Está en la página 1de 13

INFORME

“COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR EN EL TRANSPORTE URBANO


LINEA VERDE (TELEFERICO)”

PROBLEMA:
- No existe el mantenimiento técnico continuo en la línea verde, es por eso que
algunas veces la línea queda paralizada por minutos.
CONCEPTO Y DEFICION DEL TRANSPORTE URBANO DE LA PAZ
Transporte público urbano: El transporte público urbano permite el
desplazamiento de personas de un punto a otro en el área de una ciudad y es, por
tanto, parte esencial de las ciudades.
Autobuses organizados por la agencia de viajes, transfer pactado con el hotel
mucho antes de llegar al destino… Seamos sinceros. Lo que mola en las grandes
ciudades es moverse utilizando el transporte público. Llegar a La Paz es como
llegar a la concentración anual de taxistas, chóferes y transportistas. Y es que un
caos autorregulado se apodera de esta ciudad de Bolivia todas las mañanas. Los
dos sentidos de la avenida 16 de julio se llenan de viejos Dodge, son los “micros”.
A su lado se agolpan los “trufis”, que son coches compartidos, Y mientras tanto los
“minis” tratan de hacerse un hueco entre los taxis gritando desde la ventanilla los
destinos a los que viajan. Hay varias formas de moverse en transporte público en
La Paz, y aunque cada una tiene su funcionamiento, todas son válidas siempre que
no acabes donde terminan las negociaciones.
Lo cierto es que al margen del caos circulatorio de la ciudad, en los últimos años se
han acometido grandes mejoras para facilitar la circulación de los paceños. El
transporte público de la capital administrativa boliviana ha sufrido sucesivos
cambios y mejoras en los últimos años, que permiten moverse por La Paz con
mucha más libertad. Por un lado está la construcción del teleférico de La Paz, que
ha conseguido unir de una forma eficaz diferentes puntos de la gran urbe con El
Alto. Por otro lado están los nuevos y flamantes Puma Katari, diseñados
expresamente para hacer frente a la complicada orografía de la ciudad, así como
los Wayna Bus, que une los extremos de la ciudad de El Alto. En definitiva, hay
diversas opciones para moverse en transporte público en La Paz. Sin duda
lo mejor de todo es hacerlo como si fueras un paceño de toda la vida, en los mismos
transportes que utilizan los lugareños.

1: MICRO
Es sin duda el más pintoresco de todos los transportes con los que te puedes
desplazar por La Paz. Estos vetustos y coloridos buses de las marcas Dodge,
Chevrolet y Ford, informan de sus paradas con carteles en los parabrisas. Los
colores determinan la ruta de estas “movilidades”, que es como se refieren por allá
a los vehículos. Para subirse a uno de estos basta con pedir la parada desde alguna
de las esquinas por las que pasa, los micros son pequeños autobuses que se
desplazan en una ruta fija, y probablemente el transporte motorizado más popular
de La Paz y de toda Bolivia. Yo subí en varios de ellos y la tarifa siempre fue de 1,5
pesos bolivianos, que se pagan al subir.

2: TRUFI:

El trufi es una especie de taxi compartido, un “turismo” normal que se distingue


sobre el resto porque habitualmente luce unas banderitas en su parachoques
delantero. En La Paz cada medio de transporte tiene su nombre. En su parte
delantera pueden viajar dos personas al lado del conductor, de modo que en total
pueden entrar hasta 6 personas. Los “trufi”s también tienen diferentes tarifas
dependiendo de la distancia que recorres en ellos, que oscilan entre 1,5 y 3
bolivianos.

3: MINI

El funcionamiento del mini es similar al del trufi. Se desplaza por una ruta fija y se
comparte con otros pasajeros. Solo que en vez de un “turismo”, se trata de una
furgoneta en la que entran más personas, el precio del mini es de 1,5 y 3 bolivianos,
que se abonan habitualmente al bajarse de la furgoneta. Normalmente el mini se
llena empezando por los asientos traseros y terminando por los delanteros. En total,
diría que pueden entrar 12 personas, incluido el chófer. De modo que cuando se
llena, y alguien de las filas traseras solicita parada, los de los asientos plegables
deben bajarse del vehículo para dejar pasar a los que se apean. Para subir a uno
de estos basta con alzar la mano. Si el voceador no anuncia las siguientes paradas
es señal de que está lleno, y pasará completamente de ti. Existe una modalidad de
mini llamado carry, en esencia, se trata del mismo servicio de transporte, solo que
es una furgoneta más pequeña y con menos plazas, razón lógica por la que la
licencia para operar un carry es menor que la que permite operar un
mini convencional.

4: MINI AL AEROPUERTO

El taxi normal al aeropuerto puede costar hasta 60 bolivianos, uno de los puntos en
los que más pasajeros se suben al mini que va al Aeropuerto Internacional El Alto es
la Plaza del Estudiante. Para que no haya sorpresas de última hora, sobre todo
cuando se tiene que coger un vuelo, recomiendo tratar de subirse al taxi unas
cuadras antes de que llegue a esta plaza, para no encontrarlos todos completos.
Este transporte al aeropuerto de La Paz me costó 3,5 bolivianos subiéndome en
la Plaza Isabel la Católica, que aboné a petición del ayudante del chófer durante el
trayecto. Tengo entendido que puede costar un máximo de 6 bolivianos.
5: TAXI

El taxi que aquí conocemos de toda la vida. Es por supuesto más caro que
cualquiera de los demás transportes de La Paz mencionados hasta el momento.
Puede costar desde 10 bolivianos, que es lo que me costó el trayecto más corto que
recorrí en taxi, hasta 60, si quieres contratar un taxi al Aeropuerto de La Paz, es un
transporte cómodo para moverse por La Paz, y puede ser de utilidad si se viaja
en grupos de 4 personas. A diferencia del trufi, en este transporte paceño pueden
viajar en total 5 personas (incluyendo al conductor).

6: EXPRESS BUS

En realidad, estos express bus no dejan de ser los antes citados micros, solo que
los vehículos son algo más modernos. En sus parabrisas se anuncian los diferentes
destinos a los que viajan. Según tengo entendido, realizan distancias más largas
que los micros convencionales. Existen dos líneas operadas por sindicatos: La
21 (que cubre la ruta Mariscal Santa Cruz, centro, Rosales y Barrio Pedregal) y la
42 (que cubre el tramo entre el Cementerio general y Ovejuyo).

7: PUMA KATARI

El Puma Katari es el orgullo del transporte público paceño, al igual que el


teleférico. Durante muchos años el transporte público en La Paz ha dependido del
servicio que ofrecen los dueños de uno o varios vehículos con licencia de
circulación. Estos pequeños empresarios están agrupados mayoritariamente en
sindicatos. Puma Katari, es el nombre de los autobuses implementados como
primera fase del llamado Sistema Integrado de Transporte Masivo de la Ciudad de
La Paz, y es administrado por el Servicio de Transporte Municipal. Los primeros 61
Puma Katari comenzaron a circular en febrero de 2014. Los autobuses fueron
fabricados por la empresa china King Long. “Puma Katari” significa literalmente
“Puma Serpiente”.

8: TELEFÉRICO

El teleférico de La Paz, conocido por la marca “Mi Teleférico“, es un ambicioso


proyecto del Gobierno Plurinacional de Bolivia que a mi juicio ha tenido un impacto
social muy positivo en la población de La Paz y de El Alto, facilitando el tránsito
mediante un transporte público eficaz, sobre todo entre los más desfavorecidos.
La construcción de esta infraestructura fue encargada a una empresa austriaca y
actualmente existen tres líneas de teleférico en funcionamiento. El coste del
trayecto para un turista es de 3 bolivianos, aunque existen tarjetas para
estudiantes, personas mayores y discapacitados (1,5 bolivianos en estos casos). Yo
tuve ocasión de montar en las líneas roja y amarilla y la verdad es que merece la
pena, pues La Paz a vista de pájaro es espectacular, y también desde los miradores
de El Alto a los que se accede con el teleférico.
 Línea Amarilla: Avenida Libertador (La Paz) <—->
Avenida Panorámica (El Alto), con paradas intermedias.
 Línea Roja: Antigua estación de ferrocarriles (Avenida Manco Cápac, La Paz
) <—->El Alto (zona 16 de julio, Avenida Panorámica Norte)
 Línea Verde: A la altura de Calle 12 de Calacoto (La Paz) <—-> Avenida
Libertador (pasando por Obrajes).

9: WAYNA BUS
Este servicio de transporte público está orientado a los habitantes de El Alto
(municipio des anexionado de La Paz en 1985), y opera desde febrero de 2015,
Wayna Bus inauguró dos líneas nuevas en diciembre pasado. De momento operan
solo dos rutas que unen el Sur y el Norte de la ciudad, a través de un recorrido
circular. Son las líneas Verde o Litoral y Roja o Costantera, aunque pronto se espera
que inauguren otras dos rutas nuevas. El precio oscila dependiendo del trayecto,
rondando los 1,5 bolivianos. Sin duda ha supuesto un vuelco en el transporte público
de El Alto.
El servicio de transporte público en La Paz y El Alto es quizás uno de los menos
amigables al ciudadano en toda la región. Las nuevas alternativas impulsadas por
gobierno central y los municipios parecen, por fin, dar un respiro a la población.
El proyecto “Mi Teleférico” que une las ciudades de La Paz y El Alto, el bus municipal
“Puma Katari” en la sede de gobierno y el proyecto de servicio de buses “Sariri” para
los diferentes barrios de la ciudad de El Alto son los proyectos de transporte que,
en el corto y mediano plazo, van a cambiar la calidad de vida de muchos de los
ciudadanos alteños y paceños que se mueven entre las dos urbes cada día y deben
usar un servicio de transporte caracterizado por la improvisación, el servicio
deficiente y la mala educación de los choferes del transporte público.
Hace algunas semanas, el gobierno municipal de La Paz presentó la evaluación
ciudadana que se hizo de los primeros 45 días de servicio de los 60 buses “Puma
Katari” que cubren tres rutas en la sede de gobierno. Los resultados son
contundentes respecto al nivel de aceptación de la población hacia este nuevo
servicio. Ocho de cada diez paceños consultados señalaron que prefieren usar este
servicio a cualquier otro disponible y siete de cada diez afirman que el servicio ha
permitido promover una recuperación gradual de valores entre los ciudadanos que
antes se estaban perdiendo, como es el trato preferencial a niños pequeños o
personas de la tercera edad.
En el caso del proyecto “Sariri”, la alcaldía de la ciudad de El Alto aún se encuentra
en el proceso de compra de 60 buses que se espera puedan transportar a 80
personas cada uno, con características similares a los que ya están operando en la
sede de gobierno.

El teleférico conquista el corazón de dos ciudades


Tres mil paceños y alteños se trasladarán cada hora por las líneas del teleférico.
Con una inversión de US$235 millones, el problema del transporte parece haber
encontrado una alternativa.
Con una geografía urbana muy compleja y un sistema de vías de comunicación muy
limitado, el servicio público de transporte en la ciudad de La Paz se podría definir
con una palabra: caos. Los usuarios de micros, taxis y minibuses ya habían casi
asumido como algo natural un servicio cuyas tarifas cambiaban según el humor de
los conductores, donde los recorridos se definían según el criterio de oportunidad y
donde la educación vial de los conductores era casi inexistente. El inicio de las obras
de construcción del teleférico entre la ciudad de El Alto y la urbe paceña marcó un
punto de inflexión definitivo en el tema de la movilidad urbana. Con una inversión
millonaria, este sistema posibilitará cambiar la lógica del servicio de transporte y en
el mediano plazo obligará al actual servicio público a cambiar, mejorar su calidad o
desaparecer. Este servicio, único en América Latina, cambiará la calidad de vida de
los y las paceñas. En criterio del Coordinador General del Proyecto Teleférico,
César Dockweiler Suárez, en el imaginario de los habitantes de El Alto y La Paz
existirá un “antes” y un “después” del teleférico.

“El transporte es una necesidad del día a día. Las distancias largas se convierten
en barreras cuando uno no tiene un sistema de transporte adecuado”, afirma el
máximo responsable del proyecto.
Y es que el teleférico parece ser la solución ideal al transporte en la ciudad de La
Paz y su vecina El Alto. De diferentes posibilidades analizadas hace más de un año,
según explica Dockweiler, el transporte por teleférico fue la opción más factible por
lo escarpado de la ciudad y la complejidad de sus vías.
“Al principio, se pensaron opciones como el Transmilenio de Bogotá o la
construcción de trenes elevados o un metro. El teleférico es la mejor opción
principalmente por el uso del espacio público. En más o menos 10 kilómetros de
vías ocupamos algo así como dos mil metros cuadrados en el área de las torres. Si
hubiéramos querido hacer vías hubiéramos afectado mucho más espacio”, explica
el máximo ejecutivo del teleférico.
El equipo técnico responsable del proyecto está convencido de que la calidad de
vida de los usuarios de este nuevo servicio se va a modificar de forma significativa.
Dockweiler señala que cuando todas las líneas estén en funcionamiento, el ahorro
de tiempo de un usuario puede alcanzar el rango de 50 a 70 minutos, tiempo que
puede ser utilizado en otras actividades o en compartir con la familia.
“Más allá de los cálculos fríos, lo importante para el ciudadano común es que va a
poder salir más tarde de su casa y llegar más temprano a su destino. Va a poder
compartir más tiempo con sus hijos. El tiempo ahorrado se puede utilizar en otras
actividades”, explica.
Para los primeros usuarios de este servicio, principalmente periodistas y líderes de
opinión en las pruebas inaugurales, una de las diferencias más evidentes es la
forma en la cual el transportarse de un lugar a otro se convierte en una experiencia
placentera y no en un periplo moroso y lleno de incomodidades. A diferencia del
servicio tradicional de buses y minibuses donde los pasajeros viajan apretados, el
servicio del teleférico garantiza que todos los usuarios estén sentados y cómodos.
Al tener salidas permanentes, los usuarios ya no tienen que esperar que aparezca
un transporte en plena vía pública y esperar que haya espacio disponible, cosa que
no siempre ocurre.
“El teleférico cambia el concepto. Es un sistema continuo y el transporte está
esperando a los pasajeros. Cada 12 segundos diez personas usan el servicio,
cincuenta personas en un minuto. Es un sistema donde todo está controlado para
garantizar la satisfacción del usuario”

Cultura Teleférico

Con la habilitación de una de las líneas del teleférico (el tramo que une las ciudades
de La Paz y El Alto) arrancó hace algunas semanas una campaña educativa
denominada “Cultura teleférico” que además de plantear conceptos de educación
ciudadana quiere mostrar todas las bondades de este nuevo servicio a la población.

Seguimos con el chip de un sistema de transporte terrestre, pero este sistema es


completamente diferente y esperamos que la gente comprenda esto desde el primer
día, son conceptos totalmente nuevos. Queremos que nuestros usuarios tengan
ciertos valores y principios, y generar un efecto de contagio positivo”, destaca el
entrevistado, quien es un convencido de que la existencia de nuevas “reglas de
juego” en materia de transporte va a demostrar que se pueden impulsar cambios de
conducta en una población acostumbrada a las incomodidades de espacio y
disponibilidad de servicio, la precariedad del transporte y la mala educación de
conductores u otros usuarios.

“Cultura teleférico” también ha considerado el tema de ciertas costumbres presentes


en el imaginario colectivo paceño, como el cruce de puentes por parte de los recién
casados y que en el caso específico del teleférico se materializará en una viaje de
estación a estación, pero cumpliendo rigurosamente los protocolos de uso del
espacio y limpieza existentes.

Un concepto integral

El teleférico es, en criterio de sus responsables, un “sistema de transporte integral”,


porque busca articular un servicio que no empiece y termine sólo en las estaciones
de embarque y desembarque, sino que involucre a otros actores importantes como
sindicatos o servicios de transporte.

De acuerdo a lo que explica Dockweiler, existen varias etapas de integración con


otros servicios. Las iniciales son la integración física y operativa, que va a permitir
que en un mismo lugar existan paradas de servicios de transporte terrestre que se
ajusten a los estándares de calidad del Proyecto Teleférico y que quieran trabajar
de forma coordinada.

De esta manera, los usuarios van a poder usar ambos servicios con la seguridad de
contar con un buen trato y calidad razonable. En el futuro, se está considerando la
posibilidad de una integración financiera que posibilite que los usuarios puedan
hacer un pago común por el uso de ambos servicios.

En el futuro inmediato, el teleférico paceño promete muchas novedades. De acuerdo


a lo planificado, se espera que la línea roja que opera entre La Paz y El Alto
comience a funcionar comercialmente el mes de mayo, mientras que las líneas
amarilla y verde estarán plenamente operativas entre agosto y octubre,
respectivamente.

“Cada día aparecen nuevas torres en la ciudad. Todas las estaciones están siendo
construidas de manera paralela y esperamos concluir en los plazos previstos. Algo
que nos pone muy orgullosos es que este proyecto ha convocado el interés de otros
países que quieren conocer nuestra experiencia. Éste es el teleférico urbano más
largo en todo el mundo”, destaca Dockweiler.
Mientras el equipo del Proyecto “Mi Teleférico” está empeñado en cumplir con los
plazos propuestos, los habitantes de dos de las más grandes ciudades bolivianas
esperan con impaciencia un servicio que definitivamente ya ha conquistado el
corazón de muchos con la promesa de un cambio. Solo resta esperar un poco.

“El actor principal es el ciudadano”

Gustavo Bejarano, Oficial Asesor del Gobierno Municipal de La Paz hace una
primera evaluación de los buses Puma Katari y anuncia novedades para el 2015.

La aceptación ciudadana al servicio brindado por los buses Puma Katari en sus
primeras semanas de funcionamiento es contundente: ocho de cada diez paceños
y paceñas prefieren usar este nuevo sistema a cualquier otro disponible, por
razones que van desde el orden, la calidad o el trato de los operadores. América
Economía conversó con el Oficial Asesor del gobierno municipal de La Paz, Gustavo
Bejarano, para hacer un balance sobre este nuevo servicio y los próximos proyectos
de La Paz Bus, proyecto global que pretende dar una solución de fondo al tema del
transporte público en la sede de gobierno.

-El inicio de operaciones de los buses Puma Katari ha puesto en evidencia que la
ciudadanía demandaba con urgencia un servicio de transporte diferente, basado en
nuevas visiones sobre la realidad de la ciudad y su gente, como es el concepto de
“movilidad urbana”. ¿Qué balance hace el gobierno municipal de lo logrado hasta
ahora? ¿Cómo se interpreta la expectativa ciudadana por un servicio de transporte
diferente al actual?

-En Europa, desde la década de los 90, y en Latinoamérica, desde el año 2000, se
ha comenzado a usar este concepto de movilidad urbana y que tiene que ver con el
derecho ciudadano de transportarse, de poder movilizarse. Este es un derecho que
te permite ejercer otros derechos fundamentales. Poder moverte con libertad es el
motor que te permite ejercer otros derechos fundamentales. La movilidad urbana se
basa en el ciudadano y no tanto así en los vehículos. Ahora estamos hablando de
movilidad urbana metropolitana que ya es un concepto que incluye al peatón, que
hace referencia a los derechos del peatón. Ahí es donde se inscribe nuestro
proyecto de transporte masivo. Estamos empeñados en trabajar un proyecto de que
tenga las características del mejor servicio posible. Había varios retos por cumplir y
que hemos ido cumpliendo pasó por paso.
Una de nuestras preocupaciones iniciales era tener el mejor bus para la geografía
paceña, y logramos tenerlo. Otro hito hacía referencia a tener el mejor servicio,
contar con el mejor personal. Superado esto nos enfrentábamos a la implantación
misma del servicio. Allí se han aplicado elementos que pocas ciudades en América
Latina o Europa tienen como, por ejemplo, el servicio durante las 24 horas del día.
Otro elemento es el tema de inclusión, que permite que el 100% de la flota esté
adaptada para personas en silla de ruedas o con alguna necesidad especial.

Todo esto implicaba que también se demande un mejor ejercicio ciudadano de los
derechos, una mejor calidad de servicio. El transporte actual tiene algo que saca lo
peor de uno, que hace que las personas lleguen de malhumor a su trabajo o casa,
justamente por las condiciones que ofrece. El bus Puma Katari saca lo mejor de ti,
y ése es el mensaje que se ha buscado posicionar. Nosotros lo hemos resumido en
el respeto y amor a la ciudad, y que se materializa en el bus. Se ha promovido el
rescate de costumbres que han sido y son parte de la cultura paceña, como el
respeto y la tolerancia; muchas personas lo llaman la “cultura del Puma Katari”, pero
en realidad es la recuperación de valores en el marco de un buen servicio de
transporte.

A los 30 días se hizo una encuesta y salieron cosas interesantes. Somos


conscientes que debemos mejorar frecuencias, salidas y horarios en nuestros
servicios. Son diferentes retos del sistema. Estamos invirtiendo mucho esfuerzos y
recursos para capacitarnos.

-El nuevo servicio de transporte trajo innovaciones como el anuncio de uso de


tarjetas magnéticas para pagar el servicio ¿Se está adoptando este cambio?

-Somos conscientes de que estamos introduciendo muchas cosas nuevas. y entre


ellas está el sistema de cobro. Tenemos todo el sistema entregado y las tarjetas
inteligentes, pero es un proceso gradual. Juega un rol muy importante el anfitrión,
que ayuda a posicionar estos elementos que son intangibles y que se materializan
en actitudes positivas, fruto del servicio.

Se tomó la decisión de trabajar con un servicio mixto (monedas y tarjeta magnética),


sabiendo que cuando introduzcamos la tarjeta, su penetración será casi total. No
está descartado que en el mediano plazo se use solo la tarjeta inteligente por
diferentes razones. Todos los especialistas que nos han visitado nos han dicho que
la velocidad de operación va a aumentar con la tarjeta. Nos hemos dado como plazo
hasta este primer semestre para lograr esto. Con la nueva flota que vendrá
arrancará este sistema.

-Uno de los retos a futuro es lograr articular servicios como el Puma Katari con el
Teleférico o viceversa. ¿Qué avances se han logrado en este campo? ¿Cuáles van
a ser los criterios para construir un sistema integral?

-Con el estudio de movilidad urbana que hemos realizado se han sacado datos en
referencia a la cantidad de viajes que se hace en toda la zona metropolitana. Se
han trabajado en sistemas de transportes masivos que sean intermodales, o sea de
diferentes modalidades o servicios. Es importante explicar que el rey de los sistemas
de transporte es el metro, que transporta 45 mil personas por hora sentido y le sigue
en capacidad de movilización de personas el bus en la modalidad BRT (Bus Rapid
Transita), con vías exclusivas y que se conecta con un sistema de buses
alimentadores. Todas las ciudades latinoamericanas han avanzado hacia el sistema
BRT.

Cuando se ejecute el BRT en La Paz, este servicio tiene que integrarse con otras
modalidades alimentadoras como el bus Puma Katari o el mismo Teleférico.
Estamos en ese proceso; ellos tienen el proyecto (el Teleférico), hemos solicitado
que se haga la integración modal.

La verdadera integración se dará con la tarifa, un costo único para usar los
diferentes servicios de transporte. Va a llegar el día en que yo pueda tomar el
PumaKatari de Ovejuyo, me baje en la 21 de Calacoto, me suba al servicio BRT que
me lleve a la estación de la curva de Olguín, luego me suba al teleférico, de ahí me
vaya a El Alto, me tome un Sariri que me lleve a la estación donde pueda tomar un
tren bala que me lleve a Oruro para disfrutar del Carnaval. Ése es el verdadero
concepto de un transporte integrado y que debemos trabajar todas las instancias.
Intervienen diferentes municipios, gobernaciones y gobierno central. A la gente le
interesa movilizarse con comodidad, seguridad y rapidez.

-¿Cómo se está trabajando la relación que existe con los actuales operadores del
servicio, los sindicatos de transportistas? ¿Estos nuevos servicios promoverán la
gradual desaparición de esta actividad?
-Los transportistas son uno de los varios actores centrales de este tema. El actor
principal es el ciudadano. La población es la que ha decidido cambiar de transporte
y a esto se suma la sinergia de las autoridades municipales para atender la
demanda. No es casual que seamos el primer municipio que tiene una ley sobre
Transporte Público, que reglamenta todo el tema.

Se han hecho estudios con la cooperación suiza sobre procesos de “chatarización”,


cómo pasar de un vehículo antiguo a otro moderno. Se ha analizado la modalidad
de financiamiento a través de fondos de fideicomiso.

No se trata sólo de dotar créditos, el problema no se soluciona con más buses, sino
analizando cómo articular los buses en una red que alimente a un servicio global.
Se ha discutido con los transportistas sobre la implantación del BRT y hemos
logrado avances. Hay que revisar el caso del Transmilenio en Bogotá o el Trole de
Quito, donde se dieron conflictos sociales en su implementación. En el caso de La
Paz, se ha dado un proceso intenso de coordinación con los involucrados y los
conflictos han sido mínimos.

-¿Cuáles son los próximos pasos que se van a dar para fortalecer esta propuesta
de servicio de transporte?

-Estamos a semanas de lanzar la segunda licitación para comprar una nueva flota
que atienda cuatro rutas más, así llegaríamos a siete rutas en toda la ciudad.
Llegaremos a tres puntos: el Parque Urbano Central (PUC), la Plaza Alonso de
Mendoza y la Terminal de Buses.
El centro de la ciudad está previsto que sea atendido con el BRT el 2015. Estamos
avanzando en licitar más de 50 buses, un prototipo del PumaKatari a GNV y
queremos traer un vehículo de dos pisos y trece metros largo para este año.
El consumidor requiere:
Rapidez
Higiene
Confort
Tranquilidad
Seguridad
DIAGNOSTICO
Al realizar el diagnóstico del comportamiento del consumidor en el transporte urbano
de la ciudad de La Paz en el teleférico Verde. Se pudo observar que el cliente
compra el servicio de transportarse por teleférico, en general las personas que
adquieren este servicio son aquellas que necesitan transportarse a su fuente de
trabajo, recoger del colegio a sus hijos, a sus domicilios, el servicio es adquirido por
que la línea es segura, rápida, higiénica y económica, el cliente adquiere el servicio
de dos formas:

¿Cómo adquirir la tarjeta cero contacto?

* Para adquirir tu Tarjeta Normal, debes cancelar el monto de 30 Bs. que es de uso
público, es decir puedes pagar tú pasaje y el de tus acompañantes.

* En caso de adquirir la tarjeta de estudiantes (3 a 17 años de edad), necesitan:


- Presentar RUDE o boletín de notas con el sello de la Unidad Educativa.
- Presentar el original y fotocopia de la cédula del estudiante y del padre o
apoderado.
En caso de universitarios (18 a 25 años de edad), necesitan:
- Presentar el original y fotocopia de la cédula de identidad.
- Presentar el original y fotocopia de matrícula universitaria o factura de la casa de
estudios donde se esté formando.

* En caso de adquirir la tarjeta para el adulto mayor o persona con discapacidad:


Adultos mayores (mayores de 60 años de edad), necesitan:
- Presentar original y fotocopia de la cédula de identidad.
Personas con discapacidad, necesitan:
- Presentar original y fotocopia de la cédula de identidad.
- Presentar original y fotocopia del carnet de discapacitado vigente.

En cualquiera de estos 3 últimos casos debes cancelar el monto de Bs 20

Para los clientes que no cuentan con una tarjeta adquieren el servicio comprando
en boletería el ticket a bs 3

- Línea VERDE de teleférico horarios y paradas

La línea VERDE de teleférico (Dirección: Estación Irpavi - Estación


Libertador/Estación Libertador - Estación Irpavi) tiene 7 paradas desde Estación
Irpavi hasta Estación Irpavi.

Horarios del teleférico VERDE para la próxima semana: comienza a operar a las
5:30 y finaliza a las 23:00. Los días de operación esta semana son: días hábiles.
- El consumidor compra el servicio del transporte del teleférico cuando
necesita el transporte para sus diferentes actividades como ser: transporte a
sus fuentes de trabajo, recoger a sus hijos, turismo, etc.

CRITERIOS:
Al consumidor de este servicio le parece agradable adquirir el servicio por que en
su mayoría manifiestan que es más rápido, económico, higiénico y les evita el estrés
además que les permite realizar sus labores de manera más eficiente.
Como se ve en anexo 1 (encuestas realizadas)
CRITERIOS PSICOLOGICOS
El consumidor manifiesta que al adquirir el servicio del teleférico de la línea verde
se siente más tranquilo, cómodo, seguridad de llegar a tiempo a su destino, sin
preocupaciones, es más el cliente asegura que tiene su tiempo cronometrado para
llegar a tiempo a su destino evitando el estrés y la incomodidad como sucede en los
taxis, micros, etc.
CONCLUSIONES.
Al haber realizado del trabajo del comportamiento del consumidor en el
departamento de la paz del transporte urbano del teleférico verde pudimos observar
que este servicio es muy satisfactorio para el cliente ya que ellos manifiestan que
desde la aparición de este servicio les facilita la hora de llegada a sus puntos
preferidos, de tal manera el cliente goza de este servicio sin reclamos ni
observaciones.
Cabe destacar que el cliente también al transportarse en el teleférico goza de la
vista que tiene y para muchos es muy satisfactorio sin estar incomodos, o
preocupados por el tráfico, que generalmente pasa cuando adquieren el servicio por
vía terrestre