Está en la página 1de 48

Universidad Nacional de Ingeniería

Facultad de Ingeniería Civil

MODELOS DE CAUDAL ECOLÓGICO


Y SU APLICACIÓN EN EL PERÚ

Juan W. Cabrera Cabrera

Lima, Perú
2018
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN .............................................................................................................. 4
I. CAUDAL ECOLÓGICO: DEFINICIONES BÁSICAS ..................................... 5
1.1. Caudal Ecológico .................................................................................................. 5
1.2. Régimen Hidrológico Natural y Régimen de Caudales Ambientales ...... 6
1.3. Caudal ecológico y Gestión Integrada de Recursos Hídricos .................... 7
1.4. Otros términos relacionados .............................................................................. 8
1.5. Métodos de estimación ...................................................................................... 10
II. MÉTODOS HIDROLÓGICOS .......................................................................... 11
2.1. Método de aproximación por rangos de variabilidad (RVA) .................. 11
2.2. Método del Caudal Básico ................................................................................ 14
2.3. Método de Baxter ............................................................................................... 19
2.4. Método de Tennant ............................................................................................ 19
2.5. Método de Tennant Modificado ..................................................................... 20
2.6. Método de la Confederación Hidrográfica del Norte de España. ........... 24
III. MÉTODOS HIDRÁULICOS.............................................................................. 26
3.1. Método del Perímetro Mojado ........................................................................ 27
3.2. Método de transectos múltiples ...................................................................... 29
3.3. Método de conservación de los hábitats o método de Nehring ................ 29
3.4. Método Toe-Width Washington ..................................................................... 30
IV. MÉTODOS DE SIMULACION DE HABITAT ............................................ 31
4.1. Metodología del IFIM ....................................................................................... 32
4.2. Metodología del Hábitat Potencial Útil ......................................................... 34
V. MÉTODOS HOLÍSTICOS ................................................................................. 36
5.1. Método de Bloques de construcción (Building Block Metodology) ........ 36
5.2. Dowstream Response to Imposed Flow Transformation (DRIFT) ........ 38
VI. APLICACIONES EN EL PERÚ ........................................................................ 41
6.1. Método del promedio de caudales más bajos .............................................. 43
6.2. Método del porcentaje del caudal medio anual........................................... 44
6.3. Método propuesto por la ANA ........................................................................ 44
VII. CONCLUSIONES ................................................................................................. 47
VIII. BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................ 48

3
INTRODUCCIÓN

Durante muchos años la explotación del recurso hídrico se planteó como la


“explotación de un recurso inacabable”, y su manejo o gestión se dirigió desde las
grandes ciudades, sin tomar en cuenta la opinión de los usuarios del recurso ni su
problemática. La consecuencia de este enfoque fue la sobre explotación del recurso,
la contaminación de grandes cuerpos de agua, y la pobreza asociada a ésta como
consecuencia casi inmediata.
Muchos son los ejemplos que vemos a diario en nuestro país: el río Rímac permanece
seco en épocas de estiaje, el río Ica también, y la mayoría de los ríos de la costa sur
del país. La construcción de bocatomas y presas en la parte media y alta de las cuencas
ha retenido y extraído el 100% de la descarga natural, afectando no solamente el
régimen natural de los ríos, sino también a las especies fluviales que vivían de sus
aguas.
Bajo el lema casi religioso de “¡El agua que fluye hacia el mar se desperdicia!”, a
mediados del siglo XX se desarrolló este frenesí de construcción de presas y
bocatomas en casi todo el mundo, y el Perú no se quedó atrás. Un claro ejemplo es la
construcción de la Bocatoma La Atarjea, que ocasionó el desastre ecológico que ho
caracteriza al río Rímac.
Esta situación se ha repetido a lo largo de todo el planeta, y como alternativa de
solución han surgido dos conceptos que van de la mano: la llamada “Gestión Integrada
de Recursos Hídricos”(IWRM), que propone la participación de todos los usuarios en
la toma de decisiones relacionadas con el uso y explotación del recurso hídrico,
buscando la sostenibilidad del mismo; y el caudal ecológico, que busca definir un
volumen de descarga mínimo que debe preservarse en las fuentes de agua para no
afectar su ecosistema asociado. Sobre este segundo concepto se enfoca el presente
trabajo.
El primer capítulo presenta una recopilación de conceptos generales relacionados al
caudal ecológico y otros conceptos afines. El segundo capítulo desarrolla los
principales métodos de estimación de caudales ecológicos con base hidrológica. El
tercer capítulo desarrolla los llamados hidráulicos, mientras que el cuarto capítulo
presenta los llamados métodos de simulación de hábitat o ecohidráulicos. El capítulo
5 desarrolla los llamados métodos holísticos, que engloban a todos los demás dentro
de un enfoque integral. Finalmente, el capítulo 6 resume algunos de los métodos más
utilizados en el Perú, así como la actual metodología aprobada por la ANA,
incluyendo algunos ejemplos de aplicación.
Con la seguridad de presentar información relevante sobre el tema, se deja constancia
del trabajo realizado.

4
I. CAUDAL ECOLÓGICO: DEFINICIONES BÁSICAS

El caudal ecológico (CE) en ríos y humedales es un instrumento de gestión que


permite acordar un manejo integrado y sostenible de los recursos hídricos, que
establece la calidad, cantidad y régimen del flujo de agua requerido para mantener los
componentes, funciones, procesos y la resiliencia de los ecosistemas acuáticos que
proporcionan bienes y servicios a la sociedad.
El CE concilia la demanda económica, social y ambiental del agua, reconoce que los
bienes y servicios de las cuencas hidrológicas dependen de procesos físicos,
biológicos y sociales, y que únicamente conservando el agua que éstos necesitan, se
puede garantizar su provisión futura.
En la práctica, el caudal ecológico busca reproducir en alguna medida el régimen
hidrológico natural (RHN), conservando los patrones estacionales de caudales
mínimos y máximos, de especial interés para la gestión de infraestructura hidráulica
o hidroeléctrica. Estos componentes del RHN determinan la dinámica de los
ecosistemas acuáticos y su relación con los ecosistemas terrestres.

Régimen hídrico
Magnitud
Frecuencia
Duración
Predictibilidad
Tasa de cambio

Condición física y Recursos Interacciones Heterogeneidad


química del agua alimenticios bióticas del hábitat

Patrones y Procesos ecológicos

Figura 1.1 El régimen hídrico natural como estado de referencia.


Fuente: Gonzáles (2007)

1.1. Caudal Ecológico


Es la calidad, cantidad y régimen del flujo o variación de los niveles de agua
requeridos para mantener los componentes, funciones y procesos de los ecosistemas
acuáticos epicontinentales. Para los fines de esta norma caudal y flujo ambiental se
consideran sinónimos de caudal ecológico.
Diferentes enfoques y estudio realizados han propuesto diferentes conceptos
relacionados, como el “caudal ecológico mínimo”, “caudal de mantenimiento”,
“caudal ambiental”, etc. La Tabla 1.1 resume dichos conceptos.
5
Tabla 1.1 El régimen hídrico natural como estado de referencia.

Fuente: Carvajal (2007).


1.2. Régimen Hidrológico Natural y Régimen de Caudales Ambientales
El único régimen de caudales capaz de mantener el estado del ecosistema fluvial es el
Natural. Teniendo en cuenta que nuestra sociedad requiere extraer agua de las fuentes
naturales, es imposible mantener este régimen natural. Es así que, la alteración de
algún componente definitorio de un Régimen de Caudales afecta a la Estructura, la
Composición y/o el Funcionamiento del Ecosistema Fluvial (Walker et al., 1995). Es

6
justamente frente a esta imposibilidad que surge el concepto de caudal ambiental o
caudal ecológico, y el consecuente “régimen de caudales ambientales” o “régimen de
caudales ecológicos”.
El régimen de caudales ambientales (RCA) es el régimen hídrico requerido para
mantener un nivel deseado de salud en el ecosistema, éste se asemeja a las condiciones
hidrológicas de determinado sector hidrográfico (Palau, 1994). Esta premisa es la que
debe primar al seleccionar cualquier método de estimación.
1.3. Caudal ecológico y Gestión Integrada de Recursos Hídricos
Durante muchos años la explotación del recurso hídrico se planteó como la
“explotación de un recurso inacabable”, y su manejo o gestión se dirigió desde las
grandes ciudades, sin tomar en cuenta la opinión de los usuarios del recurso ni su
problemática. La consecuencia de este enfoque fue la sobre explotación del recurso,
la contaminación de grandes cuerpos de agua, y la pobreza asociada a ésta como
consecuencia casi inmediata.
Bajo el lema casi religioso de “¡El agua que fluye hacia el mar se desperdicia!”, a
mediados del siglo XX se desarrolló un frenesí por la construcción de presas en los
años cincuenta y sesenta. Esta construcción indiscriminada de embalses condujo a:

- Reducción de caudales

- Cambio del ciclo hidrológico (estacionalidad, intensidad)


- Cambio descarga de sedimentos (colmatación)
- Modificación de la morfología (desconexión de las llanuras de inundación).

- Muchas represas no dejaron agua en los canales de los ríos para los ecosistemas
río abajo y otros usuarios.
Esta situación llevó a un replanteo de los conceptos relacionados a gestión y surge
como alternativa la llamada “Gestión Integrada de Recursos Hídricos”(IWRM) que
propone la participación de todos los usuarios en la toma de decisiones relacionadas
con el uso y explotación del recurso hídrico, buscando la sostenibilidad del mismo.
La Global Water Partnership (2000), propone la siguiente definición:
“Es un proceso que promueve el desarrollo y la gestión coordinados del agua, la tierra
y los recursos relacionados, para maximizar el bienestar económico y social resultante
de manera equitativa sin comprometer la sostenibilidad de los ecosistemas vitales”.
Sobre esta definición toma fuerza el concepto de caudal ambiental o caudal ecológico,
que permite establecer una condición sostenible y de armonía con las fuentes de agua
y las especies que habitan en ellas. Es así como este concepto se convierte en uno de
los pilares de la gestión del recurso, como puede observarse en la Figura 1.2.

7
Figura 1.2 Relación entre términos clave de la gestión integrada de recursos
hídricos (IWRM).
Fuente: Naiman et al. (2007)

1.4. Otros términos relacionados

a) Afluente
Tributario o corriente que vierte sus aguas a otro río, con el cual se une en un
lugar llamado confluencia.
b) Alteración eco-hidrológica
Modificación inducida de la calidad, cantidad y temporalidad de los regímenes
hidrológicos causada por infraestructura hidráulica, carretera y urbana,
principalmente, lo cual altera la provisión de servicios ambientales.

c) Avenida
Aumento repentino del volumen y velocidad de la corriente en un río debido a
escurrimientos generados por la lluvia cíclica o extraordinaria, también se le
conoce como crecida.
d) Biótico
Perteneciente a organismos vivos. Componente del ecosistema.
e) Caudal
Flujo volumétrico o volumen que pasa por unidad de tiempo. Para fines de esta
norma flujo y gasto se consideran sinónimos de caudal.
8
f) Caudal o escurrimiento medio anual:
Caudal promedio de los 365 días del año, calculado a partir de n número de
registros diarios por varios años.
g) Caudal ordinario estacional
Caudal que pasa en condiciones ordinarias de estiaje y de lluvias por una sección
determinada del cuerpo de agua, conforme a su rango natural de variabilidad y en
un tiempo determinado.
h) Corredores biológicos
Son puentes entre reservas naturales que permiten el movimiento de especies, en
particular de aquéllas con grandes requerimientos de espacio. Ayudan a conservar
la estructura de los ecosistemas, proporcionan una serie de servicios ambientales.
i) Ecosistemas riparios
Se localizan en las márgenes de los ríos, arroyos y cuerpos de agua son corredores
biológicos entre las zonas de cabeceras de las cuencas hídricas y el mar. Ofrecen
diversos servicios ambientales como el filtrado de sedimentos y contaminantes que
son arrastrados desde las partes altas de la cuenca por los ríos, mitigan el impacto
de las inundaciones, son zonas productivas por la acumulación de nutriente y
humedad y aumentan la conectividad e integridad de la cuenca pues favorecen a la
dispersión y movilidad de las especies. Las especies que habitan esta zona
usualmente tienen características propias, muy diferentes a las especies fluviales o
terrestres.
j) Ecosistemas acuáticos epicontinentales
Ecosistemas que tienen por biotopo algún cuerpo de agua continental, como
pueden ser: ríos, lagos, pantanos, humedales, lagunas, estuarios.

k) Integridad ecológica
Se refiere a la intensidad de degradación de un ecosistema o de cierta área
producida por actividades humanas, entre otras, y que tienen como consecuencia
la pérdida o transformación de sus características estructurales y funcionales.
l) Intra-anual
Se refiere a las variaciones de los hidrogramas anuales que determinan años secos,
promedios y húmedos (o lluviosos).
m) Objetivo ambiental
Estado ecológico que se pretende alcanzar dentro de la cuenca hidrológica para
mantener la integridad de los ecosistemas actuales o, cuando se considere que éstos
están degradados, el que contribuya a su recuperación o rehabilitación.

9
n) Ripario
Zona ribereña o riparia es la interfase entre la tierra, un río o arroyo. Hábitat de
comunidades de flora y fauna a lo largo del río y los márgenes de los bancos.
Generalmente la zona riparia incluye la zona federal.
o) Régimen
Variabilidad intra e interanual que exhibe una tendencia de evolución natural del
río o cuerpo de agua. No son evidentes alteraciones antropogénicas.
p) Tasa de cambio
Diferencia entre dos valores sucesivos en una serie hidrológica por unidad de
tiempo, tanto para las condiciones de ascenso como de descenso de caudal.

1.5. Métodos de estimación


Existen diferentes tipos de metodologías para estimar caudales ecológicos. La
selección de la metodología más apropiada en cada caso depende de muchos factores,
incluyendo los objetivos y requerimientos técnicos establecidos por la normativa, la
adecuación a las características hidrológicas y ambientales del sistema fluvial objeto
de análisis, la escala de trabajo y la cantidad y calidad de los datos disponibles. En
cualquier caso, es importante aplicar metodologías suficientemente contrastadas y
validadas por la comunidad científica, de forma que los resultados que se deriven en
cuanto al régimen de caudales aconsejado permitan cumplir de forma efectiva con los
objetivos ambientales perseguidos.
Existen aproximadamente 30 métodos diferentes (Carreño, 2008), los cuales se han
agrupado en cuatro grandes tipos de enfoques metodológicos, con algún grado de
aceptación, para fijar los caudales ecológicos o de mantenimiento, que se aplican de
acuerdo con el país donde se usen y los intereses que se pretendan: Hidrológico,
Hidráulico, de Simulación de Hábitat y Holístico.
Uno de los métodos se basa en las series hidrológicas históricas del río y se conoce
como Método Hidrológico. El segundo método se fundamenta en la simulación
hidráulica del río y se conoce como Método Hidrológico - Biológico; algunos de los
criterios de estos dos métodos son bastante restrictivos en cuanto a sus exigencias de
caudal mínimo, tanto que de entrada eliminan toda posibilidad técnica y económica
de adelantar cualquier proyecto en nuestro medio, pues fueron desarrollados para unas
condiciones específicas muy diferentes a las nuestras. El tercer método se basa en
criterios exclusivamente biológicos y es llamado de Simulación de Hábitat y por
último el método holístico tiene una visión global del río.
En los siguientes capítulos se detallan algunos de estos métodos.

10
II. MÉTODOS HIDROLÓGICOS

Los métodos hidrológicos o de caudales históricos se basan en el análisis de las


características del régimen hidrológico natural como factor clave en la organización
del ecosistema fluvial. Su simplicidad los convierte en los preferidos para los
diferentes estudios de aprovechamiento hídrico.
La mayoría de éstos métodos se basa en el cálculo de un caudal mínimo teóricamente
suficiente para mantener las características del sistema fluvial para lo cual se analizan
los registros históricos de caudal. Como ejemplos se puede citar el método de Tennant
o Montana (Orth & Maughan, 1981) y el Range of Variability Approach (Richter et
al., 1997). Con estos métodos, el caudal ecológico se establece a partir del resultado
de algún parámetro estadístico supuestamente representativo. En la actualidad, los
métodos hidrológicos son los más extendidos a nivel mundial para el cálculo del
caudal ecológico de ríos.
Los criterios o variaciones del método hidrológico consultados son los siguientes, para
definir el caudal ecológico:

- El caudal ecológico corresponde al 10% del valor del caudal medio mensual
multianual del río
- A partir de curvas de duración de caudales medios diarios, propone como
caudal mínimo ecológico el caudal promedio multianual de mínimo 5 a
máximo 10 años que permanece el 97.5% del tiempo y cuyo periodo de
recurrencia es de 2.33 años.
- Se considerará como caudal ecológico el caudal de permanencia en la fuente
durante el 90 % del tiempo
- El caudal ecológico corresponde al 25 % de los volúmenes anuales en
condiciones de oferta media. IDEAM (2000).
- El caudal ecológico se considera el caudal mínimo histórico de la serie
hidrológica.
- El caudal ecológico es el 50 % del caudal mínimo del estiaje del año 95%.
- El caudal ecológico es la media de los caudales mínimos mensuales registrados
durante una serie de anos.
A continuación, se detallan algunos de ellos.
2.1. Método de aproximación por rangos de variabilidad (RVA)
El método se basa en datos de largos registros hidrológicos diarios, donde se describe
la variabilidad hidrológica en régimen actual (sin el proyecto) y después de instalado
el proyecto. Esta descripción se realiza mediante 34 variables (Mathews & Richter,
2007), las cuales son claves para la caracterización del hidrograma y su relación con
el funcionamiento del ecosistema, permitiendo un máximo nivel de variación de estos
parámetros bajo la situación natural y aquella modificada producto de la operación del
proyecto.

11
Este método presenta la ventaja de que sus variables están muy bien descritas y por
tanto es relativamente fácil realizar su seguimiento para verificar que se comportan
según lo previsto.
El Método de RVA consta de seis pasos:
a) caracterización del hidrograma natural,
b) definición de los objetivos de gestión del RVA,
c) definición del sistema de gestión,
d) plan de seguimiento,
e) evaluación anual y
f) redefinición de los objetivos del RVA.

Figura 2.1 Metodología propuesta para determinar un régimen de caudal


ambiental usando RVA.
Fuente: EcoHyd (2011)
Los dos primeros pasos (Caracterización del hidrograma natural y Definición de los
objetivos de gestión del RVA) son estrictamente parte del cálculo del RVA y, por lo
tanto, han sido incorporados en la Etapa II Elección y desarrollo del método. El tercer
paso (Definición del sistema de gestión) se incorporó dentro de la Etapa III
Determinación y validación del régimen de caudal ambiental de esta Guía. Los últimos

12
tres pasos (Plan de seguimiento, Evaluación anual y Redefinición de los objetivos del
RVA) son incorporados en el plan de seguimiento. La Figura 2.1 muestra las etapas
que constituyen este método.
El Método de RVA requiere para la caracterización del hidrograma un registro
histórico de caudales diarios de por lo menos 20 años a una escala diaria, en régimen
natural o levemente modificado. En el caso de disponer de una longitud de registro
menor a 20 años, se puede extender el período de registro a través del uso de técnicas
hidrológicas de estimación o mediante la aplicación de modelos precipitación-
escorrentía debidamente calibrados. Finalmente, en el caso de no poseer ningún
registro histórico de caudales diarios, se puede implementar modelos de transposición
de caudales basado en un registro histórico de caudales diarios provenientes de una
cuenca de referencia que se encuentre bajo las mismas condiciones climáticas,
geológicas, topográficas y de perturbación antrópicas (Richter et al., 1997).
A continuación, se describen las tres principales etapas.
1.1.1 Caracterización del hidrograma natural
Se realiza una caracterización del registro de caudales diarios mediante las 34
variables que propone Mathews & Richter (2007) para cuantificar la alteración
hidrológica de un río. Estas variables se detallan en la Tabla 2.1.
Tabla 2.1 Lista de las variables del componente de caudal ambiental o
ecológico.
Componente del Definición Parámetro Número de
caudal ecológico variables
Caudales Percentil 10 de todos los caudales Magnitud, frecuencia, 4
mínimos mínimos duración y
extremos temporalidad.
Caudales Caudal mínimo/flujo base de cada Caudal mínimo 12
mínimos mes mensual
Eventos de Caudal mayor que el caudal mínimo Magnitud, frecuencia, 6
caudales altos pero menor al caudal de cauce lleno duración, temporalidad
(bankfull) y tasa de ascenso y
descenso.
Pequeñas Caudal mayor o igual al caudal de Magnitud, frecuencia, 6
crecidas cauce lleno, pero menor que la duración, temporalidad
crecida con período de retorno 10 y tasa de ascenso y
años descenso.
Grandes crecidas Caudal mayor o igual a la crecida Magnitud, frecuencia, 6
con período de retorno 10 años duración, temporalidad
y tasa de ascenso y
descenso.
Fuente: Mathews & Richter (2007)
1.1.2 Definición de los objetivos de gestión del RVA
Se denomina objetivo de gestión a cada una de las 34 variables determinadas
en el paso anterior. El principal concepto es que la captación del recurso hídrico
debe permitir que el río mantenga un caudal que esté dentro del rango de
variación natural de los parámetros, según lo definido por la dispersión
13
interanual estimada en el paso a). Por lo tanto, cada objetivo de gestión es
expresado como un rango de valores aceptables, el cual puede incluir tanto
límites superiores como inferiores.
El rango aceptable viene dado por las medidas de dispersión adoptadas (por
ejemplo, ± 1 o ± 2 veces la desviación estándar). Esta decisión debe estar
fundamentada con información ecológica del tramo en estudio y/o de las
actividades antrópicas presentes en él. En ausencia de una adecuada
información social o ecológica, Richter et al. (1997) recomienda utilizar ± 1
vez la desviación estándar para fijar en una primera instancia los objetivos de
gestión.
1.1.3 Definición del sistema de gestión
En este paso se diseña un sistema de gestión, basado en la caracterización
hidrológica, que permita vincular los objetivos de gestión a la regla de
operación del proyecto de tal forma que estos se cumplan para cada año (por
ejemplo, si el objetivo de gestión sólo tiene límite inferior) o en la mayoría de
los años (p. ej., el 68% de los años si el objetivo de gestión es la media ± 1
desviación estándar). Este sistema de gestión debe basarse en información
histórica de caudales y otras variables climáticas, las reglas de operación de la
central hidroeléctrica, desviaciones de caudales y evidencia de perturbaciones
antrópicas históricas o existentes.
2.2. Método del Caudal Básico
Considera la variabilidad natural del régimen (Palau, 1994; Alcázar & Palau, 2010;
Palau & Alcázar, 2010), el cual consiste en establecer un régimen de caudales a partir
de un caudal llamado básico que se obtiene a partir de series de caudales medios
diarios tratados con medias móviles de intervalos crecientes. No se utilizan
descriptores de las comunidades naturales (biomasa, densidad, diversidad) como
variables independientes. Se considera que las variables biológicas son el efecto y no
la causa.
La Figura 2.2 muestra las etapas que incluye la aplicación de este método.

14
Figura 2.2 Etapas a seguir para determinar un régimen de caudal ambiental
usando el método del caudal básico.
Fuente: EcoHyd (2011)

La aplicación de este método se basa en el manejo de seis variables:


a) Caudal básico (Qb)
Se define como el caudal mínimo a mantener en el cauce, siempre y cuando
éste sea mayor al caudal natural, ya que, de lo contrario, debiera mantenerse el
caudal natural. Los datos necesarios para el cálculo de Qb son los registros
históricos de las series de caudales medios diarios. Palau (1994) recomienda
que la longitud mínima de la serie de caudales sea de 10 años; sin embargo, en
Chile se sugiere utilizar series de 20 años de longitud debido a presencia
interanual de ENOS, criterio que se recomienda seguir en el Perú.
El caudal medio diario queda definido por la expresión:

Caudal medio diario = 𝒒𝒋𝒊

dónde:

- El subíndice “i” son los días del año (varía entre 1 y 365)
- El superíndice “j” son los años considerados (como mínimo j debe ser
igual a 10 o a 20, según corresponda)
De esta forma se obtiene una matriz de dimensiones 365 x 10 (filas x
columnas). Sobre cada columna se determinan las medias móviles empezando
por la última columna (j=10). Estas medias móviles se calculan sobre los
15
intervalos crecientes comenzando en 1 (medias de datos tomados de 1 en 1),
hasta un máximo de 100 medias (tomando datos de 100 en 100). Como
resultado se obtiene “j” tablas trapezoidales de 100 columnas y un número de
filas que va de 1 a 365, en la primera fila, y de 1 a 266 en la última fila.
Cada elemento de esta matriz trapezoidal corresponde a una media móvil que
tiene la siguiente expresión matemática:

dónde:
- El subíndice “s” es el intervalo escogido de media móvil.
- El subíndice “p” es el número de orden de la media móvil de cada
columna.
- El superíndice “j” es el año.

Por cada columna de la matriz trapezoidal se obtiene el mínimo valor, que


correspondería al mínimo promedio del período de caudales medios diarios de
1,2,3, …, 100 días consecutivos y que tiende hacia el QMA, lo cual asegura
que es menor que este último.

Figura 2.3 Procedimiento para estimar el Caudal Básico Qb.


Fuente: EcoHyd (2011)
Este procedimiento se repite para cada una de las matrices trapezoidales,
obteniendo una matriz de caudales mínimos con dimensiones de j x 100. A
partir de esta última matriz de caudales mínimos, se calculan las medias
aritméticas por columna, obteniendo un vector de 100 caudales mínimos. Sobre
este vector se calcula el mayor incremento relativo entre cada par de valores

16
consecutivos, resultando el Qb como el caudal mayor que define dicho par de
valores. El procedimiento se resume en la Figura 2.3.

b) Caudal de acondicionamiento (Qa)


En caso de que existan razones particulares en que el caudal básico no se
considere suficiente, es posible modificar el Qb hasta un valor que permita
alcanzar los objetivos planteados. A este caudal adicional se le denomina
caudal de acondicionamiento (Qa).
Una de las ventajas de considerar un caudal de acondicionamiento es que
permite tener una holgura al momento de realizar una gestión del río, ya que
permite incorporar decisiones determinadas en casos particulares.
c) Caudal de mantenimiento (Qmt)
Este caudal le entrega a Qb la variabilidad estacional requerida por las especies
que viven en torno al ecosistema fluvial. Esta estacionalidad se consigue a
través de un factor de variabilidad temporal al caudal básico obtenido (incluido
el caudal de acondicionamiento si es el caso). Este factor temporal es el
encargado de ajustar el Qb a las variaciones naturales propias del hidrograma
en régimen natural.
El caudal mínimo de mantenimiento para el mes i se determina bajo la siguiente
expresión:

dónde:

- Qmti es el caudal mínimo de mantenimiento en el mes i


- Qb es el caudal básico
- Qa es el caudal de acondicionamiento (si fuera el caso)
- Qmes i es el caudal del i-ésimo mes
- Qmes min es el mínimo caudal registrado en el mes i en el periodo
analizado
De esta forma, se determinan caudales de mantenimiento mensuales; sin
embargo, la escala temporal puede ser modificada para la determinación de
caudales a otra escala temporal que se ajuste mejor a los objetivos del estudio.

17
d) Caudal máximo (Qmax)
Si bien esta metodología está orientada a establecer caudales mínimos, es
necesario regular los caudales máximos que pueden producirse por la operación
de grandes obras hidráulicas. El caudal máximo que propone el método, es que
no sea mayor a un caudal con periodo de retorno de 25 años. Este caudal no se
podría entregar todos los meses ni todos los años, sino que debe ser
implementado solo cada 25 años y en el mes correspondiente.
e) Caudal generador o bankfull (Qg)
La determinación de este caudal está orientada a mantener un caudal que
mantenga la morfología del cauce, la composición granulométrica del cauce, y
la variabilidad del río, para sanear la zona hiporréica del cauce y para alivianar
la presión de colonización de la vegetación ribereña. El caudal generador
resulta clave para la conservación de la identidad y salud del río (Alcázar,
2007).
De acuerdo a esto, el caudal generador correspondería a la máxima crecida
ordinaria, la cual se puede producir entre 1 y 7 años según las características
del río y su régimen hidrológico.
Palau (1994) señala que esta variable debiera determinarse mediante el ajuste
de los datos diarios de caudal a una función Gumbel de distribución de
probabilidades (o la que mejor se ajuste a los datos), para posteriormente,
obtener el caudal asociado al periodo de retorno definido anteriormente. Por
otra parte, los autores señalan que este caudal generador debiera ponderarse por
el cociente entre el caudal de mantenimiento y el caudal medio anual (QMA) en
régimen natural, con el fin de adaptarlo a las condiciones de regulación del río,
es decir, mantener las condiciones de proporcionalidad de su régimen actual;
sin embargo, dentro de una visión más conservadora, en países como Chile, no
se pondera el caudal generador pues se busca mantener las condiciones
ecológicas y morfológicas existentes en el río y no por un cauce “adaptado a
las condiciones de regulación”.
Este caudal generador debe ser incorporado en el mismo mes (o rango de
meses), según lo analizado en el hidrograma natural del río, aunque algunos
autores proponen que sea a principios de la época de caudales máximos con el
fin de mantener esta información en el río (Alcázar, 2007).
f) Máxima tasa de cambio
Los cambios bruscos de caudal pueden afectar duramente a las comunidades
acuáticas, especialmente en la zona ribereña (riparia), la estabilidad de las
orillas como y la composición y regeneración de la vegetación asociada, motivo
por el cual es necesario definir una tasa máxima de variación del caudal.
La tasa máxima de cambio se calcula a partir de una función exponencial
aplicada a las máximas diferencias de caudal entre dos registros consecutivos.
18
dónde:

- Qt es el caudal en el día t
- Qt+1 es el caudal en el día t+1
- Δt es la diferencia de tiempo entre el periodo t y el t+1 (por lo general es
igual a 24 horas)
- K es la constante de variación entre un tiempo t y t+1
De esta forma se calcula una tasa de cambio tanto para los incrementos o
ascensos de caudales como para los descensos de caudales.
Esta K es una primera aproximación, la cual debe ajustarse a las posibilidades
de gestión, ya que las obras hidráulicas pueden tener limitaciones técnicas.
2.3. Método de Baxter
Propuesto en 1961, elaborado para evaluar especies salmónidas.
Propone estimar el caudal ecológico como un porcentaje del caudal medio interanual,
estableciendo un rango admisible, según se muestra en la Tabla 2.2.
Tabla 2.2 Calidad de Hábitat en función al Caudal Medio Interanual.

Porcentaje del Qmed Interanual


Estado de desarrollo Mínimo Máximo
Juveniles en verano 20 25
Adultos en migración 30 70
Frezaderos 12,5 30
Incubación 10 17
Fuente: Diez (2010)
2.4. Método de Tennant
Este método, desarrollado por hidrobiólogos del estado de Montana-EEUU partiendo
de datos de once ríos (Tennant, 1976) con poblaciones de salmónidos y de ciprínidos,
se basa en la hipótesis de que '''las condiciones de hábitat para la vida piscícola son
cualitativamente muy parecidas en una corriente de agua o en atrapar a un mismo
porcentaje del caudal medio armar. Para su aplicación se estudian tres variables,
consideradas fundamentales en la capacidad de acogida del medio para las especies
piscícolas: el porcentaje de perímetro mojado con respecto a la anchura del lecho, la
profundidad y la velocidad media.
La evolución de los valores de estas tres variables en función del caudal, expresado
en porcentaje del caudal medio anual, según los autores, justifica los intervalos
19
elegidos. El 10% del caudal medio es un mínimo a respetar imperativamente, para
evitar una fuerte degradación del medio. Las categorías definidas por Tennant se
resumen en la Tabla 2.3
Tabla 2.3 Calidad de Hábitat en función al Caudal Medio Interanual.
Porcentaje del caudal medio
interanual
Calidad del hábitat Otoño-Invierno Verano-Primavera
Óptima 60 - 100 60 - 100
Excepcional 40 60
Excelente 30 50
Bueno 20 40
Regular 10 30
Pobre 10 10
Muy degradado < 10 < 10
Fuente: Diez (2010)
El método de Tennant no es propiamente un método de estimación del caudal
ecológico sino más bien una categorización del efecto de la reducción de caudales
sobre el estado de los hábitats.
2.5. Método de Tennant Modificado
Modificado por García (1999) y aplicado actualmente en México. Incluye conceptos
de importancia ecológica, presión de uso y objetivos ambientales.
El método parte de la definición del objetivo ambiental que se desea alcanzar en la
cuenca, es decir, el estado que se quiere alcanzar en la cuenca. Este objetivo ambiental
se define en base a la importancia ecológica de la cuenca (que puede ser muy alta,
alta, media o baja, según se observa en la Tabla 2.4), y a la presión de uso del agua,
definida como “la relación en porcentaje del volumen asignado más el concesionado
entre la disponibilidad media anual por cuenca o acuífero” (ver Tabla 2.5).

20
Tabla 2.4 Importancia ecológica.

Fuente: Secretaria de Economía EUM (2012).


Tabla 2.5 Presión de uso del agua.

Fuente: Secretaria de Economía EUM (2012).


En base a estos dos parámetros, se selecciona el objetivo ambiental en base a la Tabla
2.6. Esta categoría de objetivo ambiental se utilizará para estimar los porcentajes de

21
caudales medios interanuales (Qmi) y de escurrimiento medio anual (EMA) que
definirán el caudal ecológico.
Tabla 2.6 Criterios para determinar los objetivos ambientales según la norma
mexicana NMX-AA-159-SCFI-2012

Fuente: Secretaria de Economía EUM (2012).


Definido el tipo de objetivo ambiental, se estiman los porcentajes del Qmi y EMA de
acuerdo con la Tabla 2.7 y se construye los hidrogramas tentativos de caudal ecológico
(uno para el Qmi y otro para el EMA). Esto implica que se deben conocer los caudales
medios interanuales previamente al análisis mostrado.
Tabla 2.7 Porcentajes de asignación del Escurrimiento Medio Anual (EMA) y
Caudal medio interanual (Qmi) para diferentes objetivos ambientales y
periodos. Método de Tennant modificado por Garcia. et al. (1999)

Fuente: Secretaria de Economía EUM (2012).


Finalmente, se superponen ambos hidrogramas y se seleccionan los valores de cada mes
cuidando que el valor del caudal ecológico nunca sea mayor al caudal medio mensual (Qmi)
ni menor al caudal base (Qbase). A continuación se muestra un ejemplo ilustrativo.

22
Ejemplo 2.1
Para los caudales medios mostrados correspondientes a la estación Coranchay del río
Callazas, estime el caudal ecológico aplicando el método de Tennant modificado. Suponga
que el flujo base es constante e igual a 0.050m3/s.

Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Set Oct Nov Dic
Qmi (m3/s) 2.171 3.138 3.016 1.976 1.525 1.405 1.422 1.363 1.348 1.346 1.373 1.499

Solución
El hidrogrma de caudales proporcionado es:

3.5

2.5

2 EMA

1.5

0.5

0
Set Oct Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago

Estando el río Callazas sobre los 4000msnm, y habiendo presencia de especies en peligro de
extinción, se considera una Importancia Ecológica Alta (debido a que hay senderos y
presencia de ganadería). Asimismo, tomando en cuenta que la zona es semi árida y que a
partir de la estación mencionada se deriva el 100% del caudal del río, se considera una Presión
de Uso Muy Alta. Con estas dos caracteristicas, se define un Objetivo Ambiental Tipo D,
y los porcentajes correspondientes son:

Promediando los caudales medios mensuales, obtenemos un EMA=1.799m3/s. Luego, los


hidrogramas que se obtiene son:

Set Oct Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago
%Qmi 0.539 0.538 0.549 0.600 0.434 0.628 0.603 0.395 0.610 0.562 0.569 0.545
%EMA 0.090 0.090 0.090 0.090 0.180 0.180 0.180 0.180 0.090 0.090 0.090 0.090
23
3.5
3
2.5
2 EMA
1.5
1
0.5
0
Set Oct Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago

Qmi %Qmi %EMA

Como se observa, ambos hidrogramas cumplen con ser menores al EMA y mayores al caudal
base; por lo tanto, sobre el margen obtenido, se elige el caudal ecológico más apropiado a las
condiciones de la fuente y al aprovechamiento que se le busca dar. Para las condiciones
mostradas, sin ser la regla general, se propone, aprovechar el máximo volumen en estiaje y el
menor en avenidas, quedando finalmente el caudal ecológico definido como:

3.5
3
2.5
2 EMA
1.5
1
0.5
0
Set Oct Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago

Qmi Qecol

2.6. Método de la Confederación Hidrográfica del Norte de España.


La Confederación hidrográfica del Norte de España propone que el caudal ecológico
sea el mayor de cuatro caudales estimados denominados Q1, Q2, Q3 y Q4:
Q1 = 50 l/s
Q2 = 0,35 x Q347
Q3 = 15 x Q347 / (Ln Q347) 2
Q4 = 0,25 x (Q347 + 75)
24
donde todos los caudales están expresados en l/s. Luego:
Q ecológico = MAX (Q1, Q2, Q3, Q4)
Asimismo, considera que en tramos piscícolas se debe agregar un caudal adicional al
caudal ecológico:
Q adicional : Tramos Piscícolas = 2 l/s.km 2
Tramos Salmonícolas = 4 l/s.km2
En estas expresiones, el término Q347 representa el Q95 para un registro
correspondiente a los 10 últimos años.

25
III. MÉTODOS HIDRÁULICOS

También denominados de “segunda generación”, incluyen información relativa a la


morfología fluvial y al estudio de variables hidráulicas simples como la velocidad, la
profundidad y la superficie cubierta por la lámina de agua y su relación con las
variaciones de caudal. Estos métodos proponen las especies ictícolas tienen un hábitat
caracterizado por cierta turbidez y profundidad, las cuales quedan de manifiesto al
relacionar variables de flujo, como el caudal o la velocidad, con variables de
conducción, como el perímetro mojado o el radio hidráulico.
Las etapas a seguir para evaluar el caudal ecológico con métodos hidráulicos se
resumen en la siguiente figura.

Figura 3.1 Metodología propuesta para determinar un régimen de caudal


ambiental usando el Método Hidráulico.
Fuente: EcoHyd (2011)

26
Uno de los métodos más extendidos es el Perímetro Mojado (Nelson, 1980), que
evalúa las características hidráulicas de una única sección transversal; sin embargo,
en Estados Unidos se utilizan diferentes métodos que utilizan transectos múltiples.
3.1. Método del Perímetro Mojado
Propuesto por Nelson (1980), este método relaciona el caudal con el perímetro
mojado, planteando que el punto de inflexión de la relación perímetro mojado-caudal
es el punto donde se maximiza el hábitat usable por las especies. Esto implica que
debe estimarse el perímetro mojado para diferentes caudales y construir un gráfico
empírico P vs.Q, como se observa en la Figura 3.1.

Figura 3.1 Método del Perímetro Mojado.


Fuente: Nelson (1980)

La identificación del punto de quiebre puede resultar en algunos casos subjetiva e


incluso
puede depender de la escala a la cual se realice la relación gráfica entre el perímetro
y el caudal. Para la identificación del punto de quiebre se sugiere utilizar un método
matemático basado en tangentes a la curva generada.
El gráfico P vs.Q puede construirse:
- Por medición directa de caudales y niveles de agua.
- Por estimaciones indirectas utilizando la ecuación de Manning.
- Por simulaciones sucesivas mediante un software (por ejemplo, HEC RAS,
como se muestra en la Figura 3.2).

27
Figura 3.2 Modelación en Hec-Ras del perfil batimétrico.
Fuente: EcoHyd (2011)

Ejemplo 3.1
Para la sección transversal mostrada, grafique la curva Q vs. P. Considere solamente tirante
de 0.5; 1; 1.5; 2 y 2.5m. ¿En base a estos datos, que caudal ecológico seleccionaría? (La
pendiente de fondo es de 0.009 y el coeficiente de Manning es de 0.028)

Solución
Para los tirantes requeridos, se calcula el parea y el perímetro de la sección; luego, se estima
el caudal usando la ecuación de Manning:

Y (m) S n A (m2) P (m) R (m) Q (m3/s)


0.00 0.00
0.50 0.009 0.028 0.75 2.5 0.3 1.14
1.00 0.009 0.028 2.25 5 0.45 4.48
1.50 0.009 0.028 5.25 7.5 0.7 14.02
2.00 0.009 0.028 8.75 9 0.97222 29.09
2.50 0.009 0.028 12.75 10.5 1.21429 49.17

El gráfico resultante se muestra a continuación.

28
3.00
Perímetro (m) 2.50

2.00

1.50

1.00

0.50

0.00
0.00 10.00 20.00 30.00 40.00 50.00 60.00
Caudal (m3/s)

De donde se concluye que el caudal ecológico es Q=4.5m3/s.

3.2. Método de transectos múltiples


A diferencia del método del perímetro mojado (utilizado para un único transecto), los
métodos de transectos múltiples evalúan varias secciones transversales. En cada una
de ellas se miden, bajo diferentes caudales, la velocidad, el nivel, el sustrato y la
cobertura. Estos datos se someten a modelación para determinar los cambios en las
variables hidráulicas, lo cual da una idea de la “habitabilidad" del río sometido a
variaciones de caudal. Estos métodos tienen en cuenta la variabilidad de los caudales
y el consecuente cambio de las variables hidráulicas de importancia ecológica.
Existen diferentes métodos de transectos múltiples propuestos para Estados Unidos;
algunos miden variables como cobertura vegetal, caudales medios anuales, longitud y
área de la sección (Método del Water Resources Research Institute \WRRI Cover",
1973). Otros determinan velocidad de la corriente, profundidad de flujo y necesidades
de hábitat para el ciclo biológico de algunas especies ícticas (Método de Washington,
1974), o velocidad, profundidad de flujo, área de la subsección y tipos de sustrato
(Método de California o de Waters, 1976). En el método de Oregón (1980) se mide
velocidad, profundidad de flujo y caudal (Agualimpia y Castro 2006).
3.3. Método de conservación de los hábitats o método de Nehring
El método de Nehring (1979) propugna el mantenimiento de determinadas
características del hábitat fluvial que, según el autor, son condiciones mínimas para la
no desnaturalización del ecosistema fluvial. Para ello, se recomienda utilizar un caudal
que satisfaga al menos dos de tres condiciones preestablecidas en cuanto a la
profundidad, la velocidad del agua o el perímetro mojado. Es decir, el caudal se
determinará en función de una combinación deseada de dos de los tres parámetros
citados; por ejemplo, buscaremos un caudal que mantenga una profundidad y una
velocidad en concreto, o que nos proporcione cierta cantidad de perímetro mojado en
la sección con una velocidad media también preestablecida.
29
El cálculo del caudal puede realizarse por aplicación de fórmulas, que incluyan como
variables independientes los valores preestablecidos (por ejemplo la fórmula de
Manning manteniendo constante el perímetro mojado y la velocidad, o la fórmula del
gasto fijando la velocidad y la profundidad media, o combinaciones de las dos
fórmulas). Según Nehring, el caudal mínimo será aquel que proporcione una
profundidad media, comprendida entre 12 cm y un cincuentavo de la anchura del
cauce (b/50 cm).

3.4. Método Toe-Width Washington


Está diseñado para determinar el caudal que proporciona la profundidad y velocidad
más adecuada en una sección transversal del cauce. donde los peces prefieren desovar.
Las mediciones estiman un promedio de los anchos del canal estudiado. Dichos
números se utilizan en ecuaciones que generan un valor único de caudal preferido por
truchas y salmones para el desove.
Los valores típicamente generados son más o menos comparables a los obtenidos a
través del IFIM con PHABSIM. Aunque este método es simple, económico, rápido y
útil para determinar caudales, se considera que sólo es aplicable a peces que viven en
pequeños arroyos de Washington occidental. y por lo tanto. no se recomienda a nivel
científico.

30
IV. MÉTODOS DE SIMULACION DE HABITAT

Este método, también llamado de tercera generación, agrupa series históricas de


caudal,
parámetros morfohidráulicos de diferentes secciones, procesos fisicoquímicos,
tróficos y se extrapola hasta su relación con algunas variables biológicas poblacionales
(biomasa, densidad, etc.) de especies piscícolas determinadas (específicamente para
salmónidos), para definir sus preferencias en cuanto a su hábitat.
Los Métodos de Simulación del Hábitat Físico son considerados como una evolución
natural de los métodos hidráulicos (Tharme, 2003). La diferencia radica en que la
asignación de los requerimientos de caudal está basada en condiciones hidrodinámicas
que cumplen con los requisitos biológicos específicos en mayor medida que los
hidráulicos por sí solos, por lo que son más robustos cuando se requiere utilizar para
peces como especie objetivo. Además, estos modelos permiten incorporar un mayor
número de variables como, por ejemplo, el transporte de sedimentos.
Uno de los métodos de simulación de hábitats más extendido es la Metodología IFIM
(Instream Flow Incremental Methodology) (Bovee, 1982), en la cual se relacionan los
caudales circulantes con los parámetros del hábitat biológico.
Thoms y Sheldom (2002) plantean los siguientes pasos para el establecimiento de
caudales ecológicos.

1. Determinación de la naturaleza física (hábitat) del sistema: A partir de


imágenes de sensores remotos, fotografías aéreas, datos históricos y estudios
de campo se describe el sistema en múltiples escalas enfatizando e
interpretando ecológica y funcionalmente los hábitats físicos dominantes y su
conexión.
2. Determinación de los caudales asociados con los principales hábitats físicos y
las funciones ecológicas. Estos análisis se hacen en secciones transversales
representativas, en las cuales se establece la relación caudal-hábitat.
3. Identificación de conductores hidrológicos claves del sistema ribereño y
determinación de las implicaciones del uso de los recursos hídricos. Para esto,
se define la “firma hidrográfica" del río, la cual depende de la geomorfología,
la conectividad longitudinal los intercambios verticales, la conectividad lateral
los caudales de mantenimiento de los canales, los caudales mínimos y los
caudales estacionales. Mediante modelación se analizan los impactos de la
utilización de los recursos hídricos sobre la firma hidrográfica y se establece el
comportamiento hidrológico a varias escalas temporales (régimen de caudales
a más de 100 años, historia de los caudales entre 1 y 100 años y pulsos de
inundación de menos de un año)
4. Establecimiento de opciones de manejo del caudal teniendo en cuenta las
características hidrográficas del río para determinar sus opciones de extracción.
Aquí es necesario pronosticar si los pulsos de inundación afectarán los niveles
de prioridad para la conservación del funcionamiento ecológico y en qué zonas
31
del rio ocurrirán. Los pulsos que superen el nivel de prioridad corresponden al
caudal que puede ser utilizado en consumo.

4.1. Metodología del IFIM


Está basado en las relaciones cuantitativas obtenidas por simulación hidráulica, entre
los caudales circulantes y los parámetros físicos e hidráulicos que determinan el
hábitat biológico por medio de métodos computacionales como PHABSIM, el cual
realiza la simulación del hábitat físico, o RHABSIM, simulación de hábitat fluvial.
El método se resume en cuatro pasos:
1. Se realiza un cálculo hidráulico del tramo considerado para obtener la
distribución espacial de calados, velocidades (u otra variable que se considere
importante) en función del caudal del río. En ríos que presentan una elevada
pendiente y macrorrugosidad (como ríos de montaña), es posible implementar
modelos 1D; sin embargo, se recomienda no realizar la simulación mediante el
método del paso estándar, sino mediante la generación de curvas de gasto para
cada sección transversal definida. En ríos que presentan brazos secundarios, es
conveniente considerar que las secciones transversales puedan ser abordadas
en forma independiente, es decir, una sección para el cauce principal y otra
sección para el cauce secundario. En ríos trenzados, los modelos 1D no son
capaces de capturar el movimiento bidimensional del flujo, por lo cual se
aconseja implementar un modelo 2D; sin embargo, estos últimos no se
recomiendan en ríos con altas pendientes.
2. Se obtienen curvas de preferencia para las especies objetivo. Las curvas de
preferencia se obtienen para cada variable hidráulica considerada (velocidad,
calado, temperatura, …), y dependen de la especie y de su tamaño (salmón,
alevín, trucha adulta, …). Las curvas de preferencia se pueden obtener en
diversas publicaciones, aunque lo ideal es obtenerlas específicamente para el
río/cuenca/región considerada.
3. Las curvas de preferencia le asignan a cada valor de la variable hidráulica
considerada un índice de conformidad, cuyo valor está comprendido entre 0‐1,
definiendo como valor cero el parámetro en condiciones intolerantes para el
desarrollo de la especie y valor uno para aquellos valores del parámetro
hidráulico que resulta óptimo para la especie.
4. Combinando los índices de conformidad obtenidos en diferentes zonas del río
se obtiene el Hábitat Potencial Útil para un determinado caudal.

32
Figura 4.1 Etapas del método IFIM.
Fuente: Diez (2010)

Una de las grandes limitaciones de este método es la falta de información


hidrobiológica de muchas especies, y el alto requerimiento de información, el cual
incluye:
a) Estructura del canal: Levantamientos topográficos detallados de secciones
transversales de los microhábitats donde se identifique la geometría del canal,
además de la descripción de la composición de sustrato y la cobertura de
vegetación.
b) Información hidráulica: Levantamiento de medidas de nivel del agua y
distribución de velocidades para su respectivo caudal en cada sección
transversal. Se recomienda como mínimo tres juegos de mediciones de
profundidades y un juego de distribución de velocidades para asegurar una
buena flexibilidad de la modelación hidráulica.
c) Selección de organismos objetivo: Se deben seleccionar las especies
(normalmente peces) y los estados de vida de éstas que serán potencialmente
indicadoras de la disponibilidad de hábitat, de acuerdo con el cambio del
régimen de flujo del sistema.
d) Curvas de adaptabilidad de los organismos: Se deben pueden elaborar con
trabajos de campo bien elaborados, transfiriendo curvas existentes o con una
combinación de las dos.

33
4.2. Metodología del Hábitat Potencial Útil
Es una variante del IFIM y busca establecer una combinación de condiciones
hidráulicas (velocidad - profundidad), características del cauce (sustrato y cobertura)
y características del agua (temperatura), óptimas para cada especie y estado de vida a
lo largo del ciclo hidrológico anual. Usualmente se considera como la etapa final del
método IFIM y se encuentra incluido en el software PHABSIM.
Para estimar el Hábitat Potencial Útil para un determinado caudal:
1. Se divide el tramo de río en N celdas.
2. Se calculan los índices de conformidad en cada celda i.
3. Se combinan los índices de conformidad en cada celda, obteniéndose el índice
de conformidad global o ponderado.

4. Se calcula el hábitat potencial útil (con unidades de m2) como:

5. El HPU se calcula para diferentes caudales y se construye curvas que


relacionan el caudal circulante con el hábitat potencial útil. El caudal óptimo
para una especie concreta se obtendría a partir del máximo de dicha curva (ver
Figura 4.2).

Figura 4.2 Curvas de Hábitat Potencial Útil (HPU) para diferentes especies. El
punto máximo corresponde al caudal óptimo.
Fuente: Diez (2010)

34
6. El HPU se puede expresar también en metros para un tramo de río de un metro
de longitud dividiendo su valor por la longitud del tramo considerado. En este
caso se suele llamar ancho potencial útil.

35
V. MÉTODOS HOLÍSTICOS

Los métodos Holísticos constituyen una aproximación a una visión global del río,
basada en la Teoría de Ecosistemas Fluviales, en la que los caudales son el soporte
básico para el ecosistema fluvial. Es un enfoque que requiere información extensa y
de alta calidad, registros históricos de caudales, variables hidráulicas y modelos que
relacionen el caudal con los requerimientos de todos o algunos componentes del
ecosistema y de la biota acuática, además de información económica y social.
El objetivo principal de estos métodos, es evaluar las necesidades de caudal de los
muchos componentes que interactúan en los sistemas acuáticos (King et al 2008). Los
enfoques holísticos son esencialmente los procesos que permiten a los científicos de
muchas disciplinas acuáticas, integrar datos y conocimientos. Cada especialista
selecciona unos métodos, con los que desarrollan la relación de los caudales con el
ecosistema; posteriormente trabaja con los otros miembros del equipo, dentro del
proceso global del enfoque holístico, para llegar a un consenso sobre los caudales
ambientales (King et al, 2003).
Los métodos holísticos quedan resumidos en cuatro niveles:

- Nivel I: Análisis Hidrológico: índices ecológicamente relevantes (entre 1-


5meses)
- Nivel II: Panel de expertos (entre 6-12 meses): Aplicado en el río Savannah en
Georgia y Carolina del Sur y en el río Pastaza en Ecuador). Opción viable de
fácil aplicación, de bajo costo y que aprovecha la disponibilidad de
información secundaria, siendo una buena alternativa para países en vías de
desarrollo. La metodología involucra la búsqueda de información hidrológica,
ecológica, social, recreacional de los tramos consensuados entre el panel
multidisciplinario y las instituciones administradoras del recurso. La
información recopilada permitirá caracterizar y categorizar los sitios de estudio
e incorporar los requerimientos de caudal que cada experto considere para su
área, en la estimación de caudales ambientales.
- Nivel III: Estudios de campo y seguimiento (varios años): Este nivel se aplica
en lugares donde se puede disponer de una gran cantidad de datos, en muchos
casos determinado por la posibilidad de financiación y con disposición de
plazos de tiempo elevados.
- Nivel IV: Refinamiento adaptativo (varios años): Similar al nivel III.
Evaluación ecológica de respuesta que puede llevar asociada.
Entre los diferentes métodos, podemos mencionar la Building Block Metodology
(BBM) (Palmer, 1999) y la Dowstream Response to Imposed Flow Transformation
(DRIFT) (King et al., 2003).

5.1. Método de Bloques de construcción (Building Block Metodology)

36
La metodología de bloques de construcción (BBM), fue uno de los primeros métodos
holísticos a nivel mundial para evaluar los flujos ecológicos/ambientales y sigue
siendo uno de los pocos que tiene un manual detallado para los usuarios.
Fue desarrollado en proyectos reales de desarrollo de agua en Sudáfrica, a partir de
fines de la década de 1980, cuando el gobierno y los científicos del agua se
preocuparon por la condición de los ríos de la nación. Es un enfoque prescriptivo que
describe los flujos necesarios para mantener una condición ecológica elegida en el río.
Primero evaluaron el uso de la tierra, la disponibilidad de agua, la demografía, las
áreas de conservación y las necesidades presentes y futuras de agua de una cuenca, y
luego recomendaron una condición futura para el río. Usando datos, literatura global,
opinión de expertos y conocimiento local, luego compilaron un régimen de flujo que
consiste en diferentes "bloques" de flujo (flujos bajos, inundaciones pequeñas y
medianas) que pensaron que respaldarían la condición recomendada (ver Figura 5.1).
Las inundaciones más altas (> 2 años) no se abordaron porque en ese momento se
suponía que las represas no alterarían mucho estas. Los flujos bajos definieron la
naturaleza futura del río, lo que refleja su ubicación en un área de lluvias en verano o
invierno y su grado de perennidad de flujo. Los flujos más altos se dirigieron a
dependencias específicas de los ecosistemas, como la migración y los flujos de desove
para los peces. Los resultados se proporcionaron como volúmenes mensuales
recomendados de caudales bajos, y la duración, el tiempo y la magnitud de las
inundaciones, tanto para el mantenimiento como para los años de sequía.
Algunos conceptos básicos capturados en el desarrollo temprano de la BBM reflejan
el pensamiento emergente sobre los métodos holísticos:

- Se reconoce la necesidad de un enfoque holístico que pudiera abordar la


condición de todo el ecosistema del río, incluidas sus zonas ribereñas, las
llanuras de inundación y el estuario.
- Se reconoce la necesidad de un enfoque multidisciplinario, con las disciplinas
centrales involucradas como hidrología, hidráulica, sedimentología,
geomorfología fluvial, química del agua, ictiología, botánica ribereña y
acuática, zoología (invertebrados) y socioeconomía. Otras disciplinas
biofísicas y socioeconómicas se incluyeron según lo requerido.
- Se reconoce que todo el régimen de flujo debía ser administrado, no solo los
flujos bajos, y se dividió el régimen en clases de flujo de importancia ecológica.

37
Figura 5.1 Bloques de construcción para el análisis de un flujo ambiental según
lo descrito por la Metodología de Bloques de Construcción
Fuente: King y Louw (1998)

5.2. Dowstream Response to Imposed Flow Transformation (DRIFT)


DRIFT (un acrónimo de Downstream Response to Imposed Flow Transformations) es
un método de evaluación de flujo ambiental interactivo y holístico basado en
escenarios. Consiste en procedimientos y software desarrollados en Sudáfrica para
predecir las implicaciones ecológicas y socioeconómicas esperadas de las actividades
propuestas de gestión de recursos hídricos. Sus productos complementan la ingeniería
y la información económica que suele estar disponible en tales actividades, por lo que
DRIFT ayuda a proporcionar una imagen más equilibrada del conjunto completo de
costos y beneficios relacionados con las propuestas de recursos hídricos.
La filosofía básica de DRIFT es que todos los componentes bióticos y abióticos
principales constituyen el ecosistema que debe gestionarse; y dentro de eso, el
espectro completo de flujos, y su variabilidad temporal y espacial, constituyen los
flujos a ser gestionados. La metodología emplea científicos experimentados de las
siguientes disciplinas biofísicas: hidrología, hidráulica, geomorfología fluvial,
sedimentología, química, botánica y zoología. Donde hay usuarios de subsistencia del
río, también se emplean las siguientes disciplinas socioeconómicas: sociología,
antropología, suministro de agua, salud pública, salud del ganado y economía de los
recursos.
DRIFT es un proceso estructurado para combinar los datos y el conocimiento de todas
las disciplinas para producir escenarios relacionados con el flujo para que los
administradores de agua los consideren. Se compone de cuatro módulos. En el primer
módulo, o módulo biofísico, se describe el ecosistema del río y se desarrolla una
capacidad predictiva sobre cómo cambiaría con los cambios de flujo. En el segundo

38
módulo, o módulo socioeconómico, se describen los vínculos entre las personas
ribereñas que son usuarios de subsistencia de los recursos del río, los recursos que
utilizan y su salud. El objetivo es desarrollar la capacidad predictiva de cómo los
cambios en los ríos impactarían sus vidas. En el tercer módulo, se construyen
escenarios de flujos futuros potenciales y los impactos de estos en el río y las personas
ribereñas. El cuarto, o módulo económico, enumera los costos de compensación y
mitigación (ver Figura 5.2).

Figura 5.2 Los cuatro módulos de DRIFT.


Fuente: King et al. (2003)

DRIFT debe ejecutarse en paralelo con otros dos ejercicios que son externos: una
evaluación macroeconómica de las implicaciones más amplias de cada escenario y un
Proceso de Participación Pública mediante el cual las personas que no sean usuarios
de subsistencia pueden indicar el nivel de aceptabilidad de cada escenario.
El modelo se ha desarrollado en una región semiárida y en desarrollo, donde los
problemas de abastecimiento de agua son acuciantes y las incertidumbres sobre los
procesos ecológicos y sociales vinculados a los ríos son altas.
Usando este análisis de escenarios, DRIFT puede abordar las diferentes opciones de
ubicación, diseño y operación de una represa específica; rehabilitación de un río; o
39
cualquier otra actividad de manejo que pueda afectar el flujo o los patrones de
inundación de las aguas interiores. Actualmente viene cobrando vigencia en ejercicios
de planificación estratégica por su enfoque y software disponible.

40
VI. APLICACIONES EN EL PERÚ

Nuestro país presenta muchos casos en los cuales fuentes de aguas superficiales han
sido secadas con fines de aprovechamiento. Uno de los más cercanos es el caso del
río Rímac, en donde la construcción de la Bocatoma La Atarjea ha secado casi
completamente el río en épocas de estiaje, ocasionando la muerte de todas las especies
fluviales. A pesar de esta problemática, durante el siglo XX se tomaron muy pocas
acciones para evitar más desastres ecológicos de este tipo.

Figura 6.1 Puente Balta, sobre el Río Rímac, visto hacia aguas arriba. Nótese el
cauce completamente seco producto de explotación no sostenible del
recurso hídrico.
Fuente: Autor.

Es recién con la aprobación de la Ley de Recursos Hídricos el año 2009 que empieza
a gestarse un marco legal para la estimación e inclusión obligatoria del caudal
ecológico en todos los proyectos de aprovechamiento hídrico desarrollados sobre
fuentes superficiales, con la finalidad de preservar el recurso y los ecosistemas
asociados para las generaciones futuras. Esta idea central queda plasmada en los
principios que rigen la Ley al destacar la importancia de preservar los ecosistemas
asociados a cada fuente de agua (Principios 3, 6 y 10).
Según esta norma, el caudal ecológico es “el volumen de agua que se debe mantener
en las fuentes naturales de agua para la protección o conservación de los ecosistemas
involucrados, la estética del paisaje u otros aspectos de interés científico o cultural”
(Art.153, inciso 1). Asimismo, establece que la Autoridad Nacional de Agua (ANA),
en coordinación con el Ministerio del Ambiente, establecerá los caudales ecológicos
de los diferentes cursos de agua (Art.153, inciso 2) y, en todo caso, si la ANA no
pudiese realizar los estudios, establecerá las metodologías para la determinación del
caudal ecológico, con la participación de las autoridades sectoriales competentes, en
41
función a las particularidades de cada curso o cuerpo de agua y los objetivos
específicos a ser alcanzados (Art.155).
En su artículo 53, inciso 2, la mencionada Ley indica que para el otorgamiento de una
licencia de uso de agua se requiere que “la fuente a la que se contrae la solicitud tenga
un volumen de agua disponible que asegure los caudales ecológicos, …”.
Antes de la emisión de esta norma, la estimación de caudales ecológicos podía ser
realizada aplicando diferentes metodologías, entre las cuales destacan la del promedio
de los caudales de los dos años más secos, y la del porcentaje del caudal medio
multianual. En los siguientes ítems se explican estos criterios.

42
6.1. Método del promedio de caudales más bajos
Un primer método utilizado para estimar el caudal ecológico en nuestro país es tomar
el promedio de los dos años con registros de caudales más bajos. Para este fin, se debe
contar con la mayor longitud de registro posible, con un mínimo de 20 años de datos.
Ejemplo 6.1
Para la serie de caudales registrada en el río Callazas, estime el caudal ecológico en base a los
dos registros de caudales más bajos.
Año Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Set Oct Nov Dic
1980 3.269 2.412 2.909 3.405 1.906 1.501 1.446 1.368 1.317 1.315 1.324 1.404
1981 2.603 6.613 8.414 4.033 2.472 1.567 1.418 1.453 1.387 1.434 1.406 2.174
1982 4.026 7.513 6.147 2.730 2.284 2.276 2.214 2.389 1.379 1.498 1.412 1.508
1983 2.723 5.795 8.139 3.672 2.833 2.248 2.094 1.985 2.260 2.051 1.981 2.021
1984 3.168 4.369 4.447 2.859 2.195 1.622 1.385 1.411 1.982 1.909 1.885 2.170
1985 1.476 3.138 6.743 2.580 1.587 1.509 1.478 1.411 1.449 1.398 1.221 1.318
1986 2.907 2.226 1.641 1.538 1.422 1.463 1.423 1.481 1.417 1.390 1.432 1.411
1987 1.885 1.528 2.431 1.574 1.519 1.501 1.519 1.475 1.435 1.326 1.303 1.421
1988 1.501 1.548 1.797 1.489 1.567 1.320 1.307 1.333 1.424 1.415 1.396 1.456
1989 1.576 3.563 2.379 1.604 1.376 1.389 1.359 1.383 1.318 1.306 1.315 1.314
1990 2.132 1.861 1.649 1.530 1.320 1.208 1.185 1.191 1.338 1.381 1.357 1.525
1991 1.098 1.068 1.186 1.432 1.321 1.258 1.231 1.182 1.229 1.227 1.226 1.145
1992 1.961 3.421 2.366 1.444 1.160 1.148 1.240 1.192 1.213 1.319 1.401 1.542
1993 1.654 4.226 2.950 2.101 1.485 1.428 3.132 1.323 1.084 1.215 1.653 1.644
1994 4.414 5.187 4.139 3.020 2.222 1.761 1.622 1.618 1.250 1.280 1.259 2.535
1995 5.603 3.964 1.911 1.336 1.271 1.215 1.390 1.324 1.475 1.396 1.375 1.813
1996 1.947 1.435 1.339 1.445 1.329 1.271 1.296 1.479 1.326 1.278 1.397 1.506
1997 1.903 2.848 1.941 2.436 1.339 1.258 1.280 1.151 1.389 1.278 1.343 1.817
1998 1.541 1.481 1.206 1.408 1.301 1.406 1.402 1.386 1.254 1.278 1.257 1.295
1999 2.805 2.272 2.654 1.891 1.437 1.387 1.252 1.251 1.386 1.395 1.264 1.338
2000 1.586 1.565 1.496 1.496 1.439 1.337 1.304 1.220 1.261 1.369 1.423 1.454
2001 2.227 1.449 1.728 1.146 1.140 1.224 1.212 1.224 1.203 1.273 1.386 1.551
2002 2.016 5.925 2.180 2.069 1.807 1.582 1.503 1.500 1.180 1.200 1.356 1.568
2003 1.830 1.540 1.988 1.329 1.142 1.102 1.231 1.363 1.576 1.636 1.720 1.780
2004 2.408 2.062 1.427 1.263 1.182 1.298 1.348 1.338 1.568 1.572 1.759 2.074
2005 1.382 3.671 2.920 1.842 1.546 1.504 1.288 1.203 1.462 1.487 1.681 1.185
2006 1.806 1.990 1.398 1.387 1.398 1.558 1.352 1.259 1.232 1.112 1.209 1.138
2007 1.239 5.166 4.669 2.070 1.323 1.169 1.104 1.060 1.164 1.244 1.248 1.179
2008 2.052 3.390 2.807 1.339 1.214 1.235 1.241 1.201 1.033 1.063 1.044 1.149
2009 2.207 6.087 6.180 2.571 1.208 1.209 1.191 1.155 1.152 1.186 1.140 1.285
2010 1.288 3.465 4.383 4.406 2.082 1.496 1.490 1.485 1.118 1.079 1.103 1.211
2011 1.569 1.716 1.736 1.496 1.451 1.413 1.448 1.336 1.485 1.480 1.559 1.476
2012 1.636 2.605 1.593 1.470 1.325 1.284 1.345 1.296 1.300 1.291 1.281 1.281
2013 1.524 3.118 1.751 1.378 1.230 1.249 1.275 1.274 1.273 1.270 1.253 1.214
2014 2.174 3.597 4.643 2.395 1.401 1.332 1.301 1.273 1.285 1.243 1.237 1.321
2015 1.953 1.666 2.759 1.256 1.221 1.234 1.229 1.196 1.279 1.229 1.229 1.246
2016 1.940 1.330 1.317 1.227 1.221 1.196 1.237 1.204 1.182 1.144 1.175 1.178
43
2017 1.462 2.421 3.250 1.426 1.265 1.216 1.257 1.427 1.167 1.197 1.163 1.304
PROM. 2.171 3.138 3.016 1.976 1.525 1.405 1.422 1.363 1.348 1.346 1.373 1.499

Solución
La suma acumulada por año muestra que los dos años más secos son 1991 y 2016.
AÑO ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SET OCT NOV DIC SUMA
1991 1.098 1.068 1.186 1.432 1.321 1.258 1.231 1.182 1.229 1.227 1.226 1.145 14.603
2016 1.940 1.330 1.317 1.227 1.221 1.196 1.237 1.204 1.182 1.144 1.175 1.178 15.350
PROM. 1.519 1.199 1.252 1.329 1.271 1.227 1.234 1.193 1.205 1.186 1.200 1.161

Luego, el promedio de ambos es el caudal ecológico:


AÑO ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SET OCT NOV DIC
Qecol. 1.519 1.199 1.252 1.329 1.271 1.227 1.234 1.193 1.205 1.186 1.200 1.161

6.2. Método del porcentaje del caudal medio anual


Una segunda metodología utilizada cuando se cuenta con poca información
hidrométrica es tomar el 10% de los caudales medios multianuales, en forma similar
a lo legislado en otros países. Este porcentaje permite maximizar los volúmenes
aprovechables del recurso, pero reduce el caudal ecológico a un mínimo que no
necesariamente asegura las condiciones de hábitat para las especies fluviales.
Ejemplo 6.2
Para la serie de datos del problema 6.1, estimar el caudal ecológico en base al caudal medio
multianual.
Solución
El caudal ecológico es el 10% del caudal medio multianual; es decir:
PROM. 2.171 3.138 3.016 1.976 1.525 1.405 1.422 1.363 1.348 1.346 1.373 1.499
Qecol. 0.217 0.314 0.302 0.198 0.152 0.140 0.142 0.136 0.135 0.135 0.137 0.150

6.3. Método propuesto por la ANA


Con la emisión de la RJ-117-2015-ANA, la ANA define el caudal ecológico mínimo
como “el equivalente al caudal determinado al 95% de persistencia en el punto de
interés de la fuente natural de agua”. Para este fin, debe analizarse la serie histórica de
caudales medios mensuales de los últimos 20 años y realizar un análisis de frecuencia.
Ejemplo 6.3
A continuación, se muestra los caudales medios mensuales del río Cañete para el período
1990-2009.

44
Año Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Set Oct Nov Dic
1990 41.13 35.93 50.78 46.32 19.49 13.61 13.35 11.25 9.79 24.50 29.10 44.40
1991 61.66 158.84 147.59 85.91 25.07 19.15 15.40 12.61 11.04 12.10 24.53 44.44
1992 57.07 99.06 70.33 60.71 31.19 19.28 13.40 11.16 6.80 21.87 85.61 73.80
1993 59.37 42.79 90.33 104.08 34.56 22.22 16.52 15.13 10.38 9.55 9.45 48.91
1994 189.64 329.94 221.11 107.16 40.86 28.79 23.19 18.23 14.65 18.01 88.54 106.86
1995 54.77 116.04 94.41 52.85 36.96 26.49 20.73 17.04 14.19 13.21 15.61 25.12
1996 177.12 209.28 232.48 183.16 70.73 32.79 23.25 19.08 14.00 12.38 18.77 49.80
1997 161.09 168.01 100.27 46.76 22.67 13.44 10.21 9.46 9.05 9.28 15.38 29.08
1998 83.96 135.32 105.20 82.91 34.89 19.56 12.71 11.73 11.69 11.27 10.76 27.06
1999 133.65 200.60 244.21 119.96 34.47 30.56 14.87 12.42 10.46 14.26 20.01 10.56
2000 34.63 27.13 78.23 28.02 18.57 14.97 11.10 8.78 7.63 12.58 36.23 42.61
2001 60.08 97.69 216.02 64.14 49.66 27.54 16.64 11.29 7.81 8.97 20.15 16.41
2002 38.83 32.28 82.04 36.16 21.21 12.15 8.32 6.94 5.94 7.81 8.72 10.17
2003 32.12 193.77 238.16 112.33 47.81 21.60 13.62 11.88 11.68 13.64 50.17 120.42
2004 160.65 332.68 257.69 123.95 59.65 28.17 20.87 17.10 13.48 13.01 19.42 39.70
2005 89.36 111.25 202.10 53.77 23.71 16.17 12.13 9.86 9.55 10.31 29.26 31.51
2006 137.25 201.69 190.23 125.32 43.23 21.73 14.14 11.81 10.46 9.49 12.12 21.86
2007 53.35 83.98 73.30 23.52 15.03 10.96 8.99 7.38 7.38 9.34 22.38 72.32
2008 165.54 181.12 216.49 99.61 33.67 19.20 12.74 12.55 9.91 11.22 15.30 20.53
2009 51.60 107.88 112.45 99.33 54.79 24.31 14.99 11.28 10.79 12.76 12.49 45.05

Calcule el caudal ecológico aplicando la metodología propuesta por la ANA.


Solución
El análisis de frecuencia convencional requiere:
1. Ordenar los datos en forma descendente.
2. Calcular la persistencia usando la ecuación de California: P=m/N*100.
3. Seleccionar la fila correspondiente al 95% de persistencia.
El uso de 20 años de datos simplifica el análisis pues, una vez ordenados los datos, la
penúltima fila (fila 19) representa la persistencia al 95% y el caudal ecológico.
Año Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Set Oct Nov Dic
1 189.6 332.7 257.7 183.2 70.73 32.79 23.25 19.08 14.65 24.5 88.54 120.4
2 177.1 329.9 244.2 125.3 59.65 30.56 23.19 18.23 14.19 21.87 85.61 106.9
3 165.5 209.3 238.2 124 54.79 28.79 20.87 17.1 14 18.01 50.17 73.8
4 161.1 201.7 232.5 120 49.66 28.17 20.73 17.04 13.48 14.26 36.23 72.32
5 160.7 200.6 221.1 112.3 47.81 27.54 16.64 15.13 11.69 13.64 29.26 49.8
6 137.3 193.8 216.5 107.2 43.23 26.49 16.52 12.61 11.68 13.21 29.1 48.91
7 133.7 181.1 216 104.1 40.86 24.31 15.4 12.55 11.04 13.01 24.53 45.05
8 89.36 168 202.1 99.61 36.96 22.22 14.99 12.42 10.79 12.76 22.38 44.44
9 83.96 158.8 190.2 99.33 34.89 21.73 14.87 11.88 10.46 12.58 20.15 44.4
10 61.66 135.3 147.6 85.91 34.56 21.6 14.14 11.81 10.46 12.38 20.01 42.61
11 60.08 116 112.5 82.91 34.47 19.56 13.62 11.73 10.38 12.1 19.42 39.7
12 59.37 111.3 105.2 64.14 33.67 19.28 13.4 11.29 9.91 11.27 18.77 31.51
13 57.07 107.9 100.3 60.71 31.19 19.2 13.35 11.28 9.79 11.22 15.61 29.08
14 54.77 99.06 94.41 53.77 25.07 19.15 12.74 11.25 9.55 10.31 15.38 27.06
15 53.35 97.69 90.33 52.85 23.71 16.17 12.71 11.16 9.05 9.55 15.3 25.12
16 51.6 83.98 82.04 46.76 22.67 14.97 12.13 9.86 7.81 9.49 12.49 21.86
45
17 41.13 42.79 78.23 46.32 21.21 13.61 11.1 9.46 7.63 9.34 12.12 20.53
18 38.83 35.93 73.3 36.16 19.49 13.44 10.21 8.78 7.38 9.28 10.76 16.41
19 34.63 32.28 70.33 28.02 18.57 12.15 8.99 7.38 6.8 8.97 9.45 10.56
20 32.12 27.13 50.78 23.52 15.03 10.96 8.32 6.94 5.94 7.81 8.72 10.17

Luego, el caudal ecológico será:

P(%) Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Set Oct Nov Dic
95 34.63 32.28 70.33 28.02 18.57 12.15 8.99 7.38 6.8 8.97 9.45 10.56

Asimismo, la ANA indica que el método propuesto no es aplicable en tres casos


específicos:
- Si se amenaza la supervivencia de determinadas especies hidrobiológicas
clave para el desarrollo de actividades preexistentes cuya conservación
pretende mantener.

- Los cursos de las aguas se encuentran dentro de zonas protegidas o de


amortiguamiento.

- En los casos que los proyectos de infraestructura ocasionen impactos


irreversibles en el régimen hidrológico.

En estos casos, la ANA indica que se debe realizar un estudio completo para estimar
los caudales ecológicos, debiéndose incluir:
- Objetivos (ecológicos, hidrológicos y geomorfológicos a alcanzar con el
caudal ecológico).
- Descripción del río (aguas arriba y aguas abajo, detallándose los procesos
ecológicos, hidrológicos y geomorfológicos con grado de complejidad en
función de la realidad y el nivel de intervención que exista en el río).
- Descripción de la infraestructura hidráulica del proyecto.
- Estimación del caudal ecológico (utilizando métodos holísticos y de
simulación de hábitat).
- Reglas de operación (de la infraestructura a instalar, permitiendo alcanzar
el caudal ecológico).
- Programa de Monitoreo (para verificar el logro de objetivos).
- Plan de manejo adaptativo (acciones a implementar si no se alcanzan los
objetivos)..

46
VII. CONCLUSIONES

Del trabajo realizado se concluye que la estimación de los caudales ecológicos debe
representar las condiciones mínimas de hábitat que cada taxa requiere; para este fin,
debe realizarse un estudio previo de las especies existentes y en base a ello decidir el
método a utilizar. Para pequeños proyectos de aprovechamiento, los métodos son
suficientes, pero, cuando hay presencia de especies sensibles a cualquier cambio de
hábitat, debe profundizarse los estudios y aplicar métodos holísticos.
Finalmente, es importante recordar que si no existe suficiente volumen de agua en una
corriente, antes de secarla, se debe buscar otra fuente alternativa o complementaria.

47
VIII. BIBLIOGRAFÍA

Alcázar J. 2007. El Método del Caudal Básico para la Determinación de Caudales de


Mantenimiento, Aplicación a la Cuenca del Ebro. Tesis Doctoral. Escuela Técnica
Superior de Ingeniería Agraria, Universidad de Lleida, Lleida, España. 179 pp.
Carvajal-Escobar Y. 2007. Environmental flow regime in the framework of integrated
water resources management strategy. Ecohydrology & Hydrobiology, 8(2-4): 307-
315.
Diez J.M. 2010. Software PHABSIM 1.20. Guía de Usuario. CATHALAC. Panamá.
47 pp.
Diez J.M. y Burbano L., 2006. Técnicas avanzadas para la evaluación de caudales
ecológicos en el ordenamiento sostenible de cuencas hidrográficas. Ingeniería e
Investigación 26(1): 58-68.
EcoHyd. 2011. Consultoría Elaboración de una Guía Metodológica para el Cálculo
del Caudal Ecológico para Centrales Hidroeléctricas de Menos de 20 MW. Informe
Final. Chile. 172 pp.
Endesa. 2011. Introducción al cálculo de caudales ecológicos. Endesa. Santiago de
Chile. Chile. 184 pp.
King, J., Tharme, R., and Brown, C., 1999. Definition and Implementation of Instream
flows Southern Waters, University of Cape Town, South Africa. Prepared for
Thematic: Review II.1: Dams, ecosystem functions and environmental restoration.
Available in: http://www.dams.org/
King J. y Louw D., 1998. “Instream flow assessments for regulated rivers in South
Africa using the Building Block Methodology”. Aquatic Ecosystem Health and
Management 1(2): 109-124.
King J., Brown C. & Sabet H. 2003. A Scenario-Based Holistic Approach to
Environmental Flow Assessments for Rivers. River Research and Applications, 19(5-
6): 619–639.
Mayo, M. 2000. Determinación de regímenes de caudales ecológicos mínimos.
Adaptación del método IFIM-PHABSIM y aplicación a los ríos españoles. Tesis
Doctoral. Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes. Universidad Politécnica
de Madrid. España. 310 pp
McClain, M. 2010. Notes of Water Resources Seminars. ETH-Zurich. Switzerland.
Palau A. 1994. Los mal llamados caudales “ecológicos”. Bases para una propuesta de
cálculo. Revista del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, 28(2), 84-
95.
Palau A. & Alcázar J. 2010. The Basic Flow Method for Incorporating Flow
Variability in Environmental Flows. River Research and Applications, 28(1): 93-102.

48
Servicio de Evaluación Ambiental. 2016. Guía metodológica para determinar el
caudal ambiental para centrales hidroeléctricas en el SEIA. Santiago de Chile. Chile.
Secretaría de Economía EUM. 2012. NORMA MEXICANA NMX-AA-159-SCFI-
2012. Ciudad de México. México.
Tennant D. 1976. Instream flow regimens for fish, wildlife, recreational and related
environmental resources. Fisheries, 1(4): 6-10.
Tharme R. 2003. A Global perspective on environmental flow assessment: Emerging
trends in the development and application of environmental flow methodologies for
rivers. River Research and Applications, 19(5-6): 397–441.

49

También podría gustarte