Está en la página 1de 1

Hay varios elementos configuradores del clima que interactúan en la atmósfera, como la Temperatura,

factor va a determinar otros como la nubosidad, la humedad, la presión y los movimientos turbulentos
del aire que dan lugar a lluvias. También está la Precipitación que Puede ser convectiva, orográfica o
ciclónica. Dependen del relieve, la continentalidad y la latitud, que van a provocar un enfriamiento más
o menos rápido del vapor de agua que contiene la atmósfera. La Nubosidad Producida por la
condensación del vapor de agua existente en la atmósfera, reducen la insolación y ayudan a mantener la
uniformidad térmica. Por su forma se distinguen los cúmulos, los estratos y las convectivas. La Presión
Es el peso de una columna de aire sobre un cm2 de superficie. La presión normal a nivel del mar se
establece en 1013 mb. La presión varía con la temperatura y la altura, también Se distinguen la
humedad absoluta, que es la cantidad de vapor de agua contenido en un m3 de aire; y la humedad
relativa, que es el porcentaje de humedad que tiene la atmósfera respecto al total que puede contener. La
humedad depende de la temperatura del aire. Existe el Viento que Equilibra las presiones en superficie,
circulando desde las altas a las bajas presiones. Contamos con la Radiación solar que Determina la
temperatura del aire. Depende de la latitud, que hace variar la inclinación de los rayos solares; de la
nubosidad y del albedo, que es la cantidad de energía que reflejan los cuerpos al incidir sobre ellos los
rayos solares. Estos elementos no van a tener valores homogéneos en todo el planeta, sino que están
alterados por una serie de factores, que se pueden clasificar en factores zonales y azonales. Los Factores
zonales Son los factores que nos permitirían distribuir los climas atendiendo a franjas de latitud. Se
distinguen propia latitud y la circulación general atmosférica. La latitud es La curvatura de la Tierra
provoca que los rayos solares lleguen con distintas inclinaciones a los diferentes puntos de la superficie.
De este modo, las zonas ecuatoriales reciben más radiación por unidad de superficie y ésta disminuye a
medida que nos alejamos, ya que los mismos rayos deben calentar una superficie mayor. Además, la
latitud influye en la duración de los días y, por tanto, en la insolación, Por tanto, la latitud es un factor
que influye exclusivamente en las temperaturas. La circulación general atmosférica es el mecanismo que
redistribuye las diferencias térmicas y de presión sobre la Tierra. Debido a la inclinación de los rayos
solares, que provoca un calentamiento mayor en el Ecuador; y al movimiento de rotación, que genera la
fuerza de Coriolis, es decir, una desviación de todos los objetos en el espacio, se crearán unos cinturones
de altas y bajas presiones a lo largo de la Tierra. Las altas presiones se sitúan en los trópicos y en los
polos. Las bajas presiones se distribuyen en la zona ecuatorial y en las dos zonas templadas de ambos
hemisferios. A pesar de la evidente influencia del clima en las actividades humana, no se puede dejar
pasar el hecho de la influencia del ser humano en el clima de algunas zonas concretas de la superficie
terrestre. La contaminación de la atmósfera a través de gases como el CO2, emanado de la quema de
combustibles, está provocando alteraciones negativas que se están dejando notar en zonas concretas del
planeta. Problemas como el agujero de la capa de ozono, vital para la supervivencia del hombre; o la
lluvia ácida, que ha provocado catástrofes naturales en zonas muy industrializadas, unido a otros como
la mala calidad del aire y el aumento de temperatura en las ciudades, son causa directa de la acción
humana sobre la atmósfera y el clima.