Está en la página 1de 9

ORÍGENES DEL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

1. ETAPA DE LA ANTIGUEDAD
 Génesis del Derecho Internacional Público
Para entender sobre el origen del Derecho Internacional Público es menester
entender qué es, su concepto y los sujetos; para ello realizaré una explicación
de cada uno de estos elementos para dar inicio al tema que me compete
desarrollar en este trabajo monográfico.
Comencemos por entender ¿Qué es el Derecho Internacional Público?
Para ello presentaremos algunas definiciones de autores, sobre esta rama del
Derecho.
Según el autor alemán Matthias Herdegen el Derecho Internacional Público
“regula las relaciones entre Estados, como los sujetos originarios del Derecho
Internacional y principales actores entre la comunidad internacional” (Herdegen,
Matthias. Derecho internacional público. México. Universidad Nacional
Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2005. Página 2.),
Eduardo García Máynez y Manuel J. Sierra definen al Derecho Internacional
Público como “aquel conjunto de normas que rigen las relaciones entre Estados
y sus respectivos deberes y derechos”( García Máynez, Eduardo. Introducción
al estudio del Derecho. México. Editorial Porrúa, 2006. 59ª edición reimpresión.
Página 145. Sierra, Manuel J. Tratado de derecho internacional público. México.
1959. 3ª edición. Página 15.); y por último tomaremos al guatemalteco
Carlos Larios Ochaita, por su parte, describe el Derecho Internacional Público
como “el conjunto de normas y/o principios que rigen las relaciones: a) de los
Estados entre sí; b) de los Estados y aquellos Entes Internacionales que sin ser
Estados en el sentido pleno de la palabra, reciben tratamiento de Estados; c) de
los Estados y aquellas Entidades que sin ser Estados poseen personalidad
jurídica internacional; y d) de los Estados y de los individuos en el ejercicio de
aquellos derechos y deberes que se consideran de naturaleza internacional”
(Larios Ochaita, Carlos. Derecho internacional público. Guatemala. Maya Wuj
Editorial, 2010. 8ª edición. Página 21.).
Como podemos observar de las definiciones y conceptos de los diferentes
autores tomados, se presenta términos comunes como “Estado”, entes
internacionales”, “normas”, entre otros. Es por tal que para que exista el Derecho
Internacional Público debe existir Estados o entidades que reciban tratamiento
internacional, además que entre estos aparatos rigen relaciones.
Para este trabajo solo abarcaremos de forma singular qué es el Estado, cómo
en las primeras civilizaciones del mundo se relacionaron como entes estatales
autónomos y con qué normas o tratados.
Como lo define Georg Jellinek, citado por Francisco Porrúa Pérez “el Estado es
una creación humana; consiste en relaciones de voluntad de una variedad de
hombres” (Porrúa Pérez, Francisco. Teoría del Estado. México. Editorial Porrúa,
1954. 40ª edición. Página 193.); y el mismo autor Francisco Porrúa Pérez
“una sociedad humana, asentada de manera permanente en el territorio que le
corresponde, sujeta a un poder soberano que crea, define y aplica un orden
jurídico que estructura la sociedad estatal para obtener el bien público temporal
de sus componentes”. Esta definición de Francisco P. Pérez brinda los tres
elementos básicos y tradicionales de un Estado: soberanía, población y territorio.
La población que se refiere a todas las personas que lo conforman y residen
dentro del territorio, espacio físico-geográfico.
Por último, tomaré la definición de Carlos Larlos Ochaita, según el cual también
expone los elementos señalados por Francisco P. Pérez, pero agrega que el
Estado posee la capacidad de establecer relaciones con otros Estados (Larios
Ochaita, Carlos. Derecho internacional público. Op. Cit. Pág. 61.), de esto se
desprende que un Estado no puede ser tomado como tal si no forma parte de la
comunidad internacional.
Es interesante lo que estos autores proponen y de alguna manera tienen
razonamientos aceptables, aunque si bien es cierto que estos autores son de la
actualidad es necesario comparar sus definiciones de Estado en la época
antigua, ya que se tenía un poco diferente, como que el Estado era un soberano
y no el bien público, con respecto a los límites es un tema que siempre se vio en
la historia de la humanidad así que compete estas definiciones con el tema a
tratar.
Los Estados son los sujetos primarios del Derecho Internacional Público y los
sujetos secundarios son los organismos internacionales (a los que también se
les suele conocer como organizaciones internacionales). Se dice que son
secundarios porque su creación y alcances se encuentran supeditados a la
voluntad política de los Estados. En efecto son los Estados, a través de la
suscripción de un tratado internacional, quienes dan vida y establecen los
parámetros, lineamientos de funcionamiento y competencias de los organismos
internacionales.
Juan Antonio Carrillo Salcedo señala que son “entidades creadas mediante
tratados celebrados entre varios Estados, dotadas de órganos propios y de
voluntad propia, distinta y separada de la de los Estados Miembros, con el fin de
gestionar cooperación permanente entre los Estados en un determinado ámbito
de materias (Carrillo Salcedo, Juan Antonio. Curso de Derecho Internacional
Público. España. Editorial Tecnos, S.A., 1991. Página 60.)
Es preciso afirmar que la voluntad de estos sujetos es distinta de los Estados
que las crean, en virtud de poseer personalidad jurídica propia, pero en todo caso
son los Estados quienes delimitan las actuaciones y funciones de los organismos
durante su existencia. Es decir, la voluntad independiente de los organismos se
desenvuelve dentro de los límites de su creación.
Así, se extraen las siguientes características propias de un organismo
internacional, partiendo de los elementos dados por G. Abj-Saar, citado por José
A. Pastor Ridruejo (Pastor Ridruejo, José Antonio. Curso de derecho
internacional público y organizaciones internacionales. España. Tecnos, 2003.
9ª edición. Páginas 691 y 692):
 su carácter interestatal;
 su creación voluntaria;
 la existencia de órganos permanentes;
 una voluntad autónoma;
 competencias propias; y
 cooperación entre sus miembros.
Teniendo en cuenta estos primeros conceptos y definiciones pasamos al origen
y evolución del Derecho Internacional Público.
En la época primitiva, la administración de justicia, no propiamente ejercida por
los órganos públicos del Estado fue la característica de este periodo de la
historia. La interpretación jurídica, el análisis de la jurisprudencia y la defensa del
derecho fueron marginalmente considerados y dominados por quienes
detentaban el poder. Puede entonces, considerarse este periodo como una
etapa en la cual no se daba aún la organización civil y, por ende, no se había
instituido el Estado, ni el derecho tal como percibimos en la era actual, aunque
cada grupo tenía un ordenamiento propio de obligatorio cumplimiento que se
convertía en jurídico para cada comunidad; ni tampoco existía una regulación
clara respecto al ejercicio del poder, el cual en su gran mayoría era detentado
por la cabeza de la familia. Estas comunidades fueron definidas como soberana,
pues su ordenamiento jurídico no derivaba de una institución diferente: cada
comunidad establecía una estructura propia que la constituía en singular
permitiendo que en el ámbito global de cada una de ellas se pudiera hablar del
ejercicio de funciones ilimitadas, entendiendo éste como el ejercicio máximo del
poder ya que cada comunidad no dependía ni se encontraba limitada por otra.
La asimilación del concepto de soberanía condujo, así, a cada uno de las
comunidades a la búsqueda de mecanismos para frenar el fenómeno conocido
como “el derecho de venganza”. El individuo miembro de la comunidad ya no era
un ser totalmente ilimitado, sino que se encontraba restringido a la Ley de Talión,
logrando que la vida dentro de las tribus fuera en gran medida más organizada,
al colocar barreras al ejercicio de la autonomía de la voluntad privada. La
soberanía influyó como un mecanismo de absorción del poder que dejaba en
manos del individuo una pequeña porción de este y se atribuía a la cabeza de
tribu la mayor parte; por este motivo muchos autores establecieron como primer
origen del despotismo la organización de estas comunidades, No obstante, vale
recordar que la guerra era una constante en las relaciones entre las tribus. Esto
llevó a las primeras relaciones recíprocas después de encuentros hostiles, pero
estos ordenamientos sociales sintieron la eterna guerra como una fatalidad y
maldición, y decidieron unirse. Otro aspecto importante lo constituyó el inicio del
desarrollo de ciertas normas necesarias para el tráfico y los intercambios entre
las primeras comunidades, y el concepto del objeto de derecho internacional
primitivo como:
 las figuras de protección de los heraldos
 los legados y los interpretes
 la solución de litigios por instancias sagradas
 las sanciones por incumplimiento de las estipulaciones celebradas entre
tribus y clanes
La creación de Estados: Después del progreso del periodo pre estatal apareció
el fenómeno de la reunión pacífica o violenta de varias tribus, que por lo general
fue causado por al hacerse sedentaria las organizaciones anteriores y que dio
lugar a los estados-ciudades y a los estados. Esta revolución fue llevada a cabo
tras largas y sangrientas luchas y la ilustración de un nuevo orden puso fin a la
situación continua de “venganza de sangre”. Surgiendo, así, un derecho penal
regulado por el Estado en situación de la “ley de talión”, y en las relaciones de
unos estados con otros que se fueron presentando paulatinamente algunas
instituciones y concepciones del derecho internacional. El Estado, más
organizado, no construyó relaciones iguales con otras comunidades, las
relaciones internacionales se establecieron sobre la desigualdad. Entre los
distintos Estados se fue fortaleciendo un derecho internacional primitivo que, al
intensificar los contactos, fue creando nuevos procedimientos, principios,
sistemas, criterios y normas, originando a través del tiempo y el espacio un
derecho internacional, de alcance particular (Luis Fernando Álvarez Londoño, La
historia del derecho internacional público pág. 29)

MEDIO ORIENTE

Mesopotamia:

Se desarrolla en lo que es hoy medio oriente una gran cultura de los pueblos
árabes, Mesopotámia, Babilonia, Palestina y el imperio de los Hititas. Son los
países de la cuenca del Mediterráneo propicios para los intercambios de
mercaderías de la región e intercambios jurídicos de ciertos códigos como el de
Hammurabi (escrito en 1675 a.C y descubierto en 1902 en escritos cuneiformes)
Es una de las culturas más antiguas, que dejo sus vestigios a través de
manuscritos. Ya cerca del 3100 a.C data el tratado más antiguo de que tenga
cuenta la humanidad, se habla de un tratado de Eannatur, el victorioso señor de
la ciudad-Estado de Lagash de Mosopotamia y los hombres de Humma, otra
“ciudad-estado” de la misma región. Hay quienes afirman que dicho tratado traía
una cláusula de arbitraje. Habiéndose señalado los límites de Lagash y Humma
por Misilin rey de la comunidad Kish. Los hititas buscaban la paz y no la guerra;
con Babilonia realizaron una alianza y una política de neutralidad. Es de anotar
que tales tratados alcanzaron fórmulas estables, protocolos y ceremonias
definidas (Truyol y Serra Historia del DIP, Edit. Técnos, S.A. 1998, pag.19). Para
esta época encontramos los Estados vasallos quienes celebraron tratados por
sometimiento, en el que juraban fidelidad y compromisos ante el Estado superior
que los manejaba subordinadamente.
Como podemos observar, en Mesopotamia hubo relaciones de ciudad-Estados,
además que se habla de una ciudad-Estado porque poseía los elementos que el
autor Francisco P. Pérez afirmaba: población, territorio y soberanía, además se
le puede agregar la definición de Carlos Larlos Ochaita, con las relaciones que
tuvo con otro ciudad-Estado, el cual sostenía que el Estado tiene la capacidad
de relacionarse con otros Estados. Hay indicios del Derecho Internacional
Público, incipientemente en las primeras sociedades del mundo.

Egipto:

Hubo relaciones entre los Hititas y los egipcios, en 1272 a.C se firmó entre
Ramsés II y Khattuschill III de los Hititas, un tratado redactado en el idioma
arcadio babilónico, lenguaje diplomático de la época, las partes acuerdan un
tratado de extradición a que quedaban sujetos los enemigos internos de cada
país que buscaran refugio en el otro, muestra este tratado un sentido humanitario
lo que hace contraste con las prácticas despiadadas de la época. Respaldaba la
obligatoriedad del cumplimiento del tratado el juramento religioso.
Egipto despejó el camino de las relaciones internacionales al establecer las
primeras relaciones comerciales con Palestina. Fue un estado poco mercantil en
comparación a Mesopotamia y su código Hammurabi.

EXTREMO ORIENTE

China:

En la época del Asia Oriental vivieron su propia historia, ya en el II milenio a.C


se constituyeron varios Estados y tuvieron un gran desarrollo, entre ellos varias
formas de trafico jurídico internacional entre esos estados.
China concibió en el primer milenio a.C ideas claras con respecto a las relaciones
internacionales con los estados vecinos. La filosofía política fue basada en la
idea de dominación universal “China-Imperio del centro y su emperador-hijo del
Cielo” Esto influyó para que en los convenios internacionales los chinos
resultaran constituyéndose en los gestores de las “concesiones graciosas”.
Se conocieron tratados con pueblos nómadas, con los indochinos, tratados de
defensa de la muralla china con poblaciones bárbaras y, también, la acreditación
de embajadores en el territorio chino y representantes de este país en el
extranjero.

Cabe destacar la influencia de Confucio en temas de paz, en los límites morales


del poder del Estado y en considerar digna de alabanza de aquella política
exterior que pudiera alcanzar sus objetivos con medios pacíficos condenado la
guerra como un mal, aunque como excepción se aprobara la guerra justa contra
un Estado que oprimiera a su pueblo.

India

El documento más preciado es el Código de Manú compilación hecha 100 años


a.C. Se destacan algunas descripciones sobre las prácticas de guerra, aun
cuando parece referirse a las luchas tribales del pueblo Indú.
Se considera la guerra justa como algo inevitable. “Un guerrero digno se supone
que no ataca al enemigo dormido, o que ha perdido su escudo o esta desarmado,
o se ha dado a la huida”. Se da el respetar las plantaciones o cultivos y a las
moradas y a los propios cultivadores de la tierra.
En esta parte del mundo los principales creadores de la literatura jurídica fueron
los hindúes, un ejemplo de ello lo constituyeron los tratados hindúes en el campo
del derecho, los dharma-sastras que incluyeron los deberes de castas, arte
político y gestiones del soberano, su rica cultura e influencia religiosa se impuso
tempranamente la condena a la guerra y las ansias de conquista.
Y fue el Estado hindú que con los estados del buda enmudeció voces de sed de
sangre y de crueldad, se realizaron políticas sobre la conducción de la guerra
por la causa justa y la reglamentación para protegerla de horrores como
consecuencia del conflicto, es justamente que surge el código Manú como
soporte jurídico de la guerra y se instituyó que la guerra justa era inevitable pero
necesaria la defensa de las instituciones y la protección de la población no
beligerante con medidas de promoción y desarrollo laboral y el amparo de los
desarmados, indefensos y fugitivos.
Pero debido al carácter sacro-religioso de este código, su conocimiento no tuvo
una cobertura muy amplia de conocimiento y su eficacia fue muy relativa,
creándose, entonces, otras corrientes caracterizadas por su crueldad y sus
ataques inhumanos contra los pueblos nómadas de Asia.
GRECIA
Grecia se dividió en 4 regiones:
 Grecia
 El Peloponeso
 El Epiro
 La Tesalia
Los pueblos griegos se desarrollaron y llegaron a ser ciudades. Al inicio los
hombres no gozaron con un bienestar idéntico, sino que estaba constituida, por
un lado, por un grupo reducido de la clase opulenta y, por otro lado, de gente
muy pobre. Los griegos al inicio fueron salvajes sin ninguna sociedad
posteriormente hicieron sus primeros descubrimientos, vivieron en ignorancia.
En el 2000 a.C. se estableció una colonia Grecia. Los extranjeros lograron reunir
sus familias y formar grandes pueblos. Atenas, Argos y Esparta formaron
pequeños Estados. El fundador de Atenas fue Cécrops, en un comienzo su
ciudad fue llamado Cecropia y fue la cuna de todos los talentos, cuna de todos
los fundamentos de la vida civil por medio de la religión, la institución matrimonial
y creo el tribunal de Areópago, destinado a castigar los delitos de homicidio. Los
griegos conocieron el beneficio de reunirse para la seguridad colectiva, pues la
existencia de tantos reyes como poblaciones los conducía permanentemente a
la guerra uno contra otros, pero a su vez le permitía defenderse de los enemigos
extranjeros. Doce de las principales ciudades de formaron una confederación,
permitiéndose la capacidad de remediar hostilidades. Sus diputados se
renovaban dos veces cada año en Termópilas formando un consejo que se
encargaba de decidir sobre los conflictos y si desobedecen se hacia el uso de la
fuerza armada contra ellos.
El derecho internacional de los helénicos estuvo caracterizado por el de las ligas
de ciudades. Su sistema de estados se basaba en la coexistencia de numerosos
estados-ciudades libres e independientes que se asociaban en ligas, según sus
intereses comunes y sus situaciones de poder. El estado-ciudad (polis) abarcaba
mucho más que la comunidad política, también regulaba en forma pública la vida
religiosa y social en torno al templo de los dioses. Los griegos conocieron el
derecho del más fuerte en la época homérica, pero en la época clásica se había
extinguido esta concepción. La disposición de las alianzas políticas se define
bajo el concepto de ciudad hegemónica:
 La liga Beocia
 Liga del Peloponeso
 La liga de Delos
 La liga de Corinto
La ley del Estado tuvo su origen en un derecho sacro y poco a poco se
desprendió de ella y se tornó un derecho profano. Posteriormente la ilustración
del sofisma trajo el periodo racionalista al derecho, predominando desde ese
entonces el derecho como la encarnación de la voluntad del Estado, que en la
democracia ateniense era la voluntad de la mayoría.
Los Estados griegos fueron los sujetos del Derecho internacional helénico
particular y sus relaciones recíprocas se regularon sobre la base de una igualdad
de principio. Al no existir las relaciones diplomáticas permanentes y desarrollarse
un tráfico entre las ciudades se establecieron unos enviados extraordinarios y se
instituyó un derecho de extranjería, lo que determinó la necesidad de una
reglamentación jurídico internacional. Para proteger dichas ciudades se creó la
función de defensa de los intereses de los conciudadanos en cabeza de algunos
domiciliados o residentes a los que se denominaron “los proxenoi”, así mismo se
concedió el derecho de ciudadanía a los extranjeros por vía de la igualdad de
derechos y, tanto en las colonias del mediterráneo, como a bordo de las naves
se convino:
 Derecho de la ciudad de origen
 Ordenamiento del bloqueo durante la guerra marítima
 Principio acerca del derecho de paso por tierra y por los mares ribeños
 Declaraciones de la forma justa de declarar la guerra
 El tratado sobre prisioneros
 Entrega de cadáveres de enemigos para fúnebres en su patria
 Asilo a los templos
El sujeto del derecho internacional griego estuvo constituido por la polis o estado-
ciudad el cual se configuró en torno al templo de los dioses como comunidad
política y sacra y se constituyó con plena capacidad jurídica y total facultad para
obrar y determinar sus propios límites. Pero la configuración de grandes ligar
condujo, a su vez, a una restricción de la capacidad de cada uno de los estados
asociados. El Estado estaba conformado por sus ciudadanos; el ciudadano se
entendía como el natural de cada Estado o por quien hubiese adquirido la
ciudadanía por solicitud personal o por medio de un derecho entregado a la
colectividad. El principio de territorial se aplicaba de manera muy discriminada,
ya que no todos hombres estaban subordinados a las leyes del Estado, el
extranjero residente (meteco) estaba sujeto a una jurisdicción especial y los
esclavos carecían de competencia especial. Los límites de las Polis se definían
por fronteras naturales y el poder del Estado se ejercía indistintamente en cada
una de las comunidades políticas como la aristocracia y la democracia y solo
competía a un Estado determinado. Pero el verdadero intercambio, el paso a un
derecho internacional positivo y la consideración de las normas consuetudinarias
escritas tuvo su pleno desarrollo en la conciencia jurídica del pueblo griego
dividido entre helenos y bárbaros, pues para los primeros el derecho
internacional únicamente regía en las relaciones entre los estados griegos y,
para los segundos acontecía en el ámbito de la comitas Gentium, es decir, en el
derecho internacional consuetudinario no escrito, sujeto a los principios
generales del derecho natural. La comunicación entre los estados se realizaba a
través de sus enviados, o legados, quienes adelantaban las negociaciones y los
resultados se formaban por medio de los tratados escritos. Estos tratados, no
obstante, el desconocimiento que se tiene aún de sus textos, giraban alrededor
de las siguientes negociaciones:
 Alianzas
 Treguas
 Acuerdos de paz
 Delimitaciones de fronteras
 Arbitraje
 Comercio
Link:
http://biblio3.url.edu.gt/Tesario/2013/07/01/Hernandez-Astrid.pdf

https://books.google.com.pe/books?id=L4xElUcbymkC&pg=PA31&lpg=PA31&dq=derecho+int
ernacional+publico+en+egipto&source=bl&ots=4hx7FNivp8&sig=ACfU3U28XgigzWX7jekoQ63h
vl7X3rGzfg&hl=es-
419&sa=X&ved=2ahUKEwjnyMyHhLnlAhXrHLkGHRqkDJIQ6AEwCHoECAkQAQ#v=onepage&q&
f=false

También podría gustarte