Está en la página 1de 28

1

ANÁLISIS DEL CUADERNO DE JUICIO


“DELITO DE ABORTO”

1. OBJETIVOS
1.1. Objetivo General

Analizar las falencias en la aplicación de la norma sustantiva y adjetiva dentro del


proceso penal seguido por el Ministerio Público a instancias de los Sres. Edith
C. Torrez Rodríguez, German Emilio Torrez B., Cristina Rodríguez de Torrez en
contra de Lenin Peñaloza Miranda, por el delito de Aborto y otros, hecho
ocurrido en la ciudad de La Paz, sorteado ante el TRIBUNAL DE SENTENCIA
SEGUNDO DE LA CIUDAD DE LA PAZ.

1.2. Objetivos Específicos


 Analizar si la conducta del acusado se adecua al tipo penal señalado
por el Ministerio Público.
 Determinar si la prueba ofrecida y judicializada fue necesaria y
determinante para la formulación de la acusación
 Considerar si los fundamentos en las Resoluciones emitidos por la
autoridad jurisdiccional y el Ministerio Público, no vulneran el debido
proceso.
 Identificar derechos y garantías vulnerados en el desarrollo del proceso.
 Revisar la jurisprudencia constitucional aplicable al caso
 Proponer un proyecto de Auto de vista, acorde con los datos del
proceso.

2. MÉTODOS.- En la realización del presente cuaderno de juicio, se recurrirá


a los métodos Generales y Específicos, como mecanismos que permitan
conseguir los objetivos propuestos para la redacción final del presente
trabajo, lo que hará más razonada y con menor cantidad de errores el
contenido del mismo.
2

2.1. Como MÉTODOS GENERALES se emplearán: El deductivo, inductivo


y el analítico.

2.1.2. Método Deductivo.-

Este Método, permite el razonamiento mental que conduce de lo general a lo


particular y extender los conocimientos que se tiene sobre una clase determinada
de fenómenos a otra cualquiera que pertenezca a esa misma clase. Los
conocimientos generales sobre el estudio del cuaderno del juicio relativo al
proceso penal de orden público (aborto), nos conducirá a establecer aspectos
particulares de mucha utilidad sobre la investigación realizada en la etapa
preparatoria, conociendo a detalle cada actuado procesal llevado por las partes
y si los mismos están enmarcados dentro de las garantías constitucionales
establecidos en nuestro ordenamiento jurídico.

2.1.3. Método Inductivo.-

Este método nos permitirá analizar el problema, partiendo de lo particular a lo


general, vale decir, habiendo detectado el problema particular como primera
instancia la identificación del autor material del delito, las circunstancias de los
hechos, la identificación del tipo penal y de cómo se fue danto el tipo penal,
permitiéndonos conocer la causa y el efecto, cual es la sentencia pronunciada a
la conclusión del proceso penal.

2.1.4. Método Analítico.-

Este método lleva a la separación mental o material del objeto de investigación


en sus partes integrantes, con el propósito de descubrir los elementos esenciales
que lo conforman. En el presente caso, permitirá determinar a través de la teoría
del delito peldaño a peldaño, la acción en los diferentes elementos esenciales a
la forma de aparición del delito.
3

2.2. Como MÉTODOS ESPECÍFICOS, utilizaremos en el presente trabajo el


método exegético y de las construcciones lógicas.

2.2.1. Método Exegético.-

En consecuencia, el método exegético es la interpretación del texto jurídico de


forma objetiva. Para ser aplicadas, las leyes precisan de un proceso intelectual
que defina su sentido y su objetivo, para determinar si en el caso concreto es
aplicable o no y según qué condiciones fueron las que llevaron al Ministerio
Publico aplicar una Acusación formal por el delito de aborto en contra del acusado
Peñaloza.

2.2.2. Método de Lógica Jurídica.-

El método de la lógica jurídica, consiste en aplicar el método inductivo a la


actividad decisoria del Juez o Tribunal, ya que adopta el procedimiento de la
ciencia formal para aplicar en una decisión coherente e imparcial en apego a la
norma jurídica.

3. TÉCNICAS

La técnica consiste en las acciones precisas para llevar a cabo un método.

3.1. Técnica documental o bibliográfica.-

La técnica documental o bibliográfica se refiere a la diversidad de escritos, tales


como libros, documentos académicos, actas, expedientes, informes revistas,
documentos personales y otros, todos ellos equivalen a la memoria de la
humanidad, constituyen la información que se encuentra registrada en
documentos que son relevantes en la investigación.

Para la presente revisión del cuaderno de juicio, se eligió la técnica documental


que consiste en la revisión del expediente en base a todas las actuaciones
realizadas por las partes procesales así como el Ministerio Publico en la etapa
preparatoria, donde se adjuntaron pruebas documentales, testificales, informes
de peritos y otros que fueron analizados de forma objetiva, así como la correcta
4

aplicación de la norma sustantiva como adjetiva, y si la misma fue aplicada de


forma correcta.

MARCO CONCEPTUAL.-

Dentro del presente cuaderno de juicio, desarrollaremos conceptos respecto a


terminaciones empleadas en el presente trabajo:

3.2. Definición de Aborto.-

La palabra aborto proviene del latín abortus. Por lo tanto, el aborto es la


interrupción voluntaria o involuntaria del embarazo antes de que el embrión o el
feto estén en condiciones de vivir fuera del vientre materno.

Nuestro CÓDIGO PENAL, en su artículo 263 (aborto), señala: “El que causare
la muerte de un feto en el seno materno o provocare su expulsión prematura,
será sancionado: 1) Con privación de libertad de dos (2) a seis (6) años, si el
aborto fuere practicado sin el consentimiento de la mujer o si ésta fuere menor
de diez y seis (16) años. 2) Con privación de libertad de uno (1) a tres (3) años,
si fuere practicado con el consentimiento de la mujer. 3) Con reclusión de uno (1)
a tres (3) años, a la mujer que hubiere prestado su consentimiento”.

Por ello, el Derecho Penal en su carácter de autónomo, abarca la protección del


ser humano desde el momento de la fecundación, es decir, desde el instante en
que se produce la fecundación del óvulo por el espermatozoide, en consecuencia
la interrupción artificial (provocada) del desarrollo del óvulo fecundado (cigoto)
del embrión o del feto atenta la vida humana ya formada, siendo el bien jurídico
protegido por el legislador la VIDA, del que está por nacer.

3.3. In judicando.-

“En la manera de juzgar”: en cuanto al fondo, no en cuanto a la forma. Se refiere


a la sentencia defectuosa, sea que se trate de un error de derecho consistente
en la indebida interpretación de la ley, que por este motivo puede acusarse en
el recurso de casación, o de un error de hecho, que tenga su fuente en una
5

apreciación inexacta de los elementos del caso concreto y que justifique


un recurso de apelación o un recurso de revisión.

3.4. In procedendo.-

En la manera de proceder”. Califica las irregularidades de procedimiento, tanto


por los vicios de forma como por la no observancia de los términos,
irregularidades que las partes pueden denunciar, ya por medio
de excepciones comunes o por medio de excepciones perentorias, y que
constituyen una causa de apelación o de recurso en casación.

4. ANTECEDENTES

- Proceso: Penal de Acción Publica


- Acusador: Edith C. Torrez Rodríguez, German Emilio Torrez B., Cristina
Rodríguez de Torrez
- Acusado : Lenin Peñaloza Miranda
- Juzgado: Tribunal de Sentencia Segundo en lo Penal de La Paz
- Delito: Aborto

4.1. Relación de los hechos juzgados

En fecha 20 de julio de 2010, Edith Cristina Torres Rodríguez, de profesión


médico, (victima) Germán Emilio Torres Botello y Cristina Crescencia Rodríguez
de Torres (padres de la víctima) presentan memorial de querella contra Lenin
Peñaloza Miranda y María Guadalupe Morales Zambrana, por los delitos de
Homicidio, Lesiones Gravísimas, Aborto, Agravación y atenuación y Dolo (Arts.
251, 270, 263, 272 del Código Penal), manifestando en lo principal que:

“En fecha 2 de julio de 2010, se encontraba con cinco días de retraso menstrual,
por lo que decide acudir al Laboratorio “BIO-CALILAB”, para realizarse el test de
embarazo en sangre, dando como resultado positivo; hecho que comentó a sus
padres y su novio Lenin Peñaloza Miranda, quién no estuvo contento con la
noticia; perdiendo contacto con la querellante por algunos días; pero a través de
mensajes SMS, le decía que no tenga al bebe que esperaba; resultando que el
6

día lunes 12 de julio de 2010, su novio la citó a su domicilio situado en la Calle


prolongación Copacabana, N° 220, Zona Miraflores, ciudad de La Paz; acudiendo
la querellante a has. 19:00 p.m., lugar en el cual la invitó dos vasos de jugo de
sobre, sabor naranja que el imputado los había reparado antes que ella llegará
al lugar el cual señala, tendría un sabor extraño de ácido y espeso (con sedimento
en el fondo, color blanco).

Posteriormente, la querellante a hrs. 21:00 p.m., salió del domicilio de su novio


quien con un abrazo le dice: “Discúlpame por todo y por la perrada que te voy a
hacer”. Al llegar la víctima a su domicilio, luego de diez minutos se sintió
indispuesta, presentando dolor en el bajo vientre y sangrado, por lo que esa
misma noche a hrs. 22:30 p.m., junto a su madre se dirigieron a Emergencias de
la Clínica del Sur, ubicado en la Calle 7, de la zona de Obrajes de la ciudad de
La Paz, donde no fue atendida, toda vez que su seguro médico solamente cubría
accidentes y no atención medica de embarazo.

Por lo que a hrs. 23:00 aprox. de esa misma noche, se apersonaron a la Clínica
“San Pablo” de la Zona San Pedro, siendo atendida por el Dr. Edson Martinez
Vásquez, quien manifestó que tenía problemas de dolor en el hipogastrio, como
consecuencia del embarazo; y no siendo de la especialidad de Ginecología-
Obstetricia, sino médico general, le sugirió a la víctima, que acuda a otro Centro
Médico porque requería de una “ecografía”, con la que no contaba dicha clínica.

Más adelante, a hrs. 23:30, llegaron al Hospital de la Mujer de la Zona de


Miraflores y es a hrs. 00:45 del día lunes 13 de julio de 2010 la querellante es
valorada por la Dra. María Teresa Recamo, quien señaló que la querellante
acudió a emergencia, porque tenía una hemorragia de cuatro horas de evolución
caracterizada por un dolor de hipogastrio, tipo cólico, con una hemorragia genital
de color oscuro, acompañada de coágulos, solicitándole un “test de embarazo”
el cual dio positivo, siendo internada a hrs. 03:00 a.m. en la Sala de Ginecología
y Obstetricia, con un diagnóstico de Embarazo de seis semanas y con una
amenaza de aborto; disponiendo que se haga la ecografía en horas de la mañana
7

de ese día, siendo realizado a hrs. 08:00 a.m., lo cual confirmo su estado de
gestación.

Más adelante, por los Médicos del Hospital de la Mujer se entera que el
procedimiento médico de limpieza uterina sólo tenía anestesia para-cervical y no
general, y por sugerencia de su primo: Walter Rodríguez (Medico Obstetra del
Hospital Arco Iris) solicitó su alta médica, egresando de dicho nosocomio a hrs.
11:15.

Finalmente la querellante, el día 14 de julio de 2010, fue internada Ginecología


del Hospital Arco Iris, y a hrs. 16:50 p.m., donde se le realizó el procedimiento
medico de: AMEU (ASPIRACION MANUAL ENDOUTERINA), siendo dada de
alta a hrs. 21:15 p.m. de ese día.

5. OBSERVACIONES.-
5.1. Observación N° 1 (DECLARACIÓN DEL IMPUTADO SIN LA
PRESENCIA DEL FISCAL).

De la revisión y análisis realizado al cuaderno de juicio, se evidencia que desde


la Declaración Informativa del imputado en la Etapa Preparatoria del proceso
penal, el mismo ya SE ENCONTRABA CON VICIOS DE NULIDAD ABSOLUTA,
dado que no se cumplieron los requisitos previstos en los arts. 92, 93, 98, 100 y
167 del Código de Procedimiento Penal, tal cual es la presencia del Fiscal en la
Declaración Informativa del imputado cursante a fs. 5 del cuaderno de juicio,
en cuya Acta NO SE CONSIGNO LA FIRMA DEL REPRESENTANTE DEL
MINISTERIO PÚBLICO, (art. 93 y 98 del CPP) REQUISITO SINE QUA NON,
PARA EL INICIO DEL PROCESO, SIENDO UN ACTO CUMPLIDO CON
INOBSERVANCIA DE LAS FORMAS Y CONDICIONES PREVISTAS EN LA
CONSTITUCION POLITICA DEL ESTADO, CONVENCIONES Y TRATADOS
INTERNACIONALES VIGENTES Y EL CODIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL,
NO SIENDO SUSCEPTIBLE DE CONVALIDACIÓN (art. 100 y 168 del CPP),
cuyo acto procesal no fue reclamado de manera oportuna por el imputado ante
la autoridad jurisdiccional.
8

En consecuencia, el proceso siguió su curso, con la remisión del Requerimiento


Conclusivo de la Acusación emitido por el Ministerio Público, al Juez de
Instrucción en lo Penal, quién dando cumplimiento al art. 325 del Código de
Procedimiento Penal, envió la Acusación Fiscal, acompañando los antecedentes
tales como el Acta de declaración del imputado y la Acusación del Ministerio
Público a Auxiliaturas de las Salas Penales para el sorteo correspondiente,
radicando el proceso en el Tribunal de Sentencia Segundo de la ciudad de La
Paz, Tribunal que tampoco advirtió esta inobservancia prevista en la normativa
procesal penal señalada en los arts. 93, 98 y100 del Código de Procedimiento
Penal.

Las normas del Código de Procedimiento Penal vulneradas se encuentran


establecidas en los Arts. 93 que señala: “(…) La declaración del imputado sin la
presencia del fiscal y su abogado defensor que contenga una confesión del delito
será nula y no podrá ser utilizada en el proceso, sin perjuicio de la
responsabilidad administrativa de quienes la reciban o utilicen”; por consiguiente,
considerando dicha normativa

Art. 98 (Registro de la declaración).- Refiere: “Las declaraciones del imputado en


la etapa preparatoria constarán en Acta escrita u otra forma de registro que
reproduzca del modo más fiel lo sucedido en la audiencia; ésta finalizará con la
lectura y firma del acta por todas las partes o con las medidas dispuestas para
garantizar la individualización, fidelidad e inalterabilidad de los otros medios de
registro”. Lo cual no aconteció en el presente proceso.

Asimismo, el Art. 100.- (Inobservancia) del Código de Procedimiento Penal,


señala: “No se podrá fundar ninguna decisión contra el imputado, si en la
recepción de su declaración no se observaron normas establecidas en el
presente capítulo”.

Por lo tanto, el Representante del Ministerio Público ha incumplido lo dispuesto


en la normativa procesal señalada líneas arriba, así como el Art. 40, núm. 2) de
la Ley Orgánica del Ministerio Público, que refiere lo siguiente: “Los Fiscales
de materia tienen las siguientes atribuciones: (…) 2) Intervenir en todas las
9

diligencias de la etapa preliminar, preparatoria e intermedia, determinadas


por Ley, velando porque dentro el término legal, se cumpla la finalidad de estas
etapas del proceso y emitir los requerimientos correspondientes dentro del plazo
previsto por Ley, bajo responsabilidad”.

Por otro lado, con referencia a los actos observados por nulidad absoluta del
proceso, ante la existencia de actividad procesal defectuosa absoluta los
tribunales de apelación pueden anular incluso de oficio, se debe manifestar que
la jurisprudencia desarrollada en la SC. 0233/2010-R, expresó lo siguiente:

“III.4. La actividad procesal defectuosa.- Para comprender los alcances y el


significado de la actividad procesal defectuosa, es imprescindible referirnos a lo
determinado en las normas contenidas en los arts. 167 y 168 del CPP, que
regulan la forma de subsanar la actividad procesal defectuosa; así, la norma
prevista por el art. 167 del citado cuerpo legal, en su primer párrafo, dispone que:
"No podrán ser valorados para fundar una decisión judicial ni utilizados
como presupuestos de ella, los actos cumplidos con inobservancia de las
formas y condiciones previstas en la Constitución Política del Estado,
Convenciones y Tratados internacionales vigentes y en este Código, salvo
que el defecto pueda ser subsanado o convalidado". Dentro de ese contexto,
el Legislador previno las formas de corrección de los defectos procesales que
puedan suscitarse durante la tramitación del proceso, en ese sentido, la norma
consignada por el mencionado art. 168, dispone: "Siempre que sea posible, el
juez o tribunal, de oficio o a petición de parte, advertido del defecto, deberá
subsanarlo inmediatamente, renovando el acto, rectificando el error o cumpliendo
el acto omitido". En ese orden normativo, los arts. 169 y 170 del CPP, distinguen
los defectos absolutos y los relativos, que se diferencian en que los primeros no
son susceptibles de convalidación y el quebrantamiento de la forma está
vinculado a la protección de un derecho o garantía constitucional; y los otros,
quedan convalidados en los casos previstos expresamente por el precepto. Entre
los defectos absolutos enumerados por el art. 169 del CPP, están: “1) La
intervención del juez y del fiscal en el procedimiento y a su participación en los
10

actos en que ella sea obligatoria; 2) La intervención, asistencia y representación


del imputado, en los casos y formas que este Código establece; 3) Los que
implique inobservancia o violación de derechos y garantías previstos en la
Constitución, las Convenciones y Tratados internacionales vigentes y en este
Código; y, 4) Los que estén expresamente sancionados con nulidad.”. A su vez,
los defectos relativos conforme al art. 170 del CPP, son aquellos convalidables:
“1) Cuando las partes no hayan solicitado oportunamente que sean subsanados;
2) Cuando quienes tengan derechos a solicitarlo hayan aceptado expresa o
tácitamente, los efectos del acto; y, 3) Si no obstante su irregularidad, el acto ha
conseguido su fin con respecto a todos los interesados”. Sobre las referidas
normas procesales, la SC 0600/2003-R de 6 de mayo, señaló: “…del texto de las
normas transcritas, se colige que el nuevo Sistema Procesal permite la corrección
de los actos procesales erróneos subsanando, renovando o rectificando, lo que
importa un reconocimiento de la existencia de las actuaciones procesales, los
que al tener defectos subsanables pueden ser corregidos; por lo mismo la norma
prevista por el art. 168 del CPP, no permite declarar la nulidad de obrados, que
conceptualmente es diferente a la corrección, pues la primera permite al juzgador
modificar o reparar todos los defectos o errores procesales que pudiese advertir
durante la tramitación del proceso, en cambio la segunda importa retrotraer el
proceso hasta el punto original en que se produjo el vicio, implica un
desconocimiento de los actos procesales realizados por tener vicios
absolutos, lo que significa que dichos actos nunca nacieron a la vida
jurídica, por lo mismo el juzgador no puede subsanarlos y proseguir el
proceso sin retrotraer el procedimiento; por ello el legislador ha previsto la
norma contenida en el art. 169 de la Ley 1970, en la que se enumeran los
defectos absolutos. En consecuencia, la nulidad se opera frente a esos defectos
absolutos que no son susceptibles de convalidación”. III.5. La revisión de oficio
La norma prevista por el art. 15 de la LOJ, establece la revisión de oficio a la que
están obligados los tribunales superiores de considerar las resoluciones del
inferior, puestas en su conocimiento; en ese sentido, dispone: “Los tribunales y
jueces de alzada en relación con los de primera instancia y los de casación
11

respecto de aquellos, están obligados a revisar los procesos de oficio, a


tiempo de conocer una causa, si los jueces y funcionarios observaron los
plazos y leyes que norman la tramitación y conclusión de los procesos para
aplicar en su caso las sanciones pertinentes”.

De lo que se concluye que, el abogado del imputado debió plantear Incidente de


Actividad Procesal Defectuosa, haciendo conocer este extremo, al Juez de
Instrucción en lo Penal, quien conforme a sus atribuciones establecidas en el art.
325 de la Ley 007 tenía todas las facultades para sanear el proceso en Audiencia
Conclusiva, a fin de que el proceso sea anulado hasta la declaración del imputado,
dado que existió violación flagrante al debido proceso, conforme la Sentencia
Constitucional desarrollada líneas arriba, misma que también señala que las
autoridades jurisdiccionales, tienen la obligación de revisar el proceso de oficio a
tiempo de conocer la causa.

En el presente caso, el Juez de Garantías así como el Tribunal de Sentencia, no


advirtieron estas violaciones a las garantías constitucionales del imputado, dado
que si lo hubieran hecho, tendrían que haber anulado el proceso hasta la
declaración del imputado por constituirse en defecto absoluto.

5.2. Observación N° 2 (FALTA DE OBJETIVIDAD EN LA


IMPUTACION FORMAL)

Del cuaderno de Juicio analizado, se tiene que el representante del Ministerio


Público a prima facie formuló la resolución de Imputación Formal por existir
supuestamente suficientes indicios sobre la existencia del hecho y la
participación del imputado; en el entendido que, para formular la imputación
formal el hecho atribuido es calificado provisionalmente bajo los alcances de los
artículos 301 y 302 del Código de Procedimiento Penal.

Sin embargo, dicha Imputación no especifica claramente cuáles fueron los


hechos que determinaron la atribución de la participación de Lenin Peñaloza en
el delito de aborto tipificado y sancionado en el art. 263 del Código Penal, toda
vez que a través de apreciaciones subjetivas que viola el principio de objetividad,
12

amparándose en la Hoja de evolución emitida por el Hospital de la Mujer en fecha


13 de julio de 2010, en el cual señala que la querellante tendría un embarazo de
6.6 semanas por FUM, contradiciendo lo aseverado en su querella, donde señala
que tenía cinco días de retraso en su menstruación; siendo que el embarazo se
habría producido un mes y medio antes del supuesto aborto, hecho que no
consideró el Ministerio Publico, existiendo duda razonable sobre la paternidad del
imputado, primer elemento.

En el parágrafo primero de la Fundamentación legal de la Imputación, el Fiscal


dar por cierto de que el imputado habría dado a la querellante dos vasos de jugo
sabor naranja ácido y espeso, que él mismo habría preparado, provocándole la
interrupción del embarazo de seis semanas, para finalmente agregar que esos
hechos estarían probados conforme la acreditación de los Historiales clínicos de
los Hospitales de la mujer y Hospital Arco Iris de esta ciudad, siendo que dichas
instituciones en NINGUN MOMENTO HAN CERTIFICADO O INFORMADO QUE
LA INTERRUPCION DEL EMBARAZO HAYA SIDO POR LA INGESTA DE
SUSTANCIA ABORTIVA, segundo elemento.

En el parágrafo segundo de la Fundamentación legal, el Representante del


Ministerio Público, violando el principio de objetividad expresó, que existirían:
“SUFICIENTES INDICIOS DE PROBABILIDAD DE LA AUTORIA Y
PARTICIPACION DEL IMPUTADO EN EL HECHO PUNIBLE” sin CITAR NI
ESPECIFICAR LOS INDICIOS que habría encontrado contra el imputado, Y QUE
EL IMPUTADO DOLOSAMENTE habría vertido algún medicamento en un vaso
de jugo provocando la interrupción del embarazo, en ese marco el DOLO NO SE
PRESUME, SE LO PRUEBA y el Ministerio Publico directamente ha presumido
una acción dolosa, sin base, ni fundamento legal.

Consecuentemente, en toda la fundamentación legal, el Fiscal no cita ni


especifica el medio, la forma y/o la valoración probatoria que haya llevado a la
convicción necesaria para formular la imputación formal, violando el debido
proceso estipulado en la Constitución Política del Estado.
13

Aspecto, que es determinante en el precedente obligatorio de la SC 760/2003-R,


de 4 de junio, el cual refiere lo siguiente: “La imputación formal ya no es la
simple atribución de un hecho punible a una persona, sino que la misma
debe sustentarse en la existencia de indicios suficientes sobre la existencia
del hecho y la participación del imputado en el mismo, el alguno de los grados
de participación criminal establecidos por la ley penal sustantiva; o lo que es lo
mismo, deben apreciarse indicios racionales sobre su participación en el
hecho que se le imputa (…) la inobservancia de estas exigencias básicas y
esenciales del debido proceso de ley, importan una violación a los derechos
y garantías del imputado, al estar ausente la garantía de certeza en la
imputación, establecida en el art. 302.3 CPP, que es la que circunscribe en
forma provisional el objeto del proceso, situación que restringe gravemente el
derecho a la defensa, ya que el proceso en tales circunstancias no puede conocer
con certidumbre los hechos que configuran el ilícito que se le imputa, y
consiguientemente no puede preparar su defensa en forma adecuada (amplia e
irrestricta), como proclama el orden constitucional (art. 16.II). Debe tenerse
presente que lo que se le imputa a un procesado no son figuras abstractas,
sino hechos concretos que acaecen en el mundo exterior, que se subsumen
en una o más de las figuras abstractas descritas como punibles por el legislador.
Es cierto, que la ley le otorga al Fiscal un amplio margen de discrecionalidad; sin
embargo tal discrecionalidad encuentra su límite en la exigencia de
fundamentación, dado que discrecionalidad no supone arbitrariedad, menos
ausencia de control”.

En el caso que se examina, el Ministerio Publico, no actuó con objetividad al


momento de emitir la Imputación formal, conforme lo establece la enorme
jurisprudencia constitucional respecto al caso, vulnerando su derecho a la
presunción de inocencia y garantía del debido proceso en la etapa preparatoria,
al no emitir dicha Resolución con hechos concretos.
14

5.3. Observación 3 (FALTA DE OBJETIVAD EN LA ACUSACION


FISCAL VULNERÁNDOSE EL DEBIDO PROCESO).-

Se debe tener presente que la Etapa preparatoria del proceso, sirve para la
preparación del juicio oral y público, mediante la recolección de todos los
elementos lícitos de convicción que puedan conducir al conocimiento de la
verdad material del hecho, de la responsabilidad y de la personalidad del
imputado y que así permita fundar la acusación del Fiscal o del querellante)
y también la defensa del imputado (Art. 171 y 277 del CPP).

En tal sentido, el acusador público, en este caso el Ministerio Público, tiene el


deber de ser objetivo, lo que significa que sus requerimientos y conclusiones
deben ajustarse a las pruebas y al derecho vigente, resulte ello contrario o
favorable al imputado. No es un acusador a ultranza, sus requerimientos
estarán orientados por lo que en derecho corresponda, pues sólo así
cumplirá con el imperativo de ejercer sus funciones en defensa de la legalidad.

Sin embargo, del cuaderno de juicio analizado, no ocurrió aquello, dado que en
primera instancia se requería ampliar la investigación en la etapa preparatoria,
porque no se habría recolectado las pruebas necesarias para demostrar la
realización del ilícito penal de aborto por el acusado, por lo siguientes aspectos:

1° No se presentó un certificado médico forense sobre la amenaza de aborto


inducido por una sustancia incorporado al vaso de jugo de la víctima, prueba
necesaria para determinar el ilícito penal.

2° No se presentó pruebas de laboratorio de sangre y orina de la víctima para


establecer si tenía en su organismo alguna sustancia abortiva.

3° Del Informe pericial cursante a fs. 236 del cuaderno de juicio, el Dr. Guillermo
Álvarez Barrientos Ginecólogo obstetra, determina en su parte conclusiva, que
no se encontraron elementos científicos y clínico ginecológico para aseverar que
fue el jugo con una supuesta sustancia desconocida el que desencadeno el
citado cuadro clínico, tampoco se ha precisado el momento en el cual se produjo
el aborto, este aspecto no fue valorado por el Fiscal dentro del marco de la
15

objetividad, al no considerar circunstancias que permitan eximir de


responsabilidad del acusado.

Además de la revisión prolija del cuaderno de juicio no se advirtió la existencia


de otras pruebas objeto del presente análisis a ser valoradas, tales como la
prueba testifical que acredite que el imputado haya invitado el jugo en su
domicilio y le haya provocado el aborto señalado u otras como llamadas
telefónicas, mensajes por WhatsApp de las empresas telefónicas que
sindiquen al acusado como autor del aborto.

De lo que se establece, que el Ministerio Publico, no recolectó las pruebas


necesarias para demostrar la realización del ilícito penal por el acusado, que
conduzcan al esclarecimiento de la verdad material del hecho; siendo
imprescindible contar con una prueba científica a los fines de demostrar la
existencia del hecho, la cual solo puede ser evidenciado y probado a través de
una pericia técnica – científica, ya que para demostrar la ingesta de una
sustancia tóxica, la prueba idónea era la prueba pericial de laboratorio, la cual
establecería el tipo de sustancia tóxica y la cantidad capaz de provocar el aborto,
a ese efecto no se realizó el examen de sangre, para detectar la supuesta
sustancia abortiva; examen de orina que es otro medio, a los fines de determinar
alguna sustancia abortiva.

Por otra parte, se extraña el análisis anatomopatológico (que es el estudio de


las características de una muestra de tejido) e histopatológico (que consiste en
estudiar por medio de microscopio los tejidos orgánicos) practicado a los restos
ovulares de la víctima, a los fines de demostrar la existencia del embarazo y el
examen anatomopatológico que sirve para determinar la naturaleza anatómica
de los restos extraídos, para precisar a qué parte del cuerpo pertenecen, para
determinar la naturaleza de los tejidos y el tipo de células que componen esos
restos, es decir si se tratan de restos embrionarios o cualquier otro tipo, aspecto
que no mereció pronunciamiento por parte del Ministerio Publico a los fines de
tener una Acusación objetiva, por el cual sean valoradas cada elemento de
prueba; empero, de manera contradictoria el representante del Ministerio Publico,
16

no obstante que en la etapa preparatoria no se colectaron suficientes elementos


de prueba menos los exámenes periciales de laboratorio, emitió la Resolución
conclusiva de Acusación por el delito de aborto en contra del acusado, sin tomar
en cuenta que en la fase final de la investigación, el Fiscal debe contar con
elementos de prueba que den cuenta con certeza sobre la existencia del hecho
y la participación del acusado, en esta fase ya no es suficiente contar con
elementos indiciarios de manera provisional, más al contrario en la
acusación, el Fiscal debe contar con elementos de prueba capaces de
probar en juicio la acusación, buscando la verdad material del hecho en
apego al principio de la seguridad jurídica.

De esta forma el Fiscal de Materia vulneró los derechos fundamentales al debido


proceso, establecidos en el art. 115.II de la Constitución Política del Estado.

En el caso objeto de análisis, se concluye, que faltó objetividad al Ministerio


Público para emitir el Requerimiento Conclusivo de Acusación, pues del
cuaderno de juicio se constata que las pruebas de cargo aportadas durante la
etapa preparatoria, no fueron determinantes como para formular una
acusación contra el acusado Lenin Peñaloza.

En ese entendido, el Ministerio Publico ha incumplido el art. 72 del Código de


Procedimiento Penal, que menciona: “Los Fiscales velaran por el cumplimiento
efectivo de las garantías que reconocen la Constitución Política del Estado, las
Convenciones y Tratados Internacionales vigentes y leyes en su investigación,
tomarán en cuenta no solo las circunstancias que permitan comprobar la
acusación, sino también las que sirvan para eximir de responsabilidad al
imputado, formulando sus requerimientos conforme a este criterio”; concordante
con el art. 73 (Actuaciones fundamentadas), que menciona: “Los Fiscales
formularan sus requerimiento y resoluciones de manera fundamentada y
específica”.
17

Así también lo expresa la SC. 669/2012 de 2 de agosto en su ratio decidendi:

“…es de vital importancia conocer las razones y motivos por los que el Fiscal
asume una determinación, sin que sea suficiente un enunciado general al efecto,
dado que la función de dirigir la investigación es uno de los aspectos novedosos
del nuevo modelo procesal penal y constituye una función clave en el nuevo
sistema para asegurar la imparcialidad judicial y para permitir que la investigación
se realice con parámetros de mayor eficiencia. De tal modo, al Fiscal le
corresponde asumir diversas decisiones acerca del inicio, desarrollo y futuro de
la investigación y, entre otros aspectos, resolver su continuación, decidir su
suspensión u otras medidas que deben ser adoptadas en resoluciones que
justifiquen y expliquen su razón de ser”.

Respecto a la actuación del Fiscal, en la emisión del Requerimiento Conclusivo


de Acusación de fecha 22 de noviembre de 2011, no aconteció aquello, porque
no intervino dentro el marco legal que establece el principio de objetividad
previsto en el núm. 3 del art.5 de la Ley 260 el cual refiere: “que el Ministerio
Público en el ejercicio de sus funciones y atribuciones se rige por los siguientes
principios: 3) Objetividad, por el que tomará en cuenta las circunstancias que
permitan demostrar la responsabilidad penal de la imputada o el imputado,
también las que sirvan para reducirla o eximirla, cuando deba aplicar las salidas
alternativas al juicio oral”

En la problemática planteada, con relación a la etapa preparatoria del proceso,


dan cuenta de que no existen elementos de prueba suficientes para emitir una
acusación en contra del acusado; de esta forma se realizó esfuerzos innecesarios
poniendo en movimiento todo el aparato estatal del Órgano Judicial sin contar
con pruebas científicas que demuestren el suministro de sustancias toxicas que
haya provocado el aborto, de donde resulta que el Fiscal no actuó con objetividad
al emitir el Requerimiento Conclusivo de Acusación.
18

6. PROYECTO DE RESOLUCIÓN

RESOLUCIÓN N° 001/2018 SALA PENAL PRIMERA

APELACIÓN RESTRINGIDA

CASO N° 201199201038628

Dictada dentro del proceso


penal seguido por el
MINISTERIO PÚBLICO y EDITH
TORREZ RODRIGUEZ y OTROS
contra LENIN PEÑALOZA
MIRANDA POR EL DELITO DE
ABORTO

A, 24 de febrero de 2016

VISTOS: En apelación restringida la Resolución N° 8/2015 de 8 de mayo de 2015;


los memoriales presentados en fechas 11 de agosto de 2015 y 4 de septiembre
de 2015; decreto de 9 de noviembre de 2015; memorial de 29 de enero 2016; y

CONSIDERANDO: Que después de haberse cumplido los actos procedimentales


previstos para el juicio oral por el delito de aborto, los señores Jueces del Tribunal
Segundo de Sentencia de la ciudad de La Paz, dictan la Resolución N° 8/2015
de 8 de mayo de 2015, por la que declara: “…ABSUELTO de la comisión del
delito acusado, tipificado en el Artículo 363 inc. 2) del Código de Procedimiento
Penal, en merito a que LA PRUEBA APORTADA EN JUICIO HA SIDO
INSUFICIENTE PARA GENERAR EN EL TRIBUNAL LA CONVICCION MAS
ALLA DE LA DUDA RAZONABLE SOBRE LA RESPONSABILIDAD PENAL DEL
IMPUTADO. Por corresponder en derecho, en aplicación del Art. 364 del Código
de Procedimiento Penal, se DISPONE cesación de todas las medidas cautelares
que pudieran pesar en contra del absuelto, sea sin costas por ser excusable.

Que, contra esa Resolución, el Representante del Ministerio Público, interpone


recurso de Apelación Restringida por memorial presentado en fecha 11 de agosto
19

de 2015, cuestionando los siguientes aspectos: “Señala la existencia de violación


con relación a defectos de la sentencia por falta de una debida fundamentación
y ser contradictoria, conforme señala el art. 370 num.5) del Código de
Procedimiento Penal, que no exista fundamentación de la sentencia o que ésta
sea insuficiente o contradictoria”, indica también que en la Sentencia no existe
una fundamentación sobre la apreciación de la personalidad del acusado con
relación a los hechos acusado, sin especificar la norma vulnerada; asimismo,
menciona que la sentencia carece de argumentación con base jurídica con
relación a la afirmación que hace, en sentido de que habría sido necesario una
evidencia científica, sin especificar la norma vulnerada.

Que cumplida la formalidad prevista en la primera parte del art. 409 del Código
de Procedimiento Penal LENIN PEÑALOZA MIRANDA, responde a la apelación
interpuesta mediante memorial presentando en fecha 4 de septiembre de 2015,
expresando en lo más saliente que: “El Fiscal pretende sostener una aberración
jurídica pues significa desconocer que las pericias técnicas son imprescindibles
necesarias y totalmente determinantes para el descubrimiento de un delito y
calificación, porque la naturaleza del delito exige que solo se lo puede probar con
la ayuda de la ciencia y no puede basar una condena en simples elementos
indiciarios vagos y dispersos que no tienen relación con el hecho. Sostiene
además que el delito de aborto es uno de los pocos delitos dentro del código
penal que requiere para su probanza la ayuda de la ciencia pues solo a través de
ella se puede determinar un embarazo positivo, es decir presencia de embrión
vivo en desarrollo y determinar acciones abortivas, máxime, si como en este caso
el aborto se habría producido por ingesta de sustancia tóxica. Además, señala
que no ha demostrado la inobservancia de la ley o su errónea aplicación, menos
ha citado ni especificado las disposiciones legales violadas o erróneamente
aplicadas”. El apelante no indica que aplicación pretende y no indica
separadamente cada violación con sus fundamentos requisitos inexcusables
para interponer una apelación restringida de conformidad al art. 408 del CPP.
20

Que, en aplicación del art 409 del Código de Procedimiento Penal, el Juez
Presidente del Tribunal Segundo de Sentencia dispone, mediante decreto, la
remisión de actuados procesales al Tribunal de alzada.

CONSIDERANDO: Que previo sorteo legal, la Sala Penal Tercera del Tribunal
Departamental de Justicia La Paz, asume conocimiento del recurso y de la
revisión del contenido del mismo se establece, que no cumple lo establecido en
los arts. 407 y 408 del Código de Procedimiento Penal, debiendo el apelante citar
concretamente las disposiciones legales que se consideren violadas o
erróneamente aplicadas, expresando cual es la aplicación que se pretende,
debiendo indicar separadamente cada violación con sus fundamentos, e invocar
conforme lo establece el segundo párrafo del art. 416 del CPP precedentes
contradictorios, haciéndole conocer que conforme al Auto Supremo 174/2013 de
19 de junio, no puede invocar nuevas denuncias, concediéndole tres días para
que subsane lo observado.

CONSIDERANDO: Que así vistos los antecedentes para la presente Resolución


éste Tribunal Admite el recurso por haberse interpuesto dentro del término
previsto por ley y circunscribe su actuación, primero a revisar el Procedimiento
seguido para interponer el Recurso y luego a los puntos recurridos de
conformidad con el art. 398 del Código de Procedimiento Penal, por lo que
establece y concluye que:

1. Corresponde dejar claramente establecido que en el recurso de


apelación restringida no se ha identificado de manera clara y precisa
la existencia de errores in procedendo y errónea aplicación de la Ley,
toda vez que el Tribunal de Alzada tiene presente que la finalidad
jurisdiccional en los recursos de apelación restringida, es el control jurídico
de la formación interna y externa de la sentencia, la misma que debe ser
pronunciada luego de la sustanciación del juicio oral, publico, continuo y
contradictorio. Y teniendo presente la Doctrina Legal aplicable sentada por
el Tribunal Supremo de Justicia del Estado, se aclara que en la naturaleza
de un recurso de apelación restringida no se puede retrotraer la actividad
21

jurisdiccional a circunstancias, hechos y pruebas fácticas que ya fueron


sometidas al control oral, público y contradictorio del Órgano Jurisdiccional
de Sentencia, a contrario sensu, se debe citar en términos claros,
concretos precisos la ley o leyes inobservadas o aplicadas erróneamente,
especificando y fundamentando en que consiste la violación, falsedad o
error en que habría incurrido el Tribunal o Juzgado de la causa, criterios
que deben ser considerados para la comprensión adecuada de la presente
Resolución. En el caso de Autos, el apelante realiza una cita imprecisa de
los artículos que considera vulnerados pero no hace mención sobre cuál
es la aplicación que pretende pese haberle concedido el termino de tres
días para que mejore su alzada de conformidad con el art. 399 del Código
de Procedimiento Penal.
2. Y sobre la existencia de agravantes y atenuantes; no se fundamentó
en qué consisten los mismos, además y como consta de la lectura de la
misma Sentencia, el Tribunal A quo, ha tenido en cuenta la personalidad
del imputado, su edad, profesión que acredita que es médico, su condición
económica y social, conducta, entre otros, es decir la absolución del mismo
se centra dentro del marco legal teniendo en cuenta todos esos
antecedentes.
3. En relación a los vicios alegados por el Ministerio Público en la
Sentencia N° 8/2015, emitida por el Tribunal Segundo de Sentencia
que violentaría el art. 370 num.5 del CPP; en el sentido de que no
existe una debida motivación y por ser contradictoria la misma,
conculcándose de esta forma lo establecido por los artículos 124, 171
y 173 de la Ley 1970 y Articulo 115. I.II de la CPE.
Sobre la motivación de Sentencia, no se fundamenta de manera razonada
por el propio recurrente cual debería ser la motivación correcta que debió
realizar el juzgador, a partir de un análisis integral de todas las pruebas
producidas. Y cuando hace referencia al art. 370 Código de Procedimiento
Penal, de igual manera se cita de manera genérica el inc. 5, sin realizar el
juicio crítico o análisis sobre el mismo, omisión que este Tribunal no puede
22

subsanar de oficio en observancia del principio de imparcialidad previsto


por el art. 178. I CPE. Para mayor abundamiento sobre la motivación de
las resoluciones el TCP ha señalado en la SC 1355/2005-R de 31 de
octubre de 2005: “cabe señalar que la motivación no implicara la
exposición ampulosa de consideraciones y citas legales, sino que
exige una estructura de forma y de fondo. En cuanto a esta segunda,
la motivación puede ser concisa pero clara y satisfacer todos los puntos
demandados, debiendo expresar el Juez sus convicciones determinativas
que justifiquen razonablemente su decisión en cuyo caso las normas del
debido proceso se tendrán por vulneradas”. Siendo necesario que cada
Resolución brinde a las partes procesales y a tercera personas
interesadas, los razonamientos jurídicos esenciales del por qué se ha
dispuesto de una u otra manera la Resolución, fundamentación que debe
descansar en la expresión del razonamiento requerido por la norma
procedimental siendo que con la fundamentación el Juez legitima sus
actos.
4. Sobre la falta o insuficiente fundamentación de la Sentencia, a este efecto
es necesario tener presente lo dispuesto por el Art. 124 CPP, y de la
lectura integral de la misma se tiene que el Tribunal de alzada realiza un
control jurídico de la formación interna y externa de la Sentencia, la misma
que debe ser pronunciada luego de la sustanciación del juicio oral, público,
continuo y contradictorio. Así también, tomando en cuenta la doctrina legal
aplicable sentada por el Tribunal Supremo de Justicia, aclarando en
apelación restringida no se puede retrotraer la actividad jurisdiccional a
circunstancias, hechos y pruebas fácticas que ya fueron sometidas al
control oral, público y contradictorio del Órgano Jurisdiccional de
Sentencia. A contrario Sensu, se debe citar, en términos claros, concretos
y precisos la ley o leyes infringidas o aplicadas erróneamente,
especificando y fundamentado en que consiste la violación, falsedad o
error en que habría incurrido el Tribunal A-Quo de la causa, teniendo
presente también los Autos Supremo N° 205 de 27 de abril de 2010, Auto
23

Supremo N° 104/2004 de 20 de febrero de 2004; Auto Supremo N°


566/2004 de 1 de octubre de 2004, entre otros, son claros al señalar que,
“Los Tribunales de alzada, al conocer impugnaciones respecto a
apelaciones restringidas se deben pronunciar sin revalorizar la prueba a
fin de no desconocer el principio de inmediación que constituye el único
eje central en la producción probatoria reservada exclusivamente a los
Jueces o Tribunales de Sentencia”.
A todo lo anterior es menester invocar sobre el recurso, la Sentencia
Constitucional N° 1075/2003-R de 24 de julio de 2003, que expresa: “Estas
exigencias tienen la finalidad de que el Tribunal que conozca el recurso no
tenga que indagar que ha querido decir el recurrente, cual ha podido ser
la norma procesal o sustantiva que el procesado entiende inobservada o
violada. Pues una tarea así para el Tribunal que debe conocer el recurso,
dada la recargada labor e intensa actividad judicial., podría determinar el
colapso (la mora judicial) imposibilitando el cumplimento de las exigencias
constitucionales de celeridad procesal”, concluyendo también que el
impetrante no ajusta su pretensión conforme a las reglas que el Código de
Procedimiento Penal señala.

Por consiguiente el Tribunal A Quo, a tiempo de señalar que las pruebas


aportadas fueron suficientes para establecer la responsabilidad del imputado,
han señalado y especificado que pruebas fueron suficientes para determinar la
absolución del acusado, realizando una correcta apreciación del resultado de las
pruebas judiciales, haciendo la combinación de criterios lógicos y de experiencia
que debe aplicar el juzgador y lo más fundamental extrañándose la prueba
pericial en este tipo de delitos.

Por lo que se concluye que la Sentencia N° 8/2015 de fecha 8 de mayo de 2015,


se encuentra debidamente fundamentada, conforme lo establece el Art. 124 y
171 de la ley 1970 y la Sentencia Constitucional S.C. 102/2014 de 10 enero de
2014.
24

POR TANTO: La Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de


La Paz, determina ADMITIR el recurso de apelación restringida interpuesta por
el Ministerio Publico por haber sido presentada en el término de Ley,
determinando la IMPROCEDENCIA de los argumentos del mismo, en su mérito
CONFIRMA la Sentencia N° 08/2015 de 8 de mayo de 2015.

Asimismo se aclara que las partes conforme lo establece el art. 417 de CPP
tienen el término de cinco días a partir de la notificación con el presente Auto de
Vista para interponer recurso de casación.

Vocal Relator: Juan Zarate Villamor

Regístrese.
25

7. CONCLUSIONES.
7.1. Del análisis y revisión de los antecedentes del cuaderno de juicio,
se ha cumplido con el objetivo general, cual es demostrar las
falencias existentes en la aplicación de la norma sustantiva y
adjetiva durante las actuaciones procesales; advirtiéndose que no
ha existido control jurisdiccional por parte del Juez de Garantías en
la etapa preparatoria, toda vez que la Declaración del imputado se
realizó sin la presencia del Fiscal incumpliéndose lo establecido en
el art. 98 del Código de Procedimiento Penal, aspecto que tampoco
fue observado por el Tribunal de Sentencia, conforme lo establece
la jurisprudencia desarrollada líneas arriba, concluyéndose que la
conducta o el comportamiento del imputado Lenin Peñaloza no se
ajusta a un ilícito penal, por lo que hubo violación a derechos y
garantías constitucionales en la aplicación del tipo penal formulado
por el Ministerio Publico tanto en la imputación como en la
Acusación, teniendo que moverse todo el aparato judicial hasta
determinar, a través de un juicio oral la inocencia del acusado.
7.2. Por otra parte, se ha cumplido con los objetivos específicos
enunciados en el cuaderno de juicio, constatándose que el delito de
aborto atribuido al acusado en el proceso penal, no fue cometido
por Lenin Peñaloza, quedando claro que la Resolución de
Imputación Formal, no contó con los suficientes indicios objetivos
para inculpar a Lenin Peñaloza y atribuirle de manera provisional el
delito de aborto, existiendo falta de objetividad por parte del
Ministerio Público.
7.3. Se ha demostrado que la conducta del acusado no se adecua al
tipo penal formulado por la parte acusadora, dado que el Ministerio
Publico no ha podido sustentar su Requerimiento Conclusivo de
Acusación, de modo que la prueba recolectada en la etapa
preparatoria fue insuficiente para generar convicción en el Tribunal
de Sentencia de que el acusado hubiere cometido el delito de
26

aborto, teniendo presente que no existe prueba documental,


testifical o pericial que acredite que el acusado haya dado muerte
al feto en el seno materno o haya provocado su expulsión
prematura, resultando extraño que la querellante en su condición
de médico no haya solicitado durante la investigación exámenes y
análisis de laboratorio que debieron realizarse imprescindiblemente
a efectos de demostrar la ingesta de una sustancia tóxica, aspecto
que no mereció el pronunciamiento por parte del Ministerio Publico
a efectos de dejar claramente establecido la falta de prueba
científica que acredite la ingesta de una sustancia abortiva,
teniendo presente que la parte querellante tiene la carga de la
prueba conforme el art. 6 del Código de Procedimiento Penal.
7.4. Además, se pudo observar que el Representante del Ministerio
Publico no actuó con objetividad en la emisión de su Requerimiento
Conclusivo de Acusación, vulnerándose la garantía del debido
proceso que comprende entre uno de sus elementos la exigencia
de la motivación de las resoluciones cual es exponer los motivos
que sustentan su decisión en relación a los hechos probados y no
probados.
7.5. De la misma forma, se ha identificado la vulneración de garantías
constitucionales en contra del acusado, que comprende el debido
proceso, que es una garantía constitucional que consiste en
asegurar a los individuos la necesidad de ser escuchados en el
proceso que se juzga su conducta, con oportunidades para la
exposición y prueba de sus derechos, los cuales fueron
conculcados desde la etapa preparatoria del proceso, hasta la
emisión de la Acusación por parte del Ministerio Publico, conforme
se ha desarrollado en las observaciones señaladas .

Por lo tanto se concluye, que hubo infracción en la aplicación de las normas


sustantivas y adjetivas y la consiguiente violación de los derechos y garantías
establecidos en la CPE y la jurisprudencia desarrollada en las Sentencias
27

Constitucionales emitidas por el Tribunal Constitucional Plurinacional, citada en


las observaciones en el presente cuaderno de juicio.
28

8. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

LIBROS:

- DERECHO PROCESAL PENAL - TOLA FERNANDEZ, Ricardo Ramiro.


Primera Edición 2013. Depósito legal: 4-1-1925-13

LEYES:

- Gaceta Oficial de Bolivia, Constitución Política del Estado


- Gaceta Oficial de Bolivia, Ley N° 1768 – Código Penal.
- Gaceta Oficial de Bolivia, Ley N° 1970 – Código de Procedimiento Penal
- Gaceta Oficial de Bolivia, Ley N° 260 – Ley Orgánica del Ministerio Publico.
- Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

WEBGRAFÍA

- https://definicion.de/metodo/
- http://www.tcpbolivia.bo/tcp/index.php
- https://es.slideshare.net/LuisBali/deductivo-e-inductivo
- http://jpitacarrion.galeon.com/
- https://es.slideshare.net/inventivaderecho/mtodo-de-interpretacin-
teleolgica
- https://guiadetesis.wordpress.com/2013/08/19/acerca-de-la-
investigacion-bibliografica-y-documental/