Está en la página 1de 6

LEGISLACIÓN Y JURISPRUDENCIA

SOBRE EL ALLANAMIENTO DE
DOMICILIO POR PARTE DEL
PERSONAL PNP
Por: Denwer Núñez Cusacani (Diciembre, 2018)

CONSTITUCION POLITICA DEL PERU


Derechos fundamentales de la persona

Artículo 2.- Toda persona tiene derecho:

9. A la inviolabilidad del domicilio. Nadie puede ingresar en él ni efectuar


investigaciones o registros sin autorización de la persona que lo habita o sin
mandato judicial, salvo flagrante delito o muy grave peligro de su perpetración.
Las excepciones por motivos de sanidad o de grave riesgo son reguladas por la
ley.

CODIGO PENAL
DECRETO LEGISLATIVO Nº 635
TITULO IV: DELITOS CONTRA LA LIBERTAD

CAPITULO III: VIOLACION DE DOMICILIO

Violación de domicilio

Artículo 159.- El que, sin derecho, penetra en morada o casa de negocio ajena,
en su dependencia o en el recinto habitado por otro o el que permanece allí
rehusando la intimación que le haga quien tenga derecho a formularla, será
reprimido con pena privativa de libertad no mayor de dos años y con treinta a
noventa días-multa.

Allanamiento ilegal de domicilio

Artículo 160.- El funcionario o servidor público que allana un domicilio, sin las
formalidades prescritas por la ley o fuera de los casos que ella determina, será
reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de tres años e
inhabilitación de uno a dos años conforme al artículo 36, incisos 1, 2 y 3.
NUEVO CODIGO PROCESAL PENAL
DECRETO LEGISLATIVO Nº 957
LIBRO SEGUNDO: LA ACTIVIDAD PROCESAL

SECCIÓN II: LA PRUEBA

TÍTULO III: LA BÚSQUEDA DE PRUEBAS Y RESTRICCIÓN DE DERECHOS

CAPÍTULO V: EL ALLANAMIENTO

Artículo 214 Solicitud y ámbito del allanamiento.

1. Fuera de los casos de flagrante delito o de peligro inminente de su perpetración,


y siempre que existan motivos razonables para considerar que se oculta el
imputado o alguna persona evadida, o que se encuentran bienes delictivos o
cosas relevantes para la investigación, el Fiscal solicitará el allanamiento y
registro domiciliario de una casa habitación, casa de negocio, en sus
dependencias cerradas, o en recinto habitado temporalmente, y de cualquier
otro lugar cerrado, siempre que sea previsible que le será negado el ingreso en
acto de función a un determinado recinto.

PROCESOS CONSTITUCIONALES

2. La solicitud consignará la ubicación concreta del lugar o lugares que habrán de


ser registrados, la finalidad específica del allanamiento, las diligencias a
practicar, y el tiempo aproximado que durará.
3. Los motivos que determinaron el allanamiento sin orden judicial constarán
detalladamente en el acta.

Artículo 215 Contenido de la resolución.

1. La resolución autoritativa contendrá: el nombre del Fiscal autorizado, la


finalidad específica del allanamiento y, de ser el caso, las medidas de coerción que
correspondan, la designación precisa del inmueble que será allanado y registrado,
el tiempo máximo de la duración de la diligencia, y el apercibimiento de Ley para el
caso de resistencia al mandato.

2. La orden tendrá una duración máxima de dos semanas, después de las cuales
caduca la autorización, salvo que haya sido expedida por tiempo determinado o
para un período determinado, en cuyo caso constarán esos datos.

Artículo 216 Desarrollo de la diligencia.

1. Al iniciarse la diligencia se entregará una copia de la autorización al imputado


siempre que se encuentre presente o a quien tenga la disponibilidad actual del
lugar, comunicándole la facultad que tiene de hacerse representar o asistir por una
persona de su confianza.

2. Si no se encuentran las personas arriba indicadas, la copia se entregará y el


aviso se dirigirá a un vecino, a una persona que conviva con él, y a falta de ellos,
sólo de ser posible, al portero o a quien haga sus veces.

3. La diligencia se circunscribirá a lo autorizado, redactándose acta. Durante su


desarrollo se adoptarán las precauciones necesarias para preservar la reputación
y el pudor de las personas que se encuentren en el local allanado.

Resolución de la Fiscalía de la Nación N° 4933-2014-


MP-FN del 21NOV14
ALLANAMIENTO

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN CONJUNTA

(…) se adjunta archivo pdf

JURISPRUDENCIA
EXP. N. 0 03691-2009-PHC/TC, Cajamarca
LUZ EMERITA SÁNCHEZ CHÁVEZ Y OTRO
Del supuesto de la flagrancia delictiva al interior del domicilio como
presupuesto válido para su intromisión por parte de la fuerza pública
15. Que el dispositivo de la Norma Fundamental que tutela el derecho a la
inviolabilidad del domicilio a su vez señala los supuestos de excepción a la
autorización de ingreso o registro del domicilio, precisando que cabe su
intervención en caso de "(...) flagrante delito o muy grave peligro de su perpetración.
Las excepciones por motivos de sanidad o de grave riesgo son reguladas por la
ley", estas dos últimas referidas a un estado de necesidad o fuerza mayor.
16. Que en nuestro caso, en lo referente a la detención policial bajo el supuesto de
la flagrancia delictiva, el Tribunal Constitucional ha establecido en reiterada
jurisprudencia que la flagrancia en la comisión de un delito presenta la concurrencia
de dos requisitos insustituibles: a) la inmediatez temporal, es decir, que el delito se
esté cometiendo o que se haya cometido instantes antes; y b) la inmediatez
personal, es decir, que el presunto delincuente se encuentre en el lugar de los
hechos en el momento de la comisión del delito y esté relacionado con el objeto o
los instrumentos del delito, ofreciendo una prueba evidente de su participación en
el hecho delictivo. Este criterio ha sido sostenido por este Tribunal incluso cuando
a través del artículo 1 o del Decreto Legislativo N. 0 989 (publicado con fecha 22
de julio de 2007) se modificó el artículo 4° de la Ley que regula la intervención de
la Policía y del Ministerio Público en la Investigación Preliminar del Delito (Ley N. 0
27934), estableciendo que la situación de la flagrancia delictiva subsiste dentro de
las 24 horas de producido el hecho punible en determinados supuestos [Expediente
N. 0 05423-2008-PHC/TC]. Sin embargo, el Congreso de la República a través de
la Ley N. 0 29372 del 9 de junio de 2009 modificó el artículo 259° del Nuevo Código
Procesal Penal (que regula la detención policial en situación de flagrancia),
coincidiendo con el criterio establecido por el Tribunal Constitucional y disponiendo
su vigencia a todo el territorio nacional.
17. Que la flagrancia es un instituto procesal con relevancia constitucional que debe
entenderse como una evidencia del hecho delictuoso respecto de su autor. Así, la
flagrancia se configurará cuando exista un conocimiento fundado, directo e
inmediato del hecho punible que se viene realizando o que se acaba de realizar
instantes antes, situación en la que, por su particular configuración, es necesaria la
urgente intervención de la Policía para que actúe conforme a sus atribuciones. En
este sentido, lo que justifica a excepción al principio constitucional de la reserva
judicial para privar de la libertad a una persona es la situación particular de la
urgencia que, en el caso, concurriendo los requisitos de la inmediatez temporal e
inmediatez personal de la flagrancia delictiva, comporta su necesaria intervención.
18. Que por tanto, y estando a lo anteriormente expuesto, resulta legítimo el ingreso
de efectivos de la Policía Nacional en el domicilio de una persona sin su previa
autorización siempre que se tenga conocimiento fundado, directo e inmediato, que
deje constancia evidente de la realización de un hecho punible, el gravísimo peligro
de su perpetración o en caso de la persecución continuada del infractor que se
refugia en él. Ello implica que el objetivo de tal intromisión domiciliaria no es otro
que la urgente intervención a efectos de tener al infractor, evitar que se cometa el
hecho punible y, accesoriamente, efectuar las investigaciones y/o los registros con
ocasión del delito en cuestión (decomiso de los objetos del delito, entre otros).
19. Que en este contexto se concluye que la intervención urgente sancionada para
los casos de flagrancia se justifica constitucionalmente respecto de los delitos de
consumación instantánea, pues en los delitos permanentes no se configuraría, en
principio, la situación de urgencia que impida recabar la autorización judicial
correspondiente. Por consiguiente, en los delitos de tenencia de armas, drogas,
contrabando y otros, cuya posesión continuada se indica como almacenada al
interior de un domicilio, se requerirá la previa autorización judicial; pues, aun
cuando puedan presentarse de manera concurrente los requisitos de la flagrancia
delictiva, en los delitos permanentes se presenta el decaimiento del supuesto de la
extrema urgencia.
Casación 553-2018, Lambayeque
Requisitos para la procedencia del allanamiento y registro domiciliario
SÉPTIMO. (…) Puede haber un concepto estricto de flagrancia delictiva, como uno
extensivo que comprende la cuasi flagrancia y la flagrancia ficta. El artículo 259 del
Código Procesal Penal tiene una definición legal o auténtica de flagrante delito, en
la que comprende estos tres supuestos, aunque en los últimos supuestos
(apartados 3 y 4) su delimitación es en extremo flexible o amplio.
Ahora bien, a los efectos de la diligencia de allanamiento y registro, atento al
derecho fundamental en debate: inviolabilidad de domicilio, solo es posible
concebirla en los casos de flagrancia estricta y de cuasi flagrancia, asociada esta
última al momento en que se persigue al imputado sin solución de continuidad y se
advierte su presencia en el predio donde estaba o de donde salía tras su fuga.
Así las cosas, debe entenderse que, a los fines de entrada y registro domiciliario,
existirá flagrancia siempre que se cumplan dos notas sustantivas y dos notas
adjetivas. En el primer caso, se requiere (i) inmediatez temporal –la acción
delictiva se está desarrollando o acabe de desarrollarse en el momento de su
percepción o intervención– e (ii) inmediatez corporal –el delincuente se encuentre
en el lugar del hecho en situación o en relación con aspectos del delito que
proclamen su directa intervención en el mismo–. En el segundo caso, se necesita
de (iii) percepción directa y efectiva del hecho por el efectivo policial –visto
directamente o percibido de otro modo por material fotográfico o fílmico–, y de (iv)
necesidad urgente de la intervención policial (Sentencia del Tribunal Supremo
Español 472/1997, de catorce de abril). Es imperativo, entonces, que para la
legalidad constitucional de la diligencia de allanamiento y registro se advierta la
presencia del delincuente en el mismo teatro de los hechos cometiendo un delito o
huyendo inmediatamente tras su comisión –formará parte del teatro de los hechos
el domicilio allanado y registrado–, sin que a ello obste que se logre arrestarlo o
que consiga fugar.
RESUMEN
Así las cosas, debe entenderse que, a los fines de entrada y registro domiciliario,
existirá flagrancia siempre que se cumplan:

NOTAS SUSTANTIVAS NOTAS ADJETIVAS


Inmediatez temporal – la acción Percepción directa y efectiva del hecho
delictiva se está desarrollando o acabe por el efectivo policial – visto
de desarrollarse en el momento de su directamente o percibido de otro modo
percepción o intervención. por material fotográfico o fílmico.
Inmediatez corporal – el delincuente
se encuentre en el lugar del hecho en
Necesidad urgente de la intervención
situación o en relación con aspectos
policial.
del delito que proclamen su directa
intervención en el mismo.
RESUMEN DE LAS DOS JURISPRUDENCIAS

DROGA ALMACENADA EN EL DROGA EN POSESIÓN DEL


INTERIOR DE UN DOMICILIO INTERVENIDO

(EXP. N. 0 03691-2009-PHC/TC, Cajamarca) (Casación 553-2018, Lambayeque)


Solo se puede allanar la vivienda en
Solo se puede allanar la vivienda con
casos de flagrancia estricta y cuasi
Autorización Judicial.
flagrancia.
Delitos permanentes