Está en la página 1de 9

• La estructura espacial centralizada que caracteriza a Venezuela después del 1950.

En Venezuela, desde lo espacial, el desarrollo desigual se expresa a través de los desequilibrios


espaciales, la estructura espacial dominante desde 1950 es la Centralizada (Ceballos, B.),
consecuencia de la transferencia del ingreso petrolero.

Lo temporal y lo espacial se apoyan en la categoría proceso, el espacio (nacional, urbano, rural,


fronterizo, industrial, comercial…) presenta una dinámica, complejidad, heterogeneidad y
especificidad que lo define, de acuerdo a las condiciones históricas determinadas. Para el análisis
del espacio se parte del presente, como síntesis del proceso.

Diferencias del espacio desde una perspectiva geográfica de una perspectiva económica.

Entre las características físicas de un país y las de su población existe una marcada relación entre
sí. Esta relación va ejerciendo cambiando de manera constante y progresiva, marcando
diferenciaciones en los elementos integrantes del espacio geográfico de cualquier lugar. Son las
distintas actividades que van desarrollando los grupos humanos los que lo producen, y a su vez
van modificando el hábitat en que esos grupos se desenvuelven.

El estudio del proceso de diferenciación del espacio geográfico en Venezuela, permite observar
dos patrones diferentes de diferenciación, que corresponden a dos momentos históricos;
podemos señalar dos patrones de diferenciación a partir de los cambios que se dan en la
Venezuela del siglo XX. Luego de iniciado el proceso de invasión y ocupación y hasta inicios del
siglo XX, la diferenciación y organización del espacio geográfico nacional estuvo condicionada por
las exigencias de la agricultura y la ganadería, pues ambas representaron por más de tres siglos las
principales actividades económicas desarrolladas en Venezuela; el impacto de esas actividades
significó la diferenciación del espacio venezolano en tres importantes y extensos territorios.

En el siglo XX, el inicio de la actividad petrolera cambia de manera definitiva la estructura


económica venezolana, y con ello el proceso de diferenciación del espacio geográfico, al
transformar de manera considerable el paisaje y la geografía del poblamiento venezolano. El
aumento de los ingresos fiscales del Estado venezolano, hecho asociado principalmente a la
explotación petrolera, es el elemento clave en el proceso de diferenciación del espacio durante el
siglo XX.

Desde inicios del siglo XX, el estado venezolano contó con una cada vez mayor afluencia de
recursos provenientes de los pagos hechos al fisco por las compañías extranjeras encargadas del
negocio petrolero, estos recursos permitieron la planificación de importantes proyectos de
infraestructura que transformaron en pocos años varias regiones del país, entre las que se
destacan:

1- La cuenca del lago de Maracaibo y los estados Anzoátegui, Monagas y Barinas; estos territorios
sufrieron una profunda transformación de su paisaje geográfico.
2- En las costas venezolanas se establecieron nuevos puertos destinados a la exportación de
petróleo; así surgen los puertos de Guanta, Amuay, las Piedras.

3- Áreas tradicionalmente dedicadas a la actividad pesquera, como por ejemplo Puerto la Cruz y
distintas poblaciones del estado Falcón, pasaron a depender de la actividad petrolera, con los
cambios que dicha actividad implicó para el espacio geográfico.

4- En muchas regiones de Venezuela se fundaron nuevos poblados, asociados a la explotación de


petróleo, fue así como se crearon poblados como Caripito, el Tigre, Judibana, Anaco, . Este hecho
es de especial importancia, pues en Venezuela no ocurrían nuevas fundaciones desde finales del
siglo XVIII.

Todas las actividades económicas inciden en mayor o menor forma en el proceso de


diferenciación del espacio geográfico, en Venezuela merece especial atención el papel
preponderante que a jugado la industria petrolera, pues esta impulsó de manera exponencial la
penetración de la sociedad venezolana en áreas que siempre habían estado despobladas. La
inversión de grandes capitales en pro de la producción y comercialización del petroleo, surtió un
enorme efecto en el cambio de paisaje, dotando a Venezuela, por primera vez de rasgos propios
de un paisajes industrial.

En este sentido, la dinámica urbano-regional del territorio venezolano ha seguido, desde


mediados del siglo pasado, un patrón de ocupación concentrado, desequilibrado y polarizado,
cuya expresión actual muestra fuertes desigualdades interregionales, generando importantes
problemas sociales y ambientales.

Las grandes concentraciones urbanas de la zona centro-norte-costera, localizadas en zonas de


vulnerabilidad y riesgo, constituyen el “sistema central de ciudades” del país, donde los centros
urbanos contienen grandes cinturones de miseria y asentamientos humanos no regulados, que
carecen de adecuados equipamientos y servicios y concentrando a la población. De este modo, las
actividades económicas se han generando bajo características socio-demográficas, pautas por el
trabajo, ahorro y consumo que producen patrones de desigualdad, vulnerabilidad social y
exclusión, lo que ha requerido y seguirá requiriendo de elevadas inversiones para satisfacer sus
necesidades (dotación de agua, energía, transporte, telecomunicaciones), lo que tiende a limitar y
retardar el desarrollo de otras zonas.

La tenencia de la tierra improductiva, que en lo rural se manifiesta a través del latifundio, y en lo


urbano a través de las parcelas intraurbanas vacías y las tierras periurbanas en espera de ser
incorporadas a la poligonal urbana, son factores, son rémoras de una sociedad rentista
contrapuesta a los objetivos de inclusión social y productiva.

El inicio de la era petrolera introdujo cambios profundos en la tradicional economía rural


venezolana, entre otras consecuencias inmediatas se encuentran las siguientes:

1- La limitación del desarrollo, por estar supeditado a los intereses de los países hegemónicos.

2- Un desarrollo espacial desequilibrado.


3- Una migración de pobladores rurales hacia la capital del país y demás ciudades cercanas a las
zonas petroleras.

4- El progresivo cambio de la población a formas de organización social, que hasta entonces eran,
si no desconocidas, por lo menos limitadas.

El diseño de desarrollo de los países latinoamericanos, fue elaborado por los países ya
desarrollados, los cuales, por cuestiones de intereses geoeconómicos, geopolíticos y
geoestratégicos, nos han colocado en papeles de países productores de materia prima, eso fue así
en la Venezuela agraria y en la actual Venezuela petrolera, de allí La etiqueta de “países
subdesarrollados”, pero cabe señalar que el desarrollo que han alcanzado las grandes potencias
capitalistas y hegemónicas, se la deben a los países que estos le han extraído sus riquezas
(materias primas).

Noción de estructura espacial.

La palabra estructura sugiere la idea de una cosa organizada. El geógrafo interpreta las
regularidades en la distribución y la repartición de los objetos geográficos en la superficie de la
tierra. De ello resultan esos arreglos espaciales que constituyen las estructuras espaciales, la
mayor parte del tiempo no intencionales, pero cuya estabilidad relativa termina por imponerse a
los actores.

Sin embargo, una estructura espacial no debe ser interpretada en un sentido únicamente
geométrico o morfológico. Una estructura espacial sólo se describe completamente si, más allá de
la forma que toma debido al arreglo de los objetos, se está en condiciones de identificar las
interdependencias entre estos últimos.

Si se considera al espacio geográfico como un conjunto de elementos en interacción, la


estructura espacial debe ser comprendida como el principio de organización de la entidad
geográfica estudiada, el cual se materializa en una forma. Por lo tanto, las estructuras espaciales
pertenecen al campo teórico de la sistémica y de la modelización. En el dominio de la semiología
gráfica, la combinación de varias estructuras elementales, produce un modelo gráfico.

Representaciones cartográficas de cada estructura espacial dominante en Venezuela.

Cartografía geohistórica: La Cartografía geohistórica tiene por objeto la reconstrucción de la


estructura y dinámica espacial de un lugar y período determinado, en la cual se representan las
acciones sociales derivadas de la realidad; permite reconstruir los procesos espaciales desde lo
sincrónico (espacio) y lo diacrónico (tiempo). La producción cartográfica es el resultado de un
proceso reflexivo de orden espacial, contiene una aproximación de la realidad geohistórica
estudiada. Puede considerarse un instrumento metodológico para el docente investigador y un
instrumento didáctico para la enseñanza y aprendizaje de la Geografía, puede ser utilizada como
“…método, para la reconstrucción geohistórica y como instrumento para la explicación de la
misma” (Santaella, R. 1989 p.383), tal como se evidencia en la producción cartográfica de la
formación del espacio venezolano, las investigaciones realizadas en las diferentes localidades del
espacio geográfico venezolano, estableciendo la interrelación local-regional-nacional-
internacional, han generado una producción cartográfica significativa, los mapas “…llevan en si
mismos un discurso del espacio…, en el mensaje expresa las contradicciones de las estructuras…un
sistema de referencia temporal, abstracto y de períodos históricos y con modelos teóricos
interpretativos de la dinámica espacial…para la reconstrucción de la realidad…”(Ceballos, B. 2003.
La misma autora sostiene que en la producción cartográfica entran en relación los elementos y sus
relaciones, propone unos criterios para su elaboración: a) El espacio como categoría constitutiva
de la sociedad y las estructuras espaciales; b) La noción o concepto; c) la metodología (relación de
los factores sociedad-espacio, totalidad-proceso, conexión-coherencia).

La introducción de la tecnología como la fotointerpretación, imágenes satelitales, sistemas de


información geográfica (SIG), sistema de posicionamiento global satelital (GPS), ofrecen
información con mayor precisión, por lo que el nivel de detalles y las variables a considerar,
dependerán de la complejidad del espacio geográfico seleccionado, cuya organización es el
resultado de la acción de la sociedad en el transcurrir del tiempo y bajo condiciones históricas
determinadas.

Diferencias geográficas e históricas de la periodización para las estructuras espaciales de


Venezuela.

La Geohistoria establece períodos geohistóricos, teniendo en cuenta la relación entre la


organización del espacio geográfico nacional y las condiciones históricas que se presentan en
Venezuela y el mundo, en un lapso determinado del proceso histórico.

Ahora bien, para el estudio de la organización espacial se tienen que observar tres factores:
donde, por que y cuando, los diferentes sectores de la sociedad contribuyen en esos elementos y
las interrelaciones que establecen entre los mismo, para así explicar la ordenación de los mismos
dentro del conjunto nacional, según las condiciones de un momento determinado de la historia.

La noción del conjunto nos ofrece la posibilidad de entender el espacio geográfico como una
totalidad o de manera integral, e igualmente comprender algo muy importante: que al cambiar
uno de los elementos del mismo, cambia el resto de sus componentes y las relaciones entre estos,
ya que se comparta como una unidad, o un todo en conjunto.

Criterios para organizar la información de la periodización establecida (Colonia fines del siglo XIX;
principios del siglo XX- 1950; 1950 actual).

El concepto periodización se aplica en la historia para dividir y organizar distintos lapsos de


tiempos que posean unos rasgos comunes entre sí, lo suficientemente importantes como para
hacerlos cualitativamente distintos a otros períodos. La escala del tiempo geológico se divide en
orden descendente de jerarquía de la siguiente manera: Eón, era, período, época y edad.
En la historiografía Venezolana, quizá por razones de interés ideológico o porque algunos
historiadores se empeñan en afirmar que la historia de Venezuela se inicia con la llegada de los
españoles, teniendo como base la recopilación de datos escritos por los invasores. Si nuestros
indígenas hubieran desarrollado un sistema escritural se podría entender mejor que nuestra
historia no inició con la llegada de los europeos.

Poco se habla del periodo precolombino como parte de nuestra geohistoria, mientras este
periodo permanece casi invisibilizado, existen tres periodos que han cobrado mayor importancia,
esto se debe a la información que se a obtenido y clasificado, de donde parten los criterios que
establecen el inicio y desarrollo de los periodos en Venezuela.

En tal sentido, el primer periodo establecido en Venezuela viene dado por los siguientes criterios:

1- la economía y la producción agrícola como principales elementos estructuradores de la


ocupación territorial.

2- La estrecha relación con la demanda del mercado europeo.

3- Establecimiento de una articulación entre productores y las casas comerciales.

4- Una estructura espacial seccionada o regionalizada.

5- Conformación de áreas de producción en relativa cercanía a los puertos de exportación.

6- Relativa interdependencia o autonomía entre las áreas de producción, organizadas desde sus
respectivos puertos para satisfacer la demanda de un mercado exterior.

7- Caracterizado por lo rural, con relaciones de producción precapitalistas.

Históricamente abarca las fases colonial, independentista y republicana, es decir, desde el siglo XVI
hasta finales del Siglo XIX, conocido como la Venezuela agraria.

El segundo periodo viene establecido por algo conocido en la historiografía como el espacio de la
Venezuela del petroleo, signado por el cambio de producción agraria a la petrolera, este periodo
se establece desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Estuvo marcado por los
siguientes criterios:

1- Fue un periodo de transición de la estructura espacial regionalizada a la estructura espacial


centralizada,

2- se plantea como el proceso de desestructuración, el paso de una estructura a otra.

3- Como consecuencia de la aparición del petróleo, se pasa de una economía agroexportadora a


una mineroexportadora.

4- El petróleo es el producto que interesa al mercado internacional, se inicia entonces, la incursión


de las trasnacionales petroleras.

5- En los social se generan cambios tan exponenciales, que producen evidentes distorsiones.
6- Se cambia radicalmente la economía agraria por la petrolera.

7- El petróleo es el nuevo elemento que dinamiza la economía del país.

8- Aumenta la inversión extranjera, principalmente la estadounidense.

9- La dinámica espacial responde a los intereses del capitalismo mundial, generado después de la
Segunda Guerra Mundial.

10- se establece, de manera plena, el sistema económico capitalista.

El tercer periodo tiene como principal protagonista el petroleo, es el espacio de la Venezuela


Petrolera, este último periodo se enmarca desde mediados del silo XX hasta el presente, bajo los
siguientes criterios:

1- Estructura espacial centralizada.

2- Poblamiento y crecimiento anárquico de las ciudades ubicadas en el centro-norte del país.

3- Mayor dependencia de las inversiones e intereses extranjeros.

4- Profundos cambios culturales.

Esta periodización es el producto de las relaciones históricas, económicas y sociales. Para Tovar,
R. el hecho geográfico se concibe desde una doble participación sincrónica y diacrónica; por eso es
proceso y localización diferenciada en el espacio.

Metodología geográfica en la interpretación de las estructuras espaciales de Venezuela a través


del tiempo.

El espacio de Venezuela, como producto social, resulta de la intervención del hombre y de su


relación con la naturaleza en su intento de seleccionar, cambiar y aprovechar para sus necesidades
el medio donde habita. El espacio es una unidad compleja de fuerzas económicas, sociales,
políticas, culturales e ideológicas a través de la categoría de formas y contenidos, la cual responde
a un proceso histórico.

El tiene varias formas organizativas que expresan la naturaleza de la sociedad que la dinamiza, así
como diferentes propósitos económicos, políticos, sociales e ideológicos, los cuales son los que
conforman la formación de un espacio ya sea de manera seccionada, regionalizadas, centralizadas
o mixtas. A cada estructura social y económica le corresponde una determinada estructura
espacial.
Como ya lo hemos enunciado, la conformación de la estructuras espacial de Venezuela ha
respondido a los intereses del sistema capitalista, dentro de la cual se han localizados tres
manifestaciones históricas esenciales: mercantilista, de libre comercio y monopolista.

En tal sentido, el espacio que hoy existe y que gira en función de las industrias y su localización en
las ciudades atendiendo a una clase determinada del modo capitalista, no es el mismo al que
existía cuando se establecieron las compañías petroleras o al que existía en la Venezuela agraria,
ya que se operaron cambios y dinamismos que vinieron dados por la introducción de nuevos
elementos o por manifestaciones en los que ya existían.

En consecuencia, la ciudad es la organización del espacio, y el campo existe en función de esta, ya


que los individuos procedentes del campo emigran hacia la ciudad atraídos por los beneficios que
les proporcionan las instalaciones de industrias que requieren manos de obras. No obstante
dentro de las mismas ciudades también se operan contradicciones en ciudades de mayor
jerarquía, las cuales ejercen un dominio espacial sobre otras ciudades de menor jerarquía, las
cuales se diferencian por la mayor o menor inversión de capital en determinados renglones
económicos.

Desde la invasión europea, hasta 1936, Venezuela era esencialmente un pueblo rural y
campesino. Las ciudades crecieron rápidamente sin orden ni acuerdo, a medidas que se fueron
concentrando en ellas las familias provenientes del campo y los numerosos inmigrantes que
comenzaron e llegar del extrajeron.

A raíz de la riqueza petrolera la población tendió a crecer rápidamente, en un país que no estaba
preparado para recibirla al vertiginoso ritmo como se produjo. El desarrollo urbano también fue
intenso, algunos campos petroleros se fueron transformando en ciudades. Aparte del crecimiento
de las zonas comerciales e industriales, de las construcciones destinadas a oficinas, negocios de
todo tipo y sitios de trabajo, en las ciudades de mayor crecimiento comenzaron entonces a
diferenciarse dos espacios urbanos extremos en las zonas residenciales: el espacio de los ricos y el
espacio de los pobres.

Los cambios económicos y demográficos generados por el desarrollo de la industria petrolera


tuvieron necesariamente que dar paso a una estructura de clases sociales. Para 1958 desde hacia
ya tiempo había quedado atrás la organización social propia de un país agrario que desarrollaba
una incipiente economía capitalista.

Elementos geográficos que explican la estructura “seccionada” del espacio en la Venezuela agraria
y la estructura “Centralizada de la Venezuela petrolera”.

Los rasgos y características del espacio venezolano están fuertemente marcados por el interés del
desarrollo humano, es decir, las grandes ciudades se han desarrollado debido a la inversión de
grandes capitales nacionales y extranjeros, así como al trabajo de personas locales y grupos
humanos que han llegado de otras latitudes nacionales e internacionales.
Podemos afirmar que el espacio geohistórico de Venezuela se divide en dos periodos: la
Venezuela agraria y la Venezuela petrolera. Durante ambos periodos el desarrollo social,
económico y espacial del país ha estado condicionado y supeditado a los intereses de las grandes
potencias dominantes y hegemónicas.

La Venezuela agraria: este período se enmarca desde el siglo XVI hasta finales del siglo XIX. La
estructura espacial dominante fue la regionalizada o seccionada, los principales elementos
estructuradores de la ocupación territorial se sustentaba en la producción de café y cacao, en
estrecha relación con la demanda del mercado europeo. La necesaria articulación entre
productores y las casas comercializadoras de dichos productos definió la estructura de las áreas de
producción y la cercanía a los puertos para su exportación y satisfacción de la demanda exterior.
Dicho de otra forma, el espacio venezolano estaba caracterizado por lo rural con una relación de
producción precapitalista dependiente de las exigencias del mercado mundial.

En el espacio de la Venezuela Petrolera (mediados del Siglo XX hasta nuestros días) la estructura
espacial dominante es la centralizada, el país consolidó su integración al capitalismo mundial en su
fase Imperialista. La inversión extranjera se acentúa y se localiza en las áreas que presentan
mejores ventajas, su cercanía a los puertos de importación. El espacio centro-norte del país,
conformado por las entidades federales Dtto Federal (hoy Dtto Capital), Aragua, Carabobo y
Miranda se convierte en el espacio dominante de inversión, quedando el resto del país
prácticamente en situación de estancamiento. La región centro norte del país no es de producción
petrolera, pero constituye el espacio administrativo de la estructura geográfica (Centralizada), los
beneficios del ingreso petrolero son trasladados a Caracas (capital de la República) y al no ser ya la
actividad agrícola el sustento para la población, ésta emigra de los espacios rurales a los urbanos,
generando un crecimiento anárquico y descontrolado de la ciudad.

Como respuesta a las condiciones precarias del campo frente a la concentración de beneficios
petroleros de dichas áreas pobladas, en los últimos cincuenta años del siglo XX, el éxodo rural fue
masivo. Desde el punto de vista geográfico, el desarrollo desigual se expresa a través de los
desequilibrios espaciales, el espacio venezolano se ha organizado respondiendo a los intereses de
las inversiones extranjeras bajo las exigencias del capitalismo mundial.

No solo en Venezuela, sino en toda América Latina, las características económicas y sociales han
estado condicionadas por su carácter dependiente. El desarrollo económico del área se limita a los
intereses económicos de las grandes transnacionales y de los grupos económicos locales, lo que ha
traído como consecuencia los grandes desequilibrios espaciales (expresados en desequilibrios
económicos y sociales). En Venezuela la aparición del petróleo y su explotación bajo las filiales
petroleras principalmente norteamericanas, transformaron la forma de vida del venezolano, “la
cultura del petróleo” es decir, nos fue impuesta una cultura de conquista, nos establecieron
normas, aceptamos una nueva filosofía de la vida, adecuamos nuestra sociedad a las necesidad de
mantenernos como fuente productora de materia prima para satisfacer las demandas y control
desde el exterior, nos transformamos en una economía para satisfacer el mercado internacional.
Todo esto es conocido como una orientación económica de desarrollo “hacia fuera”.