Está en la página 1de 2

HABILIDAES BLANDAS Y HABILIDADES DURAS.

Vivimos en un mundo que avanza a pasos agigantados en todos los aspectos, la


economía, el entorno empresarial social y laboral no se quedan atrás. Cada vez hay más
nuevos conceptos para definir la superación personal dentro de los diferentes ámbitos, en
cuanto a eso en los años 60, cuando la tecnología comenzaba a tener un fuerte impacto
en el fluir empresarial y laboral, fue ahí cuando alguien comparo las computadoras con el
ser humano y nuevos conceptos, y llegamos al punto de plantear una primera pregunta:
¿Qué son las habilidades blandas y habilidades duras? Pues bien en primera instancia
es muy correcto afirmar que estas dos habilidades se interrelacionan a forma de
complemento, es decir que no puede existir la una sin la otra, teniendo en cuenta que
ambas son necesarias para el desarrollo integral de un empresario o trabajador tanto en
su vida laboral como en su vida personal.
Como sabemos las computadoras cuentan con dos sistemas de funcionamiento:
hardware que hace referencia a la parte física y tangible de este y software que significa
todo el sistema operativo y funcionamiento interno del computador. Se relacionó estos
dos conceptos con el ser humano, cambiando los nombres de hardware a hardskills
(habilidades duras) que son todas las capacidades y destrezas que una persona
adquiere a través de la vida en cuanto se refiere a las situaciones laborales y
empresariales y software a softskills (habilidades blandas) que son las competencias
humanas, habilidades sociales y hábitos del ser humano que le permiten tener una
relación eficaz con las personas.
En el colegio muchas veces nos inculcan desde muy pequeños que debemos tener las
mejores notas y el mejor promedio para llegar muy lejos en la vida, todo el conocimiento
que adquirimos después de años y años de estar dentro de un aula de clases escuchando
las clases de nuestros profesores, se ven truncados sino se concibe con la importancia
necesaria el hecho de ser personas integrales que desarrollen sus capacidades sociales y
sus valores en conjunto con sus estudios, experiencia y talentos. Las grandes empresas
han dejado de darle tanta relevancia al número de diplomas con los que cuenta un
candidato para pasar a enfocarse en el desarrollo de sus habilidades blandas. Pero, ¿de
qué se trata todo esto?
El ámbito académico ha ido tomando cada vez más consciencia de la importancia de
formar a los estudiantes para que desarrollen las habilidades blandas y no sólo se
conviertan en máquinas de absorber conocimiento teórico.

A diferencia de las habilidades duras, que se identifican con todo el conocimiento


académico curricular obtenido durante el proceso formativo formal, las habilidades
blandas tienen que ver con la puesta en práctica integrada de aptitudes, rasgos de
personalidad, conocimientos y valores adquiridos.

El manejo de las habilidades blandas resulta crucial en el mundo laboral actual, por
ejemplo: podemos preguntarnos: preferirías tener un compañero de trabajo o un gerente
que sea un líder un verdadero experto, pero no una persona que se lleva bien con el
equipo’ o ¿preferirías trabajar con un colega o líder inexperto que sea colaborativo,
curioso amistoso y agradable? Para la mayoría de las personas la respuesta es obvia, las
dificultades a las que se enfrentan diariamente los ejecutivos, son las de quitar los
prejuicios y salir de su zona de confort y salir de su título de “jefe” para entrar en el de
“líder”, y aquí radica la necesidad de contar con trabajadores que tengan habilidades
blandas, para contrarrestar estas ideas y que poco a poco se vayan perdiendo.

A pesar de que estas habilidades no son fáciles de identificar y muchas veces son difíciles
de medir, hay maneras en las que podemos disminuir esta brecha. Una de ellas
es identificar aquellas habilidades blandas más importantes para el cargo que buscamos y
reconocer el peso que tienen. Por ejemplo, si estás postulando para un puesto de
asistente contable, deberías tener, por lo menos, conocimientos básicos de contabilidad lo
cual se puede verificar según la educación que posee, pero además, sería muy útil
conocer si el postulante tiene un alto nivel de autocontrol, aprendizaje continuo y orden.
Durante el proceso de solicitud de empleo debes estar seguro de destacar todas tus
habilidades. De esta manera, si no tienes una habilidad dura requerida por la empresa,
podrás aportar con una habilidad blanda en particular que podría ser valiosa para la
posición.