Está en la página 1de 4

Material de apoyo “Teoría de la ley y las personas” – Universidad San Sebastián

OBTENCION DEL CERTIFICADO DE DEFUNCION EN EL REGISTRO CIVIL,


SEPULTURA Y COBRO DE CUOTA MORTUORIA.

Una vez que una persona ha fallecido, deben realizarse las gestiones que se detallarán a
continuación.
Obtener el certificado de defunción médica y retirar el cadáver o sus restos de la
morgue:
1) Una vez que el personal médico de la clínica u hospital, o el personal del servicio
médico legal, acreditan la muerte de una persona, deben expedir un certificado de
defunción médica, agregándole una ficha medica que deja constancia de las
pericias practicadas que permitieron acreditar la muerte del ser querido.
 Será el personal del hospital, ya sea público o privado, si el fallecido se
encontraba en su domicilio y fue llevado de emergencia, o estaba internado
recibiendo atención o cuidados médicos.
 Será el personal del servicio médico legal (con los informes del departamento
de tanatología, de clínica, de laboratorios) si la persona falleció en la vía
pública o por un hecho violento.
En dicho certificado se indicará, siendo posible, el nombre, apellido, estado,
profesión, domicilio, nacionalidad y edad efectiva o aproximada del difunto; el
nombre y apellido de su cónyuge y de sus padres; la hora y el día del fallecimiento, y
en la ficha médica se indica la enfermedad o la causa que haya producido la muerte.
(Art. 45 inc.3 ley del reg. Civil).
En la práctica, ello permite hacer más expedita la labor del registro civil cuando se
trata de establecer la identidad de la persona para efectos de otorgar el certificado de
defunción.
2) Debe retirarse el cuerpo en la morgue del hospital o del servicio médico legal, según
en donde se encuentre. Con la cédula de identidad de la persona que lo retira y la del
fallecido (deben ser los parientes cercanos, de lo contrario, se necesita autorización
judicial para que un tercero retire el cuerpo). En la práctica, ira a buscar el cuerpo un
familiar cercano, acompañado por el personal de la casa funeraria contratada.
3) Al solicitar dicho certificado médico, este debe ser otorgado gratuitamente, de lo
contrario, el médico que cobre algún valor incurre en una falta y puede ser condenado
a una pena de multa de 1 a 4 UTM (art. 48 de la ley de reg. Civil y art. 496 n4 del
código penal) en el evento de que ello ocurra, se debe concurrir al Juzgado de Policía
local respectivo, porque entre sus competencias, incluyen las faltas del código penal.
Material de apoyo “Teoría de la ley y las personas” – Universidad San Sebastián

Obtención del certificado de defunción y pase de sepultura en el registro civil


1) Luego de obtenida la certificación médica de defunción, se inscribe el deceso
acompañando dicho certificado en el Registro Civil competente, esto es, el de la
circunscripción en que hubiere ocurrido la defunción. (en el libro de defunciones,
gestión que realizara el personal del mismo registro).
2) La inscripción de la defunción pueden hacerla los parientes del difunto, los habitantes
de la casa en que ocurrió el fallecimiento, o en su defecto, los vecinos (art. 44 ley del
reg. Civil)
3) El registro civil no admitirá la inscripción del deceso si no se acompaña el certificado
médico de defunción (art. 141 del código sanitario)
4) El plazo para inscribir la defunción en el registro civil es de 3 días después de la
defunción, si se sobrepasa este lapso de tiempo, solo podrá inscribirse previo decreto
judicial, para ello el juez debe calificar los motivos que la hayan impedido (art. 26 de
la ley del registro civil), se adopta esta medida porque el legislador “sospecha” que,
si se sobrepasa el plazo de 3 días para hacer la inscripción, es porque quizás se haya
cometido algún acto ilícito.
5) Hecha la inscripción, el funcionario del registro civil otorga un “pase de sepultura” o
“pase de sepultación”, que como su nombre lo indica, permite sepultar el cadáver en
un cementerio.
En principio puede pensarse que los cementerios y casas funerarias se constituyen y
funcionan autónomamente, pero en realidad están regidos por el reglamento general
de cementerios del ministerio de salud (decreto 357) y por el código sanitario. y,
además, el servicio nacional de salud debe autorizar la instalación y el funcionamiento
de todo cementerio, casa funeraria, crematorio, etc.
Sepultar al ser querido.
1) El pase de sepultura que entrega el funcionario del registro civil, indica la hora desde
la cual puede hacerse, como su nombre lo indica, la sepultura (legalmente se le dice
“inhumación”), y dicho plazo no puede ser menor a 24 horas ni mayor a 48 después
de la fecha del certificado de defunción. La casa funeraria no puede realizar la
sepultura sin este pase.
2) El velatorio, es un recinto al que son trasladados, para sus respectivos velorios y
honras, los restos de personas fallecidas, estos no pueden exceder de 48 horas luego
de entregado el certificado de defunción.
3) La ley señala que ningún cadáver podrá permanecer insepulto por más de 48 horas, a
menos que el servicio nacional de salud lo autorice, o cuando haya sido embalsamado,
o se requiera practicar alguna investigación de carácter científico, judicial o penal
(Art. 139 código sanitario)
Material de apoyo “Teoría de la ley y las personas” – Universidad San Sebastián

4) La obligación de dar sepultura a un cadáver recaerá en principio sobre el cónyuge


sobreviviente, o en su reemplazo, sobre el pariente más próximo que estuviere en
condición de costear los gastos de la sepultura, o la persona con la que el difunto haya
mantenido un acuerdo de unión civil vigente al momento de su muerte. (Art. 140 del
código sanitario) Esto quiere decir, que dichas personas tienen la obligación de
costear un ataúd y una sepultura, un ser querido no puede ser sepultado en cualquier
lugar.
6) Si no hay recursos para comprar un ataúd y costear la sepultura, se debe concurrir a
la municipalidad respectiva (de la comuna en donde vivía el fallecido), y solicitar una
entrevista con la asistente social para evaluar la posibilidad de que decrete la
gratuidad de la sepultura.
Se debe cobrar la “cuota mortuoria”
La cuota mortuoria constituye una asignación por causa de muerte, es beneficio en dinero
que corresponde otorgar por el fallecimiento de un trabajador afiliado al Sistema de
administración de fondos de pensiones (AFP) Se encuentra regulada en el Decreto ley 3500.
La cuota mortuoria se tramita ante la Administradora de Fondos de Pensión respectiva (AFP),
no existiendo plazo límite alguno.
Los documentos que deben presentarse al tramitarla son: El formulario de solicitud de cuota
mortuoria (Disponible en cada AFP), El certificado de defunción del afiliado; Las facturas o
documentos que acrediten los gastos del funeral; y si fuere necesario, los documentos que
acrediten la relación de parentesco con el afiliado (El certificado de matrimonio, por ejemplo)
La cuota mortuoria se financia con el saldo de la cuenta individual del trabajador, y es pagada
por la AFP respectiva, ya sea cuando el afiliado fallece en periodo de afiliación activa
(trabajando y cotizando) o pensionado por invalidez o vejez en la modalidad de retiro
programado en renta temporal. El monto del beneficio es de 15 UF, o hasta el monto del
saldo de la cuenta de capitalización individual, si éste fuere inferior.

Consideraciones importantes
No se inscribe el fallecimiento de una criatura que muere en el vientre
materno o que perece antes de estar completamente separada de su madre o que no haya
sobrevivido a la separación un momento siquiera. En este caso, solo se otorga el pase de
sepultación.
Hoy en día, las casas funerarias ofrecen “planes” o “sus servicios” para sepultar a los
familiares, en los cuales ellos se encargan de realizar todas las gestiones pertinentes sin que
el cliente haga mayores trámites legales (depende de cada plan); pero si la persona o la familia
no cuenta con alguno de estos servicios, debe realizar los trámites legales respectivos por su
cuenta, además de comprar un ataúd y una sepultura de forma particular.
Material de apoyo “Teoría de la ley y las personas” – Universidad San Sebastián

Junto con ello, se recomienda ampliamente que se inscriba la posesión efectiva de la herencia
lo más pronto posible, si el fallecido no dejó un testamento (que será lo general), se realiza
en el mismo registro civil y no es necesario un abogado.

Intereses relacionados