Está en la página 1de 2

TERCER CASO DE REGULACION EN MINERIA AFRODITA

Acuerdos a favor de compromisos secretos con la minería


A inicios del 2001 la compañía Afrodita presento el proyecto minero en la cordillera del
Condor ante la IRENA; dos años después del establecimiento del parque Nacional
Ichigkat Muja, en el distrito de Cepena de la provincia de Condorcanqui, Amazonas
(Decreto Supremo 005-99-Ag). Ante este petitorio la IRENA expreso su incompatibilidad
de la actividad minera. La frustración de Afrodita empezaba, fue entonces que en el
2004, inicio sus gestiones ante el Ministerio de Energía y Minas para obtener el permiso
de exploración, de acuerdo al reglamento Ambiental para las actividades de Exploración
minera (DS 038-98- EM). Se sumó a ello, “las múltiples estrategias para atacar la
viabilidad técnica del parque Nacional, la capacidad institucional de la autoridad
ambiental y cuestionar el impacto del establecimiento de un área protegida en la
frontera de la seguridad naciona”() proponiendo que la minería aurífera ofrecía buenas
garantías. De este modo se realizó una serie de contratos con los representantes de
ministerio de Defensa y Relaciones Exteriores.
La compañía Afrodita, había
Cabe resaltar que esta Compañía formo estrategias a su favor en reuniones que se
habían establecido entre los asesores legales de la empresa y representantes del
ministerio, Aduciendo que una integridad fronteriza era posible con la actividad minera,
insistiendo que estas actividades podían impedir el ingreso de mineros informales del
Ecuador, que no sucedería esto si se implementara el parque Ichigkat Muja. Afrodita
hizo posible que se modificara el expediente del 2001 y sobre todo dar una percepción
favorable al proyecto minero; acomodando así el expediente para el 2006 en el que se
modificó el área original del parque en 69, 829.
Conflictividad creciente
Las comunidades de Awajun y Wampis, mostraron su descontento con la minería en la
Cordillera del Condor, llevando de esta manera diferentes asambleas. A esto se incluye
protestas por contaminación de sus ríos, debido a que las concesiones con Afrodita se
efectuaron si previa consulta a los comuneros. En noviembre y Diciembre del 2008
Dorato SAC – Afrodita, había llevado a cabo actividades de exploración sin contar con el
permiso de la Dirección Ambiental Peruana y había establecido su campamento en la
frontera El tambo. Comuneros viendo esta acción y tomaron como rehenes a
trabajadores de esta empresa pidiendo con esto la manifestación del ministerio.

El Vice ministro de Energia y Minas, declaro en Enero del 2009 la inexistencia de Dorato
en el contrato. Advirtiendo así que si se comprobara la operación de una empresa
extranjera dentro de los 50 Km de la frontera, sin decreto supremo, las concesiones
revertirán al Estado y no a sus anteriores titulares. Seguidamente el caso fue llevado a
OSINERGMIN, el cual no inicio un proceso administrativo, solo se presentó un oficio,
indicando que no puede iniciar sus actividades sin contar con el permiso de uso de suelo
superficial.
Después de este escándalo la compañía minera Afrodita escribió en registros públicos la
sesión del contrato con Dorato S.A.C. Actualmente