Está en la página 1de 4

El traje de papá Noel

Un acto.
Duración: 15 min.
Ambientación navideña.
Vestuario:
Traje de duende (camiseta y calzas), traje de papá Noel (para esconder), Abrigo,
guantes y gorro viejos.

Personajes:
Narradora:
Papa Noel:
Duende:
Madre 1:
Hija 1:
Hijo 1:
Madre 2:
Padre 2:
Hija 2:

Narradora:
La navidad es una época de magia y sueños y al mesclar ambas cosas resultan
historias increíbles. La historia que les voy a contar sucedió, en un mundo de magia
y sueños.
Estaba Noel con uno de sus Duendes terminando de cargar el trineo con los regalos
que se habrían de repartir aquella noche. Ambos llevaban muchos días realizando
esta labor y el duendecillo se veía realmente agotado. Pensaba para sus adentro,
que eran demasiadas horas sin gastar ninguna broma, sin reírse un poco y eso para
un duendecillo era muy desesperante.
En un momento en que Noel, necesito ausentarse de la habitación, el duendecillo
miro a su alrededor buscando algo, que le permitiese reír un rato. Y claro, nada
había salvo regalos y el trineo que aún eran invisibles, ya que la magia no se
evidencia absoluta hasta las doce en punto y ya casi era la hora. De pronto una idea
cruzó su mente al ver el traje de Noel en un banquillo. Y entonces rápidamente lo
tomó y escondió.

Se ve al duende en la habitación, sacando el traje de Noel y escondiéndolo tras


unas cortinas. El duende se esconde tras unas macetas y espera la llegada de Noel.
Papá Noel: ¡Voy tarde, No llego! ¡Pronto de prisa, mi traje! Busca el traje y no lo
encuentra, se desespera, mueve cosas, saca otras, revida por aquí y por allá
¿Dónde está mi traje? ¿Dónde lo dejé? ¿Quién lo ha visto? ¡Duendes ayudadme!
Vaya, nadie escucha, estarán todos ocupados, ¿pero donde he puesto mi traje?
El duende verde lo observa desde su escondite y ríe.
¿Qué haré? Debo vestirme ya. No puedo entregar los regalos esta noche a medio
vestir. Este abrigo me servirá, y estos guantes, y aquí hay un gorro ¡esto estará muy
bien, no pasaré frío!

Narradora: la magia no sabe de modas, colores y atavíos, la magia funciona en el


corazón. Por eso papá Noel no se dio cuenta que se estaba poniendo un disfraz de
mendigo. Al dar las 12, la magia empezó a ser real.
De pronto papá Noel se vio en medio de un paseo, con su abrigo viejo, sus guantes
gastados, su gorro raído y su sonrisa amplia y un carrito lleno de objetos viejos o
usados.

Papá Noel: ¡Feliz Navidad! ¡Feliz Navidad! Noche de compartir, noche de celebrar,
con la familia, los amigos y amigas ¡Ja, ja, ja! ¡Feliz Navidad!

Narradora: Las personas paseaban, mujeres, hombres, niños y niñas. Escuchaban


al anciano y se alejaban de él, parecían ignorarlo, ni siquiera lo miraban.

Madre 1: Ani, Ani, ven acá, ¡no te alejes! Acercándose a la niña, le dice al oído ¡No
te acerques a ese hombre, me oyes, no te acerques!

Hija 1: ¿por qué mamá? Está cantando y se ríe, es muy gracioso. Canta como papá
Noel

Madre 1: Pero no es papá Noel, es un mendigo

Hija 1: ¿Qué es un mendigo?

Hijo 1: Alguien sin techo, alguien que pide en la calle

Hija 1: ¡pobrecito! ¿Por qué no lo llevamos a casa?

Madre 1: ¡a casa! Calla, calla. Vete a jugar por allá

La niña se aleja jugando, y la madre queda con su hijo y comenta

Madre 1: Seguro no lo ha visto la policía

Hijo 1: Es muy gracioso, pero canta muy mal

Se alejan hablando de la cena de la noche

Papa Noel: ¡venid, venid, acercaros! He venido a traeros vuestros regalos.


Muestra muñecas, coches, peluches, juguetes varios y los ofrece a niños y niñas
del paseo, pero est@s no lo s aceptan y se alejan
¿Por qué os alejáis, no os gustan estos regalos? ¿Qué sucede, por qué todas las
personas se alejan de mí? ¡No lo entiendo!

Padre 2: Deberíamos llamar a la policía, este hombre debería estar en un centro de


acogida, se ve que está trastornado

Hija2: ¿trastornado?

Madre2: un poco loco

Hija2: no me lo parece. Está feliz, y ríe todo el rato, además sólo desea cosas
buenas para las personas (riendo) y para más, nos quiere dar regalos!!

Padre2: ¡pobre hombre! No ves que no está mal, las personas normales no se
comportan así

Madre 2: ¿A quién has visto tú gritando en la calle ¡Feliz Navidad! ?

Hija 2: ¡a papá Noel!

Padre2: vale, pero este es un mendigo

Narradora: Noel se fue entristeciendo, poco a poco, al ver que nadie aceptaba sus
regalos, que nadie se acercaba a hablarle, a compartir un rato con él, y al lado de su
carrito de regalos se sentó defraudado de las personas, pero pronto, a su lado
apareció el duende.

Papá Noel: ¿Qué haces aquí? Deberías estar en casa

Duende: ¡lo siento Noel! No quise que esto sucediera. Yo sólo quería jugarte una
broma escondiendo tu traje, pero te has puesto este traje de mendigo y las
personas ya no te ven igual, y tampoco te quieren igual. (Llora) Lo siento mucho

Papá Noel: (Lo consuela) Ya, no llores, tu sólo hiciste una broma, pero las personas
hacen una realidad.

(Se escucha música de villancicos a lo lejos y papá Noel y el duende cantan)


Narradora: Una historia de magia y sueños no puede terminar con tanta tristeza.
Aún cuando las apariencias nos engañan, hay personas capaces de descubrir
tesoros bajo una sonrisa o una canción
Hija 2: (Se acerca, se sienta al lado de ellos y canta también. Termina la canción.)
¿Cómo te llamas?

Papá Noel: Me llamo Noel, papá Noel.

Hija 2: ¡es un nombre muy chulo! Me gusta (ríe) ¿y tú?

Duende verde: me llamo Greeyirs

Papá Noel: Tengo algo para ti Tahiri (se levanta y busca en su carro y encuentra una
flauta, se la entrega)

Hija 2: ehhhhh!! ¿Cómo sabes mi nombre? ¡Qué bonita! Yo pedí una, pero no creía
que me la trajeses

(Empieza a tocar la flauta y entonces se acercan poco a poco sus padres, y después
poco a poco la hija 1, por último la madre 1 y el hijo 1

Hija 2: dirigiéndose a todos y todas Quiero presentarles a mí amigo Noel, papá Noel
para los amigos.

Narradora: No olvides que la magia se presenta a veces disfrazada, como papá Noel
disfrazado de mendigo ¡debes tener cuidado! ¡Mirar con el corazón, para que
puedas ver más allá de su apariencia!

Todos los personajes: ¡Felices fiestas a todas y todos!

Fin

También podría gustarte