Está en la página 1de 8

Triada ecológica: Alcohol

Victoriano Castillo Contreras

Agente:

Químico exógeno: el alcohol, ingrediente químico de las bebidas destiladas, del vino y la cerveza, es
una sustancia natural que se forma de la fermentación de la azúcar producida, por diversas
levaduras. Aunque existen muchos alcoholes, el que puede ingerirse en las llamadas bebidas
alcohólicas, es una sustancia química, incolora, inflamable, que tiene un efecto tóxico y que
finalmente se le considera una droga que afecta al organismo.

Huésped:

Herencia: Las hipótesis de acuerdo a la etiología biológica mencionan factores genéticos que apoyan
el concepto de que el individuo nace con predisposiciones hacia el desarrollo del alcoholismo,
debido a ciertas alteraciones genéticas.

Aunque teóricamente se menciona que el alcoholismo no es hereditario, lo que sí puede, es


trasmitirse de padre a hijos, en una cierta predisposición que aunada a otras factores psicológicos y
sociales, llegan a propiciar el desarrollo de la enfermedad. También está comprobado que el
alcoholismo materno durante la gestación es la tercera causa principal de retraso mental en
Norteamérica, siguiéndole el síndrome de Down y los defectos del tubo neuronal al principio de la
gestación. Hasta un 30% de los hijos de madres alcohólicas crónicas padecen lo que se llama
“síndrome de alcoholismo fetal”.

Edad y Sexo: el alcoholismo se presenta en ambos sexos, 12.5% entre los hombres y de 0.6% entre
las mujeres; afectando sobre todo en la edad más productiva entre los 25 y 40 años. El porcentaje
de mujeres que debe alcohol tiende a aumentar. Estas empiezan a beber más tarde, pero llegan a
grados severos más rápidamente, generalmente se inician en la familia y bebiendo en solas en casa.
Un 50% de las mujeres alcohólicas tienen esposos alcohólicos y solo el 10% de los hombres
alcohólicos tienes esposas alcohólicas.

La encuesta nacional de adicciones (ENA) revela que la prevalencia de consumo de bebidas


alcohólicas en la población urbana de 12 a 17 años es de 27.6% y para los individuos de 18 a 25 años
es de 33.5%.

Hábitos y costumbres: numerosos estudios han servido para señalar algunos hechos que
indudablemente influyen en la presencia e incidencia o ausencia de alcoholismo en los diferentes
grupos sociales.

Así, la cultura en los individuos para producir necesidades de adaptación en sus tensiones externas.

Las actitudes de una cultura hacia el consumo de las bebidas pueden clasificarse en:

- Uso ritual (ceremonias religiosas)


- Uso social (convivencia)
- Uso utilitario (las razones para beber son personales e individuales -subjetivas)
Ocupación: un cierto empleo o algunas características del estilo de vida que acompaña a esa
ocupación, puede proporcionar un acceso directo y fácil al alcohol. Obviamente, el trabajar en un
bar, o en una destilería, en una cervecería, o en cualquier lugar en donde se vendan o elaboren
bebidas alcohólicas tienen sus riesgos.

Es posible que el dueño de un restaurant beba mucho y se asegure de que su invaluable cocinero
tenga siempre una botella de licor, mientras que el mozo de cocina espera beberse los residuos que
quedan de los vasos de otras personas.

Con frecuencia, la gente que trabaja en el mundo del espectáculo está expuesta a la tentación.

En muchas profesiones, el bar puede ser el mejor lugar para hacer buenos contactos. También se
observa que los trabajadores eventuales están particularmente en peligro, probablemente se vean
atrapados con facilidad en un ambiente que conduce a la bebida.

Desarrollo de la personalidad:

Algunas causas provienen de algunos aspectos de la personalidad, no implica que todos los
alcohólicos padecen neurosis, o trastornos de la personalidad, ni tampoco una alteración grave de
la personalidad es causa necesaria o suficiente del hábito de beber en exceso.

Algunos investigadores han señalado que las características más comunes y predominantes de los
individuos en riesgo de sufrir alcoholismo son las siguientes: se trata de personas neuróticas,
incapaces de relacionarse adecuadamente con los demás sexual y emocionalmente, inmadurez,
tendientes al aislamiento y ansiedad, casi siempre es una persona insatisfecha con el mundo que les
rodea, es incapaz de enfrentarse las tensiones y a sus problemas con éxito o tiene poco control de
los impulsos, es irritable y con baja autoestima.

Ambiente:

Ambiente físico y geográfico: en casi todos los países, en los últimos años ha aumentado el consumo
de alcohol. En una investigación reciente, hecha en 26 países, tres resultaron ser los más
consumidores: Portugal, Francia e Inglaterra. En el norte y Sudamérica, y en países europeos de
habla hispana, el alcohol es la droga que más se utiliza.

Otras factores que se relacionan de manera positiva con los problemas de la bebida , consiste en
vivir en áreas urbanas o suburbanas.

Los resultados de estudios llevados a cabo en nuestro país indican importante semejanzas y al
mismo tiempo grandes diferencias a los patrones de consumo de alcohol según la zona geográfica.

En las zonas de clima caliente, se registran los índices más elevados y se observa el consumo de
cerveza, superior al reportado en otras regiones, en la población rural se encuentran mayores
índices de consumo consuetudinario (más de tres veces a la semana) y en zonas de clima frío, lo que
con mayor frecuencia se consume son las bebidas destiladas como son el: vodka, ginebra, whisky,
tequila.

Ambiente socioeconómico: se presenta en todos los niveles socioeconómicos, existen tantas


probabilidades de encontrar problemas de alcoholismo en personas que viven en zonas
residenciales, así como en los barrios bajos.
Con frecuencia los problemas de viviendas urbanas y los problemas de alcoholismo en las ciudades
van juntos (uno agrava al otro) y en donde hay grandes concentraciones de casuchas y privación
social. El alcoholismo es simplemente uno de los muchos trastornos endémicos que contribuyen a
las gran desorganización social, es frecuente que uno se enfrente a casos en los que el alcoholismo
provoca de manera directa problemas de vivienda, económicos, pérdida de empleo, vagancia,
delincuencia.

Ambiente cultural: para entender el porqué él individuo consume alcohol, se requiere observar
necesariamente las actitudes hacia la bebida, que su cultura específica le ha inculcado.

Cada sociedad tiene sus formas peculiares de deber, sus bebidas típicas, sus lugares establecidos,
inclusive sus ocasiones y límites que marcan lo que socialmente es aceptado en cuanto al consumo.
Estas son diferentes en cada grupo social y son muy pocos los grupos humanos que no han hecho
uso del alcohol. Pero de cualquier forma, el consumo de bebidas alcohólicas ha acompañado
siempre la historia humana y ese elemento fundamental que sigue los ciclos de vida.

Al nacer, al ser bautizados, al ser aceptados por la sociedad, al escoger pareja, al tener hijos, al
graduarse, al celebrar un empleo, o morirse, el hombre que utiliza alcohol´. También es un elemento
presente

Prevención primaria

Promoción de la salud: acciones que se abocan a conservar la salud utilizando menos recursos que
existen a la disposición del individuo, familia y comunidad.

Educación médica: orientar a la población sobre la importancia de las visitas periódicas al médico,
con el fin de prevenir o descubrir las enfermedades en forma temprana, antes de producir síntomas.

Educación sexual: con una buena educación sexual encaminada básicamente a niños y
adolescentes, el individuo logra llevar una vida sexual sana y satisfactoria. La educación sexual
comprende todos los conocimientos que ayudan a formar la personalidad del individuo, a ponerlo
en condiciones de reconocer las características sociales, morales, psicológicas y fisiológicas de su
propia configuración sexual y a establecer relaciones óptimas con las personas de su propio sexo y
del sexo opuesto.

Planificación familiar

Educación nutricional

Programa de control de crecimiento y desarrollo prenatal y posnatal

Periodo patogénico:

1. Entrada, desarrollo, y multiplicación

Cambios anatofisiológicos bioquímicos locales y sistémicos


1. Definiciones operativas:

Consumo de riesgo

Cuantificación del consumo de alcohol

Consumo perjudicial

Concepto de alcoholismo

Síndrome de dependencia del alcohol

Criterios diagnósticos de los trastornos por consumo de alcohol

Consecuencias del consumo excesivo de alcohol

Consecuencias neuropsiquiátricas

Consecuencias sociales

Resumen de evidencias y recomendaciones

2. DETECCIÓN Y DIAGNÓSTICO

Cuestionarios de detección

Marcadores biológicos del consumo excesivo de alcohol

La exploración del craving y el autocontrol

Otras exploraciones

Resumen de evidencias y recomendaciones

3. La intervención

Los estados de cambio

La entrevista motivacional

Resumen de Evidencias y Recomendaciones

4. Tratamiento de desintoxicación

Contexto del tratamiento

Tratamiento farmacológico

Resumen de Evidencias y Recomendaciones

5. Tratamiento de desahibutación

Segunda etapa del tratamiento: orientada hacia el mantenimiento de la sobriedad.

Los objetivos del tratamiento de deshabituación y prevención de recaídas son: la extinción de la


conducta condicionada de búsqueda y consumo de alcohol, la adquisición de consciencia de
dependencia, mantener la motivación a lo largo de todo el proceso, reoganización de las
actividades del paciente con búsqueda de alternativas, prevención de recaídas y tratamiento de
psicopatología asociada.

Fármacos antidipsotrópicos

Fármacos anti craving

Fármacos para la prevención de recaídas

Otros fármacos para la prevención de recaidas

Otros fármacos para el tratamiento del alcoholismo

Antiepilépticos

Antidepresivos

Antidopamienérgicos

Otros

Intervención psicosocial

Terapia cognitivo conductual

Entrenamiento en habilidades de afrontamiento

Prevención de recaídas

Entrenamiento en habilidades sociales o habilidades de comunicación

Técnicas de autocontrol

Intervenciones motivacionales

Terapias conductuales

Exposición a estímulos

Abordaje de refuerzo comunitario

Terapia conductual de pareja

Otras intervenciones psicosociales

Terapia de facilitación basada en el abordaje de 12 pasos

Terapia de grupo

Terapias de conducta social y red de trabajo

Adaptación y selección de la técnica psicoterapéutica


Características de los pacientes

Otros factores que influyen en el éxito terapéutico

Resumen de evidencias y recomendaciones

Factores de riesgo de las drogas

Atributo y/o característica individual, condición situacional y/o contexto ambiental que incrementa
la probabilidad del uso/abuso de drogas o la transición en el nivel de implicación con las mismas
(Clayton, 1992, p. 6).

Factor de riesgo viene a ser una asociación o correlato entre un sujeto o situación y un resultado
(Offord y Kraemer, 2000).

Distinguen tres tipos de riesgo:

a) Marcador fijo: no puede cambiarse, v.g. sexo.


b) Factor de riesgo variable: cuando un factor de riego puede cambiar espontáneamente
dentro del sujeto o como resultado de una intervención
c) Factor de riesgo causal: cuando un factor puede ser manipulable y cuando dicha
manipulación cambia la probabilidad del resultado.

Clayton (199)

Los factores de riesgo, tienen estos principios generales:

a) Los factores de riesgo: características individuales o condiciones ambientales. Pueden estar


presentes o no en un caso concreto. Cuando está presente, es más probable que la persona
use o abuse de las drogas que cuando no lo está.
b) La presencia de un solo factor de riesgo no es garantía para que vaya a producirse el abuso
de drogas y, por el contrario, la ausencia del mismo no garantiza que el abuso no se
produzca. El abuso de drogas es probabilístico y, en todo caso, es el resultado de la
intervención conjunta de muchos factores.
c) El número de factores de riesgo presentes está directamente relacionado con la
probabilidad del abuso de drogas, aunque este efecto adicional puede atenuarse según su
naturaleza, contenido, y número de factores de riesgos implicados.
d) La mayoría de los factores de riesgo y de protección tienen múltiples dimensiones medibles
y cada uno de ellos influye de forma independiente y global en el abuso de drogas
e) Las intervenciones directas son posibles en el caso de alguno de los factores de riesgo
detectados y pueden tener como resultado la eliminación o reducción de los mismos,
disminuyendo la probabilidad de abuso de sustancias.

Reducir al máximo las posibilidades de que estos factores lleven al abuso de drogas.

- Los cuatro factores de riesgos más generalizados son los siguientes:


a) Comunidad
a. Bajo apego a la crianza
b. Desorganización comunitaria
c. Migraciones y movilidad
d. Leyes y normas favorables al uso de drogas
e. Disponibilidad percibida de drogas y armas de fuego

b) Escuela
a. Bajo rendimiento escolar
b. Bajo grado de compromiso con la escuela
c. Refuerzos por implicación de la escuela

c) Familia
a. Baja supervisión familiar
b. Baja disciplina familiar
c. Conflicto familiar
d. Historia familiar de conflicto antisocial
e. Actitudes parentales favorables a la conducta antisocial
f. Actitudes parentales favorables al uso de drogas

Factores de protección
g. Apego a la familia
h. Oportunidades para la implicación familiar
i. Refuerzos para la implicación familiar

d) Individualidad-pares
a. Rebeldía
b. Temprana iniciación en la conducta antisocial
c. Actitudes favorables al uso de drogas
d. Conducta antisocial con los iguales
e. Uso de drogas por los iguales
f. Refuerzo por parte de los iguales de la conducta antisocial
g. Búsqueda de sensaciones
h. Rechazo de los iguales

Factores de protección

i. Auto-disciplina
j. Creencia en el orden moral
k. Habilidades sociales
l. Apego a los iguales (Becoña Iglesias, 2002).
e)