Está en la página 1de 23

“AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN E

IMPUNIDAD”

Carrera:
“GASTRONOMIA”
Tema:
“DECRETO SUPREMO Nº 013-2013-PRODUCE”

Curso:
“ORGANIZACIÓN Y CONSTITUCIÓN DE EMPRESA
Docente:
JUAN CABANILLAS

Alumnos:

BENITEZ CASTILLO CLAUDIA


BOY GONZALES MARIBEL
CHUNGA ALCANTARA WALTER
LAVADO CORRALES SANTOS

Trujillo - Perú
2019
RÉGIMEN LABORAL
ESPECIAL DE LA MICRO
Y PEQUEÑA EMPRESA.
DECRETO SUPREMO
Nº 013-2013-PRODUCE.
1. Introducción

2. Marco Normativo de Promoción de la Micro y Pequeña Empresa

2.1. Definición de la Micro y Pequeña Empresa

2.2. Características de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

2.2.1. Según la Ley MYPE (vigente hasta el 02-07-2013). Factores concurrentes de


categorización empresarial: el número de trabajadores y el nivel de ventas anuales

2.2.2. Según la Ley MIPYME (vigente a partir del 03-07-2013). Único factor de categorización
empresarial: el nivel de ventas anuales

2.3. Objeto Promotor de la Ley

2.4. Acompañamiento Laboral para la Microempresa

3. Régimen Laboral Especial de la Micro y Pequeña Empresa

3.1. Objeto y Ámbito de Aplicación

3.2. Microempresa

Régimen Laboral Especial de la Microempresa


Régimen Especial de Salud para la Microempresa: SIS Microempresa
Creación del Sistema de Pensiones Sociales (SPS) para la Microempresa

3.3. Pequeña Empresa

Régimen Laboral Especial de la Pequeña Empresa


Seguro Social en Salud para la Pequeña Empresa
Régimen de Pensiones para la Pequeña Empresa

3.4. Régimen Laboral Especial de la MYPE. Cuadro Comparativo

3.5. Aspectos Positivos y Negativos del RLE de la MYPE

4. Registro Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (REMYPE) y otros temas de interés

4.1. Inscripción en el REMYPE y Proceso de Afiliación al SIS Microempresas

4.2. Información de interés sobre el Régimen Laboral Especial de la MYPE

5. T-REGISTRO y Planilla Electrónica – PLAME de la MYPE

Registro del Declarante


Registro del Conductor de la Microempresa
Registro de los Trabajadores de la MYPE

6. Conclusión:
1. Introducción

Como sabemos la micro y pequeña empresa (en adelante la MYPE) juega un papel
preeminente en el desarrollo social y económico de nuestro país, al ser la mayor fuente
generadora de empleo y un importante agente dinamizador del mercado. Ahora bien, en
un escenario donde la dificultad de acceso al empleo formal y la precariedad del mismo
son problemas serios y de larga data que requieren soluciones sui géneris y duraderas,
resulta necesario revisar, a la luz del marco constitucional, cuál es el rol del Estado en
materia de promoción de la MYPE.

Sobre el particular, el artículo 58º de la Constitución Política del Perú señala que nuestro
régimen económico se ejerce dentro de una economía social de mercado, que como
subraya el Tribunal Constitucional, en la sentencia recaída en el Expediente Nº 00034-
2004-PI/TC (FJ 19), es representativa de los valores constitucionales de la libertad y la
justicia y, por ende, es compatible con los fundamentos que inspiran a un Estado Social y
Democrático de Derecho. En ésta imperan los principios de libertad y promoción de la
igualdad material dentro de un orden democrático garantizado por el Estado.

Bajo este entendimiento, constatada la inferioridad real en la que se encuentra la MYPE y


en aras de corregir tal desigualdad y, de este modo, alcanzar la igualdad material o de
hecho, se establece un Régimen Laboral Especial para la MYPE. Así pues, la naturaleza
de las cosas amerita este trato diferenciado, en sintonía con lo dispuesto en el artículo 59º
de la Carta Magna, que establece que el Estado tiene el deber de promoción de las
pequeñas empresas, y en el marco de lo que en la doctrina constitucional se conoce
como acción positiva que se encuentra recogido, a su vez, en el artículo 103º de la
Constitución.

En efecto, la legislación laboral es uno de los instrumentos de promoción del empleo y de


la MYPE que tiene el Estado. Por ello, dentro del marco normativo promotor de la MYPE
se ha establecido un Régimen Laboral Especial para este sector económico, a fin de que
los sobrecostos laborales, los costos de transacción y la carga tributaria no frenen su
formalización y crecimiento.

Anticipamos a los lectores que la intención de este trabajo no es presentar un análisis


completo y detallado de la regulación para la MYPE, sino sólo revisar el Régimen Laboral
Especial de la Micro y Pequeña Empresa (en adelante el RLE de la MYPE) instaurado con
el Decreto Legislativo Nº 1086, Ley de Promoción de la Competitividad, Formalización y
Desarrollo de la Micro y Pequeña Empresa y del Acceso al Empleo Decente, vigente a
partir del 01-10-2008. Recordemos que el RLE de la MYPE entró en vigencia al día
siguiente de la fecha de publicación del Decreto Supremo Nº 007-2008-TR (que aprobó el
T.U.O. de la Ley de Promoción de la Competitividad, Formalización y Desarrollo de la
Micro y Pequeña Empresa y del Acceso al Empleo Decente, en adelante Ley MYPE) y del
Decreto Supremo Nº 008-2008-TR (en adelante Reglamento de la Ley MYPE). El
Reglamento de la Ley MYPE, a su vez, ha sido modificado por el Decreto Supremo Nº
024-2009-PRODUCE (10-07-2009).
Cabe señalar que la Ley Nº 30056 (02-07-2013), Ley que modifica diversas leyes para
facilitar la inversión, impulsar el desarrollo productivo y el crecimiento empresarial, en su
artículo 10º, modificó la denominación del “Texto Único Ordenado de la Ley de Promoción
de la Competitividad, Formalización y Desarrollo de la Micro y Pequeña Empresa y del
Acceso al Empleo Decente, Ley MYPE”, aprobado por Decreto Supremo Nº 007-2008-TR,
por la siguiente: “Texto Único Ordenado de la Ley de Impulso al Desarrollo Productivo y al
Crecimiento Empresarial”. Además, el artículo 11º de la citada Ley modificó los artículos
1º, 5º, 14º y 42º del Decreto Supremo Nº 007-2008-TR, referidos al objeto de la Ley, las
características de las micro, pequeñas y medianas empresas, la promoción de la iniciativa
privada y la naturaleza y permanencia en el RLE de la MYPE, respectivamente.

Posteriormente, de conformidad con la Novena Disposición Complementaria Final de la


Ley Nº 30056, mediante el Decreto Supremo Nº 013-2013-PRODUCE (28-12-2013) se
aprobó el T.U.O. de la Ley de Impulso al Desarrollo Productivo y al Crecimiento
Empresarial (en adelante Ley MIPYME), el mismo que integra lo dispuesto en la Ley Nº
28015, Ley de Promoción y Formalización de la Micro y Pequeña Empresa, el Decreto
Legislativo Nº 1086 y las Leyes Nº 29034, Nº 29566, Nº 29903 y Nº 30056 y, a la vez,
deroga el Decreto Supremo Nº 007-2008-TR (Ley MYPE).

Ahora bien, el Régimen Laboral Especial de la MYPE, evidentemente, ha sido diseñado


pensando en las características y la realidad de este sector económico y, por lo mismo,
presenta ventajas sustanciales en comparación con el Régimen Laboral General o Común
(en adelante RLG o RLC), conforme veremos.

Confiamos en que este trabajo coadyuve a la difusión del Régimen Laboral Especial de la
MYPE, aunque, debemos advertir que es sólo una primera aproximación al tema,
pretendiendo ser más informativo que crítico. En este sentido, esperamos que la
información aquí recogida resulte de utilidad para los empresarios, los trabajadores, los
contadores, los abogados y todos los interesados en conocer un poco más al respecto.

2. Marco Normativo de Promoción de la Micro y Pequeña Empresa

2.1. Definición de la Micro y Pequeña Empresa

El artículo 4º de la Ley MIPYME, que recoge el texto del artículo 4º de la Ley MYPE,
establece el concepto de la Micro y Pequeña Empresa. A la letra dice:

“Artículo 4.- Definición de la Micro y Pequeña Empresa

La Micro y Pequeña Empresa es la unidad económica constituida por una persona natural
o jurídica, bajo cualquier forma de organización o gestión empresarial contemplada en la
legislación vigente, que tiene como objeto desarrollar actividades de extracción,
transformación, producción, comercialización de bienes o prestación de servicios. (…)”.
(El sombreado es nuestro).

Por empresa, según el Glosario del Reglamento de la Ley MYPE, se entiende: “Unidad
económica generadora de rentas de tercera categoría conforme a la Ley del Impuesto a la
Renta, con una finalidad lucrativa” (El sombreado es nuestro). Entonces, una persona
natural con negocio, también llamada empresa unipersonal, o una persona jurídica, como
la EIRL, la sociedad civil, la sociedad colectiva, la sociedad de responsabilidad limitada, la
sociedad anónima, la sociedad anónima abierta y la sociedad anónima cerrada, entre
otros, pueden calificar como una MYPE. Por el contrario, una persona natural sin negocio,
una asociación, una fundación, una institución pública, una institución religiosa, el
gobierno nacional, regional o local, una misión diplomática, un organismo internacional, un
colegio profesional y un comité inscrito, entre otros, no podrían calificar como una MYPE.

2.2. Características de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

En este punto, debemos hacer notar que, conforme a lo dispuesto en la Tercera


Disposición Complementaria Transitoria de la Ley Nº 30056, recogida, a su vez, como la
Segunda Disposición Complementaria Transitoria de la Ley MIPYME, las empresas
constituidas antes de la entrada en vigencia de la Ley Nº 30056 se rigen por los requisitos
de acogimiento al régimen de las micro y pequeñas empresas regulados en el Decreto
Legislativo Nº 1086. De ahí que sea necesario referirnos a los requisitos de acogimiento al
RLE de la MYPE regulados en la Ley MYPE y en la Ley MIPYME, respectivamente.

2.2.1. Según la Ley MYPE (vigente hasta el 02-07-2013). Factores concurrentes de


categorización empresarial: el número de trabajadores y el nivel de ventas anuales

El artículo 5º del Decreto Supremo Nº 007-2008-TR (Ley MYPE) establecía las


características concurrentes de las MYPES. De modo esquemático, teníamos lo siguiente:

Características / Trabajadores / Ventas Anuales

Microempresa / De 1 hasta 10 / Hasta 150 UIT (S/.555, 000)

Pequeña Empresa / De 1 hasta 100 / Hasta 1700 UIT (S/.6’290,000)

Dónde: Valor de la UIT para el Ejercicio 2013 era de S/.3, 700.

Microempresa: Tenía de uno (1) hasta diez (10) trabajadores inclusive y un nivel de
ventas anuales no mayor a 150 UIT. En este sentido, no había variación –en relación con
lo que señalaba la Ley Nº 28015– en los límites para calificar como microempresa.

Pequeña Empresa: Tenía de uno (1) hasta cien (100) trabajadores inclusive y un nivel de
ventas anuales no mayor a 1700 UIT. Por ende, en comparación con lo que señalaba la
Ley Nº 28015, el número máximo de trabajadores subía de 50 a 100 y, además, en cuanto
al volumen de ventas, se eliminaba el límite inferior de 150 UIT y se elevaba el límite
superior de 850 UIT a 1700 UIT.

Fue positivo que se duplicaran los límites para estar comprendido dentro de la pequeña
empresa. Aunque, era incongruente que no hubiese ocurrido lo propio en el caso de la
microempresa.

Así, por ejemplo, si en diciembre 2012 una empresa contaba con 12 trabajadores y ventas
anuales de 100 UIT, entonces calificaba como una pequeña empresa.

Por su parte, el artículo 2º del Reglamento de la Ley MYPE especifica las reglas para el
cómputo del número de trabajadores, detalla qué se entiende por el nivel de ventas
anuales tratándose de contribuyentes comprendidos en el Régimen General del Impuesto
a la Renta, el RER y el Nuevo RUS, respectivamente y, asimismo, precisa que se
entiende por conductor de la microempresa a la persona natural que dirige una
microempresa no constituida como persona jurídica o que es titular de una microempresa
constituida como una EIRL y que, además, cuenta con, al menos, un trabajador. Dicho en
otros términos, el conductor de la microempresa es un “trabajador que da trabajo” en el
marco de las empresas familiares de subsistencia o “autoempleo”.

A modo de ejemplo, si una MYPE se registró en enero 2013, tendría que haber sumado el
número de trabajadores contratados en cada uno de los doce (12) meses anteriores al
momento en que la MYPE se registró, es decir, desde enero 2012 hasta diciembre 2012,
y el resultado se habría dividido entre doce (12), obteniéndose, así, un promedio. El
conductor de la microempresa no habría sido considerado para efecto de establecer el
número máximo de trabajadores.

Con relación al nivel de ventas anuales, se considerarán las ventas de los doce (12)
meses anteriores al momento en que la MYPE se registra y la UIT correspondiente al año
respectivo.

2.2.2. Según la Ley MIPYME (vigente a partir del 03-07-2013). Único factor de
categorización empresarial: el nivel de ventas anuales

El artículo 11º de la Ley Nº 30056 (02-07-2013) modifica el artículo 5º del Decreto


Supremo Nº 007-2008-TR, quedando el artículo 5º de la Ley MIPYME redactado en los
términos siguientes:

“Artículo 5.- Características de las micro, pequeñas y medianas empresas

Las micro, pequeñas y medianas empresas deben ubicarse en alguna de las siguientes
categorías empresariales, establecidas en función de sus niveles de ventas anuales:

Microempresa: ventas anuales hasta el monto máximo de 150 UIT [S/.592, 500].
Pequeña Empresa: ventas anuales superiores a 150 UIT [S/.592, 500] y hasta el monto
máximo de 1700 UIT [S/.6’715,000].
Mediana Empresa: ventas anuales superiores a 1700 UIT [S/.6’715,000] y hasta el monto
máximo de 2300 UIT [S/.9’085,000]”.
Dónde: Valor de la UIT para el Ejercicio 2016 es de S/.3, 950.

Como es fácil advertir, la Ley Nº 30056 elimina el número máximo de trabajadores como
parámetro para calificar como una MYPE. El incluir esta variable incidía negativamente en
el mercado de trabajo. Por ello, su eliminación resulta acertada, pues fomentará el uso del
factor trabajo frente al factor capital.

Así las cosas, con la modificación realizada por la Ley Nº 30056, el nivel de ventas
anuales queda como el único factor de categorización empresarial. Además, la citada Ley
establece una nueva categoría empresarial, a saber: la mediana empresa. Pero, debemos
acotar que el RLE resulta aplicable a la MYPE, mas no a la mediana empresa.

2.3. Objeto Promotor de la Ley

Respecto al objeto promotor de la ley, el artículo 1º de la Ley MYPE señalaba que:

“Artículo 1.- Objeto


La presente Ley tiene por objetivo la promoción de la competitividad, formalización y
desarrollo de las micro y pequeñas empresas para la ampliación del mercado interno y
externo de éstas, en el marco del proceso de promoción del empleo, inclusión social y
formalización de la economía, para el acceso progresivo al empleo en condiciones de
dignidad y suficiencia”. [El sombreado es nuestro]

Por su parte, el artículo 11º de la Ley Nº 30056 (02-07-2013) modifica el artículo 1º del
Decreto Supremo Nº 007-2008-TR, quedando el artículo 1º de la Ley MIPYME redactado
en los términos siguientes:

“Artículo 1.- Objeto de la Ley

La presente ley tiene por objeto establecer el marco legal para la promoción de la
competitividad, formalización y el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas
(MIPYME), estableciendo políticas de alcance general y la creación de instrumentos de
apoyo y promoción; incentivando la inversión privada, la producción, el acceso a los
mercados internos y externos y otras políticas que impulsen el emprendimiento y permitan
la mejora de la organización empresarial junto con el crecimiento sostenido de estas
unidades económicas”.

Así pues, se amplía el objeto de la Ley, incluyendo a las medianas empresas como una
nueva categoría empresarial comprendida en el marco legal promotor.

Los instrumentos para alcanzar este objetivo van desde la simplificación de trámites y la
reducción de costos de trámites y procedimientos administrativos, la capacitación y
asistencia técnica, el acceso al financiamiento, a la investigación, innovación y servicios
tecnológicos y a los mercados y la información, hasta el establecimiento de un Régimen
Laboral Especial dirigido a la MYPE, y la concesión de una amnistía laboral y de
seguridad social.

2.4. Acompañamiento Laboral para la Microempresa

En virtud del artículo 16º de la Ley Nº 30056 (02-07-2013), recogido por el artículo 48º de
la Ley MIPYME, las empresas acogidas al régimen laboral de la microempresa
establecido en el Decreto Legislativo 1086, gozan de un tratamiento especial en la
inspección del trabajo, en materia de sanciones y de la fiscalización laboral, por el que
ante la verificación de infracciones laborales leves detectadas deben contar con un plazo
de subsanación dentro del procedimiento inspectivo y una actividad asesora que
promueva la formalidad laboral. Este tratamiento especial rige por tres (3) años, desde el
acogimiento al régimen especial. No resulta aplicable en caso de reiterancia ni a las
obligaciones laborales sustantivas ni a aquellas relativas a la protección de derechos
fundamentales laborales.

Así pues, este acompañamiento laboral a la microempresa durante tres años desde su
inscripción en el REMYPE es una suerte de periodo de gracia en los difíciles primeros
años, que sirve para la adaptación de la microempresa.

Hasta aquí podemos concluir que el Estado reconociendo el rol de la MYPE ha dictado
normas para promover su creación, formalización y crecimiento sostenido. Sin embargo,
corresponde ver si tales normas son idóneas para atraer a la MYPE. A tal efecto,
revisaremos la legislación laboral para la MYPE y dos temas vinculados a este régimen
laboral especial, a saber: el REMYPE y el T-REGISTRO y la Planilla Electrónica – PLAME
de la MYPE.

3. Régimen Laboral Especial de la Micro y Pequeña Empresa

3.1. Objeto y Ámbito de Aplicación

Conforme al artículo 50º de la Ley MIPYME, que recoge el artículo 41º de la Ley MYPE,
se crea el Régimen Laboral Especial dirigido a fomentar la formalización y desarrollo de la
MYPE, y mejorar las condiciones de “disfrute efectivo” de los derechos de naturaleza
laboral de los trabajadores de las mismas.

A su vez, el artículo 46º de la Ley MIPYME, cuyo texto es idéntico al del artículo 38º de la
Ley MYPE, puntualiza que la citada Ley se aplica a todos los trabajadores sujetos al
régimen laboral de la actividad privada, que presten servicios en las micro y pequeñas
empresas, así como a sus conductores y empleadores.

Por su parte, el artículo 60º de la Ley MIPYME, que recoge el artículo 54º de la Ley
MYPE, señala que para el caso de las microempresas que no se hayan constituido en
personas jurídicas en las que laboren parientes consanguíneos hasta el segundo grado o
el cónyuge del titular o propietario persona natural, es aplicable lo previsto en la Segunda
Disposición Complementaria de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral (LPCL),
Decreto Supremo Nº 003-97-TR (27-03-1997), que a la letra dice:

“Segunda.- Interprétase por vía auténtica, que la prestación de servicios de los parientes
consanguíneos hasta el segundo grado, para el titular o propietario persona natural,
conduzca o no el negocio personalmente, no genera relación laboral; salvo pacto en
contrario. Tampoco genera relación laboral, la prestación de servicios del cónyuge”. (El
sombreado es nuestro).

Es decir, se tienen dos situaciones claramente distintas. Por un lado, si los parientes
consanguíneos hasta el segundo grado (como por ejemplo: padre-hijo, abuelo-nieto o
hermanos) prestan servicios para el titular o propietario persona natural conduzca o no el
negocio personalmente, no se genera una relación laboral, salvo pacto en contrario, que
podría ser verbal o escrito. Por otro lado, tratándose de la prestación de servicios del
cónyuge del titular o propietario persona natural no se genera una relación laboral jamás
ni cabe pacto en contrario. Nótese, además, que la norma hace referencia a la prestación
de servicios a favor de una persona natural titular o propietaria de un negocio. Siendo así,
en el caso de la prestación de servicios para una persona jurídica, de cuyas acciones o
participaciones es propietario el pariente consanguíneo o el cónyuge, sí se generaría una
relación laboral.

Comentando esta norma, en la Resolución de Subgerencia Nº 66-SGSA-GPA-GCAS-


ESSALUD-2011 (22-03-2011) se afirma, acertadamente, que: “si bien es cierto la norma
antes citada señala que no genera relación laboral la prestación de servicios entre
familiares consanguíneos, hasta segundo grado para el titular o propietario persona
natural, este hecho se encuentra supeditado por la premisa salvo pacto en contrario,
razón por la cual, en el presente caso, ante el reconocimiento de las partes (contrato)
existe relación laboral”. Sin embargo, resulta cuestionable que, a renglón seguido, se
exijan formalidades, a nuestro entender, innecesarias y sin asidero legal suficiente, que en
el caso, felizmente, se cumplen. Así se dice: “Que, conforme a lo expuesto por la Entidad
Empleadora y la documentación presentada por la misma (contrato de trabajo a plazo
indeterminado, solicitud de registro del contrato de trabajo a plazo indeterminado
presentado ante la Subdirección de Registros Generales del Ministerio de Trabajo y la
constancia de recepción), queda demostrada la actuación de buena fe de las partes al
cumplir con las formalidades exigidas por la Ley, (…)”. Entonces, la Administración
Pública está considerando que el pacto en contrario debe ser escrito y, además, estar
registrado ante la Autoridad Administrativa de Trabajo.

Similar es el razonamiento seguido por ESSALUD en la Resolución de Reconsideración


Nº 52-1041-2013-VCA-000018-85-001 (19-08-2013) que declara fundado el recurso de
reconsideración interpuesto contra la Resolución de Baja de Oficio y restablece todos los
derechos de la asegurada, considerando que tanto el conductor como la trabajadora,
quien es una pariente consanguínea de primer grado (hija) del conductor de la
microempresa, inscrita en el REMYPE, han desvirtuado la presunción de no laboralidad,
alcanzando, como prueba en contrario, la constancia emitida por la Subdirectora de
Negociaciones Colectivas y Registros Generales de la Dirección Regional de Trabajo y
Promoción del Empleo que acredita que el contrato de trabajo respectivo figura en los
libros de ingresos de contratos a plazo indeterminado.

De otro lado, en la Resolución de Subgerencia Nº 220-SGSA-GPA-GCAS-ESSALUD-


2011 (31-08-2011) se resuelve declarar la Nulidad de Oficio de la Resolución de
Inhabilitación de la condición de asegurado, considerando que si bien el caso versa
respecto al registro de un asegurado como trabajador de su cónyuge, lo cual contraviene
lo dispuesto en la Ley en el sentido que la prestación de servicios del cónyuge no genera
relación laboral, debe observarse que este caso no se encuentra dentro de los supuestos
establecidos para la inhabilitación del asegurado[6]. Queda claro, entonces, que la baja de
oficio por una afiliación indebida no constituye un supuesto de inhabilitación del
asegurado, dado que la afiliación indebida es un caso distinto del supuesto de simulación
de la relación laboral, por lo que no cabe tratarlos como si fuesen iguales y aplicarles los
mismos efectos.

Con relación a las exclusiones, conforme a lo previsto por el artículo 6º de la Ley


MIPYME, de texto idéntico al del artículo 40º de la Ley MYPE, en concordancia con el
artículo 31º del Reglamento, no están comprendidas en el RLE de la MYPE las empresas
que, no obstante cumplir con las características definidas en el artículo 5º de la Ley: (i)
Constituyan un grupo económico o vinculación económica que en conjunto no reúnan
tales características, (ii) Tengan vinculación económica con otras empresas o grupos
económicos nacionales o extranjeros que no cumplan con dichas características, (iii)
Falseen información, (iv) Dividan sus unidades empresariales, o (v) Se dediquen al rubro
de bares, discotecas, juegos de azar y afines. De este modo, las exclusiones buscan:
desalentar las actividades consideradas no convenientes, evitar la atomización
empresarial, combatir el fraude y, asimismo, hacer que los derechos de los trabajadores
de las empresas que conforman un grupo económico sean los del régimen laboral que les
resulte aplicable en consideración al grupo económico en su conjunto y no solo a la vista
de una empresa del grupo aisladamente.
3.2. Microempresa

Régimen Laboral Especial de la Microempresa

En virtud de los artículos 50º, 55º y 56º de la Ley MIPYME, cuyos textos son idénticos a
los de los artículos 41º, 46º y 47º de la Ley MYPE, la Microempresa —al igual que la
Pequeña Empresa— puede acogerse al RLE de la MYPE que comprende: remuneración,
jornada de trabajo de ocho (8) horas, horario de trabajo y trabajo en sobretiempo,
descansos remunerados (descanso semanal, descanso vacacional de 15 días y descanso
por días feriados) y protección contra el despido injustificado o arbitrario (10
remuneraciones diarias por cada año completo de servicios con un máximo de 90
remuneraciones diarias). Sin embargo, los trabajadores de la Microempresa —a diferencia
de los de la Pequeña Empresa— no tienen derecho a un S.C.T.R. ni a un Seguro de Vida
a cargo de su empleador, cuando corresponda, tampoco a los Derechos Colectivos, la
Participación en las Utilidades, la C.T.S. ni a las Gratificaciones de Fiestas Patrias y
Navidad.

Régimen Especial de Salud para la Microempresa: SIS Microempresa

Según el artículo 64º de la Ley MIPYME, el mismo que recoge el artículo 57º de la Ley
MYPE con las modificaciones anotadas en pie de página, los trabajadores y conductores
de la Microempresa serán afiliados al Régimen Semicontributivo del Seguro Integral de
Salud y esta afiliación comprenderá a sus derechohabientes. Su costo será parcialmente
subsidiado por el Estado condicionado a la presentación anual del certificado de
inscripción o reinscripción vigente del REMYPE de la SUNAT, y a la relación de
trabajadores, conductores y sus derechohabientes. El empleador deberá efectuar un
aporte mensual por cada trabajador afiliado, equivalente a la mitad del aporte mensual
total del Régimen Semicontributivo del SIS, el que será complementado por un monto
igual por parte del Estado, a fin de que el trabajador y sus derechohabientes accedan al
Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS).

Sin embargo, en virtud del artículo 39º del Reglamento, el microempresario puede optar
por afiliarse y afiliar a sus trabajadores como afiliados regulares del Régimen Contributivo
de ESSALUD, no subsidiado por el Estado, sin que ello afecte su permanencia en el
régimen laboral especial. En este caso, el microempresario asume el íntegro de la
contribución respectiva.

Precisamente, existiendo la opción de que el microempresario se afilie y afilie a sus


trabajadores como afiliados regulares del Régimen Contributivo de ESSALUD, la
Gerencia Central de Aseguramiento de ESSALUD formuló al MTPE una consulta referida
a las exigencias legales en materia de seguridad social en salud aplicables a las MYPES.
En respuesta a esta consulta, se emitió el Informe Nº 053-2012-MTPE/2/14.1 (06-12-
2012), donde se arriba a las conclusiones siguientes: (i) En el marco de la Ley MYPE, es
necesario que la persona que desee acreditarse como conductor de una MYPE cuente
con un (1) trabajador como mínimo, a fin de poder ser considerado efectivamente como
conductor y acceder a los beneficios de la seguridad social en salud. No resulta posible
que la persona se registre a sí misma como único trabajador. (ii) Como regla general, a la
fecha es necesario que las entidades se encuentren registradas en el REMYPE a efectos
de poder acceder al régimen especial regulado por la Ley MYPE y su Reglamento.

Antes de cerrar el tema del SIS, cabe agregar que el empresario que se incorpora al
Nuevo RUS y no tiene trabajadores a su cargo ni otro seguro de salud recibe el beneficio
del “Seguro Integral de Salud (SIS) Emprendedor”. Este seguro ofrece cobertura integral
de salud para el titular y sus derechohabientes sin ningún pago adicional al que hace por
el Nuevo RUS. Adviértase, sin embargo, que el “SIS Emprendedor” es distinto al “SIS
Microempresas”.

Creación del Sistema de Pensiones Sociales (SPS) para la Microempresa

Conforme a lo dispuesto en el artículo 65º de la Ley MIPYME, que recoge el artículo 49º
de la Ley MYPE, los trabajadores y conductores de la Microempresa podrán (carácter
voluntario) afiliarse al SNP (ONP) o al SPP (AFP). Adicionalmente, según el artículo 66º
de la Ley MIPYME, que recoge el artículo 58º de la Ley MYPE modificado por el artículo
3º de la Ley Nº 29903, se crea el Sistema de Pensiones Sociales (SPS), de carácter
“obligatorio”, para los trabajadores y conductores de la Microempresa que no superen los
cuarenta (40) años de edad y que se encuentren bajo los alcances de la citada norma. Es
de carácter “facultativo” para los trabajadores y conductores que tengan más de cuarenta
(40) años de edad, a la fecha de entrada en vigencia de la citada Ley. Sólo podrán
afiliarse al SPS los trabajadores y conductores de la Microempresa. No están
comprendidos en los alcances de esta norma los trabajadores que se encuentren afiliados
o sean beneficiarios de otro régimen previsional. El aporte mensual de cada afiliado
equivale a una tasa de aporte gradual hasta un máximo del cuatro por ciento (4%) sobre
la RMV (que asciende a S/.850 a partir del 01-05-2016) que se establecerá mediante
decreto supremo refrendado por el Ministro de Economía y Finanzas, teniendo en cuenta
doce (12) aportaciones anuales. El afiliado puede elegir que sus aportes sean
administrados por una AFP o por la ONP, las que pueden determinar una comisión por la
administración de los aportes del afiliado. El aporte del Estado se efectuará a favor de los
afiliados que perciban una remuneración no mayor a 1.5 de la RMV y en ningún caso será
mayor a la suma equivalente de los aportes del afiliado.

Por su parte, la Quinta Disposición Complementaria Final del Reglamento de la Ley


MYPE establece que la afiliación y el pago de los aportes al SPS en la entidad
administradora de las cuentas individuales de los afiliados se iniciarán al mes siguiente en
que la SBS autorice su funcionamiento.

3.3. Pequeña Empresa

Régimen Laboral Especial de la Pequeña Empresa

En virtud de los artículos 50º, 55º y 56º de la Ley MIPYME, cuyos textos son idénticos a
los de los artículos 41º, 46º y 47º de la Ley MYPE, la Pequeña Empresa —al igual que la
Microempresa— puede acogerse al RLE de la MYPE que comprende: remuneración,
jornada máxima de trabajo, horario de trabajo y trabajo en sobretiempo, descansos
remunerados (descanso semanal, descanso vacacional de 15 días y descanso por días
feriados) y protección contra el despido injustificado o arbitrario (20 remuneraciones
diarias por cada año completo de servicios con un máximo de 120 remuneraciones
diarias). Además, los trabajadores de la Pequeña Empresa —a diferencia de los de la
Microempresa— sí tienen derecho a un S.C.T.R. y un Seguro de Vida a cargo de su
empleador, cuando corresponda, así como también a los Derechos Colectivos, la
Participación en las Utilidades, la C.T.S. (15 remuneraciones diarias por año completo de
servicios, hasta alcanzar un máximo de 90 remuneraciones diarias) y a las Gratificaciones
de Fiestas Patrias y Navidad (cada una equivalente a media remuneración).
Seguro Social en Salud para la Pequeña Empresa

Según el segundo párrafo del artículo 63º de la Ley MIPYME, que recoge el segundo
párrafo del artículo 48º de la Ley MYPE, los trabajadores de la Pequeña Empresa serán
asegurados regulares de ESSALUD y el empleador aportará la tasa correspondiente de
acuerdo a lo dispuesto en el artículo 6º de la Ley Nº 26790, Ley de Modernización de la
Seguridad Social en Salud. En consecuencia, dichos trabajadores no podrán afiliarse al
Régimen Semicontributivo del SIS.

Régimen de Pensiones para la Pequeña Empresa

Conforme a lo dispuesto en el artículo 65º de la Ley MIPYME, que recoge el artículo 49º
de la Ley MYPE, los trabajadores de la Pequeña Empresa deberán obligatoriamente
afiliarse al SNP (ONP) o al SPP (AFP). Pero, estos trabajadores no podrán afiliarse al
SPS que es de carácter exclusivo para la Microempresa.

3.4. Régimen Laboral Especial de la MYPE. Cuadro Comparativo

Enseguida, presentamos un cuadro comparativo que nos permite apreciar las diferencias
existentes entre los beneficios laborales de la microempresa y la pequeña empresa.

RÉGIMEN LABORAL ESPECIAL DE LA MYPE – CUADRO COMPARATIVO

DERECHO MICROEMPRESA PEQUEÑA EMPRESA

RMV (S/.850). RMV (S/.850).


Remuneración

Con acuerdo del CNT podrá ser menor.


Jornada de Trabajo 8 horas. 8 horas.

Normativa RLC. Normativa RLC.


Horario de Trabajo
Horario nocturno: No se aplicará la sobretasa del Horario nocturno: No se
35%. aplicará la sobretasa del 35%.
Trabajo en
Normativa RLC. Normativa RLC.
Sobretiempo

Descanso Semanal Normativa RLC. Normativa RLC.

15 días calendario de

descanso por cada año


15 días calendario de descanso por cada año
Descanso completo de servicios.
completo de servicios.
Vacacional
Puede reducirse a 7 días, recibiendo la respectiva
compensación económica.
Puede reducirse a 7 días,
recibiendo la respectiva
compensación económica.
Descanso en Días
Normativa RLC. Normativa RLC.
Feriados

20 remuneraciones diarias por


Indemnización por 10 remuneraciones diarias por cada año completo
cada año completo de
Despido de servicios con un máximo de 90
servicios con un máximo de
Injustificado remuneraciones diarias.
120 remuneraciones diarias.

De acuerdo a lo dispuesto en
S.C.T.R. No les corresponde.
la Ley Nº 26790.

De acuerdo a lo dispuesto en
Seguro de Vida No les corresponde.
el Decreto Legislativo Nº 688.

Derechos
No les corresponde .[14]
Normativa RLC.
Colectivos

Participación en De acuerdo a lo dispuesto en


No les corresponde.
las Utilidades el Decreto Legislativo Nº 892.

15 remuneraciones diarias por

año completo de servicios,


C.T.S. No les corresponde.
hasta alcanzar un máximo de

90 remuneraciones diarias.

Gratificaciones de El monto de las gratificaciones

Fiestas Patrias y No les corresponde. es equivalente a media

Navidad remuneración cada una.

Los trabajadores serán


Los trabajadores y conductores serán (carácter
Aseguramiento en (carácter obligatorio)
obligatorio) afiliados al Régimen Semicontributivo
Salud asegurados obligatorios de
del SIS (SIS Microempresa).
ESSALUD.

Los trabajadores y conductores podrán (carácter


voluntario) afiliarse al SNP (ONP) o al SPP (AFP).

Los trabajadores deberán


Aquellos que no se encuentran afiliados o sean
Sistema de
beneficiarios de algún régimen previsional,
(carácter obligatorio) afiliarse
podrán optar por el Sistema de Pensiones
Pensiones
Sociales (SPS).
al SNP (ONP) o al SPP (AFP).

El SPS es de carácter obligatorio para los


trabajadores y conductores de la microempresa
que no superen los cuarenta (40) años de edad y
es de carácter facultativo para aquellos que
tengan más de cuarenta (40) años de edad.

3.5. Aspectos Positivos y Negativos del RLE de la MYPE

Para empezar, téngase en cuenta el énfasis puesto por la Ley MYPE en el proceso de
promoción del empleo, inclusión social y formalización de la economía, para el acceso
progresivo al empleo en condiciones de dignidad y suficiencia.

En este marco, uno de los aspectos positivos del RLE de la MYPE es la incorporación de
la pequeña empresa. Recordemos que el régimen anterior —regulado por la Ley Nº
28015— sólo comprendía a la microempresa. Otra de las notas distintivas del RLE de la
MYPE regulado por el Decreto Legislativo Nº 1086, vigente a partir del 01-10-2008, es su
naturaleza de permanente, en comparación con el régimen laboral especial de la
microempresa creado por la Ley Nº 28015 que era sólo temporal.

En efecto, conforme al artículo 51º de la Ley MIPYME, el Régimen Laboral Especial de la


MYPE es de naturaleza permanente y únicamente aplicable a la micro y pequeña
empresa, mas no a la mediana empresa. La microempresa que durante dos (2) años
calendario consecutivos supere el nivel de ventas establecido en el artículo 5º de la Ley,
podrá conservar por un (1) año calendario adicional el mismo régimen laboral. En el caso
de las pequeñas empresas, de superar durante dos (2) años consecutivos el nivel de
ventas establecido en la Ley, podrán conservar durante tres (3) años adicionales el mismo
régimen laboral. Luego de este período, la empresa pasará definitivamente al régimen
laboral que le corresponda. Así pues, el plazo para conservar el régimen laboral especial
es una suerte de periodo de gracia que sirve para la adaptación al nuevo régimen, al que
se pasará, de manera definitiva, es decir, sin marcha atrás, al término del plazo fijado.

Debemos hacer notar que fue la Ley Nº 30056 (02-07-2013) la que, modificando el
artículo 42º del Decreto Supremo Nº 007-2008-TR, amplió de uno (1) a tres (3) años el
plazo para conservar el Régimen Laboral Especial de la Pequeña Empresa, antes de salir
del REMYPE y pasar al Régimen Laboral General.

Sobre el cambio del régimen laboral, el artículo 34º del Reglamento de la Ley MYPE,
modificado por el artículo 1º del Decreto Supremo Nº 024-2009-PRODUCE, precisa que
una vez que una empresa cambia de categoría no podrá regresar a la categoría anterior,
independientemente del número de sus trabajadores o el nivel de sus ventas. Así,
concluido el año calendario para conservar el Régimen Laboral Especial a que se refiere
el artículo 42º de la Ley, la Microempresa que cambia su condición a Pequeña Empresa
se encuentra sujeta a las normas en materia laboral, de salud y de pensiones de esta
categoría. En el caso de la Pequeña Empresa, esta sale del REMYPE, resultándole
aplicable las normas del Régimen Laboral General, así como las normas relativas a salud
y pensiones correspondientes.

Ahora bien, el Régimen Laboral Especial de la MYPE también ha sido objeto de duras
críticas. En efecto, hay quienes sostienen que se puede terminar precarizando el empleo
y, además, consideran que resulta discriminatorio el establecer un régimen laboral
especial con menores derechos que los del régimen general, recortando así derechos
básicos, bajo el pretexto de ampliar la base vía la reducción de costos.
No cabe duda de que el tema de los regímenes laborales especiales es hartamente
controvertido. Hay posiciones encontradas entre quienes están a favor de los mismos por
estar diseñados para realidades distintas y quienes están en contra por considerarlos
discriminatorios.

Sobre el particular, el Tribunal Constitucional peruano, a propósito del análisis de la


presunta infracción al Principio de Igualdad en la regulación del Régimen Laboral Especial
Agrario, en la sentencia recaída en el Expediente Nº 00027-2006-PI, recogiendo un
pronunciamiento anterior, señala que: “la doctrina constitucional ha desarrollado
mecanismos para determinar cuándo estamos frente a un trato desigual con base en
justificaciones objetivas y razonables; o cuándo frente a un trato arbitrario, caprichoso e
injustificado y, por tanto, discriminatorio. Precisamente, uno de esos instrumentos a los
que habrá de recurrir nuevamente este Tribunal es el test de igualdad, que es una guía
metodológica para determinar si un trato desigual es o no discriminatorio y, por tanto,
violatorio o no del principio-derecho a la igualdad”. Además, examinando la realidad del
mercado laboral peruano, a fin de contextualizar el caso materia de análisis, el Colegiado
afirma que: “El trabajo no declarado en el Perú es —y aun cuando en algo se ha
reducido— un severo problema, que con la instauración de algunos de estos regímenes
especiales, especialmente se ha pretendido superar. El grueso del mercado laboral está
al margen del régimen laboral común, dado que la mayor parte de trabajadores mantienen
vínculos laborales no declarados o informales”. De ahí que el Pleno concluya que: “El
Tribunal Constitucional entiende que la promoción y el desarrollo progresivo del acceso al
trabajo tiene en el Estado a un promotor, pero que, en definitiva, y en el marco de nuestra
Economía Social de Mercado, corresponde a las empresas, en sus diversas modalidades,
generar los puestos de trabajo que constituyen la base del bienestar general a que se
refiere el artículo 44º de la Constitución. Para ello, el Estado debe crear las condiciones
adecuadas para estimular la creación de la riqueza nacional conforme al artículo 59º de la
Constitución. En ese contexto, es evidente que una de las formas que tiene el Estado de
promover el empleo es a través de la legislación laboral”.

Es interesante que, en la citada sentencia, el Colegiado se haya encargado, también, de


resaltar las coincidencias que comparten los regímenes laborales especiales para el agro
y la MYPE. Así, el Tribunal Constitucional subraya que: “Dos casos emblemáticos y de
características similares que coexisten en el ordenamiento jurídico peruano, en cuanto a
regímenes laborales especiales se refiere, son el régimen de promoción y formalización
de la micro y pequeña empresa (MYPE) y el régimen especial de promoción para el sector
agrario”.

En suma, el Tribunal Constitucional ha reconocido que el establecimiento de regímenes


laborales especiales a favor de determinados sectores económicos, como el agro y la
MYPE, atendiendo a las características singulares del mercado de trabajo de estos
segmentos, es decir, a causas objetivas y justificadas, constituyen medidas legislativas
diferenciadoras, pero no discriminadoras, que buscan la promoción del empleo en dichos
sectores económicos. Por ende, no existe vulneración del Principio de Igualdad, sino que,
por el contrario, se trata de instrumentos jurídicos que buscan la igualdad material o real.
Por su parte, el Dr. Mario Pasco, uno de los principales artífices de la norma, previendo
que la norma fuera criticada subrayó que: “con esta ley no se le está quitando nada a
nadie. Al contrario, se les está dando”.

Es más, la propia Ley ha establecido candados para evitar que se termine


desnaturalizando el objetivo de la misma. Así, el artículo 47º de la Ley MIPYME, que
recoge el texto del artículo 39º de la Ley MYPE, precisa que: “Los contratos laborales de
los trabajadores celebrados con anterioridad a la entrada en vigencia del Decreto
Legislativo Nº 1086, continuarán rigiéndose bajo sus mismos términos y condiciones, y
bajo el imperio de las leyes que rigieron su celebración”.

Por su parte, el artículo 30º del Reglamento de la Ley MYPE, modificado por el Decreto
Supremo Nº 024-2009-PRODUCE, en su primer párrafo, reitera lo señalado por la Ley y,
en su segundo párrafo, precisa que los trabajadores de la microempresa sujetos al
Régimen Laboral Especial creado por la Ley Nº 28015 se mantienen en dicho régimen
hasta el 4 de julio de 2013, luego del cual ingresarán al Régimen Laboral General.
Empero, la Segunda Disposición Complementaria Transitoria de la Ley Nº 30056 (02-07-
2013), recogida, a su vez, como la Primera Disposición Complementaria Transitoria de la
Ley MIPYME, prorroga por tres (3) años (es decir, hasta el 4 de julio de 2016) el régimen
laboral especial de la microempresa creado mediante la Ley Nº 28015; sin perjuicio de
que las microempresas, trabajadores y conductores puedan acordar por escrito, durante
dicha prórroga, su acogimiento al régimen laboral regulado en el Decreto Legislativo Nº
1086. Dicho acuerdo debe presentarse ante la autoridad administrativa de trabajo dentro
del plazo de 30 días de suscrito.

Veamos un caso práctico que nos ayude a ilustrar mejor el tema. Supongamos que la
señora Rosa María Flores Paz que es una persona natural con negocio se acogió el 05-
06-2008 al régimen laboral especial de la microempresa creado por la Ley Nº 28015,
conforme se acredita con la Declaración Jurada presentada en la Mesa de Partes de la
Gerencia Regional de Trabajo y Promoción del Empleo del Gobierno Regional de
Arequipa. En el ejemplo propuesto es claro que los trabajadores de esta microempresa se
mantienen en dicho régimen hasta el 04-07-2016. A no ser que durante la prórroga, esto
es, hasta el 04-07-2016, decidan acordar, por escrito, su acogimiento al RLE de la MYPE
regulado en el Decreto Legislativo Nº 1086, que es de naturaleza permanente y presenten
dicho acuerdo ante el MTPE dentro del plazo de 30 días de suscrito.

En este orden de ideas, en el Informe Nº 053-2012-MTPE/2/14.1 (06-12-2012), a raíz de


la pregunta formulada por ESSALUD sobre si es válida la inscripción de una MYPE bajo
los alcances de la Ley Nº 28015 para acceder a los beneficios de la Seguridad Social, o si
ello solamente es posible a partir de su reinscripción en el REMYPE, el MTPE nos dice:
“(…) de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 30 del Decreto Supremo Nº 008-2008-TR,
los trabajadores de las empresas que han perdido su condición de microempresas –por
no inscribirse en el REMYPE- y que han sido contratados antes del 1 de octubre de 2008,
continuarán en el régimen especial previsto por la Ley Nº 28015 hasta el 04 de julio de
2013 [4 de julio de 2016, considerando la prórroga por 3 años dada por la Ley Nº 30056],
luego de lo cual pasarán al régimen laboral general”. De ahí se colige que es válida la
inscripción de una microempresa bajo los alcances de la Ley Nº 28015 para acceder a los
beneficios de la Seguridad Social hasta el 4 de julio de 2016, sin que para ello sea
exigible su inscripción previa en el REMYPE.

Bajo este entendimiento, mediante la Resolución Nº 1036-2012-VCA-000185-088-001


(22-04-2013), ESSALUD declara fundado el recurso de reconsideración interpuesto contra
la Resolución de Baja de Oficio, considerando que el asegurado y a la vez empleador se
acogió al régimen laboral especial de la microempresa creado por la Ley Nº 28015, según
acredita con la Declaración Jurada – Personas Naturales de fecha 22-05-2007 y la
Constancia de fecha 12-04-2013 expedida por el Ministerio de Trabajo, quedando
probada así su condición de trabajador de su propio negocio, consecuentemente puede
ser empleador y asegurado[19]. Así pues, ESSALUD estaría reconociendo que quienes
acrediten, por ejemplo con la Declaración Jurada presentada en la Mesa de Partes de las
Dirección Regional de Trabajo y Promoción del Empleo del Gobierno Regional respectivo,
que se acogieron al régimen laboral especial de la microempresa creado por la Ley Nº
28015 mantienen incólumes sus derechos hasta el 4 de julio de 2016.

Además, hay que tener en cuenta que, según el último párrafo del artículo 50º de la Ley
MIPYME, que recoge el artículo 41º de la Ley MYPE, concordado con el artículo 35º del
Reglamento, los trabajadores y la MYPE comprendidas en el RLE de la MYPE podrán
pactar mejores condiciones laborales que las establecidas en este régimen laboral
especial, ya sea por convenio individual o colectivo, o decisión unilateral del empleador.

Por estas consideraciones y con arreglo a lo dispuesto en el artículo 39º del Reglamento,
tenemos conductores y trabajadores de la microempresa válidamente afiliados al
Régimen Contributivo de ESSALUD.

4. Registro Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (REMYPE) y otros temas de


interés

4.1. Inscripción en el REMYPE y Proceso de Afiliación al SIS Microempresas

En principio, recordemos que en cumplimiento de la Segunda Disposición


Complementaria Final del Decreto Supremo Nº 008-2008-TR se dictó la Resolución
Ministerial Nº 323-2008-TR (15-10-2008). Esta norma dispuso la modificación del
Procedimiento Nº 118 del TUPA del MTPE, denominándolo “Registro de MYPE en el
Registro Nacional de la Micro y Pequeña Empresa – REMYPE” y precisó que la
inscripción vía web en el Sistema del REMYPE puede realizarse desde el 20-10-2008 en
el Portal del MTPE.

La inscripción previa en el REMYPE es indispensable para acceder al RLE de la MYPE y


es gratuita. El REMYPE, según el Manual del Usuario del Sistema Nacional de Registro
de la Micro y Pequeña Empresa (08-02-2016), es un procedimiento de inscripción, que
tiene carácter de declaración jurada y se efectúa vía Internet en la Sección Servicios en
Línea de la página web del MTPE: http://www2.trabajo.gob.pe siendo necesario para ello
contar con la Clave SOL (SUNAT). Después de 7 días hábiles de presentada la Solicitud
de Inscripción al REMYPE, la empresa obtiene la Constancia de Acreditación, luego de un
proceso de validación de la SUNAT. Empero, la fecha de expedición de la Constancia de
Acreditación al REMYPE, tiene efectos retroactivos a la fecha de presentación de la
Solicitud de Inscripción, a efectos de acceder a los beneficios de la MYPE.

El Sistema del REMYPE permite ingresar la información paulatinamente, archivando


automáticamente el Registro aún no culminado, el mismo que puede modificarse antes de
dar clic en la opción “Acepto y Declaro” (Fin del Registro, que es el último paso del
registro). Asimismo, el Sistema permite Previsualizar la Solicitud de Acreditación. La vista
previa de la solicitud no incluye el Código de Registro porque aún no se ha aceptado el
Registro. De no estar conforme con la Previsualización de sus Datos, se debe hacer clic
en el botón “Editar Datos”, a fin de modificar la información contenida en el módulo
“Empresa” (se validará el tipo de contribuyente), el módulo “Trabajadores” (se validará
que se registre por lo menos a un trabajador, no se considera como tal al representante
legal o conductor) y/o el módulo “Socios” (aplicable sólo a las sociedades). Dichos
módulos están ubicados en el lado izquierdo de la pantalla.
Culminado el registro de la MYPE, en el módulo “Fin del Registro” se puede Descargar la
Solicitud de Registro al REMYPE que sí incluye el Código de Registro.

Ahora bien, según la Cartilla de Instrucciones y el Flujograma del Proceso de Afiliación al


SIS publicados en su Portal, una vez acredita la microempresa en el REMYPE, éste envía
al SIS la información ingresada por la empresa en el REMYPE sobre los trabajadores que
optaron por afiliarse al SIS y sus derechohabientes, debidamente validada, a fin de iniciar
el proceso de afiliación. Luego, el SIS, vía el correo electrónico que la empresa registró en
el REMYPE, remitirá a la microempresa el usuario y la clave para ingresar al Sistema
Integrado del Aseguramiento del SIS, ubicado en su Portal, a ver las Cuotas pendientes
de pago – SIS Microempresas. De este modo, el proceso de afiliación al SIS, que antes
era engorroso, se ha visto facilitado enormemente con la automatización descrita.

4.2. Información de interés sobre el Régimen Laboral Especial de la MYPE

A propósito del REMYPE y otros temas vinculados al Régimen Laboral Especial de la


MYPE, en el Portal del MTPE se han colgado una serie de documentos, que nos orientan
sobre cómo realizar la inscripción en el REMYPE y nos ayudan a calcular los beneficios
sociales de los trabajadores de las microempresas. Es recomendable revisar los
siguientes documentos -que adjuntamos como Anexos al final de este trabajo-:

Sistema Nacional de Registro de la Micro y Pequeña Empresa. Manual de Usuario


Versión 1.0 de Fecha: 08-02-2016: En este documento se describen los cuatro pasos para
el Registro de una MYPE: 1) Registro de la Empresa, 2) Registro de los Trabajadores, 3)
Registro de Socios (solo lo realizan las sociedades) y 4) Fin del Registro. También, se
detalla cómo se efectúa el Registro de una Junta de Propietarios. Asimismo, se especifica
cómo se obtiene la Constancia de Acreditación, luego de la Validación de la SUNAT.

Llama la atención que este Manual incluya tres nuevas opciones: (i) El alta de
trabajadores nuevos, (ii) La baja de trabajadores con quienes el vínculo laboral terminó y
(iii) La actualización de los datos de la empresa. Pareciera que es el diseño del proceso
de afiliación al SIS lo que lleva a introducir las opciones del alta y la baja de trabajadores.
Empero, habida cuenta que la microempresa puede optar por acogerse a ESSALUD, nos
preguntamos si en este supuesto también resulta necesario efectuar el alta y la baja de
los trabajadores en el REMYPE y, en todo caso, cuál es la base legal de esta exigencia,
máxime considerando que el alta y la baja respectivas ya se efectúan en el T-REGISTRO.
Lo propio podría decirse respecto de la Pequeña Empresa a quien ni siquiera le resulta
aplicable el SIS.

Igualmente, el Manual advierte que: “si va a dar de baja a un trabajador, no lo podrá


registrar nuevamente, hasta un periodo de 12 meses, por lo tanto, el sistema le alertará
sobre esta condición antes de aceptar la eliminación de su trabajador”. Esta afirmación es
errada o por lo menos es incompleta. Nos explicamos, si bien el último párrafo del artículo
47º de la Ley MIPYME señala que el RLE de la MYPE “no será aplicable a los
trabajadores [sujetos al RLG, según precisa el Reglamento] que cesen con posterioridad a
su entrada en vigencia y vuelvan a ser contratados inmediatamente por el mismo
empleador, bajo cualquier modalidad, salvo que haya transcurrido un (1) año desde el
cese”, el artículo 30º del Reglamento se encarga de precisar que el RLE de la MYPE no
es aplicable al trabajador “sujeto al régimen laboral general” que cesa con posterioridad a
la entrada en vigencia del Decreto Legislativo Nº 1086 y es nuevamente contratado por el
mismo empleador. Así pues, es claro que el legislador ha establecido candados para
evitar que la norma se desnaturalice, mas no pretende dificultar el acceso al empleo ni la
reinserción laboral, lo que sería un contrasentido.

En este sentido, aunque el Manual es bastante ilustrativo, resulta necesario actualizarlo a


fin de efectuar algunas precisiones en temas como los arriba señalados. De la misma
forma, ayudaría mucho que la información sobre el REMYPE publicada en la página web
del MTPE sea actualizada, pues contiene información que se contradice con la
consignada en el Manual, con lo que en lugar de orientar se termina confundiendo a
quienes acceden a tal información. A título de ejemplo, tenemos que según el Manual, la
actualización de los datos del representante legal puede efectuarse vía Internet, mientras
que según el Portal del MTPE, la MYPE que requiera realizar el cambio del representante
legal debe presentar una solicitud en la Mesa de Partes del MTPE.

Guía de Usuario del Sistema de Liquidaciones de Beneficios Sociales para las Micro
Empresas y Régimen Especial. Manual de Usuario Versión 1.0 publicado el 2013: En esta
guía se describen los cuatro pasos para obtener la Liquidación de los Beneficios Sociales
del trabajador de la microempresa acogida al RLE del Decreto Legislativo Nº 1086 o al
RLE creado por la Ley Nº 28015: 1) Cálculo del tiempo efectivo laborado, 2) Cálculo de la
remuneración computable mensual, 3) Selección del beneficio social a calcular:
Vacaciones y/o Indemnización por terminación del contrato sin pre aviso y 4) Salir para
iniciar un nuevo cálculo. Resulta extraño que para el cálculo de la indemnización por
despido injustificado se considere un límite inferior al fijado por la Ley. Por ello, es
necesario que el MTPE revise este sistema.

Sistema Nacional de Registro de la Micro y Pequeña Empresa. Manual de Usuario


publicado en octubre del 2008: Debemos entender que este Manual de octubre 2008 ha
sido sustituido por el Manual de febrero 2016. Este documento describía los tres pasos
para la inscripción: 1) Registro de su Empresa, 2) Registro de sus Trabajadores y 3)
Finalizando el Registro. Asimismo, detallaba en qué casos no se admitirá el acceso al
REMYPE, atendiendo al estado del RUC, la condición de domicilio, el tipo de
contribuyente, el número de trabajadores mínimo (un trabajador) y la inscripción previa en
el registro (no se permite que una misma empresa se registre dos veces). Pero, este
Manual no se refería en absoluto a temas como el Registro de Socios, el Registro de
Dependientes (Derechohabientes) y la Pre-visualización de la Solicitud del Registro al
REMYPE. Por otro lado, el referido Manual confundía la especie con el género al indicar
“Régimen de Sistema de Pensiones sociales” en lugar de “Tipo de Régimen Pensionario”,
y en el Tipo de Seguro omitía al “Sistema Integral de Salud (sólo Microempresas)”. Si bien
el error y la omisión fueron corregidos en el Sistema, era recomendable que se hiciera lo
propio en el Manual.

Supuestos de Aplicación del Régimen Laboral Especial del TUO Ley MYPE en las MYPE:
Este cuadro esquemático es anterior a la Ley Nº 30056, por ende, no incluye las
modificaciones introducidas al RLE de la MYPE por la citada ley. El cuadro señalaba los
supuestos de aplicación del RLE de la MYPE y sus efectos (a partir del 20-10-2008),
distinguiendo los casos referidos a Microempresas de los relacionados a Pequeñas
Empresas, así como diferenciando los supuestos de contratos de trabajo bajo el RLG,
contratos de trabajo bajo el RLE de la Ley Nº 28015, contratos de trabajo nuevos y
contratos de trabajo bajo otro RLE. Faltó incluir ejemplos o casos prácticos que hubieran
ayudado a entender mejor el tema. Nótese, además, que contrariamente a lo indicado
erradamente en este cuadro, el MTPE, en el Informe Nº 053-2012-MTPE/2/14.1, sostiene
acertadamente que la inscripción de una microempresa bajo los alcances de la Ley Nº
28015 es válida para acceder a los beneficios de la Seguridad Social hasta el 4 de julio de
2016, sin que para ello sea exigible su inscripción previa en el REMYPE.

Condiciones para el Acceso al Registro Nacional de la Micro y Pequeña Empresa: Este


documento es anterior a la Ley Nº 30056, por ello, no incluye las modificaciones
introducidas por dicha ley al RLE de la MYPE. El documento detalló las condiciones para
el acceso al REMYPE: 1) Características de la MYPE, 2) Rubros Excluidos de la Ley
MYPE, 3) Requisito de contar con un trabajador, 4) Grupo Económico y Vinculación
Económica excluidos, 5) Empresa (unidad económica generadora de rentas de tercera
categoría conforme a la LIR, con una finalidad lucrativa), 6) Exclusión por incumplimiento
de las normas del RLE y 7) Veracidad de la información registrada.

5. T-REGISTRO y Planilla Electrónica – PLAME de la MYPE

Empecemos recordando que el primero de enero de 2008 entró en vigencia el sistema de


Planillas Electrónicas, iniciándose así lo que algunos denominaron como la “Sunatización
Laboral”. En este sentido, a partir de la declaración jurada de enero 2008 se usó el PDT
601 – Planillas Electrónicas y a partir de la declaración jurada de noviembre 2011 se usa
el PDT 601 – Planilla Electrónica – PLAME.

La Planilla Electrónica no debe ser entendida como una herramienta de fiscalización


aislada, sino que es necesario complementarla con otras medidas. En esta línea, el ex
Ministro de Trabajo Jorge Villasante, en diálogo con Gestión, reconoció que la información
recabada a través de la Planilla Electrónica les permite contar con una línea de base para
establecer el número de trabajadores por actividad económica, tamaño de empresa o
ubicación geográfica a fin de identificar los sectores más vulnerables. Además, puntualizó
que para complementar la Planilla Electrónica, es necesario poner en marcha
herramientas adicionales como el uso de la boleta digitalizada y la implementación del
pago de las remuneraciones a través de las entidades bancarias.

Veamos algunos temas que vinculan el T-REGISTRO y la Planilla Electrónica – PLAME


con el Régimen Laboral Especial de la MYPE.

Registro del Declarante

Según la Cartilla de Instrucciones del T-REGISTRO para el Sector Privado (actualizada al


07-02-2013), en la pregunta ¿Es una empresa inscrita en el REMYPE?, el aplicativo
mostrará por defecto la opción “NO”. Entonces, el declarante que se encuentre inscrito en
el REMYPE, deberá elegir la opción “SÍ”.

Registro del Conductor de la Microempresa

La Cartilla de Instrucciones del T-REGISTRO aclara que si bien no existe relación de


subordinación y no tiene la condición de Trabajador, excepcionalmente y sólo para
efectos del aplicativo se incluirá en la categoría Trabajador al Conductor de la
Microempresa (Persona Natural) – Dec. Leg. Nº 1086.

El Código del Tipo de Trabajador es 71 (Conductor de la microempresa REMYPE –


D.Leg. 1086). En este tipo se registrará a la persona natural que es titular de una
microempresa perteneciente a una persona natural. Es necesario que la microempresa se
encuentre debidamente inscrita en el REMYPE. El registro le permitirá realizar su
afiliación a ESSALUD o al SIS y en el caso del régimen de pensiones, podrá afiliarse a la
ONP o una AFP. Téngase en cuenta que el ingreso atribuido se considera renta de
tercera categoría. Por otro lado, si el conductor de la microempresa se afilió al SIS, el
código de sus Ingresos (Tabla 22) es 0126 (Ingresos del Conductor de la Microempresa
afiliado al SIS). En tanto que si se afilió a ESSALUD, el código es 0127 (Ingresos del
Conductor de la Microempresa – Seguro Regular).

Registro de los Trabajadores de la MYPE

En cuanto al Régimen Laboral al que pertenece el trabajador, debemos elegir una de las
dos opciones de la Tabla 33 aplicables a los empleadores que señalaron encontrarse
inscritos en el REMYPE. Es decir, el tipo 16 (Microempresa D. Leg. 1086) o el tipo 17
(Pequeña Empresa D. Leg. 1086).

Con relación al Régimen Pensionario al que pertenece el trabajador en actividad, se debe


seleccionar una de las opciones de la Tabla 11.

Respecto al Régimen de Aseguramiento de Salud que le corresponde al trabajador, es


necesario señalar una de las opciones de la Tabla 32. El tipo 21 (SIS – Microempresa) se
habilitará solo para las microempresas que se hayan inscrito en el REMYPE.

Para terminar resta mencionar que conforme a la Tabla 22: Ingresos, Tributos y
Descuentos, las aportaciones de cargo del Empleador por concepto de Seguro Integral de
Salud – SIS tienen el código 0811.

6. Conclusión:

1) En principio, hay que subrayar que la MYPE juega un papel preeminente en el


desarrollo social y económico de nuestro país, al ser la mayor fuente generadora de
empleo y un importante agente dinamizador del mercado. Ahora bien, en un escenario
donde la dificultad de acceso al empleo formal y la precariedad del mismo son problemas
serios y de larga data que requieren soluciones sui géneris y duraderas, resulta necesario
revisar, a la luz del marco constitucional, cuál es el rol del Estado en materia de
promoción de la MYPE.

En efecto, constatada la inferioridad real en la que se encuentra la MYPE y en aras de


corregir tal desigualdad y, de este modo, alcanzar la igualdad material, se establece un
Régimen Laboral Especial para la MYPE. Así pues, la naturaleza de las cosas amerita
este trato diferenciado, en sintonía con lo dispuesto en el artículo 59º de la Carta Magna,
que establece que el Estado tiene el deber de promoción de las pequeñas empresas, y en
el marco de lo que en la doctrina constitucional se conoce como acción positiva —
affirmative action—, que se encuentra recogido, a su vez, en el artículo 103º de la
Constitución.

2) Bien entendido que la legislación laboral es uno de los instrumentos de promoción del
empleo y de la MYPE que tiene el Estado, dentro del marco normativo promotor de la
MYPE, se ha establecido un régimen laboral especial para este sector económico, a fin de
que los sobrecostos laborales, los costos de transacción y la carga tributaria no frenen su
formalización y crecimiento. Por ende, este régimen, diseñado pensando en las
características y la realidad de la MYPE, presenta ventajas sustanciales en comparación
con el régimen laboral general.

En definitiva, la legislación promotora de la MYPE debe ser integral, comprendiendo no


sólo los costos laborales y los impuestos, sino también las tasas, las contribuciones e
inclusive las sanciones y, además, sin distinguir en qué régimen tributario se encuentra la
empresa.

3) Téngase en cuenta que las exclusiones del Régimen Laboral Especial de la MYPE
buscan: desalentar las actividades consideradas no convenientes, evitar la atomización
empresarial, combatir el fraude y, asimismo, hacer que los derechos de los trabajadores
de las empresas que conforman un grupo económico sean los del régimen laboral que les
resulte aplicable en consideración al grupo económico en su conjunto y no solo a la vista
de una empresa del grupo aisladamente.

4) Entre los aspectos positivos del Régimen Laboral Especial de la MYPE se ha


destacado su naturaleza de permanente así como la incorporación de la Pequeña
Empresa. Empero, el citado régimen también ha sido objeto de duras críticas por quienes
sostienen que se puede terminar precarizando el empleo y que resulta discriminatorio.

No cabe duda de que el tema de los regímenes laborales especiales es controvertido. Hay
posiciones encontradas entre quienes están a favor de los mismos por estar diseñados
para realidades distintas y quienes están en contra por considerarlos discriminatorios.
Sobre el particular, el Tribunal Constitucional ha reconocido que el establecimiento de
regímenes laborales especiales a favor de determinados sectores económicos, como el
agro y la MYPE, atendiendo a las características singulares del mercado de trabajo de
estos segmentos, es decir, a causas objetivas y justificadas, constituyen medidas
legislativas diferenciadoras, pero no discriminadoras, que buscan la promoción del empleo
en dichos sectores económicos. Es más, la propia Ley ha establecido candados para
evitar que se termine desnaturalizando su objetivo.

5) Finalmente, debemos hacer notar que es necesario actualizar el Manual de Usuario del
REMYPE publicado en febrero 2016 a fin de efectuar algunas precisiones en temas como
los señalados en este trabajo. Igualmente, se requiere la actualización de la información
publicada en la página web del MTPE, pues en ciertos puntos se contradice con la
consignada en el Manual, con lo que en lugar de orientar se termina confundiendo a
quienes acceden a tal información.