Está en la página 1de 2

Falda y portafolio

6 habilidades de los líderes


Las 6 habilidades de los líderes verdaderos
En los últimos años se ha complicado el papel de los dirigentes. Al liderazgo como tal, se le ha envuelto en un halo de
complejidad. Si miramos con detenimiento los programas de las escuelas de administración, encontraremos un sinfín de
habilidades que el aspirante a líder debe cumplir, desde motivación y comunicación hasta aconsejar cómo manejar un conflicto,
entre muchas otras. Aunque importantes, no son la esencia del verdadero liderazgo.

Durante los últimos 20 años, Marcus Buckingham se ha hecho de una visión amplia de lo que es el
liderazgo en acción. Pasó 17 años investigando a los mejores líderes y gerentes del mundo para la empresa
Gallup. Y mientras analizaba los estudios que Gallup había hecho de 80 mil gerentes y tres millones de
empleados, escribió dos best-sellers: Break All the Rules and Now, y Discover Your Strengths. Hace 18
años decidió empezar a investigar más a fondo, así que en lugar de concentrarse en los líderes en general,
se volcó a buscar a los más sobresalientes. "Me interesé más porqué es la excelencia en primera línea" ,
afirma. "Al estudiar a una persona en profundidad, se puede aprender tanto, si no es que más, que
estudiando a 10 mil".

Buckingham seleccionó equipos a la vieja usanza, como Walgreens, Best Buy y Rio Tinto Borax -empresas
que aunque no gozan de las ventajas de productos innovadores, dominan las disciplinas de gestión y
liderazgo. Publicó sus hallazgos clave en un nuevo libro que salió recientemente a la venta: The One Thing
You Need To Know About Great Managing, Great Leading, and Sustained Individual Success (Free Press).
En él, con sus propias palabras, Buckingham traza los conceptos centrales que identifican un liderazgo
superior.

1. ¿Qué guía a los líderes? El futuro

Los líderes poseen algo único y diferente que no tiene nada que ver con la creatividad, coraje o integridad.
Su papel es tan importante que es posible tener esos atributos y no obstante no ser un buen líder. El trabajo
de un líder es motivar a la gente hacia un futuro mejor. Los líderes no pueden hacer otra cosa que ayudar a
cambiar el presente, porque el presente no es suficientemente bueno. Son exitosos en la medida en que
encuentran una manera de que las personas se ilusionen y confíen en los acontecimientos futuros.

2. Un líder convierte la ansiedad en confianza

En todas las sociedades que han sido estudiadas, la gente le teme al futuro. Esa es la ventaja del verdadero
líder. El futuro es inestable, desconocido y, por lo tanto, potencialmente peligroso. Así que para lograr su
propósito, los líderes deben ocuparse del miedo a lo desconocido de los demás y convertirlo en emoción.

3. El líder sabe a quién se debe

Los líderes pueden equivocarse, pero no pueden ser confusos. Si vamos a seguir a alguien en sus planes
futuros, tenemos que tener claro a quién pretendemos complacer. Es imposible tener contento a todo el
mundo. Así que, para calmar nuestro miedo, necesitamos delimitar bien nuestro punto de atención
(seguridad en nuestro juicio, en nuestras decisiones y sobre todo en nuestra habilidad de saber a dónde
mirar para determinar si hemos cumplido nuestra misión).

4. El líder sabe las razones por las que va a ganar

Estoy sorprendido por cómo los líderes confían ciegamente en cuatro o cinco fortalezas centrales. Lo oímos
continuamente: "Nuestras fortalezas son nuestra gente, nuestra productividad y nuestra eficiencia". De
algún modo, muchos líderes piensan que su trabajo es analizar la realidad y la complejidad del mundo y
transmitirlo a su gente. No es cierto. Como líder, tu tarea es que la gente esté más segura del futuro a que
los encaminas. Para ello, necesitas decirles por qué razones van a ganar.

5. El líder mantiene comprometidos a los empleados

Una vez que comunicó a su gente que su fortaleza reside en la inteligencia, perspicacia y creatividad de los
empleados de primera línea, Anderson dio el siguiente paso e identificó la puntuación que llevaría su
progreso hacia un mejor futuro: el número de empleados comprometidos.
6. De la claridad pasa a la acción

Por supuesto, un líder debe entrar en acción para generar impacto. Pero las acciones también poseen una
cualidad aparte e igualmente poderosa. Las acciones son inequívocas. Si el líder puede destacar ciertas
acciones cuidadosamente seleccionadas, entonces sus seguidores ya no tendrán que interferir en el futuro
con afirmaciones teóricas sobre "valores centrales" o sobre "la misión del líder". Simplemente observarán
qué acciones toma y confiarán en ellas. Pero hay que ser consciente que responden mejor a dos tipos de
acciones: la acción simbólica y la acción sistemática.

El artículo completo lo puedes consultar en la edición impresa de Inversionista 213 del mes de junio de
2005.

Intereses relacionados