Está en la página 1de 87

La Batalla de la Vuelta de Obligado se produjo el 20 de

noviembre de 1845, en aguas del río Paraná, sobre su margen


derecha y al norte de la provincia de Buenos Aires, en un recodo
donde el cauce se angosta y gira, conocido como Vuelta de
Obligado, en lo que hoy es la localidad de Obligado. Enfrentó a la
Confederación Argentina, liderada por Juan Manuel de Rosas y a
la escuadra anglo-francesa, cuya intervención se realizó con el
pretexto de lograr la pacificación ante los problemas existentes
entre Buenos Aires y Montevideo.

La batalla de La Vuelta de Obligado, obra de Rodolfo Campodónico

NOTAS EN ESTA SECCION


Un combate por la soberanía, por Pacho O'Donnell | Discurso de Cristina
Fernández en el Día de la Soberanía
Por qué el 20/11 es el Día de la Soberanía? | La batalla de Vuelta de
Obligado | Unitarios y federales, José María Rosa
El "Himno" de Obligado, por José Luis Muñoz Azpiri (h) | Biografía de
Juan Manuel de Rosas, Héctor Spinelli
La Vuelta de Obligado | La Paz de Obligado, por José Luis Muñoz Azpiri
(h) | El síndrome de Gunga Din, por Enrique Manson
Vuelta de Obligado y la autoafirmación nacional, por Francisco
Pestanha | Obligado nos obliga, por Oscar González
Qué lo parió a los gringos, por Albertro Amoroso

NOTAS RELACIONADAS
El bergantín que salvó el honor | Mario O'Donnell - Juan Manuel de
Rosas | Manuel Dorrego
McDonald’s, Halloween, Papá Noel y la Vuelta de Obligado, por Roberto
Bardini
Un combate por la soberanía

Por Pacho O'Donnell

El Combate de la Vuelta de Obligado es la expresión


a cañonazos de un conflicto que recorre la historia
argentina: la disputa entre las ambiciones de las
dirigencias vendepatrias asociadas con las potencias
exteriores del momento, enfrentadas con los
intereses de los sectores populares que encontraron
la fuerza de su expresión con Rosas, Yrigoyen, Perón
y los Kirchner. El combate de la Vuelta de Obligado
es, junto al Cruce de los Andes, una de las dos
mayores epopeyas de nuestra Patria. Una gesta
victoriosa en defensa de nuestra soberanía, que
puso a prueba exitosamente el coraje y el
patriotismo de argentinas y argentinos, que se
pretendió silenciar por la historiografía liberal escrita
por la oligarquía porteñista, antipopular y
europeizante, vencedora de nuestras guerras civiles
del siglo XIX.

Corría 1845. Las dos más grandes potencias


económicas, políticas y bélicas de la época, Gran
Bretaña y Francia, se unieron para atacar a la
Argentina, entonces bajo el mando del gobernador
de Buenos Aires, don Juan Manuel de Rosas. El

pretexto fue
una causa
humanitaria:
terminar con
el gobierno
supuestame
nte tiránico
de Rosas,
que los
desafiaba
poniendo
trabas al
libre
comercio con medidas aduaneras que protegían a los productos
nacionales, y fundando un Banco Nacional que escapaba al dominio de los
capitales extranjeros.

Los reales motivos de la intervención en el Río de la Plata, como la


llamaron los europeos, fueron de índole económica. Deseaban expandir
sus mercados a favor del invento de los barcos de guerra a vapor que les
permitían internarse en los ríos interiores sin depender de los vientos y así
alcanzar nuestras provincias litorales, el Paraguay y el sur del Brasil. Dichas
intenciones eran denunciadas por los casi cien barcos mercantes que
seguían a las naves de guerra.

Otro objetivo de la gigantesca armada era desnivelar el conflicto armado


entre la Argentina y la Banda Oriental (hoy República del Uruguay) a favor
de ésta, que los franceses consideraban entonces protectorado propio.
También independizar Corrientes, Entre Ríos y lo que es hoy Misiones,
formando un nuevo país, la República de la Mesopotamia, que
empequeñecería y debilitaría a la Argentina y haría del Paraná un río
internacional de navegación libre.

Los invasores contaron con el antipatriótico apoyo de argentinos


enemigos de la Confederación rosista, que se identificaban como
unitarios, muchos de ellos emigrados en Montevideo. Fueron ellos los
que, vencedores del federalismo popular, escribieron nuestra historia
oficial, lo que explica que la epopeya de Obligado haya sido
ominosamente ignorada hasta el 20 de noviembre del 2011, cuando la
Presidenta la reivindicó en un inolvidable acto en el que inauguró un bello
monumento y declaró feriado nacional ese día.
Ingleses y franceses
Clic para ampliar creyeron que la sola
exhibición de sus
imponentes naves, sus entrenados marineros y soldados, y su
modernísimo armamento bastarían para doblegar a nuestros
antepasados, como acababa de suceder con China. Pero no fue así: Rosas,
que gobernaba con el apoyo de la mayoría de la población, sobre todo de
los sectores populares, decidió hacerles frente.

Encargó al general Lucio N. Mansilla conducir la defensa. Su estrategia fue


la siguiente: dado que se trataba de una operación comercial encubierta,
el objetivo era provocarles daños económicos suficientes como para
hacerlos desistir de la empresa y lograr así una victoria estratégica que
vigorosas negociaciones diplomáticas harían luego contundente.

Mansilla emplazó cuatro baterías en el lugar conocido como Vuelta de


Obligado, donde el río se angosta y describe una curva que dificultaba la
navegación. Allí nuestros heroicos antepasados tendieron tres gruesas
cadenas sostenidas sobre barcazas y de esa manera lograron que durante
el tiempo que tardaron en cortarlas, los enemigos sufrieran numerosas
bajas en soldados y marineros y devastadores daños en sus barcos de
guerra y en los mercantes. El calvario de las armadas europeas y los
convoyes mercantes que las seguían continuó durante el viaje de ida y de
regreso, siendo ferozmente atacadas desde las baterías de Quebracho, del
Tonelero, de San Lorenzo y, otra vez, desde Obligado, por lo que el
nombre popularizado de tamaña gesta se refiere en realidad a La Guerra
del Paraná.

Lucio N. Mansilla se puso valientemente al frente de sus tropas para


rechazar el desembarco de los enemigos y resultó gravemente herido. La
estrategia fijada por Rosas y Mansilla tuvo éxito y las grandes potencias de
la época finalmente se vieron obligadas a capitular, aceptando las
condiciones impuestas por la Argentina y cumpliendo con la cláusula que
imponía a ambas armadas, al abandonar el Río de la Plata, disparar
veintiún cañonazos de homenaje y desagravio al pabellón nacional. Desde
su destierro en Francia, don José de San Martín, henchido de orgulloso
patriotismo, escribió a su amigo Tomás Guido el 10 de mayo de 1846: “Los
interventores habrán visto por este échantillon (muestra, en francés) que
los argentinos no son empanadas que se comen sin mas trabajo que abrir
la boca”, y más adelante felicitaría al Restaurador: “La batalla de Obligado
es una segunda guerra de la Independencia”. Y al morir le legó su sable
libertador.

Hemos librado combates de Obligado a lo largo de toda nuestra historia.


Algunas veces hemos perdido ante la alianza de los poderosos de afuera
con los traidores de adentro: por ejemplo, el endeudamiento venal que
hoy permite que en vez de cañonazos como en 1845 intenten doblegarnos
con presentaciones de los fondos buitre ante los tribunales
norteamericanos. También fuimos derrotados cuando se vendieron
empresas estratégicas a precio vil. Pero hemos vencido en algunos
enfrentamientos con Yrigoyen, en muchos con Perón y la última década
nos permite enorgullecernos por rotundas victorias en modernos
combates de Obligado: la nacionalización de YPF, de Aerolíneas, de los
fondos de pensión, la negativa al ALCA la ruptura de la balcanización
americana con el estrechamiento de relaciones con las naciones
hermanas, la independencia del FMI, los avances científicos y tecnológicos
siempre saboteados por los que se arrogan esas armas de dominio con
exclusividad, entre otras cosas. Nunca olvidemos que la Guerra del Paraná
la ganaron los sectores populares cuando encontraron un líder como Juan
Manuel de Rosas.

24/11/13 Miradas al Sur

PUBLICIDAD
La vuelta de
obligado, Rosas y la
lucha contra el
imperialismo inglés

Discurso completo
de la presidenta de la
Nación Cristina
Fernández de
Kirchner en el Día de
la Soberanía Nacional
en Vuelta de
Obligado el
20/11/10. Por
decreto presidencial
se estableció a partir
de 2010 el día 20 de
noviembre como Día de la Soberanía.

Muy buenas tardes a todos y a todas.

Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señores gobernadores


de las provincias de Jujuy y del Chaco; señora Vicegobernadora de La Rioja
que nos acompaña; señor Intendente de la localidad de San Pedro;
Madres, Abuelas; hermanos; hermanas; compatriotas: hoy estamos aquí
cubriendo una deuda histórica de los argentinos y de su historia cual es
recordar una epopeya como fue la Vuelta de Obligado, oculta,
premeditadamente ocultada desde hace 165 años por la historiografía
oficial.

En este lugar, donde hemos emplazado este monumento histórico, estas


cadenas recuerdan a las cadenas que, por orden del brigadier general don
Juan Manuel de Rosas, el general Lucio Mansilla y sus tropas cruzaron esas
cadenas en el río para que la flota anglofrancesa no pudiera pasar.

Corrían tiempos en los cuales, como en tantos otros tiempos de nuestra


historia de estos 200 años, de este Bicentenario, potencias extranjeras
querían dividir nuestro país y apoderarse de nuestros recursos.

Buques de guerra, como cantaba la canción de Teresa, acompañados por


buques mercantes -porque en realidad venían en nombre del libre
comercio-, pretendían transformar este río, nuestro Río Paraná, en un río
internacional y no en lo que es y siempre será, un río de la Nación
argentina.

Pero iban por más, querían también, para poder transformarlo en


internacional, separar a las provincias de Entre Ríos, de Corrientes y de
Misiones para conformar la República de la Mesopotamia y entonces el río
iba a ser internacional y nosotros íbamos a ser menos, más chicos.

En esos buques de guerra y mercantes, no venían solamente ciudadanos


ingleses o franceses, venían también ciudadanos de la Confederación
Argentina, identificados como unitarios, que habían emigrado a
Montevideo y venían en las mismas naves que iban a invadir su tierra, su
patria.

El otro día leía unas letras que decían que esos


cañonazos de la Vuelta de Obligado se vienen
sucediendo a lo largo de la historia, en esta Himno a la
división de los que amamos y queremos a nuestro Batalla de la
país y de los que muchas veces, sin darse cuenta o Vuelta de
dándose cuenta, se convierten en serviles y Obligado.
funcionales a los intereses foráneos. Música: Walter
Larroquet. Letra:
La valentía de esos hombres, la decisión de Rosas, Marta Pizzo. Voz:
la del general Mansilla, soldado con honor que al Daniel Argañaraz.
frente de sus tropas comandó la batería de la Grabado a través
Vuelta de Obligado, tenía la tarea, sabía que no de la
podía impedirlo por la superioridad numérica, Municipalidad de
militar y de todo tipo que traía el invasor, que La Matanza,
había que debilitar a los buques mercantes, por Prov. de Bs As.
eso las cadenas. Gobernación
Fernando
Y mientras no podían pasar eran atacados de las
Espinoza.
costas en una verdadera guerra de guerrillas que
Noviembre 2012
se dio aquí, río arriba y luego cuando volvieron
tuvieron que rendirse, tuvieron que saludar al
pabellón nacional con 21 cañonazos pese a que eran muy superiores en
tecnología y en armamento.
Pero se enfrentaron con militares y pueblo unidos en un solo fúsil, en un
solo cañón que los enfrentó.

También quiero hacer mención y homenajear a las mujeres, porque aquí


también pelearon mujeres, mujeres de San Pedro y mujeres de San
Nicolás. No quiero olvidarme de María y Josefa Ruíz Moreno; no quiero
olvidarme de Rudecinda Porcel, de Carolina Núñez, de Francisca Navarro,
de Faustina Pereyra, todas comandadas por Petrona Simonino.

Seguramente deben tener algún nombre esas calles, Intendentes, tanto


para usted como para el de San Nicolás y si no los tienen es bueno que
vayan pensando en ponerles el nombre de estas mujeres los intendentes y
los concejales, por favor.

Tantas calles, tantas plazas, tantas avenidas con el nombre de tantos


argentinos que no supieron servir a su país, bien merecen estas mujeres el
nombre de alguna plaza o de alguna calle.

Yo quiero hoy aquí rendir homenaje y reconocimiento a esos hombres y a


esas mujeres.

Siempre me pregunto y siempre me preguntaré: ¿Por qué


en la escuela siempre nos han enseñado con muchísimo 20 de
detalle cada una de las batallas, cada una de las campañas noviembre
en las que nos permitieron liberarnos del yugo español y, de 2010,
sin embargo, se ocultó deliberadamente durante dos siglos San Pedro:
todas las luchas que se dieron contra otros colonialismos Presidenta
que aún subsisten como, por ejemplo, en nuestras Islas Cristina
Malvinas? Fernández
de
Creo que no es casualidad, creo que lo que quieren es Kirchner.
convencernos que es imposible luchar o mantener la
dignidad nacional.

Por eso yo creo que el mejor homenaje que podemos hacer a estos
hombres y mujeres en el Bicentenario, a los 165 años de aquella gesta
maravillosa, es, precisamente, entender la necesidad de la unidad
nacional.

No como un objetivo declarativo, sino como un instrumento para lograr


definitivamente la construcción de una gran nación como soñaron Rosas,
San Martín, Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo, todos los hombres y
todas las mujeres que lucharon por esos ideales.

Él también, sí, él también, él y muchísimos más, más anónimos, menos


reconocidos, tal vez, él representándolos, pero tantos argentinos que han
dado sus vidas para vivir en una sociedad más justa, más libre, más
igualitaria, más democrática, más de todos.

Este monumento es para todos los argentinos y es de todos los


argentinos.

Yo quiero saludar desde aquí a los más de 40 millones de compatriotas y


convocarlos a nuevas gestas, que no va a ser necesario emplazar cadenas
en el río ni cañones; será necesario despojar nuestras cabezas de las
cadenas culturales que durante tanto tiempo nos han metido.

Son más fuertes, más invisibles, más dañinas, más profundas que los
cañonazos.

Porque muchas veces nos hacen ver las cosas no con el cristal de la Patria,
sino con el cristal de los intereses de otros.

Por eso, quiero saludarlos a todos en este 20 de noviembre, que sea


símbolo de unidad nacional, pero también de dignidad y soberanía para
defender a la patria.

¡Viva la Patria!"

PUBLICIDAD
Por qué el
20 de
noviembre
es el día de la
soberanía

Por José
María Rosa

El 13 de
enero de
1845 en
París, noche
nevosa según
el testimonio de uno de los presentes. François Guizot, primer ministro de
Luis Felipe, rey de los franceses, reúne a cenar en el Ministerio de
Relaciones Exteriores a los técnicos del Plata que se encontraban en la
capital de Francia. De dicho ágape surgirá la intervención armada
anglofrancesa, y su posible colaboración brasileña en los asuntos internos
de las repúblicas sudamericanas.

Concurren el embajador de Inglaterra Lord Cowley, sir George Ouseley,


que partiría al Plata llevando la intimación a Rosas, Mr, De Lurde hasta
entonces Encargado de Negocios francés en Buenos Aires, el almirante
Mackau ministro de Marina, y que conociera a Rosas en 1840 cuando fue
a llevarle la paz por instrucciones de Thiers, Mr. Desages director general
del Ministerio, y el vizconde de Abrantés en misión especial de Brasil para
acoplarse a la proyectada expedición.

Los Antecedentes de la Intervención

Desde 1842 andábase en ese negocio. Francia había fracasado en su


intento de imponerse por la fuerza de sus cañones y de su dinero – que
sembró la guerra civil – a la Confederación Argentina gobernada por un
hombre del carácter férreo de Rosas.

Hacia 1842 la política de la entente cordiale de Inglaterra y Francia hizo


renacer la posibilidad de una nueva intervención, esta vez combinadas las
fuerzas militares de ambas naciones: no era admisible que los pequeños
países surgidos de la herencia española obraran como si fueran Estados en
uso pleno de su soberanía y se negaran a recibir los beneficios – libertad
de comercio, tutelaje internacional, libertad de sus ríos navegables – de
las "naciones comerciales". Había que hacer, en primer lugar, de la ciudad
de Montevideo una factoría comercial, de propiedad común
anglofrancesa, desde donde dominar la cuenca del Plata después,
establecer la ley de los mares – es decir: su libre navegación – a los ríos
interiores argentinos, y finalmente dividir en mayores fragmentos esa
Confederación Argentina que Rosas se había empeñado en mantener
incólume del naufragio del antiguo y extenso virreinato del Plata.

De allí la nota conjunta que los ministros inglés y francés en Buenos Aires
(Mandeville y De Purde) habían pasado a Rosas apenas producida la
batalla de Arroyo Grande (diciembre de 1842: prohibíase ayudar a Oribe a
recuperar su gobierno oriental y se amenazaba con tomar las medidas
consiguientes si los soldados argentinos atravesaban el Uruguay en unión
con los orientales para expulsar las legiones extranjeras que mantenían a
Montevideo. Pero Rosas quedó sordo a la amenazas: contestó poco más o
menos que en las cosas argentinas y orientales mandaban solamente los
argentinos y los orientales. Consecuente con su respuesta el ejército
aliado de Oribe, atravesó el Uruguay, y en febrero de 1843 empezó el sitio
de Montevideo, defendida por las legiones extranjeras y por el almirante
inglés Purvis.

En febrero de 1843 esperábase por momentos la intervención conjunta


amenazada por la nota de Mandeville y De Lurde que Rosas había osado
desafiar. Pero no llegaba. Es que 1843 no había sido un año propicio para
la entente cordiale, amenazada de quebrarse por la cuestión del
matrimonio de la joven reina de España.(1)

La misión del argentino Florencio Varela

De allí el desdichado fracaso del abogado argentino Florencio Varela,


enviado a Londres en agosto de 1843 por el gobierno de la Defensa de
Montevideo a indicación del almirante inglés Purvis.

Llevó instrucciones para convencer al canciller Aberdeen de


que la "causa de la humanidad" reclamaba la inmediata
presencia de la escuadra británica en el Plata.

Gestionaría también la "tutela permanente" inglesa a fin de salvar al Plata


en adelante de la barbarie nativa. Intervención y tutela retribuidas – lo
decían las instrucciones – con la libertad absoluta de comercio y la libre
navegación de los ríos. (2)

Para cumplir mejor su cometido y documentar la "causa de la civilización",


la casa inglesa Lafone confeccionó en Montevideo un record de los actos
de barbarie que convenía atribuir a Rosas.

El periodista argentino José Rivera Indarte, ducho para esos menesteres,


recibió el encargo de redactar el record abultándolo de manera que
impresionara en Europa: se le pagó un penique por cadáver atribuido a
Rosas.(3)

Confeccionó Las tablas de sangre, que por dificultades de impresión no


estarían listas en el momento de embarcarse Varela, pero le llegarían a
Londres a los fines de su misión.

Aberdeen recibió a Varela. El trato no fue el esperado por el argentino. No


obstante traducirle Las tablas de sangre, el inglés no pareció emocionarse
con los horrores recopilados por Rivera Indarte; tampoco tomó en serio
"la tutela permanente" ni las cosas que le ofrecía el ex argentino.

Le contestará fríamente que Inglaterra defenderá la "causa de la


humanidad" dónde y cómo lo creyera conveniente, sin menester de
promotores ni alicientes, y se le importaba un ardite cuanto pudieran
ofrecerle los nativos auxiliares.

Inglaterra haría y tomaría lo que más le conviniese, sin otro acuerdo que
"con las grandes naciones comerciales" asociadas a la empresa.

Varela no entiende; nunca entendió nada de la política americana ni de la


europea. No comprende ese desprecio hacia "su gobierno" tan favorable a
Inglaterra, ni que se hiciera caso omiso de sus tentadoras ofertas; jamás
tuvo conciencia de su posición ni sentido de las distancias.

Váse de Europa – después de una gira por París, donde tuvieron mayor
éxito las Tablas de sangre – mohino y decepcionado de los "poderes
civilizadores". "La Inglaterra – escribe en su Diario de viaje – no conoce ni
sus propios intereses."

La cena de Guizot
En 1844 las cosas mejoraron y la entente cordiale pudo reanudarse. Más
alerta Brasil que el despistado gobierno de Montevideo, envía entonces su
comisionado: el vizconde de Abrantés. Aberdeen lo recibe mejor que a
Varela; al fin y al cabo Brasil era un imperio constituido y no un gobierno
nominal de ocho cuadras escasas, mantenido a fuerza de subsidios y de
legiones.

Pero Inglaterra no quiere la participación de Brasil en la empresa a llevarse


en el Plata; no le convenía fortalecer ese imperio americano ni darle
entrada al Plata.

Como Abrantés representaba a un emperador no podía despedirle a


empujones, como lo hizo con Varela; lo hará más diplomáticamente, pero
lo hará.

Tras conversar con Abrantés en Londres (que también ha venido a


hablarle "de la causa de la civilización", oyendo del inglés el despropósito
de "que la existencia de la esclavitud en Brasil era vergüenza mayor que
todos los horrores atribuidos a Rosas por sus enemigos") lo despacha a
París.

Allí se arreglará la intervención en definitiva y la posible participación de


Brasil.

Pero eso es la cena de Guizot en el ministerio la, noche del 13 de enero de


1845. Muy a la francesa se discutirá la acción en la sobremesa. Y al
servirse el café y el coñac, Guizot abre el debate sobre el interrogante
¿Qué propósito y qué medios dar a la intervención?

Abrantés no se anima a postular "la causa de la civilización" después de lo


ocurrido con Aberdeen.
Las Tablas de Sangre podían ser
útiles para impresionar al gran
público, pero evidentemente no
producían efecto en los políticos.

Sin embargo, todos son


partidarios de pretextar
ostensiblemente la "causa de la
civilización", pero agregándole las
"necesidades de las naciones
comerciales", la "independencia
de Uruguay, Paraguay y Entre
Ríos" que había que preservar de
la Confederación Argentina, y la
"libre navegación de los ríos"
argentinos, orientales,
paraguayos y entrerrianos. Banderas federales desplegadas
en la batalla de la Vuelta de
En cuanto a Rosas... Mackau, que Obligado
lo ha conocido en 1840 hace su
elogio: es un patriota
insobornable, un político hábil, un gobernante de gran energía y un
hombre muy querido por los suyos.

Desde luego, es un obstáculo para los planes de la intervención y costaría


llevarlo por delante; aunque contra las escuadras combinadas nada podría
hacer. De Lurde, que también lo ha conocido en Buenos Aires, se desata
en elogios para Rosas: su gobierno ha impuesto el orden donde antes
imperaba el desorden; tal vez los argentinos se hubieran acostumbrado a
obedecer a una autoridad y pudiera reemplazárselo por otro gobernante
más amigo de los europeos, pero la cuestión es que Rosas no cedería a
una intervención armada: "se refugiaría en la pampa y desde allí
hostilizaría a los puertos".

A su juicio la intervención irá a un completo fracaso; mejor era dejar las


cosas como estaban y tratar con Rosas de igual a igual "sacándole los
beneficios comerciales posibles".

Abrantés está de acuerdo, en parte, con De Lurde. Pero no cree que la


intervención iría a un completo fracaso. Combinadas Inglaterra, Francia y
Brasil, su fuerza sería irresistible; a Rosas podría perseguírselo hasta el
fondo de la pampa. Pero, eso sí, deberían emplearse todos los medios
para obtener el triunfo.

En caso de no emplearse medios eficaces (expedición marítima y fuerzas


de desembarco en número aplastante), mejor era olvidarse de una
intervención y "no exponerse a la irritación de un hombre como Rosas".

Ouseley trae le palabra de Inglaterra. Nada de expediciones de


desembarco que por dos veces habían fracasado en Buenos Aires (1806 y
1807).

Lo que se buscaba era otra, cosa, para lo cual el gobernante argentino


carecía de fuerza para oponerse: una gran expedición naval que levantara
el sitio de Montevideo, tomara posesión de los ríos, y gestionara y
mantuviera la independencia del Uruguay, Entre Ríos y Paraguay..

De Montevideo se haría una factoría para las grandes naciones


comerciales; de común acuerdo entre las nacionales comerciales y Brasil,
se fijarían los límites de los nuevos Estados del Plata. Buenos tratados de
comercio, alianza y navegación los unirían con las naciones comerciales.

Abrantés se desconcierta ante esa repetición de "las naciones


comerciales" que parecerían excluir a Brasil, y pregunta cuál sería la,
participación del Imperio en la empresa. "El ejército brasileño operaría por
tierra concluyendo con Oribe".

Abrantés protesta, pues eso sería "recibir solo la animosidad de Rosas,


pues las fuerzas de Rosas se manifestarían por tierra, si los tres aliados
participaban en común, también en común deberían emplearse".

Cowley corta: Inglaterra no enviará expediciones terrestres.

Mackau no quiere la participación de Brasil "que complicaría la cuestión".


Ouseley añade que por una fuerte expedición naval podrían cumplirse los
objetivos de la intervención: en cuanto a Rosas y su Confederación
Argentina, aislados al occidente del Paraná, no podrían oponerse a lo que
se hiciera a oriente de este río.

Guizot resume las opiniones como final del debate.


Se emplearían "solamente medios marítimos", a no ser que Brasil quisiera,
usar su ejército de tierra; la acción naval sería suficientemente poderosa
para hacer a los aliados dueños de los ríos, del Estado Oriental, de la
Mesopotamia y del Paraguay, cuya "independencia se garantizaría".

Estos Estados se unirían con sólidos lazos comerciales y de alianza con los
interventores.

Brasil se retira

Abrantés informa esa noche a su gobierno. Ha comprendido que muy

Sitio de la batalla de la Vuelta de Obligado, imagen satelital

diplomáticamente no se quiere la participación brasileña.

No solamente Aberdeen le ha exigido la renovación de los leoninos


tratados de alianza y de tráfico de esclavatura como previos a la alianza,
sino Brasil no obtendría objetivo alguno en la intervención.

Todo sería para las naciones comerciales; que fijarían los límites de los
nuevos Estados con el Imperio (desde luego, en perjuicio del Imperio), y
serían las solas dueñas de las nuevas repúblicas. Brasil vería cortarse para
siempre su clásica política de expansión hacia el sur.

Además, dejarle la exclusividad de las operaciones terrestres contra Rosas


era una manera de obtener el retiro del Imperio, pues Brasil no tomaría
exclusivamente semejante responsabilidad. Y dando por terminada su
misión se retira de París.

Empieza la Intervención

Gore Ouseley, portando el ultimátum previo a la intervención, viajó a


Buenos Aires. Exigió el retiro de las tropas argentinas sitiadoras de
Montevideo, juntamente con las orientales de Oribe y el levantamiento
del bloqueo que el almirante Brown hacía de este puerto.

Se descartaba su rechazo por Rosas. Poco después llegaba el barón


Deffaudis con idéntico propósito en nombre de Francia.

Mientras Rosas debate con los diplomáticos el derecho de toda nación,


cualquiera fuere su poder o su tamaño para dirigir su política internacional
sin tutela foráneas, se presentaron en Montevideo las escuadras de
Inglaterra y Francia comandadas respectivamente por los almirantes
Inglefield y Lainé.

Pendientes aún las negociaciones en Buenos Aires, ambos almirantes se


apoderaron de los buquecillos argentinos de Brown que bloqueaban
Montevideo, arrojaron al agua, la bandera Argentina y colocaron al tope
de ellos la del corsario Garibaldi.

Ante ese hecho – ocurrido el 2 de agosto de 1845 – Rosas elevó los


antecedentes a la Legislatura, que lo autorizó "para resistir la intervención
y salvar la integridad de la patria". Ouseley y Deffaudis recibieron
pasaportes para salir de Buenos Aires. La guerra había empezado.

Obligado (20 de noviembre)


El 30 de agosto la escuadra aliada
íntima rendición a Colonia, que al
no ser acatada es desmoronada a
cañonazos al día siguiente.
Garibaldi, con los barcos argentinos,
de los que ahora es dueño, participa
en este acto y se destaca en el
asalto que siguió.

El 5 de setiembre los almirantes se


apoderan de Martín García:
Garibaldi, con sus propias manos –
que más tarde serían esculpidas en
bronce en una plaza de Buenos Ver o descargar Diario del
Aires –, arrió la bandera argentina. Bicentenario
Año 1845. Descargar el Diario
De allí la escuadra se divide. Los del Bicentenario completo en
anglofranceses remontan el Paraná,
un paquete (195,3 Mb)
mientras Garibaldi toma por el
Uruguay y sus afluentes: el corsario
se apodera y saquea Gualeguaychú, Salto, Concordia y otros puntos
indefensos, regresando a Montevideo con un enorme botín de guerra.

Mientras tanto Hontham y Trehouart navegan el Paraná en demostración


de soberanía, y para abrir comunicaciones con su ejército "auxiliar" que, al
mando del general Paz, obraba en Corrientes.

Pero el 20 de noviembre, al doblar el recodo de Obligado, encuentran una


gruesa cadena sostenida por pontones que cerraban el río, al mismo
tiempo que baterías de tierra iniciaban el fuego.

Es el general Mansilla, que por órdenes de Rosas ha fortificado la Vuelta


de Obligado y hará pagar caro su cruce a los interventores.

Al divisar los buques extranjeros ha hecho cantar el Himno Nacional a sus


tropas y abierto el fuego con sus baterías costeras.

Hontham y Trehouart contestan y llueven sobre la escasa guarnición


Argentina los proyectiles de los grandes cañones de marina europeos.

Siete horas duró el combate, el más heroico de nuestra historia (de las 10
de la mañana a las 5 de la tarde). No se venció, no se podía vencer.

Simplemente, quiso darse a los interventores una serena lección de coraje


criollo. Se resistió mientras hubo vidas y municiones, pero la enorme
superioridad enemiga alcanzó a cortar la cadena y poner fuera de
combate las baterías.

Bizarro hecho de armas, lo califica Inglefield en su parte,


desgraciadamente acompañado por mucha pérdida de vidas de nuestros
marinos y desperfectos irreparables en los navíos.

Tantas pérdidas han sido debidas "a la obstinación del enemigo", dice el
bravo almirante.

¿Se ha triunfado? La escuadra, diezmada y en malas condiciones, llega a


Corrientes, y de allí intenta el regreso.

En el Quebracho, cerca de San Lorenzo, vuelve a esperarla Mansilla con


nuevas baterías aportadas por Rosas. Otra vez un combate, otra vez "una
victoria" – el paso fue forzado – con ingentes pérdidas.

Desde allí los almirantes resuelven encerrarse en Montevideo; transitar el


Paraná es muy peligroso y muy costoso.

Se deshace el proyecto de independizar la Mesopotamia (gestionado por


los interventores en el tratado de Alcarás porque Urquiza ya no se sintió
seguro. Se deshace la intervención.

Poco después – 13 de julio de 1846 – Samuel Tomás Hood, con plenos


poderes de Inglaterra y Francia, presenta humildemente ante Rosas el
"más honorable retiro posible de la intervención conjunta". Que Rosas lo
haría pagar en jugoso precio de laureles.

Por eso el 20 de noviembre, aniversario del combate de Obligado, es para


los argentinos el Día de la Soberanía.

Algunos panegiristas de Varela han negado la imputación de Paz, por no


referirse las instrucciones de Varela a la independencia de la
Mesopotamia. Pero nada tenían que decir estas instrucciones del gobierno
de Montevideo sobre un asunto que le era ajeno. Por otra parte, la
imputación de Paz no puede asombrar a quien conozca la política de esos
años: la independencia de la Mesopotamia era un viejo propósito
acariciado por quienes buscaban fragmentar en mayores porciones al
antiguo virreinato. Lo quisieron Inglaterra y Francia en 1845; lo quiso
Brasil en 1851. No lo pudieron cumplir los primeros por la enérgica repulsa
de Rosas; no lo pudo hacer el último por la oposición inglesa a crearse una
republiqueta en beneficio de Brasil. En beneficio suyo – como en 1845 y
1846 – era otra cosa. Urquiza no fue ajeno a ambas propósitos de
desmembrar la Argentina (en mi libro La caída de Rosas traigo la
documentación pertinente).

Volviendo a Varela. Pese a la radical expresión de la Historia de la


Academia "La acusación de desmembrar la mesopotamia hecha a Varela –
no tenía más falta que la de ser equivocada... Si llega a formularse
nuevamente deberá ser calificada de infundada" VII, 2º sc., p.265), lo
cierto es que Varela, Carril y la mayor parte de los unitarios y aún el
mismo Urquiza querían desmembrar la Mesopotamia. La prueba
documental es terminante y decisiva.

En realidad, poco importa lo que dijera o pretendiera Florencio Varela. La


desmembración de la Mesopotamia no hubiera sido lo mas
lamentablemente deplorable de su triste misión. Quién tenía instrucciones
para ofrecer la tutela permanente de Inglaterra en el Plata, importa poco
que hubiera querido dividir administrativamente a su patria en dos o
catorce porciones.

Las Tablas enumeran 480 cadáveres atribuidos a Rosas: muchos con


nombres repetidos, y otros con las iniciales N. N., difíciles de
individualizar. No se dice si son por delitos comunes o políticos. Y los
métodos empleados al parecer por Rosas y sus mazorqueros son de lo mas
variados: fusilamientos, degüellos, envenenamientos con masitas en una
confitería porteña, etc. En total: 480 cadáveres a Rosas, dos libras
esterlinas redondas (480 peniques) a Rivera Indarte.
Es presumible que la enorme suma de 22.030 cadáveres, a la que llega el
aprovechado cordobés sumando a los 480 de sus Tablas "todos los caídos
y posibles caídos anónimos en las diversas batallas y combates desde
1829", haya sido un lance para elevar a 96 libras esterlinas (22.030
peniques) sus honorarios. Pero no debieron pasar sin observación por la
severa contabilidad de la Casa Lafone.

NOTAS:
(1) Luis Felipe proyectaba casar a Isabel II, de España, con su hijo, el duque
de Montpensier, a lo que Inglaterra se oponía.
(2) Fuera de sus instrucciones escritas (atinentes exclusivamente a los
intereses de Montevideo) Varela llevaba otras ofertas a Londres. Entre ella
la de la creación de la República de la Mesopotamia, separando a Entre
Ríos y Corrientes de la Confederación Argentina y poniéndolos bajo la
tutela inglesa. Esta era una vieja aspiración de los unitarios, que Varela
expresaría más tarde en su diario Comercio del Plata (16-6-46), y se
encuentra en la correspondencia de Carril a Varela (especialmente la carta
de marzo de 1845 repr., por G. F. Rodríguez Contribución histórica y
documental III, 393). Varela, antes de ir a Londres, habló al general Paz de
este proyecto como dice éste en sus Memorias (ed. 1917, III, 279).
(3) La denuncia del precio de un penique el cadáver convenido entre la
Casa Lafone y Rivera Indarte, fue hecha por el Atlas de Londres (nº de 1-3-
45) y reproducida por La Presse, de París.

Bibliografía
ARANA, Enrique: "Rosas y la Política Internacional".
EZCURRA MEDRANO, Alberto: "La Vuelta de Obligade". (Rev.
J. M. de Rosas, Nº 8.)
MANSILLA G.: "La Vuelta de Obligado". (Rev. J. M. de Rosas, Nros. 15-16.)
MUÑOZ AZPIRI, José Luis: "Rosas Frente al Imperialismo Inglés".
RAMIREZ JUAREZ: "Conflictos Diplomáticos y Militares en el Río de la
Plata".
Fuente: Nac&Pop

La Batalla de Vuelta de
Obligado

En los primeros días de


noviembre de 1845 zarpó de
Montevideo la escuadra
combinada anglo-francesa con el
fin de remontar el Paraná,
estando compuesta por seis
barcos con bandera inglesa y
otros cinco con la de Francia,
además de las barcas carboneras
para abastecer los navíos a vapor. detrás de este contingente bélico,
navegaba un convoy de noventa barcos mercantes de distintas banderas
cargado con mercadería para ser comercializadas en Corrientes y el
Paraguay. Señala el Historiador Alberto Noblia en su “Reseña Histórica de
San Pedro” que “el 14 de Agosto el General Lucio N. Mansilla solicita por
nota al Juez de Paz sampedrino, don Benito Urraco, le informe el estado
de todas las fuerzas del distrito desde la edad de 15 a 70 años, como
también del armamento existente y agrega que se mantenga en Estado de
Asamblea a la Milicia Activa. El 22 el mismo jefe militar pide al Juez el
envió de 25 o 30 tirantes de madera fuerte, posiblemente para la
construcción de las baterías. El 12 de Noviembre Mansilla envía a San
Pedro al Sargento Mayor Julián Bendim al mando de “ciento setenta y
tantos” soldados de caballería e infantería, con el fin de rechazar cualquier
intento de desembarco por parte de los anglo franceses”.

ENCUENTRO PREVIO A LA BATALLA

El 18 de noviembre, la flota invasora pasó frente a San Pedro y desprendió


de ella a varias balleneras que penetraron en la laguna con el fin de
efectuar un desembarco armado. No lograron su objetivo al ser
rechazados a tiros de fusil por un grupo de valientes vecinos comandados
por Tomas Obligado. En la tarde de ese mismo día la flota fondeo a la vista
de la vuelta de Obligado, pero fuera del alcance de los cañones.

La construcción de las fortificaciones fue dirigida por el Ingeniero Hilario


López Culle, colaborando activamente el sampedrino José Rufino Núñez,
estando compuesta por cuatro baterías según podemos observar en el
croquis:

BATERIAS - ALTURA - PIEZAS

“RESTAURADOR ROSAS” 20 m. 6 de regular calibre 2/24 y 4/16

“GENERAL BROWN” 17 m. 5 de regular calibre entre 24 y 12

“GENERAL MANSILLA” rasante 3 de pequeño calibre de 12 y a 8

“MUNUELITA” 19 m. 7 de a 10.
Estas 21 piezas se hallaban servidas por 220 artilleros, protegidos por
débiles parapetos de tierra y madera, siendo mandadas respectivamente
por Álvaro Alzogaray, Eduardo Brown (Hijo menor del almirante) Felipe
Palacio y Juan Bautista Thorne.

Junto a la batería Mansilla, ubicada sobre la playa para tiro rasante, se


hallaban amarradas tres gruesas cadenas que atravesaban el rió,
sostenidas por 24 pontones a los que se había quitado los mástiles y que
se hallaban ancladas y aseguradas en la margen opuesta al Bergantín
“Republicano”, al mando del capitán de marina Thomas Craig. La cadena
poseía un espesor de 1 1/8 de pulgadas y 360 brazadas de largo, habiendo
sido solicitada por Mansilla a Buenos Aires el 27 de agosto de ese mismo
año

Tres lanchones, el “Místico”, el “Restaurador” y el “Lagos”, dotados de


piezas de pequeño calibre se hallaban detrás del “Republicano” para
repeler cualquier intento de la marinería anglo francesa de cortar las
cadenas. El capitán de fragata Teodoro Cailler-Bois en su “Historia Naval
Argentina” señala también la presencia de seis balleneras y ocho
embarcaciones pequeñas destinadas a transportar unos 200 infantes a la
orilla opuesta del rió si es que el enemigo desembarcaba e intentaba
construir baterías allí.

Por ultimo cinco pequeñas chalanas se hallaban preparadas con


materiales incendiarios para hacerlas actual como “brulotes”, se las
incendia y envía en dirección a la flota enemiga.

Alberto Luis Noblía señala la disposición de las tropas: “Entre la primera y


segunda batería, un poco más atrás, se encontraban 100 hombres al
mando del teniente Juan Gainza, detrás de estos y a su derecha , se
hallaban 400 soldados del Regimiento de Patricios de Buenos Aires. Luego
estaban situados cuatro cañones de a 4 al mando del teniente coronel
Sereso. Más atrás aún, y a la altura de la segunda batería, se encontraba el
Coronel José María Cortines que, secundado por el Mayor Julián del Río y
el vecino Sampedrino Facundo Quiroga, hijo del “Tigre de los llanos”,
comandaba a 220 soldados de caballería y 600 de infantería componentes
del Regimiento de Milicias N° 4 con asiento en San Nicolás de los Arroyos y
entre los que se encontraban un centenar de Sampedrinos.
INGENIERIA

“(...) En el flanco izquierdo de la batería “Mansilla” en el mogote izquierdo,


estaban apoyadas las anclas que sostenían a la línea de 24 buques,
desmantelados y fondeados en línea con tres cadenas corridas por la proa,
centro y popa, su espesor la más gruesa de una y octava de pulgada. Mas
con el fin de mantener los buques en línea, que con el fin de privar el paso
a la potencia de los vapores y con el propósito de manifestar que el paso
del río no era libre. Así como el de obligar a los enemigos a batirse si
intentase cortarlas.

El costado izquierdo o extremo de las cadenas estaba guardado o


sostenido por el bergantín “Republicano” con sus piezas de 10 toneladas a
su costado de estribor (...) (”Informe de Mansilla a Rosas)

Finalmente y más atrás de los últimos nombrados, se encontraba el Juez


de Paz de San Pedro Benito Urraco acompañado con 170 de sus vecinos.
Allí también estaban los de igual cargo de Baradero y San Antonio de
Areco, Juan de Magallanes y Tiburcio Lima, con 100 y 30 de sus vecinos
respectivamente.

A retaguardia de la tercera batería se encontraban 200 milicianos del


Batallón Norte al mando del Teniente Coronel Virto, también entre ellos
se hallaban múltiples Sampedrinos. Detrás de estos se encontraba el
General Lucio Mansilla, como comandante el Jefe de todas las fuerzas, el
segundo jefe Juan Crespo y 70 soldados a caballo del grupo Escolta.

Detrás de la cuarta batería se encontraban 200 soldados pertenecientes a


la Compañía de Patricios de San Nicolás bajo las órdenes del Comandante
Luis Barrera, cuerpo éste integrado por muchos Sampedrinos. A las
espaldas de éstos, se encontraban dos piezas volantes de artillería
comandados por el Teniente Coronel Laureano Anzoátegui.

CABALLERIA

“(...) A pesar de que la excesiva ventaja de los cañones de los inicuos


extranjeros hayan conseguido denostar y despedazar las baterías de
Obligado, no por eso osaran a invadir en tierra. La Caballería cubre los
alrededores de aquel punto y no ocupan nuestros cobardes agresores más
terreno que el que alcance su metralla (...)”. (Estación de Catevra.
Noviembre 22 de 1845 . General Lucio Mansilla al Comandante Militar de
Rosario Sargento Mayor Don Agustín Fernández.)

A un cuarto de legua de la costa, entre la tercera y cuarta betería y sobre


el “camino de la bajada”, estaban el “Parque de Artillería” y la Enfermería,
esta última encabezada por la Nicoleña Petrona Simonino, secundada por
un grupo de damas de San Pedro y San Nicolás.
En total, y al margen de los artilleros, había 2.290 hombres en condiciones
de combatir, incluidos los vecinos.

ARTILLERIA

“(...) El territorio Argentino ha sido atacado por las fuerzas Anglo francesas
sobre las márgenes del Paraná. La poderosa artillería de las escuadras
combinadas ... ha destruido en ocho horas consecutivas de vivo fuego
nuestras baterías compuestas de 35 piezas de los calibres de a 4 8 10 12
16 18 y 24, servidas por artilleros y soldados improvisados, cuyo valor
heroico no han podido abatir los invasores, a pesar de la inmensa ventaja
de sus fuerzas de artillería y de sus cañones y del valor e intrepidez que
han desplegado en el ataque (...)” (Gaceta Mercantil. Tomado del archivo
Americano 1
Serie N 23 pag.65
67)

Las fuerzas
enemigas

Esta “Task Force”


estaba formada
por las siguientes
naves:

INGLESES

Vapor “Gordon” ,
Comandante Ch.
Eslabones originales de las cadenas de Obligado.
Hotham, artilleria
(Peso: 3.100 gr./ Largo: 23 cm./ Ancho: 14 cm./
6/64 y 4/32,
Espesor: 33 mm)
Tn.1.100
Vapor
“Firebrand”, Comandante J: Hope, artilleria 6/64 y 4/32, Tn.1.190
Corbeta “Comus” , Comandante Inglefield, artilleria 16/32, Tn. 490
Bergantín “Philomel”, Comandante Sullivan, artilleria 10/32, Tn.428
Brergantín “Dolphin”, Comandante Leringe, artilleria 3/32, Tn.318
Bergantín “Fanny” Comandante Key, artilleria 1/24,-------

FRANCESES
Bergatín “San Martín”, Comandante Tréhouart, artilleria 2/24 y 16/16,
Tn.200
Vapor “Fulton”, Comandante Maziéres, artilleria 2/80, Tn.650
Corbeta “Expéditive”, Comandante De Miniac, artilleria 16 de a 8 pulg. ,
Tn.-----
Bergantín “Pandour”, Comandante Du Paie, artilleria 10 paixhans de 30 lbs
Berg – Gol. “Prócide”, Comandante De la Rivére, artilleria 3/18

El total general de tripulantes era de 3.000, en tanto que los infantes de


marina embarcados sumaban 800. Esta flota combinada no poseía un
comando único. Las insignias venían en el “Gorgon” y en el “San Martín”,
siendo Hotham el comandante más antiguo.

La artillería de los invasores era la más moderna que existía en el mundo.


Los barcos ingleses poseían cañones cuya particularidad era que el interior
del caño era “rayado”, siendo los primeros que se empleaban en la guerra.
El “alma rayada” revolucionaría la armamentística mundial. Por su parte
los franceses emplearon el modernísimo cañón-obús “Paixhands” que
disparaba balas explosivas de 40 kilos.

Como se sabe esta flota de guerra custodiaba a unos 90 mercantes que


querían llevar producción al Paraguay. Esas naves aguardaban detrás de
las de guerra, en espera que liberaran el paso defendiendo la banderas del
libre cambio y forzando la navegación de lo que eran ríos interiores del
país.

Esto era descabellado, como si naves Argentinas pudieran haber navegado


de prepo el Sena o el Támesis.

Señala Noblía en su obra citada que: “según las costumbres de esa época,
los ríos interiores pertenecían al territorio que surcaban, o sea que se los
consideraba como verdadera tierra firme, siempre y cuando ambas orillas
pertenecieran al mismo estado. En el caso que las orillas tuvieran distintos
propietarios solamente ellos poseían la exclusividad de navegarlo. Estos
conceptos jurídicos tenían aceptación mundial y no había legislación, ni
nacional ni internacional, que expresara lo contrario, salvo pactos aislados
surgidos luego de la finalización de alguna guerra, donde los vencidos se
veían obligados a perder parte de sus derechos otorgando al vencedor la
libre navegación de sus ríos interiores”.

Cuando aconteció esta batalla las dos orillas del Paraná pertenecían a la
Confederación Argentina comandada por Rosas, y recién la Constitución
de la Nación Argentina de 1853, dictó el artículo 26: “la navegación de los
ríos interiores de la Confederación es libre para todas las banderas”.

INICIO DEL COMBATE-LA HISTÓRICA PROCLAMA

En la noche del 18 Mansilla con dos balleneras se acercó a la flota enemiga


para reconocerla personalmente. Disparos de fusilería provenientes de las
naves invasoras lo obligaron a retornar a las baterías. El día 19 transcurrió
en paz por dos razones, carencia de vientos favorables para las velas de las
naves invasoras y por una intermitente lluvia. Por su parte Mansilla, ese
día, efectuaba un segundo reconocimiento.

El 20 cambian las condiciones atmosféricas, finaliza la lluvia, se disipa la


niebla y comienza a soplar un viento suave, sostenido y a favor para las
naves invasoras. A las 8,30 de la mañana de ese mismo día, los barcos
anglo-franceses comienzan a moverse.

Al notarlo Mansilla arengó a sus hombres diciendo:” ¡Allá la tenéis!


Considerad el insulto que hacen a la soberanía de nuestra Patria al
navegar, sin más título que la fuerza, las aguas de un río que corre por el
territorio de nuestro País. ¡Pero no lo conseguirán impunemente!
¡Trémola en el Paraná el pabellón azul y blanco y debemos morir todos
antes que verla bajar de donde flamea!

A continuación la banda del Regimiento Patricios de Buenos Aires


comenzó con los acordes del Himno Nacional que fue coreado por toda la
tropa.

Al frente de la escuadra navegaba la fragata “San Martín”, ex nave insignia


del Almirante Brown, vilmente apresada frente a Montevideo, luciendo el
pabellón de Francia. Cuando llegó a las proximidades de la primer batería
Mansilla dio la orden de fuego gritando “VIVA LA PATRIA”, señal ya
tradicional en nuestras guerras. A medida que los invasores se acercaban
se generalizó el cañoneo.

Según Teodoro Caillet Bois los barcos avanzaron formados en dos


divisiones de nacionalidad combinada. La primera: “San Martín”,
“Pandour”,”Dolphin” y “Comus”, al mando de Tréhouart. La segunda
división comandada por Sullivan estaba integrada por “Philomel”,
“Prócide”, “Expedictive” y “Fanny”, que se situó sobre la costa entrerriana,
a unos 700 metros de la batería “Restaurador Rosas” al mando de
Alzogaray.

LAS
CADENA
S
DETIENE Cuando el Libertador don José de San Martín
N LA se enteró del bloqueo a los puertos de la
FLOTA Confederación, inmediatamente le escribió a
Rosas ofreciendo sus servicios de militar, y
cuando tuvo noticias de los acontecimientos de Obligado,
realizó otro tanto con el General Guido inmortalizando la
frase: “que los Argentinos no son empanadas que se
comen sin más trabajo que abrir la boca”.

“No puedo concebir que haya americanos que por un


indigno espíritu de partido se unan al extranjero para
humillar a su patria y reducirla a una condición peor que la
que sufríamos en tiempos de la dominación española. Una
tal felonía ni el sepulcro la puede hacer desaparecer."

En marzo de 1849, Rosas contestó una carta al Libertador


en los siguientes términos:

"Nada he tenido más a pecho en este grave y delicado


asunto de la intervención, que salvar el honor y dignidad
de las repúblicas del Plata, y cuando más fuertes eran los
enemigos que se presentaban a combatirlas, mayor ha sido
mi decisión y constancia para preservar ilesos aquellos
queridos ídolos de todo americano. Usted nos ha dejado el
ejemplo de lo que vale esa decisión y no he hecho más que
imitarlo. Todos mis esfuerzos siempre serán dirigidos a
sellar las diferencias existentes con los poderes
interventores de un modo tal que, nuestra honra y la
independencia de estos países, como de la América toda,
Por
medio queden enteramente salvos e incólumes." (Juan Manuel de
del río Rosas).
continuó
navegan Posteriormente antes de fallecer en 1850, José de San
do el Martín determino como una de sus últimas voluntades:
“San
Martín” “El sable, que me ha acompañado en toda la guerra de la
rumbo a Independencia de la América de Sur, le será entregado al
las general de la República Argentina, don Juan Manuel de
cadenas Rosas, como una prueba de la satisfacción que como
con el argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido
fin de el honor de la República contra las injustas pretensiones de
cortarlas los extranjeros que trataban de humillarnos."
, detrás
continuaba la marcha el resto de la escuadra. A medida que los invasores
se acercaban a las baterías, se generalizó el cañoneo siendo los primeros
blancos la corbeta “Expeditive”, la goleta “Procide” y el bergantín
“Philomel”.

Ya frente a las baterías y próxima a las cadenas, el “San Martín” detiene su


andar al calmar el viento, razón por la cual debe anclar para no ser
arrastrado por las corrientes río abajo, ya que esto produciría un
extraordinario desorden en la formación.

Así la nave insignia de la flotilla Francesa queda inmóvil justo enfrente de


las baterías patriotas, quienes aprovechan el acontecimiento
acribillándola con mas 100 balas de cañón. En la nave quedan fuera de
combate 2 oficiales y 44 tripulantes, a lo que se suma la arboladura a
punto de caer. En su ayuda acude el “Fulton” con sus poderosas piezas de
a 80 dándole algo de alivio, pero un cañonazo corta la cadena del ancla y
el “San Martín” comienza a ser arrastrado aguas abajo por lo que el
comandante de la escuadra de Francia, Tréhouart, decide trasbordar a la
corbeta “Expedictive”. El “Comus”, otra nave que recibió bastante castigo,
registra en su bitácora que las dos baterías centrales fueron cuatro veces
abandonadas por su gente.

A las 9,30 horas, y con el primer intento de romper las cadenas rechazado
a cañonazos, se combate en toda la línea. Todos los buques anglo-
franceses han entrado en acción y todas las baterías Argentinas han
contestado el fuego disparo por disparo y, a pesar de la desigualdad de
armas, los defensores Argentinos logran hacer retirar detrás de la línea de
fuego a los bergantines “Dolphin” u “Pandour” por las múltiples averías
sufridas. Es de hacer notar que a pesar que los proyectiles patriotas eran
macizos, cuando impactaban en la madera de las naves hacían saltar
decenas de astillas de todos los tamaños que producían gran cantidad de
heridas, a veces mortales, entre los marineros europeos.

Pero los formidables “Paixhans” franceses con sus balas explosivas,


comienzan a cobrar un alto precio entre los heroicos defensores.

Para tener una idea, debemos pensar en una pelota N° 4 o n° 5, a fin de


referencia el tamaño de los proyectiles franceses, que además estaban
rellenos con metralla, pedazos de hierro y explosivo. Cuando esas bombas
explotaban causaban un desastre en las baterías Argentinas.

De acuerdo a algunos cálculos, no muy aproximados, hechos por el Lic.


Ramos y la Universidad de Luján, se habrían intercambiado proyectiles en
una cantidad que oscilaría entre los 25 y 30 mil en esas 8 o 9 horas de
batalla, sobre todo del lado de los aliados. Teniendo en cuenta el cálculo
de decenas de miles de proyectiles arrojados y considerando que los
núcleos principales de la batalla eran las cuatro baterías instaladas en la
costa, (Manuelita, Mansilla; Brown y Restaurador Rosas) tres arriba de la
barranca y una rasante. Una estimación hace pensar que los artilleros que
servían a esas baterías no vivirían más de media hora en su puesto, siendo
reemplazados por otros artilleros, ya que la flota anglo-francesa
prácticamente haría tiro al blanco con ellos.

Casi al medio día, Mansilla envía una nota a Rosas comunicándole que el
enemigo todavía no ha podido vencer la línea de las cadenas, “Aunque
supone que podrá hacerlo, pues a él le quedan pocas municiones”. Siendo
la una de la tarde continúan sin poder cortar las cadenas, sin embargo el
“Republicano” vuela por los aires por orden de su capitán Thomas Craig,
ya que habían quedado sin municiones y suma sus hombres a las tropas
de tierra. Al desaparecer el obstáculo que presentaba el “Republicano”, el
vapor “Fulton” logra llegar hasta las cadenas, aunque sin poder cortarlas
por el intenso cañoneo que recibía, que incluso mata a su maquinista
principal.

Ruido de rotas cadenas


En este punto los anglo-franceses perciben que, si bien la potencia de la
artillería de las naves inclina la suerte de la batalla a su favor, de nada
servirá si no cortan las cadenas que obstruyen el paso. Estratégicamente
la situación es crítica ya que la flota se halla encajonada recibiendo más y
más castigo de las baterías Argentinas, sin poder moverse.

Es ahí cuando Hope, al mando de la “Firebrand”, estima que es el


momento de jugarse el todo por el todo. Ordena posicionar nuevamente
la nave respondiendo a las baterías costeras y dispone bajar una pequeña
lancha de desembarco. Un enorme martillo y un yunque es todo lo que
carga sobre la pequeña embarcación. Hope salta sobre la misma y ordena
dirigirse contra la línea de botes que soportaban las cadenas.

Los patriotas observando la acción e intuyendo el objetivo les tiran con


todo. Enormes columnas de agua producidas por los proyectiles se
levantan a escasos metros de la lancha, bañando a los desesperados
remeros que redoblan sus esfuerzos. Más peligrosos son los proyectiles
que se disparan desde la batería colocada sobre la playa ya que los
mismos rebotan en el agua y se vuelven a elevar, pasando a metros del
bote con un silbido aterrador. Uno solo que impacte de lleno y la pequeña
embarcación se partirá en pedazos matando a todos.

Llegados a las barcazas, Hope salta sobre una de ellas, dos marineros que
le siguen colocan el yunque debajo de una de las cadenas y es el mismo
capitán de la “Firebrand” quién, con indudable sangre fría, la emprende a
martillazos contra los duros eslabones.

En esta oportunidad la diosa fortuna decide inclinarse por los


protagonistas del heroico acto quienes, de milagro, logran
escapar a todo lo que le tiraban desde las barrancas: Minutos más tarde
los castigados eslabones saltan y las cadenas se deslizan hacia el fondo del
Paraná.

La lucha continúa pero ya las naves invasoras van cruzando la línea


mientras cañonean terriblemente a la batería Manuelita, quién puede
contestar solo esporádicamente debido a la escasez de balas.

En esos momentos un proyectil de artillería enemigo voltea al heroico


Juan Bautista Thorne, jefe de la batería que, al golpear su cabeza en la
tierra sufre una afección por la cual pasará a la historia con el apodo de “El
Sordo de Obligado”. Otra versión sostiene que la sordera de Thorne se
produjo a consecuencia de estar tanto tiempo al lado de cañones que
disparaban sin cesar durante casi nueve horas, varios artilleros
sobrevivientes padecieron las mismas consecuencias. Las baterías finalizan
su lucha ya sea por falta de municiones, o porque directamente habían
sido arrasadas por el cañoneo. Es en éste momento cuando comienzan los
intentos de desembarco masivo del enemigo.

A las dos y media de la tarde el General Mansilla recibió un parte que le


informaba que a unas 15 cuadras al sur de las baterías, en el lugar llamado
“Playa de los Pescadores”, el enemigo desembarca considerables fuerzas
de infantería, para atacar sin dudas por el flanco. De inmediato imparte la
orden de atacar al coronel Ramón Rodríguez quien, al mando de 400
hombres del Batallón “Independencia” (Regimiento 1 Patricios), se hallaba
a la espera en el bosque de talas, ubicado entre y detrás de las baterías
“Restaurador Rosas” y “General Brown”. Los soldados avanzan a la carrera
para evitar la maniobra de flanqueo. En el lugar unos lanchones ya habían
desembarcado a numerosos infantes, pero otros todavía navegaban en
dirección a la playa, por lo que el enemigo no había conseguido aún
desplegar todo su poderío. Rodríguez no desaprovecho la oportunidad y
ordeno cargar. Los oficiales anglo-franceses pensaron en resistir el ataque,
pero viendo que no sería posible sin tener a todos los hombres en la playa
ordenaron el reembarque, acción que se cumplió bajo una feroz
arremetida a la bayoneta que realizaron los patriotas.

Sin embargo la situación no da para mucho más. Con las baterías mudas
por el fuego enemigo o la falta de municiones, la “Gorgon” y la
“Firebrand” se acercan a la costa. Son las 5,45 de la tarde. Dos compañías
de infantes comandadas por Sullivan se descuelgan de los barcos hacia los
botes y enfilan hacia la playa en un segundo intento de desembarco. Este
nuevo ataque se compone de 325 hombres que hacen pié en tierra firme a
la altura del morro donde estaban amarrados los extremos de las cadenas,
con el apoyo constante de la artillería de sus barcos. Media hora después
lo hace el comandante francés con 100 hombres más.

En ese momento los encargados de la defensa de la soberanía nacional, en


esa zona, son el Batallón Norte y los Patricios Nicoleños, ambos de San
Nicolás, compuesto por múltiples sampedrinos, quienes cargan a
bayoneta calada a los invasores y los obligan a retornar a sus botes para
luego reembarcarse nuevamente. Mientras se desarrolla la lucha cuerpo a
cuerpo, un casco de metralla hiere a Mansilla, quien debe ser sustituido
en el mando por el segundo jefe de las fuerzas patriotas de Obligado, el
Coronel Francisco Crespo.

Un tercer desembarco de los aliados se produce a continuación, pero esta


vez no puede ser rechazado por los patriotas en retroceso debido al
intenso cañoneo y los cohetes disparados por la “Expedictive”, “Procide” y
“Philomel”. Las arremetidas de la caballería Federal en su intento de
rechazar el ataque son vanas y las tropas anglo-francesas mandadas por
Sullivan y Tréhouart en persona se hacen dueños del lugar.

Ha comenzado a caer la defensa de Obligado, luego de casi doce horas de


intenso combate. Las fuerzas patriotas se retiran rumbo a San Nicolás con
el fin de reorganizarse.

Termina el día con casi 300 argentinos muertos y cerca de 500 heridos. Los
invasores tenían poco más de un centenar de bajas entre heridos y
muertos. Esta disparidad que marcan las cifras se explica únicamente por
la diferencia tecnológica-bélica que existía entre ambos contenedores. La
Argentina había retado a las dos mayores potencias juntas y así le había
ido, pero había escrito una hermosa página en la historia de la Nación la
que, lamentablemente, luego se dejo caer en el olvido.

Aún así y pese a lo desigual del armamento, la flota aliada tuvo que
detenerse a curar sus heridas que no eran pocas. Los “Pandour”, “Fulton”,
“Dolphin” y “San Martín” fueron acribillados por los cañones argentinos, y
no fueron destruidos totalmente debido al pequeño calibre de los mismos.

El Dr. Sabino O´Donnell, a quienes algunos consideran nuestro primer


cronista de guerra, deja un valioso testimonio sobre el combate:

dijo:

“Hoy he visto lo que es un valiente. Empezó el fuego a las 9 y media y duró


hasta las 5 y media de la tarde en las baterías, y continúa ahora entre el
monte de Obligado el fuego de fusil (son las 11 de la noche). Mi tío ha
permanecido entre los merlones de las baterías y entre las lluvias de balas
y la metralla de 120 cañones enemigos.
Desmontada ya nuestra artillería, apagados completamente sus fuegos, el
enemigo hizo señas de desembarcar; entonces mi tío se puso
personalmente al frente de la infantería y marchaba a impedir el
desembarco, cuando cayó herido por el golpe de metralla; sin embargo se
disputó el terreno con honor, y se salvó toda la artillería volante.
Nuestra pérdida puede aproximarse a trescientos valientes entre muertos,
heridos y contusos; la del enemigo puede decirse que es doblemente
mayor; han echado al agua montones de cadáveres (...)
Esta es una batalla muy gloriosa para nuestro país. Nos hemos defendido
con bizarría y heroicidad”

Al día siguiente de la batalla llegarían los doctores Mariano Martínez y


Claudio Silva, del Hospital del cuartel de Santos Lugares, enviados por
Rosas. Sostendrán una junta médica con O´Donnelll y con el doctor
Mariano Marenco y el profesor Cornelio Romero. El informe a Palermo,
fue el siguiente:

“El doctor D. Sabino O´Donnell que había asistido al Sr. General desde los
primeros momentos, nos hizo la historia de los accidentes que había
sufrido y los medios que había empleado para evitar perniciosas
consecuencias. El Sr. General Mansilla recibió en la tarde del 20 un golpe
de metralla (la que hemos visto y pesa más de más de una libra) en el lado
izquierdo del estómago, sobre las distintas costillas, y según hemos
reconocido, ha sido fracturada una de estas. Cayó sin sentido, sufrió por
muchas horas desmayos, vómitos, y otros molestos accidentes que fueron
calmando gradualmente; se le ha aplicado un vendaje apropiado para
remediar la fractura de la costilla, y se emplean los medios que aconseja el
arte”

“Siento vivamente (dijo el almirante Inglefield en su parte de guerra) que


este bizarro hecho de armas se haya logrado a costa de tal pérdida de
vidas, pero considerando la fuerte posición del enemigo y la obstinación
con que fue defendida, debemos agradecer a la divina providencia que
aquello no haya sido mayor”. Tréhouart se expresó en términos análogos.
A su juicio la posición había sido fortificada por una mano maestra. Según
la prensa de Montevideo “nunca desde la paz napoleónica, encontraron
franceses e ingleses tan heroica resistencia".

COMBATIENTES

Entre los participante de la batalla estuvo el legendario gaucho Antonio


Rivero, protagonista de la rebelión en Malvinas contra la dominación
inglesa.

Antonio Rivero fue dado de alta en el ejército de Buenos Aires por el


gobernador Juan Manuel de Rosas y allí prestó nuevos servicios hasta que,
como lo comprobara el historiador José María Rosa, murió en su ley de
gaucho patriota, al pie de una batería argentina peleando contra los
ingleses el 20 de noviembre de 1845 en la Vuelta de Obligado. Algunos
"historiadores" (sic), a pesar de la heroica y esforzado vida de Antonio
Rivero, prefirieron mezquinarle honores diciendo que fue un gaucho
pendenciero porque se basaron en las crónicas británicas sobre la
sublevación de Malvinas. Hasta la Academia Nacional de Historia en un
dictamen dado en Buenos Aires 19 de abril de 1966 con la firma de los
académicos Ricardo R. Caillet-Bois y Humberto F. Burzio sostuvo que "los
antecedentes documentales hasta ahora conocidos, no son nada
favorables para otorgar a Rivero títulos que justifiquen un homenaje".

Otro Rivero, Javier fue un Sampedrino caído en esa batalla y sepultado en


el segundo camposanto que tuvo la Ciudad de San Pedro, en la
intersección de las Calles Bartolomé Mitre y Bozzano.

En el sito existe un camino peatonal que conecta calle Mitre con 25 de


Mayo, y en él un pequeño monolito levantado el 20 de Noviembre del
2000, por el Centro de Estudios Históricos de San Pedro, muestra una
placa en la que se recuerdan los nombres de cuatro combatientes
sampedrinos caídos en el Combate de la Vuelta de Obligado. Ellos son el
citado Rivero, Ceferino Celada, Pedro Pan y Agua y Santiago Moreira. Dos
calles de la Ciudad fueron bautizadas con los nombres de los dos
primeros.

Fueron muchos los sampedrinos caídos en el combate. Lamentablemente


sus nombres se han perdido por falta de rigor en el momento de la leva,
de ahí lo valioso del trabajo de investigación, ya que el mismo nos ha
permitido, con estos cuatro nombres, homenajear a todos los hijos de esta
ciudad caídos ese 20 de noviembre de 1845.

El combate cubrió de gloria el nombre argentino, desprestigio el bloqueo e


hizo comprender la justicia argentina a muchos adversarios de Rosas.

La resistencia se mantuvo admirablemente. Las provincias suplieron a la


importación, y sus producciones artesanales crecieron en forma
complementaria con la economía bonaerense. Al cabo del tiempo el
bloqueo resultaba un fracaso político, militar y económico, por su costo y
las continuas subvenciones dadas a Montevideo.
Las grandes potencias enviaron sus mejores diplomáticos, que retornaron
fracasados, sin doblegar a Rosas.

En 1846 llego al Plata, enviado por ambos gobiernos, el ex cónsul Thomas


Samuel Hood y sus propósitos de arreglo no tuvieron éxito a pesar de su
buena voluntad. El repetido fracaso de los diplomáticos europeos
agudizaba el problema y tenía visos de nunca acabar.

Por ello, a comienzos de 1849, el Premier Palmerston envió a Buenos Aires


a Henry Southern munido de especiales instrucciones, quien tras arduas
negociaciones anuncio que su país aceptaba la posición defendida por
nuestro gobierno.

Concluyeron las deliberaciones con los tratados Southern-Arana (24 de


Noviembre de 1849) y Arana-Lepredour (31 de agosto de 1850) cuyos
puntos análogos establecían: suspensión de hostilidades en Uruguay,
devolución de Martín García y barcos apresados, reconocimiento de la
exclusiva jurisdicción y control argentino sobre sus ríos interiores,
consideración del general Oribe en su investidura legal.

El pabellón argentino seria solemnemente desagraviado. La victoria estaba


totalmente consumada. Los cañones de la fragata Southampton,
"saludaron con 21 disparos de desagravio y homenaje a una humilde
bandera, desconocida del mundo, pero no ignorada por ellos”.

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Unitarios y federales

Por José María Rosa

A unitarios y federales no
los separó una polémica
teórica por centralismo o
descentralismo. Fue una
división profunda: dos
concepciones antagónicas
de la realidad argentina, dos maneras opuestas de sentir la patria.
Civilización y Barbarie, dice Sarmiento errónea pero elocuentemente. Los
"civilizados" admiraban e imitaban a Europa y servían sus propósitos
dominadores; los "bárbaros" descreían de las intenciones de los europeos
y defendían obstinadamente a la Argentina. La patria de los unitarios no
estuvo en la tierra, ni en la historia, ni en los hombres; era la Libertad, la
Humanidad, la Constitución, la Civilización: valores universales. Libertad
para pocos, humanidad que no se extendía a los enemigos, constitución
destinada a no regir nunca, civilización foránea La patria compatible con el
dominio extranjero que encontramos en todas las colonias.

Federal en el habla del pueblo, equivalía a argentino. El grito ¡Viva la Santa


Federación! significaba vivar a la Confederación Argentina. La patria era la
tierra, los hombres que en ella habitaban, su pasado y su futuro: un
sentimiento que no se razonaba, pero por el cual se vivía y se moría.
Defender la patria de las apetencias extranjeras era defenderse a sí mismo
y a los suyos: conseguir y mantener un bienestar del que están despojados
los pueblos sometidos.

Comprender es amar; incomprender es odiar. Unitarios y federales


separados tan profundamente formaron dos Argentinas opuestas y
enemigas. De allí el drama argentino. Una minoría por el número, pero
capacitada por su posición económica y social – una oligarquía en
términos políticos – formó el partido unitario. La mayoría popular, el
federal. No hubo, en este último, "clase dirigente" que pudiera tomar los
destinos de la patria. Faltaba el ingrediente primario; el patriotismo, para
construir la Gran Nación por los unitarios. Faltaba la capacidad técnica
para formar un elenco, a los federales.

Pero desde 1835 la Confederación Argentina toma aspecto y conciencia de


Nación. Las Provincias Unidas de 1816 o la República de Rivadavia en 1826
haba sido un caos de guerras internas, ensayos constitucionales, fracasos
exteriores, sometimiento económico, pobreza interior, que llevaron a la
disgregación de la patria de 1810. En 1831 las trece provincias que agrupa
Rosas en el pacto Federal dejan el instrumento de la nacionalidad; desde
1835, la férrea mano del Restaurador construye la nación, paso a paso,
lentamente, llevándose por delante los intereses internos y los apetitos
exteriores.

Obra personal, es cierto, porque sólo había un Gran Pueblo y un Gran Jefe,
y se carecía de un conjunto de hombres capaces, consagrados y
plenamente identificados con su patria para formar un equipo
homogéneo. La verdad es que la poderosa personalidad del Restaurador y
su enorme capacidad de trabajo eran toda la "administración" en la
Argentina de 1835 a 1852.

Un gran pueblo y un gran jefe no bastan para consolidar una gran política.
Pero Rosas no podía sacar de la nada una clase dirigente con sentido
patriótico. Por eso fue derrotado.

Por la Confederación Argentina, por el pueblo federal, por el sistema


americano, jugó Rosas su fama, fortuna y honra, aún sabiendo que habría
de perderlas. Las perdió, como necesariamente tenía que ocurrir. "Creo
haber llenado mi deber – escribió la tarde de Caseros con absoluta
tranquilidad de conciencia –, si más no hemos hecho en el sostén sagrado
de nuestra independencia, es que más no hemos podido". La Argentina no
pudo cumplir su destino en 1852. Y no lo podrá mientras no eduque una
clase directora con conciencia de su posición. Los hombres providenciales
serán relámpagos en su noche.

“El Himno de Obligado”

Por José Luis Muñoz Azpiri (h)*

Cuando sonó el primer


cañonazo enemigo, Mansilla
bajó el brazo derecho y cerró
de un golpe el catalejo. Todo
estaba consumado. El crimen
era un hecho. La cuarta guerra exterior del país comenzaba. El héroe alzó
el brazo de nuevo, dio la señal convenida y el Himno Nacional Argentino
estalló en la barranca. La primera bala francesa dio en el corazón de la
patria.

La segunda bala francesa cayó sobre el Himno. El canto nacía indeciso en


el fondo de las trincheras excavadas entre los talas, trepaba resuelto por
los merlones de tierra, se deslizaba ágil por las explanadas de las baterías,
corría animoso por los claros de grama esmaltados de verbenas, se
animaba con furia animal en el monte de espinillos, y ascendía estentóreo
y salvaje, en el aire de oro de la mañana de estío. Allí, hecho viento,
transformado en ráfaga heroica, ganaba la pampa, el mar, la selva, el
desierto, la estepa y la cordillera y uniendo de un extremo al otro del país
la voz de júbilo con la de protesta, la de la imprecación con la del
entusiasmo cívico, creaba un clamor de alegría y borrasca, incomparable y
único.

La voz clara y sonora de Mansilla acaudillaba los ritmos heroicos. El eco


pasaba de una garganta a la otra; partía de los pechos de acero que
amurallaban la patria y se confundía y entrechocaba sobre los muros de
las baterías. Las notas prorrumpían de los bronces y tambores
majestuosamente, con corrección inigualable, como en un día de parada.
La banda del Batallón 1º de Patricios de Buenos Aires, que ejecutaba el
himno al frente del regimiento inmortal, solo encontraba extraño en esta
formación de tropas que, en vez de ser un jefe, fuese la Muerte quien
pasara revista. Lo demás era lo acostumbrado desde los tiempos de
Saavedra y la trenza con cintas. La hueste asistía impecable a la
inspección, en tanto la metralla francesa e inglesa llovía sobre las filas
sonoras y abría claros en la música y el verso.
Los huecos se cubrían con premura y renacía la estrofa, redoblada y
heroica. Cada voz sustituta centuplicaba la fuerza del canto. La oda se
había constituido en una marejada incontenible de estruendo y de furia.

Toda la barranca ardía en delirio con las voces. Cantaban los artilleros, los
infantes, los marineros, los jinetes, los jefes, los oficiales y los soldados, los
veteranos de cien encuentros y los novicios que por primera vez, olían la
sangre y la muerte. La misma tierra quería hendirse para cantar. Parecía
pedir la voz de todos los pájaros para acompañar en el canto a quienes la
amparaban hasta morir abrazados sobre ella, crucificados sobre su amor,
dándole a beber generosamente de su propia sangre. Cantaban allí los
camaradas de aquellos que custodiaba en su seno, y que murieron
defendiendo su pureza criolla en los campos, sobre los ríos y las
montañas, en los páramos frígidos y a la sombra de los montes de
naranjos donde dormían cálidamente, bajo la lluvia votiva del azahar.
Vuelteros

Por Juan Sasturain

“Brindemos por la
vuelta.”
Cadícamo

Este es un país con


muchas vueltas. En
distintos sentidos, pero sobre todo en los dos básicos. Las
vueltas que provienen de la idea de volver, que es –sobre
todo– temporal: el gesto de regresar. Y las vueltas
derivadas de la idea de torcer lo recto, incluso de enredar,
que es una cuestión –en principio– de uso u ocupación del
espacio. La Vuelta de Perón fue un hecho memorable que
ocurrió en el tiempo, un regreso; la Vuelta de Obligado es
un recodo, un viraje en un curso de agua famoso que uno
encuentra en el mapa.

Sin embargo, está claro que el retorno del Líder supuso


tanto la preexistencia de un hiato temporal, como el
recorrido de una distancia mensurable. Y que la Vuelta de
Obligado, como escenario de sucesos, está marcada por la
memoria y la temporalidad. Quiero decir que en este país
siempre dado vuelta, las idas y venidas, las partidas y
retornos, los desvíos y torceduras, enredos y dilaciones
son infinitos, nos atraviesan, hacen y rehacen camino
todo el tiempo. Y la Historia –y la ficción y la poesía– es
memoria y registro de esas idas y vueltas argentinas en
tiempo y espacio.

Así, contra las fórmulas aplanadoras, las miradas fijas y


dóciles, las teorías y los caminos únicos y lineales del
recetario universal del equívoco progreso, sólo nos cabe –
creo– si queremos entender y hacer algo, tener una
actitud vueltera, hermosa palabra que usaba mi mamá.
Vueltero no significa nostálgico ni escéptico (variantes
inmovilistas) sino crítico y revulsivo. Se vuelve y se
Los viejos
patricios revuelve, se da la vuelta para ver el reverso del verso de
de los supuestos versados.
Buenos
Aires, los Por eso, en estos días volvimos a recordar la gesta de la
capitanes Vuelta de Obligado. Nos pegamos una vuelta por el
que pasado y repensamos la idea de soberanía al darle una
cruzaron vuelta (más) a la cuestión de la mera integridad territorial,
la planteándola –como cabe– en términos de protección del
cordillera trabajo, del ahorro y de la riqueza nacionales. Recuerdo
con el que hace justo un año –otra cita de Cadícamo– la versión
Intenden del memorable combate a orillas del Paraná que escribió
te de Feinmann y dibujó Durañona para el libro de historietas La
Cuyo y patria dibujada no vacilaba en incluir a Martínez de Hoz &
libertaro Co entre los tripulantes de la flota machacada hasta el fin
n los por las baterías de Mansilla.
países
que se Las idas y vueltas de la Historia nos enseñan que hay
recuesta cuestiones (y enemigos, y estrategias) que sólo
n sobre aparentemente se extinguen, pues sólo se van para
un mar dártela cuando te das vuelta. Obligado nos obliga hoy a no
donde se darnos vuelta, y a ver en lo de adelante –en las batallas
pone el que se vienen– lo que nos pasó (tiempo) atrás.
sol, los
oficiales 21/11/11 Página|12, contratapa.
que
habían combatido contra el Imperio del Brasil, destrozando a lanzazos los
cuadros terribles de la infantería mercenaria austríaca, los marineros de
camiseta rayada, cubiertos de cicatrices, que habían cañoneado y
abordado naves temibles al mando del Almirante, en el río y en el mar,
luchando en proporción de uno a veinte con la mecha o el sable en el
puño, todos los que habían hecho la patria y no deseaban vida que no se
dedicase a sostenerla, se hallaban allí y cantaban religiosamente, con la
mirada arrasada y el corazón desbordante de ternura por los recuerdos, la
canción que hablaba de cadenas rotas, de un país que se conturba por
gritos de venganza, de guerra y furor, de fieras que quieren devorar
pueblos limpios, de pechos decididos que oponen fuerte muro a tigres
sedientos de sangre, de hijos que renovaban luchando el antiguo
esplendor de la patria y de un consenso de la libertad que decía al pueblo
argentino : ¡Salud! La canción era seguida por juramentos de morir con
gloria y el deseo que fueran eternos los laureles conseguidos.

Jamás resonó canción como aquella. Los que habían conseguido los
laureles pedían frente a la muerte que fueran eternos, los que vivían
coronados por la gloria adquirida luchando con el fusil, el sable o el cañón,
a pie, a caballo o sobre el puente de una nave, en defensa de su Nación,
juraban morir gloriosamente si la vida debía comprarse al precio del
decoro y el valor.

Los proyectiles franceses e ingleses caían ahora sobre la protesta, el


desafío o la muerte, el orgullo y la voluntad. La voz, engrosada y
magnificada por el eco, había recorrido de una frontera a otra de la tierra
invadida, y retornaba al lugar de su nacimiento para recobrar vigor y
lanzarse esta vez hacia el frente, en procura de los agresores. Descendía
presurosa por la barranca, corría sobre la playa de arena, alcazaba la orilla
del río, volaba sobre el espejo del agua y se lanzaba al abordaje sobre los
invasores, repitiendo un asalto sorpresivo y desenfrenado. Trepaba por las
cuadernas de las quillas, se encaramaba por las bordas, hacía esfuerzos
desesperados por amordazar los cañones de 80 milímetros, de 64, de 32,
las cien bocas que vomitaban fuego sobre las baterías de menor alcance,
lograba poner el pie en las cubiertas, brincaba a lo puentes donde se
hallaban, condecorados y magníficos, Tréhouart, el capitán de la Real
Marina Francesa y el Honorable Hothan, de la armada de Su Majestad, con
uniformes de gala, cubiertos de entorchados, dirigiendo con el catalejo el
bombardeo implacable e impune; ascendía por los obenques a las gavias y
las cofas y giraba sobre las arboladuras lanzando un grito recio y
retumbante. Luego descendía sobre el río y soplaba en el mar, y a través
de las olas, cabalgando sobre el agua y la espuma, pisaba la tierra desde
donde las naves habían partido y se retorcía en remolinos briosos y épicos
en busca de oídos para requerir, demostrar, probar, retar y herir.

La canción aludía a los derechos sagrados del hombre y el ciudadano, a los


principios de igualdad política y social, al respeto por la propiedad ajena, a
la soberanía de la Nación, a la obligación de cada ciudadano de respetar la
ley, a la libre expresión de la voluntad popular, al respeto de las opiniones
y creencias ajenas, a la abolición de los obstáculos que impiden la libertad
y la igualdad de los derechos. La voz hablaba de la injusticia de la metralla,
y ésta, tal como si hubiera interpretado la protesta del canto, hería ahora
el seno de la voz, en acto obstinado, buscando rabiosamente el corazón de
la canción.
Los defensores eran ya los árbitros de la batalla. El enemigo había
entendido la voz y comprendía que el triunfo pertenecía, por derecho
propio, al atacado, cualquiera fuera el desenlace de la acción. Ya no
significaba nada vencer en el encuentro y cobrar el botín de la conquista
para conducirlo a la tierra donde estallarían aclamaciones y vítores junto a
los arcos de triunfo. El adversario cantaba estoico frente a la muerte;
cantaba vivamente, alegremente, enhiesto e impasible, sin responder al
fuego, como queriendo demostrar que era más importante terminar con
aquel canto, antes que defender la vida y resguardar la defensa del paso.
Los cañones de 80 golpeaban el vacío, asesinaban la nada; las granadas
explosivas no acallaban la música ni podían matar la poesía. La lucha era
imposible: ¡Si al menos los defensores hubieran dejado de cantar!...

Cuando la voz dejó de escucharse hasta en su último eco, Mansilla recogió


de nuevo el catalejo, tomó la espada, y alzando el brazo nuevamente, dio
orden de iniciar el fuego contra las naves. La barranca ardió en llamas y
comenzó el cañoneo que se sostendría por espacio de ocho horas…Pero la
hazaña principal estaba cumplida, con el Himno entonado frente al
adversario y que escucharían después los siglos. La música de los cañones
sólo componía el acompañamiento de este canto. El héroe había legado a
la patria su tesoro más puro de heroísmo, de exaltación emocional y de
pasión patriótica: el Himno ganaba de paso, igualmente, la batalla de la
Vuelta de Obligado.

*José Luis Muñoz Azpiri (h) nació el 22/06/57 en Buenos Aires, cursó
estudios superiores de Historia en la Universidad del Salvador y de
Antropología en la UBA y la Escuela Nacional de Antropología e Historia de
México. Egresado del Curso Superior de la Escuela de Defensa Nacional,
integra el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de
Rosas. Ejerce el periodismo en diversos medios nacionales y extranjeros.
Su último libro (2007) es "Soledad de mis pesares" (Crónica de un
despojo).
Juan Manuel de
Rosas

Breve cronología

Por Héctor Luis Spinelli

30-3-1793 Juan
Manuel Ortiz de Rosas
nace en Buenos Aires
en la calle Cuyo (actual
Sarmiento), número
antiguo 94.
Su padre León Ortiz de
Rozas Capitán del
Regimiento Fijo de
Buenos Aires, su
madre Agustina López
de Osornio componen
una familia de
hacendados. Tuvo
varios hermanos.
1802 Concurre a la Escuela Francisco Xavier de Argerich signada como la
mejor de Buenos Aires en la época.
12-8-1806 Se cierra la escuela por la primera invasión inglesa.
Se cría en la estancia del Salado adonde adquiere una destreza
excepcional en la actividad rural. Se convierte en sobresaliente jinete
siendo su desempeño particular. Piala, enlaza y bolea como el mejor.
Dada su posición familiar e influencia entre sus compañeros formó un
grupo de jóvenes amigos. Los armó como pudo y creo un cuerpo para
luchar en la Resistencia ayudando a defender Buenos Aires de los ingleses
Se presentó a Liniers con su grupo y pelearon a su lado. Liniers mandó una
carta de agradecimiento a sus padres
Juan Manuel se alista en el cuerpo de Migueletes de Caballería para
defender la Patria de la nueva invasión inglesa
5-7-1807 Luego de capitular Whitelocke es ascendido a Alferez.
Nuevamente Miguens y Martín de Alzaga envían otra carta de
agradecimiento a sus padres.
1808 Su padre le confía la administración de sus bienes.
En su gestión aumenta considerablemente el patrimonio de sus padres
como el de las personas de las comarcas linderas granjeándose su
confianza y beneplácito.
1813 Contrae matrimonio con Encarnación Ezcurra y Arguibel.
Deja los campos paternos a cargo de su hermano Prudencio y rehusa
recibir su parte de la herencia.
Solicita que la misma le sea entregada a su madre. Cuando ésta murió su
parte pasó a sus hermanos dado que él no la necesitaba.
Intensifica su actividad de ganadero con buen suceso. Se asocia con Juan
Nepomuceno Terrero.

Comienza el negocio de saladero de pescado, acopio de frutos .


25-11-1815 Integra la firma de Luis Dorrego y mas tarde funda el primer
saladero Las Higueritas en Quilmes.
Se muda a los campos de Julián Molino Torres en el paraje denominado La
Guardia del Monte (hoy Monte) adonde en 1774 se había emplazado el
Fortín de frontera llamado de la Guardia de San Miguel del Monte
Gargano.
El establecimiento se lo llamo Los Cerrillos. Esta propiedad creció
compuesta por varias propiedades integradas y fue explotada con singular
éxito. Esto le permitió forjar una destacada posición económica.
El sitio se encontraba en cercanías del Río Salado sobre la denominada
frontera natural con el indio.
Las personas que estaban a su cargo desempeñándose con tareas rurales
mas tarde se convirtieron en hacendados lo cual habla de la calidad de
orden y desempeño de estos establecimientos.
1819 No obstante el cuidado y dedicación en la vigilancia el acoso de los
indios era constante. Dado que en esa época habitaban en la Patagonia
más de 100.000 indios. Tanto el problema del indio como que también se
comentaba que una expedición realista desembarcaría nuevamente para
reconquistar el territorio, provocó reacción en los hacendados de la región
quines pidieron al Director supremo encargase a Juan Manuel de Rosas la
formación de un grupo de defensa para asegurar las fronteras.
Rosas conjuntamente con su primo José Tomas de Anchorena crearon en
Los Cerrilos el cuerpo de caballería que denominaron Los Colorados del
Monte debido al color de sus uniformes. Rosas entonces es nombrado
Jefe de las Milicias del Sur. Este Cuerpo se destacaba por la altísima
disciplina, orden, pulcritud en su vestimenta y marcialidad.
1820 Existe una atmósfera de caos en el país por choques de ambiciones
de diferentes hombres y tendencias
Había un impulso federal de los caudillos para gobernar las provincias.
1-2-1820 Los caudillos Ramirez y López arrasan a Rondeau en la batalla de
Cepeda, como Güemes en Salta contra los directoriales que pretendian
mantener predominio público con apoyo en protectorados extranjeros
20-6-1820 En este dia hubo tres Gobernadores. Se había puesto preso a
miembros del Congreso de Tucumán.
Había motines y asonadas con pronunciamientos de personas como
Sarrratea, Pagola, Balcarce y Dorrego.
2-9-1820 Dorrego es derrotado en la batalla de Gamonal. Asume Martín
Rodriguez.
10-5-1820 Primera actuación de Los Colorados del Monte que trascendió y
comienza a hacerse conocer.
Hay un levantamiento de armas contra el General Martín Rodriguez. Este
llamó a Rosas para que interviniera con las milicias para reponer el orden
legal. Aparece entonces Rosas con sus Colorados del Monte. Mas de 1.000
hombres perfectamente montados, equipados y sostenidos a su costa.
Entra en la ciudad y desaloja de todos los cantones a los revolucionarios.
8-6-1820 Rosas es Capitán y es ascendido a Comandante del 5º
Regimiento por Balcarce Gobernador delegado.
7-10-1820 Martín Rodriguez asciende al Grado de Coronel de Caballeria de
línea luego de sofocar otra asonada.
Rosas no obstante disgustado porque Martín Rodriguez no se ocupa de los
problemas del campo decide retirarse nuevamente a sus haciendas
mientras el acontecer político trasciende.
No obstante acompaña a Martín Rodriguez hasta Sierra de la Ventana en
una expedición contra los indios.
Hay una creciente anarquía. Se forman dos corrientes antagónicas:
unitarios y federales.
Los primeros con ideas monarquicas y elitistas los segundos reúnen a la
clase mas allegada del pueblo extendida hacia las provincias aspirando a
integrar todo el territorio nacional.
1824 Se intenta un Congreso en 1824. Buenos Aires se beneficia con la
Aduana incautada.
Juan Gregorio de Las Heras sucede a Rodriguez
12-1825 El Gobernador Las Heras comisiona a Rosas para tratar la paz con
los indios.
Rosas solo y desarmado se reúne con el cacique Chañil entre cientos de
caciques en Tandil. Después de varios días se cierra el parlamento de paz
en leguaje dialecto pampa que concreta una nueva línea de frontera. Esto
sucedía en la laguna del Guanaco. Se pacta entrega de raciones y se
vacuna a los indios contra la viruela.
1-1826 Fracasa la intención de recuperar la Banda Oriental, se pospuso la
guerra con Brasil y Rivadavia es elegido presidente.
1826 Rivadavia dicta una constitución unitaria la cual es rechazada por las
provincias.
6-4-1827 Este envía a Lamadrid al norte quien es vencido por Quiroga.
La Liga de Gobernadores exige la salida de Rivadavia. Se pierde Tarija. Se
ganan batallas en la Banda Oriental.
Se ganan batallas en la guerra con Brasil pero no hay dinero y se debe
capitular entregando la Banda Oriental a los vencidos pero no a Brasil que
la pretendía.
1827 Vicente López y Planes presidente interino nombra a Rosas
Comandante General de las Milicias existentes en la Campaña de Buenos
Aires. Es elegido el Coronel Manuel Dorrego como Gobernador.
Dorrego denuncia los manejos unitarios como alianza con ingleses y los
agiotistas. Rosas lo alerta en vano.
13-12-1828 La Logia unitaria con Lavalle a la cabeza realiza un movimiento
subversivo contra Manuel Dorrego. Lo apresan y lo fusilan en Navarro sin
juicio previo junto con Mesa, Cano Manrique y otros oficiales.
Las provincias se levantan en armas contra el Gobierno de Buenos Aires.
Las representan Facundo Quiroga, Bustos, Ibarra, López, etc.
4-4-1829 Lavalle propone participar a San Martín del golpe militar pero
éste rechaza el ofrecimiento.
25-4-1829 Una coalición de Rosas con Estanislao López combate y derrota
a Lavalle en Puente de Marquez.
6-12-1829 Rosas es nombrado ahora por la Legislatura de Gobernador de
Buenos Aires comenzando su primer gobierno.
En el fuerte (hoy Casa Rosada) lo felicitan algunos integrates de la Primera
Junta de gobierno.
Juan Jose Paso, Domingo Matheu y Miguel de Azcuenaga. También se
encuentran en la Sala integrantes de los ejércitos de la Independencia.
Balcarce, Vidal, Soler y Viamonte.

Rosas está posicionado como federal. A su vez identificado con el campo,


el gaucho y la actividad rural.
Aprendió el arte de mandar, es admirado por su destreza y coraje, justo en
sus campos. Condena o perdona como un juez. Ayuda siempre al que está
en desgracia y da trabajo a muchos paisanos.
Consideraba al gaucho como el cien por cien de argentinismo mientras
que al intelectual, erudito profesor porteño lo consideraba como reflejo
de ideas y preocupaciones foráneas ajenas a nuestra manera de ser. Su
toque personal al Gobierno que organiza completamente con ferrea mano
e impulso creador. Sus seguidores eran gauchos, pueblo urbano, parte
rural, burgueses y conservadores.
Rosas no tenía experiencia política ni estaba muy convencido de poder
lograr acabar con la anarquía.
Se impone un orden en las finanzas públicas y se sanea la administración.
La línea de gobierno protegía los intereses de comerciantes y criadores de
ganado. Restablece las leyes quebradas por los unitarios por lo que le se
declara el Restaurador de las Leyes.

Se crea una Comandancia en Malvinas su Gobernador Luis Vernet.


4-1-1831 Comienza su estrategia provocando la unión de 4 provincias en
el Pacto Federal de 1831, camino a la Confederación Argentina.
10-5-1831 En vísperas de guerra entre provincias del litoral y Córdoba. El
General Paz cae prisionero.
Con este suceso Quiroga hace una campaña liberando a 4 provincias
integrándose al este y oeste.
Nace la Confederación Argentina con la estrategia desplegada por Rosas.
6-12-1832 Rosas termina el mandato del gobierno y es reelegido 29 votos
contra 7 pero no acepta. Es renombrado el 6 pero renuncia nuevamente.
La Sala insiste nuevamente pero Rosas no acepta. El motivo es claro.
Debe llevarse muchas cosas por delante. Sin espíritu nacional no podrá.
Necesita del intelecto unitario que no tiene conciencia nacional mientras
la administración federal muy bien intencionada lo carece .
12-12-1832 Rosas manifiesta su deseo de volver al campo. Ante esta
posición la Sala nombra a Balcarce.
Uno de los cañones que se usaron en la batalla de La Vuelta de
Obligado.

La Campaña al Desierto
La influencia de indios chilenos sobre los pampas preocupa a los
hacendados.
Rosas como se menciona arriba conoce el problema. Su padre paso mucho
tiempo en tolderías.
Ha tratado con indios desde niño en la estancia materna El Rincón de
López más allá del Salado.
Aprendió el lenguaje araucano, sus dialectos pampas y ranquel. Hasta
compuso un diccionario.
Además sabía que nunca se los puede engañar. Los caciques sostenían que
Rosas no los engañaba.
Rosas tenía relación con muchos caciques por su crianza. Tenía
conocimiento del idioma pampa y se comunicaba con los indios en su
misma lengua. Además tenía en las estancias indios trabajando. Su abuelo
fue muerto por los indios en 1793. Estaba muy familiarizado en el ámbito
por todos sus antecedentes.
Se cierne el peligro de tribus de indios que pagados y armados provienen
de Chile. Estos dominarían a los indios de las pampas y no respetarian los
tratados de paz. Desde 1831 asolaron al territorio.
La carne Argentina robada por los indios y vendida en Chile perjudicaba a
sus hacendados.
La nominación de Rosas de Comandante de Campaña lo facultaba a
evaluar la necesidad de fundar poblaciones y fortines aumentando el area
habitable y corriendo la frontera con el indio.

Rosas desde 1827 comienza a preparar la expedición, para la ocupación.


En 1828 ya se habian fundado los fortines de Federación, 25 de Mayo y
Laguna Blanca. Rosas comienza a preparar el emplazamiento de una
Fortaleza de Protección no solo contra el indio sino contra invasión
extranjera este sitio era (hoy Bahía Blanca ) su fortín, su puerto y el puerto
de Carmen de Patagones adonde en 1827 ya se habia producido la
invasión sin éxito de Brasil. Rosas contrata científicos y técnicos. La
expedición se ejecutará por tierra, mar y ríos.

En Marzo de 1828 Rosas por desaveniencias con Balcarce renuncia a esta


preparación.
2-1-1833 La fragata Inglesa Clio al mando del Onslow desembarca en Islas
Malvinas, la ocupa iniciando el conflicto.
22-3-1833 Rosas nuevamente es nombrado a cargo de le expedición.
Originalmente estaba planeado para salir tres columnas y converger.
La columna de Aldao llega solo a Malargue, Ruiz Huidobro chocó con los
indios de Yanquetruz quien alertado aparentemente por Reinafe logran
escapar y Quiroga los separa del grupo. Rosas sale desde sus campos
haciendose cargo del costeo de la expedición en su mayoría.
Este dia salen desde el paraje Las Perdices 10 km al Sudoeste de San
Miguel del Monte se pone en marcha la columna de 2000 hombres y unos
6000 caballos. El paraje Las Perdices pertenecía a la estancia del mismo
nombre antiguamente llamada El Rosario. Esta fue anexada a Los Cerrillos
y tomó el nombre de la Laguna Las Perdices contigua a la misma.

1-5-1833 Llega a Sauce Chico en Bahia Blanca enviando una columna de


860 hombres hacia Rio Negro.
Pacheco llegó al Rio Negro y a la confluencia de los Rios Limay y Neuquén.
11-5-1833 Llega al paraje denominado Cerro Redondo en el Rio colorado
adonde emplaza su campamento Base.
Establece un sistema de 21 postas entre su base y Los Cerrilos en el
Salado.
25-3-1834 Se da por terminada la campaña. Rosas licencia a los soldados
en Naposta. Como resultado del esfuerzo se obtuvo la fundación de
fortines de avanzada, la frontera daba mayor seguridad, se relevó
información para elaborar mapas, se afianzo el derecho sobre tierras
australes, se derrotó a 10.000 indios, se liberaron 6000 cautivos de los
indios en su mayoría mujeres. Científicamente se ejecutaron
observaciones meteorológicas, astronómicas, se navegó y balizó los ríos
Negro y Colorado, evaluando su navegabilidad. Los agrimensores
realizaron levantamientos para cartas topográficas y mapas.
Se fundó el Fortín Colorado adonde estaba la base operativa de Rosas. Se
dejaron navíos para enlazar con la Fortaleza Protectora de Bahía Blanca
fundada anteriormente en 1828.
29-06-1834 Asume Viamonte como Gobernador pues Balcarce renuncia
presionado por la revolución del 11 de Octubre al 3 de Noviembre de
1833. La Sala Legislativa elige a Juan Manuel de Rosas recién llegado y
nombrado Heroe del Desierto. Rosas se niega. Se nombra una comisión
para convencerlo de que él asegurará el bienestar del país.

La Sala Legislativa ofrece facultades extraordinarias a Rosas quien


responde que en este momento las mismas serian funestas. La sala emite
un nombramiento irrevocable en las condiciones que quisiera.
El panorama para Rosas es muy complicado por lo heterogéneo de la
fuerza gobernativa y la sociedad.
Hay divisiones entre los mismos federales, además los unitarios son
ferreos opositores y no están dispuestos a ceder en sus aspiraciones. No
solo ve que enfrentara a unitarios sino a la dominación extranjera, libertad
de comercio, bancos e influencia imperialista.
Para esta tarea se requiere un equipo que no existe ni en elites ni en masa
populares.
La Sala lo reelige por cuarta vez. Rosas no acepta. Se ofrece el cargo a
Tomas de Anchorena, a Nicolas Anchorena a Viamonte pero nadie acepta.
30-06-1834 La Sala nomina entonces a Manuel Vicente Maza.
1-10-1835 Maza envía a Quiroga a negociar con Heredia y Latorre por
Salta y Jujuy en guerra civil.
Rosas y Maza ofrecen una escolta a Facundo Quiroga pues debe atravesar
Córdoba. Este la rehusa.
Al pasar por Córdoba por poco lo asesina Cabanillas de la partida de
Reinafe pero consigue escapar.
Quiroga se entrevista con Ibarra y Heredia arreglando la situación en Salta.
Al volver es asesinado en Barranca Yaco, Córdoba.
Enterado Rosas evalúa los asesinatos de Villafañe camino a Mendoza,
Latorre y Aguilar en Salta, Quiroga y José Santos Ortiz junto con su
sequito. Solicita entonces a la Sala la suma del poder público. Es una
decisión clave en un momento muy decisivo para el país. Pero pide un
plebiscito
28-03-1835 El plebiscito es ganado por mas de 9000 votos contra 7.
Rosas es conciente que ha admitido un poder sin límite que a pesar de ser
odioso dice es absolutamente para sacar la patria del abismo de
males.......El objetivo era la unión y organización del país.

Equidad con una unica Aduana para la salida de todos los productos. Se
dicta la Ley de Aduanas aforando los productos importados. En 1836 se
dicta la Ley Agraria suavizando las condiciones de trabajo rurales
El arreglo no era fácil. La oposición ó sean los unitarios iniciaron desde
fuera del país las conspiraciones desde
1837 Bolivia, Uruguay y Chile. Rosas declara junto con Chile la guerra a la
confederación Peruano Boliviana
Surge el conflicto con el cónsul francés Roger.
En ese momento había 106 fabricas con máquinas a vapor y 700 talleres
artesanales de tejidos e hilados.
1838 Comienza la guerra con Francia. Esta está aliada con Rivera de
Uruguay, Corrientes y los unitarios emigrados a Uruguay entre quienes se
encuentra Lavalle.
31-03-1839 El bloqueo de navíos franceses estaba en su apogeo. Además
ocupan la isla Martín García que duraría 3 años.
La batalla de Yungay en Perú ganada por Chile, en Pago Largo Corrientes
Echague vence a Berón de Astrada aliado de los franceses. En La
Trinchera, Córdoba Manuel López vence a los revolucionarios de Santa Fe.
Mientras tanto en Buenos Aires estalla una conjura.
Manuel Vicente Maza y su hijo Coronel Ramón Maza pretendían eliminar a
Rosas.
06-1839 Ramón es fusilado y Manuel Vicente eliminado por la Sociedad
Popular Restauradora.
7-11-1839 También se sublevan los hacendados del sur derrotados en una
batalla en Chascomús. La rebelión tenía cierta relación con los franceses.
8-12-1839 Lavalle desembarca con un ejercito en San Pedro, Buenos Aires.
Avanza a Merlo pero retrocede a Santa Fe por falta de apoyo francés.
11-1840 Oribe al mando de tropas Rosistas le da alcance a Lavalle en
Quebracho Herrado, Córdoba derrotándolo.
Llega una misión diplomática de Francia y capitula con Rosas.
9-10-1841 Lavalle intenta formar una Liga del Norte. Junto con Lamadrid
enfrentan a Oribe pero Pacheco derrota en Mendoza en septiembre a
Lamadrid, Oribe derrota a Lavalle en Famailla.
Lavalle intenta huir a Bolivia pero es muerto en Jujuy. Rosas aseguraba la
política en el interior.
28-11-1841 El General Paz vence a Echague en la batalla de Caaguazú y
lidera una coalición de Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y La Banda
Oriental.
04-1842 Rivera en Entre Ríos no acepta a Paz como líder. Este se va para
Uruguay. Oribe viene con el ejército desde Córdoba y derrota a Juan Pablo
López de la coalicion en Santa Fe. La coalición ahora favorece a Rosas
Oribe se dirige a Uruguay para ocuparlo.
Los Ministros de Inglaterra y Francia desconocen a Oribe como
Gobernador pero Rosas lo confirma.
6-12-1842 Oribe derrota a sus oponentes en Arroyo Grande, pero al llegar
a Montevideo esta fortificada.
El Almirante Brown con la flota de Buenos Aires comienza a bloquear pero
el Comodoro ingles Purvis inmoviliza los buques argentinos. Rosas
protesta por esta acción a Mandeville pues la Confederación estaba en
buenas relaciones con Inglaterra. Inglaterra entonces da lugar y retrocede
Purvis.
Oribe se posiciona bien en el sitio de Montevideo que duraría 8 años.
El bloqueo lesionaba los intereses comerciales de los ingleses.
1844 Rosas entonces comenzó a devolver el empréstito otorgado a
Rivadavia siempre que no bloquearan el puerto.

El préstamo era de 1 millón de libras de las cuales llegaron 540.000


descontando comisiones y etc. Rosas pagó 5000 pesos mensuales. Gesto
muy bien visto en Londres. Rosas intentó obtener una indemnización de
los ingleses a través de Arana por ocupar las Malvinas en 1833. Estos
intereses en Europa eran bien atendidos por Sarratea y Manuel Moreno.
La intención era cederles el dominio. Pero los ingleses negaron por
sentirse dueños.
03-1845 Llega una escuadra anglo francesa al Plata. Rivera es derrotado
por ejercito Rosista en India Muerta al mando de Urquiza.
23-9-1845 La escuadra enfrenta a Rosas y exige levantar sitio ocupando
Colonia y Martín García.
20-11-1845 Quieren desembarcar navegando el Río Paraná pero en la
Vuelta de Obligado encuentran una cadena que obstruye el paso y la
navegación. Lucio Víctor Mansilla al mando de las tropas Argentinas
cañonea con pocas unidades a los navíos que con 85 bocas de fuego
logran pasar con no pocos daños en sus costados.
6-2-1846 Urquiza derrota a Paz en Laguna Limpia. Coronel Thorne anula
un desembarco ingles en la costa del Paraná.
06-1846 Mansilla infringe daños a un convoy de 12 navíos de guerra y 95
mercantes en San Lorenzo Santa Fe.
Aparece un comisionado Hood ingles en el Río de la Plata y ofrece a Rosas
una amnistía total, esta comprendía levantar el sitio , levantar bloqueo
naval, devolver las islas, elecciones libres en Uruguay.
05-1847 Quedó todo tranquilo pero llegaron Howden representante ingles
y Waleski Frances quienes propusieron a Rosas separar a la Confederación
de la Banda Oriental. Pero como el conflicto atentaba contra los intereses
del comercio Ingles y Francés.
Rosas ganaba la partida consiguiendo el fin del bloqueo por Inglaterra, y
limitando a Francia a proteger solo a Montevideo y sus sitiados. Su
prestigio aumento considerablemente entonces.

El tratado de Alcaraz es firmado entre Urquiza y Juan Madariaga hermano


del Gobernador de Corrientes al ser derrotados en Laguna Limpia. En este
tratado no quedaba bien claro si Madariaga se adhería al federalismo o
Urquiza a los unitarios. Rosas lo rechaza porque desde el Pacto Federal en
1831 Corrientes estaba adherida.
11-1847 Urquiza entonces ataca a Corrientes y derrota a Madariaga en
Vences. Este hecho se sindicaría como el principio de desacuerdo de
Urquiza con Rosas.
1848 Llegan los funcionarios por Inglaterra Gore y por Francia Gross
1849 Southern Inglaterra y Lepredour Francia aceptan finalmente las
condiciones de Rosas para terminar el conflicto.
24-4-1849 Se firma el tratado Arana-Southern la nave insignia inglesa
desagravia la bandera Argentna con 21 cañonazos.
1850 Disraeli primer ministro Ingles comenta que La Confederación
Argentina ha rechazado a seis misiones inglesas.
La Confederación se habia unido con las naciones nacientes del continente
sudamericano.
En el orden interno despues de Lavalle habia paz por parte de los
unitarios. La mayor parte de los emigrados a Uruguay habia vuelto.
Lentamente se les devolvían sus confiscaciones. Buenos Aires tenía
prosperidad con la Ley de Aduanas.
31-8-1850 Se firma el tratado Arana-Lapradou bandera Argentina se
desagravia y se acuerda la libre navegación de los ríos interiores se
considera a Oribe en su posición legal, se devuelve Martín Garcia y los
navíos Argentinos.
30-09-1850 No obstante habia enemigos al acecho. Si Rosas unia a los
paises sudamericanos restaba expansión a otros como Brasil. Habia una
amenaza en ciernes para Brasil de una supuesta expansión Rosista aun
con ejercitos en preparación. Oribe en Uruguay y Urquiza en Entre Rios.
Rosas ordena a Guido romper relaciones con Brasil.
Urquiza entra a tener operaciones de inteligencia con Brasil.

04-1851 Urquiza envía a todos los Gobernadores una circular indicando su


posición contraria a Rosas.
1-05-1851 Urquiza hace su pronunciamiento en Concepción del Uruguay.
Se gesta un acuerdo entreriano, Brasilero y Montevideano.
Se establece un tratado mediante el cual Montevideo cede territorio a
Brasil, además Brasil ofrecerá a Urquiza infanteria, caballeria y artilleria, la
flota naval se apostaría en sitios estrategicos para derrotar a Rosas.
Brasil le daba a Urquiza la cantidad de 100.000 patacones mensuales por
cuatro meses a un interes del 6% anual.
Brasil le temía a Rosas y con razon. Este tenía un ejercito sitiando
Montevideo, 20.000 hombres en Santos Lugares podía ocupar el territorio
brasilero con 40 o 50.000 hombres llegando hasta Río de Janeiro si
quisiese.
12-1851 Rosas no parecia preocupado por la situación. Urquiza atraviesa
el Rio Uruguay hacia Entre Rios. La escuadra brasilera se encontraba en el
Plata. Rosas aparentemente esperaba una reacción de Inglaterra en
contra de Brasil.
La flota brasilera remonta el Paraná, ocupa Martín García y Colonia, en
Paso de Acevedo, Mansilla cañoneo desde la costa. La flota llegó hasta
Diamante y las costa de la provincia de Santa Fe. Ayuda a trasladar
soldados entre ambas márgenes. No se le ofrece resistencia a Urquiza en
Santa Fe y éste avanza hacia Buenos Aires.
Las fuerzas se componían del lado de Rosas de unos 25000 hombres pero
le faltaban armas y oficiales capaces.
En cambio Urquiza tenía 27.000 hombres compuestos así: 15.000 de Entre
Ríos y Corrientes, 3.500 de Buenos Aires, 1.850 Uruguayos y 4.000
Brasileros. En Colonia restaban unos 10.000.

La batalla era la más grande que se iba a producir en la región. Rosas no


estaba capacitado, le dio el mando al Coronel Pedro Jose Diaz quien
aunque unitario acepto con honor. Junto con M. Chilavert dirigirian las
fuerzas.
Rosas pidió opinión a los oficiales quienes le aconsejaban elidir la batalla.
Otros le aconsejaron retroceder al sur y volver con los indios. Esto no le
agradó a Rosas quien dijo si ganamos o si perdemos quién para después a
los indios?
3-02-1852 Caseros

A las 7 de la mañana el ejército de Rosas estaba en línea. El sitio: una loma


opuesta a la ocupada por Urquiza
Atrás del ala izquierda estaban encubiertas las escuadras de caballeria, la
infantería de Rosas en columnas y la enemiga en batalla.
Como estrategia se notó que el ala izquierda de Urquiza era flaca. Se
decidió atacar con la caballería que reunía unos 10.000 en dicha ala. Esto
provocaría la dispersión. Luego la infantería y artilleria generalizaría el
combate haciéndolo decisivo.
La batalla comenzó con el cañoneo enemigo respondido por Rosas. Las
fuerzas de Urquiza parecian alineadas más para una revista de desfile que
para combatir. A las 10 de la mañana las fuerzas rosistas del ala derecha
atacaron. La batalla duró 4 horas y media. No fue ninguna demostración
de arte militar.
Una carga de caballeria de Lamadrid con la polvareda se desvió tanto que
al detenerse estaba como a una legua.
Cuando retrocede las tropas estaban dispersándose. El coronel Chilavert
peléó heroicamente con baterías causando estragos en el enemigo. Luego
Urquiza lo fusiló por la espalda.
Rosas se retira del campo de batalla a caballo redactando antes su
renuncia. Se dirigió a la casa de Gore el Ministro inglés. A la noche
embarcó en el navío Centaur y luego a la nave de guerra Conflict con
destino a Inglaterra.
Lucio V, Mansilla entregó la ciudad de Buenos Aires al día siguiente.
23-04-1852 Rosas luego de una escala del navío en Bahia, Brasi, llegó a
Plymouth, adonde fue recibido con honores.
Familiares de Rosas y amigos se adelantaron y los esperaban en Inglaterra.
31-5-1852 En Buenos AiresVicente López y Planes es nombrado por
Urquiza como gobernador provisorio.
Vicente López instigado por Alsina confisca los bienes de Rosas con
disgusto de Urquiza. Este último convoca un Congreso en San Nicolas de
donde sale nombrado Director Provisorio. Se convoca la legislatura en Bs
As adonde estuvieron presentes 10 Gobernadores, se recomponia la
Confederación Argentina , Buenos Aires sería capital , la Aduana y su
puerto nacionales. Esto fue muy resistido por los porteños. La legislatura
de Buenos Aires desautoriza a Vicente López por haber firmado el Acuerdo
de San Nicolas.
23-06-1852 Urquiza disuelve la Legislatura y se nombra a si mismo
Gobernador y nuevamente ordena retornar los bienes confiscados de
Rosas a Terrero.
11-09-1852 Urquiza va a Santa Fe para celebrar el Consejo de acuerdo a
San Nicolas y estalla una revolución que lo expulsa de Buenos Aires.
Además nuevamente son confiscados los bienes de Rosas.
23-10-1852 En Southampton, donde fijo Rosas su residencia, contrajo
matrimonio su hija Manuelita con Máximo Terrero.
11-1852 Juan y Nicolas Anchorena visitan a Rosas en Southampton
anunciándole la devolución de los bienes pero no saben de la revolución
del 11 de Septiembre.
1853 Rosas alquila una casa conocida como Rockstone House localizada en
el barrio The Crescent

Los bienes de Rosas seguian confiscados pero logra vender una estancia
en 100.000 pesos fuertes y algunos bienes muebles.
En Santa Fe un congreso celebra la Constitución Nacional, elaborada con
las bases de Alberdi, permitiendo que cada provincia se gobierne por si
sola.
8-04-1854 Alsina es nombrado Gobernador de Bs As.
18-10-1857 Se instaura en Buenos Aires el proceso a Juan Manuel. Lo
condena a muerte.
La indemnizacion por daños y perjuicios se han de cumplir con otros
bienes que no estén en la ley de confiscacion.
Rosas reacciona y va a Londres a escribir su defensa.
Urquiza publica la defensa de Rosas en los diarios de la Confederación,
además le ofrece enviarle dinero a Rosas, si éste no lo tomaba a mal, en
una colecta entre amigos.

23-10-1854 La Confederación y Buenos Aires deciden enfrentarse. Buenos


Aires con 10.000 hombres al mando de Mitre, Urquiza con 14.000 vence a
Mitre en Cepeda y Alsina es depuesto.
10-10-1854 Se establece el pacto de San José de Flores mediante el cual el
Estado de Buenos Aires formaría parte de la Confederación.
11-11-1859 Manuelita se va a vivir a Londres con su marido Terrero. Rosas
alquila una propiedad rural de 50 hectareas cerca de Southampton
llamada Burguess Farm con algunos animales.
17-09-1861 Mitre como Gobernador de Buenos Aires y Urquiza con las
provincias del interior comienzan a unificar el interior con Buenos Aires.
Estalla una revolución en San Juan y por las disidencias entre ambos se
enfrentan en la batalla de Pavón adonde Urquiza ahora es derrotado por
Mitre. Urquiza se retira de la política y así quedan terminadas las
esperanzas de Rosas de recuperar sus bienes. Mitre asume como
presidente.
No obstante Rosas se había relacionado entonces en Southampton, Lord
Palmerston le visitaba y lo hacían participar de actividades como carreras
de caballos o cacería del zorro entre otras.
1864 Rosas por apremios económicos, abandona definitivamente
Rockston House dedicándose solamente a Burguess Farm su chacra, la
cual es alquilada. El alquiler deberá pagarlo con el producto de la misma
dado que no posee ningún ingreso ni dinero. Ante esta situación le escribe
a Urquiza solicitándole el dinero ofrecido.
Urquiza le responde que inmediatamente le hara girar 1000 libras y que
cada año le enviara otras 1000.
Solo cumplió con la primera vez pero el gesto valió. Mitre, Carlos Tejedor y
Juan Bautista Alberdi le escriben a Rosas solidarizandose y dandole
aliento. Mientras Rosas siembra y ordeña vacas con sus propias manos
para tener algo de sustento.

Numerosas personas entre ellos políticos y escritores visitaron a Rosas en


su exilio quienes cuentan en sus cartas que Rosas mantenía sus
costumbres como ensillar el caballo con apero, lazo y boleadoras como en
Argentina. Ademas vestía al estilo crillo y tomaba mate con yerba
paraguaya.
1871 Con Mitre presidente hay una disputa de límites con Chile. Como un
pedido póstumo Mariano Balcarce, Ministro en París, le pide a Rosas
papeles demostratorios del diferendo ocurrido por una colonia chilena en
Magallanes, en pago por esto le es enviado un magro envio de dinero que
apenas paga el arrendo de su chacra.
16-3-1877 Rosas comunica a su hija Manuelita que ha vendido las dos
ultimas vacas para subsitir el crudo invierno. Con su salud muy precaria
abandona la vida a los 84 años.
1989 Sus restos son repatriados a la Argentina y depositados en el
cementerio de la Recoleta. En el Parque de Palermo es erigido un
monumento a su memoria.
La Vuelta
de Obligado

Hacia mitad
del siglo XIX,
Estados
Unidos,
Francia e
Inglaterra se
encontraban
en plena
expansión
comercial y
territorial en
distintas
regiones del
planeta.

Estados
Unidos
intervino en
México
anexionando
parte de su
territorio
incluido
Texas. Tanto
Francia
como Inglaterra tenían ambiciones de expansión comercial en esa región
de México, objetivos que fueron dejados de lado para no entrar en una
confrontación militar con la naciente potencia del norte de América.
Ambas naciones confluyeron entonces en una alianza para intervenir
militarmente en el sur del mismo continente a fin de imponer sus
intereses comerciales. El algodón que no podría cultivar Inglaterra en
Texas, intentaría ser recuperado en los campos de la Confederación
Argentina.

Para ese entonces, Juan Manuel de Rosas era el Gobernador de la


provincia de Buenos Aires y el depositario de las relaciones exteriores de
la Confederación. En su segunda gobernación, Rosas había empezado a
independizar comercialmente a la región promulgando la ley de aduanas,
expropiando el Banco Nacional, prohibiendo la exportación de metales e
imponiendo fuertes aranceles a la navegación de buques extranjeros en
los ríos interiores para proteger las nacientes industrias locales. En 1840
logró vencer el bloqueo de los franceses en una primera intervención
armada y, la experiencia de esa lucha, la sabría aprovechar para vencer a
la segunda intervención conjunta de Inglaterra y Francia.

Unida toda la Confederación, expulsados los aliados internos que


trabajaban para las potencias agresoras y valiéndose de las
contradicciones de ambos imperios la victoria estaría asegurada, sumando
a ello la oposición de una fuerte resistencia militar a la invasión haciendo
que ésta resultara totalmente improductiva para los interventores.

El 20 de noviembre de 1845, un convoy comercial de noventa navíos


mercantes custodiado por buques de guerra ingleses y franceses,
intentarían remontar el Río Paraná en demostración de no existir
soberanía argentina sobre el río, llevando mercaderías a las provincias del
litoral y al Paraguay. La intención además era ocupar los ríos interiores con
sus escuadras, obligar a la "libre navegación" del Plata y sus afluentes y
convertir a Montevideo en una factoría comercial para ambas potencias.

Con patriotismo, inteligencia y astucia, Rosas preparó la defensa cerrando


el Paraná con baterías escalonadas a lo largo de sus costas para librar
batalla contra sus agresores. La principal defensa se encontraba en la
Vuelta de Obligado al norte de la ciudad de San Pedro. Allí, el General
Lucio V. Mansilla hizo tender de costa a costa sobre 24 lanchones tres
gruesas cadenas para impedir el paso de las embarcaciones y ocupó con
dos mil hombres las trincheras y baterías emplazadas en el lugar.

Cuando los extranjeros avanzaron, Mansilla ordenó la defensa y proclamó


a la tropa: "¡Allá los tenéis! Considerad el insulto que hacen a la soberanía
de nuestra Patria al navegar, sin más título que la fuerza, las aguas de un
río que recorre por el territorio de nuestro país. ¡Pero no lo conseguirán
impunemente! ¡Tremola en el Paraná el pabellón azul y blanco y debemos
morir todos antes que verlo bajar de donde flamea!".

Las bajas de los argentinos resultaron muchas por el heroísmo en la


defensa de la posición y por la desproporción en el armamento, pero el
hecho, demostraría a los interventores que no podrían vencer, pues la
guerra de resistencia sería franca e implacable.

Las noticias de las pérdidas comerciales sufridas por el convoy y los relatos
de la hidalguía y bravura de los argentinos llegaron a Londres. Los
tenedores de bonos de deuda argentina reclamaban el fin de la
intervención para poder cobrar. Ante esta situación, los gobiernos
extranjeros ordenaron el retiro inmediato e incondicional de sus
escuadras en el Plata desagraviando al pabellón argentino con 21
cañonazos.

La victoria Argentina demostró que los triunfos no dependen de quien


tenga más soldados y mayor poder de fuego, sino, de quien tenga la mas
inteligente y ordenada estrategia, sin divisiones en el frente interno y
llevando una excelente política exterior que explote las contradicciones
del adversario.

La Paz de
Obligado

Por José Luis


Muñoz Azpiri (h) *

Disertación en el
Municipio de San
Andrés de Giles con
motivo del “Día de
la Soberanía”, el
20/11/09.

Triunfante en París, la revolución de febrero de 1848, que da por tierra la


monarquía orleanista y el ministerio de Guizot, Manuel de Sarratea,
enviado argentino en Francia y amigo personal del nuevo Ministro de
relaciones Exteriores, , Alphonse de Lamartine, comunica a Buenos Aires
que luego de una entrevista con el flamante Canciller, ha arribado al
convencimiento de que toca a su fin la aventura en el Plata.

El gobierno provisional lo ha recibido oficialmente, dice, y, al despedirse la


guardia del Ayuntamiento lo ha aclamado con un estentóreo “¡Vive la
Republique Argentine!”. El vitor representa una expresión de solidaridad y
simpatía con una victima triunfante de la prepotencia orleanista, unida
con los republicanos en su victoria contra el enemigo común. Los libres del
mundo responden: ¡Al gran pueblo argentino, salud! Así como en la
revolución liberal de 1830, se coreó, en París, el nombre de Bolívar,
recordábanse ahora los de la Argentina y Rosas, como llamas que ardían
jubilosas junto al “feu sacré des republiques” encendidos entre las
barricadas de Francia.

Sarratea extrae de los sucesos revolucionarios el mayor caudal de ventajas


convencido de que la intervención platense es una aventura impopular en
Francia – denomínase así a todo acto de gobierno que no triunfa – la cual
a sido promovida y sustentada por el gabinete de Londres y la resignada
complicidad del Rey Burgués y Guizot. París ha sido arrastrada al conflicto
por la política de intimidación del “Foreing Office” cometiendo lo que el
lúcido Tomás Guido, confidente de San Martín, definiría desde la corte del
emperador brasileño como “el extravío más insensato y la afrenta más
necia a la voluntad de su rival”. Toda abdicación es gravosa, tanto más si
resulta improductiva, como ésta realizada por Guizot, quien ha visto
agitarse contra su política claudicante la bandera subversiva del nombre y
la causa del general Rosas, junto con los símbolos de la revolución
republicana.

La táctica de Sarratea consiste en explotar los sentimientos populares


contra Londres y tratar de provocar una fisura en la coalición, a ejemplo
de lo sucedido en Buenos Aires, donde se ha abrumado a la inversa a los
negociadores ingleses con el espectáculo de los “execrables” designios de
Francia, opuestos a las intenciones de su aliado, con la conciencia de que
todo el integrante de una gavilla recela de los movimientos de su colega.
El enviado argentino se pone de acuerdo con Manuel Moreno, ministro de
la Confederación en Londres y hermano del prócer de Mayo, para
encontrarse en Aquisgrán y preparar un plan conjunto de acción destinado
a separar a los aliados. La técnica del “divide ut imperam” permite tanto
que reine el fuerte como que pueda defenderse mejor el débil.

El clima era propicio y Sarratea, viejo y venerable artista de combinaciones


insospechadas, resulta un experto en beber los vientos. El “acuerdo
cordial” que regía las relaciones de Inglaterra y Francia había comenzado a
resquebrajarse desde tiempo antes., cuando manifestaciones y actos
internacionales de Guizot relativos a Italia, Polonia y Suiza empezaron a
ilustrar la contramarcha de Francia hacia el autoritarismo y la represión
política. Lamartine había declarado en el Parlamento que la nación se
había hecho “gibelina en Roma, clerical en Berna, austríaca en el Piamonte
y rusa en Cracovia, pero en ninguna parte francesa y, en todas,
contrarrevolucionaria”. Los errores denunciados por la oposición no se
enmendaban y sólo habrían de desaparecer con la destrucción del
régimen.

La política interna tampoco contribuían a reforzar el fondo liberal del


“acuerdo” Francois Guizot, más empeñado en perdurar en el poder que en
hacer buen uso de él y más cuidadosote la paz de su administración que la
del país, gobernaba mediante la corrupción, acaso porque, en su tiempo,
tal como aseguró Macaulay del primer Walpole, no existiese otra manera
de gobernar. Se sostenía merced al apoyo que alcanzaba en las cámaras,
formadas por parlamentarios cuyas actas representaban un sistema de
compromiso culpable entre el dinero y el gobierno. Los personajes activos
y egoístas, intrigantes y serviles de Balzac, obsesionados por la sed de oro
y el escalamiento de posiciones públicas personificaban los ideales de esa
sociedad que prosperaba en un clima de vicios y abusos. Acaudalados
comerciantes, financieros y ricos industriales, decidían en toda cuestión de
índole nacional a través de sus personeros burocráticos. Los principios de
la representación política estaban cercenados y los campeones del
derecho – así se presentaban en el Río de la Plata – no reconocían libertad
de reunión ni de asociación, ni siquiera opción al trabajo, a sus propios
compatriotas. Como las manos de los Cresos no eran ociosas, solían a
veces perder sentido del tacto y .aparecían sus dedos untuosos mezclados
en clamorosos casos de cohecho, peculado y venalidad.

¿Qué sucedía mientras tanto en la otra orilla respecto de la política con


Sudamérica? Henry Palmerston, un heredero de la vieja familia de los
Temple, ocupaba ahora el gobierno. Sus sentimientos eran contrarios a
Guizot y a la prosecución de la alianza. En marzo de 1846 había censurado
acremente en la Cámara de lo Pares ante Robert Peel, presidente del
consejo de ministros, la intervención en América, demostrando que los
hechos de los marinos ingleses eran actos bélicos, aún cuando el gobierno
se empeñase en demostrar lo contario. Había existido un bloqueo,
desembarco de tropas y asalto de baterías, captura de buques de guerra y
oferta de venta de dichas naves, tal como si se tratase de presas de
guerra; la oposición gubernativa no podía imaginar por cuales razones
toda esta virulencia y actividad combativa debía interpretarse solamente
como un experimento de persuasión diplomática.

A dicha interpelación había respondido Peel candorosamente que no


existía guerra, por cuanto no se la había declarado, y que las naves
debieron venderse por no existir personal apto para mantenerlas o
cuidarlas; ninguna operación bélica había sido prevista, autorizada o
aprobada por el gobierno de S.M., el cual confiaba galantemente en que
los opositores no se asieran de esta oportunidad para provocar una
discusión que “en la actualidad mucho lastimaría”.

John Russell, otro parlamentario, se sumó a los ataques de Palmerston,


quién resultaba con este acto, sorpresivo amigo de un país que se oponía
a la expansión imperial de la Corona, sin meditar aún en el proyecto que
acariciaría con posterioridad, de despojar a dicha nación de la parte
austral de su territorio, es decir, de la Patagonia. Sir John alegó que la
venta de los barcos era una medida de guerra que no podía verificarse sin
la previa reunión y autorización del consejo, noción elemental del derecho
de naciones y medida administrativa que el presidente no podía menos
que conocer y respetar. El primer ministro, acosado, optó por eludir la
respuesta y formuló un elogio hacia la conducta de los soldados ingleses
“cualesquiera hayan sido las instrucciones de su gobierno”, sin ver que no
se trataba precisamente de los soldados, sino por el contrario, de las
instrucciones y del gobierno.

Más tarde el diputado Cobden aportó leños a la hoguera y lo mismo hizo


un sector de la prensa británica. El “Daily News” publicó un artículo
importante sobre las negociaciones del Río de la Plata y la falsa política de
Lord Aberdeen, origen del conflicto, a través del cual venía a luz todo el
revés del tapiz diplomático. Manuel Moreno remitió el recorte a Arana
recomendándolo por la justicia de sus ideas y la perfecta exactitud con
que exponía la engañosa política de la intervención con el pretexto de la
presunta garantía de independencia del Uruguay, por parte de Inglaterra y
la menos presunta que se arrogaba, sin ningún derecho, Francia.

Desde que el “Morning Chronicle” donde se publicara una carta de San


Martín sobre el conflicto, hacía más de dos años que no había aparecido
en la prensa de Europa un artículo sobre nuestros problemas tan
importante y oportuno que el que publicaba el “Daily” del 9 de agosto de
1849, por cuanto el medio usado por los agentes montevideanos en
Londres para confundir la cuestión y desvirtuar los tratados propuestos,
era el argumento de garantía de dicha independencia por los
interventores y quedar la misma, sujeta a grave peligro. Aberdeen, al ver
que el asunto no adelantaba, había pretendido dar marcha atrás con la
misión Hood, pero luego, estimulado por la oposición a Palmerston e
influido por los agentes orientales, pretendió desde las cámaras, dar a la
intervención un peso que no podía tener en la balanza pública ni en los
arreglos territoriales de Europa, tal como lo denunciaba, con precisión y
firmeza, el “Daily News”.

En una palabra, el “acuerdo” incomodaba a Francia, tanto en su aspecto


europeo como en la aparcería americana, y, en Inglaterra, desde
Palmerston a un sector de la opinión pública y periodística, sin citar el
comercio y las finanzas – los cariacontecidos accionistas del empréstito de
los Baring –deseaban poner punto final al incidente. Una expedición
“colonial”, equipada con los cañones y las banderas de Trafalgar, que no
logra imponer la victoria después de tres años, compromete la política, el
erario y el propio prestigio. Palmerston, sabiamente, ordenó la retirada y,
un año más tarde, el 29 de noviembre de 1849 se firma la Convención
Arana-Southern o Paz de Obligado que puso fin a la guerra.

El repliegue británico no alteraba, de cualquier modo, principios


fundamentales de convivencia internacional o de política, por cuanto los
motivos de la intervención no se relacionaban con la defensa de tratados y
derechos humanos y, si, con algunas menudencias, como las que supo
enumerar Guido en una carta que escribió a San Martín, desde Río de
Janeiro, en 1846:

“La aduana de Montevideo. Las adquisiciones de una compañía inglesa. El


tratado de comercio y navegación celebrado por Inglaterra con el
gobiernillo de aquella plaza. El interés mercantil y político de aquella
nación es que gobierne en la Banda Oriental una gavilla de hombres
prostituidos miserablemente al extranjero. Si Oribe (presidente
constitucional) triunfa, no será tan ancho el campo para los especuladores
ingleses, ni habrá la docilidad de sus adversarios a la política de Inglaterra.
Cualquier otro pretexto es historia de viejas, o, como decían nuestros
padres, engañabobos…”.

Y como anticipándose a los argumentos de Sir Robert Peel en Londres y a


los de sus prosélitos porteños del siglo XXI, embobados con los beneficios
de una supuesta globalización, desautorizaba las intenciones pacíficas de
“tales misioneros”, cuando encendían la guerra en la Banda Oriental,
“cuando transportan expediciones militares a ocupar los puntos
principales, cuando entran a sangre y fuego en nuestros ríos interiores,
cuando se demuelen a cañonazos nuestras baterías y nos matan por
cientos nuestros soldados y cuando saquean y queman nuestros buques
neutrales y nacionales dentro de nuestros puertos; cuando se nos apresan
y destruyen nuestras embarcaciones, cuando bloquean nuestras costas;
por último, cuando habilitan al caudillo Rivera y le conducen de un punto
al otro con una columna de extranjeros para invadir su propio país. Si todo
esto hacen en paz, qué se reservan estos caballeros para tiempos de
guerra”

Por lo visto, nada.

* José Luis Muñoz Azpiri (h) nació el 22/06/57 en Buenos Aires, cursó
estudios superiores de Historia en la Universidad del Salvador y de
Antropología en la UBA y la Escuela Nacional de Antropología e Historia de
México. Egresado del Curso Superior de la Escuela de Defensa Nacional,
integra el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de
Rosas. Ejerce el periodismo en diversos medios nacionales y extranjeros.
Su último libro (2007) es "Soledad de mis pesares" (Crónica de un
despojo).

El síndrome de Gunga Din

Por Enrique Manson *

Cuando yo era chico tenía tías


jóvenes que me trataban con el
cariño y la dedicación que suele
darse al primer sobrino. De
algún modo, ellas me
introdujeron en la admiración
del cine de aventuras de la
época. Aquel en que los
cowboys eran buenos y los
indios malos, los soldados yanquis excelentes y los alemanes y japoneses
espantosos.

En ese marco, me llevaron a ver varias veces la película Gunga Din


(nombre que no se si escribo con la grafía correcta, pues mi dominio de las
lenguas orientales es más malo que el que tengo del castellano). Se
trataba de un heroico joven indio (hindú, decíamos entonces) que daba la
vida tocando el clarín para avisar a los ingleses y sus colaboradores nativos
que se acercaban los feroces enemigos que pretendían –nada menos-
expulsar de la India a los europeos y su civilización.

Yo era un niño, más ingenuo que hoy, y mis tías, adolescentes enamoradas
de los artistas de Hollywood. Fue más tarde que empecé a escuchar y
comprender palabras como cipayo, o imperialismo. Otros niños de mi
edad, que hoy son como yo sexagenarios, siguen empeñados en
emocionarse con la heroica trompeta del joven oriental y su entrega de la
vida por el británico Imperio.

La Epopeya y la Nación

Hace una semana tuve el gusto de asistir a la presentación del libro La


Gran Epopeya de Pacho O’Donnell, y me emocioné, como no podía ser de
otra manera, con la celebración, la llamó Pacho, de Obligado. La
combinación de las exposiciones de los panelistas y el autor con la voz de
Marian Farías Gómez cantando aquello de Que los tiró a los gringos, j’una
gran siete. Navegar tantos mares, venirse al cuete. La presencia de los
colorados de monte y de los patricios de Obligado. Y, sobre todo, el hecho
mismo de la presentación, me pegaron fuerte, y yo soy de lágrima fácil
para las emociones.

¿Y que opino del libro, yo que me dedico a la Historia? Para ser honesto, le
debo a Pacho mi juicio por que recién he leído una tercera parte, que de
todas maneras me gusta mucho y responde a lo que nos suele dar el autor
en sus obras, y supongo que ocurrirá lo mismo con lo que me falta leer.

Pero la celebración O’Donnellesca, coincide con un hecho que no embarga


menos mi entusiasmo: la gran celebración Patria que se realizará en
Obligado mismo, en presencia de la Presidenta de la Nación, con la
inauguración del monumento que Obligado merece, y con la asistencia
que descontamos masiva de militantes, estudiosos y de hombres y
mujeres de nuestro pueblo. De ese pueblo que está recuperando el
interés, y aún el amor, por la Historia.

Es que están cambiando cosas en nuestra Argentina y en nuestra América.


En los últimos años no sólo hemos salido de las cadenas económicas y
políticas que nos ataban a los poderes internacionales; no sólo hemos
empezado a caminar hacia una justicia que distribuya los bienes
materiales, culturales y espirituales de modo que no haya un solo
argentino que no cuente con un piso de vida digno para sí y para los suyos;
no sólo estamos respondiendo a la remanida leyenda que dice que los
delincuentes entran por una puerta y salen por la otra, al encerrar –juicios
mediante- a los peores criminales de nuestra historia. Hay algo más.

Nuestro pueblo está recuperando el orgullo de ser. No la estúpida vanidad


de creernos más que nadie, si no la confianza en que la Argentina –tan
insignificante como se quiera, diría Don Juan Manuel- no es menos que
ninguno. Así, el patrioterismo vacuo de las celebraciones formales y no
sentidas, está siendo reemplazado por el amor apasionado por lo nuestro.
Que tiene mucho que ver con el fervor con que gritamos, más que
cantamos, la Marcha de San Lorenzo, como lo vimos en mayo y como lo
volvimos a ver en la despedida del gran presidente que nos dejó hace días.
Es que nos estamos reencontrando con nuestro pasado, al mismo tiempo
que con nuestra identidad de Nación. De esa Nación que, bien dice el
historiador profesional de apellido prócer, “las naciones se construyen en
circunstancias determinadas.” En nuestro caso, después de la diáspora
primera, cuando San Martín y Bolívar no lograron sumar a la
Independencia la Unidad continental, y la segunda, que partió en cuatro
pedazos al antiguo virreinato, fue justamente Rosas, el que delineó la
Nación. Tras la agresión porteña de 1809, cuando la apertura del puerto
permitió que los mercados del interior fueran invadidos por manufacturas
británicas de costo inferior a la producción nativa. Apareció un
federalismo que en última instancia amenazaba con desintegrar lo que
había quedado del territorio virreinal. Fue el Restaurador con una política
aduanera que sin perjudicar a Buenos Aires permitía la recuperación de las
provincias, sumada a una abrumadora correspondencia a través de la que
instaló en los caudillos locales la conciencia de argentinidad, y con la
heroica resistencia contra los imperios a los que no cedió ni un tranco de
pollo, el que permitió la construcción de una Argentina que todavía no lo
era.
Obligado

En su crítica a los festejos de Obligado, el historiador mencionado dice, en


la vieja tribuna de doctrina, que se festeja una derrota. También afirma
que “se llegó a un acuerdo muy honroso…, en el que Rosas obtuvo lo que
no pudo lograr en el campo de batalla. Celebremos pues el éxito pacífico
de la diplomacia y no el fracaso de la guerra.” El problema es que guerra y
diplomacia eran una unidad. Una guerra es siempre una calamidad, pero
hay guerras inevitables, sobre todo cuando se nos vienen encima sin pedir
permiso las dos primeras potencias de la época, ayudadas por cómplices
nativos. De la crítica parece surgir la idea de que el Tirano, fracasó primero
con los cañones, y eligió después la diplomacia. Es algo parecido a lo del
alumno del maestro Firpo que decía que un perro era cuatro patas, dos
orejas y una cola. El perro es un animal, que tiene patas, cola y orejas. El
conflicto con los imperios tuvo batallas y diplomacia. Se trataba de una
guerra colonial. En las guerras coloniales se enfrentan un imperio con una
colonia o con un país pequeño –en cuanto a su poderío-, y no son movidas
por odios o rivalidades nacionales. El agresor busca una ganancia. Puede
ser económica, puede buscarse el dominio de un punto de importancia
estratégica, y también se puede buscar la fácil conquista de prestigio.

Siempre se trata de una inversión. En dinero, en sangre, en materiales y


armamento. El costo no debe superar el beneficio esperado. Por eso, los
franceses hicieron la paz con Rosas en 1840, y abandonaron a sus
colaboradores nativos. Por eso la primera potencia del mundo abandonó
Vietnam no muy elegantemente, en la década de 1970. La resistencia de
pueblos dispuestos a luchar hasta sus últimos esfuerzos, quebró la
voluntad de los imperios. Estaban gastando demasiado en armas, en
dinero, en sangre propia, en relación al botín buscado.

La gloriosa batalla de Obligado fue el punto culminante de una guerra


colonial. En ella se destacó el heroísmo de los guerreros argentinos que,
como diría San Martín, no son empanadas que se comen sin más trabajo
que abrir la boca. Pero las guerras contra las potencias no se ganan sólo
con heroísmo. No menos necesaria es la conducción de un estadista que,
como Juan Manuel de Rosas, apoyado por su pueblo, condujo con firmeza
y talento la guerra contra las dos potencias de su época.

Es cierto que había argentinos que tenían “opiniones diferentes sobre


como organizar el país”, aunque es lamentable que quienes las tenían
hubieran gestionado la intrusión anglo francesa y, muchos de ellos,
disfrutaran del espectáculo de Obligado desde la borda de los barcos
invasores. Esto fue juzgado por San Martín con frases conocidas:
americanos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero
para humillar a su Patria.

Patriotismo, hoy

No nos sorprende la preocupación por el nacionalismo patológico del


crítico. Nos recuerda lo que decía Scalabrini Ortiz acerca de lo peligroso
del nacionalismo, pero del de las potencias imperiales. Es cierto que
“nuestro actual gobierno puede hacer uso de él”, y puede legítimamente
pues es el gobierno que a contrapelo del internacionalismo de las
relaciones carnales con el Imperio de hoy, levanta la bandera de la
independencia basada en la integración continental que soñaron San
Martín y Bolívar, Artigas y Güemes, Rosas –el Gran Americano-, y que no
pudieron concretar Perón y Vargas a mediados del siglo pasado.

Las imágenes de los presidentes frenando el golpe racista y separatista de


Bolivia, y apoyando al presidente Rafael Correa, hace un par de meses (y
esas fueron victorias). La del presidente colombiano en el velorio de la
Casa Rosada, esperando a Hugo Chávez para abrazarse juntos al lado del
patriota que los ayudó a impedir una guerra fratricida., nos ponen ante un
futuro, el único posible en un mundo de continentes. Estaremos Unidos
para no estar dominados.

A riesgo de repetitivo, y desde luego con palabras que no son mías,


termino esta reflexión con aquello de que si el gobierno municipal porteño
les ha puesto rejas a las estatuas de nuestros próceres, ellos, con San
Martín y Bolívar al frente, las han saltado, y han vuelto a cabalgar por
América Latina.

19 de noviembre de 2010

* Profesor de Historia, funcionario en los ministerios de Educación de la


Nación, de la Ciudad de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires,
docente universitario, autor, entre otros, de Argentina en el Mundo del
Siglo XX y El Proceso a los argentinos
Vuelta de Obligado y la autoafirmación
nacional

Por Francisco José Pestanha *

El notabilísimo pensador entrerriano Fermín


Chávez supo percibir en la batalla de la “Vuelta
de Obligado” un verdadero jalón de nuestra
autoafirmación nacional.

Para quienes no la recuerdan, dicha


conflagración constituyó una de las más
importantes de la epopeya independentista argentina, y tuvo lugar el 20
de noviembre de 1845 en un recodo del río Paraná a escasos 20
kilómetros de la localidad de San Pedro, Provincia de Buenos Aires.
Protagonizaron la contienda por un lado las tropas de la Confederación
Argentina liderada en aquél entonces por Don Juan Manuel de Rosas, y
por el otro, las compuestas por la entente cordiale, una alianza entre
Inglaterra y Francia, dos de las potencias mas aventajadas de la época.

El enfrentamiento se prolongó por un lapso aproximado de 9 horas,


logrando las tropas enemigas perforar las líneas de grandes cadenas que
atravesaban el río. Muchos historiadores coinciden que las huestes al
mando de Lucio N. Mansilla profesaron una perspicacia y un heroísmo
dignos de subrayar, y que la estrategia militar adoptada por el restaurador
fue brillante.

Los daños producidos a la “entente” en Obligado, y posteriormente en


Tonelero, San Lorenzo y Punta Quebracho, obligaron a los enemigos a
desistir de una “intervención en el Río de la Plata” que si bien estuvo
orientada (aunque encubiertamente) a garantizar sus propios intereses
comerciales, escondía alguna intención inducida “desde adentro” para
independizar la Mesopotamia.

José de San Martín desde el exilio comprendió como pocos la importancia


estratégica de este acontecimiento manifestando en alguna oportunidad:
“Ya sabía la acción de Obligado; ¡que iniquidad! De todos modos los
interventores habrán visto por este échantillon que los argentinos no son
empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca”. El libertador
a su muerte en reconocimiento a éstas y otras acciones, legará por
disposición testamentaria a Rosas el sable con el que luchó por la
independencia.

La autoafirmación es un mecanismo psicológico mediante el cual


reforzamos las propias ideas, poderes, fortalezas y habilidades. En su faz
colectiva, constituye un dispositivo de cohesión social mediante el cual
nos reconocemos positivamente como parte de un todo entrelazado por
la solidaridad. La autoafirmación es, en definitiva, un dispositivo de
autovaloración.

Obligado en particular pero en especial el rechazo a un bloqueo impuesto


por dos potencias coloniales, constituye un evento que habla nítidamente
de una de una capacidad colectiva subyacente, y el Poder Ejecutivo
Nacional comprendiendo su magnitud, acaba de decretar felizmente al 20
de noviembre como feriado nacional. Anhelamos que esta festividad
constituya un espacio para la reflexión sobre ciertas potencialidades que
efectivamente poseemos, pero que por alguna razón extraña, solemos
ejercitar una vez cada tanto.

* Docente universitario y ensayista. Es secretario académico de la


Comisión Permanente de Homenaje a FORJA y Presidente del Instituto de
Estudios Estratégicos Malvinas, Patagonia e Islas del Atlántico Sur. Es
coautor de "FORJA, 70 años de Pensamiento Nacional" en tres tomos
editado por la Corporación Buenos Aires Sur, y autor. entre otras obras, de
¿Existe un Pensamiento nacional? de Editorial FABRO.

2010

Obligado nos obliga

Por Oscar González*

En 1845 el Parlamento británico


analizaba la exigencia brasileña y
de los banqueros y mercaderes
ingleses de una intervención
militar en el Plata para garantizar "la libertad de comercio", la libre
navegación de los ríos.

El objetivo estratégico fundamental, era imponer el tutelaje internacional


de las potencias comerciales (Gran Bretaña y Francia) sobre la región y
fragmentar definitivamente la Confederación Argentina que Juan Manuel
de Rosas mantenía unida con mano de hierro tras el despedazamiento del
antiguo virreinato del Río de la Plata.

La historia registra que fue Lord Richmond quien presentó a sus pares la
propuesta bélica, en tanto que el moderado Lord Aberdeen, jefe del
gobierno, sostuvo que los argentinos "pueden estar equivocados en su
política comercial y pueden obstinarse siguiendo un sistema que nosotros
podríamos creer impertinente e injurioso [...], pero estamos obligados a
respetar los derechos de las naciones independientes, sean débiles, sean
fuertes".

La frase final fue obviamente para la gilada ya que la invasión se aprobó y


la flota anglofrancesa ingresó a nuestros ríos con los resultados conocidos,
es decir la heroica resistencia de las tropas argentinas al mando del
general Lucio Norberto Mansilla, que en la Vuelta de Obligado el 20 de
noviembre, le impuso un costo altísimo a los invasores, hasta que,
finalmente, el 13 de julio de 1846, Sir Samuel Tomás Hood, con plenos
poderes de Inglaterra y Francia, anunció ante Rosas el "más honorable
retiro posible de la intervención conjunta".

A 165 años de la batalla de Obligado, cuya fecha se ha instituido como el


Día de la Soberanía Nacional, las pretensiones y exigencias del capital
financiero internacional y de los estados que las sustentan ya no son
puntualmente las mismas, aunque, en el fondo, yace la misma doctrina
económica basada en la apropiación de los recursos de los países en
desarrollo.

La batalla por la soberanía pasa ahora por lograr la autonomía política y


financiera de los organismos internacionales encargados de dictar recetas
que garantizan la traslación del ingreso social de abajo hacia arriba y
desde adentro hacia afuera, donde el endeudamiento público cumple el
papel de un lazo ajustado en el cuello de las naciones emergentes.

La crisis financiera internacional y su curso en los propios países


desarrollados desenmascara el carácter depredador del capital financiero,
que impone el ajuste y la restricción de los derechos laborales y sociales
en los países más afectados, en especial los más frágiles de la Unión
Europea.

Y hasta en el país más poderoso del planeta, Estados Unidos, sus propios
trabajadores enfrentan el desempleo y el estancamiento salarial, a la vez
que se deterioran aceleradamente las redes de contención social y,
alimentados por el miedo y la incertidumbre que causa la crisis, surgen
dirigentes y partidos políticos que predican el racismo y la xenofobia, al
igual que en la Francia de Sarkozy y la Italia de Berlusconi.

Entre nosotros, y como en tiempos de la invasión anglofrancesa, hay


poderosos sectores económicos, con fuertes nexos con el establishment
financiero internacional, que libran una enconada batalla contra las
políticas de desendeudamiento, crecimiento del mercado interno y
redistribución del ingreso que redujeron el impacto económico y social del
tembladeral de los mercados mundiales.

Son los profetas frustrados de catástrofes que nunca llegaron, los agoreros
fallidos que pronosticaron una postración que duraría décadas, los que
decían que nunca recuperaríamos el respeto de los países desarrollados,
los políticos que, increíblemente, aún hoy sostienen, contra toda
evidencia, que la Argentina es un país aislado.

Son quienes hacían fuerza para que fracasen los canjes de deuda en 2005
y 2010, que redujeron drásticamente su peligrosidad.

Son los comentaristas políticos de los diarios hegemónicos y los gurúes


económicos que afirmaban que el Mercosur se iría a pique, que Unasur
era una instancia inútil e ineficiente y que el país nunca sería respetado
por “los países serios” porque Néstor Kirchner le dijo no al mismísimo
George Bush y a la propuesta del Alca durante la inolvidable Cumbre de
los Pueblos en Mar del Plata en 2005.

Tuvo que morir el ex Presidente para que esa sarta de mentiras se


terminara de derrumbar, cuando las pantallas televisivas mostraron el
impacto internacional de su desaparición, los homenajes de los jefes de
Estado de las naciones del subcontinente que trabajaron con él y el
reconocimiento unánime, aún de dirigentes y medios de prensa de los
países ricos que, no obstante estar en las antípodas de su pensamiento,
reconocieron su fortaleza política y el enorme mérito de librar al país de la
deuda infinita, liderar su recuperación económica, política y social y
contribuir decisivamente a la integración de América latina.

Tampoco es posible, por más que se intente deformar la realidad, ocultar


el reconocimiento a la Argentina y a la presidenta Cristina Fernández en
los foros mundiales, cuya firme posición en materia de soberanía, equidad
en el comercio internacional, derechos humanos e integración regional es
una referencia obligada entre los países del G77+China.

Celebramos este nuevo aniversario de Obligado con algunas ineludibles


referencias al presente: la primera, es el ingreso a la etapa final del
proceso de desendeudamiento, cuya preliminar acaba de iniciarse con la
aceptación, por parte del Club de París, de la condición inflexible puesta
por la Presidenta argentina de que la operación se haga sin monitoreo del
Fondo Monetario Internacional.

Si ella llegara a buen término, sería la primera vez que una nación ajena al
grupo de los poderosos logra dejar afuera la omnipotente presencia de
ese organismo, cuyas imposiciones causan estragos en todos los países
donde se aplican. Y la segunda, se refiere al nuevo marco de construcción
de soberanía que, lejos del aislamiento, se halla fuertemente imbricado en
una estrategia global y regional.

A propósito de lo último, vale la pena reproducir las palabras de Marco


Aurelio García, asesor del presidente Lula y laureado ayer con el honoris
causa de una universidad argentina: “Cuando escribimos el documento
que sirvió de base para UNASUR (entonces se llamaba Comunidad
Sudamericana de Naciones), empezamos a construir una idea: que la
región debería unirse para que tuviera una participación en un mundo
multipolar en construcción.

No había ni hay ese mundo multipolar, lo que sí había era una


desagregación del mundo unipolar, pero se estaba constituyendo un
mundo multipolar y la gran cuestión era saber si nosotros teníamos la
capacidad de ocupar un lugar en ese mundo o no, y hoy creo que la
tenemos".
*Dirigente socialista. Secretario de Relaciones Parlamentarias del gobierno
nacional

www.telam.com.ar | 2010

Que los parió a los gringos

Por Alberto Amoroso *

Por el Paraná suben once barcos


de guerra, algunos blindados y a
vapor, pero todos artillados con
la última palabra en armamento.

Son parte de las dos armadas


más poderosas del mundo.

Un recodo donde el río se angosta en una curva. En la costa derecha hay


2000 hombres, gauchos los más, armados como se pudo, 30 cañones
anticuados dispuestos en cuatro baterías con sus oficiales, y un general
curtido en muchas batallas, desde las Invasiones Inglesas y la
Independencia, a las guerras intestinas. En el cauce, tres cadenas sobre
pontones, algunos lanchones artillados y un buque de guerra: “El
Republicano”, tratarán de detener el avance.

En todas partes, poca munición.

Cuando aparece el enemigo la banda del Regimiento de Patricios toca el


Himno Nacional. Cantando a voz en cuello, el General Lucio Norberto
Mansilla le hace sentir a la tropa aquello de: “la Patria se lleva en los
cojones”.

Y justamente eso es lo que sobra ese 20 de noviembre de 1845 en la


Vuelta de Obligado.

El primer cañonazo fue francés, cayó en medio de las estrofas del Himno,
el último no lo sabremos nunca, pero sin duda no fue argentino por que ya
no había con que tirar. El fuego de artillería duró siete horas sin
interrupción. El combate fue feroz, sin cuartel, sin agachadas, la metralla
casi se lleva a Mansilla pero parece que la muerte tuvo vergüenza o
demasiado trabajo, el coronel Juan Bautista Thorne, quien pierde el oído
por una descarga cercana, lo reemplaza. Cuando se queda sin munición, el
capitán Tomás Craig, a cargo de El Republicano, lo hace volar para que no
caiga en manos del enemigo. Lo mismo hacen los oficiales en tierra
inutilizando las baterías.

Hontham y Trehouart, los capitanes de la flota anglo-francesa, se


sorprenden de la resistencia, la determinación y el coraje de los
defensores. Los daños a la armada invasora son muchos y graves;
“debidos a la obstinación del enemigo” dirá el almirante Inglefield.

Los actos heroicos son innumerables y, como corresponde, anónimos en


su mayoría. Nadie recula a pesar de la enorme diferencia de poder de
fuego, nadie amaga una aflojada ante el atropello, sabían que jugaban con
una taba culera, lo sabían todos y a pesar de eso les plantaron el macho a
las dos potencias más grandes de la época.

El mismo Restaurador le acota a Mansilla cuando, al darle la orden de la


defensa, éste le comenta lo difícil que iba a ser vencerlos: “difícil no…
imposible” dijo.

Pasaron pero perdieron. Pasaron pero ganamos.

Después de Vuelta de Obligado la flota, maltrecha, remontó el Pariente


del Mar, el Paraná de los guaraníes, acompañada de los buques mercantes
que, cargados de mercadería, pretendían hacer buena diferencia de
dinero vendiéndola en Corrientes y el Paraguay, para eso vinieron, para
eso y para fracturar la Confederación dándoles estamento de república a
las provincias del Litoral, y lograr la libre navegación de los ríos para
colonizarnos alegremente, con la subterránea (y no tanto) complicidad de
Urquiza, y la descarada de muchos vende patria que, como ahora, miraban
afuera, como si hubiesen nacido en otra tierra, buscando un ideal de
“civilización” en el que depositaban su ambición y su egoísmo inconfeso.

Pero el Paraná es un pariente nomás, no es el mar donde las flotas


inglesas y francesas eran indiscutidas. Y como criollo que es, un tiempo
después sus costas vegetales y barrancosas protegieron a los soldados y a
la caballada robusta en la que Mansilla cinchó los cañones itinerantes que,
en el Tonelero, en San Lorenzo (emblemáticamente el mismo lugar de la
primera batalla sanmartiniana) y, fundamentalmente, en la Angostura del
Quebracho, fueron diezmando la otrora orgullosa armada hasta que lo
que quedó de ella huyó a refugiarse en Montevideo cribada de balazos y
cargada de vergüenza.

Terminada la lucha, el Brigadier General Juan Manuel de Rosas, luego de


rechazar seis veces (seis veces ingleses y franceses aguantaron orina en la
antesala del Restaurador) las condiciones de los representantes de ambas
potencias, les hace bajar las orejas y firmar la paz mediante los acuerdos
Arana-Southern en 1849 y Arana-Lapradou en 1850 después de los cuales
los civilizados libertadores colonialistas tuvieron que desagraviar la
bandera argentina con los 21 cañonazos de rigor.

Para el General José de San Martín, la gesta del Paraná, que comenzó con
Vuelta de Obligado, era de tal importancia que escribe a su amigo Tomás
Guido: Grand Bourg, 10 de mayo de 1846 Mí querido amigo: ”Sarratea me
entregó a mi llegada a ésta su muy apreciable del 12 de Enero; a su recibo
ya sabía la acción de Obligado. ¡Qué iniquidad! De todos modos los
interventores habrán visto por este “hechantillón”(1) que los argentinos
no son empanadas que se comen sin más trabajo que el de abrir la boca: a
un tal proceder, no nos queda otro partido que el de no mirar el porvenir
y cumplir con el deber de hombres libres, sea cual fuere la suerte que nos
depare el destino; que por mi íntima convicción, no sería un momento
dudosa en nuestro favor, si todos los argentinos se persuadiesen del
deshonor que recaerá sobre nuestra patria, si las naciones europeas
triunfan en esta contienda, que en mi opinión es de tanta trascendencia
como la de nuestra ema ncipación de la España.

Convencido de esta verdad, crea usted mi buen amigo, que jamás me ha


sido tan sensible, no tanto mi avanzada edad, como el estado precario de
mi salud, que me priva en estas circunstancias ofrecer a la patria mis
servicios, no por lo que ellos puedan valer, sino para demostrar a nuestros
compatriotas, que aquella tenía aun un viejo servidor cuando se trata de
resistir a la agresión la más injusta y la más inicua de que haya habido
ejemplo...” (1) pequeña cantidad de algo, muestra. Se respetó la
ortografía original, aunque se escribe sin “h” N.d.A Y para el resto del
mundo fue el asombro y el respeto.
Incluso para los invasores, hasta el punto que, cuarenta años después de
la batalla, uno de ellos, ya almirante, Sullivan, se presentó en el Consulado
Argentino en Londres con una bandera tomada en Obligado y la siguiente
nota: “En la batalla de Obligado en el Paraná el 20 de octubre de 1845 un
oficial que mandaba la batería principal causó la admiración de los
oficiales ingleses que estábamos más cerca de él, por la manera con que
animaba a sus hombres y los mantenía al pie de los cañones durante un
fuerte fuego cruzado bajo el cual esa batería estaba expuesta. Por más de
6 horas expuso su cuerpo entero. Por prisioneros heridos supimos
después que era el coronel Ramón Rodríguez del Regimiento de Patricios
de Buenos Aires. Cuando los artilleros fueron muertos, hizo maniobrar los
cañones con los soldados de infantería y él mismo ponía la puntería.
Cuando el combate estuvo terminado habían perdido 500 hombres entre
muertos y heridos de los 800 que él comandaba. Cuando nuestras fuerzas
desembarcaron a la tarde y tomaron la batería, con los restos de su fuerza
se puso a retaguardia, bajo el fuego cruzado de todos los buques que
estaban detrás de la batería, defendiéndola con armas blancas. La
bandera de la batería fue arriada por uno de los hombres de mi mando y
me fue dada por el oficial inglés de mayor rango. Al ser arriada cayó sobre
algunos cuerpos de los caídos y fue manchada con su sangre.

Quiero restituir al Coronel Ramón Rodríguez si vive, o sino al Regimiento


de Patricios de Buenos Aires, si aún existe, la bandera bajo la cual y en
noble defensa de su Patria cayeran tantos de los que en aquella época lo
componían. Si el Coronel Rodríguez ha muerto y si el Regimiento de
Patricios no existe, yo pediría que cualquiera de los miembros
sobrevivientes de su familia que la acepten en recuerdo suyo y de las muy
bravas conductas de él, de sus oficiales y de sus soldados en Obligado. Los
que luchamos contra él y habíamos presenciado su abnegación y bravura
tuvimos grande y sincero placer al saber que habían salido ileso hasta el
fin de la acción” Almirante Sullivan Según estudios, probablemente
Sullivan se refiriera, por error de los informantes, a Juan Bautista Thorne
quien estaba a cargo de la batería “Manuelita” que fue la de mayor
resistencia, y no a Ramón Rodríguez, aunque esto no reviste mayor
importancia dado que, ya fuera uno u otro, ambos representan el mismo
numen del coraje criollo.

Y si así, relatados someramente, los sucesos toman esa dimensión


gigantesca, entonces ¿por qué en la historia oficial el combate de la Vuelta
de Obligado permanece minimizado, reducido a lo anecdótico, despojado
de su valor histórico y más aún, político? ¿Qué provocó en quienes
difunden los anales de la Historia, el hecho que un país fuera del mapa se
plantara y doblegara a las dos híper potencias del momento, para arrojar
sobre él un manto de tiniebla? La respuesta tal vez se encuentre en la
actitud de los comemierda (especie que se analizará en otro texto),
quienes fueron tejiendo, entre mentiras, omisiones e intereses
personales, la historia que conviene a un pueblo sumiso al imperio de
turno del cual ellos eran administradores.

Veamos, si no, la diferencia en el tratamiento histórico de Obligado


respecto a la Guerra de la Triple Infamia donde Mitre, traicionando al
Paraguay y agachando el lomo a los ímpetus ingleses, hace un triste papel
de generalito (después del desastre de Curupaytí fue relevado del mando
por los brasileros) a cambio de miserables prebendas, pasando a ser un
cuasi héroe nacional.

Después, con el devenir de los estancieros en administradores, de la


dirigencia en gerentes, de los vendepatria en próceres, con el auspicio de
los comemierda, la inexorable adhesión de lameculos y cagatintas, se fue
desdibujando la Patria cojonuda e independiente, y apareció la otra, la de
la agachada, adornada desde “la tribuna de doctrina”, “La Prensa” y tanto
otro medio de mierda; la que festejó el bombardeo en Plaza de Mayo, la
de las “relaciones carnales”, la que se ponía en cuatro patas ante el FMI y
pedía limosna por los pasillos de las finanzas internacionales.

Entonces, era mejor dejar a la Vuelta de Obligado, allí, empolvada, a


merced del olvido, como un hecho menor, no fuera cuestión que alguno
mordiera el freno, se le ocurriera que es posible ser soberano e
independiente, y pegara el corcovo, tirando por el cogote a la cohorte de
pulastrines que viven mirando hacia afuera mendigando identidad.

Pero parece que siempre hay alguno, ahora es feriado nacional, y hay que
festejar esa decisión y la fecha, por que hay mucho más en ello que un fin
de semana largo. La turrada lo sabe, por eso está nerviosa dando coceos
de otario.

Este 20 de noviembre se cumplen 165 años del hecho.

Lástima no saber el nombre de todos los que pelearon para grabarlos a


fuego en el corazón de la Patria. Pero así es la todoparidora Argentina,
puta y santa, nuestra hasta los huesos, esta amada Argentina, la que un
día peleó con música en las barrancas de Obligado y después cantó con
sorna gaucha: Y que los parió a los gringos juna y gran siete navegar tantos
mares venirse al cuete. . . .

Y lo puede cantar de nuevo.

* El autor es periodista

La batalla de Obligado
Por Horacio González *

En 1846, la prensa rosista, sobre todo el Archivo americano, dirigido por el


sagaz polígrafo napolitano Pedro De Angelis, no dejaría pasar las
importantes apreciaciones que el general San Martín enviaba
precisamente desde Nápoles, donde se hallaba por razones de salud. Lo
que había despertado el fervor de San Martín era la noticia de la batalla de
Obligado, ocurrida unos meses antes, por lo que se ponía a disposición de
Rosas. A pesar de sus dolencias, escribe varias cartas en donde incluso
considera la eventualidad de la toma de Buenos Aires por parte de Francia
e Inglaterra. En esa hipótesis, razonaría consejos militares de gran sutileza
para poder recuperar la ciudad aun con milicias de menos calidad y
cantidad que las europeas. Su escrito cumplía un papel de disuasión ante
los poderes imperiales europeos.

Al final de sus días, el general dona su sable a Rosas a través de la cláusula


tercera de su testamento. Rondaba su pensamiento un solo tema, la
posibilidad de comparar la dimensión de la emancipación del dominio
español con la lucha del gobierno de la Confederación Argentina contra las
dos mayores potencias europeas, la Francia de Luis Felipe de Orléans y la
Inglaterra que ya comenzaba su “era victoriana”, con sucesivos primeros
ministros que el mundo recordaría, Melbourne, Peel, Palmerston, luego
Gladstone y Disraeli.

Son los años de la revolución industrial madura, de la expansión del


imperialismo mercantil, de la guerra del opio, de la hambruna irlandesa,
de los cercos sobre el Río de la Plata en nombre de la “libre navegación de
los ríos”. Rosas había estudiado bien la política inglesa y alguna vez se
jactará de su amistad con Lord Palmerston, a quien al parecer pertenecía
la propiedad que ocupará como exilado en las afueras de Southamptom.
El Foreign Office es sutil y Rosas no lo es menos. Se conocen, se han
combatido, secretamente se han admirado y comprendido.

En cuanto a Francia, gobierna Luis Felipe de Orléans, el régimen que Marx


en Las luchas de clases en Francia había llamado la “monarquía
financiera”. Su ministro Guizot era gran conocedor de la historia francesa
e inglesa, rival de Palmerston pero no de Peel, admirador del gran
historiador inglés Gibbon –del mismo modo que, muchos años después,
también lo admiraría un ciudadano nacido en el país al que atacaría en dos
oportunidades la marina de Francia: Jorge Luis Borges–. Rosas tampoco
desconocía la política francesa y según una paradoja que Sarmiento
considera en el Facundo, se valía de la propia prensa europea, que
íntimamente despreciaba, para defender su gobierno. En efecto, el
escritor francés Emile Girardin mantiene un diario, La Presse, que al
parecer era financiado en cierto momento desde Buenos Aires para
defender las posiciones del gobierno de la Confederación rosista en esos
años de fuego, si es que algunos no lo son.

Rosas no carecía de pensamientos políticos elaborados, aunque no solía


expresarlos en público. La liturgia barroca de su gobierno, tema de gran
interés, hizo que se lo comparara con Felipe II. Había escrito un diccionario
de lenguas pampas porque el mundo del orden, que era el suyo, implicaba
saber el idioma en que se debía garantizar la sumisión de los vencidos.
Fugazmente, despertaría el interés de Darwin, quien se cruza con él en
medio de la pampa. Rosas era lector de viejos textos ultramontanos y de
ciertos clásicos. Alguna vez ha citado a Burke y a De Maistre, se sabe que
cuida una valiosa edición de la Etica a Nicómaco y se guía por pasmosas
encíclicas papales.

Además, tiene Rosas una concepción del absolutismo político que no es de


floración espontánea, sino que proviene de su familiaridad con textos
sobre El Príncipe, escritos por consejeros finamente reaccionarios, entre
otros –como lo prueba Arturo Sampay– un teórico de las monarquías del
siglo XVIII, Gaspard Réal de Curban. Viviendo como exilado en el farm
inglés, reprodujo las escenas de una granja pampeana, intentó escribir sus
memorias, se carteó con sus fieles, recibió a Alberdi y a los Quesada, llegó
a interesarle a Ernst Renan (que leyó manuscritos de Rosas que le fueron
entregados por Adolfo Saldías) y condenó a la Comuna de París en 1871,
empleando la expresión “comunistas” con el mismo valor que le
adjudicaron los credos reaccionarios del todo el siglo XX.
He allí un tema. La batalla de Obligado hay que verla eminentemente
“desde el sable de San Martín”, el mismo que en la década del ’60 del siglo
XX fue motivo de disputas y capturas simbólicas por parte del peronismo.
Pero no puede ser vista desde las propias opiniones de Rosas y su mundo
cultural de terrateniente exuberante, con su gauchocracia aúlica y
ritualista. Rosas fue más astuto que lo que Marx imaginaba cuando en sus
escritos de 1850 sobre la India especulaba que la “astucia de la razón”
debía hacerse responsable de la crisis de la dominación británica en países
de ultramar, donde el imperialismo debía penetrar ampliamente para
luego crear él mismo la contradicción que lo derrocaría.

Concreto, Rosas tiene la astucia del gran propietario de tierras, mimético


con la lengua de sus subordinados, que arma milicias propias y que, sin
dejar de ser un empresario ganadero moderno, lo es preservando más
arcaísmos culturales que los que toleraban Marx y Sarmiento. Por eso
libra batallas de autonomía territorial pero sin concepción antiimperialista
o libertaria, sino más bien autocrática. En nada se desmerece con esto
ninguna batalla, en la medida que no hay hecho que no sea paradójico.

El movedizo psicoanalista esloveno Slavoj Zizek se deslumbró con Rosas


como lo había hecho antes Pedro De Angelis, aunque un siglo y medio
después. Dice precisamente que Rosas es el ser paradójico que impulsó la
unidad nacional sin ser demócrata, que era un republicano jacobino que
sin embargo hablaba como un conservador y que, en suma, fue una
persona de derecha que cumplió objetivos de izquierda. No son
interesantes hoy estos pensamientos. Las paradojas existen, liberan las
existencias aherrojadas, componen lo político en su realidad última, pero
si son mal planteadas, pueden dar una explicación “rosista”, por lo tanto
antediluviana, a hechos interesantes ocurridos durante el período de
Rosas. Marx, como se sabe, juzgó a Bolívar como un anacronismo político
que impedía el reinado universal de las precondiciones revolucionarias en
el mundo. Las raíces de este error “europeísta” fueron muy bien
explicadas por el pensamiento de la “izquierda nacional” y del socialismo
latinoamericanista de José Aricó, hace ya muchas décadas. Pero la razón
absolutista de Rosas no significa lo mismo que la imaginación libre del
vasto Bolívar.

La tesis de un tiempo latinoamericano específico, capaz de darles


singularidad a los procesos emancipadores de estas tierras –tema de
absoluta vigencia–, precisa de todas maneras una noción amplia y sensible
del tiempo universal y de los problemas complejos de la modernidad.
¿Hasta qué punto es posible omitir, de la sensibilidad emancipatoria
anticolonial, los elementos de una comprensión lúcida del conflicto social
moderno? San Martín ve en la Europa de 1848 síntomas de disgregación
social, juzga la convulsión de las barricadas revolucionarias como un
hombre de orden, que lo es, pero a diferencia de Rosas, no lanza rayos y
centellas ni pide auxilio al Vaticano. En un libro que pensaba titular “La
religión del Hombre”, Rosas iba a proponer una Liga de Naciones de la
Cristiandad regida por el Papa, a la manera de la Santa Alianza. Victor
Hugo y Mazzini le parecían solo contenibles por la mano fuerte de
Napoleón III. La Primera Internacional le preocupaba, y se mantiene
informado puntillosamente sobre los movimientos de los adeptos de
Marx.

El revisionismo histórico rosista, en sus variantes republicana


conservadora, ultramontana apostólica, nacionalista católica, nacionalista
popular y nacionalista de izquierda, y en sus estilos más o menos
documentalistas o legendarios, plebeyos o aristocráticos, es un
movimiento publicístico ampliamente vigente en la conciencia pública y
en los medios de comunicación. De ser la segunda voz, nunca endeble, de
las interpretaciones historiográficas, ha pasado a ser ya la primera.
Propone amplios modelos del pasado para un juicio inmediatista sobre el
presente. Admitamos que las extrapolaciones del pasado muchas veces
son hilos internos vibrantes de los grandes trabajos de investigación
histórica. Pero en especial si se procede con delicadeza en la traslación,
tratando los textos sin reduccionismos ni forzamientos.

Son tiempos éstos en que son necesarios nuevos aglutinamientos sociales


de emancipación, que conjuguen temas nacionales, sociales, de
sensibilidad cultural y con nuevos lenguajes públicos que no se cierren en
forma unidimensional sobre liturgias venerables. Estas gestas son hechos
que pueden transferirse al presente en la medida en que los grandes
arquetipos se nutran también de la noción de que en la historia nada es
traducible de inmediato. Esta traducción será obra de un cuidado
analítico, del respeto documental, de la imaginación pública para que las
leyendas nacionales sean relatos democráticos y que las sagas del pasado
no aprisionen litúrgicamente la rica heterogeneidad del presente.

La Vuelta de Obligado fue una epopeya nacional notable, que significa


también una nueva obligación a la vuelta de una larga discusión argentina.
Demostró y demuestra que hubo y hay una “cuestión nacional”. Demostró
y demuestra que los proyectos de modernización cultural no deben estar
hipotecados a los poderes mundiales que se arrogan mensajes
civilizatorios aunque se presentan con incontables coacciones. Demostró y
demuestra que es posible conmemorar una proeza nacional y popular sin
aprobar el régimen político bajo el cual ocurriera. Demostró y demuestra
que la rica variedad de la historia argentina no puede ser encapsulada en
géneros fijos y simbologías señoriales. Demostró y demuestra que
estamos obligados a hacer de la historia transcurrida el alma libertaria de
los poderes populares instituyentes que están en curso.

* Sociólogo, director de la Biblioteca Nacional.