Está en la página 1de 6

AMIGDALITIS

Descripción general
La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, dos masas de tejido de forma ovalada situadas
a ambos lados de la parte posterior de la garganta. Los signos y síntomas de la amigdalitis
comprenden hinchazón de las amígdalas, dolor de garganta, dificultad para tragar y sensibilidad
de los ganglios linfáticos a los lados del cuello.

La causa de la mayoría de los casos de amigdalitis es la infección con un virus frecuente, pero las
infecciones bacterianas también pueden provocar amigdalitis.

Dado que el tratamiento adecuado para la amigdalitis depende de la causa, es importante


obtener un diagnóstico rápido y preciso. La cirugía para extirpar las amígdalas, que alguna vez
fuera un procedimiento frecuente para tratar la amigdalitis, se realiza usualmente solo cuando
la amigdalitis bacteriana se produce con frecuencia, no responde a otros tratamientos o provoca
complicaciones graves.
Signos y Síntomas
La amigdalitis afecta con mayor frecuencia a niños entre la edad preescolar y mediados de la
adolescencia. Algunos signos y síntomas frecuentes de la amigdalitis son los siguientes:

 Amígdalas rojas e inflamadas

 Parches o recubrimientos blancos o amarillos en las amígdalas

 Dolor de garganta

 Dificultad o dolor al tragar

 Fiebre

 Glándulas sensibles y dilatadas (ganglios linfáticos) en el cuello

 Una voz rasposa, apagada o ronca

 Mal aliento

 Dolor estomacal, en especial en los niños pequeños

 Rigidez en el cuello

 Dolor de cabeza
En los niños pequeños que no son capaces de describir cómo se sienten, algunos de los síntomas
de amigdalitis podrían ser los siguientes:

 Babeo debido a dificultad o dolor al tragar

 No querer comer

 Agitación inusual

Cuando consultar al médico

Es importante obtener un diagnóstico preciso si tu hijo presenta síntomas que puedan indicar
amigdalitis.

Llama a tu médico si tu hijo experimenta lo siguiente:

 Dolor de garganta que no desaparece entre 24 y 48 horas

 Dolor o dificultad al tragar

 Debilidad, fatiga o agitación extremas

Solicita atención de inmediato si tu hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:

 Dificultad para respirar

 Dificultad extrema para tragar

 Babeo

Causas
La amigdalitis es causada con mayor frecuencia por virus comunes, pero las infecciones
bacterianas también pueden ser la causa.

La bacteria que causa amigdalitis con más frecuencia es la Estreptococos pyogenes


(estreptococo del grupo A), la bacteria que causa amigdalitis estreptocócica. Otras cepas del
estreptococo y otras bacterias también pueden causar amigdalitis.

¿Por qué se infectan las amígdalas?

Las amígdalas son la primera línea de defensa del sistema inmunitario contra las bacterias y los
virus que ingresan a la boca. Esta función puede hacer que las amígdalas se vuelvan
especialmente vulnerables a la infección y la inflamación. No obstante, la función del sistema
inmunitario de las amígdalas disminuye después de la pubertad (un factor que puede explicar
los casos pocos frecuentes de amigdalitis en adultos).

Factores de riesgo
Algunos de los factores de riesgo de la amigdalitis son los siguientes:

 La edad temprana. La mayoría de las veces, la amigdalitis se produce en niños, pero, en


raras ocasiones, se produce en menores de 2 años. La amigdalitis causada por bacterias
es más frecuente en niños de 5 a 15 años, mientras que la amigdalitis viral es más
frecuente en niños más pequeños.
 La exposición frecuente a gérmenes. Los niños en edad escolar están en contacto
directo con sus compañeros y se exponen con frecuencia a virus o bacterias que pueden
causar amigdalitis.

Complicaciones
La inflamación o la hinchazón de las amígdalas debido a la amigdalitis frecuente o continua
(crónica) puede causar complicaciones tales como las siguientes:

 Dificultad para respirar

 Interrupción en la respiración durante el sueño (apnea obstructiva del sueño)

 Infección que se propaga profundamente en los tejidos circundantes (celulitis


amigdalina)

 Infección que produce una acumulación de pus detrás de una amígdala (absceso
periamigdalino)

Infección por estreptococo

Si la amigdalitis causada por el estreptococo del grupo A u otra cepa de la bacteria


estreptocócica no se trata, o si no se completa el tratamiento con antibióticos, tu hijo tiene un
mayor riesgo de sufrir trastornos poco frecuentes, como los siguientes:

 Fiebre reumática, una enfermedad inflamatoria que afecta al corazón, las articulaciones
y otros tejidos

 Glomerulonefritis posestreptocócica, una enfermedad inflamatoria de los riñones que


provoca la eliminación inadecuada de desechos y líquidos en exceso de la sangre

Prevención
Los gérmenes que causan las anginas (amigdalitis) bacterianas y virales son contagiosos. Por lo
tanto, la mejor prevención es tener buenos hábitos de higiene. Enséñale a tu hijo a realizar lo
siguiente:

 Lavarse las manos completamente y con frecuencia, sobre todo después de ir al baño y
antes de comer

 Evitar compartir alimentos, vasos, botellas de agua o utensilios

 Reemplazar el cepillo de dientes después de recibir un diagnóstico de anginas

Para ayudar a tu hijo a prevenir la propagación de una infección bacteriana o viral a otras
personas:

 Mantén a tu hijo en la casa cuando está enfermo

 Pregúntale al médico cuándo puede volver a la escuela tu hijo

 Enséñale a tu hijo a que tosa o estornude en un pañuelo de papel o, cuando sea


necesario, en la parte interna del codo

 Enséñale a tu hijo a que se lave las manos después de estornudar o toser


Diagnóstico
El médico de tu hijo hará una exploración física que comprende:

Usar un instrumento iluminado para observar la garganta del niño y, probablemente, los oídos
y la nariz, que también pueden ser sitios de infección

Verificar si hay una erupción conocida como «escarlatina», que está asociada con algunos casos
de amigdalitis estreptocócica

Tocar suavemente (palpar) el cuello del niño para verificar si hay glándulas (ganglios linfáticos)
hinchadas

Escuchar la respiración del niño con un estetoscopio

Verificar el agrandamiento del bazo (para considerar la mononucleosis, que también inflama las
amígdalas)

Muestra faríngea

Con esta prueba simple, el médico frota un hisopo estéril en la parte posterior de la garganta de
tu hijo para obtener una muestra de secreciones. La muestra se analizará en la clínica o en un
laboratorio para detectar bacterias estreptocócicas.

Muchas clínicas están equipadas con un laboratorio que puede obtener el resultado de las
pruebas en pocos minutos. Sin embargo, generalmente se realiza una segunda prueba más
confiable, que se envía a un laboratorio que entrega los resultados en un plazo de 24 a 48 horas.

Si la prueba rápida en la clínica es positiva, entonces tu hijo tiene, casi con seguridad, una
infección bacteriana. Si la prueba es negativa, es probable que tu hijo tenga una infección viral.
Sin embargo, para determinar la causa de la infección, el médico esperará el análisis más
confiable del laboratorio externo.

Hemograma completo

El médico puede ordenar un hemograma completo con una pequeña muestra de sangre de tu
hijo. El resultado de esta prueba, que frecuentemente puede hacerse en una clínica, da un
recuento de los diferentes tipos de células sanguíneas. El perfil de lo que está elevado, lo que es
normal o lo que está por debajo de lo normal puede indicar si es más probable que una infección
esté provocada por una bacteria o un virus. A menudo no es necesario un hemograma completo
para diagnosticar la amigdalitis estreptocócica. Sin embargo, si el análisis de laboratorio para
detectar amigdalitis estreptocócica es negativo, el hemograma completo puede ser necesario
para ayudar a determinar la causa de la amigdalitis.

Tratamiento
Cuidados en el hogar

Independientemente de que la amigdalitis esté provocada por una infección viral o bacteriana,
las estrategias de cuidados en el hogar pueden hacer que tu hijo se sienta más cómodo y
promover una mejor recuperación.

Las estrategias de cuidados en el hogar que debes seguir durante el tiempo de recuperación
comprenden las siguientes:
 Alienta el descanso.

 Proporciona líquidos adecuados.

 Proporciona alimentos y bebidas reconfortantes.

 Prepara gárgaras con agua salada.

 Humedece el aire.

 Ofrécele pastillas medicadas. .

 Evita los agentes irritantes.

 Trata el dolor y la fiebre.

Excepto para ciertas enfermedades, los niños y adolescentes no deben tomar aspirina para
tratar síntomas de enfermedades como resfriados u otras similares a la influenza, ya que su uso
se ha relacionado con el síndrome de Reye, un trastorno raro, pero que puede poner en riesgo
la vida.

Antibióticos

Si la amigdalitis está provocada por una infección bacteriana, el médico recetará una serie de
antibióticos.

Cuidado de enfermería
Cuidado post-operatorios:

• Toma de signos vitales cada 15 minutos

• llenado capilar

• En caso de hipotermia proporcionar calor.

• observar y Cuantificar el sangrado.

• indicar al paciente no realizar esfuerzos

• No toser bruscamente• Reposo de la voz

Cuidados post-operatorios

Cuidados mediatos

• Cuidados de la herida

• Toma de signos vitales por turno

• Dieta líquida durante los primeros días

• Administración de la terapéutica farmacológica

• Aseo del área.