Está en la página 1de 15

TRASTORNOS DEL LENGUAJE

Un “trastorno del habla y lenguaje” es un problema de la comunicación en el que


pueden estar relacionadas áreas auditivas, para comprender y para expresarse, y
las áreas motoras, relacionadas con el habla y la expresión oral.

“Un trastorno de lenguaje es la anormal adquisición, comprensión o expresión del


lenguaje hablado o escrito. El problema puede implicar a todos, uno o algunos de
los componentes fonológico, morfológico, semántico, sintáctico o pragmático del
sistema lingüístico. Los individuos con trastorno del lenguaje tienen
frecuentemente problemas de procesamiento del lenguaje o de abstracción de la
información significativa para almacenamiento y recuperación por la memoria a
corto o a largo plazo”.

American Speech-Language-Hearing Association (ASHA) en 1980

Los trastornos de lenguaje son complejos y difíciles de diagnosticar y serían


materia de una amplia documentación. A continuación proponemos la clasificación
reconocida a nivel internacional, un esquema que puede clarificar los grupos más
reconocidos para su identificación y un mayor análisis de las dislalias, afasias y
retrasos específicos y sencillos del lenguaje.

Dentro de los trastornos del lenguaje encontramos los trastornos de la


comunicación.

El DSM-IV propone la siguiente clasificación:

TRASTORNO DEL LENGUAJE EXPRESIVO

Trastorno del lenguaje expresivo o trastorno en el desarrollo del lenguaje


expresivo es una afección en la cual un niño tiene un nivel de vocabulario,
capacidad de composición de oraciones complejas y recuerdo de palabras por
debajo de lo normal de acuerdo con su edad.

La característica esencial de este trastorno es una deficiencia del desarrollo del


lenguaje expresivo demostrada mediante las puntuaciones obtenidas en
evaluaciones del desarrollo del lenguaje expresivo normalizadas y administradas
individualmente.
Criterios para el diagnóstico del trastorno del lenguaje expresivo

Trastornos del lenguaje expresivo


Las puntuaciones obtenidas mediante evaluaciones del desarrollo del lenguaje
expresivo, normalizadas y administradas individualmente, quedan
sustancialmente por debajo de las obtenidas mediante evaluaciones
normalizadas tanto de la capacidad intelectual no verbal como del desarrollo
A. del lenguaje receptivo. El trastorno puede manifestarse clínicamente a través
de unos síntomas que incluyen un vocabulario sumamente limitado, cometer
errores en los tiempos verbales o experimentar dificultades en la
memorización de palabras o en la producción de frases de longitud o
complejidad propias del nivel evolutivo del sujeto.
B. Las dificultades del lenguaje expresivo interfieren el rendimiento académico
O laboral o la comunicación social.
C. No se cumplen criterios de trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo
Ni de trastorno generalizado del desarrollo.
Si hay retraso mental, déficit sensorial o motor del habla, o privación
D. ambiental, las deficiencias del lenguaje deben exceder de las habitualmente
asociadas a tales problemas.

DIAGNOSTICO

Características para diagnosticarlo:

 Un habla limitada cuantitativamente.


 Una gama reducida de vocabulario.
 Dificultad para la adquisición de palabras nuevas.
 Errores de vocabulario o de evocación de palabras.
 Frases excesivamente cortas
 Estructuras gramaticales simplificadas.
 Limitación de las variedades de las estructuras gramaticales (p. ej., formas
del verbo).
 Limitación de las variedades de tipos de frases (p. ej., imperativos,
interrogantes).
 Omisiones de partes críticas de las oraciones.
 Utilización de un orden inusual de palabras y enlentecimiento en el
desarrollo del lenguaje.
 El funcionamiento no lingüístico (medido mediante tests de inteligencia
visuomanual) y las habilidades de comprensión del lenguaje están situados
habitualmente dentro de los límites normales.

El trastorno del lenguaje expresivo puede ser adquirido o evolutivo. En el tipo


adquirido se produce una insuficiencia del lenguaje expresivo tras un período de
desarrollo normal a consecuencia de una enfermedad neurológica o médica (p. ej.,
encefalitis, traumatismo craneal, irradiación). En el tipo evolutivo existe una
alteración del lenguaje expresivo que no está asociada a lesión neurológica alguna
de origen desconocido. Los niños con este tipo de trastorno suelen iniciar su habla
tardíamente y progresan con más lentitud de lo normal a través de los distintos
estadios del desarrollo del lenguaje expresivo.

TRATAMIENTO

El mejor método terapéutico para este trastorno es la terapia del lenguaje, cuyo
objetivo es incrementar el número de oraciones que el niño puede utilizar, lo cual
se hace por medio de técnicas de construcción en bloque y logopedia. Este
tratamiento es ejecutado por un terapeuta o profesional de la terapia del lenguaje,
el mismo es para niños y se ejecuta principalmente con ellos y los padres solo
participan en el acompañamiento.

MÉTODO QUE PUEDE UTILIZARSE

Para el diagnóstico del Trastorno Específico del Lenguaje a aquellos individuos


con un inicio tardío o un desarrollo lento del lenguaje oral, no explicado por un
déficit sensorial auditivo o motor, por deficiencia mental, trastornos
psicopatológicos, por deprivación socioafectiva ni lesiones, o disfunciones
cerebrales. Una de las principales reformas que incluye el decreto 1300, es en
función de este punto, en donde se clasifica a los TEL en:

TEL Expresivos: Puntuaciones tras evaluaciones del lenguaje expresivo quedan


por debajo de las obtenidas por las normas del desarrollo del lenguaje receptivo.
Se puede manifestar a través de síntomas como errores de producción de
palabras, incapacidad para utilizar los sonidos del habla en forma apropiada para
su edad, un vocabulario sumamente limitado, cometer errores en los tiempos
verbales, o experimentar dificultades en la memorización de palabras o en la
producción de frases de longitud o complejidad propias del nivel evolutivo. Las
dificultades interfieren con el rendimiento académico o comunicación social. No se
cumplen criterios de trastornos mixto del lenguaje receptivo-expresivo ni de
trastorno generalizado.

TEL Mixto: Puntuaciones tras evaluaciones del lenguaje expresivo quedan por
debajo de lo esperado para la edad del menor. Los síntomas incluyen los propios
del trastorno del lenguaje expresivo, así como dificultades para comprender
palabras, frases o tipos específicos de palabras, tales como términos espaciales.
Las dificultades interfieren con el rendimiento académico o comunicación social.
No se cumplen criterios de trastorno generalizado del desarrollo.
TRASTORNO MIXTO DEL LENGUAJE RECEPTIVO-EXPRESIVO

CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO

Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo

A. Las puntuaciones obtenidas mediante evaluaciones del desarrollo del lenguaje


receptivo y expresivo, normalizadas y administradas individualmente, quedan
sustancialmente por debajo de las obtenidas mediante evaluaciones normalizadas
de la capacidad intelectual no verbal. Los síntomas incluyen los propios del
trastorno del lenguaje expresivo, así como dificultades para comprender palabras,
frases o tipos específicos de palabras, tales como términos espaciales.

B. Las deficiencias del lenguaje receptivo y expresivo interfieren significativamente


el rendimiento académico o laboral, o la comunicación social.

C. No se cumplen los criterios de trastorno generalizado del desarrollo.

D. Si hay retraso mental, déficit sensorial o motor del habla o privación ambiental,
las deficiencias del lenguaje exceden de las habitualmente asociadas a estos
problemas.

Nota de codificación: si hay un déficit sensorial o motor del habla o una


enfermedad neurológica, se codificarán en el Eje III.

DIAGNOSTICO

Características para diagnosticarlo

Un sujeto afectado por este trastorno experimenta las dificultades asociadas a un


trastorno del lenguaje expresivo (p. ej., un vocabulario sensiblemente limitado,
errores en los tiempos verbales, dificultad para recordar palabras o producir frases
de longitud o complejidad propias de su edad evolutiva, dificultad general para
expresar ideas) y también experimenta problemas en el desarrollo del lenguaje
receptivo (p. ej., dificultad para comprender palabras, frases o tipos específicos de
palabras). En los casos leves pueden observarse dificultades sólo para
comprender tipos particulares de palabras (p. ej., términos espaciales) o frases (p.
ej., frases complejas del tipo «si-entonces »). En los casos más graves cabe
observar alteraciones múltiples, que incluyen la incapacidad para comprender el
vocabulario básico o frases simples, así como déficit en distintas áreas del
procesamiento auditivo (p. ej., discriminación de sonidos, asociación de sonidos y
símbolos, almacenamiento, rememoración y secuenciación). Puesto que el
desarrollo del lenguaje expresivo en la infancia descansa en la adquisición de
habilidades receptivas, virtualmente nunca se observa un trastorno puro del
lenguaje receptivo (análogo a una afasia de Wernicke en los adultos).
El trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo puede ser adquirido o
evolutivo. En el tipo adquirido se produce una afectación del lenguaje receptivo y
expresivo tras un período de desarrollo normal a consecuencia de una
enfermedad neurológica o médica (p. ej., encefalitis, traumatismo craneal,
irradiación). En el tipo evolutivo existe una alteración del lenguaje receptivo y
expresivo que no está asociada a afectación neurológica alguna de origen
conocido. Este tipo se caracteriza por un ritmo lento del desarrollo del lenguaje
donde el habla puede iniciarse tardíamente y avanzar con lentitud a través de los
sucesivos estadios del desarrollo del lenguaje.

TRATAMIENTO

La logopedia y la terapia del lenguaje son el mejor método para este tipo de
trastorno del lenguaje.

Además, se recomienda la terapia psicológica (psicoterapia, asesoría o terapia


conductual cognitiva) debido a la posibilidad de problemas emocionales o de
conducta conexos.

MÉTODOS QUE PUEDEN UTILIZARSE

Se pueden aplicar exámenes estandarizados del lenguaje expresivo y receptivo si


se sospecha que el niño presenta este trastorno. También se le debe hacer un
audiograma para descartar la posibilidad de sordera ya que esta es una de las
causas más comunes de los problemas del lenguaje.

Todos los niños a quienes se les diagnostica esta afección deben ser examinados
por un neurólogo o por un especialista en el desarrollo pediátrico para determinar
si se puede neutralizar la causa.

TRASTORNO FONOLÓGICO

Es un tipo de trastorno del habla conocido como trastorno de la articulación.

Los niños con trastorno fonológico no utilizan ninguno o utilizan sólo algunos de
los sonidos del habla que se esperan para su grupo de edad.

El trastorno fonológico es la incapacidad para el uso de los sonidos del lenguaje


que son apropiados según la edad y el dialecto (errores en la producción de
sonidos, sustitución de unos por otros y omisiones de consonantes finales…) Falla
en el desarrollo del lenguaje e incide negativamente en sus logros académicos y
relaciones sociales.

La producción fonológica incluye tres niveles:

 Respiración.
 Fonación: mecanismo vibratorio requerido en la producción de fonemas
sonoros.
 Articulación: configuración de sonidos en fonemas específicos.
 Según sea más sencilla o compleja la maniobra articulatoria, así
pronunciará el niño, antes o después, el fonema.

CRITERIOS

A. Incapacidad para utilizar los sonidos del habla esperables evolutivamente y


propios de la edad e idioma del sujeto (p.e. errores de la producción, utilización,
representación u organización de los sonidos tales como sustituciones de un
sonido por otro (utilización del sonido /t/ en lugar de /k/ u omisiones de sonidos
tales como consonantes finales).

B. Las deficiencias de la producción de los sonidos del habla interfieren el


rendimiento académico o laboral, o la comunicación social.
C. Si hay retraso mental, déficit sensorial o motor del habla, o privación ambiental,
las deficiencias del habla exceden de las habitualmente asociadas a estos
problemas.

Nota de codificación: si hay un déficit sensorial o motor del habla o una


enfermedad neurológica, se codificarán en el Eje III.

DIAGNOSTICO

 El trastorno fonológico incluye errores de la producción fonológica (esto es,


de la articulación) que comportan la incapacidad para producir
correctamente sonidos del habla, así como una serie de problemas
fonológicos de índole cognoscitiva que implican un déficit para la
categorización lingüística de los sonidos del habla (p. ej., dificultad para
seleccionar los sonidos del lenguaje que dan lugar a una diferencia de
significado).
 La gravedad oscila entre un efecto muy escaso o nulo sobre la inteligibilidad
del habla hasta un habla completamente ininteligible.
 Habitualmente, se considera que las omisiones de sonidos son más graves
que las sustituciones de sonidos, las cuales, a su vez, son más graves que
las distorsiones de sonidos.
 Los sonidos que más frecuentemente se articulan mal son los de
adquisición más tardía en la secuencia del desarrollo (l, r, s, z, ch), pero en
los sujetos de menor edad o más gravemente afectados también pueden
afectarse las consonantes y vocales de desarrollo más temprano.
 El ceceo (esto es, la articulación deficiente de sibilantes) es particularmente
frecuente.
 El trastorno fonológico puede comportar asimismo errores de selección y
ordenamiento de los sonidos en las sílabas y palabras (p. ej., sol por los).
TRATAMIENTO

Las formas más leves de este trastorno pueden desaparecer espontáneamente.

La logopedia puede servir para los síntomas o problemas del lenguaje más graves
que no mejoran. La terapia puede ayudarle al niño a crear el sonido, por ejemplo,
mostrándole dónde colocar la lengua o cómo poner los labios al hacer el sonido.

MÉTODOS QUE PUEDEN UTILIZARSE

Los niños se deben examinar para trastornos como:

 Trastornos cognitivos (como discapacidad intelectual)


 Deterioro auditivo
 Afecciones neurológicas (como parálisis cerebral)
 Problemas físicos (como paladar hendido)
El médico debe preguntar acerca de cuestiones como si en la casa se habla más
de un idioma o un cierto dialecto.

TARTAMUDEO

Es un trastorno del habla en el cual los sonidos, sílabas o palabras se repiten o


duran más tiempo de lo normal. Estos problemas causan una ruptura en el flujo
del lenguaje (llamado disfluencia o falta de fluidez).

CRITERIOS

A. Alteración de la fluidez y la organización temporal normales del habla


(adecuadas para la edad del sujeto), caracterizada por ocurrencias frecuentes de
más de los siguientes fenómenos:

1. Repeticiones de sonidos y sílabas y prolongaciones de sonidos


3. Interjecciones
4. Palabras fragmentadas (p.e. pausas dentro de una palabra)
5. Bloqueos audibles o silenciosos (pausas en el habla)
6. Circunloquios (sustituciones de palabras para evitar palabras
problemáticas)
7. Palabras producidas con un exceso de tensión física
8. Repeticiones de palabras monosilábicas (p. ej. “Yo-yo-yo le veo”)

B. Las deficiencias de la producción de los sonidos del habla interfieren el


rendimiento académico o laboral, o la comunicación social.

C. Si hay retraso mental, déficit sensorial o motor del habla, o privación ambiental,
las deficiencias del habla exceden de las habitualmente asociadas a estos
problemas.
DIAGNOSTICO

El tartamudeo en general es diagnosticado por un fonoaudiólogo, un profesional


que está educado especialmente para evaluar y tratar a individuos con trastornos
de la voz, el habla y el lenguaje. El diagnóstico se basa generalmente en la
historia del trastorno, como por ejemplo, cuándo se notó por primera vez y bajo
qué circunstancias, así como una evaluación completa del habla y las capacidades
del idioma.

Los síntomas del tartamudeo pueden abarcar:


 Sentirse frustrado al intentar comunicarse
 Hacer pausas o dudar al empezar o durante las oraciones, frases o
palabras, con frecuencia con los labios juntos
 Poner (interponer) sonidos o palabras extras ("fuimos a... uh... la tienda")
 Repetir sonidos, palabras, partes de palabras o frases ("yo quiero... yo
quiero mi muñeca", "yo... yo te veo" o "Pue-pue-puedo")
 Tensión en la voz
 Sonidos muy largos dentro de las palabras ("yo soy Booooobbbby Jones" o
me "guuuuuusta")

Otros síntomas que podrían verse con el tartamudeo abarcan:


 Parpadeo del ojo
 Movimientos involuntarios de la cabeza u otras partes del cuerpo
 Movimiento espasmódico de la mandíbula

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, el diagnóstico


de la tartamudez también puede incluir lo siguiente:

 Antecedentes detallados del desarrollo del trastorno

 Evaluación de las habilidades del lenguaje y el habla por parte de un


logopeda

TRATAMIENTO

No existen terapias perfectas para el tratamiento del tartamudeo. La mayoría de


los casos tempranos duran poco y se resuelven espontáneamente.

La terapia del lenguaje (logopedia) puede servir si:

 El tartamudeo ha durado más de 3 a 6 meses o el "bloqueo" del habla dura


varios segundos
 El niño parece estar luchando cuando tartamudea o se siente avergonzado
 Hay antecedentes familiares de tartamudeo
 La logopedia puede ayudar a hacer que el discurso sea más fluido o suave
y a que el niño se sienta mejor respecto a su tartamudeo.
A los padres se los estimula a:

 Evitar expresar demasiada preocupación acerca del tartamudeo, lo cual


puede llevar a que el asunto realmente empeore, haciendo que el niño esté
más inhibido
 Evitar situaciones sociales estresantes, en lo posible
 Escuchar pacientemente al niño, mirarlo a los ojos, no interrumpirlo y
mostrarle amor y aceptación. Evite terminar oraciones por él
 Sacar tiempo para charlar con él
 Hablar abiertamente acerca del tartamudeo cuando el niño lo mencione,
haciéndole saber que usted entiende su frustración
 Hablar con el terapeuta del lenguaje acerca de cuándo corregir
delicadamente el tartamudeo

La terapia farmacológica para el tartamudeo NO ha demostrado ser de utilidad.

No está claro si los dispositivos electrónicos ayudan con el tartamudeo.

Los grupos de autoayuda a menudo son útiles tanto para el niño como para la
familia.

TRASTORNO DE LA COMUNICACIÓN NO ESPECIFICADO

Esta categoría se reserva para trastornos de la comunicación que no cumplen los


criterios de ningún trastorno de la comunicación específico; por ejemplo, un
trastorno de la voz (esto es, una anormalidad del volumen, calidad, tono o
resonancia vocales).

AFASIA

Por afasia se entiende una incapacidad parcial o total para usar el lenguaje. Los
problemas varían desde dificultades para encontrar las palabras hasta una
COMPLETA incapacidad para hablar. Algunas personas tienen problemas en
comprender lo que dicen los demás, otras presentan problemas al leer, escribir o
al tener que operar con números. En otros casos, las personas pueden tener
problemas al querer expresar lo que quieren comunicar, aunque conservan intacta
la comprensión. En la afasia se debe determinar en cada paciente las alteraciones
específicas del habla y del lenguaje.

Las afasias son alteraciones del lenguaje con problemas en el procesamiento del
lenguaje (comprensión ó producción) por disfunción o daño cerebral.

Pueden ser de emisión o de comprensión, llamadas también sensoriales


receptivas o motoras-expresivas.

Pueden darse en el lenguaje verbal, escrito y por señas. Así, pueden ser:
Expresiva, motora, no fluida o de Broca.

Receptiva, sensorial, fluida o de Wernicke.

AFASIA DE BROCA O MOTORA (LESIÓN EN EL HEMISFERIO DOMINANTE)

Se pierde el habla porque el programa motor gramatical no llega al área 4, en la


porción correspondiente a los músculos laríngeos y respiratorios.

Los sujetos con este trastorno emiten pocas palabras (escritas o habladas) y
presentan grandes dificultades para producirlas.

La afasia motora es un tipo de afasia no fluida o expresiva y se caracteriza por


patrones de articulación del habla difíciles de entender. La afasia motora y otros
problemas de lenguaje relacionadas, como las afasias puras o con fluidez, se
originan en el cerebro y puede ser causada por un traumatismo, accidente
cerebrovascular u otros problemas que afectan el cerebro.

Criterios

 Lenguaje telegráfico
 Tienden a omitir todas las palabras de la frase excepto las más
significativas y suelen hablar o escribir de forma telegráfica
 Habla agramaticalmente: No conjuga verbos, no usa preposiciones, usa
más sustantivos
 Entiende cosas simples
 No comprende cosas muy complejas o gramaticalmente importantes
 Tiene anomia (sin nombre)
 Problemas de articulación

Tratamiento

Muchas opciones están disponibles para el tratamiento de la afasia motora. Una


forma muy popular de tratamiento, llamado terapia de entonación melódica , se
basa en la observación de que las personas con afasias evitando que las líneas
que hablan de texto en la conversación a menudo son capaces de cantar las
mismas palabras o frases. El objetivo de la terapia es enseñar a los individuos con
afasia motora para comprender y producir lenguaje basado en sus cualidades
melódicas. Las partes del cerebro responsables de la música y la melodía son, en
esencia, sustituido por los centros del lenguaje dañadas.
AFASIA DE WERNICKE O AFASIA SENSORIAL

En los casos de afasia de Wernicke hay una lesión en el área de Wernicke en el


hemisferio dominante, en el giro temporal superior y gran parte del lóbulo parietal
inferior.

Criterios

 Los sujetos pueden producir palabras escritas y habladas


 Pero no saben lo que dicen
 Hablan en forma fluida pero sin significado
 Emplean la gramática correcta

AFASIA DE CONDUCCIÓN

Según Cardinali (2007), entre otros autores, hay una afasia de conducción debida
a la lesión en el fascículo arcuato. Se conserva la comprensión, pero con palabras
huecas”.

Las personas con afasia de conducción fallan al ejecutar órdenes en las que está
implicado el esquema corporal, sobre todo si suponen una orientación
derecha/izquierda. La repetición está muy gravemente alterada y estos pacientes
no consiguen repetir correctamente frases, ni sílabas ni palabras.

La denominación está también gravemente comprometida. Los neologismos y


parafasias son de tipo semántico. La lectura en voz alta está muy afectada, pero el
paciente puede entender bastante bien los textos y las órdenes escritas. La
escritura está repleta de paragrafias.

Diagnóstico

Afásicos de conducción son capaces de una conversación normal, por lo que


libremente conversar es la primera oportunidad para darse cuenta de los signos de
la enfermedad. Los pacientes hablar con normalidad, pero incluyen parafasias
ocasionales. Cuando se le preguntó a repetir algo, el paciente será incapaz de
hacerlo sin mayor dificultad, intentar varias veces para autocorregirse. Cuando se
hace una pregunta, sin embargo, los pacientes pueden responder de forma
espontánea y fluida.

Existen varias baterías de pruebas estandarizadas para el diagnóstico y


clasificación de las afasias. Estas pruebas son capaces de identificar afasia de
conducción con una precisión relativa. El Boston Diagnostic Afasia Examen y la
occidental Afasia Batería dos baterías de pruebas utilizadas para el diagnóstico de
afasia de conducción. Estos exámenes incluyen una serie de pruebas, que
incluyen pedir a los pacientes a los cuadros de nombre, leer las palabras
impresas, cuente en voz alta, y repetir palabras y no palabras.
Tratamiento

El tratamiento para la afasia es generalmente individualizado, centrado en las


mejoras de lenguaje y comunicación específicas, y el ejercicio regular con tareas
de comunicación. Terapia regular para afásicos de conducción se ha demostrado
que resulta en una mejora constante en la afasia batería occidental. Sin embargo,
afasia de conducción es una afasia leve y afásicos conducción puntuar alto en el
WAB al inicio del estudio.

Diagnóstico y tratamiento de las afasias

Ante la presunción de afasia, es fundamental para el médico realizar un examen


COMPLETO a través de una cuidadosa y detallada historia clínica. Si el paciente
posee un estado medianamente grave de la enfermedad, en la que hay pocas
posibilidades de comunicación, será necesaria la participación de un familiar, o de
alguna persona cercana para poder proporcionar los datos necesarios, a fin de
componer un estado pre-patológico del paciente.

Factores como la edad, el tiempo transcurrido desde el comienzo de la afección, el


tipo y la extensión de la lesión originaria de la afasia, también conforman un canal
de información fundamental para el diagnóstico y tratamiento del paciente.

Es también de suma importancia concretar un diagnóstico diferencial con ciertos


estados que pueden semejarse, como por ejemplo, el mutismo de la demencia
precoz, la idiocia o el mutismo histérico. Los antecedentes y demás
manifestaciones somáticas podrán establecer la identificación del cuadro.

Una vez establecido el diagnóstico se debe determinar su variedad, su grado de


severidad y la etapa de evolución en que se encuentra. Los estudios para detectar,
cuantificar y definir el tipo, gravedad y estadio de la afasia utilizados generalmente
son la Tomografía Axial COMPUTADA, la Resonancia Magnética Nuclear, la
Tomografía por Emisión de Positrones o la Medición del Flujo Sanguíneo Cerebral
Regional, para mencionar algunos y a modo informativo.

DISFASIA

Disfasia es la pérdida parcial del habla debida a una lesión cortical en las áreas
específicas del lenguaje.

Este déficit en el lenguaje oral se caracteriza, además de por un retraso


cronológico en la adquisición del lenguaje, por importantes dificultades específicas
para la estructuración del mismo, produciéndose así, conductas verbales
anómalas que se traducen en una desviación respecto a los procesos normales de
adquisición y desarrollo del lenguaje.

Resulta difícil establecer la frontera entre retraso del lenguaje y disfasia, muchas
veces el diagnóstico viene determinado por la falta de evolución ante la
intervención y el nivel de la gravedad de la sintomatología. Los trastornos
disfásicos tienen peor evolución con una intervención sistemática. Nosotros
tomaremos como criterios de distinción, la mayor gravedad de los indicadores y la
persistencia de esa gravedad. En el retraso del lenguaje, aunque en un momento
determinado pudiera constatarse como de la misma gravedad que una disfasia,
encontraríamos una mejor evolución, como consecuencia, no solo de la
intervención, sino también porque los factores ambientales dificultadores
asociados, van perdiendo fuerza frente a esa buena intervención y orientación
escolar y familiar.

Criterios

 el aprendizaje tardío del lenguaje y largos períodos de silencio;


 un discurso poco estructurado;
 trastornos de la fonación con palabras a veces incomprensibles;
 falta de vocabulario;
 problemas con la sintaxis;
 dificultades con la comprensiónl;
 dificultades escolares;
 problemas en concentrarse.
 problemas congnitivos con retraso psicomotriz.

Diagnostico

Es necesario consultar con un médico desde que aparecen los primeros síntomas
de disfasia para hacer una valoración. Se suele realizar una entrevista con la
familia lo cual permite un mejor conocimiento del niño y su desarrollo. También es
recomendable una evaluación con un otorrinolaringólogo para valorar su audición.
A veces es aconsejable hacer pruebas adicionales con evaluaciones psicológicas
y psicomotrices. Después de haber descartado una causa de origen orgánico, se
puede consultar con un Logopeda que someterá al niño a pruebas de compresión,
sintaxis y expresión.

Tratamiento

El niño realizará sesiones de rehabilitación. La implicación de la familia es


necesaria para el éxito del tratamiento.

RETRASO ESPECÍFICO Y SIMPLE DEL LENGUAJE

RETRASO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE

La comprensión del lenguaje por parte del niño es inferior al nivel adecuado a su
edad mental.
Suele haber alteraciones en la pronunciación de los fonemas y en la expresión.
Por regla general, son niños que inician el lenguaje a una edad tardía, en torno a
los tres años.

Algunos autores lo incluyen dentro del grupo de las disfasias.

RETRASO SIMPLE DEL LENGUAJE

Disfunción del lenguaje de tipo evolutivo con desfase cronológico.

Dificultades en la comprensión de órdenes sencillas, escaso vocabulario,


dificultades en la lateralización y una escasa función lúdica del lenguaje.

Aparece en niños en los que no se encuentran alteraciones de tipo intelectual,


relacional, motriz o sensorial, aunque afecta a más de un módulo del lenguaje, en
especial a la fonología y la sintaxis. Lo más normal es que se presente como una
insuficiencia del aspecto lingüístico a nivel expresivo, comprensivo y articulatorio.

El retraso simple se da en niños que no presentan, por lo tanto, ningún tipo de


patología, pero que por cualquier circunstancia tardan más tiempo en alcanzar la
comprensión del lenguaje. Parece ser que se da más en niños con bilingüismo. on
una buena intervención del logopeda este retraso se corrige con cierta facilidad
logrando que el niño hable correctamente a los cinco o seis años.

DIAGNOSTICO

Lo PRIMERO es determinar si existe patología, confirmar que la condición del


niño es efectivamente patológica y no un habla o lenguaje propio de su edad.

Se COMPLETARÁ una anamnesis completa; su desarrollo psicomotor global, el


desarrollo del lenguaje, se buscará dirigidamente antecedentes mórbidos
personales y familiares, se analizará su interacción con el medio y se evaluará la
existencia de antecedentes psicosociales y eventualmente informes escolares.

Se realiza un examen físico COMPLETO con énfasis en: evaluar órganos


fonatorios, especialmente en relación a malformaciones (paladar fisurado, etc),
alteraciones en examen físico segmentario (ejemplo: macroglosia, severa
hipertrofia amigdaliana, compromiso neurológico, etc.), confirmación clínica a nivel
visual y auditivo, evaluar el habla y el lenguaje a través de preguntas directas al
niño, a sus padres, y observando el diálogo espontáneo en la consulta.

Análisis del lenguaje y del habla; pruebas estandarizadas.

Se solicitarán exámenes de laboratorio pertinentes según hallazgos clínicos


(audiometría, potenciales evocados auditivos, impedanciometría, neuroimágenes,
etc).
TRATAMIENTO

El tratamiento de los retrasos del lenguaje consiste en efectuar una


reestimulación, contemplando los procesos alterados (dislalias, trastornos
semánticos) y la existencia o no de problemas asociados en aprendizaje
lectoescritor.

Frecuentemente se aborda el tratamiento con dos estrategias: intervención


indirecta e intervención directa.

La intervención indirecta tiene por objeto conseguir la maduración de los


ÓRGANOS fonatorios y por lo tanto sus apartados son similares a los que hemos
mencionado al hablar de la estimulación del lenguaje oral en la Educación Infantil
aunque, cuando hablamos de dislalias funcionales, su finalidad es ya más
correctiva que preventiva y los ejercicios, aunque han de seguir siendo motivantes,
tienen un componente menos lúdico.

La intervención directa intenta la articulación del fonema-problema y la


generalización de éste en el lenguaje espontáneo. CONTINÚA con ejercicios del
tratamiento directo pero incide fundamentalmente en el punto y modo de
articulación.