Está en la página 1de 2

Pablo Antonio García del Campo (Atribuido) Anónimo (Escuela Humboldtiana) GUÍA PARA

José Celestino Mutis Páramo de las papas EL VISITANTE


Ca. 1801 Ca. 1840

134
Óleo sobre tela Óleo sobre tela

En épocas recientes, con motivo de las cele-


braciones del Bicentenario de la Independencia, por Duviols7. Humboldt hizo visible en el género de
la discusión se amplió al campo de la historia en paisaje lo que llamó la “pintura de la naturaleza”8 .
general: el historiador Eduardo Posada Carbó
rectificó el criterio de quienes afirman que la La serie de viajeros que lo siguieron dirigieron
Independencia no habría tenido mayor significa- su mirada hacia las costumbres. El auge del cos-
do y que “la jerarquizada estructura de la Colonia tumbrismo en la pintura y la literatura en la Nueva
habría pasado a la República sin romperse ni recuperado por los republicanos. El código del Granada coincide con la voluntad de romper con la
mancharse […] Si bien hubo continuidades, la artista indica, dentro del estilo verdadero o Neoclá- estructura colonial que había impedido iniciar los
Independencia representó también importantes sico, como se lo llamó más adelante, que “la obra grandes proyectos a partir de la Independencia.
rupturas con la Colonia: se abrieron espacios de arte debe su interés a su contenido moral y Hacia 1840 se despertó un creciente interés por
En el año de 1800 Francisco de Goya (1746 la realidad social que se consolidó, por parte de los
políticos y sociales para figuras de origen humil- social”, se debe dirigir hacia la pintura de cuadros
-1828) pintó en Madrid La Familia de Carlos IV artistas, en dibujos, pinturas y grabados que repre-
de (…) No es cierto que nada cambió tras la históricos, seria y estimulante 4 . En sus obras no
y Jacques-Louis David (1748-1825) realizó en sentaban costumbres y por parte del Gobierno en
Independencia”3 . se glorifica a los reyes; se celebran la sobriedad,
París el retrato ecuestre Napoleón cruzando los una empresa estatal conocida como Comisión Coro-
el valor, la continencia, el respeto por las leyes y,
Alpes. Estas obras dan las pautas no solo del Parafraseando a Posada Carbó, en el arte gráfica. La primera, se convirtió en una verdadera
sobre todo, el patriotismo. Se toma ejemplo de

Rupturas y continuidades
retrato oficial sino del Romanticismo y Clasicismo colombiano, a lo largo del siglo XIX, se encuen- manía y la segunda, en una empresa de arte ciencia.
los valores de los romano, en particular, el tema
que marcaron el punto de partida del arte en el tran rupturas y continuidades. Rupturas como
de la familia. El lenguaje evidencia la ruptura: la La pintura Imitación de la naturaleza del campo
siglo XIX. En esos inicios tuvieron lugar en Lati- el cambio de modelos, temas y alegorías: a un
calificación de “verdad y belleza” al Observatorio de Pueblo Viejo y Ubaque de José Manuel Groot, o
noamérica las revoluciones de Independencia y héroe de la Independencia, el mariscal de Aya-
Astronómico (1803) de parte el científico Fran- la acuarela de unas lavanderas peleando de Ramón
no se puede medir hasta qué punto los retratos cucho, José Antonio Sucre se le retrata en el
cisco Antonio Caldas 5 , y las de “la firmeza y la Torres Méndez o Provincia de Medellín: Retrato de
elaborados por los pintores europeos influyeron momento en que es asesinado. Se evidencia
hermosura”6 , utilizadas por el arquitecto capuchino una negra de Enrique Price, no se podían explicar
en las revoluciones de ultramar y llegaron a trans- su grandeza y se denuncia el crimen político.
Domingo Buix (1759 -1811) en la polémica sobre la sin la presencia de estos extranjeros que fueron sus
formar el arte de las remotas regiones. Hubo, asimismo, continuidades, en particular en
Catedral,(1804-1808) demuestran el conocimiento maestros temporales y, a la vez, los clientes espo-
los sistemas de expresión que se observan en
A mediados del siglo XX tuvo lugar una del canon del Neoclasicismo. rádicos de sus apuntes de costumbres y paisajes.
el hieratismo del Niño Cuervo de José Miguel
polémica en Bogotá entre dos historiadores del
Figueroa representante idóneo del taller de su
arte, Gabriel Giraldo Jaramillo y Eugenio Barney “LA PINTURA DE LA NATURALEZA”. EL GRABADO, LA CARICATURA
padre, Pedro José Figueroa. Se continuó con
Cabrera, quienes discutieron sobre si el arte se Y LA FOTOGRAFÍA
los aportes de la Expedición Botánica, en la En 1801 Alejandro de Humboldt recorrió el actual
transformó al pasar de la Colonia a la República
observación directa del natural, en la práctica territorio colombiano. Uno de los productos de su Una de las rupturas se reconoce en la implementa-
o si prevalecieron los sistemas de expresión
del dibujo, en la implementación de la miniatura viaje por América fueron los grabados de Vistas ción de técnicas ambiguas que sirvieron por igual a
de la sociedad colonial. Giraldo Jaramillo habla
moderna. Sin embargo, se interrumpió la temáti- de las cordilleras, con los que inició una revolu- las artes y al periodismo: la litografía, la caricatura
de una “emancipación del arte” a partir de la
ca naturalística y se clausuró la organización de ción visual en el siglo XIX. En ese momento nació y la fotografía. De todas ellas fue la fotografía la
Independencia: “en cuanto a las bellas artes
los artistas en una escuela estatal, propia de las una verdadera “escuela humboldtiana” de pintores que afectó más las prácticas artísticas. Llegó en
podemos afirmar que la independencia política
sociedades democráticas. americanistas de paisaje según el término acuñado 1839, año en el que fue presentado el daguerrotipo

siglo XIX
trajo consigo una definitiva emancipación pic-
tórica y que a través de la historia artística del ante la Academia de Ciencias de París. Desplazó a
siglo XIX no encontramos huella ninguna de los ¿Hacia dónde se encaminó el los miniaturistas; reemplazó a los retratistas locales
principios y las normas que orientaron el arte conocimiento botánico?
4  Hugh Honour. Neoclasicismo. Madrid: Xarait Edicio-
colonial neogranadino.”1 Barney Cabrera, por su Si bien la técnica de la miniatura empleada para nes, 1982, p.115. 7  Jean-Paul Duviols et Charles Minguet Humboldt sa-
parte, solo acepta “simples variantes formales” las láminas botánicas representa una continui- 5  Homenaje al arquitecto capuchino fray Domingo de vant-citoyen du monde. Paris: Gallimard, 1994, p. 78 y
Petrés en el segundo centenario de su nacimiento 1759 132.
e “innovaciones técnicas”, “pero de ninguna dad, al utilizarla para el retrato, produjo una rup- -9 de junio -1959. Bogotá: Ediciones Seminario Seráfico 8  Alejandro de Humboldt. Cosmos Ensayo de una des-
manera posturas estéticas antes desconoci- tura que convierte la miniatura en el arte de la Misional Capuchino, 1959, p.72. cripción física del mundo. Buenos Aires, Editorial Glem,
das”. “Si el pensamiento no varió,” dice Barney, naciente república. El mejor ejemplo es el artista 6  Ibíd., p.82. 1944.
Colección de Arte
“si las costumbres continuaron vigentes, si la José María Espinosa (1796-1883) que dejó más Banco de la República
estructura socioeconómica tuvo simples modi- de trescientos retratos, en esas minúsculas pie-
25 de Julio de 2013
ficaciones de superficie, la secuencia cultural zas románticas consagradas a la memoria.
debió ser similar a la colonial”2 .
Las rupturas en el género del retrato, ¿de
dónde provienen? No solo de la técnica ni de la
asociación entre arte y condiciones sociales y
políticas sino son una continuidad del enciclo-
1  Gabriel Giraldo Jaramillo. La miniatura, la pintu- pedismo de Diderot, condenado por la Iglesia y
ra y el grabado en Colombia. Bogotá: Colcultura,
1980, p. 158.
2  Eugenio Barney Cabrera. Temas para la historia
del arte en Colombia. Bogotá: Universidad Nacio- 3  Eduardo Posada Carbó, “Invitación al porvenir” en Ricardo Acevedo Bernal
nal, 1970, pp. 55, 56 y 69. El Tiempo, octubre 12 de 2001, p.17. Las Artes
S.F.
Óleo sobre tela
por pintores de establecimientos extranjeros que utilizaban la Municipal. El credo estético era la ya famosa frase de Enrique
fotografía en lugar del modelo vivo. Algunos artistas fueron Federico Amiel, “el paisaje es un estado de ánimo” y se consi-
empleados como simples iluminadores de fotos. Sin embargo, deró al paisaje como “la más bella manifestación del progreso
en la segunda mitad del siglo, se fundaron empresas con fines artístico moderno11 .
comerciales o políticos que trajeron técnicos alemanes y espa-
Mientras los intelectuales se conformaban con “el parnaso
ñoles e importaron maquinarias que permitieron la unión de la
colombiano”, el paisaje fue protagonista de la ruptura, en pri-
litografía, la xilografía, la caricatura y la fotografía.
mer lugar, con el retrato académico, representado por Epifanio
Garay (1849-1903) y en segundo lugar, con el género religioso
UN SUEÑO ACADÉMICO: LA ESCUELA BELLAS ARTES reimplantado por el jesuita Santiago Páramo (1841-1915) y por
Al finalizar la década de 1860 se puede hablar del fin de una imaginero Emiliano Villa y, en tercer lugar, por el género histó-
continuidad: los talleres artísticos de la sociedad colonial. Sin rico –Pompier- de Alberto Urdaneta. Entretanto, los pintores
embargo, se reemplazó por una continuidad europea del siglo jóvenes de paisaje se comprometieron con el “arte moderno”.
XVI, la Academia de Bellas Artes. En el país, antes de 1865, Andrés de Santa María a su regreso de unas vacaciones
ningún artista había viajado al exterior para estudiar en una en Europa, en los primeros años del siglo XX fue nombrado
Escuela de Bellas Artes; ningún viajero extranjero se había director de la Escuela de Bellas Artes. Una polémica a finales
establecido en el país para enseñar arte y ningún gobierno, de 1904, causada por la exposición de su obra, evidenció la
después de la Expedición Botánica, había fundado escuelas ruptura con una frase de Baldomero Sanín Cano: “Era tiempo
de Bellas Artes. de que la pintura fuese sencillamente la pintura. ¡Había sido
Aunque parezca una paradoja, fue durante el gobierno radi- tantas cosas! La habían usado para enseñarnos. La habían
cal cuando se tuvieron lugar los primeros movimientos para la sometido a torturas extrañas para que representase sistemas
creación de la anhelada Escuela de Bellas Artes El presidente filosóficos o enmarañadas concepciones teológicas. Sirvió
de la República, Manuel Murillo Toro, sancionó la Ley 98 del 4 para trasmitir al futuro las hazañas de los héroes”12 . Se había
de junio de 1873: llegado al “arte por el arte”. Esta polémica protagonizada,
además de Sanín Cano, por Max Grillo y Ricardo Hinestrosa
«El Congreso de los Estados Unidos de Colombia, Decreta: Daza e indica qué tan radicales habían sido las rupturas o
Artìculo1º. Créase en la capital de la República un instituto para si el germen de las continuidades persistía en el arte en el
el cultivo y fomento de la pintura, grabado, música, arquitectura momento histórico en que se proyectaban las celebraciones
y escultura”.9 del centenario de la independencia en 1910.
Una vez implementada la escuela, llegó al país el académico
mexicano Felipe Santiago Gutiérrez, quien orientó la enseñanza Curaduría y texto: Beatriz González
hacia las exigencias de todas las escuelas de Bellas Artes ofi- Asistencia curatorial: Sigrid Castañeda
ciales. ¿Era una ruptura iniciarse en el “culto por la antigüedad Unidad de artes y otras colecciones. Banco de la República.
clásica, el dibujo exigente, la idealización de la naturaleza? Los
artistas así lo sentían y comenzaron a salir de país para buscar
en Paris y Roma el conocimiento soñado. 11  Manrique, Pedro Carlos. “Un paisajista”, en Revista Ilustrada, Año 1,
volumen I, No. 7, Bogotá, 28 de noviembre de 1898, p. 109.
12  Sanín Cano, Baldomero. “El impresionismo en Bogotá”, en Revista
EL PAISAJE ES ARTE MODERNO Contemporánea, no. 2. Bogotá, noviembre de 1904.

En 1888, ante la llamada de atención del escritor Rafael Pombo, Imagen de portada:
se inició la enseñanza de la pintura de paisaje10 . La Escuela de Pedro José Figueroa
Bellas Artes de Bogotá llevaba apenas dos años de reorgani- La muerte de Sucre (Fragmento)
zada como dependiente de la Universidad Nacional ya que la 1835
Óleo sobre tela
fundada originalmente por el pintor Alberto Urdaneta, (1845-
1887) se había dispersado en varias escuelas. De esta manera
el paisaje independiente de la ciencia, la religión y la historia
se comenzó a enseñar por el pintor colombiano educado en
Europa, Andrés de Santa María (1860-1945) por el diplomático
Luis de Llano (- 1894) y por artistas y artesanos extranjeros,
que participaban en la ornamentación de los teatros Colón y

9  Diario Oficial (Bogotá), 16 de junio de 1873, año IX, No. 2880.


10  Pombo, Rafael. “Discurso pronunciado en la sesión solemne de la
Escuela de Bellas Artes el 2 de febrero de 1888”, en Nueva guía descrip-
tiva del Museo Nacional. Bogotá: Editorial La Luz, pág. 150.

Organizan:
Ricardo Moros Urbina
Escuela de Bellas Artes
1899
Óleo sobre tela

También podría gustarte