Está en la página 1de 6

Pragmatismo – Barrena

• El pragmatismo original propugna que la validez de cualquier concepto debe basarse


en los efectos experimentales del mismo, en sus consecuencias para la conducta.
• La máxima pragmática original no es una teoría del significado o de la verdad, como
a veces se piensa, sino un método filosófico para clarificar conceptos a través de sus
consecuencias
• Término alemán kantiano pragmatisch y su distinción con praktisch. El primer
término, pragmatisch, se refiere a lo experimental, a lo empírico, al pensamiento que
se basa en la experiencia y se aplica a ella.
• En cambio, praktisch, lo práctico, aludiría a la tendencia a hacer de la acción un fin
en sí mismo y, en consecuencia, haría referencia a ese ámbito del pensamiento en el
que ninguna mente de índole experimental –dice Peirce– puede estar segura de pisar
terreno firme. Frente a lo práctico, pragmático enfatiza para Peirce la necesaria
relación de la conducta humana con los fines como paso necesario para la
clarificación del pensamiento racional.
• La investigación que propugna el pragmatismo es por supuesto una investigación
contextualizada, realizada en un tiempo y lugar, desde un determinado punto de
partida. Sin embargo, intenta siempre trascender las limitaciones de ese contexto.
El pragmatismo es mucho más que la expresión de unas circunstancias históricas,
e incluye preguntas universales por la esencia y el fin del hombre, por su modo de
conocer y por su forma de relacionarse con lo que le rodea.
• El pragmatismo surge inicialmente como un método lógico para clarificar
conceptos con la siguiente formulación de Peirce: Considérese qué efectos, que
pudieran tener concebiblemente repercusiones prácticas, concebimos que tiene el
objeto de nuestra concepción. Entonces nuestra concepción de esos efectos es la
totalidad de nuestra concepción del objeto.
• El pragmatismo no presta atención sólo a los aspectos ideales, sino que aspira a
conocer la realidad en sí misma.
• El pragmatismo, nos dice, es una “Escuela de filosofía dominante en Estados
Unidos basada en el principio de que la utilidad, la practicidad y el buen
funcionamiento de las ideas son los criterios para aceptarlas.” Otra definición, en
este caso del diccionario on-line MerriamWebster, dice: “Movimiento americano
de filosofía fundado por Charles Sanders Peirce y William James caracterizado por
las doctrinas de que el significado de las concepciones se debe buscar en las
repercusiones prácticas, de que la función del pensamiento es guiar la acción y de
que la verdad se debe examinar preeminentemente por medio de las consecuencias
prácticas de la creencia.”
• Según las definiciones, el significado de una noción reside en las consecuencias
prácticas o experimentales que resultan de la aplicación de esa noción, y una
diferencia en el significado consistirá en una posible diferencia práctica. Serán
verdaderas aquellas ideas que sean fortalecidas por las consecuencias en la práctica.
• El pragmatismo tiene que ver con lo práctico en el sentido de lo que es experimental
o capaz de ser probado en la acción, de aquello que puede afectar a la conducta, a
la acción voluntaria autocontrolada, esto es, controlada por la deliberación
adecuada; el pragmatismo tiene que ver con la conducta imbuida de razón; tiene
que ver con el modo en que el conocimiento se relaciona con el propósito.
• El pragmatismo es práctico en el sentido de que da prioridad a la acción sobre la
doctrina y a la experiencia sobre los primeros principios prefijados. Tiene el
propósito de guiar el pensamiento, un pensamiento que está orientado siempre a la
acción y que encuentra en ella su prueba más fiable.
• Todavía puede obtenerse un grado mayor de claridad de pensamiento recordando
que el único fin último para el que los hechos prácticos a los que dirige la atención
pueden ser útiles es para proseguir el desarrollo de la razonabilidad concreta; de
manera que el significado del concepto no reside en absoluto en ninguna reacción
individual, sino en la manera en que esas reacciones contribuyen a ese desarrollo
(Peirce, CP 5.4, 1902)
• Se trata por tanto de la acción no por sí misma sino orientada a un fin superior. En
ese sentido no le basta al pragmatista con la claridad del concepto, con aplicar la
máxima pragmática, sino que hace falta también ver el concepto en una perspectiva
más amplia, ver en qué contribuye a la verdad y al significado que perseguimos en
cuanto especie y, en definitiva, al desarrollo de la razonabilidad.
• Stanley Fish, que convierte en central para su teoría pragmática la noción peirceana
de comunidad interpretativa, aunque a diferencia de Peirce afirma que la verdad
está enteramente constituida por la comunidad, no dejando lugar para nada fuera
de la interpretación.

• A propósito de esta afirmación, de la lengua como algo heterogéneo o irregular, se


abrió otro paradigma en clases para señalar que los miembros de una comunidad
se entienden, pero no hablan igual. Esta afirmación nos llevó a indagar la definición
y composición de «lengua estándar». En primer lugar, una estandarización de la
lengua implicaría una formación idéntica en todas las formas y expresiones de la
lengua, cosa que es imposible, debido a que las comunidades a través de sus
ideologías, su clase social, su entorno, su nacionalidad, su género, su visión del
mundo, son imposibles de encasillar en una forma idéntica de la lengua. Entonces,
si es imposible encasillar o siquiera imaginar la estandarización de pueblos
completos o de formas de pensar especificas en una sola lengua ¿por qué se habla
o se crea la ilusión de estandarización?
• La respuesta a la incógnita se puede ejemplificar desde diferentes ámbitos o
disciplinas. En este caso se puede hacer una relación entre la estandarización y la
dialectología, puesto que ambos conceptos en este ámbito sirven como una ilusión
que funciona para unificar y explicar fenómenos de manera más clara y útil. En el
caso de la dialectología6 se crea con el fin de unificar los léxicos porque resulta
prácticos estudiarlos así. Otros ejemplos de estandarización se encuentran en la
lengua escrita, en los discursos políticos o en el salón de clase, donde se crea la
ilusión de homogeneidad del habla con el fin de que la comunidad de hablantes se
entienda mejor en ese contexto. Estos casos de estandarización crean un lenguaje
artificial que tiene como único fin el estudio de la lengua (de una manera práctica)
o de crear una comunicación unificada de un territorio o de un contexto.
• Sobre la estandarización de la lengua, Charles Ferguson expone el fenómeno
llamado «diglosia» como una situación en la que coexisten dos variantes de lenguas
(una superior o estándar y una inferior o no relevante) en una comunidad de
hablantes. La sociedad aquí acepta la diglosia para leer, escribir o hablar, es decir,
acepta la dualidad de hablas porque las conoce y son necesarias para la
comunicación. Sin embargo, Ferguson apunta que la preponderancia entre un
lenguaje superior o inferior se da por el prestigio de dichas formas lingüísticas. Por
ejemplo, la superioridad de una lengua religiosa va a ser mayor a la de una lengua
literaria; o una lengua literaria en comparación a una lengua oral va ser superior
dentro de ese contexto. Además, en estas diglosias pueden surgir lenguas
superiores dentro de las inferiores como forma de estandarización para dar una
persistencia en esa lengua, de esa región.
• En relación con lo anterior y con las clases sociales de Lavob, Leonard Bloomfield
nos comparte su concepto de «habla culta» e «inculta» y de los papeles que éstas
tienen en la sociedad. A partir de aquí la lengua estándar se comienza a teñir de
ideas sociales porque se relaciona con el rígido ámbito del conocimiento, de estatus
social superior y de una escritura correcta. En cambio, el habla inculta se relaciona
a las clases sociales bajas y connota ignorancia para los hablantes, además de que
esa habla se refleja en su escritura de “menor calidad”. Parte de la justificación que
vimos en clase sobre esta perspectiva es a favor de la oralidad o la lengua inculta,
puesto que en estos intercambios reales, comunes y cotidianos (que se dan en
cualquier nivel social sin distinción) es donde se encuentra, de nuevo, el objeto de
estudio pragmático.
• La pragmática, a partir de lo anterior, no se encarga de esta forma de
estandarización de la lengua puesto que ahí no hay un lenguaje real y los contextos
de este lenguaje, no son universales, son específicos. Entonces, aunado a Lavob y
su perspectiva sobre la lengua heterogénea y su imagen de la lengua en un ámbito
social (no estándar) podemos concebir con la ayuda de Hymes el término
«competencia comunicativa» “para referirlo a la capacidad de los hablantes de
comunicarse dentro de una comunidad”.
• Compilación de escenas de la película con modismos mexicanos:
https://www.youtube.com/watch?v=C25H214M0wM

También podría gustarte