Está en la página 1de 3

LÍMITES DE ATTERBERG

Los límites de Atterberg, límites de plasticidad o límites de consistencia, se


utilizan para caracterizar el comportamiento de los suelos finos, aunque su
comportamiento varía a lo largo del tiempo. El nombre de estos es debido al
científico sueco Albert Mauritz Atterberg (1846-1916).
Los límites se basan en el concepto de que en un suelo de grano fino solo pueden
existir cuatro estados de consistencia según su humedad. Así, un suelo se
encuentra en estado sólido cuando está seco. Al agregársele agua poco a poco,
va pasando sucesivamente a los estados de semisólido, plástico y,
finalmente, líquido. Los contenidos de humedad en los puntos de transición de
un estado al otro son los denominados límites de Atterberg.
Los ensayos se realizan en el laboratorio y miden la cohesión del terreno y su
contenido de humedad, para ello se forman pequeños cilindros de espesor con
el suelo. Siguiendo estos procedimientos se definen tres límites:

Límite líquido: cuando el suelo pasa de un estado plástico a un estado


líquido. Para la determinación de este límite se utiliza la copa de
Casagrande.
Límite plástico: cuando el suelo pasa de un estado semisólido a un estado
plástico.
Límite de retracción o contracción: cuando el suelo pasa de un estado
semisólido a un estado sólido y se contrae al perder humedad.
LÍMITE PLÁSTICO

Para medir la plasticidad de las arcillas se han desarrollado varios criterios de


los cuales se menciona el desarrollado por Atterberg, el cual dijo en primer lugar
que la plasticidad no es una propiedad permanente de las arcillas, sino
circunstancial y dependiente de su contenido de agua. Una arcilla muy seca
puede tener la consistencia de un ladrillo, con plasticidad nula, y esa misma, con
gran contenido de agua, puede presentar las propiedades de un lodo semilíquido
o, inclusive, las de una suspensión líquida. Entre ambos extremos, existe un
intervalo del contenido de agua en que la arcilla se comporta plásticamente.

Se define el límite plástico como la humedad más baja con la que pueden
formarse con un suelo cilindros de 3 mm de diámetro, rodando dicho suelo entre
los dedos de la mano y una superficie lisa, hasta que los cilindros presenten
grietas.

La prueba para determinar el Limite Plástico consiste en ir probando diferentes


porcentajes de humedad en el suelo, e ir amasando los bastoncitos, hasta que
esto suceda. El Límite - Plástico está controlado por el contenido de arcillas a los
que no permitan realizar esta prueba, no tienen Limite Plástico y se designan
suelos no plásticos. Esto ocurre con algunos limos y arenas.
Cuando un suelo posee Limite Plástico, significa que está formado
principalmente por ardua o arcilla limosa y el contenido de humedad en ellos
determina la magnitud de su capacidad - portante, la cual crece rápidamente a
medida que la cantidad de agua disminuye, y viceversa. Por ello, dependiendo
del régimen de lluvias, la capacidad portante de los suelos con Limite Plástico
varia a lo largo del año en ciertas regiones del mundo, por lo cual se deben tomar
precauciones acerca de los datos suministrados en ingeniería de suelos.

Es aconsejable por lo tanto adoptar el menor de los valores relativos a la


capacidad portante del suelo, a los fines de diseño estructural de las
fundaciones, o bien instalar adecuados sistemas de drenaje para limitar el
contenido de humedad del suelo. Las arcillas con valores altos de sus Limites
Liquido y Plástico se conocen por arcillas - grasas; en caso contrario son arcillas
pobres. Las arcillas grasas se pueden moldear con facilidad aun para bajos
contenidos de humedad, mientras que las pobres resultan friables o
desmenuzables que contienen generalmente un gran porcentaje de limos, se las
designa por arcilla limosas.
I. METODOLOGIA
PREPARACIÓN DE LA MUESTRA
Si se quiere determinar sólo el L.P., se toman aproximadamente 20 g de la
muestra que pase por el tamiz de 426 mm (N° 40), preparado para el ensayo de
límite líquido. Se amasa con agua destilada hasta que pueda formarse con
facilidad una esfera con la masa de suelo. Se toma una porción de 1,5 gr a 2,0
gr de dicha esfera como muestra para el ensayo.
El secado previo del material en horno o estufa, o al aire, puede cambiar (en
general, disminuir), el límite plástico de un suelo con material orgánico, pero este
cambio puede ser poco importante
Si se requieren el límite líquido y el límite plástico, se toma una muestra de unos
15 g de la porción de suelo humedecida y amasada, preparada de acuerdo con
la guía (determinación del límite líquido de los suelos). La muestra debe tomarse
en una etapa del proceso de amasado en que se pueda formar fácilmente con
ella una esfera, sin que se pegue demasiado a los dedos al aplastarla.
Si el ensayo se ejecuta después de realizar el del límite líquido y en dicho
intervalo la muestra se ha secado, se añade más agua.