Está en la página 1de 21

La institucionalización de la teoría literaria en el marco de la recuperación democrática

coincide con una particular relevancia y presencia de las formulaciones, conceptos y


perspectivas de Derrida, como teoría literaria novedosa y como modo eminentemente
filosófico del pensar que permitía reflexionar sobre el estatuto mismo de la teoría. El
seminario de Josefina Ludmer “Algunos problemas de teoría literaria” dictado en la
Universidad de Buenos Aires en 1985 y considerado de principal importancia en la historia de
la Teoría en argentina (en buena parte porque los integrantes de ese seminario son en la
actualidad referentes de la crítica literaria), incluye en sus clases al “postestrucuturalismo” y
trabaja particularmente con los textos de Jacques Derrida, lo que, según Annick Louis,
constituyó la primera oportunidad de enseñanza de este autor en la Universidad, con tres
clases de catorce sobre “Ante la ley”1.
Las clases dedicadas a Derrida y la lectura de Josefina Ludmer marca un acontecimiento
inicial desde el cual se pueden leer las relaciones de pasajes entre su obra crítica posterior y el
pensamiento del autor argelino. La apropiación de Derrida en este seminario de 1985 ha sido
trabajada por Analía Gerbaudo (Gerbaudo, 2013), con el interés de indagar en las razones de
su inclusión en un seminario sobre teoría literaria y en los modos de leerlo. En este sentido,
rescata la actualización de Ludmer “Si bien en la bibliografía obligatoria del programa,
Ludmer cita sus producciones entonces más circulantes, a saber, De la gramatología en la
edición mexicana de S. XXI de 1969 (con traducción de Oscar del Barco), La diseminación en
la edición española de Fundamentos de 1975 y L’écriture et la différence en su primera
edición en francés con el agregado de un paréntesis que señala «(trad.)», en las clases depara
fundamentalmente en «Ante la ley», el texto de Derrida (1985) que vuelve, incluso tomando
su título, sobre el de Franz Kafka (1919) junto a El proceso (1925).”. Este texto, central en las
tres clases dedicadas a Derrida, había sido publicado recientemente1. En ese entonces, Ludmer
visualiza en ese escrito una bisagra que articule y supere las dualidades teóricas: «Justamente
me parece muy importante este texto como un modo de superar la escisión entre las dos
teorías que venimos viendo que planteaban, por un lado, la especificidad y por otro lado, las
instituciones» (7).
Gerbaudo rescata principalmente la intuición temprana de Ludmer en su lectura del lugar de
la literatura, de las instituciones y de los protocolos que las habitan, y las cercanías de las
concepciones de Ludmer sobre la “Teoría literaria” con la posición derrideana. (Gerbaudo,
2013: 62).
El otro antecedente insoslayable para este trabajo lo constituye el abordaje que Jorge Panesi
ha realizado de la presencia de Derrida en Ludmer. A diferencia de Gerbaudo, Panesi analiza
principalmente El género gauchesco y el cuerpo del delito2; sus hipótesis serán retomadas en
el desarrollo del presente trabajo.

. Señala, además, el gesto cítico de la dualidad”, en el objeto y también en el procedimiento:


dos voces, etc. CUANDO HABLE DE DUALIDAD METO ESTO.

1«Préjugés: Devant la loi» es la versión que Derrida presenta en el Coloquio de Cerisy organizado por François Lyotard en 1982 quien a su
vez lo publica en 1985 en un volumen colectivo. Por su parte Avital Ronell lo traduce parcialmente al inglés para un volumen dedicado a
Kafka (Kafka and the Contemporary Critical Perfomance: Centenary Readings) fechado en 19877 y luego completa su versión para la
antología literaria de trabajos derrideanos a cargo de Derek Attridge fechada en 1992. AGREGAR DATOS DE LA VERSIÓN QUE USÉ YO
EN FRANCÉS. Existen diferencias entre ambas versiones pero, tal como señala Gerbaudo, los puntos sobre los que trabaja Ludmer se
mantienen en ambas y, que además, según testimonios de su equipo de cátedra (cf. Kozak), empleaba una traducción al español publicada por
Granica.
2 Se tratan de clases dedicadas a Ludmer pertenecientes al programa “El crítico y sus teorías”, los apuntes a
los que nos remitimos han sido registrados por Juliana Regis.
Panesi señala en dichas clases la consonancia de las categorías de “El género gauchesco” con
los conceptos derrideanos de “Marco” y límite y la recuperación de la ecuación derrideana
entre lengua y ley.
En p 7 de Apuntes Regis da una explicación del uso de cientificismo con el que puedo
polemizar.
La divergencia más interesante, el contraste, está entre los profusos cruces entre Ludmer y
Derrida en un libro que se propone sostemático y sincrético. (esta intención de unir los
opuestos ya estaba en las clases)
Panesi sostiene que “El cuerpo del delito” es la continuación de “El género gauchesco”, y el
delito como contracara de la ley. E relación con Derria, podemos desarrollar esta hipótesis a
partir del lugar de la ley en este libro de 20...

Desde el punto de partida de Clases, nos centraremos en las relaciones de pasajes entre la
teoría del filósofo francés y el libro El género gauchesco. Un tratado sobre la patria,
publicado en 1988. En dicha publicación los pasajes con las formulaciones derrideanas son
ubicuas, en parte porque se establecen una serie de continuidades con Clases que permiten
afirmar la continuidad también de la lectura que Ludmer realiza de la obra derrideana hasta
ese momento publicada.
En principio, tiene un papel preponderante la noción de límite del género en la construcción
del objeto; Ludmer explicita la relación entre la idea de limites, del objeto y de la critica.:
“En este ensayo se construye una antología, una selección especifica de objetos verbales para
leer el corpus del genero gauchesco. Los objetos de la antología tienen un principio común
que los une: cada uno constituye un límite, una frontera. Se experimenta con los objetos de los
límites; los objetos son demarcadores y se constituyen para leer límites. Delimitar un objeto,
un sentido y una frontera constituye el mismo movimiento.” (Ludmer, 19).
El género gauchesco, entonces, estaría delimitado por dos “cadenas de usos” que se
entrelazan: una está constituida por las leyes: la ilegalidad popular es el primer límite; el
segundo es la revolución y la guerra de independencia. Estos dos límites establecen una
primera cadena de usos (uso del gaucho “delincuente” por parte del ejército, uso de su registro
oral por parte de la cultura letrada y uso del género para integrar al gaucho a la ley liberal y
estatal), cadena que se abre con los textos de Hidalgo y concluye con La vuelta de Martín
Fierro. Otra noción que opera en la delimitación es la de “orillas” pag 60 “Subt. “el mundo de las
referencias, las comunicaciones entre las orillas del género”
19 piensa el genero espacialmente (ver libro “Space in theory) Sarmiento y las palabras del
espacio exterior”
La idea de límite en Derrida con respecto a la literatura se asocia fuertemente a la noción de
ley; este concepto de límite ha sido objeto de exposición en las clases de Ludmer a partir de la
explicación del texto “Ante la ley” de Jacques Derrida, aunque también se encuentra, y
vinculado de modo más directo al problema del género, en “La loi du genre” (en Parages). El
análisis del modo en que en estos textos se piensa el género, la literatura, el límite y la ley en
estos dos textos permite visualizar el desvío y la nueva configuración que tienen en el uso
crítico de Ludmer para analizar la gauchesca. Para Derrida, género, límite y ley se solicitan
entre sí, pensar en “género” implica el trazado de un límite:
“Dès qu'on entend le mot « genre », dès qu'il paraît, dès qu'on tente de le penser, une limite se
dessine. Et quand une limite vient à s'assigner, la norme et l'interdit ne se font pas attendre : «
il faut », « il ne faut pas », dit le « genre », le mot « genre », la figure, la voix ou la loi du
genre” (253). A su vez, esta ley que delimita el género tendría una contra-ley como condición
de posibilidad, un principio de contaminación que “en affolerait le sens, l'ordre et la raison”
(254). Derrida plantea también en este texto la cuestión de la repetición y la diferencia a
propósito del inicio de su conferencia.
La cuestión de la literatura y la ley, tal como ha señalado Jorge Panesi (fecha de clases), es
insoslayable en “El género gauchesco” y “El cuerpo del delito”. Aunque podemos encontrar
momentos de la idea de la literatura en contra de la ley, este modo de asediar la cuestión toma
mayor relevancia en “El cuerpo del delito”, más a tono con las reflexiones sobre literatura y
ley que Derrida expone en la entrevista de 1989 “Esa extraña institución llamada literatura”
La ley de la ley del género “Literatura”, según Derrida, es un “principe de contamination, une
loi d'impureté, une économie du parasite. Dans le code de la théorie des ensembles, si je m'y
transportais au moins par figure, je parlerais d'une sorte de participation sans appartenance.”.3
“si un genre existe (disons le roman puisque personne ne semble lui contester la qualité de
genre), un code doit fournir un trait identifiable et donc identique à luimême qui autorise à
arrêter que tel texte appartient à tel genre ou relève de tel genre. De même, en dehors de la
littérature ou des arts, si on tient à classer, on doit se référer à un ensemble de traits
identifiables et codables pour décider que ceci ou cela, telle chose ou tel événement appartient
à tel ensemble ou à telle classe. Cela paraît trivial. En tant que marque, un tel trait distinctif
est toujours a priori remarquable.” (262-263, cursiva en el original).
Esta idea de remarca opera en las clases de Ludmer y en el libro con el fin de correr los
límites del género e intervenir en la interpretación. La marca es una posibilidad abierta que
puede ser notada, remarcada (remarquable) y es una clave derrideana a partir de la cual
Ludmer organiza su sistema de género, es conceptual pero también retórica por la
organización que esta concepción de género permite y provoca. Para Derrida “Si la marca de
pertenencia pertenece sin pertenecer, la mención de género no forma parte del corpus, se
encuentra en un borde de la obra que reúne el corpus y a la vez impide su cierre: Es este
axioma de incompletitud4 que parece operar en algunas de las formulaciones de Ludmer sobre
un “sistema” de la literatura gauchesca que contempla su propios huecos. 97 tb importante: cada
texto y cada genero se lee desde otro que lo deja leer y a la vez es leído por el. DERRIDA TODA ESTA
PARTE, VER IDEA DEL LIBRO POR VENIR, APUNTA HASTA MACEDONIO
La clásulua de género como exclusiones e inclusiones La clause ou l'écluse du genre déclasse
ce qu'elle permet de classer. Elle sonne le glas de la généalogie ou de la généricité auxquelles
elle donne pourtant le jour. Mettant à mort cela même qu'elle engendre, elle forme une étrange
figure, une forme sans forme, elle reste à peu près invisible, elle ne voit pas le jour ou ne se
donne pas le jour. Sans elle il n'y a ni genre ni littérature mais dès qu'il y a ce clin d'oeil, cette
clause ou cette écluse de genre, à l'instant même où s'y entament un genre ou une littérature,
la dégénérescence aura commencé, la fin commence.” (265)
61-62. Lugar de Picardía es diferencial y dividido en MF, tiene que ver siempre con inclusiones y
exclusiones, etc.
“La question du genre littéraire n'est pas une question formelle : elle traverse de part en part le
motif de la loi en général, de la génération, au sens naturel et symbolique, de la naissance, au
sens naturel et symbolique, de la différence de génération, de la différence sexuelle entre le
genre masculin et le genre féminin, de l'hymen entre les deux, d'un rapport sans rapport entre
les deux, d'une identité et d'une différence entre le féminin et le masculin” (277) En este punto
3 Este modo de pensar el género difiere de la aproximación al mismo problema por parte de Gerard Genette,
como el propio Derrida señala en un tramo de discusión con el estado de la cuestión. Derrida cuestiona La
distinción de Genette entre “género” y modo” presupone,
4 “Mais ce singulier topos situe dans l'œuvre et hors d'elle, à sa bordure, une inclusion
et une exclusion au regard du genre en général, d'une classe identifiable en général. Il rassemble le corpus et du
même coup, du même clin d'oeil il l'empêche de se fermer, de s'identifier à lui-même. Cet axiome de non-
fermeture ou d'incomplétude croise en lui la condition de possibilité et la condition d'impossibilité d'une
taxinomie.” pàg 265
del texto, Derrida analiza la cuestión del género en “La folie du jour” en términos de deriva
hacia lo otro, la mezcla y pasaje entre géneros. Mezcla que Derrida vincula con la mezcla de
géneros literarios. (piensa a la ley como femenino): La asociación entre género discursivo y
género sexual también tiene su lugar en el libro de Ludmer: “la patria del gaucho pertenece, ella
sola, al género masculino”. La gauchesca asocia genero gauchesco y género, sexo del extranjero, gringos
son mujeres. (Ludmer, p. 49) 50: DERRIDA: LA LEY DEL GÉNERO. 195 duplicidad con la voz oida en
La ida. Sexo femenino, el animal. DERRIDA 197 uso del cuerpo, paternalismo 198 rivalidad sexual. 202
sexismo racismo xenofobia en MF. 63 derrideano, aparece de nuevo el género (mujer/hombre) en el género
gauchesco.

Derrida replica en esta exposición la cuestión del particular punto de vista en su lectura del
relato de Blanchot, al igual que en la conferencia sobre “Ante la ley” de Kafka5: De todos
modos, Ludmer elige hablar de sistema. (Acá agregar que Barthes no abomina de sistema
como si Derrida, citar “la respuesta de Kafka”)
Otro de los conceptos derrideanos muy asociados al problema de los límites que tienen un
lugar preponderante en el libro de Ludmer es el de “marco”. Ya en sus clases de 1985 le da
una importancia notable y cita el texto en el que Derrida expone la cuestión: La verdad en
pintura. en Parergon” de La vérité en peinture (Derrida, 1978) Derrida expone la teoría del
marco pensando principalemente en la pintura pero generalizando sus ideas a la concepción
de la lectura que propone el programa deconstruccionista y que opera en su modo de leer
“Ante la ley” de Kafka; allí asedia el concepto de párergon en la filosofía Kantiana y
deconstruye su lugar accesorio a partir principalmente de los ejemplos que Kant propone en
su tercera Crítica. Importante 332 de Gerbaudo: explica el parergon de restituciones en La
verdad en pintura citado por Ludmer. En 295 también y la teoría de la referencia que
construye ahi (en 343 de Garbaudo). En la clase que Ludmer cita este texto publicado en 1975
da su explicación de los dos efectos del marco en los textos, uno es separar del contexto y dar
unidad, segundo efecto es que ese marco pasa a ser central y se vuelve hacia adentro, genera
formas de la autorreferencia y de la autonomía. (Ludmer, Clases, 232). Importante para
demostrar que tal vez Ludmer lo leyó: “El factor de la verdad se publicó en 1975 – pag 344).
Estos dos efectos se pueden rastrear en el modo en que se lee el texto de Hidalgo como uno de
los límites del género gauchesco; el texto de Hidalgo se lee en sistemas de marcos, en
consonancia directa con los dos efectos que ha explicitado en Clases: el primer sistema está
conformado por el título y el subtítulo, arriba, que funcionan como primer marco de los
textos.( "Nuevo diálogo. Entre Ramón Contreras, gaucho de la Guardia del Monte, y Chano,
capataz de una estancia en las islas del Tordillo"). Y el segundo marco, interno, es la
textualización, en la apertura de los poemas, del contexto oral en que ocurre el diálogo: los
textos incorporan y representan la situación de cantar un cielito o la ocasión en que ocurre el
encuentro y diáiogo entre los amigos.8 Se trata de dos fronteras que establecen el anillo de la
alianza entre lo oral y lo escrito” VER CITA, EN EDICION 1988
“Hay entonces, afuera, un escritor letrado que escribe y "reproduce" o "cita" lo que los
"autores orales" "cantan" o "dicen". El marco exterior del título, en el registro de la palabra
escrita, funciona como introductor de un discurso formalmente directo.

5 “j'ai criblé Un récit, La folie du jour. J'ai isolé un type, sinon un genre de lecture dans une série innombrable
de trajets ou de courses possibles. Le principe générateur de ces courses, commencements et
recommencements en tous sens, je l'ai indiqué : d'un certain point de vue. Ailleurs, selon d'autres sujets,
d'autres colloques, d'autres je/nous rassemblés en un lieu, nous aurions pu suivre d'autres trajets” (286,
parages) // “Depuis toujours le genre en tous genres a pu jouer le rôle de principe d'ordre : ressemblance,
analogie, identité et différence, classification taxinomique, ordonnancement et arbre généalogique, ordre de
la raison, ordre des raisons, sens du sens, vérité de la vérité, lumière naturelle et sens de l'histoire.” (287).
El marco letrado del titulo-subtítulo (…) postula la "literalidad" u "originalidad" de la voz
oída (o la "copia" o "imitación" en Hernández), para diferenciarse nítidamente de ella.” (P 66
DE EDIC 2000), refiere a la enunciación oral (que habla o canta un gaucho se dice dos veces, en cada
una de las palabras: el título define al otro y el otro se define a si mismo), y la escena oral
donde transcurre el diálogo entre los gauchos, contienen el texto mismo, el enunciado (del) "gaucho": lo
que "canta" o "dice" el patriota.” (p 67 de 2000)
El sistema de marcos (títulos, subtitulos, escena oral, narrador final) de las palabras "orales" y "escritas" se
da vuelta, siguiendo el círculo característico de los usos (o siguiendo las vueltas de los husos): la voz de la
escritura dice lo inverso de lo que hace. Escribe lo que quiere que se diga y haga. El discurso formalmente
directo de la "voz oída*' es el campo de ficción del genero. Un tipo de ficción, especlfica, en forma de
anillo o circulo, donde los "autores" y las citas o reproducciones se invierten estrictamente y remiten cada
una a la otra, como si fueran autorreferenciales. O especulares (…) Y no sólo es un anillo entre lo oral y lo
escrito sino entre "decir" y "hacer" con la voz. El escritor aparece como el primero que "reproduce" lo oral
para establecer la cadena de reproducciones que debe devolver el texto a la oralidad.” p 69 de edic 2000)

El segundo sistema de marcos estaría conformado por dos “no voces” o silencios al principio y
al final, las del malevo (cuerpo sin uso) y del soldado sin pierna (cuerpo ya usado), los mismos son orillas:
“Allí los silencios se definen por el uso de los cuerpos, como enemigos (el que da miedo, que obliga a
Contreras a sacar el cuchillo), y como amigos (el atacado por la violencia de la guerra contra los Enemigos
españoles).” (PAG 73 ED 2000)
Estos marcos permiten configurar el espectro básico de Hidalgo que serán variantes o extensiones en el
espacio interior de género “En las delimitaciones entre los silencios del malevo y del amputado, en los
extremos,(seguno sistema) las dos voces de Chano y Contreras, en el centro del diálogo, la palabra letrada
del título-subtítulo, y la VOZ escrita del narrador final, se extiende el espectro de distribución de voces de
Hidalgo. El espectro de Hidalgo distribuyendo las voces.” (P 77 ED 2000)

En las diferencias entre la palabra letrada de los títulos-subtítulos y los que tienen voz diferencial del
gaucho, "oral" y también escrita, y los que, en Hidalgo, ocupan los silencios de las orillas. Por ejemplo: las
no voces "gaucho" (y obsérvese otra vez al Indio Pelao y piénsese en los gritos y voces imposibles, de
animales, de los indios de La vuelta) dan un giro. una vuelta, y reaparecen como voces centrales
en otros textos del género: la voz del "malevo" en Ascasubi, que ataca precisamente al gaucho "patriota"

“Cada una de las delimitaciones del sistema de marcos puede extenderse y darse vuelta. El narrador final de
Hernández es el que cierra los diálogos de Hidalgo, el de la nota al pie, pero se expande y sihía en lugares
precisos. (...) La vuelta, que es el punto de expansión máxima del género. amplía las orillas hasta tal punto
para construir la esfera perfecta, que aparece en el interior mismo del texto (en su espacio, aunque en el
marco de la puerta de la pulpería) un locutor letrado: el güey corneta, "el dotor". el Liberato. Su palabra
immpe en medio del canto del Hijo segundo para corregir su voz y enseñarle el otro registro. Es la orilla
extrema, final, del género: si esa educación se impone, si ya no hay voz diferencial del gaucho, si la palabra
de la unificación lingüística del estado silencia la otra, el género deja de existir como tal: como el espacio
de la voz (del) "gaucho".
Allí se toca la frontera extrema del espacio interior del género en los textos del género. y ya. entonces, se
puede pasar a otro género. al teatro, a la novela, o al cuento. Las voces mudas, distorsionadas (voces
"otras"), cantadas, dialogadas y escritas, no sólo marcan, entonces, los límites u orillas de la voz en los
textos, sino que son a la vez los límites de la voz (del) "gaucho".” (P. 78 ED 2000)

Hernandez, MF, palabra letrada y sus referencias en el prólogo. TOMA MARCO, derrida. 53: analisis de
cada prólogo en nota al pie. Cuatro palabras sintetizadas del prólogo de Hernandez a La Vuelta.
56: agrega las notas al texto de Hernández, notas a la palabras de Hernandez en una edicion de Huemul.
COSAS MENORES QUE LUDMER TOMA PARA EL ANALISIS: DERRIDEANO.
58 TB: SISTEMA DE NOTAS juega con el prólogo en las dos orillas del libro (ver de que año es esta
edicion de Becco en Huemul)
84 Hidalgo en una hay una nota al pie del autor. DE NUEVO, PRESTAR ATENCION A LO MARGINAL,
LA NOTA AL PIE. “nota al pie” como “metáfora literal”.
Clases: Hay una cosa fundamental para leer que es el nombre propio y el marco. “El dice que la literatura
transforma el nombre propio” (texto de Ponge) inscripción del nombre propio diseminado en los textos.
225
Tematica de los limites, los márgenes, lo que está adentro y afuera a la vez, de lo que pertenece a dos zonas.
Se agarra del limite para destartalar oposición. Ver como Ludmer lo hace. En 225 idea de que “en los
márgenes no hay centro”. lugar del nombre propio con respecto al adentro y al afuera

En La doble sesion, pagina 230 se aclara un punto importante. No se trata de analizar la


intertextualidad solamente sino de poner en jaque la propia categoría de texto y paratexto,
hacer tambalear la jerarquización y dicotomía.

El gesto de analizar y describir con atención los llamados “paratextos” de las obras del género
gauchesco también ha sido un movimiento de Jacques Derrida. En La dissémination, como
caso paradigmático, trabaja con prefacios (PONER CUALES)

La asociación que nota Panesi entre literatura y ley se enuncia de manera más acabada en
“Vers la loi”. (nota al pie: en este texto también se da un juego de espejos, o contagio con lo
literario: la exposición tiene el mismo nombre que el cuento kafkiano y, al igual que el texto
según su propia lectura, Derrida aplaza un sentido único, la voz autoral explica que no dará
explicación”). 227: “Borges ante la ley” define la literatura como la construcción de una ecuación lengua-
ley. DERRIDA EN ANTE LA LEY? ACA EN TODO 227 HABLA DE Literatura, ley pueblo, justicia.
Reapropiación de Derrida. 236 importante: para nos Borges es la ley de la literatura. Derrideano

Otra de las dimensiones de “El género...” en la que se observa una relación de pasaje con
Derrida es en la concepción de lo real como construcción discursiva que se despliega en el
libro. En este sentido, es relevante el prólogo de la edición posterior de Ludmer en 2000:
Cadena narra pasaje de delincuencia a civilización y genero es uno de los productores de ese
pasaje (IMPORTANCIA DE LO DISCURSIVO) POESÍA ESCRITA COMO
“INSTITUCIÓN DISCIPLINARIA” de la voz. Voz ley y voz arar, ejercito y poesía como
instituciones
22 “el espacio histórico es diferente de uno y otro lado del género, en su límite”. Pal claves para entender el
genero: espacios interiores y exteriores, limites, voces oídas, palabras escritas.. Palabras escritas y espacio
en que están escritas. Idea de ill ny a pas.. no hay afuera del texto

Este modo de asediar ciertas palabras se asocia a una concepción del sentido que se amplía a
los textos del género gauchesco. La concepción derrideana del significado tiene como
correlato la revisión de los supuestos que sobre este punto operan en el proyecto de la
semiología estructuralista y del modelo hermenéutico con las consecuencias insoslayables que
eso conlleva en la crítica literaria; en Ludmer, se trata de dos frentes, una, la del modelo
hermenéutico presente en la universidad dictatorial, otra, el proyecto estructuralista del que
Ludmer también ha participado.
A diferencia de la polisemia, que permitiría reponer sentidos múltiples pero identificables, la
perspectiva derrideana señala la restancia (restance) La disseminacion 13 y 14). La lectura de
Ludmer se ve atravesada por este desborde principalemente en tres momentos de El género
gauchesco:
En principio al nivl de la palabra. Un procedimiento central del programa derrideano, que la
propia Ludmer señala en sus Clases, es la detención en determinadas palabras de los textos
que condensan sentidos a veces contrapuestos. El análisis de estas piezas léxicas ha sido
señalada por Gerbaudo como unos de los protocolos. Agregar. En De la Gramatología la
noción de “pharmakon” en Platón es asediado en su doble valencia (veneno y remedio), la
palabra “hymen” en Mallarmé explorada en “La doble sesión” (ver clases mallol) y su análisis
de “mujer” en Nietzsche en Eperons.
En “El género gauchesco” Ludmer se concentra en la palabra alma y sus variaciones, cuando
es central alli hay corte en la historia del genero. Página 21. Más adelante, 25 CUENTA tres
“después” en el texto. Cada uno con un verbo en tiempo y modo diferente, unos son
“después” opuestos. La noción central de gaucho también es visualizado en su multiplicidad
de sentidos 9: sentidos oscilando en gaucho”: delincuente, patriota, valientes, no se anulan

La oscilación del sentido se amplía en el libro de Ludmer desde la palabra hacia las obras en
general: la noción derrideana de “indecidible” es central para las definiciones paradógicas de
la gauchesca que propone. (“oscilacion el sentido entre… es la materia literaria fundamental del
género” ver cita)
La insistencia de Jacques Derrida sobre la indeterminación del sentido se encuentra en varios
de sus trabajos, tanto como formulación teórica como “puesta en acto” (gerbaudo). En Tal
indecisión atenta con la propia noción de crítica en un sentido muy específico. Texto
“Mallarme” (La disminación?) 31 y 35. El sentido permanece indecidibl.
son particularmente formuladas por Derrida en “La double séance”, de 1972. La literatura
genera un conjunto de indecidibles que no se dejan capturar por ningún discurso “meta” (211
Gerbaudo explica más la indecibilidad, cómo toma a Gödel)
Según Gerbaudo, la indecibilidad explica que “antes de la apelación a un pseudo-
metalenguaje que probablemente no haga más que traducir en términos técnicos lo que en el
sistema de la lengua puede luego equipararse con términos de uso coloquial, Derrida prefiera
recuperar palabras que tanto en la literatura como en ciertos textos filosóficos descolocan el
funcionamiento de la lengua y de las teorías respecto del significado” (pharmakon, hymen)
Gerbaudo,tesis 213

Estos momentos de lectura nos llevan principalmente a Envoi, de 1980. A partir de una crítica
del análisis de Greimas, Derrida plantea que es la iteración y sus efectos, la parodia, la ironía,
que impide pensar en un núcleo inalterado (Derrida Envoi 113 114)
Concepto de indecidible aparece en Derrida También en: Tener oído para la filosofía, le
presque rien de l’impresentable”
en 232 de Gerbaudo: Tanto en Living on como en Pas retoma el texto literario que se re cita a
si mismo en Blanchot

Teoría del significado que Ludmer explota está en Derrida 1972 a 1972b 1977a y 1979
“puesta en acto”, en border lines se pregunta por los bordes de un texto
Éste es uno de los procedimientos que se subsumen a la propuesta del programa de la
deconstrucción sobre el sentido. Desde Ludmer también retoma la crítica a la hermenéutica
como consecución de un sentido pleno al concentrarse en la ambivalencia y ambigüedad de
sentido en los textos del género gauchesco. Las nociones de diferencia, ambivalencia,
autorreferencia, especularidad, ambigüedad recorren el texto de Ludmer y en sus análisis de
los poemas gauchescos, así como en la definición general del sistema, la posibilidad de “darse
vuelta” y de inversión de los sentidos es constitutiva. Es especialmente en el capítulo
dedicado a “El fausto” de Estalisnao del Campo en el que todas estas nociones cobran
principal relevancia asociadas al concepto de autonomía.
De todos modos, esta ambivalencia y diseminación del sentido, entendida como una objeción
fuerte a la noción de interpretación y decisión crítica, encuentra una objeción que Ludmer ya
enuncia en sus clases de 1985: la política. A partir de un episodio que se puede analizar a
partir de la noción e “Resistencia a la teoría” de Paul De Man”. Luego del análisis de diversas
lecturas de El fausto” Ludmer plantea:
“¿cómo funciona el sentido en literatura? Puede funcionar en direcciones opuestas, como
funciona formalmente este texto y, por lo tanto, esto, por supuesto, justifica también la idea de
que entonces no hay que interpretar. Pero – y acá ponemos un punto importante en apoyo de
lo que podríamos sostener, una opinión propia- acá sí tiene sentido interpretar este texto. Acá
criticamos la tendencia antiinterpretativa y decimos: si nosotros no interpretamos, no
participamos de esa tradición histórica de lecturas donde el gaucho se ríe y no se ríe del
gaucho, y nosotros con esta lectura hacemos una reinscripción política del texto” (Ludmer
344)
Tiene sentido que la crítica apueste por el sentido, y esta apuesta se asocia fuertemente a un anclaje local:
345 “en la cultura argentina hay que interpretar” 345 resto no interpretable e intraducible de el Fausto., en
literatura hay resto no interpretable 346 larga reflexión sobre el resto que resiste (el resto puede ser el
futuro)
Ahora bien, como la propia Ludmer aclara en esta clase y como se desprende del modo en que
lee la gauchesca, la interpretación que se pondría en juego no tiene que ver con la
consecuición de un sentido “hermenéutico” o “Exegético”, asociado a los “oráculos” y a las
“interpretaciones de los dioses” 344. Pero sí se asociaría con el sentido como intervención.

58 ·La lógica del cantor” idea de “inmanencia” “todo está en el canto y el canto dice todo”
163 lamento y ley diferencial. Idea de lógica, de traducción. Dos leyes contradictorias. Lógica que incluye
la contraddicón (postestruct, no estructuralista)
174: contravalor con dos sentidos diferentes, guerra. Idea de dos sentidos, de ambivalencia, está en todo el
libro y es derrideana,
Como adelantábamos, las formulaciones derrideanas apuntan en buena medida a acentuar la
indeterminación del sentido en la lectura: el movimiento interpretativo que no escapa a la
lógica de la différance y no puede ser, por lo tanto, detenido, toma el nombre en Derrida de
“dissémination”, palabra tomada de un poemario de Mallarme (cual poemario). Por lo tanto,
la apuesta por la lectura política de Ludmer se puede comprender como un episodio de
resistencia de/a la teoría” tal como lo teoriza Paul De Man (Nussbaum). Por otro lado el
propio Derrida no desactiva la lectura política en sus intervenciones que se proponen escapar
del contenidismo pero también del formalismo que despolitiza la literatura. ESTO ESTÁ EN
ja, ou le faux-bond”de 1977 68 y 69. y en tener oido para la filo.
Y en esta cita:
“Ce fut, je crois, un progrès décisif de ce demi-siècle que de formuler explicitement la
question de la littérarité, notamment à partir des formalistes russes (non seulement à partir
d’eux: en raison d’un ensemble de nécessités historiques, la plus immédiatement déterminante
étant une certaine transformation de la pratique littéraire elle-même). L’émergence de cette
question de la littérarité a permis d’éviter un certain nombre de réductions et de
méconnaissances qui auront toujours tendance à resurgir (thématisme, sociologisme,
historicisme, psychologisme sous les formes les plus déguisées). D’où la nécessité du travail
formel et syntaxique. Néanmoins, une réaction ou une réduction symétriques pourraient
maintenant se dessiner: elles consisteraient à isoler, pour la mettre à l’abri, une spécificité
formelle du littéraire qui aurait une essence et une vérité propres, qu’on n’aurait même plus à
articuler à d’autres champs, théoriques ou practiques.” Derrida, 1972 pp 94-95 Positions
IMPORTANTE en Envíos, 1980, habla del fin de la literatura 114.
Ahora bien, sostenemos la idea de resistencia a la teoría en tanto que lo preponderante en las
formulaciones y trabajos críticos de Derrida es la puesta en primer plano de lo que resta y se
fuga de la fijación del sentido. Dado el movimiento de la diseminación, según Gerbaudo, en
Derrida interpretar “no implica sino intentar capturar ese excedente o bien el punto o los
puntos donde las intenciones fracasan”. Lo que parece estar presente en Derrida es la
precaución de no fijar una interpretación como la interpretación definitiva en Glas pagina 317.
También en living on, border lines habla de la crisis como la urgencia de una decisión
imposible, en 115. En La diseminacion, pág 267 hay distancia o desestabilización de la crítica
como crinein.
en 117 plantea que la ilegibilidad propone y presenta algo para leer.
Lo político en la interpretación para derrrida para estar más asociado a los modelos
institucionales en los cuales se da cada interpretación, tal como plantea en Mochlos, 422. En
este texto y en ja ou le faux-bond” también aclara por qué la deconstruccion no es una critica
o un analisis, Gerbaudo lo explica en 387 y 388. Esto es relevante dado que n Ludmer sin
podríamos hablar de analisis y de crítica, ya que las instancias de “des-lectura”, de mostración
d ellos puntos ciegos son episodios. El resumen de Gerbaudo en 393 me sirve mucho como
balance sobre la concepcion d ella critica de Derrida.
En estos puntos en los que Ludmer además de poner en escena la indecibilidad elige una
interpretación visualizamos una reapropiación de los planteos derrideanos sobre la lectura de
literatura y, además, consideramos que esta decisión por la intervención política se acentuará
en su obra crítica posterior en desmedro de la puesta en relieve de la indecibilidad.
147 “Aquí se instala un indecidible en el tratado” 148 contaminación entre dos literaturas y la voz del otro.
. “El lamento del letrado patriota” 151 resumen de tono, ley, alianza, alianza didáctica tono letrado
Una característica clave del tipo de relaciones de pasajes que se establecen entre la obra de
Jacques Derrida y las intervenciones críticas de Ludmer en “El género gauchesco” es el
intento de superar dicotomías teóricas y aunar miradas. Jorge Panesi Sobre “Ël género
gauchesco”, señala el “Afán de totalización” de Ludmer, cifrada en la nota al pie en que dice
que buscaba una fórmula del género y, además, por el intento de realizar a la vez una crítica
literaria y una crítica cultural. (no plantea tanta discontinuidad). También por el sistema de
género. Optamos llamar “sincretista” a este afán, que tiene como correlato uno de las
singularidades del libro: el análisis cultural, la reflexión sobre el Estado y su deuda con
Contorno, enunciada en el prólogo son articuladas con la idea de ambigüedad e indecibilidad
del género. Este intento de sincretismo está repleto de tensiones, dado que el acento en la
ambigüedad debe convivir con el análisis sociocultural. pagina 37 cuando habla de
autorreferencialidad del género y luego como cita datos de bibliografía mas sociológica (En el
cuerpo del delito mengua la presencia de Derrida y esto se ve menos)
ORILLAS bajas y altas del género.”orilla con lo que no es él” 43 “está escrito desde un borde mñas bajo y
por eso puede decirlo todo”. Lo pone en cursva. DERRIDEANO. IDEA de reorganizacion de las orillas de
lo literario y no literario.
Hay una oscilación con intento de síntesis entre una mirada textualista y una perspectiva de
crítica cultural, con las notas al pie y los estudios sociológicos, históricos que cita la
perspectiva foucaultina. Esta pulsión de sincretismo también se ve en las Clases, intención de
superar las dicotomías teóricas. Este sincretismo se da especialmente en la relación entre el
texto y el aparato de citas, por ejemplo, luego de explicitar el sistema de marcos en Hidalgo,
se incluye que en la escena oral “la voz del gaucho habla de lo otro, lo político, lo oficial:
habla de la vida pública de la patria (p. 74) e incluye al final de esta oración una nota al pie en
la que s eexplicita cómo el género liga la vida pública de las masas rurales con la nueva vida
pública de la revolución y la guerra. Esta última, aclara Ludmer, estaría cercana al concepto
habermasiano de opinión pública. De esta manera, las formulaciones de Ludmer conviven en
conflicto los usos de los conceptos derrideanos y su fuerte carga anti referencialista o anti
fenoménica con referencias bibliográficas de análisis sociológico, histórico y cultural (sobre
los gauchos, etc) que tienden puentes a un afuera del texto. Esta afirmación que sostenemos
podría rebatirse con lo que visualizamos como una aclaración en otra nota al pie que salvaría
este “afuera del texto”: en la nota 26 del capítulo “Desafío y lamento, los tonos de la patria”
incluye las “coyunturas políticas” como parte del género porque “él mismo se define como
político y coyuntural”, por lo menos hasta el surgimiento de “El fausto”. Ludmer plantea algo
clave: “La coyuntura política, que permite tipificar el sistema polémico del género, podría ser
otra ficción teórica”. Esta ficción de coyuntura sería un elemento exterior-interior del género
como conjunto agujereado. Es este intento de articular perspectivas que Jorge Panesi señala
como un fracaso por su afán de totalización, o, desde nuestra perspectiva, padece su resto, el
propio principio de indecibilidad se contradice con algunas de las voces que el aparato de
citas invoca y que analizan la cuestión de la gauchesca desde una mirada culturalista, no
discuntinuista entre mundo y literatura, mirada que Ludmer refuerza y acentúa en el prólogo
de la edición del 2000. Estas tensiones dentro del sincretismo se atenuan en el analisis del
Fausto donde la autonomización juega un papel central.

Otro de los conceptos de la constelación teórica derrideana que puede rastrearse en


Ludmer es el de la differance, pero traducido al español y probablemente simplicado
en el uso. Este concepto es acuñado por Derrida ya en sus primeras obras. En La voz y el
fenómeno plantea cómo la differance arruina la ilusión de todo “comienzo” que se pretenda
“originario”, y esa imposibilidad se asocia con la significación:
“c’est alors le moment où, en l’absence de centre ou d’origine, tout devient discours —à
condition de s’entendre sur ce mot— c’est-à-dire système dans lequel le signifié central,
originaire ou trascendantal, n’est jamais absolument présent hors d’un système de différences.
L’absence de signifié trascendantal étend à l’infini le champ et le jeu de la signification.”
(Derrida 1967 la voz y el fenómeno, 411) VER CITA
En 401-405 Gerbaudo explica detalladamente differance, y etimologicamente. Ludmer utiliza
diferencia, no recupera estas complejidades del término, tanto en Clases como después.
Aquello que sobrevive es la idea del juego de la significación: en Clases explica el lenguaje
en Derrida como juego de diferencias a partir que la lectura del filósofo francés realiza de la
linguistica de Saussure. Además, en 1985 llama la atención sobre la concepción del lenguaje
como repetición que nunca es “repetición pura”, como cita y red de diferencias (224) y esta
parece ser el modo critico de Ludmer en el genero gauchesco. 30: Uso de la voz diferencial
del gaucho”. genero es una serie de vueltas en los sentidos de los usos diferenciales de los
gauchos”.
Dice Ludmer: Si los gauchos sirven, la voz tiene un sentido y un uso posible en la literatura; si
no son usables, si se sustraen como Facundo, la voz “gaucho” tiene un sentido negativo. El
género se sitúa entre los dos sentidos para pensar su diferencia en los usos diferenciales de las
voces. Y la lógica de los usos da otra vuelta más: el género explora el sentido de la voz
“gaucho” en y por el uso de la palabra del gaucho, y ese uso es a la vez el uso del gaucho, el
otro de los sentidos o definiciones del género. El género es un tratado sobre los usos
diferenciales de las voces y palabras que definen los sentidos de los usos de los cuerpos.” pág
31
73 regla del genero: ficción de la reproducción escrita de la palabra oral del otro como palabra
del otro. “La diferencia está puesta de entrada y es lo primero que se escribe”.
Mediante una conjunción teórica, se mantiene de la concepción derrideana la idea de los
sentidos como efectos de una diferencia que “es lo primero que se escribe” (Acá Ludmer le
agrega tal vez una prelación temporal que no se encuentra en la filosofía derrideana)
Otra relación de pasaje entre Ludmer y Derrida que se imbrinca en los artículos es la que
podemos denominar Teóricas”. NO, ESTO LO METO EN LA DIFERENCIA
A menudo se define a la literatura ligada a la indefinición”, a la discrepancia (Ludmer, 29 0 30
ver), pero es en una nota al pie (nota 6), desgajada de un analisis crítico sobre una obra en
particular, en que se enuncia una definición no definitoria del filósofo francés sobre la
literatura:
“Me costó mucho llegar a la fórmula del género: “En la voz del gaucho define la palabra
‘gaucho’: voz (del) ‘gaucho’” (…) cuando la encontré me pareció que había encontrado LA
FÓRMULA del género gauchesco y al mismo tiempo la fórmula de la literatura … seguir
citando 32

La perspectiva derrideana de los marcos, el géneros y la literatura se asocia de manera directa


al modo en que Ludmer entiende y define la autorreferencialidad. En su delimitación del
primer trazado del género se dibuja un círculo en el que el “uso del gaucho y uso de la voz
remiten uno al otro como si fuesen autorreferenciales” (p. 37) , o sea, la frontera exterior del
género y el conjunto del género participan de un juego de remisiones y referencias mutuas
Luego, la autorreferencialidad como clave es decisiva en su análisis de “El Fausto” y aquí
parece haber una oscilación: este texto parecería ser el inicio de la literatura en tanto
autonomía y despliegue de los juegos autorreferenciales, pero como hemos visto, esta manera
autorreferencial ya se encontraba en los análisis de obras anteriores.
4 aquí inicia la literatura en el tratado” con Sarmiento, facundo. Se organiza alrededor de la palabra patria”
derrideano. Tb se organiza con la palabra vacío y tiene el vacío en el centro”
Del Campo constituiría un punto de inflexión ya que
123 II Del Campo extremo del género, lo parodia, marca primer punto en que espacio interior y exterior del
género son lo mismo. “Del campo es el primero que lee el género como literatura y por lo tanto toma a sus
escritores como escritores, en dos gestos”.
apitulo 3
241 Ademas relacion entre lo literario y lo político. El fausto es el corte entre lo literario y lo politico,
autonomización (esto ya lo decía en Clases) 253: efecto de despolitización, cambi relacion entre lo narrado
y el marco. Espacio de la escritura está en el entre, en el neutro
254: en el Fausto se trata de lo que la representación representa (en cursiva).
En la doble sesión Derrida trata sobre el problema de la representación, estructurado por un
sistema metafísico que distingue lo imitado de lo imitante. La crítica de arte se ha
estructurado según esta metafísica en las distintas remisiones a una referencia, a una
presencia. El texto de Mallarmé, “Mimique” es un caso ejemplar de una dislocación con
respecto a la referencia y por lo tanto a la metafísica de la presencia. (Derrida cita el texto en
la hoja que entrega nota al pie). Según Derrida, no hay referente en ese texto, hay
recursividad; el mimo Pierrot no imita nada, no reproduce ninguna acción y ningún habla en
tanto que logos. Mimique invita a un “laberinto textual tapizado de espejos” (293); es una
escritura que no remite más que a si misma y a la vez remite indefinidamente a otra escritura.
(Derrida esboza las posibles derivas diseminatorias de tales remisiones). Esta mímica que no
imita nada, no refleja ninguna realidad, es simulacro en el sentido platónico, como copia de
copia, lo que arrastra consigo la posibilidad de decisión entre oposiciones o interpretaciones
definitivas, incluso de lo que sucede en la obra (Derrida le interesa pensar este texto en
contrapunto con la metafísica y la relación con la verdad, la operación de Mimique no
produce ni desvela ninguna presencia. Por eso lee en contrapunto con el Filebo y asocia el
entre o hymen como lo indecidible.
En La doble sesión define lo indecible: “Una proposición indecidible, Gödel mostró su
posibilidad en 1931, es una proposición que, dado un sistema de axiomas que domina una
multiplicidad, no es ni una consecuencia analítica o deductiva de los axiomas, ni en
contradicción con ellos, ni verdadera ni falsa con respecto a esos axiomas.” p 330 y 354
consecuencias críticas de este indecidible, como crínein y 356, 364. más clave: final de la 366,
367, 368 límites de la crítica temática. 377 crítica de polisemia en lectura por diseminación.
Lógica abisal de la que la crítica temática no puede dar cuenta y complica un método a favor
de “cierta marcha que se sigue” (406) 415 cuestión del juego
fenomenológica.380, 391. 393 “un texto no estará compuesto nunca por signos o
significantes” p 333 de La doble desestima lo exterior e interior”
En 312 de este mismo texto aparece la cuestión de la autonomía. En 317: en la literatura solo
tiene lugar el lugar, y cuestión del saber.

En el análisis de Ludmer, el narrador de El Fausto es irónico y la ironía “produce ambigüedad


y paradoja, por momentos es indecidible y puede generar double-bind”, 256, decodificaciones
distintas, a partir de lo cual recuerda en nota al pie las interpretaciones hechas de la obra por Hernández,
Ricardo Gutiérrez, Borges, Anderson Imbert, etc.
La marca de autonomización surge en el Fausto con un discurso sobre la literatura gauchesca
en el interior mismo del género: hay discurso sobre el género. romanticismo de Jennna.
Ludmer apela nuevamente a la noción derrideana de marco: Fausto innova en la construcción
del marco de los diálogos gauchescos que consistían en la apertura con la voz “directa” del
gaucho y cierre con la del que escribe el diálogo y a veces lo dice, en un marco mixto mitad
“oral” mitad escrito”, en cambio el marco en la obra de Del Campo “pertenece totalmente al
orden d ella escritura; es el mismo narrador, que “contempló” el encuentro de los amigos, el
que clausura el texto.” (265). El marco, plantea Ludmer, hace que el texto se vuelva hacia si
mismo, se autorrefiera generando efectos de autoengendramiento, especulares, divisiones
internas, duplicaciones y repeticiones 266. Esos efectos solicitan una lectura distinta a la
autoridad última de un sentido, debido a que la ambivalencia invade todo el texto6. Citar 268:
“La ambivalencia invade el texto y el doble juego no tiene fin: militares, diablos, jauchos,
buenos-malos, aliados-enemigos. Porque el sentido no responde solamente a las palabras sino
también a las acciones: juicio burlesco al género en un poema que ha sido leído como una
burla del gaucho”. Tradición crítica ante la que justamente Ludmer quiere intervenir y aquí,
como adelantábamos, pone en juego su detención de la indecibilidad derrideana que usa para
pensar el texto; en efecto, Ludmer apuesta por una interpretación política que afirma una
posibilidad: el Fausto da lugar, por primera vez en el género, un código de justicia opuesto a
la ley letrada y una alianza entre iguales (Ludmer, 1988 271) y un ataque a los dos sectores
que constituyeron una alianza fundante del género, el doctor y el militar (272). Ante la lectura
6 Esta lectura de Ludmer tiene su antecedente directo en las Clases de 1985; a partir de la clase 20 dedicada al
sentido, Ludmer se aboca a analizar en detalle el Fausto de Estanislao del Campo. Allí repasa y confronta
lecturas: lectura de Lugones sobre que es una parodia y que no se corresponde con “la realidad”, la de
Martínez Estrada, las dos sostieen que es una burla del gaucho, Anderson Imbert: es burla a gauchos y a
burguesía de Buenos Aires, Lamborgini también
299: está ya acá en Clases la tesis de la despolitización del viaje en el Fausto. 301: es el primero que lo hace, la
no mención al 25 de mayo, según Ludmer. 335 los efectos autorreferenciales son un efecto de lectura, y su
consecuencia es que el sentido se hace indecidible: 337: en todos lados hay pactos, creencias y no creencias,
espejos que se reenvían, 338 lectura que no permite construir polos de oposiciones como en el
estructuralismo
de El Fausto como burla hacia el gaucho se abre la lectura de la resistencia de los marginados
y su ataque a las élites.

aclarar en algun lado que estos conceptos se separaran en nuestro trabajo por cuestiones de
orden, pero que son indisociables y se reclaman entre sí en la obra derrideana (Ferro, citar
intro cuando dice que Derrida no define)

Hay otras dimensiones del libro de Ludmer con fuertes resonancias de la obra de Jacques
Derrida: Dos biografías de escritores de biografías de gaucho”. (Derrideano: duplica la mediacion de la
escritura, y ademas retoma la biografía como género valioso en el tratado).
Nota al pie sobre las biografías en “El género gauchesco” Gerbaudo estudia la presencia de
los comentarios biográficos en la obra de Derrida, que introduce discursos de tipo “privado”
en los textos (cartas, etc), página 149 de tesis de Gerbaudo. 163-164 : explicitacion de
Derrida sobre el lugar marginal de este tipo de escritos, ya sean las cartas de Hegel o el propio
género al que él mismo apela (en envios por ej.)

. Juegos de palabras en la prosa de Ludmer, paradojas ver que pagina en mi otro apunte
99 “Del lado del don”

Uno de los pasajes del libro de Ludmer que se asocian a un pensamiento de la crítica y la
lectura retoma a la concepción de la naturaleza triádica del signo según Peirce, citando pasajes
de una carta en el apartado “el signo del tres” (p 114. Su idea de la existencia de un signo
interpretante que media entre el signo y su objeto es puesta jugar en relación con una noticia
de Clarín que Ludmer incluye en la página anterior al capítulo “Del lado del don” en la que se
incluyen, en un montaje, estas citas de Peirce. La noticia publicada en el diario Clarín en 1987
titulada “Fue verificada una teoría de Einstein” es sobre el descubrimiento de un “anillo de
Einstein” (p 98). Esta conjunción que puede emparentarse con el universo de referencias que
Jacques Derrida ha articulado, apunta a poner en primer en plano el estatuto anti objetivista de
la interpretación en la lectura.
Lass referencias a campos de la ciencia se completan con 139 red en diagonal, fracciones de Cantor
(postestruct) 237 metodo diagonal de Cantor, cuadrito, es esto lo que saca en la segunda edición (ver
influencia derrideana, postestruct). 146 IMPORTANTE, los primeros versos gauchescs se organizan como
mosaicos o espacios de Reimann (DERRIDA) y luego cita contigüidad de Mukarovsky
En De la gramatologie Derrida retoma el concepto de signo de Pierce para hacer un
cuestionamiento a la idea de significado trascendental (71 73). En en el genero gauchesco el
nombre de Pierce comparece también, pero mediado por la lectura que hace Chomsky de
Pierce.
105: por que o para que usa biografias.

DOS CARAS DEL DON. Don, alianza y futuro como categorías constitutivas del género” 129: “dos
grafías de colectivos que llevan la mancha de la diferencia de la patria”

El genero se define literariamente a sí mismo DERRIDA. . ORILLAS bajas y altas del género.”orilla con lo
que no es él” 43 “está escrito desde un borde mñas bajo y por eso puede decirlo todo”.
Además, hay una oscilación con intento de síntesis entre una mirada textualista y una perspectiva de
crítica cultural, con las notas al pie y los estudios sociológicos, históricos que cita la perspectiva
foucaultina. Esta pulsión de sincretismo también se ve en las Clases, intención de superar las dicotomías
teóricas. Segunda regla: construcción del espacio oral.
“El libro del pacto” 280 ver cita. 281 282 La vuelta” es texto estatal, institucionalización del
género. 282 “en penitencia en las orillas”: dos incorregibles”.
El sentido es una institución, institucion implica pacto, alianza. Ley de la razon. 288 289
Vizcacha, LIMITE INTERNO, exclusión, es prehumano, animal 290: los menores ponen en
crisis porque muestran el centro mismo de la institución DERRIDEANO, 306 idea que desde
la literatura se puede escandir la historia de la patria. Picardía en las orillas, novela del futuro
308 Picardia: ambivalencia, si y no, palabra dividida en su interior.
“Ustedes saben que la teoría de Derrida se llama deconstrucción”. ¿Qué quiere decir deconstrucción”?
Quiere decir eso: hacer caer un edificio, agarrarse de un punto marginal y transformarlo en central,
agarrarse del punto que cuestiona el sistema y está dentro del sistema, sacarlo para deconstruirlo, para
tirarlo abajo” 217 plantea que la actividad fundamental es la demolición de las oposiciones binarias
En 218 marca el lazo entre los movs feministas en eeuu, la deconstruccion de la oposicion hombre-mujer y
la teoría derrideana

Cita sobre el nombre de Clases “La idea de que un texto disemina algo, la idea de que un texto no está
armado por una estructura, sino que está armado por lo que se llama “la teoría del nombre propio” o, como
dice Derrida, o como dice Lacan también, todo significante no es sino la inscripción del nombre propio.
Para lo único que trabajaría la escritura es, en el fondo, para inscribir, como se hace en los árboles o en los
muros, el propio nombre.” página 179
.
226 también en 249 Ludmer lee similar a Ferro la relacion literatura filosofia a partir de márgenes de la
filosofia y texto de Valery.
235 efectos de la autorreferencialidad, no poder separar lo que se dice de lo que hace el texto, el texto
dramatiza 236 esa dramatización es efecto de una forma de lectura, acá sigue a Ante la ley (tal vez
importante para oponer a otro modo de lectura mas sociologica)
237 idea de que dos lecturas son complementarias (tendencias sociologicas y tendencias formalistas).
Seguno efecto delmarco es la generación de paradojas, ambivalencia, sentido indecidible 237
238 “puntos de condensación” Derrida), ver, termino simple que reune dos sentidos a veces contrapuestos
(farnakon) marco firma y titulo importantes porque fundan. Lo marginal constituye el texto como literario.
239 por eso critica al estructuralismo, un punto marginal constituye el sistema
242: verdad de los marginados (mujeres, etc) Derrida no se coloca ni en el formalismo ni en el soiologismo,
asegura Ludmer
247 critica a estructuralismo como jerarquías
257 relación entre un texto y la literatura: equiparación de Ludmer Literatura y ley a partir de Ante la ley
258 relación entre decisión de incorporar un texto a la literatura y el texto (pregunta que surge con el
género gauchesco)
Origen no puede conocerse (idea de ante la ley que está en el genero gauchesco) y
263: oposiciones y diferencias entre las mismas palabras, entre dos personajes, tercera diferencia la puerta.
266 el texto habla de sí mismo y dice en sí mismo lo que es la ley, habla de la ley y él mismo dramatiza lo
que es la imposibilidad de acceder a la ley, no permite llegar a sí mismo.
El texto difiere el acceso al sentido, se despliegan diferencias y no una interpretación.
268: literatura como juego con los limites que perturba el sistema referencial
277: en el martin fierro de lo unico que se habla es de la ley, confrontacion de una ley consuetidinaria a una
ley escrita de la ciudad. Toda la gauchesca habla d ella ley pero el MF especialmente. Compara el MF con
Ante la ley de Kafka, interesante en este punto: mezcla con Foucault pasaje de legalidades) y ver si en este
analisis influye la reflexión autorreferente que Derrida analiza en el texto de Kafka.
287: puesta en abismo del texto, a la que Derrida llama “Contraabismo”: el texto se reproduce a sí mismo,
es lo mismo que el texto pero su inversión

Hay una dimensión retórica similar en Ludmer y Derrida que probablemente no obedezca a la
relación de pasaje sino a una convergencia. El primer caso es la importancia de la nota al
margen en la obra de la crítica argentina y del filósofo francés. En Derrida, se tratan de
extensas notas que sostienen tesis filosóficas fuertes, tal es el caso de la gramatología y su
análisis de Pierce, o la nota 4 en que aclara acepciones de “grammatologie”. Las notas
tambien incluyen aclaraciones filológicas. (Agregar estudiado por Gerbaudo, página 52) La
relevancia otorgada por estos espacios textuales va en consonancia con las formulaciones
derrideanas sobre el Parergon y la importancia de los elementos que se encuentran en los
sitios liminares del texto, subvirtiendo sus jerarquías. En Ludmer la relevancia de las notas al
pie son una de las claves en sus libros (agregar texto de landa sobre Ludmer). Además de las
breves reseñas sobre las hipótesis principales de la bibliografía que articula con sus
exposiciones, muchas veces en las notas se ponen en juego análisis críticos de otras obras. Tal
es el caso de la nota en “El género gauchesco”, en la que se realiza un “ejercicio con el
diccionario” a partir de la búsqueda de la palabra.

Otro procedimiento que constituye a este libro es el del montaje; en el capítulo es explícito.
Una noticia sobre Einstein y una entrevista a Noam Chomsky se intercala con las páginas
dedicadas al género gauchesco. Este procedimiento de montaje a partir de elecciones
estratégicas (Gerbaudo) de autores y textos es clave en varios de los libros de Jacques
Derrida. Uno de los más extremos es Glas, libro en que se divide en columnas fragmentos de
Genet, por un lado, y fragmentos de Hegel por el otro. De Manera similar, en Tympan Derrida
desarrolla en una columna su escrito y la otra se despliega un texto de Leiris.
En La double séance, ensayo que interga La dissémination también presenta una”estructura
descentrada” que exige otro tpo de lectura distinta al régimen lineal (Gerbaudo, tesis 121). Ya
que intercala citas.
También en la verdad en pintura los artículos reunidos pueden leerse a partir del “pivote
teórico” que propone el texto “Passe-partout” (Gerbaudo, 124)
Clases: 239 injerto: cita, plagio, collage, Ludmer acude al injerto de textos pertenecientes al campo de la
ciencia o la filosofía para cambiar sus sentidos en una red.

Ludmer continúa una idea Derrideana de la lectura como corte y contagio en Glas; las
columnas “Chaque colonne s’enléve avec une impassible suffisance et pourtant l’élément de
la contagion, la circulation infinie de l’équivalence générale rapporte chaque phrase, chaque
mot… à chaque autre, dans chaque colonne et d’une colonne à l’autre...” (Glas, 1974a: 1 der)
Como se ve, Derrida replica en micro la idea de contaminación y contagio que propone para
pensar el género. Según Gerbaudo, este tipo de escritura supone un gesto paródico respecto de
los metalenguajes teóricos, ya sean filosofía, crítica literaria, liguistica. (Gerbaudo, pág 145 de
Tesis). En Living on. Border lines de 1979 también pone en juego la disposición inusual de la
página (pág 168 de Gerbaudo)
En Márgenes de la filosofía (p 376) Derrida teoriza el injerto a la vez que en otros textos lo
pone en juego. La inserción de textos en contextos impredecibles . En limited inc también
vuelve a esta cuestión cuando plantea la variación que sufre una frase citada en otro contexto,
Don y deuda están en la gramatologie. En la carte postale critica formalizaciones (trad Tarjeta
postal, de Freud a Socrates

Relaciones de pasajes están marcadas en este caso por el cruce bidireccional, Ludmer retoma
dimensiones retóricas de la obra de Derrida que a su vez a retomado elementos retóricos de la
crítia literaria (Gerbaudo 157 habla de protocolos de lectura y escritura)

La estructura de envíos puede emparentarse con Aquí america latina; en envíos se trata de
tarjetas postales y en Ludmer de entradas de un diario. (Gerbaudo sobre envíos pag 158)
aunque no hay inestabilidad del yo que habla como sí en Derrida. Gerbaudo lee envíos como
una posible parodia derrideana a los protocolos de la filosofía. El gesto paródico está en
Ludmer también con los protocolos de un tipo de crítica que ella misma llevaba a cabo en su
ás cercano al estructuralismo.
La crítica derrideana al Estructuralismo se encuentra ya en el texto fundacional “De la
grammatologie, en 1967. El Cours de ling. De Saussure, texto clave para los fundamentos
teóricos y epistemológicos del paradigma presente en la mayor parte de las ciencias sociales y
humanas de la década del 60, es pensado por Derrida en su relación solidaria con las
dualidades y jerarquizaciones metafísicas que se remontan a la filosofía platónica. La
distinción Significado/Significante
En “Fuerza y significación” de 1967 también lleva a cabo una crítica al modelo estructuralista
como pretendido “metalenguaje objetivo” (VER) para leer literatura. La estructura, al
convertirse en la propia cosa literaria, opaca al texto. Ante esto, sostiene la idea de una crítica
como “escritura” (Force et signification, págs 22 23). la espeficidad de la literatura es un
conjunto vacío (esto está en Ludmer) (p´gas 17 y 18) de fza y significacion.
En la estructura el signo y el juego destartala también la idea de un centro en la estructura.
203: Gerbaudo critica traduccion de derive y differance
movimiento ue se puede explicaar con la differance y la huella, ( cap iv).
Con respecto al problema de la referencia, que es de principal relevancia para comprender el
hiato crítico entre “El género gauchesco” y su prólogo en la reedición del año 2000,
rescatamos de Derrida su planteo en Positions, de 1972. página 126: la relativización de la
confianza en los datos que otorga “el documento”

La concepción de la filosofía de Jacques Derrida con respecto al significado es insoslayable


en las relaciones de pasajes que se efectúan en el texto de Ludmer.
“La dissémination inscrit, avec une extensión réglée du concept de texte, une autre loi des
effets de sens ou de référence (antériorité de la ‘chose’, réalité, objectivité, essentialité,
existence, présence sensible ou intelligible en général, etc.), un autre rapport ebtre l’écriture
au sens métaphysique et son ‘dehors’ (historique, politique, économique, sexuel, etc.).”
(Derrida 1972 La diseminación pag 49.

267 d ella doble sesion: concepcion del crítico ya no como crinein. Esto hace pasaje en la obra
de Ludmer tanto en lo que dice sobre el crítico como lo que hace en algunas zonas.
Otra intervención importante de Derrida sobre la crítica dominante en los 70s se encuentra en
Positions y apunta a a marcar las insuficiencias tanto d euna crítica contenidista como d euna
crítica formalista (Posiciones, 63-64)
Derrida menciona a einstein en “estructura juego y signo en las cs humanas, de 1970

En la escritura y la diferencia apela al fragmento, en pág 108, ya no es posible la


consolidación de una lectura como la pensaron los estructuralistas. Lectura es no critica, no
metodo y no analisis (gerbaudo 272) Derrida no propone arrasar con el estructuralismo.
Aportó, por ejemplo, la destitución del autor como el centro del sentido (274)

Ludmer además retoma una serie de concepciones teóricas sobre la literatura. Uno de ellos es
la autonomía, problema que ya en De la Grammatología Derrida propone para pensar a la
literatura. En la escritura y la diferencia se asocia la autonomía y la libertad en pág 17. En una
afirmación en la que resuenan las tesis de Maurice Blanchot, la literatura e (agregar
entrevista); contribuye a señalar el cisma entre el mundo y el lenguaje (ver en la escritura y la
diferencia, pag. 116)
Sobre El cuerpo del delito: Según Gerbaudo, “Derrida interpela a atender a los conocimientos
que pueden componerse desde discursos aparentemente al margen de las formaciones
discursivas consideradas como portadoras de “conocimiento” (entendiendo “conocimiento”
como conocimiento “probado”, científico, etc.: formaciones discursivas que aprecieran
haberse constituido como tales clausurando aquellos discursos que las hacían peligrar”
(Gerbaudo, Tesis, 287) (Derrida (La escrituray la diferencia)

En La diseminación plantea la cuestión del interior y exterior del texto, y cómo esa dicotomía
se enrieda.
Gerbaudo en 315 sobre el género y el “no mezclarás los géneros”, interpretación divergente
de Panesi en artículo. Esto lo puedo poner en nota al pie.

“Il n’y a pas de hors-texte”, ya en de la gramatología (Gerbaudo 318, 324. ). en De la


gramatologia 214 pone en cuestión el texto como documento. 320 gerbaudo sobre diferencias
con el postestructuralismo.. Gerbaudo 327: no hay fuera de texto como no hay antes de texto
(la diseminacion, 364) Gerbaudo 329: diferencia con estructuralismo, anti grilla
estructuralista, fuerza de los textos por restos (Glas, 291)

En Envío página 141 aparece crítica a representacion y por lo tanto a la idea de un origen.
“tout commence par le renvoi”. En Glas, pag 328 aparece la idea de “double bind”

Gerbaudo 355 resto en Derrida, resto e interpretación, no resto como residuo, cita de Glas en
página 316
A la discusión generalizada sobre los ocasos del autor, fuertemente asociadas a la reflexión
del postestructurañismo sobre el sujeto. Derrida le imprime una modulación propia. Las
formulaciones sobre el “nombre propio” (puestas en juego en eperons, he olvidado mi
paraguas). Llevadas a cabo en De la gramatología, pág 150 apuntan a indagar sobre el estatuto
de los nombres, de la firma y del autor. Estas reflexiones operan en “El género gauchesco”,
Ludmer utiliza la idea de nombres para, en asociación con el más lacaniano “nombre del
Padre”. Con respecto a la inscripción autobiográfica en los textos teóricos Derrida se expide
en La tarjeta postal, a propósito de Freud, el recurso a la primera persona apunta a
resquebrajar la pretensión científica del texto y el propio Derrida lo utiliza. (Gerbaudo explica
en 376). Acá vincular con poscritica de Ulmer y la presencia cada vez mayor de la primera
persona en los libros de Ludmer.

Y en 419 importante sobre género, bordes, interno y externo, cita otros textos además de la
ley de género.
432: leer en el entre el juego autonomo y los objetos a los que parece remitir. 434 “deriva”

Importante para pensar el pasaje de filosofía a crítica literaria: el Derrida lector de literatura
lleva a cabo una serie de protocolos sistemaizados por Analía Gerbaudo. Uno de ellos es
“estrategia del espejo” 493. en 496: si Derrida toma operaciones de la critica, el cuidado a la
lengua original, la lectura “anotdad” (a diferencia de otros filósofos que leen literatura). EN
Agregar que en argentina se tradujo 5 años antes la gramatologia que en Usa, lo dice Ferro, tb
Catelli en ese articulo que mando miguel al mail,
Hay otras dimensiones del libro de Ludmer con fuertes resonancias de la obra de Jacques Derrida: Dos biografías
de escritores de biografías de gaucho”. (Derrideano: duplica la mediacion de la escritura, y ademas retoma la
biografía como género valioso en el tratado).
Nota al pie sobre las biografías en “El género gauchesco” Gerbaudo estudia la presencia de los comentarios
biográficos en la obra de Derrida, que introduce discursos de tipo “privado” en los textos (cartas, etc), página
149 de tesis de Gerbaudo. 163-164 : explicitacion de Derrida sobre el lugar marginal de este tipo de escritos, ya
sean las cartas de Hegel o el propio género al que él mismo apela (en envios por ej.) 105: por que o para que
usa biografias.

Juegos de palabras en la prosa de Ludmer,99 “Del lado del don” DOS CARAS DEL DON.
Don, alianza y futuro como categorías constitutivas del género”
129: “dos grafías de colectivos que llevan la mancha de la diferencia de la patria. Don y deuda
están en la gramatologie.

En la escritura y la diferencia apela al fragmento, en pág 108, ya no es posible la


consolidación de una lectura como la pensaron los estructuralistas. Lectura es no critica, no
metodo y no analisis (gerbaudo 272)
“Il n’y a pas de hors-texte”, ya en de la gramatología (Gerbaudo 318, 324. ). en De la
gramatologia 214 pone en cuestión el texto como documento.

En Glas, pag 328 aparece la idea de “double bind” Ludmer además retoma una serie de
concepciones teóricas sobre la literatura. Uno de ellos es la autonomía, problema que ya en
De la Grammatología Derrida propone para pensar a la literatura. En la escritura y la
diferencia se asocia la autonomía y la libertad en pág 17. En una afirmación en la que
resuenan las tesis de Maurice Blanchot, la literatura e (agregar entrevista); contribuye a
señalar el cisma entre el mundo y el lenguaje (ver en la escritura y la diferencia, pag. 116)

IMPORTANTE HIPOTESIS GENERAL DE LA TESS: en el pasaje se juega lo sigiente: los


filosofos leen eminentemente literatura con carga filsoofica (en el sentido que le da derrida en
schibolet para Celan pag 88). Aquellos autores que meten filosofia atroden. En el pasaje,
critica usa esos conceptos pergeñados con la literatura para otro tipo de obras no filosoficas
(por caso, la gauchesca) amplian, digamos

El Derrida de Josefina Ludmer y otras figuraciones en las clases de los críticos (1984–1986)1
en Primer Coloquio de Avances de Investigaciones del CEDINTEL disponible en
http://www.fhuc.unl.edu.ar/media/investigacion/publicaciones/CEDINTEL_coloquio_final.pd
f

Ludmer, Josefina Clases 1985

(politicas d la exhumacion)

Programa de Panesi el critico y sus teorias, ver si tiene articulo en que dice eso en programa o
en Criticas.
Derrida’s legacies

Aca hay cosas para agregar en la tesis:


432 BUSCAR ESTO: leer en el entre el juego autonomo y los objetos a los que parece
remitir. 434 “deriva”
Importante para pensar el pasaje de filosofía a crítica literaria: el Derrida lector de literatura
lleva a cabo una serie de protocolos sistemaizados por Analía Gerbaudo. Uno de ellos es
“estrategia del espejo” 493. en 496:

La loi interdit en interférant et en différant la “férance”, le rapport, la relation, la réference.


L'origine de la différance, voilà ce qu'il ne faut pas et ne se peut pas approcher, se présenter,
se représenter et surtout pénétrer. Voilà la loi de la loi, le procès d'une loi au sujet de laquelle
on ne peut jamais dire "la voilà”, ici ou là.” p. 122 Devant la loi.

Clases, NOMBRE PROPIO:: 225 Tematica de los limites, los márgenes, lo que está adentro y
afuera a la vez, de lo que pertenece a dos zonas. Se agarra del limite para destartalar
oposición. Ver como Ludmer lo hace. En 225 idea de que “en los márgenes no hay centro”.
lugar del nombre propio con respecto al adentro y al afuera

En Envío, de 1980, a partir de una crítica del análisis de Greimas, Derrida plantea que es la iteración y sus
efectos, la parodia, la ironía, que impide pensar en un núcleo inalterado, además. Cuestiona la representación
y por lo tanto a la idea de un origen. “tout commence par le renvoi”.
Teoría del significado que Ludmer explota está en Derrida 1972 a 1972b 1977a y 1979.

de la diseminación
os prólogos, introducciones, preliminares, preámbulos y prolegómenos, con vistas a su propia
desaparición. Llegado al límite del pre- (que presenta y precede o más bien adelanta la
producción presentativa y, para poner ante la vista lo que aún no es visible, debe hablar,
predecir y predicar), el trayecto debe a su término anularse. Pero esta sustracción deja una
señal de la desaparición, un resto que se añade al texto subsiguiente y no se deja resumir por
completo. Tal operación parece, pues, contradictoria, y lo mismo ocurre con el interés que en
ella se pone. ¿Pero existe un prefacio? Por una parte —es de pura lógica—, ese resto de
escritura resulta anterior y exterior al desarrollo del contenido que anuncia (14 pag. Citar en
frances)

SOBRE FAUSTO DE E DEL CAMPO IMPORTANTE:


235 efectos de la autorreferencialidad, no poder separar lo que se dice de lo que hace el texto,
el texto dramatiza 236 esa dramatización es efecto de una forma de lectura, acá sigue a Ante
la ley
REFERENCIAS COMUNES
Las referencias a campos de la ciencia se completan con el uso del “método diagonal de
Cantor” mediante el cual se relacionarían los apartados (1088: 237), cuadro que es eliminado
en la segunda edición. Y la afirmación “los primeros versos gauchescos se organizan como
mosaicos o espacios de Reimann” (1988: 146).

SI O SI TENGO QUE AGREGAR EL TEMA DE LOS NOMBRES EN LUDMER


si Derrida toma operaciones de la critica, el cuidado a la lengua original, la
lectura “anotada” (a diferencia de otros filósofos que leen literatura).
Derrida no propone arrasar con el estructuralismo. Aportó, por ejemplo, la
destitución del autor como el centro del sentido (274)
A la discusión generalizada sobre los ocasos del autor, fuertemente
asociadas a la reflexión del postestructuralismo sobre el sujeto. Derrida le
imprime una modulación propia. Las formulaciones sobre el “nombre
propio” (puestas en juego en eperons, he olvidado mi paraguas). Llevadas a
cabo en De la gramatología, pág 150 apuntan a indagar sobre el estatuto de
los nombres, de la firma y del autor. Estas reflexiones operan en “El género
gauchesco”, Ludmer utiliza la idea de nombres para, en asociación con el
más lacaniano “nombre del Padre”. Cita sobre el nombre de Clases “La
idea de que un texto disemina algo, la idea de que un texto no está armado
por una estructura, sino que está armado por lo que se llama “la teoría del
nombre propio” o, como dice Derrida, o como dice Lacan también, todo
significante no es sino la inscripción del nombre propio. Para lo único que
trabajaría la escritura es, en el fondo, para inscribir, como se hace en los
árboles o en los muros, el propio nombre.” página 179

Agregar que en argentina se tradujo 5 años antes la gramatologia que en Usa, lo


dice Ferro, tb Catelli en ese articulo que mando miguel al mail,

. Señala, además, el gesto cítico de la dualidad”, en el objeto y también en el procedimiento: dos voces, etc.
Panesi señala en dichas clases la consonancia de las categorías de “El género gauchesco” con los conceptos
derrideanos de “Marco” y límite y la recuperación de la ecuación derrideana entre lengua y ley. En p 7 de
Apuntes Regis da una explicación del uso de cientificismo con el que puedo polemizar.

301: es el primero que lo hace, la no mención al 25 de mayo, según Ludmer. 335 los efectos
autorreferenciales son un efecto de lectura, y su consecuencia es que el sentido se hace
indecidible: 337: en todos lados hay pactos, creencias y no creencias, espejos que se
reenvían, 338 lectura que no permite construir polos de oposiciones como en el
estructuralismo

En Márgenes de la filosofía (p 376) Derrida teoriza el injerto a la vez que en otros textos lo
pone en juego. La inserción de textos en contextos impredecibles . En limited inc también
vuelve a esta cuestión cuando plantea la variación que sufre una frase citada en otro
contexto,

Clases: 239 injerto: cita, plagio, collage, Ludmer acude al injerto de textos pertenecientes al
campo de la ciencia o la filosofía para cambiar sus sentidos en una red.

IMPORTANTE
CLASES:
238 “puntos de condensación” Derrida), ver, termino simple que reune dos sentidos a veces
contrapuestos (farnakon) marco firma y titulo importantes porque fundan. Lo marginal
constituye el texto como literario. 239 por eso critica al estructuralismo, un punto marginal
constituye el sistema 242: verdad de los marginados (mujeres, etc) Derrida no se coloca ni
en el formalismo ni en el soiologismo, asegura Ludmer 247 critica a estructuralismo como
jerarquías 257 relación entre un texto y la literatura:

En “Force et signification” de 1967 también lleva a cabo una crítica al modelo estructuralista
como pretendido “metalenguaje objetivo” para leer literatura. La estructura, al convertirse
en la propia cosa literaria, opaca al texto. Ante esto, sostiene la idea de una crítica como
“escritura” (, págs 22 23). la espeficidad de la literatura es un conjunto vacío
(esto está en Ludmer) (p´gas 17 y 18) de fza y significacion.

Derrida and the humanities

textos sobre ludmer en Landa

Una republica de las letras de Dalmaroni


textos sobre ciencia en derrida (godel, eistein, cantor)
Ferro
Benoit Peeters
Ulises gramófono

De la Gramatologie
La voz y el fenomeno
La doble sesion
Ante la ley
La loi du genre
Resistencias Paul de Man

También podría gustarte