Está en la página 1de 5

Raíz

Es un órgano de mucha importancia, a través de ella la planta toma el


agua y los nutrientes necesarios para su crecimiento y producción; en
ella se acumulan sustancias que más tarde van a alimentar a las hojas
y los frutos, y que hacen que el árbol permanezca anclado y en su sitio
El cafeto tiene una raíz principal que penetra verticalmente en suelos
sin limitaciones físicas, hasta profundidades de 50 cm. De esta raíz
salen otras raíces gruesas que se extienden horizontalmente y sirven
de soporte a las raíces delgadas o absorbentes, llamadas también
raicillas. Las raíces absorbentes del cafeto son bastante superficiales y
se encargan de tomar el agua y los nutrientes minerales. En los
primeros diez centímetros de profundidad del suelo se encuentran un
poco más de la mitad de estas raicillas y el 86% en los primeros 30 cm.
Los tipos de raíces que tienen los cafetos son: pivotante, axiales o de
sostén, laterales y raicillas. La pivotante puede considerarse como a raíz
central; su longitud máxima en una planta adulta es de 50 a 60 cm.
Desde que está en la etapa de semillero, esta raíz es muy importante,
puesto que, si en el trasplante hacia el vivero se la deja deformada,
posteriormente repercutirá en la planta adulta. En la práctica es común
encontrar que una planta, a los tres o cuatro años, con una buena carga
de frutos, da síntomas de paloteo y al examinar la raíz pivotante esta
presenta el estado de “pata de gallina”. Lo más recomendable es podar
dicha raíz al momento del trasplante para evitar deformaciones. Las
raíces axiales o de sostén y las laterales se originan a partir de la
pivotante.
Las raicillas de los cafetos son originadas generalmente de las raíces
laterales que, en un 80%, se encuentran a 30 cm de profundidad del
suelo, y en un radio de 2 a 2.5 metros a partir del tronco; de ahí que
estas raicillas o buscadoras de alimento son de importancia en la
fertilización del cafeto y en el control de plagas (piojo blanco,
nemátodos).
Tallo y ramas
El tallo o tronco y las ramas primarias forman el esqueleto del cafeto. La
parte inferior del tallo de una planta adulta es cilíndrica, mientras que la
parte superior (ápice) es cuadrangular y verde con las esquinas
redondeadas y salientes.
Las hojas se hallan implantadas e abultamientos del tallo envueltos en
dos láminas apuntadas; tales abultamientos se denominan nudos; las
láminas dichas son estipuladas, y el espacio entre dos nudos se llama
entrenudo. De los nudos del tallo principal o tronco, dentro de la axila
de cada hoja nacen ramas oblicuas que se llaman primarias. Si se
realizan un corte transversal en el tallo tierno, se podrá ver que es
aproximadamente tetragonal, es decir, cuadrado, y que está formado
por:
 Una zona exterior verde, que es la corteza
 Una zona blanquecina, que son los haces de fibras y de vasos
finísimos por donde circula la savia
 Un cilindro interno no fibroso, que es la médula
El tallo ya formado presenta las siguientes diferencias con respecto al
tallo tierno:
 La corteza verde se vuelve oscura, porque se convierte en corcho
para impedir la evaporación del agua interior. Esto se denomina
suberización de la corteza.
 La capa de vasos y fibras se ha engrosado mucho y se ha
endurecido, formando madera por dentro y líber hacia afuera, los
cuales presentan estriaciones radiales. Son radios medulares.
Las ramas primarias no se pueden renovar. Al perderse una rama
primaria, el cafeto pierde una zona muy importante para la producción
de frutos. En el cafeto la cosecha se produce casi en su totalidad en las
ramas nuevas. A mayor número de ramas nuevas mayor será la
cosecha futura.
La función del tallo es repartir las ramas y hojas, para que todas reciban
luz y aire, y la de conducir la sabia. Esta sube no elaborada a la raíz,
por los vasos de la madera internos, entra a las hojas, donde se dirige
y elabora y vuelve a bajar a los vasos externos del líber, para alimentar
y hacer crecer todos los órganos, y para preparar las semillas.
Cuando la planta
está en su rigor, las
hojas elaboran más
sabia de la que
consume la planta
en su crecimiento.
Ésta se almacena
en el tronco y en la
raíz y queda allí de
reserva para servir
en otras épocas cuando falten las hojas por causa de una mala poda o
por cualquier otro motivo
Los tallos verticales del cafeto, es decir, todos los que van rectos hacia
arriba, son vegetativos y no dan fruto.
Hojas
La hoja es un órgano fundamental en la planta porque en ella se realizan
los procesos de fotosíntesis, transpiración y respiración. En las ramas,
un par de hojas aparece cada 15 o 20 días aproximadamente. La lámina
de la hoja por lo general mide de 20 a 24 cm de largo por 5 a 12 cm de
ancho, variando su forma de elíptica a lanceolada. En la parte inferior
de las hojas, en el ángulo que forman el nervio central y los laterales,
existen unos agujeros llamados “domacios”.
El tamaño de la hoja varía no sólo
entre especies y variedades, sino que
también presenta diferencias bajo
condiciones de sombra regulada
(50% de sombra) y expuesto
plenamente al sol. En las ramas,
aparece un par de hojas cada 15 o 20
días aproximadamente.
Independientemente de la densidad
de siembra, un cafeto de un año tiene
en promedio unas 440 hojas. Después del segundo año, la densidad de
siembra, al igual que la condición de sol o sombra, influyen
notablemente en la cantidad de hojas por planta. La duración de las
hojas se reduce con la sequía, con las altas temperaturas y con una
mala nutrición. El crecimiento de ramas y hojas se puede aumentar
aplicando fertilizantes, podando, desyerbando y aumentando la luz en
el cafetal.
Flor
Las flores son los órganos destinados a reproducir las plantas. Las
flores dan origen a los frutos, sin flores no hay cosecha.
Las flores del cafeto aparecen en
los nudos de las ramas, hacia la
base de las hojas, en grupos de
cuatro o más, sobre un tallito muy
corto denominado glomérulo. En la
base de cada hoja hay de tres a
cinco glomérulos. La cantidad de
flores presentes en un momento
determinado depende de la
cantidad de nudos formados
previamente en cada rama. Cada flor tiene en la base un receptáculo
corto que se prolonga en el cáliz de color verde que mide de 1 a 2 mm
de largo, con cinco picos terminales. La corola es un tubo largo,
cilíndrico en la base y de color blanco, que mide de 6 a 12 mm de largo,
la cual se abre arriba en cinco pétalos. Consta de 5 estambre insertados
en el tubo de la corola. El gineceo está constituido por un ovario súpero
con dos óvulos. El estilo es fino y largo con terminaciones estigmáticas.
El comienzo y crecimiento de la flor está influenciado por la luz solar
(luminosidad menor a 13 horas), agua (mínimo 10 mm de lluvia),
temperatura (20 a 25°C) y por reguladores del crecimiento vegetal
(hormonas).