Está en la página 1de 6

Cómo debo pensar de mi Vida

El camino hacia el amor propio es uno necesario, pero no siempre

sencillo de recorrer, especialmente cuando vivimos en una sociedad que

se alimenta de nuestras inseguridades. Queremos ser más altas, más

delgadas, tener brazos como los de tal persona o que nuestro cabello sea

más liso o más rizado o que tenga más forma. Para casi todo lo que quieras

existe un producto y muchas veces sientes que nada de lo que hagas será

necesario para llegar a ser ‘la mejor versión de ti misma’. Es hora de que eso

pare, simplemente porque ya eres la mejor versión de ti, con

imperfecciones y todo. Puede que te sorprenda pensarlo así, pero cuando

te das cuenta que esta es la única vida que vas a vivir y que cada día que

pasa es uno que podrías vivir al máximo persiguiendo tus sueños,

comprendes que ser tú misma es prácticamente un milagro. Otra razón

más para amarte sin reparos y aceptarte tal y como eres.

1. Porque el amor que sientes por ti misma


es una fuente infinita que nunca se acaba
2. Porque te tendrás para siempre
3. Y tu compañía será una constante en tu
vida
4. Porque aprendes que no se trata de
esperar que los demás te acepten
5. Sino de aceptarte tú misma

6. Porque no hay nadie más única que tú


7. Porque tienes cualidades geniales
8. Y aunque muchas veces querrías
cambiar algunas cosas, sabes que son
esas características las que te hacen tan
especial
9. Porque amarte elimina el miedo
10. Y las inseguridades

11.Y no importa cómo seas o lo que


quieras, tienes el derecho a ser la versión
más real de ti misma, incluso si eso
significa que muchos te criticarán por ello.
12. Porque no hay mejor compañía que la
tuya
13. Porque amarte significa escogerte y
nunca más volver a abandonarte
14. Y cuando descubres que tienes ese
poder, dejas de depender tanto de los
demás y comienzas a sentirte más segura
15. Porque te lo mereces
16. Incluso si has dudado de ti misma en
los momentos más difíciles
17. Porque no importa lo que haya pasado
o los errores que hayas cometido, amarte
te permitirá siempre volver a darte una
segunda oportunidad contigo misma y la
vida
18. Porque te ayudará a sentirte más feliz
y plena y a apreciar incluso las cosas más
pequeñas que tienes en tu vida
19. Principalmente, porque amarte no es
un privilegio
20. Amarte es una necesidad y lo mejor
que puedes hacer por ti misma
Pregunta de Cristo: ¿Quién soy para ti?

Me pregunta Cristo en el Evangelio de San Lucas, 9, 18-24. Hoy es jueves, Señor,


y vengo ante ti porque hay una pregunta que tu hiciste un día, cuando estabas con
tus amigos, con tus testigos, con tus discípulos.

Una pregunta que me quema el alma y creo es...porque no tengo una respuesta
muy clara, porque creo que todavía, a pesar de tener muchos años, a pesar de
haberte recibido, primero perdonándome todos mis pecados en el Sacramento del
Perdón y luego en la Comunión de la Eucaristía, a pesar de esos momentos en los
que te he tenido tan cerca que "hasta te he podido tocar"...a pesar de tantas
pruebas de tu infinito amor, inmerecido por supuesto, a pesar de todo eso, Jesús,
¡no se quién eres para mi!....

¡Qué pena, Señor, que no te pueda decir que eres para mi el Eje de mi vida, el
Centro de mi existencia.... que eres el mejor de los regalos y el que gobierna todos
mis actos y que POR ESO, se perdonar como tu pides, sin guardar ningún rencor,
y que POR ESO , no miro a nadie con envidia, y que POR ESO, he sellado mis
labios para la crítica y la murmuración y que POR ESO, he aprendido a mirar a
todos los que están en mi entorno viendo en ellos, tu rostro, Señor...y que POR
ESO, mi oración se ha convertido en una conversación amorosa y plena de
corazón a corazón.

POR ESO, hoy vengo ante ti, en la esperanza de rendir todo mi ser, a tu persona,
a ti, que eres el Hijo de Dios, el Redentor del Mundo, el que siempre me está
esperando... para que quede convencida, como un día te dijo Pedro:

¿Señor, a quién iremos? Tu solo tienes palabras de Vida Eterna. Juan, 6, 67.

Jesús, solo tu puedes dar sentido a mi vida.


Solo Tu.

También podría gustarte