Está en la página 1de 1

En 1976 sacudió a la Argentina un golpe de estado que derrocó del poder a María Estela Martínez de

Perón e instaló una junta militar encabezada por los comandantes de las tres Fuerzas Armadas con el
fin de una supuesta reorganización nacional.

Este periodo se basó en censurar todo contenido que afectara el control del Estado sobre la sociedad,
tales como libros de toda clase, música, medios de comunicación, cine y demás cosas que ayudan a
abrir la mente. Eliminando todo esto y dando una educación basada en los principios de las fuerzas
armadas, el Estado tendría un país fácil de manejar.

Toda esta censura hizo que aquellos que no compartían la idea del gobierno y estuvieran en contra
fueran catalogados como subversivos por el Estado. Entre ellos se encontraban organizaciones
guerrilleras, activistas y simpatizantes de protestas o criticas sociales. La “Guerra Sucia” fue aquella en
donde el gobierno lucho contra los subversivos; miles de personas fueron detenidas, torturadas,
asesinadas y desaparecidas o forzadas al exilio, como parte del plan de exterminio del gobierno militar.
La acción del gobierno era sin duda una “represión ilegal”, en donde en ningún momento se respetaron
los derechos humanos ni la Constitución Nacional.

El gobierno creo los Centros Clandestinos de Detención (CCD). Se realizaban secuestros, generalmente
de noche, y se alojaba a los detenidos en los CCD. En ellos se aplico la tortura indiscriminada, el uso de
la picana eléctrica, simulacros de fusilamiento, etc.
La mayoría de los detenidos en estos centros, terminaban asesinados, y solamente algunos eran
puestos en libertad. También, existió el caso del secuestro de embarazadas, en donde una vez dado a
luz al chico, se lo daba en adopción a personas involucradas en esto.

La mayor representación de estos centros, fue llevada a la pantalla en la película “La Noche de los
Lápices”. En ella se puede ver el accionar de los militares y el funcionamiento de los CCD.

Todo esto llevo a que una gran cantidad de niños recién nacidos fueran privados de su identidad y
terminaran en manos de otras personas que no fuesen sus familiares.

El fin del gobierno militar llego en 1983 cuando se vio comprometido a llamar a elecciones, debido a las
crecientes protestas sociales, la presión internacional por las violaciones a los derechos humanos, y la
derrota en la guerra de las Malvinas. Siendo vencedor en esas elecciones el candidato radical Raúl
Alfonsín.

El nuevo presidente, desde su acceso al poder, se opuso a lo realizado por el gobierno militar y fue
quien alentó el enjuiciamiento de las autoridades militares. También creo la Comisión Nacional sobre la
Desaparición de Personas para investigar las violaciones a los derechos humanos.

Además, una vez restablecida la democracia, se creó el grupo de las Abuelas de plaza de Mayo, quienes
se encargan de buscar a aquellos jóvenes que de niños fueron secuestrados y privados de su identidad.
Posteriormente se creo la Agrupación “H.I.J.OS” que lucha contra la impunidad, la restitución de la
identidad, y la cárcel efectiva y perpetua para todos los responsables de crímenes de la última
dictadura militar argentina.
Toda esta experiencia debe servir para no volver a cometer los errores del pasado. Poder vivir
libremente y seguros sin que nadie arrebate los derechos de los ciudadanos. “NUNCA MAS”

También podría gustarte