Está en la página 1de 12

Viktor Frankl

_________________________________________________________

Alejandro Clavero | Diego Medina | Viviana Soto Zúñiga | Camila Vera

Fundamentos y técnicas en psicoterapia Humanista.


Segunda Entrega.
Prof. Felipe Concha

22 Septiembre 2019,
Santiago.
1 Noción de Ser Humano.

Viktor Frankl propone que para indagar lo que es ser persona hay que recurrir al existencialismo
y a la psicología humanista, sin embargo hay un factor que él toma en cuenta, que según
Domínguez es una visión personalista, “su visión del ser humano va más allá: es una visión que
podríamos calificar en rigor de personalista, es decir, sitúa a la persona en el centro de su
reflexión filosófica, la considera el ser más digno y valioso y desarrolla un pensamiento en
tomo a ella” (2003, p. 175).

Al hablar de ser humano, a modo general, se le relaciona con los primates, ya que se dice que
provenimos de los hommo sapiens, que somos capaces de pensar por nosotros mismos; pero
para Frank la noción de ser humano va más allá, toma en cuenta otros aspectos, tal como la
libertad, la responsabilidad y el sentido existencial. Para Viktor Frankl todo esto se puede ver
interactuando a la vez cuando se habla de que la persona actúa como estructura
tridimensional: “la persona es unidad y totalidad, pero es tal en sus tres dimensiones: física,
psíquica y espiritual” (Domínguez, 2003, p.182). La relación que existe entre las tres
dimensiones es tal, que cada una necesita de la otra (esto no quiere decir que a partir de una
nazca una nueva), sin embargo “la dimensión espiritual sólo nos es dada a conocer en
coexistencia con lo psicofísico” (Domínguez, 2003, p.183); para Frankl lo espiritual es lo propio
y lo personal de cada persona, según Domínguez (2003) “para Frankl lo espiritual es una
dynamis, individualizante, lo irreductible en cada uno, lo que en cada uno le permite decidir
libremente y responsabilizarse de su propia vida y, sobre todo, la capacidad de descubrir y
adherirse a un sentido existencial” (p.183), se puede entender entonces, que lo espiritual es lo
que personaliza a la parte psicosomática, lo que hacen que el cuerpo y la psique sean personales
de cada persona. Domínguez (2003) menciona que “Frankl aclara que lo somático es mucho
más que lo físico: lo somático humano desborda lo físico. Por ello, el cuerpo, además de
condicionante, es, para la persona, posibilitante” (p.183), por ende se entiende que lo corporal
necesita de lo psíquico como aquello que lo actualiza, que lo realiza, dada su plasticidad e
indeterminación.
Dentro de la noción de ser humano que tiene Viktor Frankl, habla de la libertad, responsabilidad
y el sentido existencial, donde cada una juega un papel importante para lo que significa ser
persona para este autor.

1. Libertad: es la que nos permite elegir el rumbo de nuestra vida, lo que hace que sea
una vida auténtica para cada persona. En su texto Domínguez (2003) expone dos tipo
de libertad que hace referencia Frank:

a) Libertad-de: la persona es libre pero no absolutamente, sino que está


condicionada por componentes biológicos, sociales y psicológicos. Según
Domínguez (2003) “la persona no es libre frente o contra unos impulsos sino
sobre ellos” (p.186). En este punto la libertad nos permite disponer de
nuestros propios impulsos, los cuales son el motor del psiquísmo. “En este
sentido, el 'yo' no es un títere del 'ello' sino que el 'ello' siempre lo es de un
'yo', que es quien tiene la fuerza. Y cuando la persona, de hecho, se ve
arrastrada por diversas tendencias externas o internas, es porque así lo ha
decidido” (Domínguez, 2003, p.186).

b) Libertad-para: la persona tiene capacidad para el compromiso y la


responsabilidad. “La persona no lucha principalmente por su vida, sino por
llenar de contenido su vida. Y estas razones que llenan la vida del ser
humano son el sentido y los valores” (Domínguez, 2003, p.188).

2. Responsabilidad: la libertad viene de la mano con la responsabilidad, ser libre


siempre es para optar o no optar por algo (en relación a los valores que cada persona
tenga), por ende la persona tiene que elegir libremente la realización o no realización de
las cosas; es por esto que nace la responsabilidad, “surge al darse cuenta la persona que
hay tareas que sólo a ella le compete realizar” (Domínguez, 2003, p.188). Por otra parte,
la persona al hacerse responsable de la circunstancia y de las posibilidades que se le
ofrecen, y poder realizarlas, la persona ha ganado para su realidad esa posibilidad,
Domínguez (2003) “En este sentido, dice Frankl, el pasado es la forma más segura de
existir” (p.189).

La libertad y la responsabilidad van de la mano, ya que son propias de cada persona y tienen
relación con lo espiritual, a raíz de esto es que se entiende que la libertad es posible siempre,
ya que a pesar de las adversidades se puede lograr, por lo que la persona va a tener siempre la
capacidad de elegir y tomar distancia sea cual sea la circunstancia. Frankl lo denomina el poder
de obstinación de la mente, “quizás no se pueda evitar la presión del ambiente (externo o
interno), ni el miedo ante ciertas circunstancias, ni el dolor. Pero de la actitud tomada ante las
circunstancias, el miedo o el dolor es dueña la persona. La actitud que se adoptará se escoge
libremente y de ella depende su propio futuro” (Domínguez, 2003, p.189).

3. El sentido Existencial: El sentido consiste en un horizonte axiológico que pide ser


realizado. Y, en la mayor parte de los casos, esto implica que el sentido consiste en
realizar algo o en encontrarse con alguien (Domínguez, 2003, p.190). Por otro lado
a raíz del sentido nace el vacío existencial, el cual surge por el hecho de que los
instintos e impulsos biológicos de las personas sean poco concretos, unido a que las
tradiciones culturales y la transmisión de valores han desaparecido poco a poco, los
cuales orientaban el comportamiento, por lo que “ha dado lugar a un incremento del
fenómeno de la pérdida de sentido existencial, de la sensación de absurdo en la propia
existencia”(Domínguez, 2003, p.189).

2 Características del Ser Humano

A. Persona como ser individual, unidad inescindible: no es una persona intercambiable,


“nadie puede vivir, ni querer, ni sentir, ni morir por uno mismo” (Domínguez, 2003,
p.175).
B. La persona no es sólo un in-dividuum, sino también insummabile: no puede ser
nunca la persona parte de un todo de índole superior, la totalidad más digna es la propia
persona.
C. La dimensión comunitaria de la persona: “la comunidad se presenta como el lugar
natural de la persona y diferenciando esta comunidad de otras formas colectivas como
la mera asociación de personas y, sobre todo, de la masa” (Domínguez, 2003, p.176).
D. La persona es un ser comunitario y dialógico, porque es una realidad abierta:
abierta al mundo, a sí misma, al otro y a la trascendencia.
E. Cada persona es una novedad absoluta: la persona es novedad continua porque, en
el seno de sus posibilidades, la persona va determinando quién quiere ser. “Su biografía
es su propia obra” (Domínguez, 2003, p.178).
F. La persona es la antítesis de una cosa de algo radicalmente acabado y
condicionado:” la persona es completa novedad, capacidad continua de autonomía y
autocreación, de libertad y responsabilidad, por eso no puede ser llamado cosa”
(Domínguez, 2003, p.178).
G. La persona es aquel ser que puede decidir más allá de sus limitaciones biológicas,
psíquicas o sociales: de esta manera, el ser humano es aquél que es capaz de construir
su propia realidad. “La persona tiene que hacer su propia existencia no en absoluto, sino
desde un sentido existencial que descubre” (Domínguez, 2003, p.179).
H. La persona posee dignidad. Su dignidad: “la dignidad de la persona es tal al margen
de todo valor utilitario y de toda situación concreta. La persona es un fin, nunca un
medio. Y es que la persona permanece indemne y sana aun en situaciones de enfermedad
física o psíquica” (Domínguez, 2003, p.180).
I. La persona es constitutivamente llamada: y su responsabilidad es la respuesta; “el
hombre apunta por encima de sí mismo hacia algo que no es él mismo, hacia algo o
hacia alguien” (Frankl, 1991 p.21).
J. La propia persona es Deseo de absoluto: búsqueda que comienza en su propio
interior.
K. La temporalidad de la existencia humana: “lo más destacable de su análisis es la
afirmación de que, así como el futuro es versátil y disponible (…), el pasado es lo ya
ganado, lo ya acabado y conservado. La transitoriedad de la vida se refiere, por tanto, al
futuro, a las posibilidades realizables” (Domínguez, 2003, p.181).

2 Teoría de la personalidad

¿Cómo se forma la personalidad según Frankl?

Según Viktor Frankl y su logoterapia, la personalidad se forma mediante las situaciones que la
persona enfrenta. Las vivencias favorables y adversidades van construyendo a la persona y la
orientan en la búsqueda del sentido. También enfatiza en una “ontología
dimensional”,(interacción entre factores espirituales, físicos y psíquicos) pero en otras
ocasiones, la presencia y la influencia de estos elementos en la propia génesis personal.
(Furnica, 2003). “El tipo biológico y el carácter psicológico son cosas que la persona posee.
Los seres humanos “poseen” estas condiciones pero “son” personas” (Frankl, 1970, pp 151).

Frankl veía la personalidad como un resultado del desarrollo, mientras que su formación toma
lugar a través de la persona: “El ser humano es una persona y se vuelve una personalidad”
(Frankl 1970, 151). Así es como la estructuración de la personalidad va tomando espacio, con
el diálogo permanente que la persona hace consigo misma y con el mundo externo
(Furnica,2003).

¿Cómo se clasifican los tipos de personalidad en la corriente?

Si bien Frankl no clasifica tipos de personalidad específicos debido a que la personalidad está
en constante cambio al incorporar nuevas experiencias teniendo una característica no estática
(Diaz, 2016), existen factores que pueden ser importantes al momento de determinar cierta
personalidad y en la búsqueda del sentido, uno de ellos es la etapa de crecimiento, en el cual
según Díaz & Bercena (2016) se pueden distinguir tres características o fases:

El Conocerse o definir la interioridad propia de manera detallada, con resolver el profundo


interrogante existencial ¿quién soy?. El Ubicarse en el mundo ocupando una posición que
coincida con la visión realista que se tiene de uno mismo. Y el Proyectarse o trazarse una
trayectoria de vida que dirija la interrogante ¿hacia dónde debo-quiero-espero y puedo llegar?.

El pasar por las fases de crecimiento ayuda a la búsqueda del sentido y a definir la personalidad
del ser humano, o más bien, de manera libre y voluntaria el quien decido ser.

¿Qué caracteriza a cada personalidad?

Lo que caracteriza a cada personalidad, es más bien lo que caracteriza a cada persona, el ser
libre o tener la capacidad de elección.

“Y mi ser persona significa libertad, libertad de llegar a ser una personalidad”(Frankl 1990, pp
226). En esta frase Frankl definió el ser persona como “lo que es libre en el ser humano” y le
entrega un valor importante a la autonomía, entendiendo que el sentido de la vida solo puede
llegar a realizarse por medio de la actividad, siendo parte de la propia existencia del ser.
“La autonomía permite en mayor o menor medida que el individuo desarrolle su personalidad
hasta el punto de tener un sentido de la vida, y ofrece en mayor o menor medida posibilidades
para su realización” (Sánchez, 2005)

3 Concepción de Salud y patología

El término logoterapia, proviene de la palabra “logos” (sentido o propósito). Para la época, Viktor Frankl
produce otro camino (pero compartido) en la psicología, en donde el concepto principal es la voluntad
de sentido y no del principio del placer como el psicoanálisis además de contrastar con la voluntad de
poder de Adler. Esta terapia propuesta “permite hacer frente a la neurosis noógena, es decir, aquella
neurosis que no nace de los conflictos entre impulsos e instintos, sino más bien de los conflictos morales,
espirituales o existenciales” (Rozo, 1998). La logoterapia tiene como propósito ayudar a encontrar el
sentido de la vida del consultante. Como mencionamos anteriormente la logoterapia no solo tiene
como objetivo hacer frente a las neurosis noógenas, sino que también posee técnicas para afrontar
neurosis que carecen de contenido existencial como las obsesiones, las fobias entre otras. Estas neurosis
tienen algo en común y es la ansiedad anticipatoria. Para poder enfrentar este problema la logoterapia
entrega la técnica de “intención paradójica” en donde al paciente se le señala a acercarse o hacer lo que
justo teme, y así independientemente del tiempo en el cual esté expuesto pueda controlar los niveles de
ansiedad. Otro ejemplo sería si alguien posee temor a hablar en público y no tiene otra opción que
realizarlo, se le señala que cuente su temor al auditorio o público, para que así la idea de que que el
público se podría dar cuenta de su inseguridad desaparezca. Como último ejemplo una persona que
posea ansiedad por no poder dormir y que todas las noches lucha por poder dormir, se le señala que una
noche intente no dormir entonces, así la ansiedad por no poder dormir también desaparece (Rozo, 1998).

Frankl se enfoca en la cura de la neurosis. La neurosis noógena, que tiene relación con la incapacidad
de obtener sentido a su propia existencia, la frustración yace en la voluntad intencional. Análogamente
como el conflicto puede poseer consecuencias que ayuden a ajustar el sistema a modo de
retroalimentación, el sufrimiento no es necesariamente ni esencialmente siempre un fenómeno
patológico; más que un mero síntoma puede ser según Frank una especie de logro humano especialmente
si se origina sobre la base de la frustración existencial. (Rozo, 1998)

“La frustración existencial no es en sí misma ni patológica ni patógena. El interés del hombre incluso
su desesperación por lo que la vida tenga de valiosa es una angustia espiritual, pero no es en modo
alguno una enfermedad mental.” La idea de la corriente o terapia es ayudar al consultante a hacer
consciente del logos, en conjunto con hechos instintivos. realidades espirituales, y la voluntad de sentido.
(Rozo, 1998)
.

4 Descripción de la concepción de la terapia, rol del paciente, rol del terapeuta

La logoterapia es una terapia propuesta por Viktor Frankl que consiste en orientar el significado
de la vida del paciente en relación a la experiencia de cada individuo en donde además el autor
de esta terapia cataloga la logoterapia como una terapia del espíritu, buscando un significado y
un sentido a la vida “La metodología a seguir en la búsqueda de este objetivo es la del “análisis
existencial”, que consiste en desvelar o proponer aquellas posibilidades en las que la persona
puede realizar el sentido de su existencia” (Pascual, 2003, pp. 49).

Cabe destacar que Frankl estudia la naturaleza y cura de la neurosis, pero a diferencia de
Sigmund Freud, afirma que la afección detrás de la neurosis, a la cual llama neurosis noógena,
se trataría de una frustración en la voluntad intencional, la cual deriva en la incapacidad del
paciente por encontrar una significación y sentido a su propia existencia, y eso llevarlo a la
praxis (Viktor Frankl, 1991).

En la logoterapia es necesario que exista una actitud fenomenológica que permita comprender
de mejor manera al paciente en la relación terapéutica, ya que esto permitirá tener un
acercamiento auténtico con el paciente lo que facilita la relación terapeuta – paciente “Podemos
señalar aquí, en forma breve, dos aspectos típicos del trabajo del logoterapeuta. Si el hombre,
como vimos, se caracteriza por sus capacidades de autotranscendencia y de
autodistanciamiento, el logoterapeuta estimulará a la primera al encuentro del sentido único,
personal e intransferible, de la propia vida, desde el cual puede ser curada la neurosis
noógena.” (Pascual, 2003, pp. 50)
En la logoterapia el terapeuta debe tener una postura abierta en relación a los antecedentes que
relata el paciente, lo que a su vez trae consigo ser precavido a la hora de entregar un feedback
al paciente ya que de lo contrario es probable que la relación entre terapeuta y paciente se vea
afectada y la terapia no logre ser efectiva para el paciente “Necesariamente hay que intentar
abstenernos de interpretar, prejuzgar y teorizar sobre la otra persona, tratando de evitar
la explicación y la solución en las que muchas veces sin querer se imponen valores y se
colabora en la irresponsabilidad y en la restricción de la libertad del consultante.”
(Paredes, 2017, pp. 100).

Viktor Frankl también menciona que existen diferentes tipos de formas de tratar a los pacientes
teniendo en cuenta que su motivo de consulta puede ser provocado por un problema patológico
orgánico, refiriéndose a lo psiquiátrico y a lo depresivo aludiendo a la logoterapia como una
forma de entregar herramientas espirituales para la lucha interna del paciente en relación a su
contexto.

A su vez, la actitud del paciente debe estar abierta al diálogo y a comprender aspectos de su
vida que no siempre son fáciles de aceptar, de esta manera es probable que el paciente al
escuchar las opiniones del logoterapeuta se sienta confrontado por la realidad, que por lo
general está teñida por hechos que son hostiles en relación a cómo se percibe la realidad del
paciente, el contexto y la misma opinión del terapeuta “Pues, en logoterapia, el paciente puede
permanecer sentado, pero tiene que oír cosas que a veces son muy desagradables de oír”
(Pascual, 2003, pp. 50).

5 Principales intervenciones

Intención Paradójica
Una de las principales intervenciones que existe en la logoterapia es la intención paradójica la
cual se basa en el supuesto de que las personas neuróticas tienen una condición en común, a
esto le denomina ansiedad anticipatoria. Esta ansiedad provoca que los individuos se anticipen
a hechos que por lo general tienen un contenido rumiativo en los pacientes, sin embargo, esa
anticipación a la cual se predisponen hace que los hechos ocurran. Es decir, el miedo juega un
papel fundamental ya que hace que se produzca aquello que se teme. Además de la anticipación
a los hechos que presentan los pacientes, ocurre que las personas neuróticas colocan una
excesiva atención, o también llamada “hiperreflexión”, sobre la situación que les genera
ansiedad, esta hiperintención estorba lo que desea la persona. Además es necesario mencionar
que en la intención paradójica se le invita al paciente a hacer aquello que teme, reemplazando
ese temor por un deseo paradójico e invitándolo a desafiarse a sí mismo, tomando con humor o
ironía el síntoma (Viktor Frankl, 1991).

Para poder llevar a cabo la intención paradójica y que esta tenga un resultado adecuado, la
persona debe ser capaz de desprenderse de sí mismo, con el fin de autogobernarse. Esta técnica
es útil sobre todo en tratamientos de situaciones obsesivas, compulsivas y fóbicas en dónde hay
una fuerte ansiedad anticipatoria (Viktor Frankl, 1991).

Gordon Allport comenta sobre la técnica de la intención paradójica en la logoterapia de Viktor


Frankl como una forma en la que el paciente neurótico, en la medida que vaya aceptando su
problema, permita darse la oportunidad de aprender de la situación, utilizando el humor como
una herramienta que le permita afrontar su contexto ya que esto le permite gobernarse a sí
mismo y tal vez curarse "El neurótico que aprende a reírse de sí mismo puede estar en el
camino de gobernarse a sí mismo, tal vez de curarse." (Frankl, 1991, pp. 68)

Por otra parte la actitud del paciente juega un rol fundamental ya que para poder tener una
experiencia que favorezca el tratamiento, el paciente debe estar abierto a la realidad de su
situación, teniendo en cuenta que es necesario tomar riesgos para poder llegar a un estado que
sea más adecuado para la situación del individuo “Frankl decía que es necesario ponerse frente
a la vida no con la actitud de los que piden indefinidamente, sino con la actitud de los que
concretamente responden a los desafíos de la existencia.” (Bruzzone, 2006, pp. 68)
Referencias

Diaz. M & Barcena N (2016). Revista Oidaterapia. Viktor Frankl. México

Domínguez Prieto, X. M. (2003). La persona según Viktor E. Frankl.

Furnica C. (2003) El trastorno de personalidad “Para-Existencial”. Revista European


Psychotherapy N°4, 1, pp 119-128.

Frankl V. (1970) Teoría y terapia de las neurosis. Editorial Sol, Buenos aires. Argentina
Frankl V. (1990) La persona que sufre. Fundamentos antropológicos de psicoterapia. Editorial
Sol, Buenos Aires. Argentina.

Frankl V. (1991) La voluntad de sentido. Herder. Barcelona.

Rozo, J. A. (1998). Viktor Frankl (1905-1997) o el sentido de la existencia. Revista Latinoamericana de


Psicología, 30(2), 355-361.

Sanchez A. (2005). El sentido de la vida. Revista Humanidades Médicas, n°5. Recuperado de


http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-
81202005000100006&lng=es&tlng=es.

Bruzzone, D. (2006). Protagonismo existencial y responsabilidad educativa. Nous, 10, 55-


75.

Pascual, F. (2003). Viktor Frankl: antropología y logoterapia. Ecclesia, 17(1), 37-54.

Frankl, V. (1991). El hombre en busca del sentido . Barcelona: Editorial Her

Paredes, A. S. (2017). La logoterapia: una psicoterapia fenomenológica. Revista Peruana de


Psicología y Trabajo Social, 4(2), 99-107.