Está en la página 1de 10

Servicio a unidades de climatización

La calidad de la operación de un aire acondicionado depende, casi en su totalidad, del


mantenimiento que efectúan los técnicos especializados. Por ello, hacer de forma
correcta el proceso significará la diferencia y ampliará su vida útil.

Los aparatos de climatización se conforman de varias piezas susceptibles a bacterias,


hongos y polvo. Procurar su limpieza y buen estado resulta esencial para que funcionen de
forma óptima y garanticen al usuario final salud y confort. Por ello, es necesario dejar en
claro que los procesos de mantenimiento se deben ejecutar siempre sujetándose a ciertas
indicaciones.

Como primer aspecto, el técnico debe entender que el mantenimiento se divide en tres
fases: preventiva, correctiva y mayor.

Mantenimiento preventivo. Enfocado en equipos sanos. Es decir, aquéllos que trabajan


con deficiencias propias del uso, como goteo de agua, mal olor, enfriamiento o
calentamiento incorrecto, etcétera. Estos equipos, una vez que se someten al proceso,
podrán operar normalmente.

Mantenimiento correctivo. El aparato ya presenta alguna falla: fuga de gas,


descalibración de sensor, mal trabajo del compresor, el aspa o turbina rota, entre otros.
En otras palabras, este tipo de mantenimiento es primordial para equipos que están
descompuestos y necesitan reparación.

Mantenimiento mayor. El sistema fue abandonado por largo tiempo y ahora necesita ser
habilitado para acondicionar algún lugar de manera eficiente. Normalmente, estos
productos requieren reemplazo de partes en mal estado, reparación de la hojalatería,
pintura, lavado del sistema y más. Por así decir, requieren de una reconstrucción general.

Seguridad ante todo


La capacitación en mantenimiento preventivo es un concientización del alto riesgo de
trabajo de los técnicos. Por lo tanto, se debe ser responsable y contar con conocimientos
específicos, pues no sólo están en peligro los aparatos o pertenencias del usuario, sino
ellos al exponer su integridad cuando utilizan diversos productos químicos que pueden
dañarles la piel, ojos, pulmones e, inclusive, estar en riesgo de recibir descargas eléctricas.

Como primera regla, es necesario que utilicen el equipo de seguridad correspondiente:


lentes (gafas), guantes de látex, máscaras, cubrebocas, botas antiderrapantes y ropa
apropiada para el trabajo. Asegurar que las escaleras estén en buen estado y asentadas
bien en el piso o amarradas en altura.

Mantenimiento preventivo en minisplit


Para realizar acciones responsables y con ello llevar a buen fin el servicio de los equipos, el
técnico deberá cumplir con por lo menos los siguientes puntos:

 Exterminar las bacterias y hongos que se almacenan en la unidad evaporadora

 Optimizar al máximo la temperatura de confort (frío o calor) en la zona de los


usuarios

 Lograr un rendimiento eficiente para el máximo ahorro en el consumo de energía


eléctrica

 Procurar que la conservación del equipo prolongue su vida útil

Para cumplir con estos requisitos, el especialista deberá realizar un procedimiento eficaz y
rápido al punto de volverlo un hábito. Su principal recompensa será la satisfacción del
buen servicio profesional.

Proceso del mantenimiento preventivo Fase 1


Recomendaciones que el técnico debe tener en claro antes de emprender un servicio.

 Solicitar al usuario información del comportamiento del equipo, pues éste conoce
su historia: cuándo fue la última vez que se le hizo una visita técnica; cuándo
lavaron los filtros; cuántas veces se ha descompuesto; etcétera. No por ello se
puede dar crédito completo a su información.

 Revisar el funcionamiento del equipo antes de empezar para realizar un


diagnóstico general.

Para continuar con el proceso, se sugiere tomar notas y seguir las indicaciones que a
continuación se presentan:

 Inspeccionar visualmente a profundidad la evaporadora, condensadora, las


tuberías y el drenaje para detectar alguna pieza dañada, ruido o falla del equipo. Si
se localiza alguna anomalía, se debe reportar de inmediato al usuario

 Abrir el compartimento de filtros de aire; en caso de que estén muy sucios, se


deben retirar para observar de mejor manera el flujo de volumen de aire en el
serpentín del evaporador

 Esperar 10 minutos para tomar la temperatura de la habitación y la temperatura


ambiente donde se encuentre la condensadora

 Medir el gas en la línea de baja presión para gas R-22 (ver la tabla 1). Si el
evaporador está muy sucio, considerar que se puede tener una cifra de 5 a 10
libras menos de lo normal. Cuando la presión en funcionamiento es menor a 40
psi, es posible que exista alguna fuga

 Medir con el amperímetro los amperes que consume el equipo. Éstos deberán ser
similares al número que marca la ficha técnica del fabricante localizada en el
exterior de la unidad evaporadora y condensadora.

 Si el amperaje medido es más alto que el señalado, entonces posiblemente se


tenga algún problema en el motor eléctrico o en el compresor; también puede ser
la falta de aislamiento en las tuberías de interconexión entre la unidad
evaporadora y la unidad condensadora. Y si el amperaje es muy bajo, entonces
puede ser falta de gas

 En este punto ya se debe tener una idea de qué mantenimiento se deberá seguir
(preventivo o correctivo)
PRESIÓN DE MANÓMETRO

Proceso del mantenimiento preventivo Fase 2


a) Se debe realizar un chequeo del equipo y herramientas de trabajo. Que no falte nada.
b) Se procede a ubicar el área de trabajo donde se utilizarán los productos químicos y
agua a presión para no dañar pisos, pintura y jardín.
c) Despejar y acondicionar las áreas de trabajo con plásticos, cartones o lonas de hule;
en especial, el interior donde se ubicará la unidad evaporadora.
d) Desconectar la corriente eléctrica y utilizar el equipo de seguridad personal.

Mantenimiento a la unidad evaporadora

a) Se iniciará el trabajo con la unidad evaporadora al desmontar el frente, desinstalando


el display, sensor de aire y contacto (los termistores), y el micromotor de dirección de
flujo, o se cubrirán junto con la tarjeta electrónica.
b) Se cubrirá totalmente la tarjeta electrónica con un plástico sin desinstalarla, de ser
posible, para evitar cualquier riesgo de humedad durante la limpieza del serpentín
evaporador.
c) Se dejará instalada la charola receptora de líquidos, pues ésta servirá para recibir y
drenar el agua y químicos que se utilizarán al desincrustar de suciedad y bacterias el
serpentín del evaporador.

Limpieza del serpentín evaporador

a) Con un cepillo de cerdas de nylon (plástico) o brocha y un trapo seco, procederemos


a quitar el polvo y suciedad de nuestro serpentín evaporador, como si se peinara. Con una
mano removeremos polvo y suciedad, con la otra lo recibiremos en el trapo seco evitando
que caiga al piso.
b) Con un aspersor de baja presión resistente al ácido, hay que rociar el producto
químico limpiador de serpentines evaporadores, dejándolo empapado completamente
durante 5 minutos.

c) Pasados los 5 minutos, se volverá a limpiar con la brocha o cepillo el serpentín del
evaporador para, posteriormente, aplicar con otro aspersor, también de baja presión,
agua limpia en abundancia. En caso de no estar satisfechos, se debe aplicar el químico
limpiador y nuevamente abundante agua. En algunas ocasiones, el drenaje se obstruye
por el exceso de suciedad, por lo que es recomendable destaparlo con una manguera
conectada a un compresor de aire.

d) Terminada la limpieza, procederemos a desmontar la charola de líquidos con cuidado,


ya que generalmente mantiene agua sucia y residuos.

Los productos limpiadores para serpentines evaporadores de aire acondicionado están


disponibles en dos versiones:

Ecológico. Se caracteriza por ser ciento por ciento biodegradable, no ácido, no corrosivo,
no tóxico, no inflamable, con poder de diluir gas, sarro y grasa. Algunos fabricantes lo
pintan de color morado para distinguirlo y le agregan aromatizante agradable. No daña el
medioambiente ni la pintura anticorrosiva color dorado o el recubrimiento hidrofílico de
color azul con que ahora vienen recubiertos los serpentines para un rápido
desplazamiento de la condensación. La aplicación de este limpiador ecológico es la
recomendada para estos evaporadores.

Concentrado a base de ácidos. No es recomendable usarlo cuando el serpentín


evaporador tiene recubrimiento dorado o azul, pues le causará un daño irreversible, lo
quemará y también lo removerá. Fácilmente identificamos este limpiador por su color
rosa y su desagradable aroma ácido altamente tóxico.

En evaporadores de aluminio sin recubrimiento especial, es bastante efectivo. Se


caracteriza por su profunda penetración en el serpentín y la abundante espuma que
inmediatamente genera al usarlo. Este limpiador no debe secar en el serpentín, ya que su
alta corrosión puede dañar las delgadas láminas del aluminio e incluso deshacerlas.

Desinfección y limpieza de turbina, charola de líquidos y chasís de evaporador


a) Proceder a desmontaje y retiro de la turbina del evaporador con el debido cuidado
para no dañarla, ya que son fabricadas con un material muy delgado y ligero que no
resiste presiones, golpes o caídas.

b) Una vez desmontada la turbina, se procederá, con un trapo, a limpiar todo el polvo y
suciedad del chasís. Con otro previamente sumergido en cloro puro se humedecerá el
chasís completamente en el área que forma la cámara donde se coloca la turbina; en las
partes donde es imposible humedecer con el trapo, se usará una brocha mojada con cloro
para que ningún lugar quede sin aplicación. Después de ello, se deja actuar
aproximadamente tres minutos y se retira con un trapo seco.

c) Con la turbina afuera de la evaporadora, se evaluará la posibilidad de recurrir a una


cubeta; esto, si la tubería está en muy mal estado. De ser necesario, primero, con una
brocha y trapo seco, se removerá la suciedad para después meter una parte de la turbina
en posición vertical a la cubeta para aplicar cloro libremente, tratando de que penetre en
todas sus partes, apoyando con la misma brocha para remojarla constantemente en cloro
hasta que quede completamente mojada. Utilizar este mismo procedimiento con la
charola de líquidos.

d) Esperar un aproximado de 5 minutos para que el cloro haga su trabajo de


desinfección y limpieza en estas dos partes, y en el frente de la evaporadora y demás
partes de plástico, como los filtros. Posteriormente, se deberá preparar, en 2 litros de
agua con un poco de detergente, una solución jabonosa y con un trapo se debe lavar. Aquí
no es necesario el uso de cloro; si acaso, un chorro pequeño en el agua jabonosa. Una vez
enjabonado, aplicar agua en abundancia y se secar con un trapo.

e) A continuación se realizará la desinfección y limpieza de la turbina y charola de


líquidos. En ese lapso, el cloro ya debió realizar su trabajo. Se utiliza la hidrolavadora de
agua a presión para terminar de remover la suciedad en estas dos partes. De inmediato se
notará como quedan limpias y desinfectadas la turbina y la charola. Se recomienda colocar
en posición horizontal para escurrir, y posteriormente secarlas con un trapo.
a) Una vez hecho esto, se aplicará grasa al buje donde gira la turbina y un poco de aceite
en la flecha del motor (no aplicar aceite al buje, ya que éste deforma el hule). Deberá ser
grasa tipo automotriz.
f) Reinstalar la turbina y charola de líquidos.

Las unidades evaporadoras, durante su funcionamiento, hacen recircular el aire en el área


en la que se encuentra en operación. Por un lado, absorben el aire caliente, la humedad,
el polvo, gérmenes, bacterias, olores e impureza, y su sistema de filtración lo
descontamina y purifica, regresándolo así por la parte de inyección. Las bacterias, polvo e
impurezas se acumulan en los filtros y si éstos no son frecuentemente lavados, se saturan
y forman hongos, lodos y una gran colonia de gérmenes bacteriológicamente nocivos para
la salud.

Uno de los principales beneficios del mantenimiento preventivo, como podemos observar,
es la desinfección del equipo, para proteger así la salud de los usuarios.

Para ello, se utiliza cloro como poderoso desinfectante, ya que disminuye los niveles de
microorganismos que pueden propagar enfermedades entre los humanos.

La turbina, charola de líquidos y el chasís del evaporador, al ser de plástico, los

La desconexión de la tarjeta procesadora debe hacerse con sumo cuidado; debe limpiarse con
líquidos especiales para material electrónico

desinfectaremos y limpiaremos con cloro puro, ya que no los deforma ni afecta.

Mantenimiento a la tarjeta electrónica procesadora, sensores, display y micromotor


Por lo general, estos cuatro dispositivos requieren de poco mantenimiento.

A)La tarjeta electrónica se revisará físicamente para ver si está sucia, con humedad o si
alguna de sus partes está en mal estado o hacen falso contacto. Se procederá a
desconectar y conectar cada una de sus conexiones con cuidado y se aplicará un líquido
especial para su limpieza; éste se consigue en las tiendas de material electrónico.
Asimismo, se aplica aire comprimido en las partes que tengan polvo o suciedad. Antes se
deberá remover el polvo de la tarjeta con una brocha pequeña (1/2”).

b) El sensor de pozo y el sensor de aire se limpiarán con un trapo seco y un poco del
mismo líquido empleado para las tarjetas; el técnico se debe asegurar de que hagan buen
contacto en su conexión con la tarjeta.
c) El display sólo requiere mantenimiento en su conector tipo plug con la tarjeta, el cual
se limpiará antes de conectarlo con el mismo líquido usado anteriormente.
d) El mantenimiento del micromotor requiere una gota de aceite en su flecha y, al igual
que el display, se debe limpiar su conector.

Mantenimiento preventivo a la unidad evaporadora

Para efectuar de forma adecuada este proceso se debe atender el siguiente orden:

 Desenergizar el equipo

 Desmontar tapas, filtros y rejillas

 Desmantelar display, micromotor y sensores

 Proteger tarjeta electrónica y dispositivos

 Limpiar el serpentín evaporador

 Desmontar charola de líquidos

 Desmontar turbina y buje

 Limpiar chasís de la evaporadora

 Retirar suciedad de la turbina y charola de drenaje

 Limpiar tapas, filtros y rejillas

 Lubricar buje de turbina y flecha del motor

Servicio a las tarjetas y partes electrónicas

 Revisar físicamente tarjetas y conexiones

 Limpiar con brocha

 Aplicar limpiador dieléctrico

 Verificar conexiones en conectores

Herramientas y equipos de mantenimiento y limpieza

 Voltamperímetro

 Juego de pinzas
 Juego de desarmadores

 Juego de manómetro

 Lavadora de alta presión tipo karcher

 Atomizadores de químicos

 Cepillos de nylon

 Cepillo de alambre

 Limpiadores para aluminio tipo foam cleaner

 Desinfectantes tipo cloro y detergente en polvo

 Thinner y pintura en bote y en spray

 Lubricantes (wd-40)

 Dieléctrico para electrónica

 Franelas y trapo

 Cinta de aislar

Primeros auxilios

Aunque se deben extremar precauciones de seguridad personal al usar estos limpiadores


(guantes, lentes y cubrebocas), en caso de algún accidente se debe hacer lo siguiente:

 Al verse dañado en ojos, enjuague inmediatamente con agua, manteniendo


abiertos los ojos durante 5 minutos. Irrigue con una solución al 1 por ciento con
gluconato de calcio. Busque especialidad médica en cualquier caso.

 En caso de sufrir molestias en piel, remueva la ropa contaminada inmediatamente


y lave la piel con abundante agua y jabón durante 5 minutos; frote gel de
gluconato de calcio al 2.5 por ciento. Al alcanzar las uñas se puede hender y aplicar
el gluconato en la raíz.

 Si los daños son provocados por inhalación, muévase hacia un lugar ventilado. Si se
dificulta la respiración, dar oxígeno, 12 litros por minuto, nebulice gluconato de
calcio al 2.5 por ciento. Busque atención médica especializada en cualquier caso. Al
registrarse problemas por ingestión, no inducir el vómito.