Está en la página 1de 2

CUESTIONARIO- DERECHO DE SUCESIONES

79. ¿Qué debe entenderse cuando el artículo 831 del CC establece que son colacionables las
donaciones u otras liberalidades que por cualquier título hayan recibido del causante sus
herederos forzosos?

En principio el art. 831 del CC establece: “Las donaciones u otras liberalidades que,
por cualquier título, hayan recibido del causante sus herederos forzosos, se considerarán como
anticipo de herencia para el efecto de colacionarse, salvo dispensa de aquél”.

a "donaciones u otras liberalidades", y es correcto, porque la donación de bienes muebles o


inmuebles es una forma de liberalidad, como también lo son, por citar algunos ejemplos, la cesión
gratuita de un crédito, la condonación de una deuda y el comodato

Por lo que debe entenderse como una obligación que asume el heredero forzoso de regresar a la
masa hereditaria las donaciones u otras liberalidades por cualquier título haya recibido de parte del
causante, con el objetivo de poder dividir y partir el patrimonio hereditario en condiciones de
igualdad, ante la concurrencia de herederos de la misma condición y clase.

80. ¿Cómo se colacionan las donaciones efectuadas por el causante a personas que al momento
de su deceso tendrán la calidad de herederos forzosos?

En primer lugar, siendo que uno de los requisitos para que proceda la colación, es la concurrencia
de herederos forzosos; también estarían obligados a colacionar, siempre, por supuesto, que
concurran con otros legitimarios, aquellos que efectivamente lo sean al momento de abrirse la
sucesión, aunque no lo fueran cuando recibieron la liberalidad: por ende la forma de colacionar es
la misma que si el donante hubiera realizado donación a un heredero forzoso que tenía tal calidad,
es decir, operan como un anticipo de legítima.

La colación implica:

1. Computación: Implica agregar a la herencia neta o caudal relicto partible los bienes o valores
dados en anticipo de herencia. Es decir, es la reunión de la masa hereditaria, se reúnen todos los
viene, puede ser: En valor o imputación, es decir, se valorizarán los bienes, no devuelvo el bien, y el
criterio es moderadamente valorista. O puede ser en especie: el bien que se recibe se devuelve tal
cual; pero si sobre ese bien he realizado una mejora, si me dieron un terreno y yo construyo sobre
ese un edificio, una cosa es el terreno antes de construir, otra luego se construir el edificio, entonces
para valorizar estas mejoras, se debe considerar la fecha de la apertura de la sucesión.

2. Imputación: Es el segundo momento por el cual sobre la base de la cuota legitimaria que
correspondería al heredero forzoso beneficiado en ese “anticipo”, se le dará únicamente la parte
restante suficiente para que cubra su cuota o, por contrario, devuelva el exceso, si aquella es mayor
a la cuota legitimaria que podría corresponderle.

3. Compensación: En ella se entrega a los otros herederos forzosos no beneficiados con esos
“anticipos”, bienes y valores equivalentes a los dados.
En mi opinión debe colacionar quien a la fecha de la liberalidad hubiera sido presumible
heredero forzoso, como si el causante muriera ese día, en el entendido que si no tuviera
vocación de tal carácter (forzosa) no hubiera sido llamado y su donación sería tratada como
la hecha a un tercero. En el ejemplo indicado, no están sujetas a colación las liberalidades
efectuadas a nietos, cuando a la fecha de la liberalidad los legitimarios preferentes eran sus
padres, hijos del donante. Si el abuelo donó a los nietos cuando todavía no eran herederos forzosos,
es lógico entender que no quiso la colación y menos aún cabe presumir que la condicionó en una
pérdida familiar del donatario.

Para estar obligado a la colación es preciso haber sido llamado como heredero, porque supone un
anticipo de la cuota hereditaria.

81. Si esos beneficiados con las donaciones otorgadas por el causante fueran terceros, ¿qué
límites les pone la ley y por qué?

En el caso de donaciones a terceros la ley impone en siguiente límite:

En el artículo 1629 del Código Civil dice: “Nadie puede dar por vía de donación más de lo que puede
disponer por testamento. La donación es inválida en todo lo que exceda esta medida. El exceso se
regula por el valor que tengan o debieran tener los bienes al momento de la muerte del donante”.
Es inválida la donación cuando resulta inoficiosa pero sólo en cuanto exceda la cuota de libre
disposición, porque al exceder este límite afecta el valor de la legítima y ésta es intangible como lo
señalan los artículos 723 y 733 del Código Civil.

Por ende la ley impone una medida de protección respecto de dichas donaciones a terceros, la cual
se ejercita a través de la acción de reducción, En la acción de reducción el heredero forzoso no
beneficiado con la donación tiene derecho a exigir que el valor de ese exceso sea restituido a la
herencia neta. Sus normas legales son, en consecuencia, de orden público, porque tutelan el
derecho legitimario.

Dentro de los motivos de la imposición de tal limite, es que la legítima que es un derecho inherente,
exclusivo y excluyente de los herederos forzosos y es una cuota intangible cualitativa y
cuantitativamente.