Está en la página 1de 479

LAS MISIONES

EN EL NUEVO TESTAMENTO

Paradhjicamente, la historia de las misiones cristianas, como todo as-


pecto de la historia de la Iglesia, comienza precisamente con el fin
de la historia, es decir, con el momento en que, con el advenirniento de
Jesucristo, se cumplieron 10s tiempos. Este cumplimiento de los tiempos
es el punto de partida y la esencia del mensaje misionero de la Iglesia.
Es por esta raz6n que el testimonio biblico ha de ser, no s610 el punto
de partida de toda la historia de las misiones, sino tambikn la regla por
la que ha de medirse todo momento en esa historia. Por tanto, el
Nuevo Testamento tiene para nosotros el carhcter doble de primero y
hltimo capitulos, de punto de partida y de juicio final.
Por otra parte, el Nuevo Testamento no aparece aislado como un
oasis en el desierto, sin0 qua los acontecimientos que en 61 se relatav
se presentan como la culminaci6n del prop6sito inicial de Dios en la
creaci6n misma, y de una promesa dada repetidamente a los hombres.
Es por esta raz6n que, a fin de colocar el Nuevo Testamento dentro de
su propia perspectiva debemos cornenzar por unos breves phrrafos acerca
de la importancia del Antiguo Testamento para la historia de las mi-
siones.