Está en la página 1de 3

Universo: Código matemático



 CATEGORÍA: CIENCIA Y TECNOLOGÍA
 PUBLICADO HACE MÁS DE 1 MES

El lenguaje de la ciencia moderna es la matemática. En un intento de describir el mundo, la religión y la


sapiencia de los sabios han utilizado el lenguaje de los "símbolos" y el pensamiento filosófico nacido en la
cultura griega, expresado a través de "conceptos". La ciencia moderna, cuyos comienzos se hace corresponder
a las ideas de Galileo Galileo, habla con el lenguaje de las matemáticas y por un curioso giro del Universo, es
una síntesis de símbolos y conceptos.

La introducción del lenguaje matemático en la búsqueda del sentido de la realidad, ha llevado a muchos
filósofos y matemáticos asumir que vivimos en un universo matemático, en el que todas las estructuras que
existen matemáticamente también existen físicamente.

Desde tiempos remotos, siempre ha despertado una gran admiración por la existencia de la "sección áurea" o
también conocida como la "Divina Proporción", un término acuñado por Fra Luca Pacioli, el fraile y matemático
del siglo XV, con la que se expresa una relación proporcional en la naturaleza y que parece modelar todas las
cosas.

La geometría de la arquitectura, la pintura, la música, hasta lo que crea la naturaleza, podemos ver cómo esta
representación corresponde a una relación que se ha definido ser 1.618 (el número de oro). La divina
proporción pretende ser una clave universal para penetrar en los secretos de la belleza y de la naturaleza y
como centro está situado el hombre, midiendo todas las cosas.

El hombre de Vitruvio ganó popularidad gracias a su diseño que hizo Leonardo Da Vinci, que era amigo de Fra
Luca Pacioli, en donde el hombre es representado como suspendido entre un cuadrado y un
círculo, demostrando que es posible encontrar la "Divina Proporción" también en el cuerpo humano.
De hecho, si multiplicamos por 1,618 la distancia en una persona adulta y proporcionada, desde el pie hasta el
ombligo, es muy probable que se obtenga su estatura. Por lo tanto la distancia desde el codo a la mano,
multiplicado por 1.618, da la longitud total del brazo.

La distancia que va desde la rodilla hasta la cadera, multiplicado por el número de oro, da la longitud de la
pierna, desde la cadera hasta el tobillo. Incluso en las relaciones de la mano entre las falanges de los dedos
medio y anular son áureos, por lo que el rostro humano es todo dividido en una cuadrícula de rectángulos
cuyos lados tienen una proporción áurea.

Pero el cuerpo humano no es la única realidad natural que se desarrolló sobre la base de la Divina Proporción.
¿Qué tienen en común una galaxia, el crecimiento orgánico de algunas especies de animales, el espacio entre
las hojas a lo largo de un tallo y la disposición de los pétalos y las semillas de girasol? todos estos sistemas
están relacionados con el de la sección áurea y el "espiral logarítmico" también llamada "espiral de oro".

Numerosas obras arquitectónicas, de un pasado más o menos remoto, las proporciones están relacionados con
la sección áurea. Los megalitos de Stonehenge, las superficies de los dos círculos concéntricos de piedras
están en la relación de 1,6; la pirámide egipcia de Keops tiene una base de 230 metros y una altura de 145: la
relación altura/anchura corresponde a 1.58 muy cercano a 1,6; También en el diseño de la Catedral de Notre
Dame de París y el edificio de la ONU en Nueva York se han utilizado las proporciones del rectángulo áureo.

Filosofía y matemáticas

Muchos pensadores se han preguntado si la matemática es un sistema que la mente del hombre ha inventado
o si es de origen cósmico, una especie de conocimiento divino que llevamos dentro de nosotros. El primero en
reflejar el origen divino de las matemáticas fue el filósofo griego del siglo VI a.C. Pitágoras, autor de un
famoso teorema que la mayoría conoce.

Según el filósofo de Samos, por los números, se puede explicar todo: el mundo que nos rodea hasta el
movimiento de las estrellas, a la sucesión de las estaciones, las armonías de la música hasta el ciclo de la
vegetación. Para Pitágoras el número lo fue todo, es el elemento del que están hechas todas las cosas.

Pero para responder a la cuestión de si las matemáticas son una invención humana o un descubrimiento de
algo que existe por sí mismo en la naturaleza no es una cosa simple. A través de los siglos, filósofos, muchos
matemáticos, físicos y psicólogos han tratado de dar una respuesta a esta pregunta como de Hamlet:
¿Invención o descubrimiento? El neurobiólogo Jean-Pierre Changeux (1936) cuestiona la pregunta: ¿cómo
puede un estado físico, dentro del cerebro, representar otro estado físico externo a ello?

Kurt Gödel un famoso lógico y matemático, estaba muy convencido de que las matemáticas se tejen dentro de
la estructura de la realidad, para formular una prueba matemática de Dios. En su libro "La prueba matemática
de la existencia de Dios", el matemático involucra en una demostración lógica la existencia de Dios: La
empresa que hoy en día también puede parecer anacrónica pero eso se encuentra en la estela de una antigua
tradición. Igualmente convencido de la objetividad matemática el astrónomo del Instituto Tecnológico de
Massachusetts, Max Tegmark comenta:

"Si creemos que existe una realidad independiente externa a nuestra atención, entonces debes creer en la
hipótesis que llamo "Universo matemático". Nuestro universo no es sólo descrito por la matemática, es la
matemática".