Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA

“Huesos en el Desierto”
Introducción, Comentario y Ensayo de la obra de Sergio Gónzales R.

Metodología de la Lectura a través de los textos selectos de la


literatura mexicana del siglo XX
Profesor: Ezequiel Maldonado López

Alumna: Jael Jehosabeat Romero Olguín


INTRODUCCIÓN

Desde 1993, la ciudad mexicana de Juárez ha presenciado la desaparición de 4500


mujeres y casi 500 asesinatos, estos últimos cometidos con extrema violencia. La
primera víctima encontrada fue la niña Alma Chavira Farel, en enero de 1993, desde
entonces han seguido apareciendo cuerpos mutilados de mujeres, cuyas edades
oscilan entre los 10 y 35 años.

Este suceso se ha convertido en el centro principal de las miradas de muchos


periodistas e investigadores quienes, indignados ante la poca atención que han
puesto las autoridades locales en el asunto, se han decidido a ventilarlo, muchas
veces a costa de amenazas, golpes, desapariciones e incluso la muerte, tal como
ocurrió con más de 4 reporteros asesinados y uno desaparecido en la década pasada.

En éste trabajo me he propuesto analizar a fondo parte del texto Huesos en el


Desierto, una investigación documental realizada por el periodista Sergio González
Rodríguez, quien desde el año 1996 se dispuso a llegar al fondo oculto detrás de toda
esta serie de femicídios. Asimismo, se tratará de enunciar la hipótesis principal del
texto y valorar la autenticidad de los datos y fuentes utilizadas por el autor.

Jael Jehosabeat Romero Olguín


ENSAYO

I II
Como si no fuese suficiente Que sean tus pezones cercenados
Despojarte de la vida Los ojos con los que miren
Frente a las frías máquinas A su madre
   
Como si el desierto Que sean tus gritos
Exigiera tu sangre Que funden tímpanos
Lluvia en verano Sus cantos cuando busquen,
Para ver flores en sus cactus Miserable, consuelo
   
Como si tus lamento Que sean el color de tu carne golpeada
Fuesen el viento necesario El tono del maquillaje
Que arrastra la arena De sus días felices
Para cubrir los labios  
  Que sea tu aromático cabello trenzado
Como si tu piel morena La soga en que cuelguen a diario
De manera inevitable Todos y cada uno
Fuese tambor que llama De sus sueños
A los impunes  
  Que sea tu tormento
Como si sólo tu carne Su desayuno, comida y cena
Fuese el alimento predilecto Y tu cruz
De buitres y perros Leña verde ardiendo en el centro de su
pecho. 

“Muertas de Ciudad Juárez” –Poema de Antonio Cerezo Contreras

Fue a partir del año 1994, en Ciudad Juárez, cuando comenzaron a aparecer cuerpos
de mujeres con señales de torturas escalofriantes; Desde entonces y hasta ahora, más
de diez años después, no se ha logrado esclarecer a ciencia cierta el número exacto
de asesinatos cometidos contra mujeres y niñas; La violencia de género, indiferencia
ante la injusticia, y la marcada misoginia que ha asechado el norte de nuestro país, y
que amenaza con expandirse cada vez más a lo largo de todo el territorio nacional,
se ha manifestado de la forma más cruel y despiadada sin siquiera temer una
represalia, se ha perdido el estado de Derecho, se ha desdibujado la verdadera cara
de la justicia, se ha vendido la vida de cientos de mujeres mexicanas, se les ha

Jael Jehosabeat Romero Olguín


desvalorizado al grado de considerarles meros “objetos violables y golpeables” –cómo
lo menciona el periodista Sergio Gonzales Rodríguez en su libro titulado “Huesos en
el Desierto”

Los hechos han arrojado una realidad escalofriante: “Se ha llegado a apreciar el
asesinato como una de las más bellas artes”, se ha utilizado el sufrimiento de mujeres
inocentes como una simple práctica fetichista; Y detrás de todo éste horror no se ha
hecho mayor esfuerzo que fabricar culpables, “chivos expiatorios”, miserables que de
repente quedan atrapados en la mira del viciado sistema poseedor de la autoridad,
de un gobierno que no ha hecho más que proteger a los asesinos cuantas veces sea
necesario.

En definitiva un gobierno, en manos de partidos políticos distintos que sólo se


preocupan por velar los intereses de los grupos del poder que han encontrado su
diversión en el asesinato y la tortura de jóvenes y niñas; Y un gobierno que, cómo el
autor del libro señalado anteriormente, expresa “Ha despreciado la vida de las
mujeres juarenses. Ha mentido de forma pública y notoria, ha eliminado pruebas y
evidencias, ha amenazado o eliminado a aquellos que se atreven a indagar y a revelar
la verdad. Han, en definitiva, mantenido abierta la veda para los cazadores de
mujeres de Ciudad Juárez.”

Qué más da? Uno, dos, trescientos asesinatos en menos de una década… Aún sigue
siendo demasiado poco como para alarmarnos, si siempre han existido “delitos de
fuero común e índole local”, o mejor dicho “crímenes pasionales” –como les llama
nuestra evidentemente capaz autoridad chihuahuense- , para qué preocuparnos por
las muertas de Juaréz “si ellas mismas se lo buscaron”, si ellas tuvieron la culpa por
ser mujeres.

Jael Jehosabeat Romero Olguín


COMENTARIO

El libro Huesos en el Desierto de Sergio Gónzales Rodríguez, es una obra de


carácter documental que narra y analiza los delitos ocurridos a partir de 1994 en
Ciudad Juárez, contra mujeres y niñas principalmente.

Morena, pelo largo, joven y delgada; Esas son las características de gran parte de
mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, la mayoría de los cuerpos son encontrados
con señales de estrangulamiento y violencia sexual extrema, así como con alguna
huella o patrón de comportamiento que se deja manifiesta casi siempre a lado de las
víctimas. A pesar de estos crímenes, la medida que se adoptó por parte de las
autoridades consistió en quitar importancia a esas muertes y juzgarlas dentro de la
categoría de crímenes pasionales, o consecuencia de la violencia intrafamiliar. No fue
sino hasta que grupos de manifestantes, la mayoría compuestos por familiares de las
víctimas, comenzaron a rebelarse en contra de estos crímenes cuando las
autoridades buscaron sospechosos sobre los que se pudieran hacer recaer las culpas.

La hipótesis que Sergio Gonzales nos plantea en el texto gira en torno a la misoginia,
esto quiere decir que a las mujeres se les está violando y asesinando debido a que a
través de los años, la sociedad, sobre todo la patriarcal, las ha construido como algo
negociable; Aunado a esto, en los asesinatos destacan como causa el narcotráfico y
la corrupción del gobierno que sigue encubriendo a los asesinos.

Aquí el objetivo de Gonzales es crear conciencia en la sociedad, su objetivo es lograr


que se impulse la justicia en este sistema de gobierno, busca que se castigue a los
responsables, que se conozca la verdadera realidad tras los gritos ocultos de miles de
víctimas, la verdadera realidad del gobierno juarense y su táctica infalible a la hora
de conseguir culpables.

La mayoría de datos y cifras que cita Sergio Gonzales en su obra tienen una base
bastante sólida que los sostiene, por citar algunas de las Instituciones que lo
respaldan encontramos: Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH),
Procuraduría General de Justicia del Estado de Chihuahua (PGJECH), Organización
“Justicia para Nuestras Hijas”, así como los reportajes de diversos periodistas que han
convivido de cerca con esta realidad espantosa.

Jael Jehosabeat Romero Olguín


Como conclusión, éste libro bien vale la pena, no sólo porque es una clara
manifestación de las voces de miles de familias que sufrieron la pérdida de alguna de
las víctimas y que claman justicia, sino también porque delata a un gobierno que
cierra los ojos, que se rehúsa a mirar la realidad y gravedad de este feminicidio que
se ha ido expandiendo a lo largo de los años, una realidad que es cada vez más
abrumante no sólo para las ciudadanas juarenses, sino para la sociedad entera.

Jael Jehosabeat Romero Olguín

También podría gustarte