Está en la página 1de 1

UNIVERSIDAD DE LAS FUERZAS ARMADAS ESPE

DEPARTAMENTO DE CIENCIAS EXACTAS


INGENIERIA EN BIOTECNOLOGÍA

Calvopiña Flores Jonathan Alexander Fecha: 16/12/2019


Materia: Biofísica NRC: 3561

La llegada de los teléfonos móviles, ahora utilizada por alrededor de 1.600 millones de personas
en todo el mundo, ha estado acompañada por un aumento en la preocupación pública y de los
medios de comunicación sobre los posibles riesgos de esta nueva tecnología, y específicamente
de la exposición al campo de radiofrecuencia (RF). Aunque algunas investigaciones
epidemiológicas se realizaron hace varias décadas sobre las RF en entornos ocupacionales, en
general los efectos de las RF en humanos son un área emergente de investigación, y la mayoría
de los estudios son recientes o aún no se han publicado. Además, aunque los resultados de los
estudios sobre los riesgos de los teléfonos móviles han recibido una amplia atención pública, su
interpretación no es sencilla debido a dificultades metodológicas.
Las estaciones base de telefonía móvil son transmisores de radio de baja potencia que se
comunican con los teléfonos de los usuarios. A principios de 2000, había aproximadamente
20,000 estaciones base en el Reino Unido y aproximadamente 82,000 en los Estados Unidos. Las
estaciones base pueden transmitir niveles de potencia de ≥ 100 W (Schüz y Mann 2000). Se
espera que el número de estaciones base se duplique aproximadamente para acomodar la
nueva tecnología y un mayor porcentaje de sitios tendrá que ser compartido entre los
operadores, lo que complica la evaluación de la exposición.
En ausencia de información sobre qué mecanismo biológico es relevante, no está claro qué
aspecto de la exposición debe capturarse en los estudios epidemiológicos. Debido a que el
calentamiento es el único efecto conocido de los RF, la mayoría de las investigaciones han
asumido que la métrica de elección debe ser una función de la tasa de absorción específica
(SAR). Es necesario tener en cuenta las métricas utilizadas en los estudios epidemiológicos de
otros agentes, como la exposición acumulativa, la exposición promedio en intervalos de tiempo
específicos y la exposición máxima. Dada la incertidumbre sobre el mecanismo de interacción
relevante, la dosis debe evaluarse no solo como intensidad de campo externo sino también
como SAR para sitios anatómicos específicos. La integración de la exposición en el tiempo se
complica aún más por el hecho de que las fuentes varían notablemente en períodos de tiempo
muy breves en relación con los períodos de interés.
Otra preocupación general en los estudios de teléfonos móviles es que los períodos de retraso
que se han examinado hasta la fecha son necesariamente cortos. La implicación es que si se
requiere un período de retraso más largo para que ocurra un efecto sobre la salud, el efecto no
podría detectarse en estos estudios. Solo en los pocos países donde los teléfonos móviles se
introdujeron muy temprano ha sido posible ver el uso hace ≥ 10 años. Sin embargo, se han
examinado períodos de retraso mucho más largos para detectar exposiciones laborales a RF. Los
estudios publicados incluyen algunas grandes cohortes ocupacionales de buen diseño y calidad,
excepto que ha habido evaluaciones pobres del grado de exposición a RF, lo que hace que los
resultados sean difíciles de interpretar.