Está en la página 1de 6

LA IMPORTANCIA DEL CONTROL DE LA AFECTIVIDAD EN LA

SALUD

¨La salud es la riqueza real y no piezas de oro y plata¨

MAHATMA GANDHI

INTRODUCCIÓN

Actualmente recurrir a la afectividad para mejorar nuestra salud es una salida


muy beneficiosa y rápida, los problemas de salud de ahora son ocasionados por el
estrés, debido a la fuerte presión que existe en trabajos, escuelas y demás ambientes en
lo que nos desarrollamos. Hasta nos hacemos acreedores de enfermedades netamente
psicológicas que posteriormente se desarrollan en físicas.

Muchas veces es necesario hacer que el paciente tenga ánimos para que coopere
con el tratamiento que se le está realizando, o para que la enfermedad que se le a
diagnosticado la tome de la mejor manera. La afectividad viene a constituir una serie de
circunstancia que en su gran mayoría deben de realizarse positivamente, tener un
control en cuanto a ella es de suma importancia y tener en cuenta la reacción de los
niños cuando se trata de su salud y de que reciban algún tratamiento, situación que debe
de realizarse con sumo cuidado y sobre todo teniendo el tino correcto para que sea una
experiencia no muy chocante para el menor. (González, E. 2014)

Cada niño debe tener un control en sus emociones y por tanto es vital, para
alimentar a un niño de enseñanzas que van de la mano con la prudencia y lo oportuno en
cuanto a situaciones difíciles. Un niño es muy sensible al dolor y se decae rápido si algo
le duele, por ese motivo se debe usar estrategias para explicarle que depende de los
medicamentos para que pueda sanarse y volver a realizar sus actividades cotidianas.
DESARROLLO

Trabajar con el estado psicológico de los niños se ha hecho hoy en día una forma
más efectiva de controlas sus emociones a través de estrategias muy bien diseñadas, los
niños tienen conductas negativas las cuales son difíciles de lidiar ya que se encuentran
en el camino del desarrollo emocional que requiere de muchas enseñanzas para que se
hagan cargo de sus propias tareas y asignaciones.

Los niños son muy propensos a cambiar de parecer muy rápidamente y a tener
problemas cognoscitivos en abundancia ya que no han desarrollado su capacidad de
discernimiento y que aún permanecen en un estado de inocencia y prematura
maduración de sus decisiones.

También tiene que ver la relación de los padres frente a los hijos, así como de las
personas que atienden a los infantes en el hospital o algún centro de salud, ellos deben
de tratar al niño con los cuidados especiales que este merece y con las estrategias
didácticas para poder tratar el problema de salud que le acontece.

Sin embargo, cabe destacar que la práctica médica en nuestro país, en referencia,
a los hospitales del Estado pues tienen condiciones deplorables en su gran mayoría y
que definitivamente no ayudan a los pacientes en este caso especial a los niños a tener
un mayor control de su afectividad, ya que en muchas ocasiones las enfermedades
surgen por motivos intuite personae.

Nuestras emociones pueden engañarnos y hacernos creer que padecemos de una


grave enfermedad o simplemente nuestra mete y emociones pueden provocarnos
síntomas que los exteriorizamos con solo imaginárnosla, claramente está del caso de
Rosa Cueva, una amiga del colegio que siempre soñaba con ser madre e una hermosa
bebé, siempre estaba en su mente y tenía guardada una gran emoción por logar ser
madre alguna vez; tanto de haber idealizado tan situación resulta que comenzó a sentir
todos los síntomas de un embarazó, sin embargo ella no había tenido ninguna actividad
sexual. Este es un claro ejemplo que la mente y las emociones pueden confundir a
nuestro propio razonamiento y que como en este hay muchos casos donde las personas
juraban tener enfermedades terminales y que simplemente puede recaer en la falta de
control que se tiene en la efectividad que pueden tener graves o engañosas
consecuencias en nuestra salud.

Por eso siempre es necesario educarnos para saber controlar nuestras emociones,
organizar nuestros tiempos de tal manera que no nos causemos estrés o hagamos las
cosas de manera apresurada y que a la larga o corto plazo nos salen mal y nos vemos
totalmente perjudicaos.

En este caso los niños deben ser nuestro principal objetivo para educarlos y
hacer de ellos unas personitas seguras y llenos de confianza que antes de realizar
cualquier cosa piensen dos veces en los pro y contra de las situaciones, ellos deben de
recibir la enseñanza de analizar el trasfondo de los asuntos para que en un futuro no
muy lejano la falta de control de sus emociones y la eficiencia y eficacia del plan
estratégico no les pase factura y tengan problemas de salud.

Lo problemas de salud que pueden suscitarse en los niños son asuntos delicados
y que para curarlos muchas veces los Doctores y familiares tienen que poner en marcha
un plan que tenga sus bases en relaciones cariñosas, de afecto y sobre todo formas
didácticas muy adecuadas y que den resultados inmediatos.

Los profesionales de la salud requieren desarrollar habilidades para la


comunicación y la regulación adecuada de sus emociones, como parte de las exigencias
de su rol y contribuir desde el adecuado establecimiento de la relación profesional con
sus pacientes y familiares al incremento de los niveles de satisfacción de la población
con los servicios de salud que le ofrecen y la propia satisfacción como profesionales.
(Aneiros, R. 2001)
Nadie tiene un manual para ser buenos padres y en ocasiones las personas se
equivocan no ponen limites a los niños, dejan a libre albedrío lo que ellos quieren hacer,
es importante que el niño este educado y que tenga en claro que cosas puede hacer y que
cosas no puede realizar, que cuando ocurre determinadas circunstancias éste sepa poner
frente y encaminar sus actitudes y reacciones por buen camino.

Las emociones tienen un poder trascendental en las personas, imaginemos ahora


el poder que tiene en los niños aún sin capacidad total de discernimiento y que aún no
está formada del todo su educación y desarrollo humano, las emociones son aquellas
que nos sigan por el simple hecho de haber logrado o haber fracasado en algo, las
emociones pueden expresarse de distinta manera y queden acarrear distintas reacciones.

La falta de información que pueden poseer los padres puede conllevar a


problemas de salud en los niños a tal puente que pueden ser irreversibles y sobre todo
que los hacen crecer en un ambiente inseguro con demasiada libertad, de esa manera se
estaría criando a un niño propenso hacer un elemento malo en la sociedad.

Aquella persona que se deja llevar rápido por sus impulsos puede contraer varias
enfermedades y puede incurrir hasta en delitos si es que se diera el caso, ya que no se
mide en lo absoluto y reacciona sin pensar y sin medir ninguna consecuencia que puede
contraerle su mala cabeza.

Por eso los padres siempre deben tener bajo supervisión y sumo cuidado las
actitudes y respuestas inmediatas que proporcionan sus hijos a finde que sean testigos y
puedan corregir de manera adecuada y siempre haciéndole hincapié que la única
intención de corregir es que sea una persona de bien en un futuro, de tal manera que los
padres se sientan orgullosos de la ardua y fructífera labor que realizaron.
CONCLUSIONES

Educar a los niños desde sus primeros años para que tengan control de sus
emociones que sus afectos estén dirigidos netamente a llenarse de valores de buena
educación de experiencias enriquecedoras y que sin duda alguna los padres sean
protagonistas principales de esta etapa.

Los padres deben enseñar sin duda alguna con el ejemplo poniendo límites a las
actitudes de los niños a enseñarles que guiarse muchas veces por los impulsos puede
conllevar a circunstancias muy incomodas y que se echaría por la borda todas las
enseñanzas que a esos niños se le han sido otorgadas.

Muy aparte de los padres los profesionales de la salud son piezas fundamentales
en especial los psicólogos así como los docentes de nivel iniciales que ayudan a
complementar las enseñanzas de los niños y que de una u otra manera perfeccionan la
enseñanza, los psicólogos son profesionales que toman un papel muy importante y que
sobre todo ellos ayudarán con su especialidad y su sabiduría a que los niños y adultos
tengan un mayor control en referencia a las emociones que nos trasladan de pronto a
una dimensión irrazonables y que respondemos a estímulos por el simple hecho de
reaccionar a determinada circunstancias.

La salud mental de las personas ha tomado vital importancia en los últimos


tiempos si ha configurado como un aspecto primordial para evaluar el estado de salud
de una persona siempre teniendo en cuenta el grado de estrés al que esta sometido como
las tenciones y experiencias que pueden estar atormentándolo, que no dejan que los
adultos o niños sigan con su vida de manera continúa con las preocupaciones cotidianas
nada preocupantes.
BIBLIOGRAFÍA

- González, E. 2014, ¨Educar en la afectividad. Facultad de Educación¨,


Universidad Complutense, Madrid, Pp.89
- Aneiros R. 2001, ¨La comunicación en la práctica médica¨, Editorial
Ciencias Médicas, Cuba, Pp. 181.

También podría gustarte