Está en la página 1de 1

El funcionalismo, también llamado teoría estructural-funcional, ve a la sociedad

como una estructura con partes interrelacionadas diseñadas para satisfacer las
necesidades biológicas y sociales de los individuos en esa sociedad. El
funcionalismo surgió de los escritos del filósofo y biólogo inglés Hebert Spencer
(1820–1903), quien vio similitudes entre la sociedad y el cuerpo humano; argumentó
que así como los diversos órganos del cuerpo trabajan juntos para mantener el
funcionamiento del cuerpo, las distintas partes de la sociedad trabajan juntas para
que la sociedad funcione (Spencer, 1898). Las partes de la sociedad a las que se
refería Spencer eran las instituciones sociales o los patrones de creencias y
comportamientos centrados en satisfacer las necesidades sociales, como el
gobierno, la educación, la familia, la salud, la religión y la economía.

Émile Durkheim, otro sociólogo primitivo, aplicó la teoría de Spencer para explicar
cómo las sociedades cambian y sobreviven con el tiempo. Durkheim creía que la
sociedad es un sistema complejo de partes interrelacionadas e interdependientes
que trabajan juntas para mantener la estabilidad (Durkheim 1893), y que la sociedad
se mantiene unida por valores, idiomas y símbolos compartidos. Él creía que para
estudiar la sociedad, un sociólogo debe mirar más allá de los individuos a los hechos
sociales, tales como las leyes, la moral, los valores, las creencias religiosas, las
costumbres, la moda y los rituales, que sirven para gobernar la vida social. Alfred
Radcliff-Brown (1881–1955) definió la función de cualquier actividad recurrente
como el papel que desempeñó en la vida social en su conjunto, y por lo tanto la
contribución que hace a la estabilidad y continuidad social (Radcliff-Brown,
1952). En una sociedad sana, todas las partes trabajan juntas para mantener la
estabilidad, un estado llamado equilibrio dinámico por parte de sociólogos
posteriores, como Parsons (1961).

Durkheim creía que los individuos pueden formar una sociedad, pero para estudiar
la sociedad, los sociólogos tienen que mirar más allá de los individuos a los hechos
sociales. Los hechos sociales son las leyes, la moral, los valores, las creencias
religiosas, las costumbres, las modas, los rituales y todas las reglas culturales que
rigen la vida social (Durkheim, 1895).

Otro destacado funcionalista estructural, Robert Merton (1910-2003), señaló que


los procesos sociales a menudo tienen muchas funciones. Las funciones
manifiestas son las consecuencias de un proceso social que se busca o anticipa,
mientras que las funciones latentes. Son las consecuencias no buscadas de un
proceso social. Una función manifiesta de la educación universitaria, por ejemplo,
incluye adquirir conocimientos, prepararse para una carrera y encontrar un buen
trabajo que utilice esa educación.

https://courses.lumenlearning.com/alamo-sociology/chapter/functionalism/

También podría gustarte