.

2. Los Estados Partes se comprometen:

a) A garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema legal del


Estado decidirá sobre los derechos de toda persona que interponga tal recurso;

b) A desarrollar las posibilidades de recurso judicial, y

c) A garantizar el cumplimiento, por las autoridades competentes, de toda


decisión en que se haya estimado procedente el recurso.

• El presente capítulo sistematiza los estándares establecidos por la Corte IDH


respecto al contenido, exigencias y alcances del derecho a la protección judicial,
reconocido en el artículo 25 de la CADH. Al igual que el artículo 8 de la
Convención (Garantías Judiciales), el artículo 25 consagra también el derecho
de acceso a la justicia y, por ende, la correspondiente obligación estatal de
garantizar a toda persona el acceso a la administración de justicia para hacer
valer sus derechos. Como lo señaló el ex juez y ex presidente de la Corte
Interamericana, Antonio Cançado Trindade, este derecho tiene un origen
latinoamericano que es poco conocido. Pese a que desde su primera sentencia
en el Caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras sobre excepciones preliminares,
el propio Tribunal señaló que los Estados Parte de la Convención “se obligan a
suministrar recursos judiciales efectivos a las víctimas de violación de los
derechos humanos (art. 25), los cuales deben ser sustanciados de conformidad
con las reglas del debido proceso legal (art. 8.1)”, es significativo el número de
fallos en los que la Corte ha desarrollado de manera conjunta e indistinta las

39
consideraciones relativas a ambos derechos. Sin embargo, la jurisprudencia
presenta también una serie de casos en los que el Tribunal ha realizado una
valoración independiente de los derechos concernidos, sin que la declaración
de responsabilidad internacional de un Estado por la violación de la protección
judicial conlleve necesariamente la violación del derecho a las garantías
judiciales o viceversa.

C.- CAPITULO III: DERECHOS ECONOMICOS, SOCIALES Y CULTURALES

C.1.- Artículo 26. Desarrollo Progresivo

Los Estados Partes se comprometen a adoptar providencias, tanto a nivel


interno como mediante la cooperación internacional, especialmente económica
y técnica, para lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que
se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y
cultura, contenidas en la Carta de la Organización de los Estados Americanos,
reformada por el Protocolo de Buenos Aires, en la medida de los recursos
disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados.

• Es la solitaria cláusula del capítulo III, dedicado a los derechos económicos,


sociales y culturales. Esta disposición ha sido poco aplicada por los órganos de
protección del Sistema Interamericano, y ha recibido relativamente poca
atención doctrinaria.

Tal situación puede ser explicada por diversos factores, tales como el contexto
histórico de crecimiento del Sistema Interamericano, el relativo aislamiento del
artículo 26 en la Convención, la particular técnica remisiva de su redacción, o el
tardío desarrollo normativo de la noción de “progresividad” en materia de
derechos económicos, sociales y culturales. En los últimos años, se ha
registrado un lento avance en la materia en el trabajo de la Corte y de la
Comisión Interamericanas, aunque la jurisprudencia existente es aún
insuficiente para ilustrar de manera completa los distintos desafíos
interpretativos que plantea esta cláusula. El texto plantea varios interrogantes.
Al menos dos cuestiones importantes requieren ser elucidadas. En primer lugar,
el alcance de la remisión del artículo 26: a diferencia del Capítulo II del Pacto,

40
relativa a los derechos civiles y políticos, los derechos a los que se refiere el
artículo 26 no son individualizados por el texto del artículo 26, sino que obligan
al intérprete a acudir a otro documento la Carta de la OEA reformada por el
Protocolo de Buenos Aires.

En segundo lugar, una vez identificados los derechos a los que se refiere la
norma, es necesario determinar el contenido de las obligaciones específicas que
establece el artículo 26 para los Estados partes, y su relación con las
obligaciones genéricas establecidas en la Convención. Entre ellas, cabe
subrayar la necesidad de elucidar el contenido de la noción de “progresividad”
o “desarrollo progresivo”, la referencia a “la medida de los recursos
disponibles”– ya que ninguno de estos elementos califica a las obligaciones
generales establecidas en los artículos 1 y 2 de la Convención. Analizaré en
primer término la jurisprudencia de los órganos del Sistema en la materia, y
seguidamente ofreceré posibles criterios de solución a los problemas
interpretativos planteados, valiéndome de la escasa jurisprudencia de los
órganos del Sistema Interamericano sobre este artículo, de los estándares
internacionales en la materia y de opiniones doctrinarias.

D.- CAPITULO IV: SUSPENSION DE GARANTIAS, INTERPRETACION Y


APLICACION

D.1.- Artículo 27. Suspensión de Garantías

1. En caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia que amenace la


independencia o seguridad del Estado parte, éste podrá adoptar disposiciones
que, en la medida y por el tiempo estrictamente limitados a las exigencias de la
situación, suspendan las obligaciones contraídas en virtud de esta Convención,
siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las demás
obligaciones que les impone el derecho internacional y no entrañen
discriminación alguna fundada en motivos de raza, color, sexo, idioma, religión
u origen social.

2. La disposición precedente no autoriza la suspensión de los derechos


determinados en los siguientes artículos: 3 (Derecho al Reconocimiento de la
Personalidad Jurídica); 4 (Derecho a la Vida);(Derecho a la Integridad Personal);

41
6 (Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre); 9 (Principio de Legalidad y de
Retroactividad); 12 (Libertad de Conciencia y de Religión); 17 (Protección a la
Familia); 18 (Derecho al Nombre); 19 (Derechos del Niño); 20 (Derecho a la
Nacionalidad), y 23 (Derechos Políticos), ni de las garantías judiciales
indispensables para la protección de tales derechos.

3. Todo Estado parte que haga uso del derecho de suspensión deberá informar
inmediatamente a los demás Estados Partes en la presente Convención, por
conducto del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos,
de las disposiciones cuya aplicación haya suspendido, de los motivos que hayan
suscitado la suspensión y de la fecha en que haya dado por terminada tal
suspensión.

• Las disposiciones jurídicas para regular los estados de excepción surgieron en


el derecho romano. Los actuales regímenes democráticos contemplan en sus
constituciones normas que autorizan a los gobiernos la suspensión de derechos
y garantías en situaciones de emergencia. Desgraciadamente, en el caso de
América latina en diversas ocasiones, dichas normas han sido utilizadas para el
establecimiento de regímenes dictatoriales o el otorgamiento de facultades
extraordinarias al Poder Ejecutivo. En la actualidad el derecho internacional de
los derechos humanos si bien permite a los Estados separarse de sus
obligaciones internacionales para hacer frente a las situaciones de emergencia,
limita la suspensión de determinados derechos y condiciona la suspensión de
otros al cumplimiento de ciertos requisitos establecidos en los tratados
internacionales. Todos los sistemas jurídicos del mundo prevén la posibilidad de
que se puedan adoptar medidas especiales para hacer frente a situaciones de
crisis.

Ello explica que, tanto el derecho interno de los Estados, como el derecho
internacional admiten que, en tales circunstancias, las autoridades competentes
puedan suspender el ejercicio de ciertos derechos con la sola y única finalidad
de restablecer la normalidad y garantizar el goce de los derechos humanos
fundamentales.

42
D.2.- Artículo 28. Cláusula Federal

1. Cuando se trate de un Estado parte constituido como Estado Federal, el


gobierno nacional de dicho Estado parte cumplirá todas las disposiciones de la
presente Convención relacionadas con las materias sobre las que ejerce
jurisdicción legislativa y judicial.

2. Con respecto a las disposiciones relativas a las materias que corresponden a


la jurisdicción de las entidades componentes de la federación, el gobierno
nacional debe tomar de inmediato las medidas pertinentes, conforme a su
constitución y sus leyes, a fin de que las autoridades competentes de dichas
entidades puedan adoptar las disposiciones del caso para el cumplimiento de
esta Convención.

3. Cuando dos o más Estados Partes acuerden integrar entre sí una federación
u otra clase de asociación, cuidarán de que el pacto comunitario
correspondiente contenga las disposiciones necesarias para que continúen
haciéndose efectivas en el nuevo Estado así organizado, las normas de la
presente Convención.

• Los Estados son libres y soberanos para adoptar la forma federal, unitaria o
aquella que estimen pertinente. Sin embargo, no pueden retardar
injustificadamente la implementación de la Convención Americana o violarla de
cualquier otra forma amparándose en su forma federal de gobierno. Los
principios generales del derecho internacional relativos a la responsabilidad
internacional de Estados Federales permiten sostener que éstos son
responsables por las acciones y/o omisiones de sus subdivisiones políticas y no
puede evitar dicha responsabilidad alegando que sus poderes constitucionales
de control sobre ellas son insuficientes para exigir el cumplimiento de las
obligaciones internacionales. Estos principios implican que los Estados
federales partes de la Convención Americana son plenamente responsables a
nivel internacional por las violaciones cometidas por acción o por omisión por
agentes estatales de sus unidades componentes. Además el Estado federal
está obligado a adoptar las medidas necesarias a nivel interno para asegurar su
cumplimiento en el ámbito de las provincias.

43
D.3.- Artículo 29. Normas de Interpretación

Ninguna disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el


sentido de:

a) Permitir a alguno de los Estados Partes, grupo o persona, suprimir el goce y


ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o limitarlos
en mayor medida que la prevista en ella;

b) Limitar el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar


reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados Partes o de
acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos Estados;

c) Excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que
se derivan de la forma democrática representativa de gobierno, y

d) Excluir o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana de


Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma
naturaleza.

• Interpretar las normas jurídicas implica desentrañar su verdadero sentido y


alcance. La interpretación jurídica es el procedimiento mediante el cual se
asigna significado a los textos normativos utilizando los métodos y técnicas
aceptados por la comunidad jurídica. Una norma puede dar lugar a diversos
significados de acuerdo a los métodos de interpretación, es por ello que, en el
derecho de los tratados se han establecido distintas reglas de interpretación que
buscan orientar a los operadores jurídicos en el proceso de interpretación y
aplicación de los mismos. La Convención Americana sobre derechos humanos
al ser un tratado internacional, está sujeta a las normas de interpretación de la
CVDT de 1969.

Los elementos que constituyen la regla general de interpretación, la buena fe,


el texto, el contexto y el objeto y fin del tratado son las que se utilizan con mayor
frecuencia en la interpretación de los tratados en la actualidad.

44
D.4.- Artículo 30. Alcance de las Restricciones

Las restricciones permitidas, de acuerdo con esta Convención, al goce y


ejercicio de los derechos y libertades reconocidas en la misma, no pueden ser
aplicadas sino conforme a leyes que se dictaren por razones de interés general
y con el propósito para el cual han sido establecidas.

• Los derechos humanos pueden ser limitados en aras de armonizar su ejercicio


con los derechos de los demás y con el interés general de la comunidad. Los
tratados de derechos humanos no sólo señalan cuales son los derechos de las
personas sino también su posible restricción por parte de los Estados. Las
restricciones se refieren a las limitaciones normales que puede imponer la
autoridad pública a los derechos de los particulares, en razón del interés público
o el bien común en tanto que no existen derechos absolutos.

Una primera restricción al ejercicio de los derechos serán los derechos de los
demás, el derecho internacional permite restringir los derechos de las personas
con la finalidad de armonizarlos con los derechos de los demás. La facultad de
restringir los derechos humanos contemplados en los tratados, por parte del
Estado, no es discrecional, sino que está limitada y exige el cumplimiento de
determinadas condiciones. El artículo 30 no puede ser interpretado como una
suerte de autorización general para establecer nuevas restricciones a los
derechos protegidos por la Convención, que se agregaría a las limitaciones
permitidas en la regulación particular de cada uno de ellos.

Las restricciones no pueden ser indiscriminadas solamente se permiten aquellas


que responden a razones específicamente enumeradas en los tratados
internacionales. Si bien se puede afirmar que no existen derechos humanos
absolutos, los mismos deben de ejercerse con las restricciones establecidas en
las leyes y permitidas por los tratados internacionales, deben de ser necesarias
y proporcionales de acuerdo con lo establecido por los Estados democráticos.

45
D.5.- Artículo 31. Reconocimiento de Otros Derechos

Podrán ser incluidos en el régimen de protección de esta Convención otros


derechos y libertades que sean reconocidos de acuerdo con los procedimientos
establecidos en los artículos 76 y 77.

•Este artículo permite incluir otros derechos y libertades, no contemplados en la


Convención Americana, al régimen interamericano de protección de los
derechos humanos con la finalidad de lograr una protección progresiva de los
derechos humanos. Esto puede ser posible a través de dos mecanismos:
primero, posibles enmiendas a la propia Convención Americana (art. 76) y
segundo, a través de protocolos adicionales a la Convención (art. 77).

Estos dos mecanismos, propios del derecho de los tratados permiten modificar
o ampliar algunos aspectos de un tratado internacional. En el caso que nos
ocupa ampliar la protección internacional de algunos derechos humanos, bien
no contemplados en un inicio en la Convención Americana, o bien abordados
en la misma de manera muy general, como sería el caso de los derechos
económicos, sociales y culturales.

E.- CAPITULO V: DEBERES DE LAS PERSONAS

E.1.- Artículo 32. Correlación entre Deberes y Derechos

1. Toda persona tiene deberes para con la familia, la comunidad y la humanidad.

2. Los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás,
por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bien común, en una
sociedad democrática.

• Durante los trabajos preparatorios de la Convención, si bien la discusión se


enfocó principalmente en la configuración de los derechos para las personas,
las obligaciones estatales derivadas de ellos y la conformación institucional de
los órganos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, también se
llegaron a abordar y eventualmente a aprobar, disposiciones tendientes a dotar
de equilibrio al nuevo instrumento internacional, como lo es la existente
correlación entre derechos y deberes. Una primera aproximación al tema

46
provino del Profesor Rene Cassin, invitado especial a la Conferencia
Especializada que dio como origen a la Convención Americana. En su
participación en la sesión inaugural de los trabajos mencionó que “el
universalismo es lo que constituye la base de todos los trabajos y acciones que
tienden a proteger y a promover los derechos del ser humano como también sus
deberes”.La iniciativa para que una cláusula que contemplara la correlación
entre derechos y deberes fuese incluida la presentó la delegación brasileña el
10 de noviembre de 1969 debido a que consideraban que Conferencia
Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos.

PARTE II - MEDIOS DE LA PROTECCION

F.- CAPITULO VI: DE LOS ORGANOS COMPETENTES

F.1.- Artículo 33.

Son competentes para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento


de los compromisos contraídos por los Estados Partes en esta Convención:

a) la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la


Comisión, y

b) la Corte Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la


Corte.

• Comisión IDH y Corte IDH

La Comisión IDH es un órgano principal y autónomo de la OEA que tiene la


función principal de promover la observancia y la defensa de los derechos
humanos y de servir como órgano consultivo de la Organización en esta materia.
Así la definen el artículo 106 de la Carta de la OEA y los primeros artículos del
Estatuto y el Reglamento de la misma Comisión. (Artículo 106 de la Carta de la
OEA)Desde la primera conformación de la Comisión IDH en 1960 hasta 2011
ha habido 61 miembros, de los cuales 53 han sido hombres y tan sólo 8 han
sido mujeres.

47
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos se compondrá de siete
miembros, que deberán ser personas de alta autoridad moral y reconocida
versación en materia de derechos humanos. (OEA. 2000)

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (acrónimo: Corte IDH) es un


órgano judicial de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que goza
de autonomía frente a los demás órganos de aquella y que tiene su sede en San
José de Costa Rica. (OEA. 2000).

La COIDH tiene dos funciones específicas en el sistema regional. Una función


jurisdiccional, a través de la cual evalúa la responsabilidad de los Estados,
respecto a situaciones que sean planteadas como infracciones a la Convención
Americana de Derechos Humanos. La otra función es la Consultiva, la cual el
organismo ejerce según lo preceptuado en el artículo 64 (1): "Los Estados
miembros de la Organización podrán consultar a la Corte acerca de la
interpretación de esta Convención o de otros tratados concernientes a la
protección de los derechos humanos en los Estados Americanos. Asimismo,
podrán consultarla, en los que les compete a los órganos enumerados en el
capítulo X de la Carta de la Organización de los Estados Americanos, reformada
por el Protocolo de Buenos Aires.(Valverde, R. 1993).

G.- CAPITULO VII: LA COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS


HUMANOS

Sección 1. Organización:

G.1.- Artículo 34

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos se compondrá de siete


miembros, que deberán ser personas de alta autoridad moral y reconocida
versación en materia de derechos humanos.

• Composición de la Comisión IDH

La Comisión IDH está compuesta por siete comisionado/as que actúan a título
personal y representan a todos los Estados miembros de la OEA. A diferencia
de la Corte Interamericana, en este caso no es imprescindible que los/las

48
comisionados/as ”sean juristas”. Los/las comisionados/as deben ser “personas
de alta autoridad moral y reconocida versación en materia de derechos
humanos”. (Monroy Cabra, M. 1989).

G.2.- Artículo 35

La Comisión representa a todos los miembros que integran la Organización de


los Estados Americanos.

• Miembros que integran la Organización de los Estados Americanos

Son siete comisionado/as que actúan a título personal y representan a todos los
Estados miembros de la OEA. (OEA, 2000).

G.3.- Artículo 36

1. Los miembros de la Comisión serán elegidos a título personal por la Asamblea


General de la Organización de una lista de candidatos propuestos por los
gobiernos de los Estados miembros.

2. Cada uno de dichos gobiernos puede proponer hasta tres candidatos,


nacionales del Estado que los proponga o de cualquier otro Estado miembro de
la Organización de los Estados Americanos. Cuando se proponga una terna,
por lo menos uno de los candidatos deberá ser nacional de un Estado distinto
del proponente.

• Titulo personal de los miembros de la Comisión

Cuando se refieren a título personal, quiere decir que los candidatos deben de
ser juristas y ser “personas de alta autoridad moral y reconocida versación en
materia de derechos humanos”. (OEA, 2000).

49
G.4.- Artículo 37

1. Los miembros de la Comisión serán elegidos por cuatro años y sólo podrán
ser reelegidos una vez, pero el mandato de tres de los miembros designados en
la primera elección expirará al cabo de dos años. Inmediatamente después de
dicha elección se determinarán por sorteo en la Asamblea General los nombres
de estos tres miembros.

2. No puede formar parte de la Comisión más de un nacional de un mismo


Estado.

• Duración laboral de los miembros y formación de los miembros de estado de


la Comisión

Los miembros de la Comisión son elegidos por cuatro años y sólo pueden ser
reelegidos una única vez. No puede formar parte de la Comisión más de un
nacional de un mismo Estado. En la Asamblea General de la OEA llevada a
cabo en San Salvador, El Salvador, en junio de 2011, fue reelegido el
comisionado Felipe González (ciudadano de Chile) y se eligieron tres nuevas
comisionadas: Tracy Robinson (ciudadana de Jamaica), Rosa María Ortiz
(ciudadana de Paraguay) y Rose-Marie Belle Antoine (ciudadana de Santa
Lucía y Trinidad y Tobago).(OEA, 2000).

G.5.- Artículo 38

Las vacantes que ocurrieren en la Comisión, que no se deban a expiración


normal del mandato, se llenarán por el Consejo Permanente de la Organización
de acuerdo con lo que disponga el Estatuto de la Comisión.

• Las vacantes en la Comisión

Cualquier miembro del Consejo Permanente de la Organización puede ocupar


un cargo en la Comisión, según lo disponga la comisión y su estatuto.

50
G.6.- Artículo 39

La Comisión preparará su Estatuto, lo someterá a la aprobación de la Asamblea


General, y dictará su propio Reglamento.

• El Estatuto y el Reglamento de la Comisión

El Estatuto y el Reglamento de la Comisión son los instrumentos que delinean


y definen las cuestiones procedimentales para su operatividad. El artículo 39 de
la Convención Americana dispone que “la Comisión preparará su Estatuto, lo
someterá a la aprobación de la Asamblea General, y dictará su propio
Reglamento”.

El artículo 22 del Estatuto de la Comisión IDH determina que éste podrá ser
modificado por la Asamblea General y que la Comisión formulará y adoptará su
propio Reglamento, el cual –de acuerdo con lo dispuesto en su artículo 79 podrá
ser modificado por la mayoría absoluta de los miembros de la Comisión. El
artículo 78 del Reglamento dispone que cualquier duda que surgiere en lo que
respecta a la interpretación del mismo, deberá ser resuelta por la mayoría
absoluta de los miembros de la Comisión. Asamblea General de OEA, 1982).

G.7.- Artículo 40

Los servicios de Secretaría de la Comisión deben ser desempeñados por la


unidad funcional especializada que forma parte de la Secretaría General de la
Organización y debe disponer de los recursos necesarios para cumplir las tareas
que le sean encomendadas por la Comisión.

• Servicios de Secretaría de la Comisión

(El artículo 40 de la Convención Americana) prevé que la Comisión cuente con


los servicios de una Secretaría, los cuales deberán ser desempeñados por una
unidad funcional especializada, parte de la Secretaría General de la OEA.
Conforme el artículo 21 del Estatuto, la Secretaría se encuentra a cargo de una
unidad administrativa especializada bajo la dirección de un/a Secretario/a
Ejecutivo/a. (El artículo 11.1 del Reglamento 14), especifica que la Secretaría
Ejecutiva estará compuesta por un/a Secretario/a Ejecutivo/a y por lo menos

51
un/a Secretario/a Ejecutivo/a Adjunto/a; y por el personal profesional, técnico y
administrativo necesario para el cumplimiento de sus labores.

(El artículo 12 del Reglamento), dispone que, en casos de ausencia o


impedimento, el/la Secretario/a Ejecutivo/a será sustituido/a por el/ la Adjunto/a
y a falta de ambos/as, designarán temporalmente a uno de los especialistas de
la Secretaría Ejecutiva para sustituirlos/as.

Sección 2. Funciones

G.8.- Artículo 41

La Comisión tiene la función principal de promover la observancia y la defensa


de los derechos humanos, y en el ejercicio de su mandato tiene las siguientes
funciones y atribuciones:

a) estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de América;

b) formular recomendaciones, cuando lo estime conveniente, a los gobiernos de


los Estados miembros para que adopten medidas progresivas en favor de los
derechos humanos dentro del marco de sus leyes internas y sus preceptos
constitucionales, al igual que disposiciones apropiadas para fomentar el debido
respeto a esos derechos;

c) preparar los estudios e informes que considere convenientes para el


desempeño de sus funciones;

d) solicitar de los gobiernos de los Estados miembros que le proporcionen


informes sobre las medidas que adopten en materia de derechos humanos;

e) atender las consultas que, por medio de la Secretaría General de la


Organización de los Estados Americanos, le formulen los Estados miembros en
cuestiones relacionadas con los derechos humanos y, dentro de sus
posibilidades, les prestará el asesoramiento que éstos le soliciten;

f) actuar respecto de las peticiones y otras comunicaciones en ejercicio de su


autoridad de conformidad con lo dispuesto en los artículos 44 al 51 de esta
Convención, y

52
g) rendir un informe anual a la Asamblea General de la Organización de los
Estados Americanos.

• La función principal de promover la observancia y la defensa de los


derechos humanos de La Comisión

El artículo 1 del Estatuto refuerza la naturaleza de la Comisión Interamericana,


como “órgano de la Organización de los Estados Americanos creado para
promover la observancia y la defensa de los derechos humanos y servir como
órgano consultivo de la Organización en esta materia.”

Para los fines del presente Estatuto, por derechos humanos se entiende:

a) los derechos definidos en la Convención Americana sobre Derechos


Humanos en relación con los Estados partes en la misma;

b) los derechos consagrados en la Declaración Americana de Derechos y


Deberes del Hombre, en relación con los demás Estados miembros.

G.9.- Artículo 42

Los Estados Partes deben remitir a la Comisión copia de los informes y estudios
que en sus respectivos campos someten anualmente a las Comisiones
Ejecutivas del Consejo Interamericano Económico y Social y del Consejo
Interamericano para la Educación, la Ciencia y la Cultura, a fin de que aquella
vele porque se promuevan los derechos derivados de las normas económicas,
sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la
Organización de los Estados Americanos, reformada por el Protocolo de Buenos
Aires.

• Los Estados Partes deben remitir a la Comisión copia de los informes y


estudios que en sus respectivos campos

El artículo 18 del Estatuto de la Comisión Interamericana de los Derechos


Humanos se ocupa de definir más profundamente este artículo. (Manuel Bello,
J. 2006).

53
El artículo 18 del Estatuto de la Comisión Interamericana:

Respecto a los Estados miembros de la Organización de los Estados


Americanos, la Comisión tiene las siguientes atribuciones:

a) estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de América;

b) formular recomendaciones a los gobiernos de los Estados para que adopten


medidas progresivas en favor de los derechos humanos, dentro del marco de
sus legislaciones, de sus preceptos constitucionales y de sus compromisos
internacionales, y también disposiciones apropiadas para fomentar el respeto a
esos derechos;

c) preparar los estudios o informes que considere convenientes para el


desempeño de sus funciones;

d) solicitar que los gobiernos de los Estados le proporcionen informes sobre las
medidas que adopten en materia de derechos humanos;

e) atender las consultas que, por medio de la Secretaría General de la


Organización, le formule cualquier Estado miembro sobre cuestiones
relacionadas con los derechos humanos en ese Estado y, dentro de sus
posibilidades, prestar el asesoramiento que le soliciten;

f) rendir un informe anual a la Asamblea General de la Organización, en el cual


se tenga debida cuenta del régimen jurídico aplicable a los Estados partes en la
Convención Americana sobre Derechos Humanos y de los Estados que no son
partes;

g) practicar observaciones in loco en un Estado, con la anuencia o a invitación


del gobierno respectivo, y

h) presentar al Secretario General el programa-presupuesto de la Comisión para


que éste lo someta a la Asamblea General.

54
G.10.- Artículo 43

Los Estados Partes se obligan a proporcionar a la Comisión las informaciones


que ésta les solicite sobre la manera en que su derecho interno asegura la
aplicación efectiva de cualesquiera disposiciones de esta Convención.

• La obligación de los Estados partes proporcionar a la Comisión las


informaciones que ésta les solicite

Este artículo esta dado debido a al artículo 18 del Estatuto de la Comisión


Interamericana de los Derechos Humanos. (Manuel Bello, J. 2006).

Sección 3. Competencia

G.11.- Artículo 44

Cualquier persona o grupo de personas, o entidad no gubernamental legalmente


reconocida en uno o más Estados miembros de la Organización, puede
presentar a la Comisión peticiones que contengan denuncias o quejas de
violación de esta Convención por un Estado parte.

• Peticiones de personas o entidades gubernamentales que no pertenecen


Convención Americana sobre Derechos Humanos

El artículo 44 de la Convención Americana establece las bases sobre las que se


ha dado forma al acceso al sistema de peticiones individuales. Se reconoce una
relevancia central del mismo en el diseño del sistema de protección
interamericana de derechos humanos, ya que el cumplimiento de esta norma es
imprescindible para garantizar el ejercicio de los otros derechos amparados por
la Convención.

De este modo se genera al Estado la obligación de permitir el ejercicio de este


derecho sin obstaculizarlo (Faúndez, H. 2004).

La Comisión Interamericana es la puerta de acceso para los individuos que


buscan protección y justicia en el sistema regional. Éste es el primer órgano al
que debe dirigirse una denuncia de violación a los derechos enunciados en la
CADH.

55
En el marco de las pautas definidas por el artículo 44 y de principios de derecho
internacional, la Comisión hace un análisis sobre los distintos aspectos de su
competencia para conocer de una petición. (Faúndez, H. 2004).

Un ejemplo sobre este artículo: el 6 de febrero de 2006 el Estado de Nicaragua


presentó una comunicación en la que alegaba que el Estado de Costa Rica
había incumplido con su deber de brindar las debidas garantías de protección
de los derechos humanos a la población migrante nicaragüense bajo su
jurisdicción. Según se resolvió en el Informe Nº 11/07 del 8 de marzo de 2007,14
la petición fue declarada inadmisible conforme a los artículos 46 de la
Convención y 31 del Reglamento de la Comisión en ese entonces vigente. Aun
así, este caso sirvió tanto para desmitificar la idea de que los Estados no se
denuncian entre sí, como para desentrañar algunas cuestiones de admisibilidad
propias de este tipo de comunicaciones y de su naturaleza diferenciada de las
peticiones individuales. (Caso interestatal Nicaragua vs. Costa Rica, 2007).

G.12.- Artículo 45

1. Todo Estado parte puede, en el momento del depósito de su instrumento de


ratificación o adhesión de esta Convención, o en cualquier momento posterior,
declarar que reconoce la competencia de la Comisión para recibir y examinar
las comunicaciones en que un Estado parte alegue que otro Estado parte ha
incurrido en violaciones de los derechos humanos establecidos en esta
Convención.

2. Las comunicaciones hechas en virtud del presente artículo sólo se pueden


admitir y examinar si son presentadas por un Estado parte que haya hecho una
declaración por la cual reconozca la referida competencia de la Comisión. La
Comisión no admitirá ninguna comunicación contra un Estado parte que no haya
hecho tal declaración.

3. Las declaraciones sobre reconocimiento de competencia pueden hacerse


para que ésta rija por tiempo indefinido, por un período determinado o para
casos específicos.

56
4. Las declaraciones se depositarán en la Secretaría General de la Organización
de los Estados Americanos, la que transmitirá copia de las mismas a los Estados
miembros de dicha Organización.

• Competencia de los Estados partes

El artículo 45 de la Convención Americana se ocupa de la facultad que se le


otorga a la Comisión IDH para recibir y examinar comunicaciones interestatales
en las “que un Estado parte alegue que otro Estado parte ha incurrido en
violaciones de los derechos humanos establecidos en la Convención”. (Courtis,
C. 1990).Los Estados interesados en reconocer formalmente esta competencia
de la Comisión IDH deben hacerlo a través de una declaración a efectuarse “en
el momento del depósito de su instrumento de ratificación o adhesión de la
Convención, o en cualquier momento posterior”. En la misma declaración, los
Estados pueden optar por hacer el reconocimiento por tiempo indefinido o
limitarlo a un período determinado o para casos específicos.

Como requisito excluyente, la Comisión IDH sólo puede admitir comunicaciones


interestatales bajo condiciones de reciprocidad; es decir, para aquellos casos
en que ambos Estados afectados hayan reconocido esa competencia
explícitamente.

Sin embargo, el artículo 50 del Reglamento de la Comisión Interamericana de


Derechos Humanos establece que todos los Estados partes de la Convención
son susceptibles de ser denunciados:

1. La comunicación presentada por un Estado parte en la Convención


Americana sobre Derechos Humanos, que ha aceptado la competencia de la
Comisión para recibir y examinar tales comunicaciones contra otros Estados
partes, será transmitida al Estado parte aludido, sea que éste haya aceptado o
no la competencia de la Comisión.

En caso de no haberla aceptado, la comunicación será transmitida a los efectos


de que dicho Estado pueda ejercer su opción bajo el artículo 45, de la
Convención, para reconocer esa competencia en el caso específico objeto de la
comunicación. (Courtis, C. 1990).

57
2. Aceptada la competencia por el Estado aludido para conocer de la
comunicación del otro Estado parte, el respectivo trámite se regirá por las
disposiciones de este Capítulo II, en lo que le sean aplicables. (Courtis, C. 1990).

Hoy en día son once los Estados americanos capaces de presentar


comunicaciones interestatales: Argentina (hizo su declaración el 5 de
septiembre de 1984), Bolivia (el 27 de julio de 1993), Chile (el 21 de agosto de
1990), Colombia (el 21 de junio de 1985), Costa Rica (el 2 de julio de 1980),
Ecuador (el 13 de agosto de 1984), Jamaica (el 7 de agosto de 1978), Nicaragua
(el 6 de febrero de 2006), Perú (el 21 de enero de 1981), y Uruguay (el 19 de
abril de 1985). (Courtis, C. 1990).

G.13.- Artículo 46

1. Para que una petición o comunicación presentada conforme a los artículos


44 o 45 sea admitida por la Comisión, se requerirá:

a) que se hayan interpuesto y agotado los recursos de jurisdicción interna,


conforme a los principios del Derecho Internacional generalmente reconocidos;

b) que sea presentada dentro del plazo de seis meses, a partir de la fecha en
que el presunto lesionado en sus derechos haya sido notificado de la decisión
definitiva;

c) que la materia de la petición o comunicación no esté pendiente de otro


procedimiento de arreglo internacional, y

d) que en el caso del artículo 44 la petición contenga el nombre, la nacionalidad,


la profesión, el domicilio y la firma de la persona o personas o del representante
legal de la entidad que somete la petición.

2. Las disposiciones de los incisos 1.a. y 1.b. del presente artículo no se


aplicarán cuando:

a) no exista en la legislación interna del Estado de que se trata el debido proceso


legal para la protección del derecho o derechos que se alega han sido violados;

58
b) no se haya permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a los
recursos de la jurisdicción interna, o haya sido impedido de agotarlos, y

c) haya retardo injustificado en la decisión sobre los mencionados recursos.

• Regalamiento por la Comisión de las peticiones de los Estados partes

El artículo 46 regula la etapa de admisibilidad de las peticiones, estableciendo


los requisitos y el régimen de excepciones que deben satisfacerse para abrir la
instancia internacional. (Anaya, A. 2008).

G.14.- Artículo 47

La Comisión declarará inadmisible toda petición o comunicación presentada de


acuerdo con los artículos 44 o 45 cuando:

a) falte alguno de los requisitos indicados en el artículo 46;

b) no exponga hechos que caractericen una violación de los derechos


garantizados por esta Convención;

c) resulte de la exposición del propio peticionario o del Estado manifiestamente


infundada la petición o comunicación o sea evidente su total improcedencia, y

d) sea sustancialmente la reproducción de petición o comunicación anterior ya


examinada por la Comisión u otro organismo internacional.

• El fallo de las peticiones por la Comisión los Estados partes que o no


cumplan con los requisitos dados

Las peticiones o comunicaciones que den los partes de la Comisión, tienen que
cumplir los requisitos pedidos por la Comisión, de lo contrario su petición será
denegada. (Anaya, A. 2008).

59
Sección 4. Procedimiento

G.15.- Artículo 48

1. La Comisión, al recibir una petición o comunicación en la que se alegue la


violación de cualquiera de los derechos que consagra esta Convención,
procederá en los siguientes términos:

a) si reconoce la admisibilidad de la petición o comunicación solicitará


informaciones al Gobierno del Estado al cual pertenezca la autoridad señalada
como responsable de la violación alegada, transcribiendo las partes pertinentes
de la petición o comunicación.

Dichas informaciones deben ser enviadas dentro de un plazo razonable, fijado


por la Comisión al considerar las circunstancias de cada caso;

b) recibidas las informaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean


recibidas, verificará si existen o subsisten los motivos de la petición o
comunicación. De no existir o subsistir, mandará archivar el expediente;

c) podrá también declarar la inadmisibilidad o la improcedencia de la petición o


comunicación, sobre la base de una información o prueba sobrevinientes;

d) si el expediente no se ha archivado y con el fin de comprobar los hechos, la


Comisión realizará, con conocimiento de las partes, un examen del asunto
planteado en la petición o comunicación.

Si fuere necesario y conveniente, la Comisión realizará una investigación para


cuyo eficaz cumplimiento solicitará, y los Estados interesados le proporcionarán,
todas las facilidades necesarias;

e) podrá pedir a los Estados interesados cualquier información pertinente y


recibirá, si así se le solicita, las exposiciones verbales o escritas que presenten
los interesados;

f) se pondrá a disposición de las partes interesadas, a fin de llegar a una solución


amistosa del asunto fundada en el respeto a los derechos humanos reconocidos
en esta Convención.

60
2. Sin embargo, en casos graves y urgentes, puede realizarse una investigación
previo consentimiento del Estado en cuyo territorio se alegue haberse cometido
la violación, tan sólo con la presentación de una petición o comunicación que
reúna todos los requisitos formales de admisibilidad.

• Procedimientos de la Comisión

El artículo 48 establece las bases del procedimiento que se imprime a las


presentaciones ante la Comisión Interamericana. El Estatuto de la Comisión
Interamericana, aprobado por la Asamblea General de la Organización de
Estados Americanos, otorga a la Comisión potestades para la elaboración de su
propio Reglamento, y en los artículos 23 y 24 le impone la determinación vía
reglamentaria de los procedimientos a seguir en caso de peticiones o
comunicaciones en las que se aleguen violaciones a derechos imputables a
Estados que sean o no parte de la CADH. De allí que una comprensión detallada
del procedimiento requiera de una lectura combinada de la Convención
Americana, el Estatuto, y el Reglamento vigente. (Manuel Bello, J. 2006)

G.16.- Artículo 49:

Si se ha llegado a una solución amistosa con arreglo a las disposiciones del


inciso del artículo 48 la Comisión redactará un informe que será transmitido al
peticionario y a los Estados Partes en esta Convención y comunicado después,
para su publicación, al Secretario General de la Organización de los Estados
Americanos. Este informe contendrá una breve exposición de los hechos y de
la solución lograda. Si cualquiera de las partes en el caso lo solicitan, se les
suministrará la más amplia información posible.

 El curso esperado de un proceso de solución amistosa culmina con un


acuerdo cuyo contenido es pactado entre las partes y que incluye un relato
de los hechos que motivaron la petición, el reconocimiento de la violación de
derechos por parte del Estado y las medidas de reparación integral que
deberán implementarse.
 Una vez cumplido el acuerdo de solución amistosa, la Comisión aprueba un
informe incluyendo el texto del mismo, el que es publicado previa transmisión
a las partes.

61
 Cabe mencionar que, cuando existe voluntad real por parte de los Estados,
los procesos de solución amistosa tienen el potencial para alcanzar acuerdos
sobre reparaciones aún más amplios que aquellos que podría ordenar la
Comisión y hasta la Corte Interamericana. Entre otros, acuerdos de solución
amistosa han motivado reformas legales, retiros de reservas a instrumentos
internacionales o el diseño implementación de políticas públicas específicas.
(CIDH).

G.17.- Artículo 50

Es un documento en el que se establecen los hechos con fundamento en las


pruebas producidas, se determinan cuáles han sido las violaciones al derecho
interamericano que tales hechos han ocasionado y se asigna el alcance de la
responsabilidad estatal por las mismas.

 De no alcanzar una solución amistosa, la Comisión dará curso a la


discusión sobre el fondo del asunto. La Comisión fijará un plazo de 3
meses para que los peticionarios presenten sus alegaciones adicionales
sobre el fondo del caso, las que serán transmitidas al Estado para sus
observaciones por un plazo también de 3 meses. La Reforma del 2013
(artículo 37 inciso 1) cambia el plazo inicial para observaciones por el de 4
meses tanto para peticionarios cuanto para Estado. La Comisión podrá
evaluar la concesión de prórrogas a estos plazos, siempre que sus
peticiones estén debidamente fundadas y que no excedan el plazo de 4
meses contados a partir de la fecha del envío de la primera solicitud de
observaciones a cada parte, En casos de gravedad o urgencia o peligro
real o inminente sobre la vida o integridad de una persona, la Comisión
podrá solicitar el envío de estas observaciones “dentro de un plazo
razonable” que será fijado por ella misma de acuerdo a las circunstancias
del caso. En este momento del procedimiento, la Comisión cuenta con
algunas herramientas adicionales para obtener información necesaria para
el debate de fondo de la cuestión.
 Por ejemplo en este sentido puede, convocar audiencias de oficio o a
pedido de parte de conformidad con los procedimientos detallados en el
Capítulo VI del Reglamento, Posteriormente, la Comisión iniciará el debate

62
sobre el fondo del asunto en el que –previo examen de las alegaciones y
pruebas producidas durante el trámite del caso e información pertinente
que sea de público conocimiento– deliberará en pleno y votará para tomar
una decisión.

G.18.- Artículo 51

1. Si en el plazo de tres meses, a partir de la remisión a los Estados interesados


del informe de la Comisión, el asunto no ha sido solucionado o sometido a la
decisión de la Corte por la Comisión o por el Estado interesado, aceptando su
competencia, la Comisión podrá emitir, por mayoría absoluta de votos de sus
miembros, su opinión y conclusiones sobre la cuestión sometida a su
consideración.

2. La Comisión hará las recomendaciones pertinentes y fijará un plazo dentro


del cual el Estado debe tomar las medidas que le competan para remediar la
situación examinada.

3. Transcurrido el período fijado, la Comisión decidirá, por la mayoría absoluta


de votos de sus miembros, si el Estado ha tomado o no medidas adecuadas y
si publica o no su informe.

• Si en el plazo de tres meses, a partir de la remisión a los Estados interesados


del informe de la Comisión, el asunto no ha sido solucionado la Comisión
podrá tener en cuenta los siguientes factores:
• a) la complejidad del asunto y de las medidas necesarias para cumplir con
las recomendaciones de la Comisión, en particular cuando impliquen el
involucramiento de diferentes ramas del Poder Público, o la coordinación
entre gobiernos centrales y regionales, entre otras.
• b) las medidas adoptadas por el Estado para el cumplimiento de las
recomendaciones con anterioridad a la solicitud de la extensión del plazo; y
• c) la posición del peticionario.
• De este modo se establece que el Estado no sólo deba demostrar su
“voluntad” de implementar las recomendaciones, sino también su
“capacidad” para ello, y se incorpora como un elemento, que la Comisión

63
IDH podrá tomar en cuenta, la existencia de leyes que establezcan
mecanismos de cumplimiento a nivel interno (artículo 46, párrafo 1.a).
Adicionalmente y para los supuestos de establecimiento de los plazos de
suspensión se establecen algunos criterios orientativos para que la Comisión
IDH fije estos términos. En la última reforma de Reglamento de la Corte
Interamericana se estableció que, cuando la CIDH decida remitir casos a la
Corte, el Informe 50 se constituirá en su demanda.

H.- CAPITULO VIII: LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS


HUMANOS

Sección 1. Organización:

H.1.- Artículo 52

1. La Corte se compondrá de siete jueces, nacionales de los Estados miembros


de la Organización, elegidos a título personal entre juristas de la más alta
autoridad moral, de reconocida competencia en materia de derechos humanos,
que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas
funciones judiciales conforme a la ley del país del cual sean nacionales o del
Estado que los proponga como candidatos.

2. No debe haber dos jueces de la misma nacionalidad.

• La intención de establecer requisitos de elegibilidad relacionados con la


experiencia y la calidad moral del candidato/a también tiene un correlativo
en lo que respecta a los miembros de la Comisión Interamericana (al igual
que para candidatos de otros órganos de protección internacional, aunque
la exigencia para ser integrante de la Corte es mayor. De acuerdo con el
artículo 34 de la Convención Americana, los miembros de la Comisión
“deberán ser personas de alta autoridad moral y reconocida versación en
materia de derechos humanos”, mientras que el artículo 52 del mismo
tratado adiciona como requisito el poseer “la más” alta autoridad moral y
cumplir con las condiciones para el ejercicio de las más altas funciones
jurisdiccionales. Más allá de tales diferencias, existe poco desarrollo en
relación con los parámetros que podrían nutrir tal requerimiento.

64
• Ello se evidencia en el hecho que ni los trabajos preparatorios de la
Convención, ni el Estatuto o el reglamento de la Corte elaboran más sobre
lo que puede entenderse por “la más alta autoridad moral”. No obstante, éste
es un tema que ha generado amplios y continuos debates.

H.2.- Artículo 53

1. Los jueces de la Corte serán elegidos, en votación secreta y por mayoría


absoluta de votos de los Estados Partes en la Convención, en la Asamblea
General de la Organización, de una lista de candidatos propuestos por esos
mismos Estados.

2. Cada uno de los Estados Partes puede proponer hasta tres candidatos,
nacionales del Estado que los propone o de cualquier otro Estado miembro de
la Organización de los Estados Americanos. Cuando se proponga una terna,
por lo menos uno de los candidatos deberá ser nacional de un Estado distinto
del proponente.

• El Estatuto de la Corte detalla el procedimiento para la elección de jueces,


el cual inicia cuando el Secretario General de la OEA pide a los Estados
Partes que presenten a uno o varios candidatos. Este anuncio debe hacerse
seis meses antes de la celebración de la Asamblea General de la OEA, en
la que se suplirán las vacantes de los jueces cuyo mandato esté próximo a
vencer, eligiéndose de entre los candidatos que sean presentados. Luego
de ello, cuando falta por lo menos noventa días antes de la celebración de
la Asamblea General, los Estados deberán presentar a sus respectivos
candidatos (que, como establece el artículo 53.2 pueden ser hasta tres) y,
en caso de proponerse una terna, se respetará la cláusula convencional que
prevé que al menos una de esas personas debe ser nacional del Estado
proponente.

H.3.- Artículo 54

1. Los jueces de la Corte serán elegidos para un período de seis años y sólo
podrán ser reelegidos una vez. El mandato de tres de los jueces designados en
la primera elección, expirará al cabo de tres años. Inmediatamente después de

65
dicha elección, se determinarán por sorteo en la Asamblea General los nombres
de estos tres jueces.

2. El juez elegido para reemplazar a otro cuyo mandato no ha expirado,


completará el período de éste.

3. Los jueces permanecerán en funciones hasta el término de su mandato. Sin


embargo, seguirán conociendo de los casos a que ya se hubieran abocado y
que se encuentren en estado de sentencia, a cuyos efectos no serán sustituidos
por los nuevos jueces elegidos.

 Las reglas previstas por el artículo 54 de la Convención Americana tienen un


mayor desarrollo tanto en el Estatuto de la Corte como en su reglamento, lo
cual es sustancial en tanto que no es excepcional que los jueces deban
conocer de distintos asuntos relativos a los casos que, en principio, se
entendían como resueltos.
 Un ejemplo de lo anterior, tiene que ver con la participación de los jueces
que han dejado su encargo cuando alguna de las partes en el proceso
presenta una solicitud de interpretación de sentencia.
 Este es el caso del entonces juez Antonio Augusto Cançado Trindade, quien
volvió a participar en la deliberación de las solicitudes de interpretación de
sentencia presentadas por Perú en los casos de la masacre de la Cantuta y
de los trabajadores cesados del Congreso.

H.4.- Artículo 55

1. El juez que sea nacional de alguno de los Estados Partes en el caso sometido
a la Corte, conservará su derecho a conocer del mismo.

2. Si uno de los jueces llamados a conocer del caso fuere de la nacionalidad de


uno de los Estados Partes, otro Estado parte en el caso podrá designar a una
persona de su elección para que integre la Corte en calidad de juez ad hoc.

3. Si entre los jueces llamados a conocer del caso ninguno fuere de la


nacionalidad de los Estados Partes, cada uno de éstos podrá designar un juez
ad hoc.

66
4. El juez ad hoc debe reunir las calidades señaladas en el artículo 52.

5. Si varios Estados Partes en la Convención tuvieren un mismo interés en el


caso, se considerarán como una sola parte para los fines de las disposiciones
precedentes. En caso de duda, la Corte decidirá.

 Sus actividades suelen incluir reuniones con representantes del gobierno y


de la sociedad civil, visitas a instituciones estatales y organismos
internacionales, así como a presuntas víctimas de violaciones a derechos
humanos. Las visitas in loco sirven para recabar información sobre los casos
individuales y para la elaboración de informes. Asimismo, por la difusión que
tienen, ayudan a promover el debate sobre la situación de derechos
humanos en el país, a fortalecer los reclamos de la sociedad civil, y a
visibilizar el trabajo de la Comisión en el continente. (Gonzales, 1983).

H.5.- Artículo 56

El quórum para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces.

 El número mínimo de miembros (quórum), que tienen que estar presentes


en cierta asamblea para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces.

H.6.- Artículo 57

La Comisión comparecerá en todos los casos ante la Corte.

 El Estado que invite a la Comisión o preste su consentimiento a ese efecto


“se comprometerá a no tomar represalias de ningún orden en contra de las
personas o entidades que hayan cooperado con ella mediante informaciones
o testimonios. Se prevé la creación de una Comisión Especial para cada
caso designada a ese efecto (artículo 53), de la cual no podrá participar el
miembro de la Comisión que sea nacional o que resida en el territorio del
Estado en cuestión (artículo 54). Las delegaciones suelen estar integradas
por el/la Comisionado/a Relator/a del país o de la temática más preocupante
en ese Estado y por abogados/as de la Secretaría Ejecutiva. En ocasiones
también acompaña el/la propio/a Secretario/a Ejecutivo/a. Este equipo
organiza su plan de trabajo (artículo 55). Sus actividades suelen incluir

67
reuniones con representantes del gobierno y de la sociedad civil, visitas a
instituciones estatales y organismos internacionales, así como a presuntas
víctimas de violaciones a derechos humanos. Las visitas in loco sirven para
recabar información sobre los casos individuales y para la elaboración de
informes. Asimismo, por la difusión que tienen, ayudan a promover el debate
sobre la situación de derechos humanos en el país, a fortalecer los reclamos
de la sociedad civil, y a visibilizar el trabajo de la Comisión en el continente.
(Gonzales, 1983).

H.7.- Artículo 58

1. La Corte tendrá su sede en el lugar que determinen, en la Asamblea General


de la Organización, los Estados Partes en la Convención, pero podrá celebrar
reuniones en el territorio de cualquier Estado miembro de la Organización de los
Estados Americanos en que lo considere conveniente por mayoría de sus
miembros y previa aquiescencia del Estado respectivo. Los Estados Partes en
la Convención pueden, en la Asamblea General por dos tercios de sus votos,
cambiar la sede de la Corte.

2. La Corte designará a su Secretario.

3. El Secretario residirá en la sede de la Corte y deberá asistir a las reuniones


que ella celebre fuera de la misma.

 Una vez que se lograron las once ratificaciones requeridas para la entrada
en vigencia de la Convención Americana, la Asamblea General de la OEA
resolvió “recomendar que la sede de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos [fuera] establecida en su oportunidad en Costa Rica”.9 Dicha
resolución fue reafirmada por el artículo 3 del Estatuto de la Corte, el cual
establece lo siguiente:
 La Corte tendrá su sede en San José, Costa Rica; sin embargo, podrá
celebrar reuniones en cualquier Estado miembro de la Organización de los
Estados Americanos (OEA), en que lo considere conveniente por mayoría
de sus miembros y previa aquiescencia del Estado respectivo.

68
 La sede de la Corte puede ser cambiada por el voto de los dos tercios de los
Estados partes en la Convención, en la Asamblea General de la OEA.
 Desde 1979 (fecha en que se instaló la Corte Interamericana por vez
primera), el tribunal ha tenido asiento en San José, Costa

Rica, para lo cual se firmó un convenio con el gobierno costarricense10 con


el fin de dejar claramente establecidos los compromisos que asumía el país
al permitir la instalación funcionamiento regular de la Corte en su territorio.
(Cfr.).

H.8.- Artículo 59

La Secretaría de la Corte será establecida por ésta y funcionará bajo la dirección


del Secretario de la Corte, de acuerdo con las normas administrativas de la
Secretaría General de la Organización en todo lo que no sea incompatible con
la independencia de la Corte. Sus funcionarios serán nombrados por el
Secretario General de la Organización, en consulta con el Secretario de la Corte.

 El Secretario será nombrado por la Corte. Será funcionario de confianza de


la misma, de dedicación exclusiva, tendrá su oficina en la sede y deberá
asistir a las reuniones que la Corte celebre fuera de la misma.Habrá un
Secretario Adjunto que auxiliará al Secretario en sus labores y lo sustituirá
en sus ausencias temporales.

 El personal de la Secretaría será nombrado por el Secretario General de la


OEA, en consulta con el Secretario de la Corte.

H.9.- Artículo 60

La Corte preparará su Estatuto y lo someterá a la aprobación de la Asamblea


General, y dictará su Reglamento.

La Corte Interamericana ha tenido normas reglamentarias (1980, 1991, 1996,


2000, 2003 y 2009).

 La modificación en la normativa de la Corte refleja la práctica y experiencia


que ha tenido el tribunal en distintos ámbitos.

69
 La evolución del contenido de los cuatro primeros reglamentos de la Corte
ha sido explicada de la siguiente manera:
 El primer reglamento de la Corte (1980) tuvo una marcada influencia del
reglamento de la Corte Internacional de Justicia, lo cual hacía que “el
procedimiento, sobre todo para los casos contenciosos fuera particularmente
lento”.
 El segundo reglamento (1991) empezó a establecer plazos que debían ser
cumplidos por las partes involucradas en un proceso contencioso. “fue el
inicio de un proceso de racionalización y simplificación del procedimiento
ante la Corte”.
 El tercer reglamento (1996) modificó algunos plazos del procedimiento
contencioso (en atención a las diversas solicitudes de prórroga formuladas
por las partes). Adicionalmente, este reglamento “precisó tanto la
terminología como la propia estructura del procedimiento ante el Tribunal […
y por primera vez, […] estableció los momentos procesales para que las
partes presentaran la prueba correspondiente a las distintas etapas del
procedimiento, dejando a salvo la posibilidad de presentación extemporánea
de prueba en casos de fuerza mayor, impedimento grave o hechos
supervinientes”. Esta normativa también amplió la facultad del Tribunal de
solicitar prueba para mejor resolver; incluyó diferentes modalidades de
terminación anticipada del procedimiento; y eliminó trámites innecesarios
como la convocatoria a audiencia para dar lectura a la sentencia. Empero,
sin duda alguna, la modificación más importante se reflejó en la incipiente
participación autónoma de las víctimas en la etapa de reparaciones del
procedimiento contencioso, cuyos representantes “habían sido, en los
últimos años, integrados a la delegación de la Comisión Interamericana con
la designación eufemística de ‘asistentes’ de la misma”.
 La reforma del cuarto reglamento (2000) se dio después de distintas
discusiones tanto técnicas como dentro del marco de la OEA.

H.10.- Artículo 61

1. Sólo los Estados partes y la Comisión tienen derecho a someter un caso a la


decisión de la Corte.

70
2. Para que la Corte pueda conocer de cualquier caso, es necesario que sean
agotados los procedimientos previstos en los artículos 48 a 50.

H.11.- Artículo 62

1. Todo Estado parte puede, en el momento del depósito de su instrumento de


ratificación o adhesión de esta Convención, o en cualquier momento posterior,
declarar que reconoce como obligatoria de pleno derecho y sin convención
especial, la competencia de la Corte sobre todos los casos relativos a la
interpretación o aplicación de esta Convención.

2. La declaración puede ser hecha incondicionalmente, o bajo condición de


reciprocidad, por un plazo determinado o para casos específicos. Deberá ser
presentada al Secretario General de la Organización, quien transmitirá copias
de la misma a los otros Estados miembros de la Organización y al Secretario de
la Corte.

3. La Corte tiene competencia para conocer de cualquier caso relativo a la


interpretación y aplicación de las disposiciones de esta Convención que le sea
sometido, siempre que los Estados partes en el caso hayan reconocido o
reconozcan dicha competencia, ora por declaración especial, como se indica en
los incisos anteriores, ora por convención especial.

H.12.- Artículo 63

1. Cuando decida que hubo violación de un derecho o libertad protegidos en


esta Convención, la Corte dispondrá que se garantice al lesionado en el goce
de su derecho o libertad conculcados. Dispondrá asimismo, si ello fuera
procedente, que se reparen las consecuencias de la medida o situación que ha
configurado la vulneración de esos derechos y el pago de una justa
indemnización a la parte lesionada.

2. En casos de extrema gravedad y urgencia, y cuando se haga necesario evitar


daños irreparables a las personas, la Corte, en los asuntos que esté conociendo,
podrá tomar las medidas provisionales que considere pertinentes. Si se tratare
de asuntos que aún no estén sometidos a su conocimiento, podrá actuar a
solicitud de la Comisión.

71
H.13.- Artículo 64

1. Los Estados miembros de la Organización podrán consultar a la Corte acerca


de la interpretación de esta Convención o de otros tratados concernientes a la
protección de los derechos humanos en los Estados americanos. Asimismo,
podrán consultarla, en lo que les compete, los órganos enumerados en el
capítulo X de la Carta de la Organización de los Estados Americanos, reformada
por el Protocolo de Buenos Aires.

2. La Corte, a solicitud de un Estado miembro de la Organización, podrá darle


opiniones acerca de la compatibilidad entre cualquiera de sus leyes internas y
los mencionados instrumentos internacionales.

H.14.- Artículo 65

La Corte someterá a la consideración de la Asamblea General de la


Organización en cada período ordinario de sesiones un informe sobre su labor
en el año anterior. De manera especial y con las recomendaciones pertinentes,
señalará los casos en que un Estado no haya dado cumplimiento a sus fallos.

• Hace algunos años, la Corte empezó a preocuparse por el continuo


incumplimiento de las sentencias y por la imposibilidad de que las partes
accedieran a brindar elementos que sirvieran al tribunal para valorar si su
fallo había sido cumplido a cabalidad o no. Estableció los criterios mediante
los cuales sometería un caso al conocimiento de la Asamblea General de la
OEA y, asimismo, previó las consecuencias jurídicas de tal acto (RCI de
2005)

• Ejemplo: En un caso hubo una importante controversia en tanto que el fallo


de la Corte refería a las instancias internas para que pudieran determinar
las indemnizaciones correspondientes a 270 trabajadores despedidos. En
su sentencia de fondo, reparaciones y costas sobre el caso Baena, la Corte
resolvió, entre otros, lo siguiente: decide que el Estado debe pagar a los
270 trabajadores mencionados en el párrafo 4 de la presente Sentencia, los
montos correspondientes a los salarios caídos y demás derechos laborales
que les correspondan según su legislación, pago que, en el caso de los
trabajadores que hubiesen fallecido, deberá hacerse a sus
derechohabientes (Corte IDH 2005).

72
Sección 3. Procedimiento

H.15.- Artículo 66

1. El fallo de la Corte será motivado.

2. Si el fallo no expresare en todo o en parte la opinión unánime de los jueces,


cualquiera de éstos tendrá derecho a que se agregue al fallo su opinión
disidente o individual.

Los tribunales internacionales en general, tienen como parte de su competencia


poner término a los conflictos que se les presenten por parte de los sujetos con
capacidad legal para accionar ante ellos mediante la emisión de una sentencia
o fallo (Badell, G. 2011).

Ejemplo: En uno de los casos hondureños, el juez Rodolfo Piza Escalante se


opuso no al contenido de la sentencia de fondo, sino a la redacción del
resolutivo 6 que facultaba a la Corte a fijar las indemnizaciones, pero dejaba a
salvo la posibilidad de que únicamente al Estado hondureño y a la Comisión
Interamericana se opusieran al acuerdo. En tal sentido, el juez costarricense
pugnó a favor del reconocimiento de “la víctima o sus causahabientes, titulares
de los derechos reclamados y acreedores de las prestaciones que en la
sentencia se declaren, en consonancia con el texto del artículo 63.1 de la
Convención. (Corte IDH 1988).

H.16.- Artículo 67

El fallo de la Corte será definitivo e inapelable. En caso de desacuerdo sobre el


sentido o alcance del fallo, la Corte lo interpretará a solicitud de cualquiera de las
partes, siempre que dicha solicitud se presente dentro de los noventa días a
partir de la fecha de la notificación del fallo.

 Prevé la posibilidad de que se presenten solicitudes de interpretación de


sentencia, cuyo procedimiento se encuentra normado por el artículo 68 del
reglamento actual de la Corte, se usó esta figura para distintas aclaraciones
de fallos, lo que fue valorado por el tribunal al entender que ello “contribuye
a la transparencia de los actos de este Tribunal, esclarecer, cuando estime
procedente, el contenido y alcance de sus sentencias y disipar cualquier duda
sobre las mismas, sin que puedan ser opuestas a tal propósito
consideraciones de mera forma” (Caso El Amparo vs. Venezuela 1997)

 Ejemplo: La jurisprudencia interamericana ha sido constante en el sentido de


que: … una solicitud de interpretación de sentencia no debe utilizarse como
medio de impugnación de la decisión cuya interpretación se requiere. Dicha
solicitud tiene como objeto, exclusivamente, determinar el sentido de un fallo
cuando alguna de las partes sostiene que el texto de sus puntos resolutivos
o de sus consideraciones carece de claridad o precisión, siempre y cuando
esas consideraciones incidan en dicha parte resolutiva […]. Por lo tanto, no
se puede pedir la modificación o anulación de la sentencia respectiva a través

73
de una solicitud de interpretación […] (Caso Comunidad Indígena Yakye Axa
vs. Paraguay 2006).

H.17.- Artículo 68

1. Los Estados Partes en la Convención se comprometen a cumplir la decisión


de la Corte en todo caso en que sean partes.
2. La parte del fallo que disponga indemnización compensatoria se podrá
ejecutar en el respectivo país por el procedimiento interno vigente para la
ejecución de sentencias contra el Estado.

 Establece que los Estados Partes de la Convención se comprometerán a


cumplir la decisión de la Corte, por lo que "no pueden modificar sus efectos,
menos aún suspender su cumplimiento invocando las normas de su derecho
interno" y la Corte efectúa una remisión hacia el derecho interno del Estado
responsable, con el único fin de garantizar la efectividad de sus
pronunciamientos.

 Ejemplo: Perú cuestionó las valoraciones de hecho y de derecho que hizo la


Corte en el caso de María Elena Loayza (Ibidem, párr. 122.).

H.18.- Artículo 69

El fallo de la Corte será notificado a las partes en el caso y transmitido a los


Estados partes en la Convención.

 Supervisión de cumplimiento de sentencias y otras decisiones del Tribunal,


la Corte ha empezado a solicitar, de manera sistemática, información escrita
a las partes en el proceso (Estado, representantes de las víctimas y Comisión
Interamericana) sobre las medidas adoptadas para el cumplimiento de las
sentencias. Luego, la Corte tiene la potestad de confrontar la información en
una audiencia privada de supervisión de sentencia. Finalmente, la Corte
emite una resolución en la que establece los puntos pendientes de
cumplimiento por parte del Estado condenado.

 Ejemplo: A la fecha en la que este comentario se escribe existen 124 casos


en supervisión. La Corte aclara que “esto no significa, sin embargo, que
dichas sentencias estén ‘incumplidas’. En la mayoría de ellas, por el contrario,
parte importante de los puntos sí están cumplidos o se encuentran en proceso
de cumplimiento”.

74
CAPITULO IX

DISPOSICIONES COMUNES

I.1.- Artículo 70

1. Los jueces de la Corte y los miembros de la Comisión gozan, desde el


momento de su elección y mientras dure su mandato, de las inmunidades
reconocidas a los agentes diplomáticos por el derecho internacional. Durante el
ejercicio de sus cargos gozan, además, de los privilegios diplomáticos
necesarios para el desempeño de sus funciones.
2. No podrá exigirse responsabilidad en ningún tiempo a los jueces de la Corte
ni a los miembros de la Comisión por votos y opiniones emitidos en el ejercicio
de sus funciones.

 Se refiere a las inmunidades y privilegios diplomáticos, Inmunidades serían


garantías positivadas, prohibiciones al Estado de ejercer su poder en relación
a determinado agente. A su vez, privilegios corresponderían a concesiones
de ventajas. En el siguiente apartado, no exigir “responsabilidad” de los
jueces de la Corte por sus votos en el ejercicio de su función jurisdiccional.

 Ejemplo: Mello, Celso D. de Albuquerque. (Curso de direito internacional


público, 2002).

I.2.- Artículo 71

Son incompatibles los cargos de juez de la Corte o miembros de la Comisión con


otras actividades que pudieren afectar su independencia o imparcialidad
conforme a lo que se determine en los respectivos Estatutos.

 Pretende asegurar, también la independencia/imparcialidad con la


prohibición del ejercicio por los miembros de los dos órganos de “otras
actividades que pudieren afectar su independencia o imparcialidad” (Schulze,
F., op. cit. p. 579-591 y 591-597.).

 Ejemplo: Los jueces estarán impedidos de participar en asuntos en que ellos


o sus parientes tuvieren interés directo o hubieran intervenido anteriormente
como agentes, consejeros o abogados, o como miembros de un tribunal
nacional o internacional, o de una comisión investigadora, o en cualquier otra
calidad, a juicio de la Corte (Protocolo Adicional a la Carta Africana y 21.3 del
Convenio Europeo).

75
I.3.- Artículo 72

Los jueces de la Corte y los miembros de la Comisión percibirán emolumentos y


gastos de viaje en la forma y condiciones que determinen sus Estatutos, teniendo
en cuenta la importancia e independencia de sus funciones.
Tales emolumentos y gastos de viaje será fijados en el programa-presupuesto
de la Organización de los Estados Americanos, el que debe incluir, además, los
gastos de la Corte y de su Secretaría. A estos efectos, la Corte elaborará su
propio proyecto de presupuesto y lo someterá a la aprobación de la Asamblea
General, por conducto de la Secretaría General. Esta última no podrá introducirle
modificaciones.

 El legislador convencional delegó a la legislación convencional secundaria,


específicamente a la disciplina de los Estatutos de los dos órganos, la forma
y las condiciones de los honorarios y gastos de viaje a ser percibidos por sus
respectivos miembros (Programa-Presupuesto de la Organización, 2013).

 Ejemplo: La Corte elaborará su propio proyecto de presupuesto y lo someterá


a la aprobación de la Asamblea General de la OEA, por conducto de la
Secretaría General. Esta última no podrá introducir modificaciones. La Corte
administrará su presupuesto (WHITE, Robin C. A. The European Convention
on Human Rights, 2006).

I.4.- Artículo 73

Solamente a solicitud de la Comisión o de la Corte, según el caso, corresponde


a la Asamblea General de la Organización resolver sobre las sanciones
aplicables a los miembros de la Comisión o jueces de la Corte que hubiesen
incurrido en las causales previstas en los respectivos Estatutos. Para dictar una
resolución se requerirá una mayoría de los dos tercios de los votos de los
Estados miembros de la Organización en el caso de los miembros de la Comisión
y, además, de los dos tercios de los votos de los Estados Partes en la
Convención, si se tratare de jueces de la Corte.

 Se encuentran procedimientos contra miembros de la Corte IDH y de la


comisión de Interamericana de Derechos Humanos.

 Ejemplo: Así como hizo el legislador ordinario alemán, en la Ley Orgánica del
Tribunal Constitucional Federal, más precisamente en su último dispositivo,
que insertó la posibilidad, presupuesta la debida autorización por el TCF, del
Presidente Federal, como órgano constitucional de jefe de Estado, entre
otros, hasta exonerar a un juez del Tribunal Constitucional Federal, también
el legislador de la CADH cierra su cuerpo dispositivo principal con una regla
similar.

76
PARTE III - DISPOSICIONES GENERALES Y TRANSITORIAS

CAPITULO X

FIRMA, RATIFICACION, RESERVA, ENMIENDA, PROTOCOLO Y


DENUNCIA

J.1.- Artículo 74

1. Esta Convención queda abierta a la firma y a la ratificación o adhesión de todo


Estado miembro de la Organización de los Estados Americanos.
2. La ratificación de esta Convención o la adhesión a la misma se efectuará
mediante el depósito de un instrumento de ratificación o de adhesión en la
Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos. Tan pronto
como once Estados hayan depositado sus respectivos instrumentos de
ratificación o de adhesión, la Convención entrará en vigor. Respecto a todo otro
Estado que la ratifique o adhiera a ella ulteriormente, la Convención entrará en
vigor en la fecha del depósito de su instrumento de ratificación o de adhesión.
3. El Secretario General informará a todos los Estados miembros de la
Organización de la entrada en vigor de la Convención.

 Dispone que la misma queda abierta a la firma y la ratificación o adhesión. Lo


anterior supone, primero, que la firma está abierta indefinidamente, es decir
no está sujeta a un período de tiempo. La mayor parte de los tratados de
derechos humanos, adoptan ésta fórmula; y segundo, que se trata de una
firma simple que está sujeta a ratificación. La firma simple, no constituye una
manifestación del consentimiento de obligarse por el tratado, sino es una
manifestación de la intención del Estado de adoptar medidas positivas que le
permitan expresar su consentimiento de vincularse por el tratado en una
fecha posterior (artículo 18 de la CVDT de 1969).

 Ejemplo: En el caso de la Convención Americana, existen Estados miembros


de la OEA, como Canadá y Santa Lucía que no han firmado el tratado, o el
caso de Estados Unidos que sólo lo ha firmado pero sin ratificarlo (Actas y
Documentos. Informe del Relator de la Comisión I, 1996).

J.2.- Artículo 75

Esta Convención sólo puede ser objeto de reservas conforme a las disposiciones
de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados, suscrita el 23 de
mayo de 1969.

 Establece el sistema de reservas, para resolver un caso contencioso y estaría


obligada a aplicar el principio de compatibilidad con el objeto y fin de la
Convención de Viena (Convención de Viena sobre el Derecho de los
Tratados, 1969)

 Ejemplo: La regulación específica de las reservas en los tratados de derechos


humanos, en este caso remite a la Convención de Viena.

77
J.3.- Artículo 76

1. Cualquier Estado parte directamente y la Comisión o la Corte por conducto del


Secretario General, pueden someter a la Asamblea General, para lo que estime
conveniente, una propuesta de enmienda a esta Convención.
2. Las enmiendas entrarán en vigor para los Estados ratificantes de las mismas
en la fecha en que se haya depositado el respectivo instrumento de ratificación
que corresponda al número de los dos tercios de los Estados Partes en esta
Convención. En cuanto al resto de los Estados Partes, entrarán en vigor en la
fecha en que depositen sus respectivos instrumentos de ratificación.

 La Convención Americana establece que la regla aplicable a la convención


así como el proceso de la misma.

 La propuesta de enmienda se presenta ante la Asamblea General de la OEA.

 La propuesta de enmienda puede ser presentada por, un Estado parte


directamente, o por la Comisión Interamericana o la Corte Interamericana por
conducto del Secretario General de la OEA.

 Las enmiendas entrarán en vigor, respecto de los Estados ratificantes de las


mismas, cuando se deposite, el instrumento de ratificación que corresponda
a los dos tercios de los Estados partes de la Convención.

 Ejemplo: Hasta el día de hoy la Convención no ha sufrido ninguna enmienda.


Tal vez la razón se encuentre en la misma fórmula que consagra la
Convención sobre la entrada en vigor de las enmiendas en el artículo 73.

J.4.- Artículo 77

1. De acuerdo con la facultad establecida en el artículo 31, cualquier Estado parte


y la Comisión podrán someter a la consideración de los Estados Partes reunidos
con ocasión de la Asamblea General, proyectos de protocolos adicionales a esta
Convención, con la finalidad de incluir progresivamente en el régimen de
protección de la misma otros derechos y libertades.
2. Cada protocolo debe fijar las modalidades de su entrada en vigor, y se
aplicará sólo entre los Estados Partes en el mismo.

 Establece la posibilidad de que cualquier Estado parte o bien la Comisión


Interamericana someta a consideración de los Estados reunidos en la
Asamblea General, la elaboración de protocolos adicionales a la Convención
con la finalidad de incluir progresivamente en el régimen de protección de la
misma otros derechos humanos (Naciones Unidas, Manual de Tratado, 2001)

 Ejemplo: Protocolo a la CADH relativo a la abolición de la pena de muerte.

78
J.5.- Artículo 78

1. Los Estados Partes podrán denunciar esta Convención después de la


expiración de un plazo de cinco años a partir de la fecha de entrada en vigor de
la misma y mediante un preaviso de un año, notificando al Secretario General de
la Organización, quien debe informar a las otras partes.
2. Dicha denuncia no tendrá por efecto desligar al Estado parte interesado de
las obligaciones contenidas en esta Convención en lo que concierne a todo
hecho que, pudiendo constituir una violación de esas obligaciones, haya sido
cumplido por él anteriormente a la fecha en la cual la denuncia produce efecto.

 La posibilidad de denuncia de la misma, sujetándola a ciertos requisitos: La


Convención sólo podrá ser denunciada después de la expiración de un plazo
de cinco años a partir de la entrada en vigor de la misma. La Denuncia tendrá
que hacerse mediante un preaviso de un año, notificando al Secretario
General de la Organización, quien debe informar a las otras partes. Dicha
denuncia no tendrá por efecto desligar al Estado denunciante, de toda
obligación de la Convención anterior a la fecha en la cual la denuncia produce
efectos.

 Ejemplo: El Gobierno de Trinidad y Tobago no está en condiciones de


conceder que la incapacidad de la Comisión para tratar en forma expedita las
peticiones relacionadas con casos de imposición de la pena capital, frustre la
ejecución de esta pena legal con que se castiga en Trinidad y Tobago el delito
de homicidio. La constitucionalidad de las sentencias dictadas contra las
personas convictas y condenadas a muerte al cabo del debido proceso
judicial, se determina ante los tribunales de Trinidad y Tobago. Por ende,
existen salvaguardias suficientes para la protección de los derechos
humanos y fundamentales de los prisioneros condenados. (Extracto de la
denuncia de Trinidad y Tobago).

CAPITULO XI

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Sección 1. Comisión Interamericana de Derechos Human

K.1.- Artículo 79

Al entrar en vigor esta Convención, el Secretario General pedirá por escrito a


cada Estado Miembro de la Organización que presente, dentro de un plazo de
noventa días, sus candidatos para miembros de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos. El Secretario General preparará una lista por orden
alfabético de los candidatos presentados y la comunicará a los Estados
miembros de la Organización al menos treinta días antes de la próxima
Asamblea General.

 Comisión IDH Una vez que entró en vigor la Convención, el Secretario


General de la OEA pidió a los Estados miembros de la Organización sus
candidatos para miembros de la Comisión Interamericana. El Secretario

79
preparó una lista de los candidatos, la envío a los Estados miembros de la
Organización. La Comisión fue creada en 1959 y se reunió por primera vez
en 1960. Con la creación de la Convención Americana se integró a la misma
como una de los órganos de supervisión y cumplimiento. La integración y la
elección de los miembros de la Comisión se rigen por el capítulo VII de la
Convención (artículo 22 del Estatuto de la Comisión IDH).

K.2.- Artículo 80

La elección de miembros de la Comisión se hará de entre los candidatos que


figuren en la lista a que se refiere el artículo 79, por votación secreta de la
Asamblea General y se declararán elegidos los candidatos que obtengan mayor
número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los representantes de los
Estados miembros. Si para elegir a todos los miembros de la Comisión resultare
necesario efectuar varias votaciones, se eliminará sucesivamente, en la forma
que determine la Asamblea General, a los candidatos que reciban menor número
de votos.

 Corte IDH Una vez que entró en vigor la Convención, el Secretario General
de la OEA pidió a los Estados que eran parte de la Convención, una lista de
sus candidatos para jueces de la Corte, dentro de un plazo de noventa días.

Sección 2. Corte Interamericana de Derechos Humanos

K.3.- Artículo 81

Al entrar en vigor esta Convención, el Secretario General pedirá por escrito a


cada Estado parte que presente, dentro de un plazo de noventa días, sus
candidatos para jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El
Secretario General preparará una lista por orden alfabético de los candidatos
presentados y la comunicará a los Estados Partes por lo menos treinta días antes
de la próxima Asamblea General.

K.4.- Artículo 82

La elección de jueces de la Corte se hará de entre los candidatos que figuren


en la lista a que se refiere el artículo 81, por votación secreta de los Estados
Partes en la Asamblea General y se declararán elegidos los candidatos que
obtengan mayor número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los
representantes de los Estados Partes. Si para elegir a todos los jueces de la
Corte resultare necesario efectuar varias votaciones, se eliminarán
sucesivamente, en la forma que determinen los Estados Partes, a los candidatos
que reciban menor número de votos.
EN FE DE LO CUAL, los Plenipotenciarios infrascritos, cuyos plenos poderes
fueron hallados de buena y debida forma, firman esta Convención, que se
llamará "PACTO DE SAN JOSE DE COSTA RICA", en la ciudad de San José,
Costa Rica, el veintidós de noviembre de mil novecientos sesenta y nueve.

80
A) Complementos del Pacto de San José de Costa rica
La Convención Americana sobre Derechos Humanos a pesar de que es la piedra
angular del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, tiene varios vacíos,
varios aspectos, que ha sido necesario llenar con la firma de diferentes
protocolos adicionales que la complementan. Los protocolos con los cuales
cuenta el Sistema Interamericano son los siguientes:

Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos


humanos, en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales o
también conocido como el Protocolo de San Salvador (1988).

En virtud de este Protocolo los Estados partes de la Convención Americana


reconocen la estrecha relación existente entre los derechos civiles y políticos y
los derechos económicos, sociales y culturales por cuanto las diferentes
categorías de derechos constituyen un todo indisoluble que encuentra su base
en el reconocimiento de la dignidad de la persona humana, por lo cual exigen
una tutela y promoción permanente.

Los Estados parte que han ratificado este protocolo se han comprometido a
adoptar las medidas necesarias, hasta el máximo de recursos disponibles
teniendo en cuenta su grado de desarrollo, a fin de lograr progresivamente, y de
conformidad con la legislación interna la plena efectividad de los derechos que
allí se reconocen, “como el derecho al trabajo y a las condiciones laborales, los
derechos sindicales, el derecho a la seguridad social, salud, un ambiente sano,
alimentación, educación, a los beneficios de la cultura, derecho a la familia y de
los niños así como los derechos de los ancianos y discapacitados”.

Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a


la Abolición a la Pena de Muerte (1990).

Este Protocolo logró ser aprobado por la Asamblea General de la OEA en


Paraguay, 1990. En 1969 cuando se redactaba la Convención Americana no tuvo
éxito el esfuerzo por incluir una provisión que prohibiera absolutamente la pena
capital, sin embargo con la ratificación de este protocolo se asegura la abolición
de la pena de muerte a lo largo de todo el hemisferio.

El objetivo principal de este Protocolo es proteger el derecho inalienable que toda


persona tiene a que se respete su vida sin que pueda ser suspendido por causa
alguna, ya que la aplicación de la pena de muerte produce consecuencias
irreparables que impiden subsanar el error judicial y eliminar toda posibilidad de
enmienda y rehabilitación del procesado.

81
Es importante resaltar que el presente protocolo no ha sido ratificado por el
Estado colombiano y únicamente 10 Estados americanos lo han ratificado.

Además de los dos anteriores protocolos antes mencionados que complementa


la Convención Americana, existen otras Convenciones que hacen parte del
cuerpo normativo del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, a saber:

Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura (1987).

Esta Convención tiene como fin obligar a los Estados partes a que no se cometan
actos de tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, ya que
constituyen una ofensa a la dignidad humana y una negación a los principios
consagrados en la Carta de la organización de Estados Americanos y en la carta
de la Naciones Unidas. Así mismo este tipo de actos están prohibidos porque
son violatorios de los derechos humanos y libertades fundamentales
proclamadas en la Declaración Americana de los derechos y deberes del hombre
y en la declaración universal de los Derechos Humanos.

Esta Convención se logró gracias al propósito del Sistema Interamericano de


Derechos Humanos que busca consolidar al continente americano generando
condiciones que permitan el reconocimiento y el respeto de la dignidad inherente
a la persona humana y aseguren el ejercicio pleno de sus libertades y derechos
fundamentales.

La presente Convención en su artículo sexto establece “que los Estados partes


deben adoptar las medidas necesarias y efectivas para prevenir y sancionar la
tortura y además otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes que
se presenten en su jurisdicción”, y para ello tales actos deben constituir delitos
conforme a su derecho penal, estableciendo castigos severos que tengan en
cuenta su gravedad.

Así las cosas, en virtud del principio de debida diligencia el Estado debe tomar
las medidas necesarias para que en el adiestramiento de agentes de la policía y
de otros funcionarios públicos responsables de la custodia de las personas
privadas de su libertad, provisional o definitivamente, se ponga especial énfasis
en la prohibición del empleo de la tortura, y así mismo, evitar otros tratos o penas.

Convención Interamericana sobre la Desaparición Forzada de Personas


(1994).

El texto de esta Convención expresa la preocupación de los Estados Americanos


frente a la desaparición forzada de personas que se presenta en el hemisferio,
ya que este fenómeno es considerado como una grave ofensa a la dignidad de
la persona humana, ya que viola múltiples derechos esenciales de la persona
humana de carácter inderogable tales como los consagrados en la Convención

82
Americana, en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre
y en la declaración Universal de los Derechos de Humanos.

Así mismo con esta Convención se busca prevenir, sancionar y suprimir la


desaparición forzada de personas en el hemisferio, constituyendo un aporte para
la protección de los Derecho Humanos y el estado de derecho.

La Corte Interamericana en el caso Radilla Pacheco Vs Estados Unidos

Mexicanos (23 noviembre de 2009), señalo que la conducta de desaparición


forzada “constituye una violación múltiple de varios derechos protegidos por la
Convención Americana que coloca a la víctima en un estado de completa
indefensión, acarreando otras vulneraciones conexas, siendo particularmente
grave cuando forma parte de un patrón sistemático o práctica aplicada o
tolerada por el Estado. La desaparición forzada implica un craso abandono de
los principios esenciales en que se fundamenta el Sistema Interamericano, y su
prohibición ha alcanzado carácter de jus cogens”.

La caracterización pluriofensiva y continuada o permanente de la desaparición


forzada se desprende no sólo de la propia definición del artículo III de la
Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, sino
también de otras definiciones contenidas en diferentes instrumentos
internacionales que, asimismo, señalan como elementos concurrentes y
constitutivos de la desaparición forzada: a) la privación de la libertad; b) la
intervención directa de agentes estatales o por la aquiescencia de éstos, y c) la
negativa de reconocer la detención y de revelar la suerte o paradero de la
persona interesada.

Esta Convención fue ratificada por 16 países dentro de los cuales se encuentra
Colombia.

Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la


Violencia contra la Mujer “Belém do Pará”

Esta convención busca la eliminación de la violencia contra la mujer, ya que es


indispensable para su desarrollo individual, social y su plena e igualitaria
participación en todas las esferas de la vida. Por lo anterior la violencia contra la
mujer constituye una violación de los derechos humanos y de las libertades
fundamentales, así mismo limita total o parcialmente a la mujer el
reconocimiento, goce y ejercicio de tales derechos, constituyendo así una ofensa
a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder
históricamente desiguales entre hombre y mujeres.

En virtud de lo anterior debe tenerse en cuenta que la violencia contra la mujer


incluye la violencia física, sexual y psicológica que tenga lugar dentro de la

83
familia o en la comunidad y además esa violencia debe ser perpetrada o tolerada
por el Estado o sus agentes, donde quiera que ocurra.

Con el propósito de proteger de una manera amplia los derechos de la mujer en


el continente americano los informes naciones a la Comisión Interamericana de
Mujeres, los Estados Partes deberán incluir información sobre las medidas
adoptadas para prevenir y erradicar la violencia contra la mujer, para asistir a la
mujer afectada por la violencia y así mismo indicar las dificultades que se
observan al momento de aplicar las mismas y los factores que contribuyen a que
se perpetué la violencia contra la mujer.

Hoy día 33 países han ratificado esta Convención dentro de ellos el Estado
colombiano con el fin de garantizar de manera progresiva la protección y
efectividad de los derechos humanos en las mujeres.

Convención Interamericana para la Eliminación de todas las formas de


Discriminación contra las Personas con Discapacidad (1999).

El presente instrumento del Sistema Interamericano, reafirma que las personas


con discapacidad tienen los mismo Derechos Humanos y libertades
fundamentales que otras personas; y de dentro de estos derechos está incluido
el de no verse sometidos a discriminación fundamentada en la discapacidad, ya
que esto atenta contra la dignidad y la igualdad que son inherentes a todo ser
humano.

La discriminación que se presenta contra las personas con discapacidad, hace


referencia a toda distinción, exclusión o restricción basada en una discapacidad,
antecedente de discapacidad, consecuencia de discapacidad anterior o una
discapacidad presente o pasada, que tenga el efecto o propósito de impedir o
anular el reconocimiento, goce o ejercicio por parte de las personas con
discapacidad, de sus Derechos Humanos o libertades fundamentales.

En conclusión lo que busca esta Convención es prevenir y eliminar todas las


formas de discriminación contra las personas con discapacidad y además,
propiciar su plena integración en la sociedad.

Hasta el momento solamente 20 países ha ratificado este instrumento. Ahora


bien, ya habiendo conocido cada uno de los instrumentos que buscan hacer
efectivos los derechos humanos en América, es necesario hacer alusión a los
órganos que hacen parte del Sistema Interamericano.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos fue el primer órgano del


Sistema Interamericano, creado en 1959, inicialmente con funciones de

84
promoción de los derechos humanos, y ya a comienzos de 1965 se le ampliaron
las funciones para que pudiera recibir denuncias individuales; y fue en 1967
durante el protocolo de Buenos Aires que se le dio a la Comisión carácter de
órgano de la OEA.

IV. SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS


El sistema interamericano para la protección de los derechos humanos es uno
de los sistemas regionales que, junto con el europeo, más se han desarrollado y
evolucionado. Ya en la misma Conferencia constitutiva de la Organización de
Estados Americanos (OEA), celebrada en Bogotá en mayo de 1948, se adoptó
la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, texto que,
curiosamente, fue adoptado incluso antes que la declaración universal de
derechos humanos y sobre la que ejerció una cierta influencia.

Dos elementos de esta Declaración tienen que ser destacados. Por un lado,
contiene tanto los derechos civiles y políticos como los derechos económicos,
sociales y culturales, contribuyendo así a afirmar su indivisibilidad e
interdependencia. Por otro, no sólo recoge derechos sino que también proclama
deberes: desde el mismo Preámbulo la Declaración lleva a cabo un
reconocimiento muy amplio de los deberes del ser humano, señalando que “el
cumplimiento del deber de cada uno es exigencia del derecho de todos.

Derechos y deberes se integran correlativamente en toda actividad social y


política del hombre…”. Este reconocimiento de los deberes como correlativos a
los derechos humanos también aparecerá en la Convención Americana de
Derechos Humanos (1969), lo que constituye una de las principales diferencias
con el Convenio Europeo de Derechos Humanos (1950).

En el sistema interamericano existen tres mecanismos de supervisión de las


obligaciones de los Estados en materia de derechos humanos. a) Los informes
que cada Estado debe proporcionar a la Comisión con la información que ésta
les solicite sobre la manera en que su derecho interno asegura la aplicación de
la Convención. Tras su análisis, la Comisión puede emitir recomendaciones al
Estado. b) Comunicaciones interestatales, consistentes en un mecanismo
facultativo (tiene que ser aceptado expresamente por los Estados), y sujeto al
principio de reciprocidad (sólo podrá denunciar a un Estado otro Estado que haya
aceptado previamente la eventualidad de ser denunciado). La Comisión
Interamericana examina que las demandas cumplen los requisitos de
admisibilidad, y busca una solución amistosa, que, si se alcanza, publica
mediante un informe. Si no hay solución amistosa, la Comisión o el Estado
interesado pueden enviar el asunto a la Corte para que emita una sentencia.
Asimismo, si no envía el asunto a la Corte, la Comisión puede, por mayoría
absoluta, emitir su opinión y las recomendaciones pertinentes al Estado, así
como el plazo que tiene para llevarlas a cabo. c) Comunicaciones individuales,

85
que puede presentar cualquier persona, grupo de personas o entidad no
gubernamental, con denuncias o quejas de violaciones de la Convención por un
Estado Parte, y que siguen el mismo procedimiento que las interestatales. Es
interesante observar que, a diferencia de lo que ocurre en el sistema europeo,
aquí las comunicaciones pueden ser realizadas no sólo por las víctimas, sino
también por otras personas y organizaciones, lo cual representa un gran avance
para la protección de los derechos humanos.

La Novena Conferencia Internacional Americana y los Derechos Humanos

A lo largo de los años los Estados americanos, en ejercicio de su soberanía, han


adoptado una serie de instrumentos internacionales que se han convertido en la
base de un sistema regional de promoción y protección de los derechos
humanos. Dicho sistema normativo reconoce y define estos derechos, establece
obligaciones tendientes a su promoción y protección, y crea órganos destinados
a velar por su observancia.

Asimismo, se aprobó la “Carta Internacional Americana de Garantías Sociales”,


en la que los gobiernos de las Américas proclaman “los principios fundamentales
que deben amparar a los trabajadores de toda clase” y que “constituye el
mínimum de derechos de que ellos deben gozar en los Estados americanos, sin
perjuicio de que las leyes de cada uno puedan ampliar esos derechos o
reconocerles otros más favorables”, pues “los fines del Estado no se cumplen
con el solo reconocimiento de los derechos del ciudadano, sino que también el
Estado debe preocuparse por la suerte de hombres y mujeres, considerados ya
no como ciudadanos sino como personas” y como consecuencia debe garantizar
“simultáneamente el respeto a las libertades políticas y del espíritu y la
realización de los postulados de la justicia social”.

La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre

La Declaración Americana, las disposiciones de la Carta de la OEA referentes a


los derechos humanos y las resoluciones antes mencionadas, tienen importantes
antecedentes adoptados en previas reuniones y conferencias interamericanas.

Los primeros antecedentes se encuentran en algunas de las resoluciones


adoptadas por la Octava Conferencia Internacional Americana (Lima,

Perú, 1938), tales como la relacionada con la “Libre Asociación y Libertad de


Expresión de los Obreros,” la “Declaración de Lima en favor de los Derechos de
la Mujer,” la Resolución XXXVI en la que las Repúblicas Americanas declararon
que “toda persecución por motivos raciales o religiosos contraría los regímenes
políticos y jurídicos [de América]” y, especialmente, la “Declaración en Defensa
de los Derechos Humanos”. En esta Declaración los gobiernos de las Américas
expresan su preocupación por el inminente conflicto armado y sus posibles
consecuencias y porque cuando se recurra a la guerra “en cualesquiera otra

86
región del mundo, se respeten los derechos humanos no necesariamente
comprometidos en las contiendas, los sentimientos humanitarios y el patrimonio
espiritual y material de la civilización”.

En vista de la devastación causada por la Segunda Guerra Mundial, los Estados


americanos decidieron examinar los problemas de la guerra y prepararse para la
paz. En febrero y marzo de 1945 la Conferencia Interamericana sobre los
Problemas de la Guerra y de la Paz, celebrada en la Ciudad de México, adoptó,
entre otras, dos resoluciones de importancia capital en el desarrollo del sistema
interamericano de promoción y protección de los derechos humanos: la
Resolución XXVII sobre “Libertad de Información” y la Resolución XL sobre
“Protección Internacional de los Derechos Esenciales del Hombre”.

La Creación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el


Estatuto Original y La Ampliación de las Facultades de la Comisión

La Quinta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores celebrada


en Santiago de Chile en 1959, adoptó importantes resoluciones relativas al
desarrollo y fortalecimiento del sistema interamericano de derechos humanos.
La Declaración de Santiago proclama que “la armonía entre las Repúblicas
americanas sólo puede ser efectiva en tanto el respeto de los derechos humanos
y de las libertades fundamentales y el ejercicio de la democracia representativa
sean una realidad en el ámbito interno de cada una de ellas” y declara que “los
gobiernos de los Estados americanos deben mantener un régimen de libertad
individual y de justicia social fundado en el respeto de los derechos
fundamentales de la persona humana”.

El Consejo de la Organización aprobó el Estatuto de la Comisión el 25 de mayo


de 1960 y eligió a sus primeros miembros, y el 29 de junio de ese mismo año La
Octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores (Punta del
Este, Uruguay, 1962) consideró que la “insuficiencia de las atribuciones y
facultades previstas en el Estatuto original,” había dificultado “la misión que se le
ha encomendado a la Comisión,” por lo que encargó al Consejo de la
Organización la reforma del Estatuto a fin de “ampliar y fortalecer sus
atribuciones y facultades en el grado que le permita llevar a cabo eficazmente la
promoción del respeto a esos derechos en los países continentales”.

No obstante, la Comisión se rigió por su Estatuto original hasta que en noviembre


de 1965 la Segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria celebrada en Río
de Janeiro, Brasil, resolvió modificarlo con el fin de ampliar las funciones y
facultades de la Comisión.17

En especial, los Estados miembros resolvieron:

Autorizar a la Comisión para que examine las comunicaciones que le sean


dirigidas y cualquier información disponible, para que se dirija al gobierno de

87
cualquiera de los Estados americanos con el fin de obtener las informaciones
que considere pertinentes y para que les formule recomendaciones, cuando lo
considere apropiado, con el fin de hacer más efectiva la observancia de los
derechos humanos fundamentales.

Solicitar de la Comisión que rinda un informe anual a la Conferencia


Interamericana o a la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores
que incluya una exposición sobre el progreso alcanzado en la consecución de
los objetivos señalados por la Declaración Americana. Tal informe deberá
contener una relación sobre los campos en los cuales han de tomarse medidas
para dar mayor vigencia a los derechos humanos conforme lo prescribe la citada
Declaración, y formular las observaciones que la Comisión considere apropiadas
respecto de las comunicaciones que haya recibido y sobre cualquier otra
información que la Comisión tenga a su alcance.

En el período de sesiones celebrado en abril de 1966, la Comisión modificó su


Estatuto conforme a lo resuelto por la Segunda Conferencia

Interamericana Extraordinaria. La modificación principal se tradujo en la facultad


de examinar peticiones individuales y formular recomendaciones específicas a
los Estados miembros, en el marco de dichas peticiones.

La reforma de la Carta, que entró en vigencia en 1970, hace referencia a la


Comisión en sus entonces artículos 112 y 150.

El primero de esos artículos hace referencia a una Comisión Interamericana de


Derechos Humanos y le asigna como función principal la tarea de “promover la
observancia y la defensa de los derechos humanos y servir como órgano
consultivo de la Organización en esta materia” y expresa que “una convención
interamericana sobre derechos humanos” debe determinar “la estructura,
competencia y procedimiento de dicha Comisión, así como la de los otros
órganos encargados de esa materia”. Por su parte, el artículo 150 asigna a la
Comisión la función de velar por la observancia de tales derechos” hasta la
entrada en vigor de la

a) La Convención Americana sobre Derechos Humanos

Los antecedentes de la Convención Americana sobre Derechos Humanos se


remontan a la Conferencia Interamericana celebrada en México en 1945, la cual
encomendó al Comité Jurídico Interamericano la preparación de un proyecto de
Declaración. Dicha idea fue retomada en la Quinta Reunión de Consulta de
Ministros de Relaciones Exteriores que se reunió en Santiago de Chile en agosto
de 1959 y decidió impulsar la preparación de una convención de derechos
humanos.

En 1967 la Comisión presentó un nuevo proyecto de Convención. A fin de


analizar los diferentes proyectos, la OEA convocó a una Conferencia

88
Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos, la cual se reunió en
San José de Costa Rica del 7 al 22 de noviembre de 1969. El 21 de noviembre
de 1967 la Conferencia adoptó la Convención Americana sobre Derechos
Humanos.

Los Protocolos a la Convención Americana

Durante su decimoctavo período ordinario de sesiones celebrado en 1988, la


Asamblea General abrió a la firma el Protocolo Adicional a la Convención
Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos,
Sociales y Culturales (Protocolo de San Salvador). El Texto del Protocolo se
basa en un borrador de trabajo preparado por la Comisión. El Preámbulo de este
instrumento señala que los Estados partes de la Convención Americana
reconocen la estrecha relación existente entre los derechos civiles y políticos y
los derechos económicos, sociales y culturales “por cuanto las diferentes
categorías de derechos constituyen un todo indisoluble que encuentra su base
en el reconocimiento de la dignidad de la persona humana, por lo cual exigen
una tutela y promoción permanente....”.

Los Estados partes recuerdan igualmente que “sólo puede realizarse el ideal del
ser humano libre, exento del temor y de la miseria, si se crean las condiciones
que permitan a cada persona gozar de sus derechos económicos, sociales y
culturales, tanto como de sus derechos civiles y políticos”.

El Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la


Abolición de la Pena de Muerte fue aprobado en el vigésimo período ordinario
de sesiones de la Asamblea General de la OEA (Asunción, Paraguay, 1990). Los
esfuerzos concertados para incluir la abolición absoluta de la pena capital en la
Convención Americana sobre Derechos Humanos no tuvieron éxito en el
contexto de la adopción de este instrumento en 1969. Sin embargo, una vez
ratificado por los Estados partes de la Convención, este Protocolo asegurará la
abolición de la pena de muerte a lo largo de todo el hemisferio.

V. EL NUEVO ESTATUTO Y EL NUEVO REGLAMENTO DE LA COMISIÓN


INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
El presente Estatuto de la Comisión fue aprobado en el noveno período ordinario
de sesiones de la Asamblea General de la OEA (La Paz, Bolivia, 1979). Su
artículo 1º, en concordancia con el antiguo artículo 112 de la Carta de la OEA,
define a la Comisión como “un órgano de la Organización de los Estados
Americanos creado para promover la observancia de los derechos humanos y
servir como órgano consultivo de la Organización en esta materia”.

El Estatuto refleja las importantes innovaciones introducidas por la Convención


Americana con relación a la Comisión. Así, es la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos la que representa a todos los Estados miembros de la OEA,

89
y no los Comisionados, como establecía el Estatuto anterior. La jerarquía
institucional de sus miembros corresponde actualmente a la jerarquía a la que
fue elevada la Comisión (artículo 51 de la Carta reformada).

Los siete miembros que la integran son elegidos por la Asamblea General por un
período de cuatro años (artículo 3) y no por el Consejo de la Organización, como
se preveía en el anterior Estatuto. Cabe destacar que la función de llenar las
vacantes que se presentaren corresponde, de acuerdo al artículo 11, al Consejo
Permanente de la OEA. En lo que se refiere a la organización interna de la CIDH,
el nuevo Estatuto establece los cargos de Presidente, Primer Vicepresidente y
Segundo Vicepresidente, con un mandato de un año, pudiendo ser
respectivamente reelegidos una sola vez en cada período de cuatro años.

VI. LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS


La idea de establecer una corte para proteger los derechos humanos en las
Américas surgió hace largo tiempo. En la Novena Conferencia Internacional
Americana (Bogotá, Colombia, 1948) se adoptó la Resolución XXXI denominada
“Corte Interamericana para Proteger los Derechos del Hombre”, en la que se
consideró que la protección de esos derechos “debe ser garantizada por un
órgano jurídico, como quiera que no hay derecho propiamente asegurado sin el
amparo de un tribunal competente”.

En consecuencia, encomendó al Comité Jurídico Interamericano la elaboración


de un proyecto de Estatuto para la creación de una Corte Interamericana
destinada a garantizar los derechos del hombre. El Comité Jurídico
Interamericano, en su Informe al Consejo Interamericano de Jurisconsultos del
26 de septiembre de 1949, consideró que la “falta de derecho positivo sustantivo
sobre la materia” constituía “un gran obstáculo en la elaboración del Estatuto de
la Corte”, y que lo aconsejable sería que una Convención que contuviera normas
de esta naturaleza precediera al Estatuto, estimando que el Consejo de
Jurisconsultos debería proponer tal solución a la X Conferencia
Interamericana.

El 22 de noviembre de 1969, en la Conferencia Especializada reunida en San


José de Costa Rica se adoptó la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, por la que se crea (Capítulo VII de la Parte II) una Corte
Interamericana de Derechos Humanos.

La Asamblea General de la OEA celebrada en La Paz, Bolivia, en 1979, aprobó


el Estatuto de la Corte (Resolución 448). El artículo 1º la define como “una
institución judicial autónoma que tiene por objeto la aplicación e interpretación
de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un órgano judicial de


la Organización de los Estados Americanos (OEA) que goza de autonomía

90
frente a los demás órganos de aquella y que tiene su sede en San José de Costa
Rica, cuyo propósito es aplicar e interpretar la Convención Americana sobre
Derechos Humanos y otros tratados de derechos humanos a los cuales se
somete el llamado sistema interamericano de protección de derechos humanos.

Competencia

Competencia contenciosa
La Corte tiene competencia para conocer de cualquier caso relativo a la
interpretación y aplicación de las disposiciones de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos que le sea sometido, siempre que los Estados partes
en el caso hayan reconocido o reconozcan dicha competencia, por declaración
especial o por convención especial.

Básicamente, conoce de los casos en que se alegue que uno de los Estados
partes ha violado un derecho o libertad protegidos por la Convención, siendo
necesario que se hayan agotados los procedimientos previstos en la misma.

Las personas, grupos o entidades que no son Estados no tienen capacidad de


presentar casos ante la Corte, pero si pueden recurrir ante Comisión
Interamericana de Derechos Humanos.

Competencia consultiva

Los Estados miembros de la OEA pueden consultar a la Corte acerca de la


interpretación de la Convención Interamericana de Derechos Humanos o de
otros tratados concernientes a la protección de los derechos humanos en los
Estados americanos. Además, pueden consultarla, en los que les compete, los
órganos de la Organización de los Estados Americanos.

Composición
La Corte está compuesta de siete jueces, nacionales de los Estados miembros
de la OEA, elegidos a título personal entre juristas de la más alta autoridad moral,
de reconocida competencia en materia de derechos humanos, que reúnan las
condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas funciones judiciales
conforme a la ley del país del cual sean nacionales o del Estado que los proponga
como candidatos. No puede haber más de un juez de la misma nacionalidad.

Los jueces de la Corte son electos para un mandato de seis años y sólo pueden
ser reelectos una vez. El juez electo para reemplazar a otro cuyo mandato no ha
expirado, completa tal mandato.

91
VII. INSTRUMENTOS INTERAMERICANOS SOBRE DERECHOS HUMANOS
ADOPTADOS EN FORMA RECIENTE
En 1985, dentro del marco de la Asamblea General donde se aprobaron
enmiendas a la Carta de la OEA mediante el Protocolo de Cartagena de Indias,
los Estados miembros adoptaron y abrieron a la firma la Convención
Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.

Este instrumento establece una detallada definición de la tortura así como de la


responsabilidad por la comisión de este delito.

Durante su vigésimo cuarta sesión ordinaria celebrada en Belém do Pará, Brasil,


la Asamblea General de la OEA aprobó la Convención Interamericana sobre
Desaparición Forzada de Personas. Dicha Convención entró en vigor el 28 de
marzo de 1996, treinta días después del depósito de su segundo instrumento de
ratificación.

Este instrumento establece una detallada definición de la desaparición forzada,


así como de la responsabilidad por la comisión de este delito.

Los Estados partes se comprometen en este Tratado no sólo a abstenerse de


practicar, permitir o tolerar la desaparición forzada sino también a sancionar a
los autores, cómplices y encubridores de este delito, dentro de sus respectivas
jurisdicciones. Los Estados se comprometen a adoptar las medidas legislativas
necesarias para tipificar la desaparición forzada como delito y a cooperar entre
sí para contribuir a prevenir, sancionar erradicar este crimen. Este Tratado
asimismo incluye al delito de desaparición forzada entre aquellos que justifican
la extradición, de modo de evitar que personas acusadas de este crimen evadan
la acción de la justicia huyendo al territorio de otro Estado parte.

Durante su vigésimo cuarto período ordinario de sesiones celebrado en Belém


do Pará, Brasil, la Asamblea General de la OEA aprobó la Convención
Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer,
conocida como Convención de Belém do Pará.

Esta Convención entró en vigor el 5 de marzo de 1995, treinta días después del
depósito de su segundo instrumento de ratificación.

Este instrumento define en forma detallada las formas de violencia contra la


mujer, incluyendo la violencia física, sexual y psicológica, y establece que toda
mujer tiene derecho a una vida libre de violencia, además de todos los derechos
humanos consagrados por los instrumentos regionales e internacionales.

Los Estados partes de este instrumento acuerdan condenar todas las formas de
violencia contra la mujer e investigar, enjuiciar y sancionar tales actos de
violencia con la debida diligencia, en razón de lo cual deberán adoptar tanto
políticas como medidas específicas orientadas a prevenirlos, sancionarlos y
erradicarlos.

92
VIII. COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (o CIDH) es una de las dos
entidades del sistema interamericano de protección de derechos humanos.
Tiene su sede en Washington, DC. El otro organismo del sistema es la Corte
Interamericana de Derechos Humanos. La Comisión está integrada por 7
personas de reconocida trayectoria en Derechos Humanos; electos a título
personal y no como representantes de ningún gobierno

Funciones

La Comisión, respecto a los Estados miembros de la Organización de los


Estados Americanos, tiene las siguientes atribuciones:

Estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de América;

Formular recomendaciones, cuando lo estime conveniente, a los gobiernos de


los Estados miembros para que adopten medidas progresivas en favor de los
derechos humanos dentro del marco de sus leyes internas y sus preceptos
constitucionales, al igual que disposiciones apropiadas para fomentar el debido
respeto a esos derechos;

Preparar los estudios e informes que considere convenientes para el desempeño


de sus funciones;

Solicitar de los gobiernos de los Estados miembros que le proporcionen informes


sobre las medidas que adopten en materia de derechos humanos.

IX. RECONOCIMIENTO DE COMPETENCIA POR PARTE DEL PERÚ


El 21 de enero de 1981, presentó en la Secretaría General de la OEA el
instrumento de reconocimiento de la competencia de la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de
acuerdo con los Artículos 45 y 62 de la Convención.

Retiro de la competencia contenciosa de la corte interamericana de


derechos humanos

El Gobierno del Perú, con fecha 21 de enero de 1981, depositó ante la Secretaría
General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la declaración
unilateral a través de la cual reconoció la competencia de la Corte Interamericana
de Derechos Humanos.

El Consejo de Ministros, con fecha 5 de julio de 1999, acordó proceder al retiro,


por parte del Perú, de la competencia contenciosa de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos, y puso en consideración del Congreso un proyecto de
Resolución Legislativa en tal sentido.

93
Mediante Resolución Legislativa Nro. 27152, de fecha 8 de julio de 1999, el
Congreso de la República aprobó el retiro del reconocimiento de la competencia
contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Por lo tanto se declaró que, de acuerdo con la Convención Americana sobre


Derechos Humanos, la República del Perú retira la Declaración de
reconocimiento de la cláusula facultativa de sometimiento a la competencia
contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, hecha en su
oportunidad por el gobierno peruano.

Este retiro del reconocimiento de la competencia contenciosa de la Corte


Interamericana produciría efecto inmediato y se aplicará a todos los caso en que
el Perú no hubiese contestado la demanda incoada ante la Corte.

Con fecha 09 de julio de 1999, el Gobierno de la República del Perú deposito


ante la Secretaria General de la Organización de los Estados Americanos (OEA),
la declaración unilateral a través de la cual retiro la declaración de
reconocimiento de la cláusula facultativa de sometimiento a la competencia
contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

X. LOS DERECHOS HUMANOS Y LAS LIBERTADES EN EL PACTO DE


SAN JOSE DE COSTA RICA
La Convención Americana sobre Derechos Humanos consagra un orden jurídico
cuya finalidad consiste en preservar y proteger la integridad de las personas
físicas, reconociendo un conjunto de derechos emanados de los atributos de la
persona humana, siendo ilícita su supresión o limitación en forma indebida por
el orden político de un Estado.

EL Perú firmó este Pacto el 27 de julio de 1977. La práctica peruana indica que
se ha seguido la doctrina monista en cuanto a la integración inmediata al
ordenamiento interno de las normas internacionales que protegen los derechos
humanos.

 Derechos Protegidos

Derechos relativos a la integridad de la persona

Dentro de este grupo se encuentran:

 El derecho a la vida.

De acuerdo al art. 4 de la Convención, toda persona tiene derecho a que respete


su vida, de la cual nadie puede ser privado arbitrariamente.
En cuanto a la pena de muerte, adopta medidas para limitar su utilización,
reduciendo su ámbito de aplicación, de forma que el mismo se vaya reduciendo
hasta que se suprima definitivamente (art. 4.2, 4.4).

94
Se prohíbe extender la pena de muerte a delitos a los cuales no se la aplique
actualmente y a los delitos políticos y conexos; así como aplicarla a menores de
18 años o mayores de 70 o a mujeres embarazadas.

Asimismo en el art. 4.1 se dispone que la protección a la vida se debe en general


a partir del momento de la concepción.

 El derecho a la integridad personal

Se refiere a la prohibición de la tortura y de los tratamientos crueles, inhumanos


o degradantes y con respecto a la detención, la obligación de establecer
condiciones respetuosas de la dignidad humana (art. 5).

La prohibición de esclavitud y servidumbre (art. 6).

El derecho a la libertad y a la seguridad personales (art. 7).

Se prohíbe la detención arbitraria y nadie puede ser privado de su libertad sino


de acuerdo a los procedimientos legalmente establecidos.

Obliga a mantener a los prisioneros apenas procesados separados de los


condenados y a los menores de los mayores, y a que las penas tengan como
objeto la reforma y readaptación social de los condenados.

Se regula también el habeas corpus como tutela de la libertad personal del que
haya sido detenido en forma arbitraria, protegiéndose la vida e integridad del
detenido.

 El derecho a la protección de la intimidad

Comprende:

a) La protección a la honra y dignidad (arts. 11.1 y 14); y

b) La inviolabilidad del domicilio y la correspondencia (art. 11.2).

 Derechos inherentes a la integración de la persona en la sociedad


El derecho de igualdad y no discriminación. (Art. 1 y 24). Se proclama en
primer lugar el principio de la no discriminación así como el de igualdad ante

 Derechos Judiciales

La Convención prohíbe la suspensión de las “garantías judiciales”


indispensables para la defensa de los derechos no susceptibles de suspensión,
por lo que debe concluirse que tampoco se permite la suspensión de las reglas
del debido proceso legal. Derecho al debido proceso legal (art. 8.1), se trata de
un principio general que debe respetarse en cualquier instancia judicial, sea cual
sea la materia de que se trate.

95
Las garantías al acusado, que significan el derecho al debido proceso
relacionado con el derecho penal; de la misma manera se reconoce el derecho
a un recurso.

 Derechos de la familia y el niño

Regula estos derechos en los artículos 17 y 19. En esta convención se le da un


énfasis en la protección de la familia como pilar de la sociedad la cual debe de
ser protegida por la misma sociedad y el Estado.

 Derechos fundamentales y suspensión de garantías

Por el art. 27 se establece la posibilidad de suspensión de las garantías en caso


de peligro público o amenaza a la independencia o seguridad del Estado (señala:
en caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia que amenace la
independencia o seguridad del Estado parte), por un tiempo estrictamente
necesario y debiendo informarse inmediatamente a los demás Estados Partes.

 Derechos económicos, sociales y culturales

En este ámbito la Convención se limitó a establecer un compromiso general de


las partes dirigido a que se adopten las medidas dirigidas a asegurar
progresivamente su goce, dentro de los límites de los recursos disponibles.

 Las Libertades

Reconoce la Libertad de conciencia y religión, la libertad de pensamiento y


expresión, que comprende el derecho de toda persona de buscar, recibir y
difundir información.

XI. OBLIGACIONES DE LOS ESTADOS


Se establece una obligación general de los Estados de respetar los derechos y
libertades reconocidos en ella y de garantizar su libre y pleno ejercicio a toda
persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos
de raza, color, sexo, idioma, religión, opciones políticas o de cualquier otra
índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier
otra condición social. Pudiendo concluirse que esta obligación general,
contenida en el art. 1) se refiere solamente a los derechos civiles y políticos y
no a los derechos económicos, sociales y culturales.

XII. CONCLUSIONES:

1.La Convención Americana Sobre Derechos Humanos solo es obligatoria para


los Estados miembros de la Organización Americana, que la hayan firmado,
ratificado o adherido, sin perjuicio de aquellos Estados que lo hagan

96
posteriormente mediante el depósito de un instrumento de ratificación o de
adhesión en la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos.

2. Los derechos esenciales del hombre, previstos en la convención, no nacen


del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como
fundamento los atributos de la persona humana, razón por la cual justifican una
protección internacional de naturaleza convencional coadyuvante o
complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados
Americanos. Asimismo, recordemos que de acuerdo a lo establecido en el
artículo 50 de la Constitución, los derechos establecidos en la convención se
consideran Derechos Constitucionales, y por lo tanto, vinculantes a todo el
ordenamiento jurídico Venezolano.

3. La Convención Americana Sobre Derechos Humanos crea dos órganos, a


saber, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y la Corte
Interamericana de Derechos Humanos.

4. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos tiene como función


primaria y genérica la observancia y la defensa de los derechos humanos,
función que ejerce en calidad de órgano de la OEA, cuando se trata del control
de las obligaciones impuestas por la Carta y por la declaración de los Estados
Miembros de la Organización. Pero, a su vez, la Comisión también es órgano
de la Convención Americana en todo lo relacionado con las obligaciones de
derecho particular previstas en ésta.

XIII. VOCABULARIO
 Abocado: El verbo abocar, con el sentido de ‘conducir a alguien a un
determinado lugar o situación’ o ‘hallarse en disposición, peligro o
esperanza de algo.

 Abolición: La palabra abolición designa a una acción que tiene como fin la
anulación o la derogación de una norma, costumbre, disposición, entre
otros, que se haya vigente en una sociedad y que entonces a partir del
impacto de la abolición de la norma o costumbre que sea, pasa a
desaparecer y a quedar sin efecto todo cuanto se acepta o propone en la
misma.

 Acarrear: Ocasionar, producir, traer consigo daños o desgracias.

 Coherente: La palabra coherencia significa la existencia de relación o


lógica entre las diferentes partes de una afirmación o entre las diferentes
afirmaciones o posturas de un discurso.

97
 Adhesión: Acto por el cual un Estado que no es parte en un tratado sé
coloca bajo el imperio de sus disposiciones.

 Admisibilidad: Carácter de una demanda judicial que hace posible su


examen a fondo por la jurisdicción a que se ha acudido.

 Aquiescencia: Acción y efecto de someterse un litigante a las pretensiones


del otro, el término es usado en el ámbito jurídico, específicamente en
materia contractual, para que nazca un contrato y se pueda exigir el
cumplimiento de las obligaciones de cada parte debe de existir
aquiescencia o consentimiento de cada individuo que participa en el
contrato con el fin de que el mismo tenga efectos jurídicos y valga como ley
entre las partes.

 Coadyuvante: Se denomina coadyuvante a la persona que interviene en el


proceso velando por sus intereses legítimos pero en una posición
subordinada a una de las partes principales a la que ayuda de forma
instrumental, adhiriéndose a sus pretensiones y sin poder actuar con
autonomía respecto de ella.

 Convención: Una convención es un conjunto de estándares, reglas,


normas o criterios que son de aceptación general para un determinado
grupo social. Frecuentemente toman el nombre de costumbres El uso
genérico del término “convención” abarca todos los acuerdos
internacionales, de la misma forma que el término genérico “tratado”. El
derecho positivo también se suele denominar “derecho convencional”, para
distinguirlo de otras fuentes de derecho internacional, como el derecho
consuetudinario o los principios generales de derecho internacional. Por
consiguiente, el término genérico “convención” es sinónimo del término
genérico “tratados”.

 Consecución: La palabra consecución es un término a partir del cual


podremos expresar la obtención de aquello que se desea o que se ha
venido buscando con insistencia.

 Contenciosa: En derecho, referido esp. a un procedimiento judicial, que es


competencia de los tribunales de justicia. Ejemplo: Tiene un proceso
contencioso con su vecino por los límites de las fincas. En derecho, referido
a un asunto, que es objeto de disputa en un juicio o que está sometido en
este al fallo de los tribunales. Ejemplo: El contencioso que mantienen los
socios de la empresa entre sí está perjudicando al negocio.

98
 Craso: es una expresión que utilizamos para indicar que hemos cometido
un error fatal, una gran equivocación que -difícilmente- podremos subsanar.
El origen de esta expresión se remonta al siglo I antes de Cristo.

 Distinción: Distinción es un término que procede del latín distinctio y que


hace referencia al procedimiento y al resultado de distinguir.

 Emolumentos: Remuneración de los actos realizados por los oficiales


ministeriales (procuradores judiciales, escribanos...) y los abogados, cuya
característica es que está tarifada por la autoridad pública.

 Estatuto: En términos generales, entendemos por estatuto a aquel conjunto


de leyes que se redactan y hacen públicas en una sociedad para ser
respetadas y tomadas en cuenta por todos los ciudadanos de la región a la
que se haga referencia.

 Exento: Que está o queda libre o de una carga, obligación, culpa o


compromiso.

 Incisos: El inciso es la intervención del narrador testigo de los diálogos (o


participante a la vez, en algunos casos) para indicar quién habla. Amplía la
información sobre variados aspectos referidos al hablante, sólo cuando es
necesario.

 Indefensión: La indefensión es un concepto jurídico indeterminado referido


a aquella situación procesal en la que la parte se ve limitada o despojada
por el órgano jurisdiccional de los medios de defensa que le corresponden
en el desarrollo del proceso.

 Indemnización: Se denomina indemnización a una compensación


económica que recibe una persona como consecuencia de haber recibido
un perjuicio de índole laboral, moral, económica, etc.

 Inherentes: La palabra inherente se emplea para designar a todo aquello o


aquel que como consecuencia de la naturaleza que ostenta se halla
inseparablemente unido a otro o a algo…

 Interestatal: Que pone en relación a dos o más estados o que se establece


o se realiza entre ellos.

 Pertinentes: Pertinencia es la cualidad de pertinente. Se trata de un


adjetivo que hace mención a lo perteneciente o correspondiente a algo o a
aquello que viene a propósito.

 Pluriofensiva: Se denomina delito pluriofensivo, en derecho penal, a aquel


delito que ataca a más de un bien jurídico protegible a la vez. Por ejemplo,
un hurto es un delito que afecta únicamente a la propiedad, mientras que un

99
robo, al exigir la violencia, puede afectar también a la integridad física de las
víctimas.

 Preámbulo: Se denomina preámbulo, en la forma de Derecho, a la parte


del derecho expositiva que antecede a la normativa de una constitución, ley
o reglamento. También puede denominarse exposición de motivos o
considerandos.

 Prescribe: La prescripción, en este sentido, está dada por el paso del


tiempo que provoca que se consoliden o se pierdan ciertos derechos. En
general se entiende que la prescripción se encarga de consolidar
legalmente una situación que ya era efectiva de hecho.

 Quorum: Es la proporción o número de asistentes que se requiere para que


una sesión de un cuerpo colegiado, en especial parlamentario, pueda
comenzar, o adoptar una decisión formalmente válida.

 Ratificada: La ratificación es la manifestación de voluntad por la cual una


persona presta su consentimiento a ser alcanzado por los efectos de un
acto jurídico que, en su origen, no tiene poder jurídico suficiente para
vincularle.

 Suspensión: suspensión es un término con origen en el latín está vinculado


al hecho y el resultado de suspender (sostener una cosa en altura,
interrumpir algo por un cierto tiempo, despojar

 Tutela: La Tutela es una institución jurídica cuyo objeto es la guarda de la


persona y sus bienes, puede ser solamente de los bienes o de la persona,
de quien, estando bajo la patria potestad, es incapaz de gobernarse por sí
mismo por ser menor de edad o estar declarado como incapacitado

10
0
XIV. BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
Anaya, A. 2008. Medidas provisionales y medidas cautelares en el Sistema
Interamericano de Derechos Humanos, Bogotá, Temis. 29.

Artículo 106 de la Carta de la OEA, artículo 1 del Estatuto y artículo 1 del


Reglamento.

Artículo 27 (2) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Artículo 27 (2) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Ver


igualmente: Corte IDH. Caso Gelman vs. Uruguay, op.cit., párr. 128; Corte IDH.
Caso de las Niñas Yean y Bosico vs. República Dominicana, op.cit., párr. 136;
y Corte IDH. El Hábeas Corpus Bajo Suspensión de Garantías (arts. 27.2, 25.1
y 7.6 Convención Americana sobre Derechos Humanos. Opinión Consultiva
OC-8 de 30 de enero de 1987. Serie A No. 8, párr. 23.

Barberis, Los Sujetos del derecho internacional actual, pág. 59.

Caso El Amparo vs. Venezuela. Interpretación de la Sentencia de


Reparaciones y Costas. Resolución de la Corte de 16 de abril de 1997. Serie C
No. 46, Considerando 1.

Cfr. Convenio de sede entre el Gobierno de la República de Costa Rica y la


Corte Interamericana de Derechos Humanos que incluye el régimen de
inmunidades y privilegios de la Corte, sus jueces, su personal y las personas
que comparezcan ante ella (en adelante, “convenio sede”). Publicado en La
Gaceta mediante ley No. 6889, de 2 de septiembre de 1983.

10
1
Cfr. Corte IDH. Condición Jurídica y Derechos Humanos del Niño. Opinión
Consultiva OC-17/02 de 28 de agosto de 2002. Serie A No. 17, párrs. 53,54 y
60; Corte IDH. Caso de los Hermanos Gómez Paquiyauri vs. Perú. Fondo,
reparaciones y costas. Sentencia de 8 de julio de 2004. Serie C No. 110, párr.
164; Corte IDH. Caso de las Niñas Yean y Bosico vs. República Dominicana.
Excepciones preliminares, fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 8 de
septiembre de 2005. Serie C No. 130, párr. 133.

Cfr. Corte IDH. Voto disidente del juez Rodolfo E. Piza Escalante, párr. 3. Caso
Velásquez Rodríguez vs. Honduras. Fondo. Sentencia de 29 de julio de 1988.
Serie C No. 4

Cfr. Melish, Tara, Protecting Economic, Social and Cultural Rights in the Inter-
American Human Rights System: A Manual on Presenting Claims, Orville H.
Schell Jr. Center for International Human Rights, Yale Law School-Centro de
Derechos Económicos y Sociales, Quito (2002), pp. 335-338.

CIDH, Informe sobre la situación general de los derechos humanos en Brasil,


1997, pág. 14, OEA/Sr./V/II.97, Doc. 29 rev.1, 29 septiembre 1997, Original:
portugués, Capítulo 5. El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas
ha tomado en cuenta que la estructura federal de diversos estados dificulta,
afecta u obstaculiza el cumplimiento cabal del Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos. Ver Observaciones finales del Comité de Derechos
Humanos, Bélgica, U.N. Doc. CCPR/C/79/Add.3 (1992), párr. 4 (toma nota de
las dificultades principales con que se enfrenta Bélgica, a saber, el carácter
centrífugo del federalismo belga); Observaciones finales del Comité de
Derechos Humanos, Suiza, U.N. Doc. CCPR/CO/73/CH (2001), párr. 6
(preocupa al Comité que la aplicación de las obligaciones del Estado Parte en
virtud del Pacto en todas las partes de su territorio pueda verse dificultada por
la estructura federal del Estado Parte).

CIDH. Informe Nº 11/07. Caso interestatal 01/06 Nicaragua vs. Costa Rica (PI-
01). 8 de marzo de 2007.

Claudio, op. , Nash Rojas, cit., p. 33.

Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, 1969

Convención Internacional sobre la protección de todos los derechos de los


trabajadores migratorios y de sus familias, artículo 21.

Corte IDH. Caso Barrios Altos vs. Perú. Fondo. Sentencia de 14 de marzo de
2001. Serie C No. 75.

Corte IDH. Caso Bueno Alves, párr. 82 (destacado mío).

10
2
Corte IDH. Caso Castillo Petruzzi y otros vs. Perú. Fondo, reparaciones y
costas. Sentencia de 30 de mayo de 1999. Serie C No. 52, párr. 207.

Corte IDH. Caso Comunidad Indígena Yakye Axa vs. Paraguay. Interpretación
de la Sentencia de Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 6 de febrero
de 2006. Serie C No. 142, párr. 15; Corte IDH. Caso Raxcacó Reyes vs.
Guatemala. Interpretación de la Sentencia de fondo, reparaciones y costas.

Corte IDH. Caso del Pueblo Saramaka vs. Surinam. Interpretación de la


Sentencia.

Corte IDH. Caso Familia Barrios vs. Venezuela. Sentencia de 24 de noviembre


de 2011. Serie C No. 237, párr. 52.

Corte IDH. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago.
Fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 21 de junio de 2002. Serie C No.
94, párrs. 118 y 152.

Corte IDH. Caso Loayza Tamayo vs. Perú. Reparaciones y Costas. Sentencia
de 27 de noviembre de 1998. Serie C No. 42, párr. 169; Caso Castillo Páez vs.
Perú. Reparaciones y Costas. Sentencia de 27 de noviembre de 1998. Serie C
No. 43, párr. 106, y Caso Blake vs. Guatemala. Reparaciones y Costas.
Sentencia de 22 de enero de 1999. Serie C No. 48, párr. 61.

Corte IDH. La expresión “Leyes” en el artículo 30 de la Convención Americana


sobre Derechos Humanos. Opinión Consultiva OC-6/86 de 9 de mayo de 1986,
párr. 17.

Corte IDH. Opinión Consultiva OC-4/84, Propuesta de Modificación a la


Constitución Política de Costa Rica Relacionada con la Naturalización, op. cit.,
párr. 35.

Courtis, C. 1990.La proyección de internacional de los Derechos Humanos.


Instituto de Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. UNAM.
México.

Curso de direito internacional público. 14. ed. Rio de Janeiro e São Paulo:
Renovar, 2002, p. 1360.

Documentos Básicos en Materia de Derechos Humanos en el Sistema


Interamericano. Secretario de la Corte Interamericano de Derechos Humanos.
San José de Costa Rica 2003.

El Pacto de San José. Constitución de los Derechos Humanos para los Estados
Partes. Horacio Verbitsky.

El reconocimiento puede hacerse antes del nacimiento del niño o niña, al


momento de la inscripción o posterior a dicha inscripción. A partir de este

10
3
momento, se asignan al padre determinados deberes y obligaciones en su
condición de tal.

Faúndez Ledesma, H. 2004.El Sistema Interamericano de Protección de los


Derechos Humanos. Aspectos institucionales y procesales. 3 ed. San José,
CR: Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Pág. 232.

González Morales, Felipe. “La Comisión Interamericana de Derechos


Humanos: antecedentes, funciones y otros aspectos”, en Anuario del Centro de
Derechos Humanos. Universidad de Chile, Santiago, Chile. Número 5. Julio de
2009.

Gros Espiell, Héctor, La Convención Americana y la Convención Europea de


Derechos Humanos. Análisis comparativo,Santiago, Editorial Jurídica de Chile,
1991, p. 65.

Ibidem, párr. 30.

Ibidem, párr. 41.

Informe Explicativo, Protocolo No. 7 al Convenio para la Protección de los


Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, párr. 23.

Manuel Bello, J. 2006. Resumen pacto San José de costa rica. San José.
Costa Rica. Editorial San Vicente. Pág. 200-210.

Monroy Cabra, M. 1989.Los Derechos Humanos. Editorial Temis. Bogotá.


Colombia.

Naciones Unidas, Manual de Tratado, Sección de tratados de la Asuntos


Jurídicos, Naciones Unidas, 2001, p. 24.

OEA. 2000. Documentos Básicos en materia de Derechos Humanos en el


Sistema Interamericano. Secretaría de la CIDH. San José. Costa Rica.

OEA/Ser.K/XVI/1.2. Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos


Humanos. San José, Costa Rica. 7-22 de noviembre de 1969. Actas y
Documentos. Informe del Relator de la Comisión I, Juan Isaac Lovato, 19 de
noviembre de 1969, pág. 301

ONU, Comisión de Derechos Humanos, E/CN.4/Sub. 2/1997/19, Informe del


Relator Especial Leandro Despouy sobre los derechos humanos y los estados
de excepción, párr. 42.

Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la


participación de niños en los conflictos armados, aprobado por Asamblea
General, Resolución A/RES/54/263 del 25 de mayo de 2000. Entrada en vigor
el 12 de febrero de 2002.

10
4
Texto de acuerdo a la reforma hecha al Estatuto por la Asamblea General de
OEA, decimosegundo período ordinario de sesiones (Washington, D.C.,
noviembre de 1982), AG/RES. 625 (XII-0/82).

Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, SUP-JDC-1154/2010,


vid., Laura Lizette Aragón Castro, Alcances y límites de las acciones
afirmativas a favor de las mujeres en los órganos electorales, México, TEPJF,
2011.

Valverde Gómez, R. 1993.Los Derechos Humanos. Editorial UNED. San José.


Costa Rica.

INFORME FINAL

De: Quiroz Urrunaga Marisabel de Jesús

Docente: Rojas Torres Luis Ángel

Asunto: Pone en conocimiento la asistencia y la realización de la Monografía


asignada por el Docente Rojas Torres Luis Ángel

Asistencia: Todos los integrantes del grupo asistieron los días designados por
la coordinadora, con algunos de retrasos en la hora acordada.

Anexos: Planificación para realizar la Monografía del tema “Pacto de San José
de Costa Rica”.

Sábado 30 de Mayo del 2015: Recolección de Información

Martes 26 de Mayo del 2015: Estructuración de la Monografía

Martes 02 de Junio del 2015: Comienzo de la Monografía

Martes 09 de Junio del 2015: Cada miembro del grupo, se llevó una parte del
Pacto de San José de Costa Rica para obtener más información de cada
articulo

10
5
Martes 23 de Junio del 2015:Unión de cada información proporcionada por los
miembros del grupo

Lunes 29 de Junio: Culminación de artículos del Pacto de San José de Costa


Rica

Martes 30 de Junio del 2015: Revisión y corrección de cada artículo del Pacto
de San José de Costa Rica

Sábado 04 de Julio: 2° revisión y corrección de complementos del Pacto de


San José de Costa Rica.

Lunes 06 de Julio del 2015: Revisión de Bibliografía

Martes 07 de Julio del 2015:culminación de la Monografía

10
6