Está en la página 1de 11

Incubación

Una hembra de azulón incuba sus huevos.


La incubación es el acto por el que los animales ovíparos (sobre todo las aves) empollan o
incuban los huevos sentándose sobre ellos para mantenerlos calientes y así se puedan
desarrollar los embriones.
En la mayoría de las especies de aves, la temperatura necesaria para la incubación se produce
por el calor corporal del progenitor empollador, aunque algunos grupos, especialmente los
megápodos, usan el calor geológico o el generado por la materia vegetal en putrefacción, ya
que ésta al transformarse en abono produce la temperatura suficiente como para incubar los
huevos, mientras que otros, como la cigüeñela cangrejera, utilizan parcialmente el calor del
sol. Las gangas namaqua de los desiertos del sur de África necesitan enfriar sus huevos
durante el momento más caluroso del día, colocando sus alas sobre ellos para sombrearlos.
La humedad también es crítica, y si el aire es demasiado seco el huevo podría perder
demasiada agua, lo que puede poner en peligro o incluso impedir que se produzca la eclosión.
En las especies que empollan, el trabajo se divide entre los sexos de varias maneras. El
modelo más común puede ser que la hembra se encarga de toda la incubación, como en el
cisne coscoroba o los vireos, o de casi toda, como es típico de los halcones. En algunas
especies, como la grulla trompetera, el macho y la hembra se turnan para empollar el huevo.
En cambio, los huevos del casuario son empollados únicamente por el macho. El chorlito
llanero macho incuba la primera nidada, pero si la hembra pone una segunda, la incuba ella.
En los hoacines, algunos individuos (mayoritariamente machos) ayudan a sus padres a incubar
las nidadas posteriores.
Los periodos de incubación varían de 11 días (en pequeños paseriformes como el cuclillo
piquinegro y el cuclillo pico amarillo de Norteamérica) a 85 días (en el albatros errante y el kiwi
marrón). En éstos, la incubación es interrumpida, el más largo periodo no interrumpido es 64
a 67 días en el pingüino emperador.
Algunas especies comienzan a incubar con el primer huevo, de modo que los polluelos
eclosionan a tiempos diferentes, otros comienzan al poner el último, de modo que los polluelos
eclosionan a la vez.
Los animales ovíparos
En el ámbito de la Biología, se conoce con el nombre de “ovíparo” a los animales, cuya
reproducción se da a través de huevos, los cuales son depositados fuera del cuerpo de la
madre, a fin de que el embrión se forme dentro del huevo y fuera del cuerpo de su progenitora,
hasta el momento de la eclosión.
Tipos de huevos
Así mismo, los biólogos han señalado que los animales ovíparos pueden clasificarse por los
tipos de huevos que producen, así como por el tipo de fecundación con los que estos se
reproducen. De esta forma, se distinguirían dos tipos específicos:
Huevos blandos
Algunos animales que hacen vida en medios acuáticos, como por ejemplo los peces o los
anfibios son productores de huevos blandos, los cuales cuentan también con la
característica de presentar fecundación externa, es decir, la hembra de la especie deposita
los huevos en un espacio escogido para tal actividad, mientras que el macho suelta el esperma
sobre estos, produciéndose entonces el proceso de fecundación. Así mismo, este tipo de
huevos se caracterizan también por ser de apariencia gelatinosa y traslúcida. Igualmente, la
incubación de este tipo de huevos es rápida, dando como origen a alevinos, los cuales toman
como primera comida el saco vitelino del huevo de donde ha eclosionado.
Huevos secos
En contraposición, están los animales que colocan huevos secos y de cáscara dura, los cuales
casi siempre coinciden con aquellos que no pertenecen al medio acuático, sino terrestre, como
por ejemplo con las aves o algunos tipos de insecto. Estos huevos corresponden a animales
que presentan fecundación interna, es decir que el macho deposita el esperma dentro de la
hembra, produciéndose la fecundación en su interior, y procediendo posteriormente poner el
o los huevos, en un nido, en donde generalmente la hembra –y en algunas especies el macho-
se encargarán de brindar calor a los huevos hasta su eclosión. Así mismo, los organismos
producto de este tipo de huevos nacen totalmente desarrollados, a diferencia de los alevinos,
quienes sufren un cambio drástico desde la eclosión hasta su desarrollo. De esta forma, las
crías que nacen de huevos secos se desarrollan por completo dentro del huevo, alimentándose
durante todo este proceso del Vitelio que la madre ha dejado dentro del huevo.
Ejemplos de animales ovíparos
En cuanto a los animales del reino natural que corresponden a la categoría reproductiva
ovípara, se distinguen principalmente las aves, así también como los peces, los crustáceos,
los anfibios, los reptiles, e incluso algunos mamíferos como el ornitorrinco. Resulta
pertinente entonces revisar algunos casos concretos de animales que cuentan con este tipo
de reproducción, catalogada por algunos especialistas como un rasgo evolutivo muy
inteligente, a nivel biológico, puesto que las características del huevo hacen que la gestación
no ponga en riesgo la vida de la madre ni de la cría en ambientes hostiles o muy calurosos,
garantizando en todo momento un ambiente ideal. A continuación, algunos ejemplos de
animales ovíparos:
Tortugas
Aun cuando existes varias especies de tortugas, por lo general, la reproducción sucede de
manera uniforme en casi todas las familias de esta especie. Uno de los rasgos más
sorprendentes del proceso de reproducción de estos animales se encuentra relacionado con
el esperma del macho, el cual, una vez depositado en el interior de la hembra, puede
permanecer en su interior y activo hasta por un período de tres años. De esta forma, la
fecundación puede ocurrir durante ese período, cuando la hembra así lo requiera. Ocurrida la
fecundación interna, la hembra abre un hueco con sus partas en la tierra, a fin de crear un nido
de unos doce centímetros de profundidad, en donde deposita los huevos, los cuales son los
más duros dentro de los reptiles. La tortuga tapa el nido y parte, por lo que la incubación se
produce dentro de la tierra de forma natural, hasta la eclosión de las nuevas crías, que nacen
totalmente desarrolladas.
Pollos
Los pollos nacen gracias a la unión de las gallinas y los gallos. De acuerdo a lo expresado por
los científicos, pise o no pise el gallo a la gallina, ésta igual colocará un huevo, la única
diferencia será que no estará fecundado, es decir pondrá un huevo no fecundado dentro de un
cascarón. No obstante, si la monta fue hecha, lo más probable es que la fecundación se
produzca adentro, por lo que el huevo de la puesta sí será fecundado. Apenas es fecundado
se comienzan a formar las células del nuevo pollito, no obstante el proceso de la postura
detiene la situación, la cual sólo se reanuda si la gallina decide empollar el huevo, siendo
el calor el que reinicie la producción de células de la nueva cría. Pasado un tiempo, los huevos
secos hacen eclosión dejando salir a un pollito totalmente desarrollado.
Abejas
Algunos insectos se encuentran catalogados como animales ovíparos, puesto que su
reproducción se realiza a través de huevos. Un caso bastante asombroso es el de las abejas.
En este sentido, todas las abejas de un panal, independientemente de su categoría y rango
social son hijas e hijos de una sola abeja: la abeja reina. De acuerdo a la literatura
especializada, la reina abeja, en el momento en que nace y después de asegurarse de que es
la única reina de todo el panal, bien porque venció a la antigua o esta se ha ido, comienza el
vuelo nupcial en el cual es seguida por todos los zánganos, aun cuando sólo ganará el más
fuerte. Éste individuo copulara con la reina muriendo en el acto, pero fecundándola para
toda su vida. Cuando está lista para poner, las otras abejas, llevan a la reina al centro del
panal, y esta comienza a poner los huevos blandos, los cuales serán cuidados por las abejas
obreras. Pasados seis días, los huevos eclosionan dando como resultado pequeñas larvas, las
cuales son alimentadas antes de formar un capullo, en donde permanecerán hasta formarse
completamente.
Otros animales ovíparos
Otros ejemplos de animales ovíparos son algunos tipos de cocodrilos, aves como el cóndor, el
avestruz, el pingüino, anfibios como la rana, reptiles como la víbora de cascabel, insectos como
la hormiga, el piojo, la pulga, las arañas y peces como el salmón. Así mismo, existen en la
naturaleza también mamíferos ovíparos, es decir, que a pesar de amamantar a sus crías
también se reproducen a través de la postura de huevos, un ejemplo de ello lo constituye,
además del ornitorrinco, el equidna, animal proveniente de Oceanía.
Animales ovíparos y su tiempo de gestación o incubación
A menudo me preguntan cuál es el tiempo de gestación de una gallina, de un cocodrilo, o un
águila. Ante todo, hay que aclarar algo. Cuando se trata de animales ovíparos, es decir que se
reproducen mediante huevos, no se habla de un tiempo de “gestación” de la cría, si no de
tiempo de “incubación” de la cría. La palabra gestación es utilizada en animales vivíparos, ya
que los embriones se “gestan” en el útero de una hembra, mientras que en el caso de los
ovíparos, la hembra “incuba” el huevo, donde crece su cría.
Dicho esto, podemos aclarar también que el período de incubación de los animales ovíparos
puede variar muchísimo según la especie. Por supuesto, los animales más grandes suelen
tener un período más largo de incubación, pero esto no siempre se cumple. Veamos:
La gallina, uno de los animales más comunes de granja, tiene un período de incubación de 21
días, o 3 semanas. Como todos sabemos, la gallina pone gran cantidad de huevos en su vida,
que sirven de alimento para los seres humanos.
GALLINA INCUBANDO

El águila, que posee un tamaño relativamente parecido a la gallina, en cambio, tiene un tiempo
de incubación de 6 a 7 semanas. Casualmente, el mismo período de incubación aproximado
que el del avestruz (un animal mucho más grande).
ÁGUILA EN SU NIDO

AVESTRUZ CUIDANDO SUS HUEVOS

COCODRILOS BEBÉ
COCODRILOS BEBÉ
El cocodrilo por otro lado, siendo un animal que puede llegar a ser muy grande, se caracteriza
por un tiempo de incubación de 90 días. A comparación, la tortuga marina, un animal de
proporciones similares, tiene un período de gestación o incubación de nada más y nada menos
que de 240 a 270 días.

HUEVOS DE TORTUGA MARINA


GUSANO TERCIOPELO O ATERCIOPELADO
El caso más curioso quizás sea el del gusano terciopelo, o aterciopelado, que llega a tener un
tiempo de incubación de ¡15 meses!