Está en la página 1de 9

Vitaminas

Las vitaminas son unas sustancias imprescindibles para que nuestro organismo

pueda llevar a cabo todo tipo funciones; son sustancias orgánicas presentes en cantidades

muy pequeñas en los alimentos, pero necesarias para el metabolismo. Cuando se clasificó

las vitaminas por primera vez, a cada una se la denominó con una letra del alfabeto,

después, ha habido la tendencia a cambiar las letras por nombres químicos.

Las vitaminas se clasifican según el medio en el que son solubles, diferenciándose

dos grupos principales: las vitaminas hidrosolubles y las vitaminas liposolubles.

1. Vitaminas liposolubles

Las vitaminas liposolubles son la A, D, E, K y F. Se disuelven en grasas y aceites.

Éstas se almacenan en el tejido adiposo y en el hígado y un exceso mantenido de estas

vitaminas puede ser tóxico. Las vitaminas liposolubles son A o retinol, D o calciferol, E

o tocoferol y K o antihemorrágica.

1.1. A o Retinol

Entre sus funciones principales destacamos que protege de nuestra piel y vista, es

antioxidante, participa en la formación de hormonas y enzimas y en las fases del

crecimiento. La podemos encontrar en alimentos de color naranja y rojo.

Fig. 1 Ejemplos de vitamina A


1.2. D o calciferol

Participa en funciones del sistema nervioso y del páncreas, y además esta vitamina

es imprescindible para que se pueda llevar a cabo la absorción del fósforo y el calcio. Se

puede tomar a través de la dieta, pero la fuente principal de vitamina D es la exposición

al sol.

Fig. 2 Ejemplos de vitamina D

1.3. E o tocoferol

Tiene función antioxidante, de hecho, es el mejor antioxidante, regula las enzimas,

protege de la formación de placa de ateroma y mejora el funcionamiento del sistema

inmunológico. Encontramos la vitamina E en frutos secos, semillas de lino o en aceite de

oliva virgen extra.

Fig. 3 Ejemplos de vitamina E

1.4. Vitamina K o antihemorrágica


Participa principalmente en la coagulación de la sangre. La encontramos

principalmente en verduras de hoja verde, coles y legumbres como guisantes o

arvejas.

Fig. 4 Ejemplos de vitamina K

2. Vitaminas Hidrosolubles

Son las del complejo B y la vitamina C. Este grupo de vitaminas se disuelven en

agua y no en lípidos o grasas, por ello se eliminan a través de la orina. Estas vitaminas

sólo se almacenan en muy pequeña cantidad en el hígado, por lo tanto, su aporte a través

de la alimentación debe ser diario. Como se mencionó son las vitaminas B1, B2, B3, B5,

B6, B7, B8, B9, B12 y C.

2.1. B1 o tiamina

Participa en el metabolismo de los hidratos de carbono y aminoácidos, en la

transmisión nerviosa y es imprescindible durante las etapas de crecimiento. Podemos

encontrar B1 en las legumbres y los cereales integrales.

Fig. 5 Ejemplos de vitamina B1


2.2. B2 o riboflavina

Participa en la desintoxicación hepática, el desarrollo del embrión; mantiene

nuestra piel, uñas, cabello y vista en buen estado. Los frutos secos y la levadura de

cerveza nos aportan B2.

Fig. 6 Ejemplos de Vitamina B2

2.3. B3 o niacina

Participa en el sistema nervioso, en el proceso digestivo en general y en el

metabolismo de la grasa, el alcohol y la glucosa en particular. Lo podemos encontrar en

frutos secos, semillas de sésamo o ajonjolí, y en frutas como aguacate o plátanos.

Fig. 7 Ejemplos de vitamina B3

2.4. B5 o ácido pantoténico

Participa en la formación de algunas hormonas, hemoglobina y en el metabolismo

energético. La encontraremos en cereales integrales y legumbres.


Fig. 8 Ejemplos de vitamina B5

2.5. B6 o piridoxina

Interviene en el metabolismo de las proteínas, produce hemoglobina y ARN y

ADN. La podemos incorporar a través de frutos secos, legumbres o plátanos.

Fig. 9 Ejemplos de vitamina B6

2.6. B8 o biotina

Participa en el metabolismo de hidratos de carbono, de grasas y algunos

aminoácidos (proteína). La encontramos en alimentos como verduras, legumbres, frutos

secos y cereales integrales.


Fig. 10 Ejemplos de vitamina B8

2.7. B9 o folato

Participa en la formación de ADN, células sanguíneas y previene malformaciones

durante la gestación. Está principalmente en verduras de hoja verde, legumbres y

semillas.

Fig. 11 Ejemplos de vitamina B9

2.8. B12 o cianocobalamina

Interviene en la regeneración de tejidos y en la formación de glóbulos rojos. Se

encuentra exclusivamente en alimentos de origen animal.

Fig. 12 Ejemplos de vitamina B12

2.9. C o ácido ascórbico


Participa en funciones como transportar el oxígeno, la síntesis de colágeno,

antioxidante o la asimilación del hierro o folato (B9). Forma parte de algunos alimentos,

principalmente frutas, verduras y frutos secos.

Fig. 13 Ejemplos de vitamina C

3. Función vitaminas Hidrosolubles y Liposolubles

Las vitaminas liposolubles se almacenan en las células del cuerpo y no salen del

cuerpo con tanta facilidad como las vitaminas hidrosolubles. Debido a que se pueden

almacenar en la grasa del cuerpo no es necesario tomarlas todos los días por lo que es

posible, tras un consumo suficiente, subsistir una época sin su aporte.

Las vitaminas hidrosolubles se desplazan libremente por el organismo, y las

cantidades en exceso generalmente las eliminan los riñones. El organismo necesita

vitaminas hidrosolubles en dosis pequeñas y frecuentes. Estas vitaminas tienen menos

probabilidades de alcanzar niveles tóxicos que las vitaminas liposolubles

4. Consecuencias de la deficiencia o exceso de las vitaminas liposolubles

e hidrosolubles

A continuación, se presenta un cuadro en donde se muestra las consecuencias o

síndromes de la deficiencia de las vitaminas hidrosolubles y liposolubles.


Tabla. 1 Cuadro de funciones y síndromes de la deficiencia de vitaminas

liposolubles e hidrosolubles.

Por otro lado, como se ha mencionado el exceso de vitaminas liposolubles puede

llegar a ser toxico, al igual que las vitaminas hidrosolubles, aunque con menor

posibilidad. Entre las consecuencias que se pueden destacar están:

La toxicidad por vitamina A se produce cuando se sobrepasa la capacidad de

almacenamiento del hígado, aunque es reversible y poco común en la población general.

Los síntomas pueden ser: edema papilar, hidrocefalia, abombamiento de las fontanelas en

niños pequeños, cefaleas intensas, alopecia, anorexia, apatía, alteraciones cutáneas,

hipomenorrea y retraso del crecimiento, etc. El uso de dosis excesivas de vitamina A

durante el embarazo puede producir defectos en el feto. Si se administran grandes

cantidades de vitamina D durante tiempos prolongados puede producirse hipercalcemia,


hipercalciuria, anorexia, náuseas, vómitos, poliuria, y depósitos de calcio en los tejidos

blandos.

Por último, entre los pocos efectos que puede dar el exceso de vitaminas

hidrosolubles están: el exceso de vitamina B5 y B8 puede ocasionar diarrea, el exceso de

vitamina B6 puede causar trastornos neurológicos y entumecimiento de las

articulaciones, mientras que para las demás vitaminas del grupo B no se puede resaltar

mayor daño de consideración.

Bibliografía

Vitaminas hidrosolubles y liposolubles: funciones en nuestro organismo y fuentes.

(2018). Acceso: 7 Diciembre 2019, de https://www.ecoagricultor.com/vitaminas-

hidrosolubles-y-liposolubles-funciones-en-nuestro-organismo-y-fuentes/

Connect, E. (2018). Vitaminas: principales funciones y síndrome de deficiencia.

Acceso: 7 Diciembre 2019, de https://www.elsevier.com/es-

es/connect/medicina/vitaminas-principales-funciones-y-sindrome-de-deciencia

L. Amanda. (2009). Vitaminas liposolubles. Guía para una correcta dispensación.

Acceso: 7 Diciembre 2019, de https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-

articulo-vitaminas-liposolubles-guia-una-correcta-X0213932409428894

M. Esther (2018). Deficit y exceso de vitamina B. Acceso: 7 Diciembre 2019, de

https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/ninos/nutricion-nino/deficit-y-exceso-de-

vitamina-b/