Está en la página 1de 28

www.uned-derecho.

com

TEMA 21: LA FORMACIÓN Y EL CONTENIDO DEL CONTRATO

1. LAS DISTINTAS FASES DE FORMACIÓN DEL CONTRATO.


1. La oferta contractual.
La propuesta contractual que realiza una persona (oferente), al ser aceptada por la otra
(aceptante), conlleva a la celebración del contrato.
La oferta contractual es una declaración de voluntad emitida con intención de celebrar un
contrato y que, ha de contener todos los elementos necesarios para que con la mera
aceptación de la otra parte se pueda decir que el contrato ha quedado perfecto, en el
sentido de perfeccionado.
Se caracteriza por ser un acto unilateral y generalmente revocable. Existen también
numerosas ofertas de carácter irrevocable, al menos durante un plazo temporal
determinados que no deje insatisfechas las legítimas expectativas del destinatario de la
oferta.
Si se modifican las condiciones de la oferta por el eventual acertante, se está realizando
una nueva oferta contraoferta que, habrá de ser objeto de aceptación por quien
inicialmente asumía la posesión de frente.
2. La aceptación: el valor del silencio.
La aceptación, debe ser dirigida precisamente a los frentes y ser plenamente
concordante con la oferta. La estricta concordancia de la aceptación respecto de la oferta,
ha sido resaltada por la jurisprudencia de forma reiterada pues la introducción de nuevas
estipulaciones resulta problemática para la determinación del verdadero iter contractual.
En relación con los supuestos de aceptación tácita, hacer referencia explícita al valor del
silencio del eventual hace tanto respecto de la oferta. El que calla ni afirma ni niega.
El Tribunal Supremo así lo ha declarado, que en los supuestos en los q, entre las partes,
no existía relación o trato previo. Sin embargo, cabe considerar “el silencio como
declaración de voluntad cuando dado una determinada relación entre dos personas, el
modo corriente de proceder implica el deber de hablar, en buena, siendo natural y
manifestando el disentimiento si no se quieren aprobar las propuestas de la otra parte, el
silencio sobre las mismas, y más cuando va unido a hechos positivos precedentes, cabe
interpretarlo como tácita manifestación del consentimiento”.
3. La perfección del contrato entre ausentes.
Cuando los contratantes están llevando a cabo las negociaciones de la distancia y no
tienen un medio que de forma inmediata les permita concluir las en su caso; pueden
surgir graves incógnitas en relación con el momento de perfección del contrato.
¿ Cuando ha de entenderse el contrato celebrado?
Las respuesta de los sistemas jurídicos son varias:
a) teoría de la emisión: dada la concurrencia del consentimiento de ambas partes
contratantes, debe considerarse perfecto el contrato desdeel mismo momento en que el
acertante enmite su declaración de voluntad.
b) Teoría de la expedición o remisión: Bastaría que la aceptante remitiese al oferente a la
declaración de voluntad para que este último que de vinculado.
c) Teoría de la recepción: ante las dificultades por las tesis anteriores respecto del posible
conocimiento por parte del oferente, exige que aceptación llegue al círculo propio de
actividad del oferente, aunque la recepción no suponga efectivo conocimiento.
El código civil establece que aceptación, no obliga al que hizo la oferta sino desde que
llegó a su conocimiento.
www.uned-derecho.com

2. LOS TRATOS PRELIMINARES.


En determinados casos, la oferta y aceptación van precedidas la práctica de una serie de
conversaciones, trueque de información, adelanto de condiciones contractuales no
cerradas... que se conocen con el nombre de tratos preliminares.
Los tratos preliminares no son objeto de contemplación normativa por la mayor parte de
los sistemas jurídicos; el CC esñol no dedica norma alguna a ellos. Sin embargo, pueden
tener importancia para el derecho. En primer lugar, porque pueden coadyuvar a
interpretación del contrato; en segundo, porque en determinados casos de ruptura pueden
dar origen a responsabilidad, calificada como responsabilidad precontractual.
Como regla general, la ruptura de los tratos preliminares no conlleva consecuencia
alguna. Sin embargo, cuando dichos tratos preliminares han sido llevados a cabo por una
de las partes sin observancia del principio general de buena fe, para después provocar
injustificadamente la ruptura de los mismos, que estaba la lugar a la denominada
responsabilidad precontractual.
La doctrina ha otorgado un significado técnico a la calificación de responsabilidad
contractual, limitando su ámbito a la ruptura injustificada de tratos preliminares. Subraya
que cuando la negociación preliminar tiene por objeto dañar a una de las partes o a un
tercero, ha de buscarse un mecanismo de exigencia de responsabilidad, aunque no se
encuentre formulado legislativamente de forma expresa.
3. LA OFERTA, LA ACEPTACIÓN Y PERFECCIÓN DEL CONTRATO.
Este epígrafe corresponde a lo dispuesto en el epígrafe número.

4. EL PRECONTRATO O PROMESA DE CONTRATO.


Promesa de contrato: Las partes obligan a celebrar un futuro contrato, ora mediante la
prestación de nuevo consentimiento respecto de éste, ora mediante la manifestación de
una sola de las partes, por entender que la otra se encuentra ya vinculada por el primer
contrato.
En el primer caso, estaríamos frente a una promesa bilateral, en la cual, las partes
contratantes, quedarían vinculadas en particular a la prestación del consentimiento
necesario para poner en práctica el contrato inicialmente celebrado.
En cambio, si se considera que una de las partes (promitente) queda ya vinculada por el
propio precontrato frente a la otra (promisario), es obvio que estaríamos frente a una
promesa unilateral, ya que el precontrato ataría al prominente frente al promisario.
Hay mayores dudas cuando se configura como promesa bilateral, pues ninguna
explicación jurisprudencial llega a establecer las razones de distinción entre el contrato
preparatorio y contrato definitivo, sobre todo si se aceptan las dos premisas siguientes:
1.- Que todos los elementos y estipulaciones del contrato definitivo deben encontrarse
presentes en el propio precontrato.
2.- Que la puesta en ejecución del contrato definitivo no requiere la emisión de
consentimiento por las partes.

5. EL CONTRATO DE OPCIÓN.
Se caracteriza por incorporar una promesa unilateral, cuyo contenido vincula al
prominente por la mera declaración de voluntad de aquel, siempre y cuando la opción
sea ejercitada en las condiciones establecidas en el contrato. En términos teóricos el
contrato de opción puede tener un amplio campo de aplicación. En la práctica, en su
operatividad está reducida a la opción de compra y, más raramente, a la opción de venta.
www.uned-derecho.com

En la opción de compra, el concedente del derecho de opción (el dueño) está otorgando
un derecho de preferencia en la adquisición al adoptante (la constructora) a cambio de un
precio que, suele conocerse como prima o señal de la opción.
La opción es, un contrato en virtud del cual una persona se obliga a vender a otra una
cosa bajo ciertas condiciones contractualmente previstas.
En el caso contrario, cuando el adquirente queda obligado a comprar y es el propietario el
que puede optar entre vender o no vender se habla, de opción de venta.
En caso de incumplimiento de lo pactado por parte del prominente, el optante puede,
demandar al concedente de la opción, reclamandole la correspondiente indemnización de
daños y perjuicios. El problema está en determinar si su establecimiento pueda afectar a
terceros adquirentes.

6. EL CONTENIDO Y EL OBJETO DEL CONTRATO.


El contenido del contrato se refiere al conjunto de derechos y obligaciones generados por
el contrato en cuestión o que es objeto de análisis.
La diferencia entre contenido y objeto del contrato es obvia, dada la mayor amplitud del
primero de tales conceptos, sobre todo si el elemento esencial del objeto, identificándo el
objeto contractual con las cosas, derechos o servicios sobre los que recae el acuerdo
contractual.

7. LA AUTONOMÍA PRIVADA Y LAS REGLAS CONTRACTUALES.


-El contenido contractual depende, en grandísima medidas, de la reglamentación
autónoma de las partes contratantes.
El ppio de autonomía privada no puede desvincularse del conjunto del ordenam jurídico,
las primeras reglas contractuales a tener en cuenta son ciertamente las posibles normas
imperativa existentes respecto del contrato celebrado. Por tanto, una vez respetadas, las
partes pueden establecer el contenido contractual que les parezca más acorde con sus
intereses y pretensiones, tal y como establece el artículo 1255, mediante los oportunos
pactos, cláusulas y condiciones. Tales pactos, pueden ser de lo más diverso.
Finalmente, mencionar la importancia de las normas dispositivas en relación con el
contenido de los contratos típicos. Las partes pueden sustituir el mandato de dichas
normas por un pacto o regla de carácter autónomo.

8. LOS CONTRATOS ATÍPICOS: SUPUESTOS Y DISCIPLINA NORMATIVA.


Contratos que, aún careciendo de reconocimiento legal y de regulación positiva, reúnen
los requisitos esenciales de la genérica figura contractual. Hay una general admisibilidad
de los contratos atípicos.
La celebración de un contrato atípico supone estructurar un modelo contractual que, no
cuenta con una regulación supletoria ad hoc y es conveniente, por tanto, perfilar muy
cuidadosamente las reglas contractuales para evitar imprevisiones en la ejecución
efectiva del contrato.
El problema fundamental que plantea el contrato atípico estriba en una cuestión práctica.
¿ Que normas se aplicarán supletoriamente al caso concreto planteado?
Diversas opciones:
1.- Teoría de la absorción: una vez acercado el contrato atípico al esquema contractual
típico más próximo, habrían de aplicarse las normas de éste, por ser el elemento
preponderante del contrato atípico analizado.
2.- Teoría de la combinación: habría de tenerse en cuenta, conjuntamente, la regulación
supletoria de todos aquellos modelos contractuales típicos que, estén presentes en el
contrato atípico.
www.uned-derecho.com

3.- Teoría de la aplicación analógica: Se aplica las normas propias del contrato típico que
presente mayor identidad de razón y siempre conforme a las reglas internas de la
aplicación analógica de las normas establecidas en el código civil.
Sin embargo, atendiendo a otros datos, las propuestas doctrinales son escasamente
realistas. La jurisprudencia del tribunal supremo así lo evidencia, aunque a veces, lo cierto
es que, atiende a la justicia del caso concreto.

9. LAS CONDICIONES GRALES DE LA CONTRATACIÓN Y LOS CONT DE ADHESIÓN


1. Definición: se ha denominado condiciones generales de la contratación: cláusulas,
estipulaciones o contenido contractual seguido en los actos en masa por las grandes
empresas y potentes suministradores de bienes y servicios. Se habla de contrato de
adhesión: cuando una de las partes contratantes se suma, acepta o se adhiere al
contenido contractual preestablecido por la otra.
2. La eficacia obligatoria de los contratos de adhesión.
El problema fundamental no viene representado por su eficacia obligatoria, sino por la
posibilidad de someter a las condiciones generales de la contratación a una criba que
permita reducir la prepotencia y supremacía económica de quien las ha dispuesto
unilateralmente.
La contratación en masa, no tiene marcha atrás.
La aceptación del contrato de adhesión por el consumidor o el cliente conlleva q éste, ha
prestado su consentimiento el contrato.
La cuestión por lo tanto es la de evitar abusos por parte del predisponente de las
condiciones legales de la contratación, permitiendo la equivalencia de las prestaciones.
3. Condiciones generales de la contratación en derecho español bajo regulación del CC.
En los stmas jcos en que no se contemplaba y legalmente la materia, la cuestión
quedaba reenviada a la doctrina jurisprudencial. La jurisprudencia española ha tenido que
recurrir al art. 1288 del CC.
El Trib Supremo se ha limitado a requerir dos requisitos para dar lugar a la interpretación
contra proferentem; por un lado, el clausurado contractual haya sido redactado
unilateralmente por el predisponente; por otro, que sea inherente a la cláusula una
oscuridad material claramente favorable para el predisponente.
En los supuestos en los que el artículo 1288 no puede entrar en aplicación, la doctrina ha
procurado restablecer la justicia conmutativa.

10. LOS CONTRATOS NORMATIVOS.


1. Contratos forzosos.
Aquellos supuestos en que la ley, limita la autonomía privada de una de las partes,
obligándola necesariamente a contratar. Podríamos resaltar los siguientes supuestos:
a) La obligación de contratar que pesa sobre los concesionarios de servicios públicos en
situación oligopolista o monopolista.
b) El alquiler obligatorio de viviendas que, susceptibles de ser ocupadas, no lo fueran
por nadie estando vacías.
c) En general, los supuestos de subrogación de sucesión en la posición arrendaticia q
prevén por tanto la Ley de arrendamientos urbanos cuanto a la Ley de arrendam
rústicos.
La obligación de contratar legalmente impuesta afecta a la libertad o autonomía
contractual del contratante fuerte, en beneficio del débil.
2. Los contratos normados.
Cuando el conjunto de derechos obligaciones que las partes se encuentra legal o
reglamentariamente determinado por los poderes públicos. El contenido contractual se
encuentra sometido a una norma siendo extraño pues a la voluntad de ambas partes
www.uned-derecho.com

contratantes. Éstas serían libres para contratar o no contratar, siempre y cuando


aceptasen el contenido propio del contrato normado o reglamentado.
La gran mayoría de los contratos normados son simultáneamente contratos forzosos.
TEMA 22: LA INTERPRETACIÓN E INTEGRACIÓN DEL CONTRATO

1. INTERPRETAC, CLIFICACIÓN E INTEGRACIÓN DEL CONTRATO.


La ejecución del contrato no siempre es pacífica, frecuentemente se plantean problemas
de carácter interpretativo sobre la significación de las cláusulas del mismo o sobre la
voluntad de las partes contratantes. En los contratos hay q tener en cuenta la activ interpr.
Equivale a averiguar el significado exacto, trátese de una norma jurídica propiamente
dicha o de un contrato.
Conviene señalar, que la exacta determinación del contenido del contrato y, por tanto, la
efectiva ejecución del mismo puede:
a) excepcionalmente, en casos de contratantes particularmente puntillosos y previsores,
hacer ociosa la interpretación del contrato.
b) En determinados casos, la efectiva realización del contenido del contrato suele
demostrar la insuficiencia de la actividad interpretativa para determinar el contenido
exacto del contrato, como consecuencia de la propia insuficiencia del pacto
contractual.
En efecto, la exacta determinación del contenido contractual no se deriva sólo de la
actividad interpretativa, sino que sería necesario fijar la naturaleza del contrato
(calificación) y, extraer seguidamente todas las consecuencias que sean conformes a la
buena fe, al uso y a la ley (la llamada integración).
Por lo tanto, resulta que la interpretación, calificación e integración del contrato
constituyen operaciones profundamente interrelacionadas entre sí, pero al mismo tiempo
dotadas de propia operatividad y de una cierta autonomía conceptual.

2. LA INTERPRETACIÓN DEL CONTRATO: CRIT. SUBJET Y OBJETIVOS.


1. Ubicación legal y carácter normativo los criterios interpretativos.
El CC Español, recoge con detalle los criterios interpretativos que han de imperar en la
averiguación del significado de la lex contractus.
Durante cierto tiempo la doctrina se mostró escasamente favorables a reconocer carácter
propiamente normativo a las reglas sobre interpretación. Para la mayor parte de la
doctrina actual son normas jurídicas stricto sensu q, por tanto, son vinculantes para el
intérprete.
El código reconoce que, a veces, ninguno de ellos será adecuado para desentrañar el
verdadero significado del contrato.
Por tanto, la aplicación de tales normas suele plantearse con exquisita ponderación del
supuesto de hecho a considerar.
Aunque se expongan en forma separada los criterios de signos subjetivo y objetivo, no
debe perderse de vista que se trata sencillamente de un recurso didáctico.
2. Interpretación de los contratos y casación.
El debate doctrinal sobre la naturaleza normativa de las reglas legales sobre
interpretación de los contratos, puede dar lugar a una posible infracción de las reglas
interpretativas por los tribunales de instancia con lo cual puede dar origen al recurso de
casación ante el tribunal supremo.
3. Criterios subjetivos.
La interpretación debe dirigirse a desempeñar la intención de los contratantes,
generándose así la denominada interpretación subjetiva: la que trata de indagar tanto la
voluntad de cualquiera de las partes, cuanto a la intención común de ambas. La
fundamental es esta última. Para ello, el código civil proporciona los siguientes criterios:
www.uned-derecho.com

a) La intención de los contratantes asume primacía, aunque la fórmula contractual


utilizada por las partes arroje, un resultado contrario a aquélla.
b) Cuando La discordia entre la intención de las partes y los términos del contrato no sea
o resulte evidente y los términos utilizados sean claros, habrá de mantenerse la
interpretación literal.
c) Respecto de los extremos de carácter complementario o de detalle, la intención de las
partes debe prevalecer sobre los términos contractuales, cualquiera que sea la
generalidad de éstos.
d) El Elemento volitivo requiere prestar principal atención a los actos constatables de las
partes.
No se excluye, a la consideración de los actos precontractuales, los cuales asumen tb
relevancia en sede interpretativa que, será más espontáneos y desinteresados que los
actos poscontractuales.
4. Criterios objetivos.
Algunas reglas legales tiene preponderantemente carácter objetivo. Operan en un ámbito
diverso a la intención de los contratantes, ofreciendo como resultado la llamada
interpretación objetiva.
Tales reglas de carácter objetivo serían, fundamentalmente las siguientes:
a) La interpretación sistemática: la regla del CC que obedece a esta interpretación,
encuentra en el art.1285: las cláusulas de los contratos deberán interpretarse las unas
por las otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas
ellas; y reiteradamente contemplada por la jurisprudencia.
b) La exclusión de la anfibología y el ppio de conservación del contrato: En segundo
lugar, hay que considerar las normas legales que tienen por objeto la exclusión dela
anfibología. Es decir, evitar el doble sentido, sin sentido o pluralidad de acepciones de
una forma, ó término.
La relevancia fundamental del precepto consiste no tanto su eficacia en la interpretación,
si no en la afirmación de que se deduce del mismo el ppio de conservación del contrato.
c) Los usos interpretativos: Las ambigüedades de los contratos se interpretarán teniendo
en cuenta el uso del país. Se refiere pues a los denominados usos interpretativos.
Dichos usos, no pueden ser considerados normas jurídicas, ya que desempeña una
función auxiliar en la determinación del contenido del contrato.
d) La interpretación “contra stipulatorem”: prohíbe que el resultado interpretativo
favorezca al redactor o autor de las cláusulas oscuras. Se suele afirmar q el mandato
normativo aludido es una derivación del juego del ppio de la buena fe q debe presidir
el ejercicio de los dchos subjetivos. Su aplicación es a todo supuesto contractual
aunque destaque en las condiciones generales de la contratación.

3. LA CALIFICACIÓN DEL CONTRATO


No es infrecuente que los contratantes yerren (falta o delito por ignorancia o malicia.
Viene de errar) en el momento de celebración del contrato, confundiéndose renombre o
previendo cláusulas que entienden erróneamente como legalmente imperativas. Dichos
yerros, se pondrán de manifiesto en el momento interpretativo, cuyo resultado
fundamental de ser la calificación del contrato, identificarla tipo contractual (típico o
atípico) celebrado, para determinar, el régimen legal imperativo o, en las normas
supletorio de dicho contrato.
Frente a lo que ocurría en los sistemas primitivos, la denominación dada por las partes al
contrato no les vinculan siquiera a ellas. Y menos a juez, el cual habrá de deducir el
contenido contractual de sus cláusulado y no de la errónea calificación de los
contratantes.
Las partes pueden usar su autonomía de voluntad al perfeccionar todo convenio.
www.uned-derecho.com

4. LA INTEGRACIÓN DEL CONTRATO: LOS MEDIOS DE INTEGRACIÓN


En algunos casos, la determinación de desacato contenido del contrato y, por tanto, la
efectiva ejecución del mismo no habría de derivarse sólo de la actividad interpretativa Y
calificadora de forma exclusiva, sino que sería necesario extraer consecuencias
complementarias acordes con el conjunto del sistema normativo a dicha operación se le
conoce técnicamente con el nombre de integración del contrato, y en cuanto sus
resultados puede suponer la agregación de derechos y obligaciones no contemplados por
las partes, ni por las normas de carácter dispositivo que son aplicables al contrato
cuestión ( la sustitución de determinadas estipulaciones, la declaración de nulidad de
algunas cláusulas contractuales).
La integración del contrato en nuestro código civil, es uno de los pilares de nuestro
sistema normativo.
La norma considerada es un precepto de carácter imperativo que se aplica con
independencia de la voluntad de las partes. De añadidura, su aplicación no requiere
inexcusablemente que haya laguna contractual, sino que puede entrar en juego incluso
cuando las partes hayan previsto extremos que son y indisponibles por los particulares.
En tal caso, las cláusulas pactadas habrían de ser sustituidas por las legalmente
aplicables.
La eficacia normativa directa del art.1258 respecto de la integración del contrato tuvo
ocasión de declarar la el tribunal supremo.
No obstante, la doctrina jurisprudencia al no ha llegado todavía a incorporar la figura de
la integración del contrato con perfiles nítidos y, de otra parte, no es extraño ver sentencia
recientes en las que se sigue otorgando a este artículo un valor meramente interpretativo,
cuando no puramente enfático.
MEDIOS DE INTEGRACIÓN
El art.1258 señala como tales: La buena fe, el uso y la ley. Sin embargo el
escalonamiento jerárquico de ser: la ley imperativa, en su defecto dispositiva, a
continuación los usos y finalmente la buena fe.
a) La Ley.
La norma imperativa aplicable a un supuesto contractual determinado conformará e
integrará el régimen del mismo con primacía incluso sobre el acuerdo o clausurado
contractual.
Las normas dispositivos, en cuanto son disponibles por las partes, sólo integrarán en el
contrato cuando contemplen un elemento natural del mismo que no haya sido
contemplado o regulado de forma diversa a la legalmente prevista.
b) Los Usos Normativos.
Tienen carácter normativo y, por tanto, integran el acuerdo contractual en cuanto
costumbre. Ahora bien, en caso de ser conocidos y no queridos por las partes pueden ser
excluidos del acuerdo contractual.
c) La Buena Fe.
Es un principio general del derecho. La buena fe no puede ser extraña a la propia
conformación de los usos normativos y de los mandatos legales. Pero, su plasmación no
puede reducirse a establecido en la ley o los usos. Va más allá: es el último canon, que el
sentido objetivo, utiliza el legislador para tratar de que en todo momento los efectos del
contrato se adecuen a las reglas de la conducta socialmente consideraba como digna de
respeto.
Por consiguiente, la referencia del artículo 1258 a la buena fe no puede se entendida
desde una perspectiva subjetiva, sino como un criterio ordenador de las relaciones
contractuales, que se superpone al propio comportamiento de las partes y configura el
www.uned-derecho.com

contenido del contrato de acuerdo con las reglas de conducta socialmente consideradas
como dignas de respeto.
TEMA 23: LA EFICACIA DEL CONTRATO

1. EL PPIO DE LA RELATIVIDAD DEL CONTRATO.


Para acreditar que la regla gral en los contratos es q son acuerdos de ntza estrictamente
particular entre las partes, hay que recordar los artículos 1257.1 y 1091 cc. Conforme al
primero, los contratos despliegan su eficacia exclusivamente en en relación con las partes
contratantes y sus herederos, siempre y cuando los derechos u obligaciones dimandantes
del contrato no tengan carácter de personalísimos.
De otra parte, en art.1091: las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de
ley entre las partes contratantes y deben cumplirse al tenor de los mismos. La fuerza de
ley que dicho artículo, atribuye al contrato como vehículo de vinculación entre las partes
contratantes y la circunstancia de que la eficacia del contrato haya de restringirse al
ámbito propio de los contratantes ha traído consigo que el tema que ahora desarrollamos
se haya identificado por la doctrina como la calificación técnica de la relatividad del
contrato.
Con la expresión “ppio de relatividad de contrato" se trata de poner de manifiesto que la
eficacia del contrato como categoría no tiene alcance general respecto de la colectividad,
sino un alcance limitado a las partes contratantes. El contrato pues, es por principio
relativo, sin que por consiguiente pueda generar derechos u obligaciones respecto a
personas extrañas o pueda atribuirsele un carácter gral.
Han de considerarse parte contratantes quienes asumen las obligaciones u derechos
derivados de cualquier relación contractual, con independencia de su material. Fallecido
cualquiera de los contratantes, sus herederos serán considerados igualmente partes.

2. EFICACIA DEL CONTRATO EN RELACIÓN A LOS TERCEROS


La regla gral de la relatividad del contrato conoce, sin embargo, quiebras en más de un
caso, como ha tenido ocasión de razonar la jurisprudencia y vamos a considerar a lo
largo de los siguientes epígrafes, sobre todo en relación con los contratos a terceros.

3. CONTRATOS A FAVOR Y EN DAñOS A TERCEROS


.- Contratos a favor.
La existencia de contratos generadores de dchos a favor de terceros se encuentra
consagrada en el CC. Dispone: si el contrato contuviere alguna estipulación en favor de
tercero, éste podrá exigir su cumplimiento, siempre que hubiese hecho saber su
aceptación al obligado antes de que haya sido aquélla revocada.
La práctica contractual y el propio CC conocen ciertos esquemas contractuales que
responden precisamente al designio de favorecer a una persona ajena a las partes
otorgantes del contrato.
1. Partes contratantes y beneficiarios.
La existencia de un contrato en favor de tercero, presupone que éste, pese a no haber
sido parte contratante, es titular de un determinado derecho de crédito que puede exigir
directamente a aquellas de las partes contratantes que resulte obligada al cumplimiento.
El CC La denomina promitente, mientras que a la parte contratante de la que trae causa el
beneficio para el tercero recibe el nombre de estipulante.
El tribunal supremo declara que el beneficiario debe ser titular del derecho de crédito y no
un mero receptor de la prestación. El beneficiario, no tiene porque acreditar capacidad de
obrar alguna, ni siquiera es necesario que sea persona, pues en todo caso la gestión de
sus intereses podría ser atendida por representantes legales.
2. Aceptación por el beneficiario en relación con la revocación de la estipulación.
www.uned-derecho.com

El beneficiario del contrato podrá exigir su cumplimiento, siempre que hubiese hecho
saber su aceptación al obligado antes de que haya sido aquella revocada. A partir de la
aceptación del beneficiario, las partes contratantes quedan obligados a respetar el
contenido contractual beneficioso para el tercero. Pero, la norma en deja el asombro la
serie de cuestiones, entre ellas determinar el momento del nto del dº de crédito.
.- Contratos en daños a terceros.
La existencia de este tipo de contratos, vendría a demostrar la quiebra del principio de
relatividad de los contratos. Son relativamente frecuentes los acuerdos contractuales que
tienen por objeto procurar el daño a terceros.
Cuanta a causa de la celebración de un contrato, su objeto incorpora un resultado
dañoso para terceros podrían hablarse de contratos en daño de terceros.
En en estos contratos deben merecer la reprobación general de la sociedad y, por
consiguiente, su expulsión del sistema normativo.

4. CONTRATOS CON PERSONA A DETERMINAR


Práctica contractual en la que una de las partes contratantes se reserva la posibilidad de
señalar como contratante definitivo a una tercera persona que, puede ser desconocida
para ambas partes. La característica principal vendría representada por la vinculación que
uno de los contratantes y asume, que pasará a ser parte del contrato, como si hubiera
participado en la celebración del mismo.
Dicha práctica, encuentra su razón en el hecho de evitar el devengo de un doble
impuesto de transmisiones en operaciones de carácter especulativo que, de otra forma,
se encarecerían notoriamente por motivos fiscales.
Al depender exclusivamente de una de las partes la posible designación de un tercero, la
otra parte contratante sola admitir dicha cláusula siempre cuando sus expectativas de
cobro se encuentren plenamente aseguradas.
El supuesto de contrato con persona a designar viene representado por el contrato de
compraventa celebrado en documento privado y sin trasmisión de la propiedad.

5. LA PROMESA DEL HECHO AJENO


Supuestos en los que la obligación a cargo de una de la partes contratantes (promitente)
consiste precisamente en conseguir que un tercero célebres un contrato con la otra parte
o se avenga a cumplir las obligaciones del contrato base celebrado entre el prominente y
promisario.
La promesa del hecho ajeno no se encuentra contemplado expresamente en el código
civil, pese a su evidente conformidad con las reglas generales de la autonomía privada.
La promesa no presenta problemas de licitud, pero la existencia de un marco legal
concreto de carácter dispositivo arroja dificultades.
La figura en estudio, en cuanto categoría, se caracteriza lo fundamental, por las
siguientes notas:
a) el prominente debe actuar por sí mismo, en su propio nombre y por cuenta y riesgo,
sin arrogarse frente al promisario representación alguna del tercero.
b) Generalmente, la prestación propia del prominente debe configurarse como una
obligación de resultado y no de medios.
c) Por lo común, los casos de promesa del hecho ajeno son contratos de carácter
oneroso, pues el prominente pone precio a su intermediación, con independencia del
marco de derechos y obligaciones previsto para las eventuales relaciones entre el
promisario y el tercero.
Si la actividad intermediardora del prominente ofrece el resultado previsto, éste queda
liberado de la obligación de resultado que sobre él recaía, y puede reclamar el precio
fijado para su tarea intermediadora.
www.uned-derecho.com

6. LA CESIÓN DEL CONTRATO: CONCEPTO, FUNCIÓN Y EFECTOS


1. Concepto y función.
Seguidamente, tb puede ser objeto de transmisión la integra posición contractual que
una persona ocupe en un determinado contrato. La razón de ello puede consistir en
motivos de muy diversa índole, pero que sin un lícitos y no provocan inseguridad para la
otra parte contratante, deben ser perfectamente atendibles por un sistema normativo que
se caracteriza por la libertad de tráfico en relación con toda suerte de bienes y servicios.
El CC, no dedica norma alguna a la posible cesión del contrato; la cual, ha de
configurarse como un negocio atípico, sobre cuya de admisibilidad no obstante no debe
haber lugar a dudas.
2. Presupuestos.
Conforme al tribunal supremo, para que pueda darse la cesión del contrato, se requiere
fundamentalmente:
a) que la otra parte contratante a la que suele denominarse contratante cedido, acceda a
consienta la sesión.
b) Que se trate de contratos bilaterales o sinalagmáticos, cuyas recíprocas prestaciones
no hayan sido total y completamente ejecutadas, pues en tal caso el designio propio
del contrato en cuestión habrá dejado de tener sentido y no cabrá, por tanto, la sesión
de posición contractual alguna.
3. Efectos de la cesión.
Como regla general, la cesión del contrato conlleva la liberación o desvinculación del
contratante cedente, quien en adelante no queda obligado respecto del contratante
cedido. No obstante, cabe el pacto en contrario y, en la práctica, no es extraño que en
forma subsidiaria, el cedente que de obligado durante un cierto lapso de tiempo a
responder en caso de que el cesionario incumpla las obligaciones que le incumban.
Tales obligaciones serán las contempladas en el contrato originario.

7. REFERENCIA AL SUBCONTRATO
Es frecuente hablar de subcontrato, con la finalidad de resaltar una realidad económica
innegable. La subcontratación tiene como presupuesto necesario el hecho de que las
obligaciones asumidas por las partes contratantes no tengan carácter personalísimo.
La idea de subcontrato aparece teñida de un profundo matiz instrumental, pero al mismo
tiempo independizarse del propio alcance del contrato del que son complemento.
El ordenamiento jurídico, mediante la acción directa, conceda al subcontratado la facultad
de demandar o reclamar el cumplimiento de las obligaciones insatisfechas por el
subcontratante al contratante que, a su vez, es deudor subcontratante.
Cabe también el juego de la acción directa en favor del contratante acreedor
subcontratante del en relación con los posibles subcontratados.
En nuestro stma jco, la Ley no reconoce a la acción directa un alcance general, sino que
se limita a establecerla en algunos supuestos concretos . Por tanto, no cabe propugnar su
interpretación extensiva.
www.uned-derecho.com

TEMA 24: LA INEFICACIA DEL CONTRATO

1. LA NULIDAD DEL CONTRATO.


Es el supuesto más grave de ineficacia. Suele ser adjetivada como nulidad absoluta o
nulidad de pleno derecho. Los contratos nulos pues, no merecen para el derecho más que
rechazo.
.- Causas de Nulidad:
1. La carencia absoluta o inexistencia de cualquiera de los elementos esenciales.
2. El incumplim de cq de los requisitos del objeto del contrato: licitud, posibilidad y
determinación.
3. La ilicitud de la causa.
4. El cumplimiento de la forma sustancial.
5. La contrariedad a las normas imperativa es a la moral y al orden público, en cuyo
caso se suele hablar, de contrato legal.
6. En particular, los actos a título gratuito sobre bienes comunes realizados por un
cónyuge sin el consentimiento de otro.
.- La Acción de Nulidad.
Por muy nulo que sea un contrato, en caso de haberse celebrado, producirá una
apariencia de tal que, salvo que sea destruida, seguirá produciendo efectos propios del
contrato de que se trate, como si fuera válido.
Para evitar las, el derecho dota a la acción de nulidad de una serie de caracteres:
a) es imprescriptible, puede ser ejercida en cualquier momento.
b) Puede ejercitar las cualquier persona interesada en deshacer el contrato nulo.
.- Consecuencias de la Nulidad.
a) En gral, la Restitución: Dado que el contrato nulo no produce efectos, las
consecuencias de la declaración judicial de nulidad tienden a dejar las cosas en el statu
quo a la celebración del presunto contrato: lo que técnicamente se denomina restitución.
La restitución ha de tener lugar, en principio, en forma específica.
b) En particular: los supuestos de ilicitud: La regla restitutoria no ha parecido hcamente
conveniente a los supuestos de ilicitud. En tales casos, han de aplicarse las reglas, que
determinan diferentes consecuencias según que la ilicitud del objeto y de la causa
constituya, un ilícito penal propiamente dicho.
1. En Caso de ilícito penal, las partes carecerán de toda acción entre sí, y se procederá
contra ellos.
2. En los supuestos de causa torpe, no constituye delito y falta, pero se observará con
una serie de reglas.
.- Nulidad Parcial del contrato.
Cuando el contrato contiene una o varias cláusulas ilegales, pese a la validez y
adecuación al Ord Jco del conjunto esencial del mismo.
La coexistencia de cláusulas nulas plantea el problema de determinar si la invalidez de la
cláusula nula debe afectar al conjunto contractual.
Resulta claro q el vacío contractual resultante debe rellenarse mediante las tareas de
interpretación y, fundamentalmente, de integración, de forma casuística.

2. LA ANULABILIDAD: CAUSAS Y EFECTOS.


Un contrato anulable será aquel que pueda ser anulado o, por el contrario, seguir
produciendo efectos en caso de que su efectiva anulación no tenga lugar. Es un supuesto
de invalidez de mucha menor gravedad que la nulidad.
.- Causas de la anulabilidad.
www.uned-derecho.com

1. Todos los vicios del consentimiento. (error, violencia, intimidación, dolo...).


2. Inexistencia de plena capacidad de obrar en alguno de los contratantes. Casos:
? menores no emancipados, personas sometidas a tutela o curatela...
3. Inexistencia de consentimiento marital o uxorio (del otro cónyuge).
.- Acción de Anulabilidad.
La acción de anulabilidad tiene un alcance mucho más limitado que la nulidad.
A) Sólo durará 4 años, pero el plazo ha de comportarse de forma diversa, según la ntza
de la anulabilidad:
1. El punto inicial del cómputo es la consumación del contrato sólo en los casos de error
o de dolo.
2. Por el contrario, en las demás causasanulabilidad, el cómputo inicial que era
retrasado a un momento posterior a la perfección del contrato anulable:
.- El cese o desaparición de la intimidación o violencia.
.- La salida de la tutela.-
.- La disolución de la sociedad conyugal o del matrimonio.
B) El círculo de personas legitimadas para el ejercicio de la acción de anulabilidad queda
limitado a las personas que hayan sufrido el vicio del consentimiento o fueren incapaces
para realizar el contrato.
.- Efectos de la Anulabilidad.
Son sustancialmente los mismos que las consecuencias de la nulidad analizadas.
Bastaría con tener en cuenta el trato favorable a quienes contratan sin tener plena
capacidad de obrar;”no está obligado el incapaz a restituir sino en cuanto se enriqueció
con la cosa precio que recibiera”.
De otra parte, los supuestos de ilicitud, no pueden expandirse a los supuestos de
anulabilidad.
La fundamental coincidencia de efectos entre nulidad y anulabilidad, la restitución entre
los contratantes, es consecuencia del hecho de que la anulación del contrato tiene
carácter retroactivo.

3. EL MUTUO DISENSO.
El sustrato del contrato está en la voluntad de obligarse manifestada por los
contratantes. Éstos tienen la posibilidad de celebrar un nuevo contrato encaminado a
privar de efectos al contrato inicialmente concluido. Que se contrató, se conoce
habitualmente con el nombre de mutuo disenso. Se quiere expresar con este término que
los contratantes están de acuerdo en romper el consenso inicialmente existente.
Son susceptibles de extinción por mutuo disenso cualesquieras relaciones obligatorias.
La distinción no obstante tiene su importancia a la hora de establecer los efectos del
mutuo disenso.
En conclusión, el alcance del mutuo disenso es difícilmente reconducible a unos ppios
grales. Por lo demás, en cada caso, atendiendo al contenido del contrato de disenso y a
las características de la relación a extinguir, habrán de precisarse con mayor exactitud su
alcance consecuencias, a la vista de lo pactado y de las vías generales de integración del
contenido del nuevo contrato..

4. EL DESISTIMIENTO UNILATERAL.
El compromiso asumido por los contratantes los vincula, haciéndoles jurídicamente
exigible la observancia de la conducta debida a cada una de las partes.
Esta regla, parece ser ignorada por el legislador en una serie concreta de supuestos, que
se caracterizan porque en determinados contratos se reconoce a una o a cada una de las
partes contratantes la posibilidad de extinguir la relación contractual por su libre decisión.
www.uned-derecho.com

Entre los principales supuestos, del código civil destaca: la facultad de desistimiento en el
contrato de obra. El dueño de la obra puede dar orden al contratista para que cese la
construcción, poniendo fin al contrato. En tal caso, al contratista hay que darle una
indemnización.
Para q se de el libre desistimiento tienen q aparecer una serie de presupuestos:
1. Que exista una relación de tracto continuada.
2. Además, deben darse alguna de las situaciones siguientes: que la duración de esa
relación sea indeterminada; que la economía interna de la relación contractual en
cuestión asigne roles no equilibrados a las partes, siendo predominante el interés de
una de ellas.
.- Efectos del desistimiento. En efecto claro es que cuando se admite el libre
desistimiento, se extingue la relación obligatoria, pero parece q sin alcance retroactivo.
Menos claro es determinar el si este desistimiento tienen o no un precio. En términos
generales parece que no.
.- Desistimiento Unilateral convencional. Resulta difícil admitir la introducción
convencional desistimiento unilateral. Hay cauces legalmente arbitrados para introducir
algo similar al libre desistimiento, se trata de la posibilidad del llamado “dinero de
arrepentimiento " o " multa penitencial " y de las arras.

5. LA RESOLUCIÓN POR INCUMPLIMIENTO.


En el art.1124.1 del CC se establece q: “ la facultad de resolver las obligaciones se
entiende y implícita en las recíprocas, para el caso de que uno no los obligados no
cumpliere lo que le incumbe”.
.-La facultad resolutoria originan confusiones entre ella y la condición resolutoria
propiamente dicha.
Dicho esto, hay que aclarar una serie de cuestiones:
1. La facultad resolutoria establecidas legalmente no es una condición; sencillamente
porque el evento futuro contemplado no es ajeno a las partes contratantes. Además, la
condición, requiere un pacto expreso. La denominación condición resolutoria tácita
debe abandonarse.
2. Establecimiento de la cláusula resolutoria expresa es, el ejercicio extrajudicial
anticipado y previsor de la facultad resolutoriaalmente reconocida.
Por tanto, no basta pactarla sin más ni más, sino que su contenido habrá de ajustarse a
las circunstancias jurisprudencialmente requeridas para el ejercicio de la facultad
resolutoria.
.- Requisitos en el ejercicio de la facultad resolutoria conforme al T. Supr:
1. Que el reclamante o demandante haya cumplido su obligación o que acrediten que se
encuentra en condiciones de hacerlo.
2. Obviamente, que la otra parte no cumpla o no haya cumplido cuanto le incumbe,
aunque su incumplimiento no sea total, sino parcial.
Aún cuando incumplimiento parcial permita la aplicación del artículo, 1124 en todo caso
ha de requerirse el incumplimiento sea grave, afectando a obligaciones principales del
mismo y no simplemente a las accesorias o secundarias.
En definitiva, se trata de que el incumplimiento parcial o total haya frustrado de forma
relevante y las expectativas del contratante que reclama.
3. Que se encuentren lidiadas las partes por un contrato bilateral.
4. Que la obligación cuyo incumplimiento fundamenta el ejercicio de la facultad
resolutoria sea exigible.
5. Que la frustración del contrato dimanante del incumplimiento sea patente o, al menos,
acreditable.
www.uned-derecho.com

.- Ejercicio de la acción resolutoria.


El perjudicado puede optar por que exigir el cumplimiento o la resolución del contrato.
Cualquiera de ambas opciones va acompañada en principio por la indemnización de
daños y perjuicios; aunque no de forma necesaria.
Al no prever el código civil el plazo de ejercicio de la acción, ha de entenderse que la
prescripción de las acciones personales es de quince años.
.- Efectos de la resolución.
En caso de obtenerse definitivamente esta, la resolución del contrario tiene efecto
retroactivo y eficacia restitutoria, por lo que las partes habrán de reintegrarse
recíprocamente el objeto del contrato que hubieran recibido.
Estamos pues, ante un supuesto más de ejecución específica, que en caso de resultar
imposible, se verá sustituida por la consiguiente reparación pecuniaria.

6. LA ALTERACICUNSTANCIAS CONTRACTUALES: LA CLAÚSULA REBUS SIC


STANTIBUS.
.- Introducción.
No es extraño los supuestos en los q, como consecuencia de la alteración de las
circunstancias del contrato, no previstas por las partes, se producen efectos que atentan
contra la equivalencia de las prestaciones establecidas originariamente en el momento de
celebración del contrato. Dichos supuestos plantean graves problemas, a los que el
derecho de hacer frente, aunque las partes no se hayan preocupado de preverlos.
ante semejante eventualidad, la doctrina ha hablado de la llamada cláusula rebus sic
stantibus como remedio al desequilibrio patrimonial que la alteración de las
circunstancias contractuales comportan, en el sentido de entender implícito en todo
contrato de tracto sucesivo un pacto, en virtud del cual el cumplimiento del mismo se
entiende necesario siempre y cuando las cosas sigan manteniéndose tal y como se
encontraban en el momento de perfección del contrato.
Con ello, se evitarían consecuencia notoriamente injustas que resultan repelente para el
jurista.
Otro de los principios y básicos de la materia contractual es el pacta sunt servanda.
Su desconocimiento y implicaría, hacer dejación simultánea del mantenimiento de la
seguridad jurídica contractual y podría acarrear el cumplimiento de los contratos quedase
sometida al arbitrio de una de las partes.
.- Claúsula Rebus sic stantibus como supuesto de integración contractual.
La confrontación entre el ppio de seguridad contractual y el mantenimiento de la
equivalencia de las prestaciones se ha pretendido superar, argumentando que dicha
cláusula se encuentra incita en todo contrato por voluntad presunta de las partes.
Dicho planteamiento es erróneo. La virtualidad propia de la cláusula no se deriva de
pacto entendido alguno, ni de la voluntad presunta de las partes, ni por supuesto es una
cláusula contractual, en el sentido convencional de regla prevista en insertada en el
contrato por las partes.
Al contrario, se trata sencillamente de una aplicación concreta a los contratos de
ejecución temporalmente diferida de las reglas de integración contractual imperativamente
restablecidas por el código civil que, por principio, son ni disponibles para la voluntad de
las partes.
.- Requisitos y efectos de la aplicación de la claúsula “rebus sic stantibus”.
1. que entre las circunstancias existentes en el momento de celebración del contrato y
las concurrentes en el momento de su cumplimiento o ejecución se haya producido
una alteración extraordinaria.
www.uned-derecho.com

2. Que, a consecuencia de dicha alteración, resulta de una desproporción exorbitante y


fuera de todo cálculo entre las prestaciones convenidas.
3. Que no exista otro medio de remediar el desequilibrio sobrevenido de las
prestaciones.
4. Que las nuevas circunstancias fueran imprevisibles para las partes en el momento de
la celebración.
5. Que tiene alegue la claúsula tenga buena fe carezca de culpa.

7. LA RESCIS DEL CONTRATO.


.- Idea general.
La rescisión presupone un contrato inicialmente válido, pero posteriormente puede ser
declarado ineficaz por sus efectos lesivos para una de las partes o un tercero. Se
diferencia de la nulidad y anulabilidad en q éstas implican la invalidez inicial del contrato.
.- Causas de rescisión en el CC.
A) Rescisión por lesión:
1. Los contratos que pudieran celebrar sin autorización del consejo de familia.
2. Los celebrados en representación de los ausentes, siempre que éstos hayan sufrido
la lesión.
3. La partición de herencia.
B) Rescisión por fraude: ( celebración de un contrato con intención fraudulenta respecto
de terceros):
1. Los contratos celebrados en fraude de acreedores, cuando éstos no puedan cobrar de
otro modo lo que se les deba.
2. Los contratos que se refiera a cosas litigiosas, cuando hubiesen sido celebrados por
el demandado sin conocimiento y aprobación de las partes litigantes o de la autoridad
judicial competente.
3. Los pagos hechos en estado de insolvencia por cuenta de obligaciones a cuyo
cumplimiento no podía ser compelido el deudor al tiempo de hacerlo.
C) Rescisión por otros motivos. Mediante una cláusula remisiva de carácter general, deja
la puerta abierta cualesquiera otros casos en que especialmente determine la ley la
rescisión.
.- La Acción Recisoria.
A) Requisitos:
1. Que el perjudicado carezca de otro recurso legal para obtener la reparación del
perjuicio.
2. Que el perjudicado pueda devolver aquello a que estuviera obligado.
3. Que las cosas objeto del contrato no se hallen legalmente en poder de terceras
personas que hubieran procedido de buena fe.
B) Plazo:
La acción para pedir la rescisión dura cuatro años.
C) Cómputo del plazo:
Para las personas sujetas a tutela y para los ausentes, los cuatro años no empezaran
hasta que haya cesado la incapacidad de los primeros, o sea conocido el domicilio de los
segundos. En los demás casos, empezará a correr el plazo desde la celebración del
contrato.
.- Eficacia restitutoria e indemnizatoria de la rescisión.
El efecto fundamental es obtener la devolución de todo aquello que haya sido entregado
por virtud del contrato de rescindible. Pero como puede ocurrir que lo entregado haya
desaparecido siendo imposible su devolución, en estos casos la acción rescisoria se
transforma en indemnizatoria con carácter subsidiario. La obligación de indemnizar puede
alcanzar al adquirente de mala fe.
www.uned-derecho.com

TEMA 25: LA DONACIÓN

1. CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS.
La donación es la transmisión voluntaria de una cosa o de un conjunto de ellas que hace
una persona, donante, a favor de otra, donatario, sin recibir nada como contraprestación.
El código no la califica como contrato, sino como acto y la regula con ocasión de los
" modos de adquirir la propiedad ", lo que supone el acuerdo de los contratantes.
La donación produce efectos reales desde el mismo momento en que ha tenido lugar su
perfección por la aceptación del donatario.
Se puede concluir, que la donación es un contrato en virtud del cual se adquiere
directamente el dominio.

2. ELEMENTOS DE LA DONACIÓN: CAPACIDAD; OBJETO; PERFECCIÓN Y FORMA


Son elementos esenciales de la donación: el empobrecimiento del donante, el
enriquecimiento del donatario y la intención de hacer una liberalidad. Se excluyen:
préstamo, depósito o fianza con carácter gratuito, etcétera...
? Capacidades de las partes.
La donación implica para el donante una disminución patrimonial provocada por un acto
de enajenación, de transmisión a otro de algo que previamente le pertenecía, que por
consiguiente requiero una especial capacidad. Para el donatario, en cambio, la donación
supone un acto de enriquecimiento que difícilmente puede comportar consecuencias
desfavorables.
A) Capacidad para Donar.
Podrán hacer donaciones todos los que puedan contratar y disponer de sus bienes.
Ambas circunstancias no tienen porqué ser coincidentes ( en las personas, pero sí en el
artículo(624)).
B) Capacidad para aceptar Donaciones.
Dicha capacidad se manifiesta en que incluso el nasciturus puede ser donatario. Basta
con que la aceptación de la donación sea realizada por las personas que legítimamente lo
se representaría, si se hubiera verificado ya su nacimiento.
Cualquier persona, aún sin tener capacidad de obrar puede proceder aceptación de la
donación. Sin embargo, el código establece como regla general un precepto, según el
cual, solo las criaturas abortivas o las personas jurídicas no permitidas por la ley están
inhabilitadas para ser donatarios. En consecuencia, teniendo capacidad natural para
entender y querer pueden emitirse válidamente declaraciones de voluntad dirigidas a
aceptar donaciones.
? Objeto y Límites.
La donación puede recaer sobre cualquier bien o derecho que sea autónomo e
independiente. El empobrecimiento del donante puede ser perjudicial para el propio
donante. Por ello, el código dispone ciertos límites a la donación:
a) la donación no podrá comprender los bienes futuros.
b) El donante deberá reservarse en plena propiedad o en usufructo lo necesario para
vivir en un estado correspondiente a sus circunstancias.
c) La protección de los derechos de sus legitimarios lleva al CC a establecer que nadie
podrá dar por vía de donación más de lo que puede dar por vía de testamento,
debiendo ser reducida en cuanto exceda las posibilidades de libre disposición del
donante, a petición de los herederos forzosos. En tal caso, se habla de donación
inoficiosa. Para saber si es inoficiosa, habrá que estar en el momento de la muerte del
www.uned-derecho.com

donante y se determinará la parte que el donante podía disponer libremente a favor


del donatario.
d) En un al suponer la donación o una enajenación de bienes a título gratuito, si con
ellas se defrauda los derechos de los acreedores, se presupone fraudulentas,
autorizando sea los acreedores anteriores a la donación solicitar su rescisión; no hacía
los posteriores, ya que cuando éstos contrataron con el donante se había producido la
disminución patrimonial.
? Perfección de la donación: la aceptación.
La donación, está sujeta a la aceptación por parte donatario de, que la puede realizar por
sí mismo o por medio de una persona a autorizada. Esto constituye problemas. El código
regula la perfección de la donación en dos artículos cuya combinación resulta
problemática y escasamente pacífica la doctrina:
.- Por un lado, establece que la donación no obliga donantes, ni producen efecto, sino
desde la aceptación. (art.629).
.- Por otro lado, se enntiende que la donación se perfecciona desde que el donante
conoce la aceptación del donatario.(art.623).
Para el art. 629 habría de seguirse la teoría de la emisión, mientras que el art.623 se
adscribía a la teoría del conocimiento o de la cognición.
La aceptación del donatario provoca la inmediata eficacia de la donación (art.629) salvo
que, antes de tener conocimiento de ella, la revoque el donante (art.623).
? Forma.
Para el CC, la donación es un contrato formal, los requisitos de forma son distintos según
recaiga sobre bienes muebles e inmuebles:
a) en el primer caso la donación de cosa mueble puede hacerse en verbalmente o por
escrito.
b) El los bienes inmuebles, la donación ha de hacerse necesariamente en escritura
pública, al igual que su aceptación, debiéndose producirse esta en vida del donante.

4. LA REVOCACIÓN DE LAS DONACIONES: SUPERVIVENCIA O SUPERVENIENCIA


DE HIJOS; INGRATITUD; INCUMPLIMIENTO DE CARGAS.
La donación es irrevocable, no puede quedar sin efecto por la sola voluntad del donante,
una vez que haya tenido lugar la aceptación del donatario. Sin embargo el CC, faculta al
donante para recuperar lo donado en algunos supuestos, suponiendo que de haberlos
conocido no la habría realizado o por razones de justicia material admitidas por derecho
histórico. Las causas de revocación se encuentran ilegalmente determinadas.
? Supervivencia o supervenencia de hijos.
Todo adoración hecha entre vivos por persona que no tenga hijos ni descendientes serán
revocable por el mero hecho de ocurrir cualquiera de los casos siguientes:
1. Que el donante tenga después de la donación, hijos, aunque sean póstumos.
2. Que resulte vivo el hijo del donante que éste reputada muerto cuando hizo la
donación.
En el primer caso, se habla de supervenencia, mientras que en el segundo de
superviviente. El donante habrá de ejercitar la correspondiente acción de revocación en el
plazo de cinco años, contados desde que se tuvo noticia del nacimiento del último hijo o la
existencia en el que se creía muerto.
El referido plazo es de caducidad, dentro de tal plazo, en caso de fallecimiento del
donante la acción de revocación se tramite sus hijos y descendientes.
? ? Incumplimiento de cargas.
La donación será revocada a instancia del donante y cuando el Donato ario haya dejado
de cumplir alguna de las condiciones que aquél y impuso. Esta causa sólo entrará en
juego en las donaciones modales u onerosas. El código no establece la duración de la
www.uned-derecho.com

acción por incumplimiento de cargas, ni cabe su transmisión a los herederos del donante
en caso de fallecimiento de éste.
? ? Ingratitud del donatario.
Se producirá en los supuestos de que el donatario cometiera algún delito contra la
persona o bienes del donante, le impute a algún delito de los que da lugar a
procedimientos de oficio o acusación pública, al menos que se hubiese cometido contra el
propio donatario; o le niegue indebidamente alimentos.
La acción de revocación tiene un plazo de prescripción mucho más corto: un año,
contando desde que el donante tuvo conocimiento del hecho y posibilidad ejercitar la
acción, atendiendo a la gravedad de los actos del donatario. Como regla gral la acción de
revocación la ejercitará el donante y no se trasmite a herederos inmovilismo de éste.
? Efectos de la revocación.
La revocación de la donación de comporta la restitución al donante de los bienes
donados, o del valor que éstos tenían al tiempo de la donación si hubiese sido
enajenados, quedando a salvo los derechos de terceros adquirentes de buena fe.

5. CLASES Y MODALIDADES DE DONACIONES.


1. DONACIONES RENUMERATORIAS.
Aquella que encuentran su razón de ser en los méritosdonatario del o en los servicios
prestados por éste al donante. Todo esto siempre que no constituyan deudas exigibles.
El problema fundamental que plantea viene dado por el hecho de que la idea de donación
renumeratoria parece haberse contra dicha por el artículo 622, al disponer que las
donaciones con causa onerosa se regirán por las reglas de los contratos, y las
renumeratorias por las disposiciones del presente título en la parte que excedan del valor
del gravamen impuesto.
Ante semejante, algunos autores han propuesto una especie de descomposición de la
donación renumeratoria. Por ello, la mejor doctrina ha acabado por entender inaplicable a
las donaciones renumeratorias el art.622.
2. DONACIONES MODALES U ONEROSAS.
Aquelllas donaciones q incorporan una carga modal, pues como sabemos la onerosidad
propia está excluida de los actos de liberalidad, en general, y de la donación en particular.
La donación modal puede implicar tanto la asignación de una parte de lo donado a un
cierto destino en beneficio de un tercero cuanto a un gravamen independientemente del
propio objeto de donación, pues únicamente requiere q el valor del gravamen sea inferior
al valor de lo donado.
3. DONACIONES MORTIS CAUSA.
Ha provocado un debate doctrinal sobre la admisibilidad o no de la figura. Bajo ntro actual
dº las donaciones mortis causa han de ser asimiladas a los legados de hechos en
testamento, de forma tal q ha de considerarse q la posposición de los efectos de tales
donaciones hasta el fallecimiento del donante, sean objeto de rto en la pertinente
disposición testamentaria.
4. DONACIÓN CON RESERVA DE LA FACULTAD DE DISPONER.
Supuesto excepcional en relación con lairrevocabilidad de la donación. podrá reservarse
el donante la facultad de disponer de algunos de los bienes donados o alguna cantidad
con cargo a ellos; pero sin muriera sin haber hecho uso de este derecho, pertenecerán al
donatario los bienes con la cantidad se hubiese reservado.
5.DONACIÓN CON CLAÚSULA DE REVERSIÓN.
El donante cuenta con facultades para establecer una de reversión convencional o un
derecho de retorno en su favor o en el de un tercero.
En caso de que la reversión quede establecida en favor del donante, la entienden válida
para cualquier caso circunstancias.
www.uned-derecho.com

En el supuesto de que la reversión se establezca en favor de otras personas, sólo resulta


admisible en los mismos casos y con iguales limitaciones que determina este código para
las sustituciones testamentarias, mandato que hay que entenderlo referido al régimen
propio de las sustituciones fideicomisarías.
6. LIBERALIDADES DE USO (DONACIONES INDIRECTAS).
Aquellos actos de liberalidad realizados en virtud de cánones de conducta socialmente
seguidos por la generalidad de personas.
Basándose en que tales liberalidades pueden encontrar fundamento en normas sociales
generalmente seguidas son más que en un verdadero animo de liberalidad, se les niega
por algunos el carácter de donación. Sin embargo, parece más seguro la opinión que
propugna su naturaleza de donación.
www.uned-derecho.com

TEMA 26: LA COMPRAVENTA

1. CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS.
De todos los contratos, la compraventa es el más frecuente en la vida diaria, por lo que
tradicionalmente se le ha considerado el contrato tipo.
La compraventa es un contrato consensual, que se perfecciona por el mero
consentimiento. La entrega de la cosa y el pago del precio corresponden a la fase de
ejecución del contrato, son las obligaciones primordiales que este lleva aparejada una vez
perfeccionado por el acuerdo de voluntades en que realmente consiste el contrato.
Es tambien un contrato bilateral por producir obligaciones recíprocas para las dos partes
contratantes: la entrega de la cosa y el pago del precio, actuando una como causa de la
otra.
El contrato oneroso, por suponer una equivalencia entre las prestaciones de las partes,
esto es, sacrificios recíprocos para comprador y vendedor.
Por lo general, es un contrato conmutativo al estar determinado el intercambio de
prestaciones de éste el momento de su perfección; pero puede ser aleatorio en ciertos
casos, y como sucede cuando se trate de cosas futuras arriesgó del comprador o
compraventa de esperanza, en la que el comprador se obliga a pagar el precio, tenga o
no existencia cosa.
Finalmente, es un contrato traslativo de dominio, en el sentido de que sirve de título para
la transmisión de la propiedad.
Esta última característica ha sido objeto de amplio debate en el seno de ntra doctrina.
El carácter traslativo del contrato de compraventa no está reñido con el llamado pacto de
reserva de dominio.
Consiste dicho pacto en la estipulación expresa contemplado en el contrato en virtud de
la cual, vendedor y comprador acuerdan que no se producirá la transmisión de la
propiedad de la cosa vendida hasta que no se produzca el integró pago del precio
convenido.

2. LA CAPACIDAD DE LAS PARTES: LAS PROHIBICIONES LEGALES.


La compraventa exige, que las partes contratantes tengaN la capacidad suficiente para
contratar y obligarse. “Podrán celebrar el contrato de compra y venta todas las personas
a quienes este código autoriza para obligarse, salvo las modificaciones contenidas en los
artículos siguientes”(art.1457). De este modo se establece una remisión a la normativa en
materia de capacidad de obrar.
Art.1459, Para evitar posibles fraudes o prejuicios en supuestos en que hay intereses
encontrados, prohíbe a determinadas personas adquirir por compra, aunque sea en
subasta pública judicial, por si ni por persona alguna intermedia, bienes de otras sobre las
que tienen algún tipo de influencia:
.- prohíbe al tutor adquirir los bienes de su pupilo.
.- Por lo que respecta a los mandatarios de albaceas, les prohíbe cualquier forma la
administración o representación voluntaria.
.- Igualmente afecta la prohibición de disponer a los funcionarios públicos en la
demarcación territorial y a la administración y justicia.
De la prohibición contenida se exceptúan las acciones hereditarias entre coherederos, ó
de cesión en pago de créditos, o de garantía de bienes que posean.
Para determinar el carácter litigios sobre un bien se han venido utilizando dos criterios: La
fecha de emplazamiento para contestar la demanda; desde la contestación a la demanda.
www.uned-derecho.com

La contra mención de algunas prohibiciones del artículo 1459, y llevará aparejada la


nulidad radical y absoluta del contrato así celebrado, Independientemente de la posible
responsabilidad disciplinaria y penal a que pudiera dar lugar en su caso.

3. EL OBJETO DEL CONTRATO Y EL PRECIO.


La compraventa supone una doble vertiente: una cosa entregara y el precio pagar.
? LAS COSAS.
A) En General.
Pueden ser corporales en corporales o derechos; muebles e inmuebles; presentes y
futuras; pero, en cualquier caso, han de reunir una triple colisión:
1. Que sean de comercio lícito.
2. Que tenga en existencia real o posible.
Si la cosa no tiene existencia real a contratar, pero previsiblemente la llegara a tener, la
compraventa puede revestir dos modalidades distintas según la voluntad de las partes:
a) Compraventa de cosa esperada.
La compraventa reviste los caracteres de conmutativa y condicional, en cuanto las partes
subordinado a la eficacia del contrato asistencia de la cosa. En este caso, si la cosa no
llega a tener existencia, no hay obligación por parte del vendedor de entregar cosa
alguna, ni en consecuencia el comprador de pagar el precio.
b) Compraventa de esperanza.
Sí, los contratantes celebra la compraventa a todo evento, es decir, que el comprador
para el precio aunque la cosa objeto del contrato no llegue a existir, se tratara de un
contrato aleatorio. El vendedor se limitará a hacer lo posible para la existencia de la cosa,
y el comprador vendrá obligado a pagar lo pactado.
3. Que la cosa haya sido objeto de determinación o sea susceptible de ello.
B) La venta de cosa ajena.
No es necesario que el bien objeto de compraventa forme parte del patrimonio del
vendedor en el momento de celebración de la compraventa, pues la finalidad traslativa del
dominio no se alcanza sino con la ejecución del contrato. Por lo cual, cuando el contrato
no es de ejecución simultánea, el vendedor estará obligado a adquirir el bien vendido
para que, en el momento de ejecución, pueda transmitir el dominio.
Equivale a afirma que es posible perfectamente lícita la venta de cosa ajena, sobre la que
el código guarda absoluto silencio.
? ? EL PRECIO DE LA COMPRAVENTA.
A) Requisitos.
El precio es el otro elemento objetivo característico de la compraventa y consiste en la
suma de dinero que el comprador se obliga a entregar al vendedor a cambio de la cosa
entregada. Ha de reunir los siguientes requisitos:
1. Precio verdadero o real. El pago del precio constituye la prestación a cargo del
comprador.
2. Precio cierto ó de terminado. Dicho requisito no supone que sea necesario precisar lo
cuantitativamente en el momento de la celebración, sino que basta que pueda
determinarse sin necesidad de un nuevo convenio.
3. Precio consistente en dinero o signo que lo presente. El precio debe consistir en
dinero, en cuanto medio legal de pago, pues si consiste en cualquier otra cosa de
entenderse que estamos frente a un supuesto de permuta. El artículo 1446 contempla
la circunstancia que el precio consista parte en dinero y parte en otra cosa.
4. Precio justo. Para el CC la compraventa no supone escrita equivalencia objetiva
entre el valor de la cosa y el precio pactado, circunstancia por la que no existe la
exigencia de que el precio se ajusta.
B) El Pacto de Arras. Es muy frecuente en la compraventa.
www.uned-derecho.com

4. LAS OBLIGACIONES DEL VENDEDOR: CONSERVAC Y ENTREGA DE LA COSA;


LOS RIESGOS; LA TRANSMISIÓN DE LA PROPIEDAD DE LA COSA VENDIDA.
Las obligaciones principales del vendedor consisten en:
1. Entregar la cosa vendida y conservarla con la diligencia propia de un buen padre de
familia hasta que efectúa dicha entrega.
2. Prestar la garantía del saneamiento de los casos que evicción y vicios ocultos.
Además asumen relevancia todas aquellas de carácter accesorio y secundario de
carácter general.
4.1. Entrega de la cosa.
A) Objeto y circunstancias de la entrega de la cosa.
La entrega de la cosa abarca no sólo a ésta, sino a sus accesorios, asi como a los frutos
producidos desde el día en q se perfeccionó el contrato. Además, debe facilitar al
comprador los títulos de pertenencia.
El Código, no contiene reglas especiales sobre el tiempo y el lugar de realización de la
entrega.
B) Formas de entrega: La tradición.
El Código regula las diversas formas de entrega de tradición q, conllevan la adquisición de
la propiedad para el comprador.
Deben tb considerarse ahora:
1.Tradición real: material y simbólica.
“Se entenderá entregada la cosa vendida, cuando se ponga en poder y posesión del
comprador”. Se entiende q si está puesta en posesión puede tener lugar de dos maneras
diferentes:
a) Materialmente: cuando hay una entrega manual y efectiva o cuando el adquirente,
ejercita los poderes característicos del propietario.
b) De forma simbólica: sin llegar a producirse una transmisión material de la cosa, el
vendedor manifiesta de forma irreversible su intención de transferir la posesión al
adquirente.
2. Constitutum possessorium y traditio brevi manu.
Suple a la tradición material, y se da en aquellos supuestos en los que el vendedor
continúa poseyendo la cosa, pero en virtud de otro título diferente al de propietario que
antes ostentaba.
La denominada traditio brevi manu es el caso opuesto: El comprador tenía ya, la posesión
inmediata de la cosa, aunque rueda en concepto distinto al de dueño, pasando ahora a
serlo.
3. La tradición instrumental.
El otorgamiento de la escritura pública equivale o hace las veces de entrega o tradición,
aunque en realidad y materialmente no haya habido transmisión posesoria del
transmitente al adquirente.
C) Reglas especiales en materia de venta de inmuebles.
Los inmuebles pueden ser adquiridos bien atendiendo a la medida de los mismos a razón
de un precio por unidad de medida o número, bien por un precio alzado sin atender la
extensión de la misma. Conviene distinguir los siguientes supuestos:
1) Venta de inmueble por unidad de medida con cabida inferior a la señalada en el
contrato: para caso opuesto, art.1469.2 dice: que el vendedor se encuentra obligada a
entregar al comprador, si éste lo exige, todo cuanto se haya expresado en el contrato;
pero si esto no fuere posible, podrá el comprador optar entre una rebaja proporcional
www.uned-derecho.com

del precio o la rescisión del contrato, siempre que no baje de la décima parte de la
cabida la disminución de la que se le atribuyera al inmueble.
2) Venta de inmueble por unidad de medida con cabida superior a la señalada en el
contrato: “El comprador tendrá ida la obligación de pagar el exceso de precio si la
mayor cabida o número no pasa de la vigésima parte de los señalados en el mismo
contrato; pero, si excedieran de dicha vigésima parte, el comprador podrá optar entre
satisfacer el mayor valor del inmueble, o desistir del contrato”.
3) Venta por unidades de medida y problemas de calidad: el defecto de calidad del
inmueble vendido, supuesto para el cual resulta también de aplicación el artículo 1469
ahora bien, cuando existe exceso de calidad, el código no establece en norma alguna
respecto. Supondrá la posibilidad de impugnar el contrato por error.
4) Venta de inmueble hecha por precio alzado: para semejante supuesto, aunque
resulte mayor o menor cabida de la expresada en el contrato, no tendrá lugar el
aumento o la disminución del precio convenido, por haber sido este fijado
alzadamente y no a razón de un tanto por unidad de medida con número.
5) Plazo de ejercicio de las acciones: el código civil establece un plazo de prescripción
de seis meses, la jurisprudencia otorga dicho plazo carácter de caducidad en los
supuestos en los que el comprador la opte por la rescisión o anulación del contrato,
en cuanto se trata del ejercicio de un derecho potestativo.
D) La Facultad de suspender la entrega.
El código considera la facultad excepcional de que el vendedor retenga o suspenda la
entrega de la cosan en dos supuestos concretos:
1) El 1º, referido a la compraventa llamada “con precio de presente”. (Art. 1466): El
vendedor no estará obligado a entregar la cosa vendida, si el comprador no le ha
pagado el precio o no se ha señalado en el contrato un plazo para el pago.
2) El 2º, Por el contrario: si después de la venta se descubre que el comprador es
insolvente, de tal suerte que el vendedor corre inminente riesgo de perder el precio.
Se exceptúa de esta regla es el caso en q que el comprador afiance pagar en el plazo
convenido.

5. EL SANEAMIENTO POR EVICCIÓN Y POR VICIOS OCULTOS: ACCIÓN


REDHIBIORIA Y QUANTI MINORIS.
El saneamiento es otra de las obligaciones del vendedor, en virtud de la cual
corresponderá al comprador:
a) de la posesión legal y pacífica de la cosa vendida.
b) de los vicios ó defectos ocultos que la cosa tuviere, es decir, de su posesión útil.
EL SANEAMIENTO POR EVICCIÓN
NOCIÓN
La elección es un acto de iniciativa extraña al comprador y vendedor que acarrea para el
comprador verse privado de la propiedad de la cosa comprada, total o parcialmente, a
consecuencia de una sentencia judicial firme y en virtud de un derecho anterior a la
compraventa. Para que surja la obligación de saneamiento a cargo del vendedor y es
necesario que la demanda de dicción le haya sido notificada a instancia del comprador.
PACTOS SOBRE SANEAMIENTO POR EVICCIÓN
El saneamiento por elección es, en el código, un elemento natural del contrato de
compraventa.
El CC, mira con recelo la cláusula por la que el comprador renuncia al saneamiento y la
restringe en un doble sentido:
1) declarando nulo todo pacto que exima al vendedor de responder de la evicción
siempre que hubiere mala fe de su parte.
www.uned-derecho.com

2) Estableciendo que para que la renuncia de saneamiento exime de todas las


obligaciones propias del mismo, es preciso que aquella la haga el comprador por
conocimiento de los riesgos de la evicción y sometiéndose a sus consecuencias.
Contrariamente, cabe también aumentar o agravar dicha obligación de saneamiento.

EFECTOS DE LA EVICCIÓN
Producida la evicción, si ésta es total y no había renunciado el comprador al
saneamiento, éste tendrá derecho a exigir del vendedor:
1) la restitución del precio que tuviera la cosa vendida al tiempo de la evicción, ya sea
mayor o menor que el de la venta.
2) Los frutos y rendimientos, si se le hubiere condenado a entregarlos al que le haya
vencido en juicio.
3) Las costas del pleito que haya motivado la evicción y, en su caso, las del seguido con
el vendedor por el saneamiento.
4) Los gastos del contrato, si los hubiese pagado el comprador.
5) Los daños en interés y los gastos voluntarios , si se vendió de mala fe.
SUPUESTOS DE EVICCIÓN PARCIAL
El comprador que pierda con motivo de la evicción, una parte de la cosa vendida de tal
importancia con relación a todo, que si dicha parte no lo hubiera comprado; o si se
vendiese dos o más cosas conjuntamente por un precio alzado, constando claramente
que el comprador no habría comprado la una si la otra, el art.1479, dispone q el
comprador podrá exigir la rescisión del contrato; pero habrá de devolver la cosa sin más
gravámenes de los que tuviera al admitirla.
EVICCIÓN DE CARGAS O GRAVÁMENES OCULTOS
El CC dispone art.1483: Si la finca vendida estuviese gravada, sin mencionarlo la
escritura, con alguna carga o servidumbre no aparente, de tal naturaleza que deba
presumirse no la habría adquirido el comprador si la hubiera conocido, podrá pedir la
rescisión del contrato, a no ser que prefiera la indemnización correspondiente.
Durante un año, desde el otorgamiento de la escritura, podrá el comprador ejercitar la
acción rescisoria, o solicitar indemnización. Transcurrido el año, sólo podrá reclamar la
indemnización.
El problema fundamental de dicho artículo, consiste en determinar si pueden
considerarse gravámenes ocultos aquellos que, habían sido objeto de inscripción en el
registro de la propiedad. La lógica actual responde negativamente.
SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS
Cuando la cosa vendida tuviere vicios ó defectos ocultos que, de haberlos conocido el
comprador, no lo habría adquirido. Se excluye la garantía por vicios ocultos cuando éstos
son manifiestos o si el comprador es un perito.
El vendedor responde del saneamiento por vicios ocultos aunque los ignorarse.
Como consecuencia de la obligación de sanear por vicios ocultos, el comprador podrá
optar entre resolver el contrato (la llamada acción redhibitoria) con restitución de los
gastos que pago; o rebajar una cantidad proporcional del precio, a juicio de peritos (acción
estimatoria o quanti minori). Si el vendedor actuó de mala fe, en caso de que el
comprador opte por la primera solución, se le indemnizará además de daños y perjuicios;
no en el otro caso.
Tb prevé el CC La posibilidad del perecimiento de la cosa vendida bien como
consecuencia de los vicios, bien por caso fortuito, bien por culpa del comprador. En el
primer supuesto, a los efectos varían en función de que el vendedor conocieron los vicios,
debiendo abonar no sólo el precio los gastos del contrato, sino además de responder por
los daños y perjuicios.
www.uned-derecho.com

No si la cosa vendida con vicios ocultos que creciera con posterioridad a la venta por
caso fortuito o culpa del comprador, podrá éste reclamar del vendedor el precio que pagó,
con la rebaja del valor que la cosa tenía al tiempo de perderse; si el vendedor obró de
mala fe, deberá abonar al comprador los años intereses.
En el supuesto de compra de dos o más cosas a un mismo vendedor, el vicio redhibitorio
en una de ellas dará lugar a su redhibición, y no a la de las otras.
Por último, el saneamiento por vicios ocultos, en las ventas judiciales, estableciendo que
no habrá responsabilidad por daños y perjuicios, pero sí al desembolso del precio de los
gastos del contrato.
Para que haya lugar a saneamiento por vicios ocultos, la acción habrá de ejercitarse en el
plazo de seis meses contados desde la entregada la cosa vendida.
En el caso de venta de animales el código civil tiene unas reglas especiales. En estos
casos, el comprador a de ejercitar la correspondiente acción redhibitoria o quanti minoris
en el plazo de 40 días a partir de la entrega del animal y sólo se procederá al
saneamiento si se dan una serie de requisitos.

6. LAS OBLIGACIONES DEL COMPRADOR


1. El pago del precio.
La obligación principal del comprador consiste en el pago del precio convenido.
Art.1500.1: El comprador está obligado a pagar el precio de la cosa vendida en el tiempo
y lugar fijados por el contrato.
Es difícil determinar la regla supletoria aplicable para el caso en el que las partes no
hayan establecido pacto respecto al tiempo y lugar de pago, pues si no se hubiera fijado,
deberá hacerse el pago en el tiempo y lugar en que se haga la entrega de la cosa
vendida.
En el pago del precio aplazado, el comprador deberá intereses por el tiempo que medie
entre la entrega de la cosa y el pago del precio, en los tres casos siguientes:
1º. Si así se hubiere convenido.
2º. Si la cosa vendida o entregada produce frutos o renta.
3º. Si se hubiese constituido en mora. (según art.1100).
2. La facultad de suspender el pago.
Si el comprador fuere perturbado en la posesión o dominio de la cosa adquirida,
obtuviere fundado temor por una acción reivindicatoria o hipotecaria, podrá suspender el
pago del precio hasta que el vendedor haya hecho cesar la perturbación o el peligro, a no
ser que afiance la devolución del precio en su caso, o se haya estipulado que, no obstante
cualquier contingencia de aquella clase, el comprador estaba obligado a verificar el pago.
Las partes pueden pactar en el contrato que, no obstante darse el supuesto de hecho
considerado en el precepto, el comprador no tenga facultad alguna de suspender el pago
del precio.
Frente a la facultad del comprador de suspender el pago del precio, cabe el
afianzamiento de su hipotética devolución por parte del vendedor.
3. El pago de los gastos complementarios.
Además del pago del precio propiamente dicho, y los intereses por precio aplazado, el
comprador deberá abonar los gastos necesarios y útiles hechos en la cosa vendida desde
la perfección hasta la consumación del contrato; así como los gastos de transporte de la
cosa vendida; finalmente, los gastos de expedición de la primera copia de la escritura y
los demás posteriores a la venta, salvo pacto en contra.
www.uned-derecho.com

TEMA 27: LAS COMPRAVENTAS ESPECIALES Y LA PERMUTA

1. COMPRAVENTAS ESPECIALES
.- EL RETRACTO CONVENCIONAL
Según este precepto, el vendedor no podrá hacer uso del derecho de retracto sin
reembolsar al comprador el precio de la venta y además: a) los gastos del contrato y
cualquier otro pago legítimo hecho para la venta; b) Los gastos necesarios y útiles hechos
en la cosa vendida.
Conlleva un pacto complementario en cuya virtud el vendedor puede recomprar, dentro
de un plazo temporal.
.. Compraventa a prueba y compraventa ad gustum....
La venta hecha de prueba de la cosa vendida, y la venta de cosas que es costumbre
probar antes de recibirlas, se presumirán siempre hechas bajo condición suspensiva. Son
dos categorías de venta distintas, dependiendo una (la venta a prueba) de la
comprobación por el comprador de las características propias de la cosa vendida;
mientras que la otra parece depender exclusiva del propio gusto encontrado por el
comprador en relación con la cosa objeto de venta (venta ad gustum). Una consecuencia
de ambas categorías es la presunción de que la compraventa se ha realizado bajo
condición suspensiva.
.... El denominado pacto in diem adctio....
Virtud según la cual el vendedor se reserva la facultad de considerar ineficaz un contrato
de compraventa, inválido y perfecto, si dentro de un plazo (in diem) encontrara otro
comprador que ofrecieran mayor precio condiciones de pago más ventajosas. En tal caso,
el vendedor podía llevar a cabo la adjudicación (adictio) de la cosa en favor del segundo
comprador, sin incurrir en responsabilidad alguna.
Nuestros códigos, no contiene en referencia alguna al pacto in diem adictio.
.... Compraventa de bienes a plazos....
Ha dado lugar a una legislación especial:
A) La Ley 50/1965.
Se entiende por venta a plazos, el contrato mediante el cual un empresario o comerciante
entrega al público una cosa y recibe de este, en el mismo momento, una parte del precio,
con la obligación de pagar el resto diferido en un período de tiempo superior a tres meses
y en una serie de plazos.
El contrato se hace por escrito; Quiera perfeccionados cuando el comprador satisface en
el momento de la entrega o del objeto vendido, un desembolso inicial; cuyo pago, no es
esencial. Otras especialidades de este régimen especial son:
a) la reserva de dominio, si así se pacto.
b) La provisión de enajenar en tanto no se haya pagado el precio.
c) La facultad del comprador de anticipar el pago del precio, renunciando los pagos
pendientes.
d) El derecho del vendedor de optar por la resolución o el cobró de plazos pendientes
cuando el comprador demore el pago de 2 plazos o el último de ellos.
B) La Ley 28/1998.
www.uned-derecho.com

En general, se mantienen los principios propios de la ley anterior, pero rompe en algunos
extremos de importancia:
a) en primer lugar, el desembolso inicial como condición necesaria para la perfección del
contrato.
b) De otro lado, la nueva ley insiste de forma particular en el tipo de interés nominal y en
la inserción de la tasa anual equivalente.

NUEVAS MODALIDADES DE VENTA AL PÚBLICO.


La ley de ordenación del comercio minorista, establece una detallada regulación de una
serie de compraventas, tradicionalmente calificadas como especiales.
La ley regula las siguientes modalidades de ventas: en rebajas, de promoción, de saldos,
en liquidación, con obsequios, las ofertas de venta directa, las ventas a distancia, la venta
automática, la ambulante y la realizada en pública subasta.

2. LA PERMUTA.
A) Concepto y Caracteres.
La permuta es el intercambio de cosa por cosa. Sus características contractuales son:
a) es un contrato consensual, pues entiende celebrado desde el momento en que las
partes se han obligado a transmitirse las respectivas cosas objeto del contrato.
b) Es un contrato bilateral, en cuanto genera obligaciones para ambas partes
contratantes.
c) Es un contrato oneroso, dado que la prestación de cada una de las partes
corresponde a una contraprestación.
d) La permuta es un contrato traslativo del dominio, pues su consumación supone la
transmisión de la propiedad de lo permutado.
B) La remisión a las reglas de la compraventa..
La regulación de la permuta por nuestro código civil es muy escasa. Sólo se limita a
regular los aspectos de la permuta (la permuta de cosa ajena,art.1539; y la pérdida de la
cosa permuta por evicción, art.1540), estableciendo que, para todos los demás extremos,
que la permuta se regirá por las disposiciones concernientes a la compraventa.
C) La permuta de cosa ajena.
Es posible que la permuta recaiga sobre una cosa ajena, dado el carácter consensual del
contrato. El problema, se presentará cuando dicha cosa haya sido transmitida por el
obligado al otro permutante con carácter traslativo, pese a continuar siendo ajena, y y el
adquirente, por tanto, que más que, antes o después, le será reclamada por su verdadero
propietario y acabará haciéndose privado de ella.
D) La evicción en la permuta.
Si la permuta se ha consumado por parte de ambos contratantes, es obvio que el artículo
no puede encontrar aplicación, sino que el per mutante que ha recibido una cosa ajena
sólo podrá accionar contra la otra parte si es objeto evicción.
De para tal caso, dispone el artículo 1450 que “el que pierda por evicción la cosa
recibida en permuta, podrá optar entre recuperar la que dio en cambio, o reclamar la
indemnización de daños y perjuicios; pero sólo podrá usar el derecho a recuperar la cosa
que él entregó mientras ésta subsista en poder del otro permutante, y sin perjuicio de los
derechos adquiridos entretanto sobre ella con buena fe por un tercero”.
E) La permuta de solar por inmuebles a construir.
El notorio encarecimiento del suelo y de la construcción ha traído consigo que los
contratos en los que el dueño de un solar se aviene a trasmitir la propiedad del mismo un
constructor, a cambio de que éste le entregue en el futuro una determinada superficie
construida.
www.uned-derecho.com

En general, dicho acuerdo contractual puede ser calificado como permuta, aunque
realmente la jurisprudencia duda entredicha calificación y la caracterización como contrato
atípico.