Está en la página 1de 13

NECROPSIA MEDICO LEGAL EN MUERTE VIOLENTA DE CAUSA Y

AGENTE CAUSANTE DE MUERTE EVIDENTE.

Jesús Aníbal Aguirre Camacho.*

Médico cirujano especializado en Ortopedia y Traumatología, Medicina


Legal, Auditoria Médica. *Médico Legista Jefe de la División Médico
Legal I Provincia Jaén Cajamarca-Perú.

Conscientes que el Derecho es el que regula el comportamiento de todo ser


humano en la vida social y que evoluciona al mismo compás de nuestros
días, y teniendo en cuenta que la Medicina Legal se ha constituido en una
rama auxiliar de esta ciencia principal, cuyo único fin es la búsqueda de la
justicia, y mas aún que en el Perú se esta aplicando en algunos distritos
judiciales el nuevo código procesal penal, es que se hace muy necesario
plasmar algunos conceptos que uniformen la actuación del médico legista
en nuestro país y sobre todo en el interior de tal manera que manejemos
un solo lenguaje y criterios en el área de las necropsias médico legales.
Cuando se sabe que la apreciación técnico científico del médico legista
puede ser decisiva en la tipificación del delito y en en la posterior resolución
judicial.

El término Autopsia aparece reflejado ya en el Diccionario de Autoridades


de 1728. Etimológicamente, el término autopsia significa lo mismo que el
aforismo popular "ver con los propios ojos” (1). La palabra proviene del
griego "autos", yo mismo, "ophis" vista. Actualmente también se utiliza el
término necropsia, que etimológicamente significa "examen del cadáver"
(del griego "necros" muerte). Tradicionalmente se han venido distinguiendo
dos tipos de autopsias que se diferencian en el fin que persigue cada una:
la necropsia clínica y la necropsia médico legal. (Gisbert ,2004,p.274)

Sin embargo, en el Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia


Española, la palabra tiene dos acepciones: 1.- Examen anatómico de un
cadáver; 2.- Examen analítico minucioso. Por ello la primera acepción puede
considerarse como sinónima de necropsia. (ópsomai, yo veo, nekrós,
muerto). (2)
La necropsia médico legal constituye una de las diligencias de mayor
trascendencia entre las propias de la actividad del médico forense. Ante
todo, en gran número de casos la necropsia enseña al Médico Legista la
verdadera causa de muerte, que antes de ésta investigación, permanecía
ignorada. La “necropsia” es un acto médico cuya trascendencia judicial y
social a nadie escapa, con ella se requiere expresar la serie de
investigaciones que se realizan sobre el cadáver, encaminadas al estudio
de la causa de la muerte, tanto directas como indirectas. (Gisbert,
2004,p.275).

En el ámbito asistencial, especialmente en el hospitalario, es frecuente el


contacto del profesional médico con la necropsia clínica. Ésta se encuentra
regulada legalmente en el Perú por la Ley General de Salud (4). La
Necropsia médico-legal puede diferir de la necropsia clínica. Las
divergencias más frecuentes se centran en el tipo de examen requerido, los
estudios complementarios necesarios, la importancia de la recogida ,
preservación de indicios y la necesidad de establecer una adecuada cadena
de custodia de las muestras.

La necropsia médico-legal no es bien conocida por la medicina asistencial,


debido en parte, al aislamiento de la medicina legal respecto del ámbito
clínico. Esto se produce, no sólo en nuestro país, las dificultades para
entender cuándo una muerte debe notificarse a la autoridad fiscal y, por
tanto, está sujeta a investigación.

La finalidad del presente artículo no es hacer una descripción metodológica


de la técnica de necropsia médico-legal, sino dar una visión general que
permita entender que no es necesario la apertura de todas las cavidades
corporales de un cadáver con muerte violenta, en los cuales, solo con
el levantamiento del cadáver y su examen externo se puede lograr sin
la menor duda razonable con los objetivos de la necropsia médico-legal, es
decir la causa de muerte y su agente correspondiente.

Me interesa puntualizar de manera específica que mi propósito fundamental


es facilitar el trabajo a quienes están inmersos en la actualidad en esta
ciencia forense, porque fundamentalmente la medicina legal no es
asistencial, es evaluativa y como dice Alfonso Quiroz Cuarón “ La medicina
forense, en efecto, no se propone curar y puede, sin embargo, estudiar un
problema de terapéutica; no es cirugía, ni la obstetricia ni la clínica; no es
física, ni química, y aplica, no obstante, todas o algunas de ellas ante un
caso concreto, para establecer premisas y fundar conclusiones especificas,
amoldándose para ello a un sistema, siguiendo una pauta, estructurada en
tal forma que permita formular una resolución expresada en términos
técnicos.”

Definición y normativa

(Gisbert, 2004,p.274) define la autopsia médico-legal como el conjunto de


actos científico-técnicos que contribuyen a la investigación judicial de los
procedimientos incoados a consecuencia de muertes violentas o
sospechosas de criminalidad, muertes en las que no se ha expedido el
certificado de defunción o aquellas en las que se reclame una
responsabilidad profesional sanitaria. El Comité de Patólogos Forenses del
Colegio Americano de Patólogos Teijeira (2006) define la investigación
médico-legal de la muerte como la investigación orientada a determinar la
causa, la manera, el mecanismo de la lesión de la muerte de una persona.
A tal efecto se emplean métodos y procedimientos científicamente
aceptados para valorar toda la información recogida, incluidos el examen del
cadáver, las pruebas biológicas o materiales y el examen del lugar de los
hechos.

La necropsia es una prueba científica, concreta que demuestra causas,


maneras y circunstancias de una muerte, en nuestro país está regulada por
la Ley General de Salud Art. 109.- Procede la práctica de la necropsia en los
casos siguientes:……. d) Por razones médico-legales, para determinar la
causa de muerte, en los casos que la ley lo establece o cuando lo ordena
la autoridad judicial competente, o para precisar la identidad del fallecido.
NC.P.P. Art .196. Necropsia.- (6)

1. Cuando sea probable que se trate de un caso de criminalidad se


practicará la necropsia para determinar la causa de la muerte.

2. En caso de muerte producida por accidente en un medio de transporte, o


como resultado de un desastre natural, en que las causas de la misma sea
consecuencia directa de estos hechos, no será exigible la necropsia sin
perjuicio de la identificación del cadáver antes de la entrega a sus familiares.
En todo caso, es obligatoria la necropsia al cadáver de quien tenía a cargo
la conducción del medio de transporte siniestrado. En los demás casos se
practica a solicitud de parte o de sus familiares. Se realiza por orden del
Fiscal competente del caso; por tanto, es irrelevante solicitar la autorización
a los familiares del fallecido.

Según lo previsto en el artículo del código precedente la necropsia será


practicada por peritos. Su nombramiento esta regulado N.C.P.P Art. : N°
173, 174,175. El Fiscal decidirá si él o su adjunto deban presenciarla. Al
acto pueden asistir los abogados de los demás sujetos procesales e incluso
acreditar peritos de parte (6).

Las necropsias médico legales se realizan en los servicios de patología de


los Institutos de Medicina Legal, regulados por el Manual de procedimientos
tanatológicos forenses y servicios complementarios (7).
En nuestro país sobre legislación y procedimientos en la práctica de las
necropsias médico-legales existen grandes diferencias, si bien es cierto
esta debe realizarse de acuerdo a los establecido por el IML-Perú. También
es cierto que en algunas sedes descentralizadas del IML, en el interior del
país no se tiene la infraestructura básica para una sala de necropsias y estas
se realizan a campo abierto en el lugar de los hechos y en otros casos en
lugares que no reúnen las condiciones mínimas necesarias. En completa
coincidencia con la normativa legal vigente, la necropsia judicial o médico-
legal se realiza en tres fases principales, cuya realización no se efectúa
necesariamente de forma inmediatamente sucesiva.
“Los médicos que han realizado muchas Necropsias o que regularmente han
presenciado exámenes postmortem, al menos aprenden a tener sus dudas.
Sin embargo, aquellos que no se han enfrentado con los muy
frecuentemente deprimentes descubrimientos del material de necropsias
están flotando en las nubes de un incontrolado optimismo”. (Giovanni Batista
Morgagni ) Hurtado (2005)

La prueba por dictamen de peritos no se integra únicamente por el contenido


del informe escrito que se aporte a los autos, sino que también se compone
por lo que el propio perito manifieste en su intervención cuando sea llamado,
de las explicaciones, aclaraciones que ofrezca a las preguntas u objeciones
de las partes y del Tribunal.

La Necropsia médico-legal pretende establecer también un diagnóstico


etiológico, patogénico y anatomopatológico, pero no con una finalidad clínica
primordial, sino en relación con una cuestión de derecho, tiene cuatro fases
: Levantamiento del cadáver, Examen externo, Examen interno y exámenes
complementarios. La necropsia médico legal se caracteriza por sus objetivos
y por los procedimientos que se aplican para cumplirlos. Tiene como objeto
primordial cumplir con los siguientes objetivos: 1.- Determinar la causa de
muerte, 2.- Tiempo de muerte, 3.- Establecer la manera de muerte:
Homicidio, Suicidio, Accidente con su agente causante correspondiente, 4.-
Ayudar a la identificación del cadáver. (Vargas ,2004, p.120) con el fin de
deducir las consecuencias jurídicas a que diere lugar. Es decir no se trata
tanto de precisar un diagnóstico clínico certero de las causas de la muerte,
como de comprobar una posible etiología criminal de éstas.

Para la Ciencia Médico Legal son consideradas muertes violentas aquellas


cuyas únicas o múltiples lesiones graves dan muestra que alguien en ese
estado imposiblemente estaría con vida; dan al perito forense certeza de la
muerte y en especial su naturaleza jurídica (manera de muerte : homicidio,
suicidio o accidente ). Panozo (2002)

En nuestra legislación, el C.P.P. Art. Nº 179(11) señala que la necropsia


siempre comprenderá la apertura de las cavidades….; El N.C.P.P Art. Nº
196( 6) no señala la técnica que realizará el perito.., Otras legislaciones ,
se permite obviar el examen interno en el caso de que tras el examen
externo del cadáver pueda dictaminarse cumplidamente la causa de la
muerte Teijeira (2006 ). La Ley de Enjuiciamiento Criminal Española, cita:
"causas de muerte violenta o sospechosa de criminalidad [...] aun cuando
por la inspección exterior pudiera presumirse la causa de la muerte, se
procederá a la autopsia del cadáver por los médicos forenses Montero
(2004). Son numerosas las publicaciones que refieren discrepancias sobre
la causa de la muerte entre la valoración pre necrópsia y la post necrópsia
tanto en el ámbito clínico como en el forense. El N.C.P.P, no establece como
se realizara la necropsia, en consecuencia será el perito gozando de su
autonomía aplique la técnica y procedimientos que le permita cumplir con
certeza absoluta los objetivos de la necropsia.

Se define Necropsia Medico legal como el examen externo e interno de un


cadáver realizado por un médico que aplica las técnicas y procedimientos
de la Anatomía Patológica internacionalmente aceptados para estudio de un
caso en que se investiga judicialmente una muerte. La aplicación de tales
técnicas y procedimientos está indicada para satisfacer los requerimientos
de la investigación al sustentar adecuadamente los hallazgos y su opinión
de manera escrita y/o verbal frente a Fiscales y Jueces en el curso de una
audiencia u otra diligencia del Proceso Penal.

Un estudio morfológico (macroscópico y microscópico) poco específico de


un cadáver (la llamada «autopsia blanca») nunca debe ser el único dato a la
hora de establecer la causa y etiología del fallecimiento en el ámbito médico
legal, ya que los mismos hallazgos morfológicos pueden obedecer a
distintas causas y etiologías según el examen de los antecedentes, las
circunstancias de la muerte y los resultados de los estudios
complementarios. Adams y Hirsch (1993) clasifican los hallazgos de
autopsia en 5 clases con el fin de valorar su utilidad para pronunciarse sobre
la causa de la muerte (tabla 1).

TABLA 1 Clasificación de Adams e Hirsch (1993). Sobre hallazgos de


autopsia y causa de muerte.

CLASE DESCRIPCIÓN EJEMPLO


I La causa de muerte se Rotura de
identifica con los aneurisma
hallazgos de la abdominal
autopsia con certeza
absoluta y el
mecanismo de muerte
es demostrable
estructuralmente.

II Enfermedad con Enfermedad


letalidad potencial coronaria de
para justificar la más de un vaso
muerte, pero que con
requiere que el médico obstrucción de
tenga en cuenta las más del 75% de
circunstancias y las la luz.
pruebas
complementarias
antes de pronunciarse
sobre la causa del
fallecimiento.

III Hallazgos de autopsia Muerte con


con enfermedad testigos
marginal que por sí mientras
sola no justifica la realiza
causa de la muerte y ejercicio físico
en la que, tras el una persona
estudio de las con
circunstancias, enfermedad
historia médica del coronaria de
paciente y análisis un vaso,
complementarios, se obstrucción
puede elaborar una menor del 60%
hipótesis fiable sobre de la luz y
el fallecimiento. toxicología
negativa.

IV Enfermedad Muerte súbita


potencialmente letal en la epilepsia.
en el paciente no
demostrable
estructuralmente. El
diagnóstico se
establece sobre la
base de la historia
médica, el estudio
toxicológico y la
exclusión de otras
causas de muerte.

V Muerte con hallazgos «Autopsia


inespecíficos de blanca»
autopsia tras estudio
completo de las
circunstancias,
historia y análisis
complementarios.

VI Las muertes cuya Indeterminada


causa no puede
determinarse porque
el estado del cadáver
no lo permite, o
porque los hallazgos
tras una autopsia
Completa no permiten
un diagnóstico con un
grado de certeza
aceptable.

A efectos didácticos, no debe quedar ninguna duda de que son muertes


violentas todos los homicidios, suicidios y accidentes, aun cuando la muerte
sea diferida en el tiempo o influida por otras causas naturales. La aplicación
rigurosa de la necropsia, ha alcanzado importancia capital en el seno de
nuestra sociedad, ya que su auxilio es obligatorio para aclarar la causa de
una muerte violenta. Definir exclusivamente la muerte violenta por su origen
accidental, suicida u homicida cumple con su aspecto legal, pero no con el
médico-biológico. Establecer el origen y la causa de la muerte después de
practicar la necropsia es una de las grandes responsabilidades del médico
forense. Cuando dichos extremos no están claros o son discutibles, puede
convertirse en una de las tareas más arduas del que hacer profesional. Una
necropsia técnicamente perfecta es condición necesaria, pero no
suficiente, para determinar correctamente la causa y el origen de la
muerte, por lo tanto no necesariamente abriendo todas las cavidades
corporales de un cadáver por muerte violenta se puede cumplir con
los objetivos de la necropsia médico legal.

La presencia de una lesión violenta domina la determinación del origen


de la muerte. Si cualquier tipo de violencia es causa o contribuye a la
muerte no puede ser natural; no importa que la referida lesión se consigne
como causa fundamental o como otro proceso significativo que contribuyó a
la muerte, Teijeira (2006)

Para poder comprender mejor el tema , en principio, debemos establecer


lo que médicamente definimos como necropsia, cual es su finalidad , tipos :
clínica asistencial con fines de garantizar la calidad de atención médica y
requiere autorización de los familiares y la médico legal, autorizada por la
autoridad competente y no requiere autorización del familiar, es solo por
cuestión de derecho, realizada por peritos, con objetivos definidos, el
procedimiento es regulado por normas y criterios científicos que utiliza el
perito, cuyas conclusiones son plasmadas en el dictamen médico llamado
protocolo de necropsia y sustentado ante los tribunales y las partes
procesales, de tal manera que la causa de muerte, manera de muerte,
debe establecerse con un grado de certeza que no quepa la menor
duda razonable.

En las muertes violentas de etiología médico legal (homicidio, suicido


accidente), la necropsia realizada en sus cuatro etapas: Levantamiento de
cadáver, examen externo, examen interno y exámenes complementarios.
Creemos que en los cuales la única o múltiples lesiones graves dan
muestra que alguien en ese estado imposiblemente estaría con vida; el
perito forense tiene la certeza de muerte sólo con el examen externo de las
lesiones, determinar su causa y manera de muerte correspondiente; La
complementa con los exámenes auxiliares que sean pertinentes para un
determinado caso. Si con estas etapas existen dudas razonables, debe
realizar el examen interno al cadáver de manera minuciosa; (Gisbert
2004,p.275), (Vargas, 2004,p.120)
Los casos presentados ilustran mejor el actuar del perito en tales

circunstancias:

CASO I CASO II

CERTEZA DE MUERTE SIN

CERTEZA DE MUERTE DUDA RAZONABLE.

SIN DUDA RAZONABLE.


CAUSA DE MUERTE CAUSA DE MUERTE

INMEDIATA: SHOCK INMEDIATA: SCHOK


HIPOVOLÉMICO. HIPOVOLÉMICO

INTERMEDIA: HERIDA INTERMEDIA: HERIDA


PERFORANTE DE CORAZÓN. PERFORANTE CORAZÓN Y
PULMONES.
BÁSICA: HERIDA
PERFORANTE DE TÓRAX. BÁSICA : HERIDA PERFORANTE
DE TÓRAX
AGENTE CAUSANTE: P.A.F. AGENTE CAUSANTE: P.A.F.
DISPARADA DE LARGA DISPARADA DE LARGA
DISTANCIA POR MANO DISTANCIA POR MANO AJENA
AJENA
EXÁMENES COMPLEMENTARIOS: EXÁMENES COMPLEMENTARIOS:

DOSAJE ETÍLICO Y EXAMEN DOSAJE ETÍLICO Y EXAMEN QUÍMICO

QUÍMICO TOXICOLÓGICO. TOXICOLÓGICO MÁS PROYECTIL E.

BALÍSTIC0
Estos casos registrados en División médico legal de Jaén, corresponden a
dos hermanos, víctimas de homicidio, en las cuales sólo se realizó
levantamiento y examen externo, con apertura solamente de tórax,
porque era la cavidad corporal comprometida por la lesión, con la toma de
muestras para los exámenes complementarios correspondientes. El análisis
que realice como perito médico forense que participe en este hecho
criminal, es que no existía ninguna otra contingencia imaginable que pueda
estar involucrada en el fallecimiento de estas personas. Clase I según
Adams e Hirsch (1993). En consecuencia la causa de muerte y su
agente causante correspondiente era una diagnóstico médico cierto,
probado con una certeza médica mas allá de toda duda razonable.
Judicializados con sentencia condenatoria en primera y ratificada en
segunda instancia, con nuevo código procesal penal.

Algunos patólogos forenses norteamericanos, Teijeira (2006) tratan de


sistematizar los grados de certeza de acuerdo con las normas vigentes en
su país sobre el grado de convicción judicial necesaria para establecer la
culpabilidad en un juicio penal o aceptar la demanda en un procedimiento
civil. En los casos en que haya responsabilidad criminal debe haber un
grado de certeza médica razonable, es decir, que razonablemente puedan
excluirse otras posibilidades diagnósticas o, dicho de otra forma, otra
contingencia imaginable es imposible. Aunque el grado de certeza razonable
no tiene una probabilidad numérica exacta se admite que es igual o superior
al 90%. Ello deriva del precepto legal en EE.UU. de que la culpabilidad penal
ante el jurado debe quedar probada más allá de toda duda razonable. Por
supuesto, no se permite la especulación. Palomo Rando (2011)

En los casos que exista sólo responsabilidad civil de terceros o únicamente


se trate de hacer un diagnóstico correcto, la norma sería que dicho
diagnóstico sea más probable que improbable, es decir, que las otras
posibilidades diagnósticas sean menos probables que nuestro diagnóstico;
un grado de certeza de al menos el 51%.
Un grado algo menor del 50% de probabilidad sería una posibilidad
razonable y son las que pueden ser discutidas en juicios orales. También
son aceptadas para estos casos de menor seguridad las expresiones
“compatible con” y “posible y muy probable” , Palomo Rando (2011).
Patólogos forenses especializados establecen el grado de certeza
diagnóstica en una escala de tres: diagnóstico cierto, altamente probable e
incierto . En otras publicaciones fijan la seguridad diagnóstica en cuatro
grados: probabilidad elevada, media, baja o muy baja (15.)

Una vez finalizada la Necropsia, el médico encargado debe llenar el


protocolo de necropsia respectivo. Consignando entre otros, la descripción
detallada de las lesiones encontradas en el examen externo, la descripción
de los hallazgos internos de la cavidad correspondiente, la toma de las
muestras y evidencias recolectadas así como la disposición de la mismas,
esto con los datos que ya tiene a su disposición y una vez que reciba los
documentos médicos que haya solicitado referentes al caso deberá realizar
los diagnósticos finales del caso, establecer la causa y manera de muerte,
redactara el Dictamen Médico Legal en términos comprensibles para
personas sin formación médica que será enviado a la Autoridad competente
que solicitó la realización de la Necropsia Médico Legal.

Exámenes complementarios. Una necropsia médico-legal no puede


considerarse hoy día completa sin recurrir a una serie de exámenes
complementarios (toxicológicos, bioquímicos, histológicos, criminalísticos y
microbiológicos) en función de los antecedentes y los hallazgos del examen
externo e interno del cadáver en los casos que amerite realizarlos. Los
estudios complementarios son necesarios, deben ser completos cuanto más
inespecífico es el estudio macroscópico del cadáver. (Gisbert 2004,p.280)

Si en el momento de finalizar la necropsia no se tiene un mínimo de


seguridad en el origen y la causa, dejar los mismos pendientes de conocer
el resultado de los estudios complementarios solicitados. No olvidar que
existe la “autopsia blanca” o negativa. Palomo Rando (2011)

En nuestras legislación peruana el N.C.P.P en su Art. N° 198 (6) Establece.

Examen de vísceras y materias sospechosas.


1. Si existen indicios de envenenamiento, el perito examinará las vísceras y
las materias sospechosas que se encuentran en el cadáver o en otra parte
y las remitirán en envases aparentes, cerrados y lacrados, al laboratorio.

BIBLIOGRAFÍA.
1. Diccionario de la Real Academia de la Lengua. 21. a ED. Madrid:
España- Calpe; 1992. Pag.
2. Dorland Diccionario enciclopédico ilustrado de medicina. Madrid:
Interamericana- McGraw-Hill; 1992. Pag.
3. Gisbert Calabuig – Medicina Legal y Toxicología – 6ta Edición. Ed
Barcelona – Masson; 2004. Pag.
4. Ley General de Salud N° 26842; 09-07 – 1997.
5. Teijeira Rafael, La autopsia médico-legal:, Rafael Bañón Ana Hidalgoa
e Iñaki Pradinia. Med Clin (Barc). 2006; 126(20):787-92
6. NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL DECRETO LEGISLATIVO
Nº957.
7. Manual de procedimientos tanatológicos forenses y servicios
complementarios del INSTITUTO DE MEDICINA LEGAL MINISTERIO
PÚBLICO PERÚ. 2006.
8. Hurtado de Mendoza Amat. J.LA AUTOPSIA GARANTÍA DE
CALIDAD EN LA MEDICINA. La Habana - Cuba 2005.
9. Vargas Alvarado, E; Medicina Legal; 2da Edición, Ed Trillas;
10. Panozo Meneces. Wilge. Autopsia - Revista Médica-Órgano oficial de
La Paz vol. 8 N° Sep-dic.2002.
11. CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES LEY Nº 9024 .23-11-39.
12. Montero J. Ley de Enjuiciamiento Criminal. 5a Ed Valencia: Tirant lo
Blanch; 2004.
13. Adams VI, Hirsch CS. Trauma and disease. En: Spitz WU, editor. Spitz
and Fisher’s medico legal investigation of death. 3rd ed.
Springfield:Charles C. Thomas; 1993. p. 175-98.
14. Palomo Rando. JL. Et. Al. Diagnóstico del origen y la causa de la
Muerte después de la autopsia médico-legal Cuad Med Forense
2011; 17(1):7-12. Málaga.
15. En lengua española en: Basso C, et al. Guías para la práctica de la
autopsia en casos de muerte súbita cardiaca. Cuad Med Forense 2009;
15(55):7-16. Disponible en: http://scielo. isciii.es/ scielo.