Está en la página 1de 3

LEX ROGATA

Las leyes “rogatas” son las típicas leyes romanas que eran aquellas que el pueblo votaba reunidos
en asambleas llamadas comicios, que se reunían con esa finalidad, en el Campo de Marte, si se
trataba de comicios centuriados; o en el foro, si eran comicios por tribus, a propuesta de un
magistrado, que convocaba al comicio por edicto.

Sólo podían proponer leyes, aquellos magistrados que poseían el “ius agendi cum populo”
(cónsules, Pretores y Dictador).

El primer paso era la “promulgatio”, donde el magistrado daba a conocer al pueblo el texto de la
ley, exponiéndolo por lo general durante tres semanas, en una tabla. El nombre de este
magistrado sería el que daría la denominación a la ley, una vez aprobada.

Se excluían como días de votación los “nefasti” o inhábiles, los “fasti” o judiciales, y tampoco se
incluían por lo general los días de mercado.

Se realizaba la consulta a los auspicios pasada la medianoche del día elegido, y al amanecer, si el
día era auspicioso se convocaba al pueblo a través de heraldos.

Ya reunido el comicio, se realizaba un sacrificio para pasar acto seguido a la lectura del texto de la
ley por parte del magistrado proponente que “rogaba” al pueblo que la apruebe.

A continuación se efectuaba la votación, sin ninguna discusión previa, que en los comicios por
centurias se hacía por clases, comenzando con la de los caballeros. La unidad de voto era la
centuria. En los comicios por tribus todas votaban al mismo tiempo siendo la unidad de voto, la
tribu. El recuento de los votos se hacía por centurias o por tribus según correspondiera, y dentro
de cada una de ellas, se decidía por mayoría.

Hasta la lex Papiria del año 131 a. C. la votación era oral, por sí o por no, pero luego de esta ley el
voto se convirtió en secreto. Se les entregaban tablillas a los ciudadanos y en ellas debían
consignar U.R. que significaba un voto positivo “uti rogas” o cómo lo pides; o consignaban, A.Q.R,
“anti quo rogas”, cuya significación era “contra lo que pides”, o sea el voto negativo.

Luego se proclamaba el resultado de la votación, lo que se denominaba “proclamatio”, para


requerirse por último la “auctoritas patrum” o autorización del Senado.

Sobre tablas, o en algunos casos, sobre piedra o bronce, en sitios públicos, se exponía la ley ya
aprobada para darle publicidad.

La ley contaba con tres partes: 1. La “praescriptio” donde se hacían constar todos los datos y
circunstancias que rodeaban su presentación (nombre del magistrado que la proponía, día de la
votación, la centuria o tribu que primero votó y el ciudadano que lo hizo en primer término) 2. La
“rogatio”, consistente en la ley, con su texto completo y 3. La “sanctio”, que consistía en la
relación entre la nueva ley y las ya existentes (por ejemplo, a partir de cuando regía y si dejaba sin
efecto las que se le oponían). Algunos sostienen que habría una cuarta parte, el “index”, que fijaba
el título de la ley o explicaba su contenido.

Las leyes “rogatas” según Ulpiano, podían ser perfectas, cuando sus consecuencias eran anular los
actos que se le opusieran; pluscuamperfectas cuando además de anular el acto violatorio de la ley,
imponía al infractor una pena; y menos que perfectas las que solo imponían una pena si la norma
era transgredida, pero no anulaba el acto.

https://www.wattpad.com/133529958-derecho-romano-derecho-1a-mfcg-2015-clase-4-lex

¿Cuáles son los dioses romanos y hacer su equivalencia con los dioses griegos? ¿De qué trata la
lex rogata?

Los romanos tomaron los nombres de los dioses griegos y los adaptaron a su realidad, solo
cambiando el nombre de ellos. Para hacer su equivalencia, PRIMERO MENCIONAREMOS A LOS
DIOSES (AS) ROMANOS (AS), LUEGO LOS DIOSES (AS) GRIEGOS (AS) Y TAMBIÉN AÑADIREMOS SUS
FUNCIONES:

1. Júpiter y Zeus (dios del cielo, dios supremo)


2. Juno y Hera (Consorte de Júpiter)
3. Neptuno y Poseidón (dios del mar)
4. Minerva y Atenea (diosa de la sabiduría)
5. Marte y Ares (dios de la guerra)
6. Venus y Afrodita (diosa del amor)
7. Febo y Apolo (dios de la curación y la poesía)
8. Diana y Artemisa (diosa de la caza)
9. Mercurio y Hermes (dios del comercio y mensajero divino)
10. Baco y Dioniso (dios del vino)
11. Vulcano y Hefesto (dios del fuego y de las fraguas)
12. Plutón y Hades (dios de los infiernos)
13. Cres y Demeter (diosa de los cultivos)
14. Fauno y Pan (dios de los bosques)
15. Cupido y Heros (dios del amor)
16. Esculapio y Asclepio (dios de la medicina)
17. Vesta y Hestia (diosa del hogar)
18. Saturno y Cronos (dios de la siembra y la semilla)
19. Liber y Dionisio (dios del éxtasis y el vino)
La lex rogata, para el derecho romano, trataba de una ley pública por el hecho de que nacía de un
acuerdo, pues era nacida de una autoridad competente (un magistrado) mediante un acuerdo con
el pueblo. Era el resultado de una sumatoria de voluntades, la del magistrado que proponía, pedía
o rogaba y la del pueblo que aprobaba. Si había desaprobación, no había lex, ya que no había
acuerdo de voluntades. En estos casos el pueblo estaba obligado a votar por sí o por no, sin poder
plantear modificaciones. Se votaba una sola ley que regulaba aspectos de la vida social.

También podría gustarte