Está en la página 1de 4

GUÍA DE APRENDIZAJE Nº 2

LA EPOPEYA

Objetivo:
 Reconocer las características de la epopeya, su estructura y el concepto de héroe.

Rasgos de la epopeya que se mantienen en la narrativa:

Se centra en la figura de un héroe que lucha por defender


sus ideales.
Representa un mundo en forma amplia, descrito
minuciosamente y con una perspectiva orientada hacia el
pasado.
Presenta un narrador que describe el mundo e introduce
el discurso directo de los personajes, a través del diálogo.
Recrea para el lector un “ethos”, es decir, el conjunto de
costumbres propio de un tiempo-espacio específico.

A continuación te presento un breve fragmento de La Odisea, epopeya clásica griega:


LA ODISEA
(Homero)
ENCUENTRO DE ULISES (ODISEO) CON POLIFEMO

“La Odisea”, es el segundo, en orden cronológico, de los grandes poemas


épicos de Homero. El primero se llama “La Íliada”.
En “La Odisea” el héroe es Odiseo, más conocido por el nombre latino de
Ulises. Narra Homero en “La Odisea” los trabajos y sufrimientos a que, por voluntad
de los dioses, fue sometido Ulises, rey de Itaca, cuando, después de diez años de
infructuoso sitio, vencida y arrasada la ciudad de Troya por las huestes griegas, se
embarca en sus naves de regreso a su patria.

Ulises (u Odiseo) y sus compañeros llegan al país de los cíclopes. El héroe, acompañado de doce
de sus mejores hombres, sale en busca del gigante cíclope Polifemo.

“Pronto llegamos a la gruta; mas no dimos con él, porque estaba apacentando las pingües ovejas.
Entramos y nos pusimos a contemplar con admiración y una por una todas las cosas; había
zarzos cargados de quesos; los establos rebosaban los corderos y cabritos, hallándose
encerrados separadamente los mayores y los medianos y los recentales; y goteaba suero de
todas las vasijas, tarros y barreños, de que se servía para ordeñar. Los compañeros empezaron a
suplicarme que nos apoderásemos de algunos quesos y nos fuéramos; y luego, sacando
prestamente de los establos los cabritos y corderos, y conduciéndolos a la velera nave,
surcáramos de nuevo el salobre mar. Mas yo no me dejé persuadir –mucho mejor hubiera sido
seguir su consejo- con el propósito de ver a aquél y probar si me ofrecería los donde de la
hospitalidad. Pero su venida no había de serles grata a mis compañeros.

“Encendimos fuego, ofrecimos un sacrificio a los dioses, tomamos algunos quesos, comimos, y le
aguardamos, sentados en la gruta, hasta que volvió con el ganado. Traía una carga de leña seca
para preparar su comida y descargóla dentro de la cueva con tal estruendo que nosotros, llenos
de temor, nos refugiamos apresuradamente en lo más hondo de la misma. Luego metió en el
espacioso antro todas las pingües ovejas que tenía que ordeñar, dejando a la puerta, dentro del
reciento de altas paredes, los carneros.

Después cerró la puerta con un pedregón grande y pesado que llevó a pulso y que no hubiesen
podido mover del suelo veintidós sólidos carros de cuatro ruedas. ¡Tan inmenso era el peñasco
que colocó en la entrada! Sentóse en seguida, ordeñó las ovejas y las baladoras cabras, todo
como debe hacerse, y a cada una le puso su hijito. A la hora, haciendo cuajar la mitad de la blanca
leche, la amontonó en canastillos de mimbre, y vertió la restante en unos vasos para bebérsela y
así le serviría la cena. Acabadas con prontitud tales faenas, encendió fuego y, al vernos nos hizo
estas preguntas:

“Polifemo.- ¡Oh forasteros! ¿Quiénes sois? ¿De dónde llegasteis navegando por húmedos
caminos?¿Venís por algún negocio o andáis por el mar, a la aventura, como los piratas que
divagan, exponiendo su vida y produciendo daño a los hombres de extrañas tierras? Así dijo. Nos
quebraba el corazón el temor que nos produjo su voz grave y su aspecto monstruoso. Mas, con
todo eso, le respondí de esta manera:
“ODISEO.- Somos aqueos a quienes extraviaron, al salir de Troya, vientos de toda clase nos
llevan por el gran abismo de mar; deseosos de volver a nuestra patria, llegamos aquí por otra ruta,
por otros caminos, porque de tal suerte debió ordenarlo Zeus. Nos preciamos de ser guerreros de
Agamenón Atrida, cuya gloria es inmensa debajo del cielo -¡tan grande ciudad ha destruido y a
tantos hombres ha hecho perecer!- y venimos a abrazar tus rodillas por si quisieras presentarnos
los dones de la hospitalidad o hacernos algún otro regalo, como es costumbre entre los
huéspedes. Respeta, pues a los dioses, varón excelente; que nosotros somos ahora tus
suplicantes. Y a suplicantes y forasteros los venga Zeus hospitalario, el cual acompaña a los
venerandos huéspedes…”

ACTIVIDADES

1. Vocabulario contextual: Busca el significado de las siguientes palabras:


Pingües:
…………………………………………………………………………………………………………………...
……………………………......................................................................................................................
.............
Zarzos:
…………………………………………………………………………………………………………..............
…………………………………………………………………………………………………………………...
Recentales:
…………………………………………………………………………………………………………………...
…………………………………………………………………………………………………………………...
Barreños:
…………………………………………………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………………………………………...

2. A partir del fragmento de “La Odisea”, señala dos características de la epopeya presentes
en el relato.
a.
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………..

b.
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………...

ESTRUCTURA DE LA EPOPEYA
El género épico presenta las siguientes características:
 Presencia de un narrador
 Relación de los acontecimientos ubicados en un espacio y tiempo determinados
 Presencia de personajes caracterizados física y psicológicamente
 Dinamismo (evolución de los hechos y los personajes a lo largo de la historia)

Dentro de los elementos de su estructura tenemos los siguientes:


• Narrador
• Personajes
• Tiempo
• Espacio

NARRADOR / AUTOR
Como ya sabemos, quien crea una obra literaria es el autor o escritor, que es en definitiva un
ser real, un hombre o mujer común y corriente cuyo oficio es escribir; sin embargo, en la narración
quien nos cuenta esa historia creada por el escritor es un ser ficticio que nace en la pluma del
artista, a este ser ficticio denominamos comúnmente narrador.
1. Si el narrador se sitúa fuera de la historia, sin formar parte del relato, lo denominamos narrador
heterodiegético. (Se clasifica en dos tipos: Omnisciente y de Conocimiento Relativo)
a) Narrador omnisciente: este narrador se caracteriza por conocer todo respecto al mundo
creado. Se entiende como una especie de dios que conoce al detalle todo lo que ocurre, ocurrió y
ocurrirá; además, posee un conocimiento cabal de los personajes tanto en sus aspectos externos
como internos. ESTE TIPO DE NARRADOR ES EL QUE ESTÁ PRESENTE EN LAS
EPOPEYAS.

Pregunta:
¿Cómo sabemos que en este fragmento de La Odisea hay un narrador omnisciente? Explica
y ejemplifica con algún fragmento del texto(cita textual) en el que se aprecie claramente su
presencia.

Explicación
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………….

Cita Textual
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………….

PERSONAJES
Los personajes corresponden a seres ficticios que están presentes en el mundo de la narración
literaria. Son ellos quienes mueven la acción.
Tipos de personajes:
1. Según su importancia en el acontecer:
a) Personaje principal: el o los personajes principales se destacan con respecto a los demás
porque funcionan como integradores de la organización de los , por lo tanto, son los más
importantes de la acción. Los personajes principales pueden clasificarse en protagonistas y
antagonistas. El protagonista es el que busca un buen objetivo, el antagonista se opone a este
logro positivo.
b) Secundarios: son aquellos que, sin tener un rol demasiado importante en el desarrollo de los
acontecimientos, proporcionan un grado mayor de coherencia, comprensión y consistencia a la
narración. Por lo general, estos personajes están vinculados a los principales, pero su
participación también es individual y a la de los personajes principales.
c) Incidentales o episódicos: son personajes que no tienen una presencia permanente en los
hechos. Su participación es un recurso para ordenar, exponer, relacionar y también retardar el
desarrollo de los acontecimientos.

Actividad:
Nombra y clasifica a los personajes que aparecen en este fragmento.
Principales Secundarios Incidentales

ESPACIO Y TIEMPO
Corresponde al lugar o lugares donde se desarrollan los acontecimientos en un tiempo
determinado. El espacio se puede clasificar de tres maneras que son las siguientes:
a) Espacio físico o escenario: corresponde al lugar o lugares donde ocurren los
acontecimientos. Puede tratarse de un espacio cerrado o de un espacio abierto, y se dan a
conocer por medio de pasajes descriptivos presentados por el narrador.

b) Espacio psicológico: corresponde a la atmósfera espiritual que envuelve a los personajes y a


los acontecimientos, todo, de acuerdo a los conflictos que se planteen: amor, confianza, odio,
venganza, desilusión, etc.
c) Espacio social: corresponde al entorno social, cultural, religioso, moral o económico en el que
se desarrollan los acontecimientos. De este modo, los personajes pertenecen a un sector social,
poseen un nivel intelectual y cultural.

Actividad:
Determina los espacios en los que se mueven los personajes de este fragmento.
Espacio Físico Espacio Psicológico Espacio Social

TIEMPO NARRATIVO
Es el tiempo ficticio en el que se desarrollan los acontecimientos en el relato, por no
corresponder al tiempo real organiza las acciones de modo peculiar. El tiempo de un relato puede
representarse explícitamente o bien sugerido. En el caso de la representación explícita recibe el
nombre de tiempo referencial histórico, y en el caso del sugerido, el narrador intenta mostrar un
ambiente contemporáneo (en presente) a los lectores.

a) El tiempo de la historia: corresponde al conjunto de acciones consideradas en su


sucesión cronológica, es decir, en sus relaciones de causa y efecto. Es el tiempo entendido en
su orden lógico causal. De acuerdo con esto, el tiempo de la historia no siempre corresponde al
tiempo del relato.
b) El tiempo del relato: corresponde a la disposición artística de los acontecimientos tal y como
aparecen en la narración. Por lo general, la narración no se presenta siguiendo un orden
cronológico lineal, puesto que organiza para sus propios fines el tiempo de la historia creando una
temporalidad ficticia.
c) Tiempo referencial histórico: corresponde al tiempo de la realidad histórica al que aluden
los acontecimientos representados. También se refiere al tiempo en que el escritor produce un
texto, haciendo referencia a las que envuelven al autor y su ambiente sociohistórico: oficio,
gustos, costumbres y forma de vida de una época que nos invitan a interpretar de forma más
precisa una obra literaria.

Actividad:
Determina los tiempos utilizados en esta narración.
1. ¿El tiempo de la historia es igual al tiempo del relato? Fundamenta.
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………

2. Refiérase al tiempo histórico de este fragmento.


…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………