Está en la página 1de 4

Breve exposición sobre el formalismo

ruso

A lo largo de la historia han surgido y perecido
un número significativo de corrientes
literarias, de lingüistas y analistas de las letras
que establecían conceptos y definiciones que
definieran este arte. Entre estas teorías se
encuentra el formalismo ruso.
Esta teoría se destacó por dar una
importancia especial a la forma y no tener
en cuenta el contenido de un texto; además
estableció la crítica literaria como una ciencia,
cambiando rotundamente el concepto que hasta
entonces habían desarrollado al respecto los retóricos.
Pese a todo, el formalismo es una corriente y como tal tiene sus
baches, por lo que podemos estar de acuerdo en determinadas
ideas pero no podemos aferrarnos a la teoría por completo porque
esto nos limitaría considerablemente.
Origen y principales nombres del formalismo ruso
En sus comienzos y hasta ya empezado el siglo XX el trabajo de la
crítica literaria, se hallaba dirigido por amantes de este arte y se
trataba de algo estrictamente artístico y poco orgánico.
Esto fue así hasta que alrededor del año 1915 varios grupos de
intelectuales rusos comenzaron a reunirse en busca de renovar
completamente la naturaleza de los estudios literarios y establecer
parámetros fijos que permitieran unificar los resultados de las
investigaciones de todos los intelectuales del área.

Los principales grupos fundados en aquel momento fueron «Círculo


Lingüístico de Moscú» y la «Sociedad para el estudio del lenguaje
poético de San Petersburgo», con ellos nacía el formalismo ruso
cuyo padre es el reconocido lingüista Viktor Shklovsky. Otros
importantes formalistas fueron Boris Eichenbaum, Roman Jakobson
y Grigory Vinokur.

Los formalistas se abocaron desde sus orígenes a definir las


razones básicas que convertían a un texto en literario,
intentando elaborar una doctrina propia que fuera original y que se
alejara de los estereotipos planteados por los viejos literatos.

Ideas básicas del formalismo


El cambio rotundo que se dio a partir del surgimiento de esta
corriente literaria fue el tratar a la crítica literaria como una
ciencia, con sus parámetros y sus estrictas reglas. El concepto
fundamental surgido del formalismo ruso es el que define a
la literatura como fenómeno dependiente e íntimamente
ligado a la historia, por lo cual ya no se puede ser interpretada
fuera del contexto en el que fue concebida.
Los formalistas se valieron del concepto de función para conectar
sus teorías más abstractas con los textos literarios particulares, lo
cual permitió comprender no sólo en lo teórico sino también en lo
práctico las ideas y los conceptos desarrollados por estos
intelectuales. En sus trabajos puede verse claramente que la
literatura pese a ser una obra de arte, responde a unos
determinados principios arquitectónicos de construcción y
organización, que son los encargados de darle la estructura.
Los conceptos fuertes introducidos por los formalistas fueron los de
«literariedad» y «forma» a través de los cuales se establecía que
para que un texto fuera considerado literario debería responder a
una estructura determinada pero además hallarse ubicado en un
tiempo y espacio definidos.
Lengua poética y lengua cotidiana
El objetivo que motivaba a los formalistas rusos era diferenciar
claramente una obra estrictamente literaria de una
perteneciente a otras disciplinas, ya sea sociología, historia o
psicología. Fueron los primeros que afirmaron que una obra
literaria en sí misma ya había cumplido su objetivo, al hallarse
compuesta de determinados elementos lingüísticos.
Los formalistas no daban importancia al contenido del lenguaje,
sino a la forma del mismo, consideraban que la labor de un crítico
literario era el análisis de la estructura indiferentemente del
contenido de la obra.

Fueron los formalistas quienes establecieron parámetros que


dividían claramente la lengua poética de la vulgar, el mensaje
escrito del hablado. Para explicar esta teoría establecieron un
nuevo concepto que consistía en la «desautomatización». El
lenguaje hablado es automatizado y para poder volcarlo en una
obra literaria, dicho discurso debe ser desautomatizado, en pocas
palabras que la literatura consiste en desviar el contenido del
lenguaje ordinario.
Defectos del formalismo ruso
Pese a que el formalismo ruso tuvo una gran importancia en su
tiempo, por su carácter vanguardista y por revolucionar
profundamente el concepto de literatura en general y de crítica
literaria en particular, sus teorías presentan algunos baches que
nos hacen replantearnos la congruencia de esta teoría
literaria. Entre las dificultades que presenta el formalismo ruso
podemos definir las siguientes.
Definir el lenguaje literario como una desviación del cotidiano no
es sostenible, dado que existen diversos discursos y que ambos
lenguajes pueden confundirse en algunos de ellos. Además, como
lo hemos dicho en un artículo anterior, el lenguaje literario toma
elementos del habla cotidiana, como el diálogo, y los representa
gráficamente, sin modificarlos.
Por otro lado, no todos los textos son literarios y si se tiene en
cuenta que ciertos medios (como los publicitarios o
periodísticos) desautomatizan el lenguaje cotidiano y lo
transforman en un mensaje escrito pero no literario, podemos decir
que esta teoría formalista tampoco es absoluta.
Por último establecer la crítica literaria como una «ciencia» es
algo muy incorrecto, pues no se pueden establecer
razonamientos lógicos indelebles, y ya que no existe la absoluta
objetividad, no habrá dos lecturas idénticas, por lo que se destruye
también este pensamiento formalista. Además es necesario aclarar
que el juicio de valor que cada persona hace no es incorruptible y
que lo que hoy consideramos literario podría no serlo mañana.
Ninguna teoría literaria es absoluta, siempre existen
incongruencias y ciertos baches que pueden volver ridícula y hasta
obsoleta la teoría; aferrarse a una u otra corriente no es del todo
adecuado, según mi humilde parecer, pero conocerlas puede
ayudarnos a entender la forma en la que se ha analizado la
literatura a lo largo de la historia y descubrir un poco más
acerca de este mundo fascinante que es la literatura.

También podría gustarte