Está en la página 1de 2

La serie de 16 visiones que recibió el apóstol Juan nos permiten observar lo que Jehová y

Jesucristo hacen durante el día del Señor, desde el establecimiento del Reino de Dios en 1914
hasta el final del Reinado Milenario de Jesús. Entender el significado de estas visiones nos
anima y consuela y nos enseña mucho sobre la personalidad de Jehová y Jesús.
Hoy analizaremos parte de la 6ta visión, vamos a tratar de entender su significado y las
lecciones que aprendemos de ella.
Apocalipsis 11:3 “Dos testigos” profetizan 1.260 días ¿Quiénes son?
V4 dice que están representados “por dos olivos y dos candelabros” (Rev. 11:4).
En una profecía de Zacarías (4) también se habla de un candelabro y de dos
olivos. Allí se dice (v14) que representan a “dos ungidos”: el gobernador
Zorobabel y el sumo sacerdote Josué, que dirigieron al pueblo de Jehová en la
reconstrucción del templo.

De manera similar, en la profecía de apocalipsis estos elementos representan a


los hombres ungidos que dirigían al pueblo de Dios cuando se estableció el
Reino de Dios. Este también fue un periodo de reconstrucción, en sentido
espiritual.

Los 1260 días, parece que son un periodo literal de tiempo, porque encaja con
las cosas que experimentó el pueblo de Jehová en el periodo de tres años y
medio que va desde diciembre de 1914 hasta junio de 1918. ¿Qué pasaría en
esa fecha?

Apocalipsis 11:7 Los dos testigos mueren:


Los “mataron”, por decirlo así, cuando los metieron en prisión y les
impidieron realizar su obra. ¿Sería una victoria definitiva? Los enemigos de
la verdad creyeron que sí y como indica Apo. 11:10 se alegraron mucho,
pero les esperaba una gran sorpresa…

Apocalipsis 11:11 Para sorpresa de los enemigos de Dios los dos testigos vuelven a la vida
tres días y medio después.
“Volvieron a vivir” cuando salieron de la prisión y empezaron a dirigir de nuevo
la predicación. ¿Estuvieron literalmente solo 3 dias y medio presos? No,
estuvieron presos unos 9 meses. ¿Por qué habla la Biblia de solo 3 dias y
medio entonces?
Probablemente para recalcar que sería solo un período corto al compararse
con los tres años y medio literales de actividad que los precedieron.
Veamos la imagen de la guía de actividades, allí están representados estos dos periodos de
tiempo que van desde finales de 1914 hasta principios de 1919.
Como indica Apocalipsis 11:1,2 este sería un periodo en el que el templo se mediría o
inspeccionaría, lo que resultaría en que se limpiara y purificara al pueblo de Dios.
Como indica el grafico de la guía de actividades en este mismo espacio de tiempo, finales de
1914 y principios de 1919 se cumple además de esta, otra profecía, la de Malaquías 3:1-3, que
también menciona una inspección del templo espiritual, seguida de una etapa de limpieza. Las
pruebas que Jehová, permitió que sus siervos pasaran los refinaron, y les permitieron estar
más capacitados que nunca para servirle.
¿Qué lecciones aprendemos de esto? Muchas cosas que podemos aprender, pero vamos a
céntranos en una.
1) No debemos sorprendernos ni temer los ataques al pueblo de Dios, cualquier ”derrota”
que suframos es solo transitoria.

2) Debemos afrontar las pruebas con la actitud correcta. Aunque estas no son placenteras,
pueden ayudarnos a refinar nuestra personalidad, fortalecer nuestra relación con
Jehová y ayudarnos a ver su mano obrando en nuestra vida de formas que quizás nunca
nos imaginamos.

3) La gran confianza que Jehová tiene en sus siervos.


Con siglos de anticipación, Jehová anunció que sus siervos se mantendrían fieles en
medio un periodo de duras pruebas. (Isaías 53:3-7, 10-12; Hechos 8:32-35). Pensemos
en las implicaciones de esta predicción. Como todas las criaturas inteligentes, estos
siervos de Dios estaban dotados de la capacidad de elegir lo que harían con su vida. Aun
así, Jehová confiaba tanto en ellos que profetizó que le sería leales. Es cierto que el los
ayudaría con su espíritu, pero Jehová sabia que ellos tendrían la firme resolución de
serle fieles.
Lo mismo ocurre con Jesús: Él dijo en Mateo 24:14 “las buena noticas se predicarán “ .
No tenía la menor duda de que esta obra se realizaría, a pesar de que viviríamos como
acababa de profetizar en el peor tiempo de la historia. Qué lindo es saber que
trabajamos para amos que confían tanto en nosotros y que están dispuestos a
acompañarnos y apoyarnos en los momentos difíciles. ¿Verdad que esto nos motiva
esto a seguir trabajando con celo en esta obra?

Sigamos por tanto sirviendo a Jehová seguros de que el confía plenamente en nosotros
y que nos apoyara siempre con su espíritu mientras seguimos dando testimonio de su
nombre

También podría gustarte